Reciente

lunes, 30 de noviembre de 2020

La Segunda Venida de Gula - Capítulo 509

Capítulo 509.

Historia Secundaria 20. Historias de las Futuras Esposas


Seol Jihu miró hacia atrás, sorprendido. Se giró tan repentinamente que incluso Seo Yuhui se alarmó.

"Ah... Yuhui."

"...¿Cariño? ¿Qué sucede? Estás actuando un poco extraño... No parece que tengas fiebre..."

Seo Yuhui puso una mano en la frente de Seol Jihu antes de mirarlo abruptamente.

"Dime la verdad. ¿Conseguiste otra mujer?"

"¡No! ¡Por supuesto que no!"

Seol Jihu se sobresaltó y agitó sus manos en negación. Seo Yuhui se rió.

"Realmente estás actuando raro hoy. Incluso le dijiste a los niños que sus naengmyons estaban bien."

"Ah, eso es...."

Seol Jihu cerró la boca. No sabía qué decir.

Sinceramente, los dos platos estaban bien, pero vio algunas partes que se podían mejorar. Pero cuando pensó en cómo sus hijos cocinaban para él, no pudo evitar darles puntos extra.

"Entiendo que lo hiciste porque Jihui ha estado molestando a Sohu cada vez más recientemente, pero no te preocupes demasiado. Sabes que Sohu es bueno cuando se trata de fideos."

Así que el nombre de ese chico educado es Sohu. Seol Sohu.

Seol Jihu maldijo internamente a la persona que nombró a sus hijos con nombres tan evidentes.

"De todos modos, ¿No dijiste que tenías que ir a algún lugar hoy?"

"¿Hmm? ¿Lo hice?"

"Dijiste que había una reunión en ese lugar."

"¿Ese lugar?"

"Ya sabes, ese lugar. ¿No decidieron reunirse en su restaurante?"

Fue entonces cuando Seol Jihu se dio cuenta de que estaba hablando del Paraíso.

"Ah, aaaah. Tienes razón."

"Espera. Son un poco más de las nueve ahora mismo, así que en ese momento del mundo... Deberías poder llegar. Todavía queda algo de tiempo, pero está un poco apretado. ¿No deberías irte?"

"Claro, debería. Casi lo olvido."

Era mejor evitar hacer algo sospechoso. Seol Jihu siguió sus instintos y rebuscó en su bolsillo. Sin embargo, no pudo encontrar el papel.

Seo Yuhui miró fijamente al inquieto Seol Jihu. Después de observarlo de cerca, ella se rió y se marchó en silencio. Luego, trajo el papel que lo conectaba con el Paraíso.

"Aquí."

"...Gracias."

"Siempre lo dejas dentro de la caja fuerte. ¿Lo has olvidado?"

Seo Yuhui dijo con una sonrisa. Parecía estar bromeando.

Seol Jihu se rió.

"Nos vemos luego."

"Vuelve a casa tan pronto como termines, ¿De acuerdo? Seol-Ah, la Señorita Yun Seora, la Señorita Agnes, la Señorita Cinzia, la Señorita Flone, y otras... No vayas con las mujeres, ya sean familiares o desconocidas, ¿De acuerdo?"

Seo Yuhui dijo esto muy rápido, sus palabras claramente llenas de significado oculto.

Seol Jihu rasgó rápidamente el papel mientras veía a Seo Yuhui agitar su mano con una sonrisa. Sintió que necesitaba hacerlo.

Después de regresar al Paraíso, Seol Jihu dejó el templo. Aunque en la Tierra era de mañana, el sol se estaba ocultando en el Paraíso.

'Puedo decir que esta es Eva...'

No era muy difícil reconocer el lugar por algunos aspectos del pasado aún presentes, pero la ciudad había cambiado naturalmente con el paso del tiempo. Por supuesto, de una manera mejor y más floreciente.

A Seol Jihu le preocupaba que '¿Seol Jihu Ramen?' hubiera cambiado hasta el punto de no reconocerlo. Afortunadamente, el restaurante seguía en el mismo lugar, con el mismo aspecto de siempre, sin haber sufrido ninguna expansión o renovación.

