Reciente

lunes, 9 de noviembre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 330

Capítulo 330. Descendientes del Rey Mono (5)


"Perra loca."

Anastasia dijo mientras curaba los brazos y ojos destruidos de su discípula. Victoria estaba profundamente dormida debido al agotamiento. 

Mirando su cara, Anastasia dejó escapar un profundo suspiro. 

Ella sabía mejor que nadie cómo se sentía su discípula todo este tiempo. 

Victoria no podía hacer nada porque estaba sumida en la culpa, y cuando finalmente retomó su vida cotidiana, siempre se veía deprimida. 

Hacía años que no veía a su discípula actuar de esta manera. 

Cuando Victoria hizo un berrinche diciendo que necesitaba salvar a Kahn, Anastasia no la ayudó y la encerró en una habitación por un tiempo. 

Si la dejaba marcharse, Victoria se volvería realmente loca. Anastasia no quería mirar a su única discípula convertirse en una perra loca. 

Pero ella había terminado de esa manera al final. 

No había nada que Anastasia pudiera hacer excepto regañarla mientras fumaba la pipa en su boca. 

[...Victoria.]

Justo entonces, una brisa silenciosa se reunió y tomó la forma de un humano. Rebecca se sentó y sostuvo a Victoria en sus brazos para consolar a su vieja amiga.

Pasó un tiempo de ese modo, y Victoria abrió lentamente los ojos. 

"¿Te has despertado? Pequeña..."

"Maestra..."

"Perra..."

"...Lo siento."

"Hiciste un lindo espectáculo con el Adamantio Estrella Nueva."

Victoria no podía mirar a Anastasia a los ojos y bajó la cabeza. 

"En caso de que hubiera sido robado por otras personas..."

"Bien. Eso habría sido un problema, así que lo entiendo. Pero el problema es que las cosas se pusieron difíciles incluso para mí."

En el momento en que Anastasia había comprobado el Adamantio Estrella Nueva, estaba casi muerta de miedo. 

Tenía claramente un hechizo grabado. 

Se trataba de un contrato vinculante de artículos. Se había establecido de manera que si el Adamantio Estrella Nueva estaba a cierta distancia de Victoria, explotaría inmediatamente. Además, como estaba atado a ella, tardaría un tiempo en liberarse. 

Significaba una cosa. 

'Incluso en este estado, ella va a ayudar a ese bastardo de Kahn o como se llame'.

Anastasia iba a regañarla de nuevo pero sólo suspiró y se quitó la pipa de la boca. 

El humo blanco se extendió a su alrededor. 

"......"

"......"

Las dos no dijeron nada durante un tiempo. La cabeza de Victoria estaba agachada, y Anastasia, en silencio, se llevaba la pipa a la boca. Entonces, Anastasia habló de nuevo. 

"Así que..."

"...¿Sí?"

Anastasia gritó con una voz molesta. 

"Entonces, ¡¿Te sientes mejor después de pasar por todo eso?!"

Victoria sonrió amargamente. 

"Un poco..."

"Haaa. Eres una idiota."

El humo cubrió a Anastasia y luego desapareció. 

"Aún así, si te sientes un poco mejor ahora, eso es bueno. Pero no más."

"Pero Maestra..."

"No, significa no."

Anastasia la interrumpió. Ella no permitiría más rebelión. Parecía que retendría a Victoria a la fuerza si no escuchaba. 

Victoria apretó los dientes. Ella había conseguido algo de tiempo, pero eso fue todo. 

Todavía no había salvado a Kahn. Incluso ahora, él probablemente estaba luchando con otras personas. 

Su mirada se dirigió hacia el Adamantio Estrella Nueva.

Anastasia había considerado que sería difícil para ella porque tenía un hechizo vinculante. Eso significaba que por el momento, Victoria sería la única persona capaz de usarlo. Anastasia no sería capaz de detenerla si lo usaba. 

'Espera. Entonces, ¿Cómo usó el subordinado de Caín eso...?'

Victoria pensó que el hechizo vinculante no se había hecho de forma correcta. Así que decidió dejar ese asunto a un lado y pensar en cómo activar el Adamantio Estrella Nueva de nuevo. 

'¡Si  pudiera escapar y crear una herramienta temporal para usarlo...!'

