Reciente

domingo, 22 de noviembre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 346

Capítulo 346. Creación de Kynee (6)


Yeon-woo parecía sorprendido. Todo tipo de preguntas se formulaban en su cabeza. Preguntó con una voz ligeramente temblorosa.

"¿Lo... sabías?"

Henova puso su pipa de nuevo en su boca con una cara serena, como si tratara de burlarse de Yeon-woo.

"Te hice tu armadura y tu máscara. Si todavía no lo supiera, sería un tonto."

"¡......!"

Los ojos de Yeon-woo se agrandaron. Henova le había hecho los dos artículos.

Como dijo Henova, el hecho de que hubiera hecho su armadura y su máscara significaba que sabía la constitución del cuerpo de Yeon-woo. Henova se habría dado cuenta, incluso si Yeon-woo no le hubiera compartido su ventana de información.

No. Incluso dejando eso a un lado.

Pensándolo ahora, Henova lo conocía bien. Siempre había calidez en su mirada y acciones hacia Yeon-woo.

"Al principio, pensé que el niño muerto había regresado. Qué feliz estaba... Sólo pensé que ocultaba su identidad porque nada bueno vendría de que otros lo supieran."

El humo blanco se esparcía constantemente a su alrededor.

"Pero después de hablar más contigo, me di cuenta. No eras ese niño. Tenías su cara, su cuerpo, sus ojos y su voz. Pero eras alguien completamente diferente. Tu tono y personalidad."

La mirada de Henova estaba fija en la distancia.

"Así que pensé que alguien estaba tratando de engañarme. Pero tampoco parecía ese el caso. Entonces lo entendí. Jejeje. Había algo que él dijo hace mucho tiempo."

|Viejo. Viejo.|

Parecía como si la voz del hermano de Yeon-woo, estuviera sonando nuevamente en el oído Henova.

Recordó una ocasión en que ese chico entró en su herrería sin ningún permiso y habló sin parar, mientras él estaba trabajando en una pieza de hierro.

|¿Y ahora qué? ¡Si sólo vas a balbucear, ve a buscar un martillo y ayuda!|

|¿Tienes familia?|

|¿De qué demonios estás hablando?|

|Sólo responde a mi pregunta.|

|¡Humph! Soy un enano negro, que se enorgullece de ser herrero. Por supuesto que no tendría algo que se interpusiera en mim camino. Este yunque es mi hijo y este martillo es mi esposa...|

|¿Qué? No eres divertido.|

|¿Qué? Entonces, ¿qué hay de ti?|

|Estoy mejor que tu aburrida vida.|

Henova recordó la sonrisa del chico.

|Tengo un hermano maleducado.|

En ese momento, la mirada de Henova se fijó en la cintura de Yeon-woo. Podía ver la Bayoneta Mágica exudando un aura fría.

El hierro en el que él había estado trabajando en ese momento estaba ahora en posesión de su hermano.

"En realidad, estaba esperando que lo mencionaras en algún momento, dado que nada bueno sucedería si preguntaba sobre ello. Pensé que sólo intentabas aclarar tus pensamientos."

"......"

"¿Así que querías decírmelo ahora? No creo. Tienes algo que pedirme, pero tu conciencia no te permite hacerlo sin decirme esto, ¿Es eso?"

Henova miró fijamente a Yeon-woo con los ojos entrecerrados.

Yeon-woo sacudió su cabeza con firmeza.

"No es eso."

"¿No? Puedo decirlo por tus acciones habituales."

[Parece que el viejo conoce bien tu personalidad. Supongo que es porque ha sufrido demasiado debido a tu personalidad.]

Después de decir eso, la risa de Shanon sonó en su cabeza.

'Shanon'.

[¿Hm?]

'Por favor, cállate'.

Henova inhaló profundamente otra vez a través de su pipa. Hubo una pausa silenciosa entre ellos.

Yeon-woo se preguntó qué debía decir. ¿Necesitaba disculparse? O...

"¿Qué dijo sobre mí?"

Yeon-woo preguntó con la misma cara que Cha Jeong-woo.

"Dijo que eras maleducada."

'Ese bastardo...'

"Jejejeje. Pensándolo ahora, tenía razón. ¿Hm?"

Henova se rió. Toda su molestia parecía haber desaparecido.

Yeon-woo se rió también y abrió lentamente la boca.

"Me preguntaste por qué necesitaba hacer Kynee antes."

