Reciente

jueves, 12 de noviembre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 333

Capítulo 333. Descendientes del Rey Mono (8)


Kahn retrocedió cuando algo apareció en su camino de repente.

Al principio, pensó que se trataba de un ataque de los enemigos y movió su mano hacia su espada.

[¡Hola!]

Era un Ave Legendaria de color negro rojizo que parecía que ardería en cualquier momento. Una Bestia Mítica que sólo se podía encontrar en el piso 11.

Sin embargo, a diferencia de su apariencia, el tono con el que hablaba sonaba jovial.

[Soy Nike. Encantado de conocerte. Maestro... no no, no, Yeon... quiero decir.... Tengo un mensaje de Caín, ¿Quieres escucharlo?]

Los ojos de Kahn se agrandaron ante el nombre inesperado.

***

"Dice que su entrenamiento cerrado durará un poco más."

"Ya veo."

Creutz asintió entendiendo la respuesta del primer equipo. Sabía que el líder del regimiento estaba pasando por un momento importante de su vida.

Un muro.

Incontables jugadores lloraron lágrimas de alegría o sintieron desesperación en ese punto. Algunos pasaron por ella fácilmente, mientras que otros murieron sin poder superarla.

Eso significaba un muro. Creutz había intentado saltar el suyo muchas veces, pero al final no había podido.

Pero los grandes 'Nueve Reyes' lo saltaron una vez, dos, tres o cuatro veces.

Eso era lo que significaba la palabra 'sobrenatural'.

El líder del regimiento se retractó de lo que dijo sobre que su entrenamiento cerrado sería corto y avisó que tardaría un tiempo.

Parecía que había terminado de refinar los extremos, pero no el cuerpo real.

"En su lugar, envió esto."

"Gracias."

"Me voy, señor."

El jugador del primer equipo entregó la carta a Creutz y desapareció en silencio.

Creutz abrió cuidadosamente la carta y leyó el papel que había dentro.

『Como quieras.』

Fue una respuesta demasiado corta considerando el tiempo que le llevó recibirla.

Creutz acabó riéndose.

"Está igual que siempre."

Afortunadamente, pudo aclarar su complicada mente.

La pregunta que Creutz le había hecho al líder del regimiento fue ésta:

—¿Tengo que continuar siguiendo al Acaparador?

Por lo que Creutz vio, Yeon-woo era una persona demasiado peligrosa.

Podía entender su pelea con Benteke. Fue una batalla de ingenio entre nuevos jugadores en ascenso. Benteke y Triton habían decidido luchar primero.

Sin embargo, el problema residía en lo que sucedió después.

Yeon-woo había superado el escenario oculto del piso 30 por alguna razón desconocida y llegó al Tártaro para encontrarse con Hades.

También se había reunido con el Emperador de la Glotonería para prometerle que lucharía con ellos contra el Dragón Blanco.

Lo mismo ocurría ahora.

Mientras estaba ausente por un tiempo, Yeon-woo estaba causando conmoción en el piso 20.

Se decía que el Acaparador siempre estaba donde había un alboroto. Parecía que los rumores estaban en lo cierto.

Por supuesto, podía entender hasta determinado punto.

Los nuevos jugadores en ascenso se verían amenazados por las fuerzas que los rodeaban. Además, los jugadores que querían hacerse fuertes no se quedaban quietos y se enfrentarían a los demás.

Sin embargo, el problema...

'Es el poder que tiene'.

Creutz pudo observar una pequeña parte del poder de Yeon-woo mientras lo seguía.

El potencial de un sobrenaturalista con la técnica de la espada que había aprendido del Rey Marcial Mugong.

Además, la posibilidad de convertirse en apóstol de varios dioses.

Lord, sobrenaturalista, apóstol. De las tres condiciones que debían cumplirse para alcanzar el estado 'sobrenatural', tenía las tres al mismo tiempo.

Entre ellas, estaba el poder de la muerte que Creutz nunca había visto antes. Un poder que ningún jugador mortal debería poder usar.

Era demasiado peligroso.