Anastasia estaba a punto de gritarle a su discípula, que parecía que aún no había perdido la esperanza. 

En ese momento.

"Ya basta, Victoria."

Yeon-woo de repente entró por la puerta. Detrás, el Rey de Hielo lo seguía con una torpe sonrisa. 

"¿Por qué no lo mataste? Estoy segura de que te dije que le cortaras la cabeza y se la enviaras a León de Hierro."

Anastasia reprochó a Caín.

El Rey del Hielo tenía una expresión amarga. Independientemente de si se sentía incómodo, Anastasia descargó su ira sobre  Yeon-woo por haber traído al Rey de Hielo. El Rey de Hielo era el que más daño le hizo a Victoria, así que por supuesto ella estaría furiosa. 

Sin embargo, Yeon-woo sacudió firmemente su cabeza. 

"No. Prometió ayudarnos desde ahora."

"¿Cómo sabes eso?"

"Hicimos una promesa."

Estaba hablando de un contrato de alma, donde prometían en el nombre de un demonio. Si rompían las condiciones del contrato, su alma sería vendida a un demonio. 

El Rey del Hielo aceptó. Moriría si no lo hacía, así que no tenía otra opción. 

Anastasia puso su pipa en su boca. Aún no parecía satisfecha. 

"De todas formas. ¿Y qué?"

"Me enteré de la causa de este incidente."

"¿La causa?"

Anastasia tenía una expresión de interrogantes. 

Suspiró al pensar en tener que repetir todo lo que el Rey de Hielo dijo, pero se acercó para explicar la lucha por los Estudios de las Artes. 

En el momento en que las palabras 'Ruyi Bang' y 'Descendientes del Rey Mono' aparecieron, los ojos de Anastasia se agrandaron más. 

Habiendo vivido por mil años, ella conocía muchos secretos de la Torre, así que naturalmente, había escuchado sobre las piezas del Ruyi Bang. Ella pensaba que se trataba de un extraño juego que el Rey Mono había dejado atrás, pero inesperadamente sucedía frente a ella. 

Cuando terminó de explicarlo, Anastasia miró hacia atrás, a Freesia, como pidiéndole que confirmara la información. 

Freesia asintió en silencio, como si no hubiera nada más que agregar. La cara de Anastasia se volvió aún más rígida. 

"Entonces, sólo te ha usado perra estúpida."

Victoria mantuvo la boca cerrada. 

Fue Yeon-woo quien respondió en su lugar. 

"No lo creo."

"Dijiste que Espada de Sangre ha organizado todo para reunir piezas, ¿No? Y esta perra entró en su juego."

"Probablemente Kahn está siendo usado."

Después de escuchar la causa de este incidente del Rey de Hielo, Yeon-woo pudo resolver el misterio detrás de Kahn. 

La primera pista estaban en las palabras que la carta dejó tras convertirse en ceniza. Todavía no podía olvidar lo que decían. 

『Ayúdame.』

En el tutorial, Kahn se dirigió hacia Arangdan por su cuenta, incluso sabiendo que estaría en peligro. 

Pero en está ocasión, había pedido ayuda.

Pensándolo ahora, Kahn le había estado dando señales desde el palacio del Rey Mono. 

Kahn había estado mirando descaradamente la estela con las 72 Artes, como si buscara algo. 

<< Nota: Estela - es la denominación de un monumento, usualmente monolítico con inscripciones. >>

Kahn trató de decirle algo a Yeon-woo varias veces, pero sólo sacudió la cabeza y se detuvo. 

A pesar de saber de qué se trataba, Yeon-woo lo dejaba en paz, pensando que Kahn no estaba listo para decirlo todavía. Creía que Kahn le explicaría todo algún día. 

Pero...

Si no era eso... Si estaba listo para hablar pero no podía... Si la actitud relajada de Yeon-woo había sido demasiado descuidada... 

Parecía que Kahn no estaba pidiendo ayuda para sí mismo. 

|Ha pasado un tiempo desde que me separé de él. |

Se había separado de un compañero que era como un hermano.

'Doyle'.

¿Podría haber estado pidiendo la ayuda de Yeon-woo para Doyle?

[Atenea te observa con una mirada triste.]