"Sí."

"Es para encontrar a Jeong-woo."

Henova dejó de sonreir.

"¿Qué estás...?"

Sus ojos de agrandaron ante la inesperada declaración.

Yeon-woo comenzó a explicar la situación en la que estaba. El Reparto del Rey Negro que sólo podía completar después de crear a Kynee. La promesa con los tres hermanos Cíclope...Y el reloj de bolsillo que contenía un secreto.

"¿Puedes mostrármelo?"

Le entregó el reloj de bolsillo a Henova. Henova examinó el reloj de bolsillo durante un tiempo. Luego, frunció el ceño.

"Tiene un sello demasiado fuerte. La metalurgia no es suficiente para solucionarlo. Y... dijiste algo sobre la Piedra del Alma antes, ¿Verdad?"

"Sí."

"Si eso está incluido en esto, estoy aún más seguro. Es muy difícil que pueda hacer algo. También podría ser demasiado difícil para ellos."

Henova no aclaró quiénes eran 'ellos', pero Yeon-woo sabía a quién se refería.

Decía que podría ser difícil para los tres hermanos Cíclopes también.

No decirlo directamente era una señal de respeto hacia los tres hermanos Cíclopes, quienes eran considerados los dioses de los herreros.

Así de difícil resultaba manejar las Piedras del Alma.

"Sí. Yo también pensé que podría ser difícil."

"Entonces, ¿Por qué?"

"Aún así, si tres dioses trabajan en ello conjuntamente con Victoria y Brahm, ¿No habría algún tipo de resultado? Además, si te tenemos a ti ¿Por qué me preocuparía?"

"Humph. ¿Pensaste que halagándome conseguirías algo?"

Henova se burló, pero había una sonrisa en su cara.

"E incluso si fallamos, Hades aceptó darme a Kynee después de que lo ayudemos..."

"Ah, ¿Así que estás diciendo que puedes despertar el poder del Rey Negro para encontrar otra solución?"

"Sí."

Yeon-woo asintió.

El poder de la muerte.

Si tuviera la Autoridad que los dioses y demonios respetan...

Pensó que se abriría un camino.

Henova cruzó sus brazos y asintió con la cabeza.

"Así que, independientemente de lo que termine pasando, estás diciendo que hacer Kynee es lo primero de la lista."

"Sí, señor."

"¿Y es necesario acudir al Tártaro?"

Yeon-woo sonrió amargamente.

Henova se llevó la pipa a la boca.

"Estoy pasando por todo tipo de cosas después de conocer a dos hermanos extraños, al final de mi vida. No sé qué clase de pecado cometí en mi vida anterior para merecer esto."

Incluso mientras refunfuñaba, los ojos de Henova ardían como el fuego por la esperanza de poder encontrarse con la persona que una vez consideró su hijo.

***

El obispo principal se despertó lentamente, abriendo los ojos. Vio una escena familiar ante él.

Una habitación con una atmósfera solemne. Sabía que todo había salido mal con sólo verlo.

Aún así, miró su mano, con la esperanza de que no fuera verdad.

"......"

Era una mano arrugada con huesos y venas sobresaliendo. Habían muchas manchas edad por todas partes debido a la edad.

De hecho, no tenía fuerza.

Su órgano de maná se había secado, y sus músculos no podían recuperarse más. La única razón por la que había sido capaz de durar tanto tiempo era por su excepcional poder del alma.

Pero incluso eso sería inútil si su cuerpo se destruyera. No, antes de eso, si la maldición se apoderaba de su alma, era el final.

Por eso deseaba un nuevo cuerpo.

Planeaba despertar como un nuevo ser para superar todos sus problemas, pero...

"...¿Fallé de nuevo?"

Las cosas no salieron como esperaba.

"Pensé que estaba más cerca del éxito esta vez."

La condenada maldición.

El maldito Demonio Celestial.

El obispo principal murmuró palabras impensables para un apóstol principal.

Pero los cielos estaban en silencio, como si no les importara.

Hubiera preferido que los cielos le castigaran en su lugar, pero no pasó nada.

¿Estaban pensando que ni siquiera merecía ser castigado? ¿O simplemente no se molestaron en hacerlo?

Fuera lo que fuera, el obispo principal se sentía frustrado.

Si sabía que iba a terminar así...

'¿No debería haberme rebelado en ese entonces?'

