Reciente

sábado, 14 de noviembre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 336

Capítulo 336. Descendientes del Rey Mono (11)


¡Slap!

Kahn se tambaleó ante una dolorosa bofetada en la mejilla, pero recuperó el equilibrio.

Afortunadamente, las piezas de su mano no cayeron al suelo.

Kindred sonrió.

[¿Crees que las cosas cambiarán? ¿Que no sé lo que estás pensando?]

[...Es un malentendido.]

[¿Un malentendido? Malentendido...]

Kindred se burló.

¡Slap!

Abofeteó fuertemente la otra mejilla de Kahn. Esta vez, fue tan doloroso que Kahn sintió que su cuello se retorcía. El interior de su boca estaba desgarrado, y podía saborear la sangre.

[Realmente no me agrada esa palabra.]

Independientemente de la condición de Kahn, los ojos de Kindred destellaban fuertemente.

[Si usas esa palabra, puedes excusarte de cualquier cosa. ¿Verdad?]

[...Lo digo de nuevo, es todo un malentendido.]

[En serio. Qué palabra tan omnipotente.]

Kindred movió su dedo. Las piezas del Ruyi Bang en la palma de la mano de Kahn, flotaron.

[Claro. Intenta hacer lo que quieras. La gente siempre debería arriesgarse si lo considera necesario. De esa manera, no te aburrirás.]

Un hombre detrás de Kindred se acercó silenciosamente y sostenía algo. Se trataba de un orbe dorado.

El orbe comenzó a brillar. Las piezas que flotaban se reunieron hacia el orbe y aterrizaron en las partes huecas del orbe.

Clack, clack...

El recipiente de sacrificio tomó forma lentamente. Había cientos de piezas reunidas, por lo que ya no se podía llamar 'pieza'.

Kahn lo miró esto apretando la mandíbula.

De las piezas, había algunas que el Ejército del Demonio tenía previamente, pero el 40% de ellas, Kahn las había obtenido después de pasar por situaciones cercanas a la muerte.

Durante los últimos años, había actuado como el asesino del Ejército del Demonio. Mataba a cualquier descendiente que el Ejército del Demonio descubriera y tomaba sus piezas. Ni siquiera quería pensar en cuánta gente había matado en ese proceso.

Pero cada vez que mataba, Kindred estaba más feliz. Dijo que los rencores en las piezas, harían mejor el material para terminar el recipiente.

Kahn podría considerarse un demonio, pero Kindred era aún peor.

¿El Demonio Celestial? Sentía que sabía por qué ese ser divino estaba profundamente dormido, sin responder a sus llamadas.

¿A quién le gustaría estar con tales lunáticos?

El actual obispo principal se había deshecho del anterior obispo principal, Amanecer Negro, y de algunos otros obispos para sentarse en el trono.

No tenía un vínculo legítimo con el trono, así que tenía que depender del Demonio Celestial. Por mucho que otros lo llamaran hereje, si recibía el favor del Demonio Celestial, sería legítimo.

Pero el Demonio Celestial no escuchó las desesperadas súplicas del obispo principal. Así que el obispo principal tuvo que usar otro método.

Si el Demonio Celestial no respondía, podía encontrar las otras caras del Demonio Celestial y servirles.

Kahn no conocía las enseñanzas exactas del Ejército del Demonio.

Sin embargo, sabía que cada vez que el Demonio Celestial reencarnaba a través del Samsara, enseñaba cosas importantes al mundo o aprendía algo para hacer su alma aún más completa.

También sabía que el Ejército del Demonio llamaba a eso 'otras caras' del Demonio Celestial.

Se trataba de un término para las vidas anteriores del Demonio Celestial.

El Rey Mono había sido una de las vidas más fuertes del Demonio Celestial.

Por supuesto que el obispo principal deseaba al Rey Mono.

Pero el verdadero Rey Mono había desaparecido cuando el Demonio Celestial entró en un sueño, por lo que traer su muda de piel era la elección más sabia.

Lo harían con la ceremonia de sacrificio.

Todo estaba preparado.

La muda de piel estaba atada fuertemente al Hierro Divino porque se negó a abandonar el palacio, y los sacrificios se esparcieron adecuadamente por las montañas para su descenso.

El altar estaba preparado. El fuego ardía en los braseros de bronce.

Todos los oficiales del Ejército del Demonio estaban presentes.

Ahora, sólo faltaba la ceremonia de oración.

En el momento en que el descenso tuviera éxito, exterminarían inmediatamente todos los insectos que ensuciaban el territorio sagrado en las Cinco Montañas.

Y después de eso...

'No pensemos en ello'.