El interior también estaba igual. Seol Jihu respiró un suspiro de alivio después de notar que nada había cambiado. Estaba aliviado ahora que estaba en un ambiente un poco más familiar.

"Estás aquí."

Una voz familiar sonó. Seol Jihu, que estaba mirando alrededor del restaurante, agrandó los ojos.

A menos que estuviera viendo cosas, la persona que estaba en la cocina con el uniforme de chef no era otra que Charlotte Aria.

"¿Charlotte Aria-nim?"

"¿Hmm? ¿Nim? ¿Por qué me llamas de esa manera de repente? Ha, ¿Es porque llegas tarde?"

Charlotte Aria sonrió tímidamente. Seol Jihu estaba a punto de preguntar, ¿Por qué está aquí, Su Majestad?, pero cambió de opinión en el último segundo.

"Ah, por cierto, ¿Cómo ha estado Eva recientemente?"

"¿Hm? ¿Por qué pregunta...? Resucitaste a los miembros de mi familia, y todo ha sido pacífico desde que Padre ha reclamado el trono."

Charlotte Aria se sonrojó mientras murmuraba.

"Es todo gracias a ti que puedo estar aquí. Como dije muchas veces antes, estoy bien. Soy más feliz estando a tu lado y recibiendo tu amor que siendo una reina."

Seol Jihu cerró los ojos. Por lo que parecía, también le había puesto las manos encima a Charlotte Aria.

"Hice todo lo que pude. Deberías poder empezar a cocinar de inmediato."

Los ojos de Charlotte Aria se iluminaron como si estuviera pidiendo un elogio. Seol Jihu miró alrededor de la cocina sin mucha expectativa y no pudo evitar estar sorprendido.

'Es perfecto'.

Como dijo Charlotte Aria, todo estaba listo. Ollas, utensilios de cocina y los ingredientes estaban colocados perfectamente con los movimientos del chef en mente. Un arreglo de este nivel seguramente habría tomado años de estudio y experiencia.

"Asombroso. Todo está perfectamente colocado."

Seol Jihu dio una evaluación honesta.

"Jeje, no es gran cosa."

Charlotte Aria sonrió alegremente antes de saltar al abrazo de Seol Jihu. Ella frotó su mejilla en su pecho y se rió alegremente.

Seol Jihu le dio una suaves palmadas en la cabeza. Exactamente en el mismo momento, la puerta del restaurante se abrió de repente.

Un anciano con la cara llena de arrugas entró con una cálida sonrisa. A pesar de su vejez, se veía animado y enérgico.

"Vaya, ¿Hemos venidodemasiado pronto?"

Los ojos de Seol Jihu se agrandaron lentamente.

"...¿El Maestro Jang?"

"Oh, no te preocupes por nosotros. Pueden seguir adelante. ¡Finge que no estamos aquí!"

Ian también apareció. Su cabello y barba estaban tan greñudos como siempre, también con su mirada juguetona.

"¡No! ¡Yo…!”

Charlotte Aria se puso roja y se escondió detrás de Seol Jihu. Los dos viejos se carcajearon fuertemente.

Pronto, más y más gente comenzó a llegar. Seol Jihu se preguntaba de qué iba esta reunión, pero parecía una reunión de amigos.

"Este lugar nunca cambia, eh. Ha pasado un tiempo desde que los vi a los dos."

Philip Muller entró.

"Ese es el encanto de este restaurante. ¡Te hace sentir realmente nostálgico!"

"¡Hey! ¡Ha pasado un tiempo!"

Dylan y Hugo también vinieron.

"Hola. Estoy aquí, Hyung."

Y también Yi Sungjin, que se había convertido en un hombre apuesto.

"Yo."

Vlad Halep también vino, luciendo tan amenazador y robusto como siempre.

El tranquilo restaurante rápidamente se volvió ruidoso mientras más y más gente se reunía. Una extraña emoción envolvió a Seol Jihu mientras cocinaba ramen para todos.

'Ya veo... El Señor Kazuki se casó con la Srta. Oh Rahee...'

Viendo a Kazuki y Oh Rahee sentados en la misma mesa, no pudo evitar sonreír. Ambos tenían rostros inexpresivos, pero la forma en que compartían su ramen parecía muy afectuosa.

