Reciente

martes, 3 de noviembre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 325

Capítulo 325. Carta de Amistad (10)


"Resentimiento."

Yeon-woo se giró hacia Anastasia.

"¿Resentimiento?"

"Los vestigios de los que solían vivir en esta maldita Torre."

El espacio adonde siguió a Anastasia estaba lleno de todo tipo de armas.

Espadas, sables, lanzas, armaduras, yelmos, guanteletes... todos estaban colgados en la pared.

La energía negra que brotaba de ellas tomaba la forma de una persona y volvía a desaparecer.

"Las armas con fuertes vestigios están destinadas a tener un alma propia. Estas cosas se comercializan a un alto precio en la Torre."

Asintió con la cabeza. Lo mismo aplicaba para Vigrid y tal vez incluso a su Bayoneta Mágica.

"¿Pero sabes lo que pasa cuando el vestigio sigue creciendo?"

"......"

"Se convierten en monstruos."

Yeon-woo pensó en lo que había escuchado de la Tierra hace mucho tiempo. Los artículos antiguos se convierten en monstruos.

"Estos monstruos quieren tragarse a sus maestros y tener libertad. ¿Pero qué crees que pasará cuando los monstruos que no pueden pensar racionalmente obtengan la libertad?"

"Se derramará sangre."

"Correcto. Todo sería caótico."

Anastasia se adentró aún más. En ese sitio, armas y armaduras aún más fuertes exudaban Resentimiento.

"No quería mirar esto. Así que lo mantuve todo aquí."

Huu-

El humo blanco se esparció alrededor de ellos otra vez. El humo se convirtió de color gris oscuro cuando se combinó con el Resentimiento.

"Pero estas cosas siempre están tratando de escapar, por lo que hay límites para mantenerlas encerradas.  Por eso es que tienen que atarse. Y el centro de eso es..."

Ella hizo una pausa. El subterráneo no era tan grande como Yeon-woo pensaba.

"Es eso."

Podía observar un orbe negro en la pared. Brillaba como una estrella.

Adamantio Estrella Nueva. Yeon-woo la observó con la mirada perdida debido a la poderosa aura que emanaba.

"El Adamantio Estrella Nueva es el pilar de este almacén de armas. ¿Darte eso a ti? Tonterías. Entonces todo en este lugar se descontrolará. Le he hecho muchas cosas, así que querrán que pague por ello primero."

Tenía una sonrisa amarga.

"No me dirás que te lo dé ahora, ¿Verdad? Esa es básicamente mi vida. Ahora que lo sabes, vete a la mierda."

***

"Anastasia no es una persona justa y amable, es decir, una zorra. Pero la razón por la que se llevó los artefactos es por algo que ocurrió hace mucho tiempo. En ese entonces, ella estaba muy desesperada y apenada..."

Después de haber sido expulsado por Anastasia, Freesia detuvo a Yeon-woo y agregó una explicación sobre el por qué Anastasia no podía entregar el Adamantio Estrella Nueva.

"Lo que pasó en ese entonces..."

"Como no es parte de nuestro trato, no puedo decírtelo. Sólo te lo he dicho eso porque espero que la entiendas."

Yeon-woo asintió. Todas las personas tienen sus historias de fondo. Por supuesto que un Zorro de Nueve Colas que ha vivido sólo mil años tendría una. Probablemente sería difícil de entender para una persona normal.

"Por supuesto, no es que ella no esté ganando nada con ello. Los artefactos en sí mismos son monstruos de alto nivel, por lo que pueden servir como herramientas para extraer energía monstruosa. Pero si tratas de tomar el Adamantio Estrella Nueva..."

"Las cosas se volverán peligrosas."

"Correcto."

"Haa."

Los pensamientos de Yeon-woo estaban enredados. Incluso si quería tomar el Adamantio Estrella Nueva, con esto, no había manera de hacerlo.

Y no era como si hubiera alguien más en la Torre que la tuviera.

Si lo hubiera, Freesia lo habría mencionado hace tiempo.

'Supongo que tengo que hacerlo por mi cuenta'.

¿Cuánto tiempo y recursos se necesitarían? Con el Tártaro a punto de colapsar en cualquier momento, el tiempo resultaba esencial. Incluso si los dos Cíclopes ayudaban, ¿Podría hacerlo en poco tiempo?

'Necesito pedir ayuda a Henova, Brahm, y al Anciano Principal... incluso a Victoria.'

Si todos trabajaran juntos como cuando hicieron la Piedra Filosofal, ¿No podrían conseguir resultados con más rapidez?

Yeon-woo comenzó a pensar en cómo terminar el proceso lo antes posible.

'Pero, ¿Por qué no sale Victoria?'

Victoria dijo que se reunirían afuera, pero no aparecía.