'Para mantenerlo cerca...'

Los ojos de Creutz se volvieron más oscuros.

'Y lo que vi no es todo. El Acaparador es peligroso'.

El Líder del Regimiento dijo que el Acaparador era su amigo cercano y su salvador, por lo que Creutz quiso apoyar lo que Yeon-woo estaba haciendo. Creía que Yeon-woo se uniría al Regimiento de Fantasía o se convertiría en su firme aliado.

Pero por lo que había visto hasta ahora, si comenzaban a cooperar con Yeon-woo, el daño y la presión que recibiría el Regimiento de Fantasía sería perjudicial.

Por esa misma razón, no se habían movido a los pisos más altos y permanecieron en los bajos.

Lo hicieron para evitar la atención de los Ocho Grandes Clanes y aumentar secretamente su poder. No podían romper su regla por una sola persona.

Sin embargo.

Esta fue la respuesta que llegó, 'Como quieras'.

Significaba que el líder del regimiento no impondría su voluntad a Creutz. En cierto modo, parecía que respetaba a sus camaradas, y al mismo tiempo, parecía irresponsable, como si estuviera delegando sus obligaciones en otra persona. El líder del regimiento seguía siendo el mismo de siempre.

Creutz se sumió en una profunda contemplación mientras sostenía la carta.

Si hacía lo que quería, dejaría de apoyar a Yeon-woo.

'Pero aún así...'

Los momentos que había pasado con el Acaparador se le vinieron a la mente mientras intentaba tomar una decisión. Desde el Río de las Almas hasta el Tártaro. El viaje había sido peligroso pero hizo que su corazón latiera más rápido.

Más que nada, Yeon-woo tenía algo que atraía a la gente. Como un 'Rey'.

Sin embargo, viendo cómo le pedía desesperadamente Kynee a Hades, parecía como si tuviera una larga historia.

Resultaba natural querer seguir a una persona de ese tipo y observar cómo terminaba todo, como una polilla atraída por una llama.

Demasiado temible para mantenerlo cerca, pero demasiado interesante para observarlo desde lejos.

'Es como el líder del regimiento en este sentido'.

No, estos pensamientos podrían haber sido lo que buscaba el Líder del Regimiento.

Tomando una decisión, Creutz dobló la carta en el bolsillo de su pecho y llamó a un subordinado de afuera.

"¡Kun!"

"Sí, señor. ¿Me llamaste?"

Un subordinado que esperaba afuera entró e inclinó la cabeza.

"¿El Acaparador sigue en el piso 20?"

"Sí, señor."

"Llama a todos los caballeros. Vamos al piso 20."

"¡Sí, señor!"

Y de esa manera, el Regimiento de Fantasía comenzó a moverse.

***

En la montaña ensangrentada.

Los cadáveres que se encontraban por todo el suelo indicaban que había ocurrido una dura batalla.

"...¡Qué monstruo!"

La persona que los jugadores estaban mirando no parecía un humano.

Todos asintieron con la cabeza para reconocer que parecía un monstruo. Había miedo en sus ojos.

Haa.

Haa.

Yeon-woo jadeaba, empapado en sangre. Su vitalidad y su maná estaban casi agotados porque había luchado contra demasiados jugadores.

Pero el aura que lo rodeaba seguía siendo feroz.

Se sentía como si uno cualquiera moriría inmediatamente si se ponía a su alcance de ataque. Y como los jugadores sabían que eso realmente pasaría, ninguno de ellos podía acercarse fácilmente a Yeon-woo.

No, incluso dejando eso de lado, las artes marciales que Yeon-woo les había mostrado se repetían en sus cabezas.

¿Cuántos clanes han sufrido pérdidas y cuántas personas han caído?

Monstruos horribles salieron de las sombras y los llevaron a una mayor desesperación.

Los rumores de que el Acaparador podría ser un 'Lord', estaban pareciendo verdaderos.

Un Lord que es un ejército de un solo hombre y que derrotó fácilmente a la mayoría de los clanes.