'Parece que al señor Marcel Ghionea también le va bien...'

Marcel Ghionea estaba ocupado atendiendo a un niño que estaba comiendo ramen muy rápidamente. Le limpiaba la boca y las manos cuando el niño derramaba la sopa de ramen. Marika Larisa se sentó a su lado, mirando a los dos con una sonrisa.

Seol Jihu había escuchado que los dos se habían casado. Parecía que ahora tenían un hijo y vivían felices.

'De todos modos, ¿Quién es esa...?'

Había una persona con la que no estaba familiarizado. Tenía el cabello corto y se comportaba con elegancia.

'Espera, ¿Un kimono?'

Ahora que la miraba más de cerca, la había visto antes.

Justo en el momento en que Seol Jihu la reconoció, la mujer modestamente sentada se tragó la bebida en su mano y se levantó abruptamente.

Después de quitarse el kimono de la nada...

"¡Tiriri~ Tiririra~ Tirirarira~!"

Empezó a bailar.

'Parece que la Señorita Hoshino Urara es la misma de siempre...'

Seol Jihu terminó sonriendo.

"¡Jajajaja! ¡Hace tiempo que no veo ese baile!"

"¿No vas a mostrarnos el baile del Ave Libre?"

"No, eso es un poco... De todos modos, parece que el dueño de nuestro restaurante está muy tranquilo hoy."

"¡De acuerdo! ¿Por qué no estás hablando? ¿No es momento de que digas, nada de quitarse la ropa en el restaurante?"

Hugo gritó y luego miró alrededor de la cocina.

"Hm~ Lo sorprendí mirando fijamente a Kazuki y Marcel Ghionea en este momento..."

Sonrió, mirando al aturdido Seol Jihu.

"Lo entiendo. Tiene la comezón del séptimo año. ¿Verdad, Seol?"

« Comezón del séptimo año - Es cuando se incrementan las ganas de tener una aventura con otra persona. Puedes ser por aburrimiento o diversas causas.  »

"¿......?"

"¡No finjas que no lo entiendes! Te lo dije, tener muchas no es necesariamente algo bueno."

"No es su culpa. El destino funciona de manera cruel a veces. No es que Seol Jihu no lo intentara."

Philip Muller habló tranquilamente mientras vertía vino en su copa.

"Oh, ya lo sé. Sinceramente, me reía mucho en ese entonces. Hacía todo lo que podía para evitar encontrarlas, pero de alguna manera siempre lo hacía e incluso terminaba el acto."

Hugo se levantó de su asiento y levantó su copa de vino en alto. A continuación, comenzó a cantar.

"¡Oh~! ¡La gran leyenda del Paraíso, Seol Jihu! Aunque exterminó a la Reina Parásito y salvó el Paraíso, ¡No pudo cambiar su propio destino!"

Una enorme risa estalló. Satisfecho con su broma, Hugo también se rió.

Lo importante era que las esquinas de sus ojos se ponían rojos al mismo tiempo. Por cierto, Hugo estandp siendo soltero.

"¡No~ No~!  ¡Mi esposo no ha hecho nada malo! ¡No se burlen de él!"

Charlotte Aria corrió por el restaurante, agitando sus brazos a izquierda y derecha.

Seol Jihu sonrió amargamente mientras tanto.

***

La reunión continuó durante mucho tiempo. Como el grupo no se había reunido de esta manera desde hace bastante tiempo, no fue hasta la noche que la gente comenzó a salir uno por uno.

Aunque Seol Jihu terminó pasando mucho tiempo aquí, no estaba muy preocupado porque Gula le había dado seis horas. Además, la proporción del flujo de tiempo entre el Paraíso y la Tierra era de tres a uno.

Por supuesto, eso no significaba que pudiera actuar descuidadamente.

'¿Qué hago ahora?'

No, no debería intentar hacer nada. El Negro Seol Jihu le había dicho que viera y experimentara el futuro, para que usara lo que sentía como guía para sus próximas acciones.

'¿Había algo útil?'

Seol Jihu organizó la información que recolectó durante la reunión.