Justo entonces, un portal se abrió frente a Yeon-woo. Se volteó, pensando que se trataba de Victoria, pero Anastasia apareció con la cara enfurecida.

¡Kwang!

Anastasia de repente agarró el cuello de Yeon-woo y lo tiró al suelo. Yeon-woo no tuvo tiempo de resistirse.

Detrás de Anastasia, sus nueve colas se encendieron.

Mientras la atmósfera cambiaba, una poderosa presión presionó el pecho de Yeon-woo.

"¿Dónde la escondiste?"

"¡Anastasia!"

"Cállate, loba. ¡Estoy hablando con este bastardo ahora mismo!"

Anastasia le gritó a Freesia que no interfiriera y miró a Yeon-woo.

"Dime... ¿Dónde la escondiste?"

"¿Qué? ¡.....!"

"No finjas que no lo sabes."

Los ojos de Anastasia brillaban malvadamente.

"Estoy hablando de Victoria. Ella desapareció con el Adamantio Estrella Nueva. Si no fuiste tú, ¿Quién lo hizo?"

Yeon-woo se quedó en blanco, como si le hubieran dado un golpe en la cabeza con un martillo.

'¿Desapareció? ¿Victoria?'

¿Por qué? Ese pensamiento fue lo primero que se le ocurrió. Justo ahora, ella se alegró de verlo y actuó como si quisiera decirle algo.

"¡Contéstame!"

[¡Contéstame!]

Sin embargo, su contemplación se interrumpió rápidamente. El Zorro de Nueve Colas que se superponía con Anastasia estaba gruñendo. Actuaba como si se lo tragaría si no le respondía.

Yeon-woo de repente se sintió molesto. Estaba frustrado por no poder obtener el Adamantio Estrella Nueva, pero ahora, se sospechaba que lo había robado. Estaba exasperadamente irritado.

Con la sensación de que le dolía el pecho, algo surgió. Era una parte del Demonismo que estaba controlada en su inconsciente.

"Dejar. Ir."

Se escuchó una voz baja, parecía la advertencia de una bestia. El aire alrededor de Yeon-woo cambió instantáneamente.

Anastasia frunció el ceño, dándose cuenta de que había algo extraño.

"¡Tú...!"

[¡Tú...!]

"Dije que lo dejes ir."

Yeon-woo agarró el brazo de Anastasia y comenzó a quitárselo del cuello. Entonces, la monstruosa energía del Zorro de Nueve Colas y el maná del Demonismo chocaron, sacudiendo la atmósfera de arriba a abajo.

Era diferente de la pelea en el distrito de entretenimiento. Si tenía tanto poder, ¿Por qué había perdido de esa manera?

Los ojos de Anastasia se llenaron de intención asesina. Un simple humano se atrevía a resistirse a ella. Le parecía desagradable.

Además, no le gustó cómo la sombra detrás de Yeon-woo comenzó a temblar con locura. Los Monstruos Excéntrico, los Nobles de la Muerte, e incluso el Lich. Todos estaban molestos.

Pensando que sería mejor hacerlo pedazos, levantó los dedos para arañarlo, y luego descendió su mano hacia Yeon-woo.

*Estremecerse*

Escalofríos recorrieron la espalda de Anastasia. Más allá de la máscara, había algo en los ojos de Yeon-woo.

Se trataba de un profundo y pegajoso abismo que la hacía sentir como si su alma estuviera siendo devorada. Estaría atrapada para siempre.

Y algo estaba encorvado adentro mirándola.

En el momento en que sus miradas coincidieron, Anastasia sintió miedo por primera vez en cientos de años.

Un gran ser que consideraba como presa a un Zorro de Nueve Colas milenario como ella.

[Deja de actuar. Sólo eres una mascota de Rhea. Ya basta de tus trucos bonitos.]

"¡......!"

[¡......!]

Anastasia se puso rígida por la voz que sonó en su cabeza.

Justo entonces, Yeon-woo movió su brazo a un lado y se puso de pie.

"No pierdas tu tiempo. La desaparición de Victoria no tiene ninguna relación conmigo."

Habló con un tono completamente diferente al de la voz que acababa de escuchar.

Anastasia miró a Yeon-woo con una mirada vacía. Yeon-woo entrecerró los ojos.

Ella era la que debería estarlo mirando de esa manera. Yeon-woo no tenía ni idea de lo que había sucedido. ¿Cómo podría no saberlo?

Anastasia sacudió la cabeza. Lo que vio en los ojos de Yeon-woo, era peligroso. Además, 'eso' le había dicho que era la mascota de Rhea.

Ese era un secreto que no le había contado a nadie, ni siquiera a Freesia. Significaba que 'eso' la había reconocido.

Anastasia decidió retroceder. Se puso de pie y se acomodó la ropa.

"¿Realmente no sabes nada de eso?"