Kahn cerró los ojos.

Probablemente no podrían tener éxito con la ceremonia de oración. Eso causaría una gran conmoción, pero no quería pensar en lo que vendría después.

[¿Dijiste que no ha sido por tu culpa, que esos insectos entraran en este lugar sagrado?]

Kindred abrió la boca, mirando el brillante recipiente de sacrificio.

Kahn se inclinó.

[Sí, señor.]

Lugar sagrado. Se refería al Palacio del Rey Mono.

El grupo de Yeon-woo y los perseguidores eran insectos de los que necesitaban encargarse por atreverse a entrar en un lugar tan sagrado.

[Regresa luego después de deshacerte de todos ellos. Sólo entonces conseguirás lo que quieres.]

La mirada de Kindred se volteó hacia el altar.

Frente a los braseros de bronce, un hombre con una túnica estaba rezando. Su rostro juvenil podía verse ligeramente a través de la túnica.

Había una luz sutil brillando a su alrededor. Parecía un santo.

Kahn apretó los dientes y se inclinó.

[Gracias por confiar en mí.]

[Ustedes tres, síganlo.]

Tres siguieron a Kahn. Kahn dejó el palacio central con ellos.

Kindred resopló, mirando a Kahn alejarse, y lentamente se movió hacia el recipiente de sacrificio terminado. El tercer obispo restante lo siguió en silencio.

[¿Por qué lo dejas vivir? Es un perro de caza que ha dejado de ser útil.]

Obviamente, el Ejército del Demonio no planeaba mantener su promesa, aunque Kahn hiciera todo lo que le pidieron. Doyle era clave en esto.

Necesitaban encargarse de Kahn.

[¿Quién dijo que lo estoy dejando vivir?]

La familia resopló.

[Estamos frente a un altar sagrado. Ya hemos hecho muchos sacrificios; ¿Hay necesidad de tener sangre inmunda cerca? Sólo traerá mala suerte.]

[No pensé eso.]

El tercer obispo se dio cuenta tarde de los planes de Kindred. Planeaba terminar con la vida de Kahn después de que todos los insectos hubieran sido eliminados. Kahn estaría cansado después de eso, por lo que no podría evitarlo.

[Entonces comencemos la ceremonia.]

Kindred subió los cinco escalones y puso el recipiente de sacrificio completo en el altar.

No era él quien dirigía la ceremonia de oración. Su función sólo consistía en ayudar a que los procedimientos se desarrollaran sin problemas.

[......]

El hombre que rezaba delante del altar se quitó lentamente la capucha. Doyle levantó la cabeza con los ojos en blanco, sin pupilas.

Luego, abrió la boca.

[Por favor, responda, la otra cara del Demonio Celestial.]

***

[¿Estás bien?]

Mientras salía por la entrada, Kahn escuchó la voz de Nike y asintió sutilmente. Fue un movimiento pequeño, así que los obispos que estaban a su lado no se dieron cuenta.

'Sí. Estoy bien, así que no te preocupes'.

Nike había estado en la mente de Kahn, descansando tranquilamente. Nike era un chico muy inocente y amable.

Kahn se preguntaba cómo un tipo como Yeon-woo había sido capaz de conocerlo.

Debió haber activado el Fuego Sagrado porque la herida en su boca se sanó rápidamente.

Kahn estaba a punto de agradecerle cuando Nike habló cuidadosamente.

[Hey.]

'Sí'.

[¿Qué clase de amigo es Doyle?]

Nike se preguntaba si había preguntado algo que no debía. Pero Kahn se rió ligeramente y contestó despreocupadamente.

'Un bastardo odioso'.

[¿Odio...so?]

Kahn podía sentir que Nike tenía curiosidad por saber por qué lo estaba salvando a pesar de esa actitud odiosa. Su sonrisa se hizo más pronunciada.

'Sí, es odioso. Nunca me escucha y me replica. Tampoco puedo darle una paliza. Ugh'.

Kahn iba a comenzar a explicar la historia de como conoció a Doyle.

'Es un poco aburrido, pero ¿Quieres escuchar?'

[¡Sí! Me gustan este tipo de historias.]

Pensando que Nike sería buena compañía para los veteranos a los que les gustaba contar sus historias, Kahn continuó.

Kahn tenía catorce años cuando conoció a Doyle. En ese momento, la relación era fría entre Kahn y su padre, León de Hierro. Casualmente conoció a un tipo llamado 'Cráneo Rojo', que vino como cliente.

Doyle era un niño de diez años que lo acompañaba.

[¿Cráneo Rojo?]

'Ese viejo es el tercer obispo'.

[¡......!]