Esto incluía el nacimiento de una nueva Deidad Principal en el Paraíso y el renacimiento de las Siete Virtudes, lo que permitió la creación de un nuevo sistema de clases.

Pero esta información no era relevante para la situación, puesto que no tenía la necesidad o el deseo de cambiarla.

En cualquier caso, era cierto que volver de esta manera no era fructífero.

'...Supongo que debería intentarlo'.

Después de reflexionar durante algún tiempo, Seol Jihu decidió actuar con un poco de audacia. Revelar su situación a alguien en quien pudiera confiar y buscar consejo.

Y así, Seol Jihu acudió al edificio de Valhalla. El edificio parecía una especie de palacio pero no resultó difícil de encontrar puesto que seguía en el mismo lugar.

"¿Eh?"

Kim Hannah, que estaba sentada en el escritorio de la oficina, miró fijamente a Seol Jihu.

Seol Jihu también se sorprendió. Ahora, parecía que estaba mirando a una zorra de nueve colas, no sólo a una zorra normal.

"¿Qué pasa? Pensé que vendrías por la mañana. Llegas más temprano de lo que pensaba."

¿Pensó que vendría? Seol Jihu inclinó su cabeza y habló.

"Hey, sólo entre nosotros, vine antes porque quería verte."

Pensó que había respondido bien.

"...¿Quién eres? ¿El doppelgänger de Seol Jihu?"

« Doppelgänger  - hace referencua al doble de una persona. En algunos casos, a un doble opuesto.  »

Sin embargo, para su sorpresa, Kim Hannah inmediatamente le dio una mirada sospechosa.

'¿Qué clase de persona soy en este período de tiempo?'

Ya que había venido para confesarlo, Seol Jihu levantó la bandera blanca y comenzó a hablar. Empezando por revelar su identidad, explicó la razón por la que vino al futuro.

"...Así que..."

Kim Hannah parecía medio convencida, pero también medio en duda.

"¿Eres Seol Jihu del pasado?"

Esto sonaba como otra de las bromas de Seol Jihu, pero su cara y su voz le indicaban que era real.

"Qué tontería estás... No, no puedes ser tan bueno en la actuación. Entonces, ¿De qué punto en el tiempo vienes?"

"Uh..."

"Sólo dime. Hemos hablado de ello entre nosotros sin que lo sepas de todas formas."

"Justo después de hacerlo con la Señorita Phi Sora..."

"Oh, entonces es hace mucho, mucho tiempo. De hecho, más de diez años. Fue incluso antes de que lo hiciéramos por primera vez en esta oficina."

"¿Tú y yo lo hicimos...? ¿Aquí?"

"Sí. Estabas actuando demasiado arrogante. Bueno, reconozco que te engañé un poco."

Kim Hannah murmuró mientras observaba cuidadosamente a Seol Jihu.

Parecía que aún no podía creerle completamente, pero su capacidad le decía que Seol Jihu estaba siendo sincero. Al final, no tuvo otra opción que admitirlo.

"Haa.... Bastardo.... Trabajé tan duro para poner esa cortina de humo, llegando a decir que no puedo volver a casa esta noche, ¿Y lo evitas así...?"

Kim Hannah murmuró mientras apretaba los dientes.

Seol Jihu inclinó su cabeza. '¿Quién evitó qué?'

"Ya que se ha convertido en esto, ¿Por qué no lo hago con este tipo? Él también es Seol Jihu, ¿Verdad? No es como si estuviera haciendo trampa."

Seol Jihu estaba un poco desconcertado. Sintió que escuchó algo peligroso hace un momento.

"No puedo creerlo. Reduzco tu tiempo de trabajo de 24 días a 8 días al mes, para que no te canses, ¿Y esto es lo que haces?... No, no debería."

Después de murmurar un montón de cosas que no podía entender, Kim Hannah sacudió la cabeza. Luego, miró fijamente a Seol Jihu.

"Entonces, ¿Qué quieres que haga?"

"......"

"Digamos que está vez no estás bromeando. ¿No deberías volver a la Tierra rápidamente? No parece que te quede mucho tiempo."

"Sí, pero..."

"¿Por qué estás dudando? Deberías haberte dado cuenta de que no hay nada malo en el futuro."

