Reciente

viernes, 27 de noviembre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 350

Capítulo 350. Creación de Kynee (10)


"Kup."

Astraeus se quedó sin aliento ante la energía que la empujó hacia atrás.

Por un momento, la incredulidad se reflejó en su rostro.

Miró su mano derecha. Se estaba recuperando después de haber sido quemada hasta quedar negra y crujiente.

Instintivamente, miró a su alrededor.

La atmósfera estaba hirviendo. Si no hubiera creado una barrera usando su mano derecha, una parte de su cuerpo podría haber salido volando.

¿Cómo había sido posible...?

Se trataba de un simple jugador mortal. No podía creer que un simple insecto que apenas podía vivir cien años pudiera hacerle daño, porque había vivido durante miles de millones de años.

El jugador más fuerte de Di Hades tampoco la había lesionado de esa manera.

Rifle Fantasma Lam.

Ese tipo era una excepción.

Pero ella no podía comparar al apóstol de Hades, que estaba a punto de convertirse en un ser divino, con un simple jugador del mundo inferior.

Aparte de eso, era imposible que un simple mortal hiriera a un sobrenatural.

Incluso si tenía el Ruyi Bang, resultaba completamente imposible a menos que pudiera ejercer el poder del odiado Gran Sabio adecuadamente.

Por eso Astraeus creía que había cometido un error.

Que esto había sucedido simplemente porque algo había salido mal con su poder sagrado como resultado de la ruptura de Deneb.

Pensó que habría una solución fácil.

Extendió una mano llena de poder sagrado.

〈Maldición de la Luz de las Estrellas〉.  Era una autoridad suya que forzaba su poder sagrado sobre su oponente y dejaba un veneno incurable.

Ella pensó que sería suficiente para deshacerse del molesto fuego, romper el Ruyi Bang unido a su extraña espada, y romper su irritante máscara.

Pero...

Krrrng-

Yeon-woo impulso el Ruyi Bang hacia adelante una vez más.

La lanza se retorció y condensó el fuego a su alrededor, explotando al mismo tiempo.

[Vórtice]

Era la habilidad característica de Benteke.

[Un dios oculto te mira con la ayuda de un dios del Olimpo, Hestia.]

[Un dios oculto estalla de sorpresa por la habilidad que usaste.]

[El dios oculto revela su nombre.]

[Ha llegado un mensaje de Poseidón.]

[Mensaje: ¡Cómo! ¿Cómo puedes usar esa habilidad?]

[Un mensaje de Poseidón ha llegado.]

[Mensaje: ¡Detente ahora! ¡Este es un poder que le di a mi apóstol! ¡No es algo que puedas tocar! ¡......!]

[La canalización con Poseidón ha sido bloqueada porque se han aplicado las características del Tártaro.]

Yeon-woo sabía que tenía encima más de 900 miradas después de liberar todas las Autoridades.

Algunos probablemente le pagaron de alguna manera a los dioses y demonios que le dieron a Yeon-woo sus Autoridades para compartir la Canalización con ellos temporalmente.

La razón por la que no le prestó especial atención a esto, se debía a que era mejor que más dioses y demonios se interesaran por él.

Pero parecía que Poseidón había estado entre ellos usando la ayuda de su hermana, Hestia.

La diosa del corazón y la protección, Hestia, le había dado a Yeon-woo una autoridad llamada〈Punto de Chispa〉. Afortunadamente, la Canalización fue cortada mientras Poseidón gritaba con ira. Fue gracias a las condiciones del Tártaro que la Canalización del mundo celestial quedó bloqueada.

'Espero no volver a verlo'.

Los dioses y demonios conectados contigo a través de las Canalizaciones empiezan a tener una discusión sobre ti.

[Una votación está actualmente en curso.]

......

[Evitar que Poseidón se acerque a usted ha sido acordado unánimemente.]

[La Canalización con Poseidón ha sido bloqueada permanentemente.]