Además, el Acaparador estaba mostrando potencial como 'sobrenaturalista' como discípulo del Rey Marcial.

Ya sea que trataran de luchar uno contra uno o cooperar en contra Yeon-woo, no podían derrotarlo.

Además.

'¡Todavía queda algo...!'

Podían sentirlo en sus huesos. Yeon-woo no estaba mostrando todo su poder.

Si hubiera escondido el 30% de su poder a pesar de que la lucha se había vuelto tan dura, eso significaba que estaba muy seguro de sus capacidades.

Además, las personas que ayudaban a Yeon-woo eran Árbol Rojo Sagrado y el Rey del Hielo, reconocidos jugadores. No había manera de pasarlos.

Permanecieron en esa condición, sin poder atacar o retroceder.

"Si no vienen."

Los ojos de Yeon-woo brillaban violentamente.

"Iré."

Hablaba con una voz más tranquila después de haber descansado lo suficiente.

Los jugadores que estaban creando una red a su alrededor retrocedieron instintivamente.

*Sonreír*

El Rey del Hielo se rió ligeramente al verlos. Una risa más cercana a la lástima que a la diversión.

Los jugadores que estaban parados en la vanguardia se pusieron rojos. Estaban a punto de gritar, queriendo redimirse.

De repente.

Pew, pew...

Fuegos artificiales explotaron en el cielo. Fuegos artificiales de color rojo. Las caras de los jugadores se volvieron rígidas. Habían recibido la orden de retirarse.

Los líderes tenían rostros vacilantes, preguntándose si debían irse o no, pero dieron la orden de retirarse al considerar que no podían seguir luchando de esta manera.

"¡Todos, retírense!"

Los jugadores retrocedieron rápidamente para evitar que el grupo de Yeon-woo los atacara.

Después de que el Rey del Hielo confirmara que todos se habían ido, inclinó su cabeza confundido.

"¿Mm? ¿Por qué todos regresan? Bueno, es mucho mejor, puesto que ahora puedo descansar."

El Rey del Hielo miró su mano temblorosa. Tenía la mano llena de heridas y ensangrentada. Ni siquiera podía recordar la última vez que había luchado tan duramente.

Sonrió amargamente. Se había unido al lado de Yeon-woo porque no había nada que pudiera hacer, pero se sentía renovado. Parecía que un artista marcial seguía siendo un artista marcial aunque estuviera viejo.

Pero era cierto que se cansaba con más facilidad. Si esta lucha hubiera continuado, él podría haber caído primero.

La cara de Victoria tampoco se veía muy bien.

Usar el Adamantio Estrella Nueva con un cuerpo herido no fue fácil para ella.

También se sintió aliviada de que se retiraran, pero tenía curiosidad por saber por qué lo hicieron. Si la pelea continuaba más tiempo, el grupo de Yeon-woo sería el que estaría en peligro.

Victoria y el Rey de Hielo se voltearon hacia Yeon-woo.

Yeon-woo también estaba cansado, así que se sentó en el suelo y recobró el aliento. Su Piedra Filosofal estaba sobrecalentada debido al maná que le había proporcionado. Lo que dijo después sorprendió mucho a los otros dos.

"Probablemente están retrocediendo porque encontraron a Kahn."

"¡¿Encontraron a Kahn?!"

Victoria se sorprendió mucho. Thump. Thump. Su corazón empezó a latir más rápido. La cara que había visto por un corto tiempo. La esperanza de que pudiera mirar esa cara de nuevo creció en su corazón.

"Sí. Por ahora."

"¿Dónde está él?"

"Lo sabes bien."

"¿Lo sé?"

Victoria ladeó su cabeza. Ella conocía muy bien las montañas. ¿Pero a que lugar se refería Yeon-woo?

"¿Podría ser?"

Su rostro se puso un poco pálido.

Yeon-woo asintió fuertemente.

"Sí. Es el Palacio del Rey Mono."

"¡......!"

Victoria apretó su agarre sobre el Adamantio Estrella Nueva.

Los eventos que ocurrieron en ese entonces, pasaron por su mente.