Victoria era una discípula especial para ella, así que tenía que comprobarlo una vez más.

Yeon-woo negó con la cabeza. Anastasia frunció el ceño.

"Entonces..."

¿Hacia dónde había ido su mala discípula? Una sombra se cernió en su cara molesta.

***

"Actualmente, la sala de artefactos está en ese estado."

Yeon-woo siguió a Anastasia a su residencia.

El jardín se veía muy diferente. Una niebla oscura cubría la mitad del jardín y el edificio. Encima de ella, un humo negro se elevaba.

La barrera alrededor del jardín mantenía el humo negro dentro, pero nadie sabía cuándo se rompería.

No, múltiples monstruos ya estaban luchando dentro del humo negro.

El Resentimiento se filtraba resultado de la desaparición del Adamantio Estrella Nueva.

[Algunos de ellos parecen bastante fuertes. No se quedan atrás para mí. Incluso hay algunos que son más fuertes.]

Como lo que dijo Shanon, no podía despreciar el Resentimiento.

"No será difícil atarlos. Puedo mantenerlos en la barrera. Pero entonces, no tendré ninguna libertad. Se podrían escapar uno o dos de ellos por error."

Anastasia se puso la pipa en la boca. Debió haberla mordido tan fuerte que las marcas de sus dientes quedaron en ella.

"Por eso, si hay algo que recuerdes, házmelo saber. Victoria no está bien todavía. Si ella tiene el Adamantio Estrella Nueva en ese estado...es peligroso."

Su voz estaba llena de preocupación por su discípula, a diferencia de su comportamiento habitual.

Sin embargo, Yeon-woo no tenía ninguna pista acerca de dónde había ido Victoria.

Justo entonces, de repente recordó algo que Victoria había dicho.

|Hablemos más tarde. Tengo algo que preguntarte.|

Entonces, ella había añadido algo.

|Recibiste una carta, ¿Verdad?|

En ese momento, no había podido responder, pero ¿Y si había un secreto relacionado con eso?

"¿Victoria recibió una carta?"

"¿Una carta?"

Anastasia miró a Yeon-woo como si le hubiera dicho algo ridículo. Yeon-woo asumió que Victoria no había recibido nada, pero...

"El hijo de León de Hierro le envió una carta a Victoria."

"¿Sigue vivo?"

Anastasia sabía sobre la culpa que Victoria sentía por lo de Kahn y frunció el ceño.

"¿Puedo mirar esa carta también?"

Yeon-woo le dio su carta a Anastasia.

Mordiendo su pipa, ella la examinó.

"El contenido es normal. No parece haber ningún hechizo o encantamiento en ella."

Freesia arrojó un fino polvo de oro sobre la carta. Se trataba de un método que usaba para descubrir cualquier fenómeno extraño en la carta, pero no hubo ninguna reacción. Ella sacudió la cabeza.

"Es sólo una carta normal."

"Así que supongo que no se fue después de leer la carta. Si se marchó para encontrarse con el hijo del León de Hierro, no hay razón para que se lleve el Adamantio Estrella Nueva."

Ella se había ido con el Adamantio Estrella Nueva sin decirle a su maestra porque algo urgente había surgido.

Abrió sus Ojos Dracónicos cuando Anastasia le devolvió la carta. No había manera de que encontrara algo que Anastasia y Freesia no pudieran.

Sin embargo.

'Debe haber algo. Definitivamente'.

Yeon-woo pensó que había un secreto en la carta. Si no lo hubiera, Victoria no habría desaparecido de esa manera.

'¿Quizás?'

Yeon-woo encendió su Fuego Sagrado y quemó la carta.

"¿Qué estás haciendo?"

Anastasia gritó sorprendida, pero las cenizas de la carta quemada se agitaron y cayeron al suelo. Estaban escribiendo algo.

『Ayúdame.』

Eso fue suficiente.

"¡Olryeong!"

Ella agitó la pipa en su mano. El humo se esparció y aterrizó en las cenizas negras.

Todo tipo de información entró en su cabeza. Incluyendo dónde estaba.

"Síganme."

Un Zorro de Nueve Colas apareció donde ella había estado. Sus ojos rojos de monstruo parpadeaban.

El Zorro de Nueve Colas comenzó a correr, sin siquiera mirar hacia atrás, hacia Yeon-woo o a Freesia.

"¡Lobo Blanco!"

Freesia convocó rápidamente al Lobo Blanco y Yeon-woo desplegó sus alas de fuego.

***

El Zorro de Nueve Colas era extremadamente rápido, a pesar de su tamaño. Era como mirar a Shukuchi, una de las tres habilidades de AllForOne.

La gente normal no habría sido capaz de seguirlo.

El Lobo Blanco estaba justo detrás. En algún momento, Yeon-woo se subió a su espalda, como Freesia.

