Reciente

jueves, 5 de noviembre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 327

Capítulo 327. Descendientes del Rey Mono (2)


En la segunda montaña, donde la vista y la audición estaban bloqueados.

[Árbol Rojo Sagrado. ¿Por qué no te detienes ahora? Creo que ya has sido lo suficientemente leal a Espada de Sangre.]

Los jugadores que rodeaban a Victoria gritaron a través de Telepatía. Estaban en un escenario donde todos los sentidos estaban bloqueados. Sólo los jugadores hábiles que podían utilizar la Conciencia podían trabajar en este escenario.

A pesar de que se trataba de un grupo pequeño, todos y cada uno de ellos destacaban.

Sin embargo, Victoria sonreía fríamente.

[¿Lealtad? Deja de hablar de tonterías inútiles. Sólo puedo hacer una cosa en esta situación.]

Su aura destelló.

[¿Quieres morir aquí? ¿O quieres dar un paso atrás?]

Spark, spark-

Poderosas ondas de maná se desataron alrededor de Victoria. El objeto en sus manos giró como un trompo, a medida que la tormenta que la rodeaba se volvió más feroz.

[Adamantio Estrella Nueva...]

Las caras de los jugadores que lo reconocieron se volvieron rígidas.

Había aparecido un problema.

El Adamantio Estrella Nueva era un importante núcleo de maná en sí mismo, pero también podía actuar como un amplificador.

Si estaba en las manos de un monstruo, podría tener una gran energía monstruosa, y si estaba en las manos de un mago, podría tener un gran poder mágico.

Victoria destacaba lo suficiente para ser llamada Árbol Rojo Sagrado, y además, era discípula de un artesano. Si una persona tan hábil tuviera el Adamantio Estrella Nueva...

Kwakwakwa-

[¡Mierda! ¡Es otra tormenta de maná!]

[¡Agáchate!]

Las chispas volaron alrededor de Victoria y las olas de maná se dispararon hacia afuera.

Los jugadores que habían intentado acorralar a Victoria se cubrieron rápidamente con barreras o rompieron pergaminos para escapar.

La tormenta de maná arrasó con todos los árboles, la hierba y los jugadores que no pudieron evitarlo.

[¡Qué diablos!]

[¡No puede ser!]

Todo el mundo tragó viendo esto. Se trataba de jugadores famosos en sus ámbitos, pero no eran nada frente a Victoria.

Sin embargo, a diferencia de esos jugadores, había algunos que lo consideraban una oportunidad.

Pat-

Después de una tormenta de maná de semejante escala, se requería un tiempo de enfriamiento.

Planeaban atacar a Victoria en ese momento.

[¡Humph!]

Victoria resopló cuando los vio y vertió su maná en el Adamantio Estrella Nueva.

De repente, caracteres rúnicos se esparcieron por encima de la cabeza de Victoria.

Un órgano de maná permanente.

Victoria había trabajado duro para crear un artefacto que le proporcionara maná instantáneo.

Adamantio Estrella Nueva funcionaba de inspiración para su idea.

Una herramienta que emanaba calor después de condensarse hasta el extremo. No había nada que temer si ella podía cambiar este calor a un maná.

Su maestra, Anastasia, no lo había usado para atar los artefactos por nada.

Kwakwakwang-

Mientras los jugadores estaban siendo arrasados indiscriminadamente.

[Siento esto cada vez que lo veo, pero qué herramienta tan divertida.]

Alguien apareció a través del humo. Era un anciano que estaba pasando de su edad media a la avanzada. Tenía una bonita sonrisa, pero lo rodeaba un aura afilada.

El Rey del Hielo. El Rey Mercenario que había salido de su retiro y comenzó a ganarse su reputación de nuevo.

Él aplaudió con las manos, girando su cuerpo como un trompo. El suelo se sacudió y espinas de hielo se dispararon a Victoria.

Automáticamente se crearon barreras a su alrededor para bloquear las espinas de hielo.

Con cada espina de hielo, se destruía una barrera, y mientras tanto, el Rey de Hielo pudo acercarse a Victoria.

[¿Qué te parece detenerte ahora? Tú y los que te perseguimos estamos cansados. Además, realmente, no hay razón para que estemos peleando de esta manera.]

El Rey de Hielo habló en tono suplicante mientras evitaba la magia de Victoria.

Había venido por una petición, y no le resultaba conveniente quedarse peleando con Victoria.

El tiempo y la fuerza que estaba gastando con ella, representaba una gran pérdida.

Necesitaba encargarse de Victoria y perseguir a Kahn.

No, incluso dejando eso de lado, el Rey de Hielo realmente entendía a Victoria.

Salvar a un precioso camarada de un grupo de hienas.

Si él estuviera en esa situación, habría hecho lo mismo.