Aunque al principio, sólo había pensado que los dioses y demonios actuaron como su guardián para evitar que Poseidón se acercara.

Parecía que también les molestaba Poseidón. Agares también los molestaba, pero como trataba a Yeon-woo con buena voluntad, no lo detuvieron.

Yeon-woo sonrió internamente con satisfacción y movió su Ruyi Bang hacia adelante.

¡Krrrr, kwakwang!

Kwakwakwa-

Cada vez que un vórtice salía, Astraeus era empujada hacia atrás.

No solo su mano derecha resultó destrozada de nuevo, sino que sintió el peligro de los ataques consecutivos que vinieron después.

Pero Yeon-woo continuó moviendo su lanza hacia adelante con determinación, como si no quisiera desperdiciar la oportunidad que se le presentaba.

[Gubitara Negra - Ojos de Sabio]

[Ojos Dracónicos]

[Percepción Extrasensorial]

Usando los detallados sentidos de la Percepción Extrasensorial y los Ojos Dracónicos sobre los Ojos Dorados Ardientes, el continuó atacando con la Autoridad de Vimalacitra.

Astraeus estaba siendo acorralada.

Los puntos a los que Vigrid apuntaba eran los defectos de su nivel divino.

Tenía los ojos de Vimalacitra, que era considerado el grande de los demonios de la guerra.

El Ruyi Bang del Gran Sabio y el Soporte Celestial.

Y la Segmentación del Tiempo que hacía cálculos detallados.

No había manera de que ella escapara.

Chwak-

En ese momento, hizo un ataque efectivo con Vigrid.

Astraeus por instinto echó su cabeza hacia atrás, pero sólo después de que Vigrid le hubiera cortado el ojo izquierdo.

"¡Kyaaaak!"

Un grito sonó.

[Has conseguido plantar una flor sangrienta en un dios, ¡Astraeus!]

[Has herido gravemente a un dios.]

[Has herido gravemente a un dios.]

......

[Ha logrado algo que no es fácil de conseguir. Karma adicional será provisto.]

[Has adquirido 20.000 Karma.]

[Has adquirido 30.000 Karma adicionales.]

[Se ha añadido el título 'Uno Que Hiere a un Dios'.]

......

[Has desbloqueado una parte de las condiciones ocultas del artefacto 'Vigrid ???'. Se está dando información adicional.]

"¡Te atreves! ¡Te atreves!"

Astraeus gritó. Su poder sagrado se agitó, tratando de recuperar su ojo izquierdo herido, pero extrañamente, se siguió disipando.

Un dolor más horrible siguió cuando lo hizo.

Se dio cuenta tarde de que algo extraño había florecido en su ojo izquierdo. 

Era la grotesca semilla de un demonio.

Una flor sangrienta.

La Gubitara Negra estaba en su alma.

Hace mucho tiempo, en la época legendaria, cuando no había orden en la Torre, todos los dioses y demonios le temían a este ser.

¿Por qué tenía la autoridad del Rey Asura Vimalacitra?

Por lo que ella sabía, Vimalacitra nunca se preocupaba por lo que pasaba en el mundo inferior.

No, siendo precisos, ignoraba y detestaba a los débiles.

Se sabía que era muy exigente, y que no había tomado ni un solo apóstol en todos esos años.

¿Pero había dado su mayor autoridad a un simple jugador que ni siquiera era su apóstol?

Eso significaba una cosa.

Había roto el pacto tácito de los dioses y demonios.

Le había otorgado un arma peligrosa, capaz de asesinar a un ser divino con sus manos.

'¡No...! ¡Estaré en peligro este ritmo!'

Astraeus se sintió amenazada por primera vez en su vida. Había sido derrotada por el apóstol de Hades, Lam, porque había estado desprevenida en el pasado. Pero ahora se sentía más en peligro. Representaba una amenaza para su 'vida', algo que no había sentido después de estar atrapada en el Tártaro.

Gubitara Negra estaba comiendo vorazmente su alma.