"Sí."

"Entonces vuelve a casa e intenta sacar el tema. Si tuviera que adivinar, la Señorita Seo Yuhui y la Señorita Phi Sora probablemente ya lo han notado."

"¿Qué hay de ti? ¿Tú...?"

"No tengo nada que decir. ¿No sería mejor hablar con la Señorita Seo Yuhui y la Señorita Phi Sora? Si ese es el período de tiempo del que vienes, deberías hablar con esas dos."

Kim Hannah dijo firmemente.

"Ocúpate de tus asuntos en silencio y luego regresa. No hagas nada raro para que te echen."

Kim Hannah lo ahuyentó como si estuviera matando una mosca.

"Aigoo~ Te he visto volver al pasado, pero ¿ir al futuro? Es la primera vez."

Seol Jihu se dio la vuelta, dejando atrás las quejas de Kim Hannah.

"¡Ah! ¡Espera!"

Kim Hannah detuvo a Seol Jihu antes de que saliera.

"Para que lo sepas, no tengo un fetiche por las medias. Sólo lo hice porque te gustaba."

"¡......!"

"Sólo recuerda eso."

Kim Hannah miró hacia otro lado y lo ahuyentó de nuevo.

A menos que se equivocara, el cuello de Kim Hannah estaba rojo.

***

Después de atravesar el portal...

"Ah."

Se reunió con Seo Yuhui de inmediato. Parecía como si ella supiera que Seol Jihu volvería en este momento.

"Bienvenido de nuevo."

Seol Jihu se estremeció justo cuando estaba a punto de decir algo. Seo Yuhui le había hablado cortésmente, casi como si estuviera hablando con un extraño.

"¿Has comido?"

"Oh, estoy bien."

Seol Jihu, sin darse cuenta, también le habló cortésmente.

"Entonces, ¿Por qué no tomamos un poco de té?"

Seol Jihu se sentó en la terraza y bebió el té que Seo Yuhui preparó. Las palabras de Kim Hannah de que Seo Yuhui debe haber notado su secreto pesaron en su mente.

"Estar aquí así me recuerda el pasado."

Seo Yuhui se sentó en una silla a una pequeña distancia y miró hacia el sol que colgaba en medio del cielo.

"Por pasado, te refieres a..."

Seol Jihu habló cautelosamente.

Seo Yuhui sonrió débilmente.

"Cuando el pasado tú, la persona que está frente a mí ahora, dijo que deberíamos romper."

Pft. Seol Jihu escupió el té.

"¿Es por eso que viniste al futuro?"

Seol Jihu se quedó en blanco. Parecía que había visto un fantasma.

"Cómo..."

"Fue fácil. ¿Cuánto tiempo crees que hemos estado viviendo juntos?"

Seo Yuhui guiñó un ojo.

"Jujujuju. ¿Qué te trae al futuro después de romper conmigo?"

Sonaba como si estuviera bromeando con él, pero Seol Jihu no podía tomarlo como una broma.

"No, no he dicho nada sobre romper contigo..."

Los ojos de Seo Yuhui se agrandaron.

"Aún no, de todos modos..."

Seol Jihu se rascó la cabeza. Seo Yuhui asintió lentamente.

Después de apretar la taza de té por un rato, Seol Jihu apretó los dientes. Como Seo Yuhui se enteró, decidió ser directo.

"Hay algo que me gustaría preguntarte."

"Sí, adelante."

"Cuando te enteraste de que me acosté con la Señorita Phi Sora... ¿Cómo te sentiste?"

La cara de Seol Jihu se enrojeció. Fue una pregunta estúpida, incluso en su cabeza.

"Mm... Me sorprendió más cuando dijiste que debíamos romper."

Seo Yuhui continuó.

"Porque siempre supe que te reunirías con otras mujeres... Preparé mi corazón para eso, pero nunca imaginé que romperías conmigo... Recuerdo acurrucarme en una bola y llorar toda la noche."

Seol Jihu bajó su cabeza aún más.

"Después de calmarme, todo tipo de pensamientos pasaron por mi cabeza. ¿Debería aceptarlo y encontrar a alguien más? ¿Debería fingir que lo perdono, volver a estar juntos, y luego hacer trampa como venganza?"