El anterior obispo principal, Amanecer Negro, una vez gobernó en la Torre con sus habilidades, tan potentes como las del Filósofo Sangriento de la Tribu de un Solo Cuerno. Los obispos que lo seguían se consideraban los más fuertes de la historia.

Pero el problema radicaban en que también eran muy tiránicos.

El Ejército del Demonio bajo el mando de Amanecer Negro era un infierno.

Demoníaco. Con la proclamación de que esta representaba la verdadera identidad del clan, los seguidores del Demonio Celestial morían todos los días.

Había todo tipo de razones para ello.

¡Porque el dios no estaba satisfecho, porque el dios lo quería, porque el dios tenía hambre. El dios, el dios, el dios...!

Cada acto de tiranía se justificaba con las palabras, 'El Demonio Celestial lo quería', y los seguidores morían felices, pensando que realmente lo quería su dios.

Desde su perspectiva, todos estaban locos.

El Ejército del Demonio podría haber sido llamado un culto lunático por los forasteros, pero sus miembros estaban unidos por la calidez y el afecto.

La enseñanza del Demonio Celestial era el brillo del amor y la paz.

Como no quería mirar al clan manchado por la oscuridad, había dado la vuelta a todo.

Durante la ceremonia del Demonio Celestial que se celebraba cada diez años, mientras todos estaban de rodillas rezando, sólo él se levantó, matando a Amanecer Negro y a los otros obispos, quienes dijeron que estaba faltando el respeto.

Llevando la corona ensangrentada, anunció que era el nuevo obispo.

Todo el mundo estaba conmocionado, pero no podían rechazarlo, porque había matado a Amanecer Negro.

La ceremonia terminó de esa manera, y una maldición se grabó en su alma.

Fue entonces cuando la Autoridad del Demonio Celestial se les negó.

Muchos obispos y diocesanos obispos fueron asesinados fácilmente por esta razón.

Como no se les permitía la Autoridad del Demonio Celestial, había límites a su poder.

Comparado con antes, su poder se había debilitado en gran medida.

La razón por la que nada de esto se conocía públicamente, era debido a la fuerza excepcional del obispo principal, y a las hazañas del segundo obispo, Kindred.

Pero incluso esto estaba en peligro.

La maldición había sufrido un violento brote y se estaba comiendo su cuerpo.

Desde entonces, no tenía otra opción que convertirse en malvado.

Incluso con la maldición, nunca se había resentido con el Demonio Celestial.

Más bien, pasó todos los días y noches corrigiendo las doctrinas de Amanecer Negro. Aunque su poder había disminuido en comparación con antes, la vida de sus seguidores había mejorado.

Además, rezaba todos los días al Demonio Celestial para que cambiara de opinión. Pero en ese entonces y ahora, no hubo respuesta.

"No tengo miedo de morir. Ya he vivido una larga vida. Pero... ¿Qué le pasará al clan después de que desaparezca?

¿Qué pasaría si la situación del Ejército del Demonio se revelara al resto de la Torre después de que su obispo principal muriera?

La paz que apenas lograron crear se desmoronaría. Después de todo, la paz sólo se había construido con el poder.

El obispo principal decidió que debía obligar al Demonio Celestial a responder.

Si se convertía en la otra cara del Demonio Celestial, ¿No podría el Ejército del Demonio volver a tener su poder original?

Así que progresó con sus planes, pero todo había salido mal.

Por supuesto, podía haber otras caras además de la del Rey Mono, como las piezas del Ruyi Bang que estaban esparcidas por toda la Torre.

Pero actualmente, no quedaba mucho más tiempo para el obispo principal.

Con todos los obispos y diocesanos obispos muertos debido al fracaso anterior, no había nada que pudiera hacer.

'Supongo que esta es la única manera que queda'.

Juzgó que había llegado el momento de sacar la última carta que no quería usar.

'Abandonaremos a nuestro Dios...'

Si su dios los rechazaba, no tenían otra opción que encontrar otro.

O...

'Tragarlo'.

Los ojos del obispo principal brillaron.

Criiik...

La puerta se abrió y Kindred entró. Se inclinó avergonzado.

"Kindred, prepárate para salir inmediatamente."

"Pero..."

Al principio consideró oponerse debido al estado en que se encontraba el obispo principal, pero detuvo sus palabras, y asintió con la cabeza.

"¿A dónde debo acompañarlo?"

"El templo de los Siete Demonios Reyes."