Reciente

miércoles, 25 de noviembre de 2020

No Quiero Ser Amada - Capítulo 138

Capítulo 138. Para Cumplir Con Sus Expectativas


"Hay muchas áreas con maravillosos paisajes para mirar alrededor de los terrenos de caza. Estoy seguro de que te encantará, Rihannan. Cuando termine la competición, ¿Qué te parece pasar un día relajado juntos? Sólo nosotros dos."

La miraba con ojos llenos de expectación y alegre entusiasmo.

Rihannan mantuvo su boca cerrada. Ella encontró muy difícil rechazarlo y no había justificación para hacerlo. Además, Igor se veía alegre en este momento.

Rihannan sonrió y asintió. "Eso suena bien. Hace tiempo que no paso tiempo al aire libre. Hagámoslo."

Igor sonrió brillantemente y sacó el pecho con orgullo.

"Eso es genial. Tendremos un área privada para nosotros y me aseguraré de tener dulces delicias. No estoy muy seguro de cómo me posiciono entre los otros jugadores de Kiritte, pero estoy bastante confiado en mis habilidades de caza. Dado que tu apetito por la carne ha crecido bastante en estos días, estoy seguro de que podrás comer un ciervo entero, ¿Verdad?"

Igor bromeó y sonrió. Miró hacia abajo, observando la carne del tamaño de un puño que quedaba en el plato de su esposa.

Rihannan se rió y sacudió la cabeza. "Haré todo lo posible para asegurarme de cumplir con tus expectativas."

"Dios mío. No necesitas esforzarte para cumplir con mis expectativas. Ya lo has hecho. De hecho, me dejas atónito", dijo Igor, con voz cálida y tierna.

Cada día descubría nuevos lados de ella que amaba más y más. Sólo ella podía hacer palpitar caprichosamente su corazón. Y sus profundos ojos azules, cielos... Igor podía perderse en ellos. Ella lo miraba con esos ojos que él adoraba.

"......"

Rihannan lo miró, preguntándose qué quería decir. A veces decía esas palabras de la nada.

Igor sonrió juguetonamente y chupó el dedo de Rihannan que sostuvo todo el tiempo.

"¿Qué te parece si hacemos todos las tareas que hemos retrasado?"

El rostro de Rihannan se transformó rápidamente de color rosado y miró al hombre que declaró palabras lascivas en la brillante mañana.

Cuando tuvieron una gran pelea hace un mes y se reconciliaron después con amor apasionado, ella se dio cuenta de que existían muchas maneras diferentes para que un hombre y una mujer se unieran...

Había posiciones que ella no conocía y pensar en ello la avergonzaba mucho.

Afortunadamente, Igor no la presionó cada vez que se negaba.

A menudo deseaba que su esposa lo montara o que se bañaran juntos, pero la idea la ponía nerviosa y ella sacudía la cabeza vigorosamente. No tenía más remedio que acatar sus deseos y dejar tranquilamente de lado su sugerencia.

Sin embargo, cada vez que ella se negaba, Igor sonreía juguetonamente y decía que esto se convertiría en su tarea de manera astuta.

Rihannan giró la cabeza y estudió las expresiones de las sirvientas que estaban en espera. No parecían encontrar nada particularmente extraño en sus palabras. Agradecida, dio un suspiro de alivio.

Aunque comparado con el significado de sus palabras, en el exterior Igor parecía benigno.

"No creo que ese sea el tipo de palabras que deberías decir mientras comemos. Por favor, mantenga su dignidad, Su Majestad", dijo con la voz más calmada que pudo reunir, mientras se las arreglaba para lanzar palabras de culpabilidad.

Igor soltó un fuerte resoplido.

"¿Dignidad, dices? Si supieras lo que pasa por mi cabeza, no dudo que te-"

Rihannan lo miró con desagrado y pisó sus pies bajo la mesa, haciendo que se callara.

Entonces, Basil abrió bruscamente la puerta y caminó de la forma más burda posible.

"¡Su Majestad, mi Reina, algo increíble acaba de llegar y lo he traído para usted!"

Puso la canasta que había estado sosteniendo en la mesa para que la Reina Diosa la viera.

La cesta hecha con tejidos de madera estaba llena de múltiples frutas de color verde.  La fruta se llamaba Nori. Era una fruta de temporada y sólo crecía en esta época del año en el suelo de Arundell. Incluso entonces, la fruta sólo crecía en las áreas más cálidas del sur. Su producción era drásticamente baja, por lo que resultaba bastante difícil encontrarlas en número.

"¡Ha pasado mucho tiempo desde que vi esto!"

Rihannan miró la cesta con genuina emoción. Durante los últimos seis años, el tiempo que pasó en Chrichton, nunca tuvo la oportunidad de comer su fruta favorita.

Basil sonrió ampliamente y se rió. "¡Sabía que te gustaría! Sé que es bastante raro encontrar esto en Chrichton también. ¿Debería quitarle la superficie para ti?"

Sin esperar una respuesta, Basil apartó toscamente a Igor y se interpuso entre ellos intencionadamente cuando comenzó a quitarle la superficie a la fruta.

Igor miró atónito la inesperada acción de Basil.

"Debiste quitarle la superficie antes de traerla aquí. ¿Por qué tenías que traerlas sin pelar?"

"Bueno, es porque cierta reina ama esta fruta en particular y cierto rey me regañó para que la trajera al palacio lo antes posible. Por eso."

Rihannan miró a Igor escuchando las palabras de Basil.

Igor rápidamente apartó su cara sonrojada, pero no sirvió de nada. Rihannan se rió ligeramente.