Seol Jihu se estremeció.

"Aunque al final no hice nada."

Seo Yuhui sonrió suavemente. Aunque no debe haber sido un buen recuerdo, tal vez porque habían pasado más de diez años, ella habló de ello sin problemas.

"Porque sentí que hacerlo sería negarme a mí misma y a mi futuro. Pero supongo que es culpa mía por no poder irme y por enamorarme."

Seo Yuhui se rió antes de mirar a Seol Jihu y apoyar su barbilla en el dorso de sus manos.

"De todos modos, el hecho de que estés aquí debe significar que reuniste con Negrito, o mejor dicho, al Negro Seol Jihu.

"Sí."

"Entonces debes haber escuchado lo que pasó después."

"Algo así."

"...A decir verdad, yo fui quien lo incitó."

Seo Yuhui sonrió amargamente.

"No acepté este destino desde el principio. Junto contigo, intenté todo lo que pude para cambiar el futuro..."

Seo Yuhui se detuvo y soltó un profundo suspiro.

"Pero, resulta que algunas cosas no estaban destinadas."

"......"

"Algo que está destinado a suceder ocurrirá, sin importar qué. Es gracioso, ¿No?"

La voz de Seo Yuhui se hundió un poco.

"No sé quién decidió este supuesto destino predeterminado, pero..."

Ella inclinó su cabeza hacia arriba y miró fijamente al cielo.

"Después de decir que rechazaría el harem sin importar qué, se enorgullecía por haber reducido el número a la mitad de 16. ¿Qué tan desvergonzada puede ser una persona?"

Alguien se estremeció.

"¿De quién hablabas hace un momento...?"

"Oh, no es nada."

Seo Yuhui agitó su mano.

"De todos modos, eventualmente me rendí y acepté este destino."

Seo Yuhui se encogió de hombros.

"Evidentemente, no me quedé sentada después. Cambiando el plan, decidí hablar con cada mujer que traes."

"¿Plan? ¿Hablar?"

"Eso es...."

Seo Yuhui sonrió débilmente.

"Un secreto. Un secreto entre sólo nosotras las mujeres."

Seol Jihu cerró la boca. No sólo se sintió como un criminal, sino que tampoco tuvo el coraje de preguntar. Sentía que sólo se lastimaría a sí mismo sabiendo eso.

"Ya que estás aquí, ¿Puedo pedirte un favor?

Seo Yuhui preguntó.

"Por supuesto, cualquier cosa está bien."

"No es mucho. Sólo... no rompas conmigo cuando regreses."

Seol Jihu bajó lentamente sus manos que estaban cubriendo su cara. Seo Yuhui tenía una expresión difícil de descifrar.

"Sólo dime qué pasó exactamente. No asumas las cosas y saques conclusiones, deja la decisión del pasado en mis manos."

"......"

"No creo que esto sea mucho pedir. Lo que pasó con la Señorita Phi Sora es una cosa, pero cuando dijiste que romperías conmigo, sentí que la confianza que tenía en ti se rompió..."

Parecía que lo que pasó en ese momento seguía siendo un trauma incluso después de todo este tiempo.

"¿Lo entiendes?"

"...Lo tendré en cuenta."

"¡Más te vale!"

Seo Yuhui se rió.

"De lo contrario, sufrirás mucho en el futuro. Ya sabes lo que dice la gente, el humor de una mujer fluctúa más cuando está embarazada debido a los cambios hormonales."

Sonaba como si Seo Yuhui le hubiera dado una pista crucial.

"Pero, no necesitas preocuparte tanto."

Seo Yuhui se estiró.

"Mientras no olvides lo que acabo de decir, al menos no pensaré en hacer algo extremo."

"¿Extremo? ¡No me digas...!"

"No, no es eso."

Seo Yuhui miró fijamente a Seol Jihu.

"Mmm..."

"¿Eso también es un secreto?"

"No, más que un secreto..."

Entonces, ella habló con una sonrisa.

"Creo que probablemente es mejor que escuches las noticias de mi yo del pasado."

Era una sonrisa cálida y tierna.