Los peligrosos movimientos de la estatua de piedra. La muerte de Rebecca. El sacrificio de Yeon-woo. La fuga con Kahn. Y la huida, sola.

Fue el lugar que le dio pesadillas.

Todavía le tenía miedo a ese lugar, pero si podía salvar a Kahn, tenía que ir.

Yeon-woo asintió aliviado.

En realidad, si la veía temblar, había planeado quitarle el Adamantio Estrella Nueva y forzarla a regresar.

Pero ella había hecho todo lo que debía hacer mientras estaban en la batalla.

El Rey de Hielo inclinó su cabeza, no entendía.

"¿El Palacio del Rey Mono? ¿Qué es eso?"

Yeon-woo comenzó a explicar sobre el Palacio del Rey Mono. Los ojos del Rey de Hielo se hicieron más profundos después de escuchar todo.

"¿De ese lugar son las 72 Artes?"

"Sí. Es donde conseguí mi pieza del Ruyi Bang."

"Así que es similar al Templo del Rey Mono."

El Templo del Rey Mono. Yeon-woo sintió curiosidad por el murmullo del Rey del Hielo.

"Hay un lugar. Está fuera de la Torre. Exactamente, es el templo de los Siete Demonios Reyes, pero se llama el Templo del Rey Mono entre los apóstoles. Está rodeado de barreras para evitar que entren extraños."

Yeon-woo pensó en el lugar donde había encontrado los primeros rastros de Kahn.

"¿Estás hablando de dónde están las estatuas de los Siete Demonios Reyes?"

"Sí. ¿Lo conoces?"

"Sí. Pero no pude sentir nada..."

"Ese lugar ha sido saqueado. Es muy conocido, también. Probablemente no quede casi nada."

Yeon-woo pensó que el Rey del Hielo parecía un poco triste. Probablemente debido a la vergüenza de ser sólo un 'medio' descendiente.

Y también, se le ocurrió otro pensamiento.

'Así que el Rey Mono no dejó sus marcas en sólo uno o dos lugares'.

Había pensado lo mismo cuando salió del Palacio del Rey Mono.

La muda de piel también había dicho que el Rey Mono había dejado varios lugares para sus descendientes. Yeon-woo se comprometió con volver al templo y mirar con más detalle. Cuando estuvo en ese lugar, estaba apurado, así que podría haber pasado algo por alto.

"De todas formas... ¿Por qué Espada de Sangre iría allí?"

"La razón es simple."

"¿......?"

"Será la base del Ejército del Demonio, la gente detrás de todo esto."

Había una razón por la que Kahn se había mostrado. Porque ese sería su destino final.

Y en ese lugar.

"Doyle."

Los ojos de Yeon-woo brillaron.

***

Después de su corto descanso, se dirigieron inmediatamente a la quinta montaña.

Debían evitar que la alianza llegara primero. Afortunadamente, parecía que no había ninguna trampa preparada cuando llegaron. 

Probablemente no podía poner una trampa porque se trataba de un lugar difícil incluso para los Rankers.

Todos los sentidos estaban cerrados, y sólo la Conciencia podía abrirse.

Yeon-woo abrió toda su Conciencia y comenzó a buscar la entrada al Palacio del Rey Mono.

Yeon-woo había destruido la entrada cuando se marchó con la herencia para que otros no pudieran acercarse, así que tuvo que encontrar una nueva entrada.

[Tu temperamento provocó esto. Qué pena.]

'Cállate'.

Mientras regañaba al burlón Shanon, Yeon-woo pudo encontrar la entrada con la ayuda de Nike. Nike había estado siguiendo a Kahn todo este tiempo.

[Ha entrado en el escenario oculto, el 'Palacio del Rey Mono'.]

Un escenario oculto, no una mazmorra.

Los ojos de Yeon-woo se agrandaron ante el cambio de nombre.

Como si los esperara, alguien salió silenciosamente de la entrada y saludó al grupo de Yeon-woo.

[¿Tú...?]

[Cuánto tiempo sin verte, Caín.]

Kahn los saludó alegremente.