Como un veneno que lenta y silenciosamente le quitaba el aliento. Su cuerpo se sentía pesado.

Entonces, Yeon-woo cortó el brazo derecho de Astraeus.

¡Puak!

Una fuente de sangre brotó de su hombro. La sangre se esparcía de forma casi irreal. Por otro lado, Astraeus estaba ahora chillando.

Urrrng, urng...

'Puedo hacerlo'.

Yeon-woo sintió que podía matar a Astraeus.

Estaba seguro con este ataque...

Astraeus, una Titán que había luchado contra los dioses del Olimpo en el pasado por el mando, era más débil que los Nueve Reyes.

La única razón por la que ella podía despreciar a los jugadores se debía a que su nivel era más alto que el de ellos.

Pero había aparecido un arma para cerrar la brecha entre los niveles. Y parecía desesperada.

Yeon-woo no sabía por qué.

Podría haber sido porque no se habían entrenado a sí mismos porque estaban confiados en su nivel divino, o podría haber habido algún secreto que los jugadores no conocían.

No le importaba.

Si podía encargarse de un dios, lo haría.

Era el único objetivo que tenía.

Agarrando el Ruyi Bang de nuevo, generó más vórtices hacia ella. No tenía que preocuparse de que su maná se agotara porque provenía una cantidad inmensa de poder sagrado de ella.

¿Cazar al dueño del poder con el poder que estaba tomando?

Eso sonaba muy buen.

Expulsó nuevamente Aura Negra a través de Vigrid.

Después de su brazo derecho, fue su brazo izquierdo, luego su pierna izquierda y por último su derecha. Sólo quedó su cuerpo mientras rodaba por el suelo.

"¡Ah, Ah...!"

Astraeus estaba en un estado patético para ser una Titán.

¿Cuándo fue la última vez que había sido tan humillada? Por lo que ella podía recordar, había sido cuando la expulsaron del Olimpo y la encerraron en el Tártaro. Después de eso, Hades había seguido vigilándola, pero desde hace unos mil años, los Titanes tenían la ventaja.

Pero con la interferencia de Yeon-woo, todo se estaba desmoronando.

Los monstruos que intentaban invadir el territorio sagrado habían sido barridos y ella estaba en una situación terrible.

Además, Hades había comenzado repentinamente a atacar a los otros Titanes con entusiasmo.

La marea de la victoria estaba ahora del lado del Rey del Inframundo.

La guerra que ella pensaba que tenían ganada se volvió un desaste desastre.

Y...

Vigrid se detuvo justo frente a su cuello para terminar lo que habían comenzado.

Astraeus no tuvo otra opción que decir el nombre que no quería decir.

"Ti, Tifón. ¡Aceptaré tu trato! ¡Así que por favor! Rescátame!"

Ella gritó al cielo.

Pero no pasó nada.

"¡Por favor! ¡Tifón!"

En el momento en que la cuchilla estaba a punto de cortarle la garganta, una columna de luz descendió del cielo y la rodeó.

Krrng-

El Aura Negra fue sacudida por algo fuerte.

Yeon-woo levantó la cabeza con la cara rígida. Algo extraordinario estaba tratando de aparecer. Sentía un gran presión. Incluso Hermes, Atenea y Hades se sentirían amenazados.

Y como una mentira, el campo de batalla se quedó en silencio.

Di Hades y los monstruos quedaron paralizados.

En el silencio mortal, como si el tiempo se hubiera detenido...

[Semejante... pandemonio...]

Un enorme ojo miraba hacia abajo desde las nubes negras divididas.

Parecía un ser demasiado colosal para la imaginación.

Su ojo se movió mientras escudriñaba rápidamente el desordenado campo de batalla. Incluso Astraeus, patéticamente al borde de la muerte por un mortal.

[Hiciste un alboroto...diciendo que podían hacerlo ustedes mismos... y terminaron en este estado.]

Hades bajó su espada con el ceño fruncido.

".....Tifón."

Había dos especies que habían causado el caos en el Tártaro hasta ahora. Los Titanes y los Gigantes.