No importa lo que Kahn hubiera hecho.

'Pero el problema es que...'

Sus dos manos brillaban de azul.

'Soy el villano ahora mismo'.

Victoria movió ligeramente su dedo como si no valiera la pena responder. Los caracteres rúnicos flotaron sobre su mano por un momento y un fuego rojo se desató.

<Explosión de Flujo>. Una magia superior con la fuerza del calor solar. Recibir un golpe de eso le quitaría la vida instantáneamente.

Sin embargo, el Rey del Hielo no era de los que se quedaban quietos. Chasqueó su lengua, pensando que no había nada que pudiera hacer sino detenerla y extendió sus manos.

Las columnas que se extendieron desde el suelo. Eran lo suficientemente grandes como para parecer columnas de hielo.

<Palma de Hielo>.  La habilidad característica del Rey del Hielo.

Con las columnas de hielo, la Explosión de Flujo se desmoronó.

Pupupung-

Entre las partículas dispersas de hielo, nuevas tormentas de hielo cubrieron el cielo cuando extendió su mano izquierda. Poco después, también extendió su mano derecha.

Las tormentas de hielo continuaron creciendo alrededor de Victoria, creando una jaula de hielo a su alrededor. La solución del Rey del Hielo consistía en forzarla a bajar.

[Oh, querida.]

La tormenta de hielo no pudo dañar a Victoria en absoluto.

[Todo ha sido en vano entonces...]

Ella se había escapado en lo alto usando Parpadeo consecutivamente.

Sin embargo, a diferencia de sus palabras, había una sonrisa de preocupación en la cara del Rey del Hielo.

[Sin embargo, deberías haberte quedado ahí. Así no te habrías hecho daño.]

Un haz de luz se precipitó hacia abajo como si hubiera estado esperando.

El 'Arquero de Plata', Streege. El famoso cazador de recompensas había predicho su ruta de escape y disparó con su arco.

<Disparo de Luz Lunar>. Se trataba de una habilidad que se dividía el espacio para alcanzar el objetivo.

Detrás de Victoria, un asesino enmascarado apareció a través del espacio. Se trataba del famoso Ranker conocido como 'Caminante Lunar'.

Múltiples círculos mágicos se formaron alrededor de Victoria. No, lo intentaron.

Antes de que el maná se reuniera, el haz de luz del Disparo de Luz Lunar destruyó el círculo mágico.

El Adamantio Estrella Nueva dejó de funcionar por un momento debido al contragolpe y el Caminante Lunar apuntó a la garganta de Victoria.

¡Kwang!

La espada del Caminante Lunar apenas alcanzó su garganta. El brazalete alrededor de su muñeca había creado una nueva barrera a su alrededor.

Sin embargo, al no poder resistir el impacto, el brazalete se hizo pedazos.

Eso era lo que Caminante Lunar había estado buscando.

El brazalete que se desmoronó era lo que conectaba a Victoria con el Adamantio Estrella Nueva. Con el brazalete roto, no tendría el suministro de maná del Adamantio Estrella Nueva nunca más.

Victoria se estiró rápidamente hacia el Adamantio Estrella Nueva, pero...

[La atrapamos.]

El comandante que había estado observando la situación  desde abajo, asintió con la cabeza. Encajando con el título del mayor clan mercenario, los jugadores de León de Hierro se movieron rápidamente.

Levantaron sus arcos de hierro y apuntaron a donde estaba Victoria.

Kwakwakwang-

Pupupung-

Cada vez que disparaban el Cohete de Acero Mágico, que uno de los cinco grandes artesanos, Maf, fabricaba, explotaban en el aire.

Victoria caía, con la piel ennegrecida por el humo.

[¡No...no...!]

Trató de atrapar el Adamantio Estrella Nueva que estaba cayendo ante ella.

|Victoria, por favor ayúdame.|

Ella tenía que tener ese artículo. Todavía estaban persiguiendo a Kahn. Ella tenía que conseguir tiempo para que él se escondiera.

|Hay alguien a quien quiero salvar. Sé que es desvergonzado pedirte esto.|

No ha pasado tanto tiempo desde que se encontró con Kahn. Durante ese corto tiempo, Kahn la había sujetado con una mirada desesperada.

|Por favor, ayúdame.|

La petición de conseguirle tiempo. Ella no podía olvidar cómo las lágrimas goteaban por su cara.

Ella no sabía qué buscaba o qué hacía.

Pensando en el pasado, Kahn siempre había sido igual.

Incluso cuando estaban en las Cinco Montañas, siempre se comportaba de forma juguetona, pero había momentos en los que resultaba indescifrable.

A veces tenía una mirada perdida. Él sólo sonreía amargamente cuando ella le preguntaba sobre ello. Siempre fue igual. Alguien que no dejaba que nadie se acercara.

