Reciente

lunes, 2 de noviembre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 324

Capítulo Patrocinado por Pedro Galindo,  ¡Muchas Gracias!

Capítulo 324. Carta de Amistad (9)


Victoria entrecerró los ojos, sosteniendo una carta en sus manos.

『¿Te va bien, abuelita... Quiero decir, mi adorable dama?『

La carta comenzó de forma juguetona. En las Cinco Montañas de la Penitencia, ella había odiado estas bromas, pero ahora, lo echaba de menos. Era una carta que Kahn había enviado a través de 'Por La Mesa'.

Durante el último año, había sufrido de depresión pensando en Rebecca y Kahn, que se habían sacrificado por ella.

Sin embargo, con la ayuda de su maestra, apenas pudo recuperarse para volver a su vida normal. Pero entonces la carta de Kahn había llegado.

Al principio, ella estaba contenta. Kahn decía que iba bien y que se preparaba para volver a subir a los pisos.

Pero cuanto más la leía, más sentía que algo no marchaba bien. La carta definitivamente provenía de Kahn. Sin embargo, había algo extraño.

No podía expresarlo con palabras. Era como...

'Si se estuviera diciendo adiós...'

En la carta, sonaba como si se estuviera despidiendo de ella. Cuando ella miró la carta otra vez, no había nada sobre que se reuniría con ella cuando tuviera tiempo.

Victoria tocó los bordes del papel, pensando que algo se escondería en ellos. No podía sentir nada. Incluso cuando usó magia, no hubo ninguna reacción.

'¿O tal vez...?'

Ella creó una esfera de fuego en sus manos y comenzó a quemar la carta. Mientras las cenizas negras volaban, lo que sucedió fue...

Los ojos de Victoria se agrandaron. Sus pestañas se agitaron por la conmoción.

En ese momento.

Anastasia debía estar acercándose, porque Victoria podía sentir las longitudes de onda mágicas en el espacio.

Victoria rápidamente agitó su mano para deshacerse de las cenizas y abrió la puerta. La brillante sonrisa de su rostro había vuelto.

"¡Maestra, ha venido a...!"

Sin embargo, Victoria no pudo terminar. Había visitantes siguiendo a Anastasia. No se trataba de los hermosos niños que normalmente la acompañaban. En cambio, eran rostros que Victoria conocía bien. Aunque técnicamente, ella no conocía sus caras debido a sus máscaras.

Uno de ellos era Freesia.

Y el otro...

"¡Cain!"

Victoria corrió hacia Yeon-woo y lo abrazó.

"¿Has estado bien?"

"¡Sí...!"

"Es un alivio que te veas más cómoda ahora."

Yeon-woo abrazó a Victoria y le dio una suave palmada en la espalda.

Victoria estalló en lágrimas. Sentía pena por haber rechazado a Yeon-woo la última vez que vino.

Aunque le dio sus estudios, quería buscarlo y disculparse por sus acciones de ese día, porque seguían siendo una carga pesada en su mente.

Sin embargo, Yeon-woo había venido en persona, por lo que ella estaba agradecida y arrepentida.

"Chica mala. ¿No te das cuenta que tu maestra está herida? Te vuelves loca por los chicos."

Victoria reprimió el impulso de decir que no era algo que Anastasia debería decir y se giró para mirarla.

Tardíamente se dio cuenta de que la túnica que a su maestra le gustaba usar estaba quemada y desgarrada, se podía observar parte de su cuerpo desnudo.

"¿Pasó algo?"

"Te diste cuenta tan rápido. ¿Qué estás haciendo? Trae una nueva de mi habitación. Y una pipa con algo de tabaco. Llévala a la habitación de invitados."

"Sí, señora."

Victoria se inclinó ligeramente y le habló a Yeon-woo.

"Hablemos más tarde. Tengo algo que preguntarte."

¿Algo que preguntarle? Yeon-woo puso una cara de duda, pero sólo asintió con la cabeza.

"Está bien."

"¿Qué estás haciendo? ¡Deja de perder el tiempo!"

"¡Sí, señora!"

Viendo a Victoria correr rápidamente a otra habitación, Anastasia resopló. Parecía estar disgustada con la llegada de Freesia y Yeon-woo.

"Ustedes dos síganme también."

***

Después de la aparición de Freesia, Anastasia llevó a Yeon-woo y a Freesia a su residencia.

Su residencia tenía una arquitectura diferente a la común de la Torre.

La mayoría de los edificios se construían altos como castillos, pero en este lugar, había un grupo de varios edificios. Era como una mansión.

Anastasia se puso la túnica que Victoria trajo y cruzó las piernas al sentarse en la cabecera de la mesa.