Crono, el rey de los Titanes estaba muerto, sólo dejó su cuerpo. Pero el rey de los Gigantes seguía gobernando sobre ellos.

Habían historias de que era mitad humano, mitad monstruo. Que la parte superior de su cuerpo tenía forma de un humano, mientras que la parte inferior se parecía a la de una serpiente. Tenía cien serpientes alrededor de la cabeza que disparaban relámpagos y tenía un tamaño tan grande que si abría sus alas, podía bloquear toda la luz y convertir el mundo en oscuridad.

El monstruo que una vez había atado a Zeus y le hizo daño.

Tifón.

El dios de los Gigantes se estaba mostrando por primera vez.

[Hermes está en silencio.]

[Atenea está en silencio.]

[Ares aprieta los dientes.]

[Hestia mira hacia otro lado.]

Los siempre orgullosos dioses del Olimpo guardaban silencio.

[Hay... una cara familiar...]

Tifón entrecerró los ojos al pasar de Astraeus a Yeon-woo.

[El jugador que vi... en las Diez Puertas...]

Parecía haber diversión en sus ojos.

Yeon-woo se dio cuenta de que la mirada que lo seguía desde las Diez Puertas era la de Typhoon.

Pero Tifón se volteó hacia el Hades, como si no tuviera nada más que decir.

[Esto... parece suficiente... ¿Qué te parece eso...? Si dejas que me lleve a estos inútiles... tú.. podrás mantener tu reputación también...¿Verdad...?]

Todo el mundo se volteó hacia Hades.

Su cara se arrugó. Estaba a punto de cambiar el rumbo de la guerra, pero ahora todo se había detenido.

Pero no tuvo otra opción que asentir con la cabeza.

Los miembros de Di Hades estaban exhausto por el largo tiempo que habían pasado en el campo de batalla. Si luchaban más tiempo, podrían herir a los Titanes, pero sería difícil detener la participación de otros Gigantes en la guerra.

Click-

Puso su espada de nuevo en su vaina. Significaba que Tifón podía hacer lo que necesitaba.

Establecieron una 'tregua'.

[Gracias... a diferencia de ese cobarde Zeus... confío en ti...]

Con eso, Tifón cerró el ojo. Las nubes negras cubrieron de nuevo ese lugar, y columna de luz que brillaba sobre Astaeus se volvió más tenue.

La presencia de los grandes dioses se estaba volviendo débil. Estaban regresando. Astraeus estaba entre ellos.

En ese momento, Astaeus suspiró de alivio.

Ahora, podía vivir. Aunque los Titanes tenían que inclinarse ante los Gigantes ahora, podían vivir para que la próxima ocasión.

'¡Espera y verás, humano...!'

Astaeus reforzó su determinación de hacer pedazos al humano que la puso en está condición.

Pero.

'¿Qué...?'

Antes de regresar a su territorio sagrado, miró hacia el detestable humano... algo volaba hacia ella. Como cuando Deneb se había roto. El Ruyi Bang venía en su dirección en forma de una larga lanza.

Probablemente había visto a Hades y a Tifón acordar una tregua.

¿Lo estaba rompiendo tan fácilmente? ¿Un simple mortal?

Ese fue el último pensamiento que ella tuvo.

[¡Felicitaciones! Has logrado matar a un dios.]

[Ha logrado algo que no es fácil de conseguir. Karma adicional será provisto.]

[Has adquirido 100.000 Karma.]

[Has adquirido 200.000 Karma adicionales.]

[Se está dando una nueva recompensa. Tomará algún tiempo para que la recompensa sea decidida.]
......

[Se ha añadido el título 'MataDioses'.]

......

[Todos los dioses que observan la situación están conmocionados.]

[Todos los demonios que observan la situación están sonriendo.]

[Algunos dioses te miran negativamente.]

[Algunos demonios expresan nuevos pensamientos.]

[La tregua entre Hades y Typhoon se ha roto.]