Odiaba a la gente de esa manera.

Pero extrañamente, eso fue lo que la atrajo. Aunque siempre se burlaba de ella, Kahn era como un hermano pequeño para ella.

No, mirándolo ahora, ella podría haberlo considerado como un 'hombre'.

Así que ella quería ayudarlo, y conseguirle todo el tiempo que pudiera. No le importaba que Kahn pudiera estar usándola.

Ella sólo quería hacerlo.

Una imagen de su furiosa maestra que probablemente la estaba buscando apareció en su cabeza, pero no había nada que pudiera hacer excepto disculparse.

Aunque parecía que ni siquiera sería capaz de hacerlo ahora.

En ese momento.

Su mano estaba a punto de alcanzar el Adamantio Estrella Nueva, pero apareció el Caminante Lunar, con la espada en alto.

[Ah.]

Eso fue todo lo que dijo Victoria. Su muñeca se separó de su brazo. No sintió ningún dolor.

Sólo pensaba en agarrar lo que estaba frente a ella. Las cosas no podían terminar de esta manera.

Boom.

Victoria se estrelló contra el suelo. Había caído desde muy alto sin ninguna protección. Su columna vertebral se rompió en pedazos, pero la pequeña cantidad de maná que le quedaba la mantuvo unida.

Varios jugadores, incluyendo a los del León de Hierro, se abalanzaron sobre ella. Le preguntarían dónde estaba Kahn antes de que respirara por última vez.

[¡Tienes que tratarla con cuidado! Ella es la única persona que sabe dónde está Espada de Sangre. Ella podría estar escondiendo algo más, ¡Así que estén atentos!]

Por orden del cuarto comandante del León de Hierro, Torca, los mercenarios rompieron los pergaminos rápidamente para atar sus manos y pies con ataduras mágicas.

Clack, clack...

Torca examinó a Victoria con una actitud seria. El Rey de Hielo se le acercó con una sonrisa amarga.

[No la lastimes demasiado.]

[¿Todavía sigues con eso?]

[No es una mala persona. Y está tratando de proteger a tu joven maestro. Deberías considerar eso.]

Joven maestro. Los ojos de Torca vacilaron por un momento ante sus palabras, pero su expresión siguió siendo la misma.

[Te has entorpecido.]

[¿En serio?]

[Sí. No habrías dicho eso en el pasado.]

En los recuerdos de Torca, el Rey de Hielo siempre estaba enfocado en la forma más eficiente de lograr sus objetivos. No le importaba lo que se sacrificaría en el proceso.

[Me he hecho mayor. También...]

El Rey de Hielo tenía una sonrisa misteriosa.

[No quiero enemistarme con él.]

Torca frunció el ceño.

[¿Estás hablando de él otra vez?]

[Jaja, entenderás por qué digo esto si lo ves.]

[Aún así, nada cambiará.]

Torca resopló. Había escuchado del Acaparador incontables veces, porque siempre estaba en el centro de los grandes eventos. Escuchó que también era cercano a Kahn, pero no le dio mucha importancia.

Otros decían que había derribado al Rey Gobernante Benteke y a Tritón por su cuenta. Que podría ser unos de los Nueves Reyes.

Sin embargo, Torca lo consideraba gracioso. ¿Clanes emergentes? Otros podrían estar asombrados, pero sólo eran novatos con fama. Eso se demostraba por la forma en que Tritón había sido derribado sin poder defenderse.

Por otro lado, el Clan León de Hierro era diferente. Tenían una larga historia, y sus fuerzas no se quedaban atrás en comparación con los Grandes Clanes.

No importaba cuán asombroso sea el Acaparador, no podía luchar contra ellos solo.

¿La advertencia del Rey de Hielo? No importaba. Como dijo, el Rey de los Hielos se había hecho viejo. Cuanto más viejo se hiciera, más preocupaciones tendría.

'Después de esto, debería avisar a los superiores y cortar todos los vínculos con el Rey del Hielo. Parece que todavía es hábil, pero su juicio puede arruinar la batalla'.

Victoria estaba atada y sus subordinados le dijeron que también habían recogido el Adamantio Estrella Nueva.

[¡Todos prepárense para volver a...!]

Justo cuando Torca estaba dando órdenes,

¡Kwang!

Ocurrió una gran sacudida que se sintió como si hubiera caído un meteorito del cielo.

Decenas de mercenarios se convirtieron en trozos de carne y salieron volando.

En el centro, Yeon-woo, con sus alas de fuego desplegadas, sostenía a Victoria.

Y...

[Oh, cielos. Parece bastante enfadado.]

El Rey de Hielo se rascó las sienes y habló torpemente hacia Torca.

[¿Puedo abandonar este combate?]