Justo entonces, un mensaje apareció por primera vez en un largo tiempo después de haber dejado el Tártaro. 

Sin embargo... 

'Por favor no me compadezcas'.

Yeon-woo no aprobó su mirada. 

[Atenea te observa con una mirada triste.]

Yeon-woo ignoró el mensaje de Atenea. 

En ese momento, Anastasia dijo lo que pensaba. 

"¿Y la evidencia?"

"No tengo ninguna."

"Pero que quieres que crea..."

"No tienes que creerme."

Anastasia levantó una ceja con incredulidad. 

"¿Qué?"

"No lo he dicho para que lo entiendas. Sólo vine a convencer a Victoria."

A Yeon-woo no le importaba la mirada de Anastasia y se volteó hacia Victoria, que lo miraba fijamente. 

"Es sólo una suposición. Sin embargo, no creo que me equivoque. ¿Qué piensas, Victoria?"

"Creo que... tienes razón."

"Probablemente es el Ejército del Demonio quien está moviendo los hilos y amenazando a Kahn."

Victoria asintió en silencio y apretó los puños. Cuando Kahn la conoció, sólo pidió ayuda y nada más. 

En el momento en que escuchó lo que Yeon-woo dijo, sintió que sus pensamientos se despejaban. El Kahn que ella conocía se sacrificaría para proteger a alguien que consideraba especial. 

"Así que no sólo hay que tratar con la gente presente para ayudar a Kahn, también hay que luchar contra el Ejército del Demonio."

A menos que seas uno de los Nueve Reyes, luchar una guerra con un Gran Clan como el Ejército del Demonio no sería fácil. Sin embargo, Yeon-woo dijo que iba a luchar. 

Victoria rápidamente comprobó el maná que quedaba en su cuerpo. Afortunadamente, se curó un poco debido a Anastasia. 

Sería difícil para ella luchar, pero podía apoyar desde atrás. Ella pensaba que Yeon-woo le pediría ayuda. 

"Así que..."

Anastasia debió pensar lo mismo porque estaba a punto de quitarse la pipa de la boca para decir algo, pero...

"Por favor, quédate aquí."

"...¿Qué?"

Fueron palabras completamente inesperadas. 

"Si das un paso adelante, sólo estarás en más peligro."

Le estaba diciendo que se quedara porque sería una carga. Yeon-woo le decía esto, para que no lo persiguiera si desaparecía silenciosamente. 

"......"

Victoria se mordió el labio inferior. El hecho de que no pudiera ayudar de ninguna manera y que fuera una carga le recordaba a cuando estuvo impotente en las Cinco Montañas de la Penitencia. 

Sin embargo, Yeon-woo se dio la vuelta inmediatamente después, junto con las palabras de que volvería pronto con Kahn...

***

"...Maestra."

"Perra estúpida."

Después de que Yeon-woo se fue. 

Victoria apretó sus dientes mientras pensaba por un tiempo y llamó a Anastasia. Sin embargo, Anastasia no dijo mucho y sólo puso la pipa de nuevo en su boca. 

Debido a que era su única discípula, Victoria sabía lo que significaba. 

"Gracias."

Victoria se inclinó antes de irse. El Adamantio Estrella Nueva la seguía flotando como una cola mientras ella salía corriendo por la puerta. 

"¿Puedes dejarla de esa manera? Es la primera niña a la que le has tenido afecto."

Freesia, que había estado parada silenciosamente detrás, preguntó. Su cara no se podía mirar porque llevaba su máscara de madera, pero sus ojos estaban curvados. Su voz hacía que pareciera que estaba sonriendo. 

Sin que le gustara la actitud de Freesia, Anastasia frunció el ceño y sacó su pipa con ira. 

"Ella hará lo que necesite hacer. ¿Cuánto tiempo tengo que cuidarla?"

"Has cambiado, Anastasia."

"No sé porque es tan estúpida. ¡Tsk! Debí haberla detenido cuando dijo que iba a hacer esa cosa rara de Sadhu."

A pesar de sus duras palabras, su voz estaba llena de preocupación. 

"No hay maestro que pueda vencer a su discípulo."

A través del humo, Anastasia mirraba fijamente hacia delante.

"Y nada da tanto miedo como una mujer cegada por el amor."