Nike se sorprendió mucho. Eso significaba que Cráneo Rojo, el tercer obispo, había entregado a su hijo al obispo principal. ¿Tenía sentido?

'Lo tiene. Para esos lunáticos. Probablemente no les importe vender a sus hijos para ganar el favor de su dios'.

[No puede ser.]

Nike, que sólo tenía buenos recuerdos de su madre, no podía creerlo.

'No puedes intentar entender este mundo con lógica'.

La voz de Kahn sonó cínica.

Kahn, que estaba furioso con su padre, y Doyle, que estaba disgustado con su familia. No había sido una simple coincidencia que los dos niños se conocieran y crearan un plan en el lapso de unas pocas horas para trabajar juntos.

Y los dos niños dejaron una breve nota diciendo que no los buscaran antes de marcharse.

'¿Te parece raro?'

Kahn se rió.

Pero Nike sacudió la cabeza. No... Kahn sintió que lo hizo.

[Es como mirarme a mí y al Maestro.]

'¿Ustedes dos?'

[¡Sí, sí!]

Kahn sintió curiosidad.

[Pasamos por algo similar. Y Kahn, tú eres como el Maestro.]

'¿Yo? ¿Cómo puedes compararme con un humano tan seco? Además, ¿No soy un poco más guapo?'

Kahn hizo una ligera broma.

[No. Tú eres similar. Muy similar.]

Nike habló con firmeza.

[El Maestro es igual que tú. Queriendo salvar a su hermano pequeño. Estoy celoso. No pude salvar a mis hermanos mayores.]

Kahn dejó de caminar.

[¿Qué?]

[¿Por qué te detuviste de repente?]

Los obispos detrás de Kahn fruncieron el ceño, pero Kahn no los escuchó. Un escalofrío recorrió su columna vertebral.

'¿De qué... estás hablando?'

[¿De mí?]

'No. De Caín.'

La voz de Kahn era grave.

'¿Tenía un hermano pequeño?'

[Se supone que no debo hablar de esto.]

Nike dudó un poco, luego comenzó a explicar la situación de Yeon-woo, dejando las partes importantes por fuera.

Un hermano pequeño que estaba atrapado en algún lugar. El solitario viaje de Yeon-woo al Tártaro. Una pista sobre el paradero de su hermano y lo que estaba haciendo Yeon-woo para conseguirlo.

[Pero el Maestro vino a este lugar después. Para ayudarte después de recibir esa carta.]

'¡......!'

El cuerpo de Kahn tembló. Sintió como si le hubieran dado un martillazo en la cabeza. ¿Yeon-woo había venido para salvar a su hermano pequeño? ¿Ese tipo? En ese momento, las imágenes de lo que había pasado con Yeon-woo aparecieron en su cabeza.

—A veces, estoy celoso de ustedes.

En el Tutorial, Yeon-woo miró a Doyle y a Kahn de forma anhelante. Su cara estaba cubierta por una máscara, pero sus ojos estaban llenos de tristeza.

En las Cinco Montañas, Yeon-woo había expresado su compasión por su separación de Doyle.

No lo sabía en ese momento.

Sólo pensó que Yeon-woo también debía tener una historia. Nunca habló de sus asuntos personales. Su boca siempre se mantuvo cerrada al respecto.

Sin embargo, ¿Qué clase de emociones había en sus ojos cuando los miraba? ¿Pena? ¿Dolor? Independientemente de cuál fuera, era más profunda de lo que había pensado.

Y...todo habría sido doloroso para Yeon-woo.

Pero...

'Lo obligué...en el momento en que apenas encontró una pista sobre su hermano, a venir a este lugar'.

Tenían objetivos similares.

Su asombro se convirtió en culpa. La culpa inundó su cuerpo, ahogándolo. Se odio a sí mismo.

'Yo...'

Miró sus manos. No podía verlas porque había perdido la vista, pero sus dos manos temblaban.

'¿Qué he hecho?'

***

[¿Por qué estás así?]

Yeon-woo recordaba a la muda de piel del Rey Mono como un ser confiado y orgulloso. El aura que exudaba no se quedaba atrás con respecto a la de Hermes.

Pero ahora mismo, su existencia ensangrentada se sentía débil. 

¿Qué había sucedido? ¿Qué eran esas cadenas a su alrededor?

"No lo sé. Mierda. No preguntes."

Pero aún tenía su orgullo, así que sacudió su cabeza y se quejó. Se le ocurrió un pensamiento a Yeon-woo mientras lo miraba.

'En esta condición'.

Miró hacia abajo a su mano izquierda.

'¿Funcionaría la Daga Vampírica de Báthory?'