Sus delgadas curvas casi se revelaron, pero no parecía importarle.

Por supuesto, Yeon-woo no miraba su cuerpo. Había té humeante sobre la mesa, pero tampoco lo tocó.

"No me agrada."

Justo entonces, Anastasia habló de repente. Yeon-woo la miró con dudas.

"No me agrada esa mirada tuya."

"¿......?"

"¿Funciona bien la cosa en la parte inferior de tu cuerpo?"

Yeon-woo se dio cuenta de lo que Anastasia estaba queriendo decir y resopló.

"No eres mi tipo."

"¿Tu tipo? ¡Todos los hombres...!"

"Eres bastante arrogante."

Las cejas de Anastasia se levantaron, y Freesia chasqueó su lengua.

"¿Por qué no dejamos de hablar de cosas extrañas?"

"Los dos son tan molestos."

Anastasia frunció el ceño y se puso la pipa en la boca. Cuando exhaló, el humo blanco llenó la habitación.

Freesia se giró para hablar con Yeon-woo.

"Incluso si actúa de esa manera, te explicaré las cosas correctamente, así que no te preocupes."

"Gracias por tu ayuda."

"No es nada. Recibí algo a cambio, y como conozco bien a Anastasia, pensé que sería mejor para mí venir e interpretar lo que ella dice para ti."

Parecía más bien que estaba tratando de terminar el trato con Yeon-woo y apaciguar a Anastasia, pero sin importar su propósito, era cierto que Yeon-woo había recibido la ayuda de Freesia, por lo que estaba agradecido.

"Pero Freesia."

"¿Sí?"

"Parece que conoces a Anastasia desde hace mucho tiempo."

"Nos vimos cuando éramos más jóvenes."

Según lo que dijo Némesis, Anastasia era una Zorro de Nueve Colas de mil años. Pero si Freesia la conocía bien

'¿Freesia también tendría...?'

"¿No sería descortés preguntarle más a una mujer?"

Freesia habló con una risa intermitente. Tenía una máscara de madera, por lo que resultaba difícil imaginar lo que estaba pensando, pero Yeon-woo sentía escalofríos en su espalda cuando la miraba a los ojos.

¡Tak!

En ese momento, Anastasia bajó su pipa y cambió de tema.

"Basta de charla. Como dije, no puedo darte eso, no importa lo que me des. Si quieres tomarlo, tienes que hacerlo sobre mi cadáver."

Anastasia miró fijamente a Yeon-woo. Parecía que el Fuego de Zorro se estaba encendiendo en sus colas de nuevo.

"Me gustaría saber la razón del porqué."

"No sé por qué tienes que saber la razón cuando la propietaria dice que no quiere venderlo... pero está bien. Ya que eres tan curioso, te lo mostraré."

Anastasia se levantó y movió un biombo hacia un lado. Se reveló una simple pared blanca. Pero cuando ella puso su mano sobre ella, la pared comenzó a abrirse.

<< Nota: Biombo - es como una especie de separador plegable. Su función es parecida a la de una cortina. >>

Había un tramo de escaleras que conducían al subterráneo.

"Síganme."

Anastasia no escuchó la respuesta de Yeon-woo y Freesia, así que bajó primero.

Había varias grandes puertas de hierro en el camino, y Anastasia usó su monstruosa energía en cada una para abrirlas.

Había equipos mágicos y trampas que Victoria había colocado. Incluso también algunos monstruos y criaturas durmiendo.

Si un invasor entraba, probablemente atacarían. Había muchos de ellos.

'Si hubiera luchado con estos...habría sido muy peligroso'.

Yeon-woo pensó que podría haber sido un tonto al luchar contra ella.

Los monstruos de este lugar probablemente eran parte de Anastasia, y si ella recuperaba su poder, no podía imaginar lo poderosa que sería.

La Reina del Verano apareció en su cabeza. Si ambas pelearan, probablemente sería un combate parejo.

Anastasia se escondía incluso con su poder. ¿Qué objetivo tenía?

"Esto es lo real. No te dejes llevar. Te mataré sin dudarlo entonces."

Ella le advirtió a Yeon-woo fríamente y abrió la última puerta.

La energía demoníaca se dirigió hacia donde estaban. Yeon-woo apretó los dientes. Sus almas bloquearon la energía mientras la Desesperación y la Pena del Rey Negro temblaban.

"Bastante bien."

Anastasia juzgó a Yeon-woo con la pipa en su boca. Había visto todo tipo de habilidades a lo largo de su vida, pero la habilidad de Yeon-woo para manejar las almas parecía interesante.

Sin embargo, Yeon-woo no la estaba mirando.

"¿Qué es esto...?"