"¿Cómo lo descubriste?"

Ella se refería a la información oculta en la carta.

¿Cómo había sido capaz Yeon-woo de encontrar algo que ni ella, ni Anastasia habían visto?

"Es un Arte."

"Un Arte, ¿Estás refiriéndote a los ancestr...?"

Freesia parecía querer saber cómo lo sabía Yeon-woo, pero se detuvo y no preguntó más.

Por otra parte, los ojos de Yeon-woo eran sombríos.

'¿Qué pasó?'

¿Ayuda?

La carta tenía un contenido falso, para que Kahn pudiera enviarla sin que sospecharan.

Entonces, ¿Por qué estaba pidiendo ayuda?

'¿El Ejército del Demonio?'

Eso era lo que se le ocurría.

O...

'¿Es algo relacionado con Doyle...?'

Podría estar relacionado con Doyle, de quien no había podido encontrar nada.

O ambas cosas.

Se volteó hacia Freesia.

"Freesia, ¿Desde dónde fue enviada la carta?"

Sacudió la cabeza.

"No puedo decírtelo."

"El precio..."

"Incluso si quieres pagar, no hay nada que se pueda hacer. Lo que sea que ofrezcas, no podrás pagar el precio."

Freesia se mostró muy firme. No había nada que pudiera decir. Significaba que a diferencia de cuando reveló la identidad de Anastasia, quien estaba detrás esta vez no se podía comparar.

Sin embargo, Yeon-woo pensaba que había un mensaje implícito en lo que Freesia estaba diciendo.

"Entonces cambiaré la información. Sí o no. Por favor, sólo dime cuál."

Freesia no dijo nada.

"¿Es el Ejército del Demonio?"

"No puedo decírtelo."

"¿Se está quedando Kahn con ellos?"

"No puedo decírtelo."

"¿También Por La Mesa está haciendo tratos con el Ejército del Demonio?"

"No puedo decírtelo."

"Gracias."

Yeon-woo estaba seguro.

'Es el Ejército del Demonio'.

Si no, ella lo habría negado. Ella podría fácilmente decir eso dentro de las condiciones del trato.

Lo que no sabía era por qué el Ejército del Demonio estaba involucrado en esto.

Nada de lo que hacían era predecible. Tampoco había algo en común respecto a los asuntos en los que interferían.

Ni siquiera trataron de vengarse después de haber sido humillados.

Pero habían aparecido de repente en algo inimaginable. No sabía lo que estaban planeando.

Sin embargo, estaba seguro de una cosa.

Kahn era amigo de Yeon-woo.

No podía ignorar el hecho de que estaba en peligro.

Incluso si la creación de Kynee se retrasaba.

Corrieron por un tiempo. Algunas barreras parecían bloquearlos, pero fueron fácilmente aplastadas por los encantos del Zorro de Nueve Colas.

¡Tak!

El Zorro de Nueve Colas se detuvo de repente. Estaba mirando al centro de una montaña.

Yeon-woo y Freesia también miraron en esa dirección.

Había un pequeño santuario muy lejos en la montaña. Resultaba difícil visualizarlo, y no parecía haber muchos visitantes.

El Zorro de Nueve Colas y el Lobo Blanco avanzaron un poco más para entrar en el santuario.

Había siete estatuas de piedra desde la entrada.

Todas eran más grandes que el Zorro de Nueve Colas o el Lobo Blanco. Su tamaño no concordaban con el pequeño santuario.

Estatuas de dragón, león, entre otros... estaba parados sobre sus dos piernas, y dos monos de diferentes formas se miraban.

En el extremo izquierdo, la estatua de piedra más grande los miraba, y se hizo evidente para quién era el santuario.

'¿Podría ser?'

Yeon-woo levantó su cabeza frente a la estatua del toro, sintiéndose ansioso.

También había un gran estatus de mono. Parecía un visitante del templo, un amigo de las otras estatuas, o como si estuviera desafiando a la estatua rey, el toro.

La apariencia de la estatua le resultaba familiar. Se parecía a lo que vio en el palacio del Rey Mono. ¡Se trataba del Rey Mono!

Yeon-woo se dio cuenta de lo que significaban las otras estatuas.

Los dos monos eran el Rey Yun y el Rey Mono.

La estatua de arriba era la más antigua de todas las estatuas, el Rey del Demonio Toro.

Siete Caballeros.

También llamados los Siete Demonios Reyes, eran siete seres sagrados que habían creado el caos con el Rey Mono.

Yeon-woo estaba parada en medio del santuario, no, el templo, de los seres de la Secta Jie y la Secta Chan que hasta los dioses temían.

Además...

Urrrng, urng-

Las piezas del Ruyi Bang en el pecho de Yeon-woo comenzaron a temblar.

Urrrrng-