Reciente

domingo, 29 de noviembre de 2020

La Segunda Venida de Gula - Capítulo 508

Capítulo 508.

Historia Secundaria 18. El Futuro de Seol Jihu


"¿El futuro?"

Seol Jihu fue sorprendido.

"Sí, el futuro. ¿No quieres saber cómo es tu futuro?"

El Negro Seol Jihu habló como si no fuera gran cosa.

"Bueno... obviamente lo estoy. Pero, ¿Puedo?"

"Normalmente no."

El Negro Seol Jihu dijo claramente...

"Pero no es como si no tuvieras puntos de contribución, y los Siete Pecados te adoran también. No es posible normalmente, pero estoy seguro de que lo pasarán por alto. Así fue como también pude retroceder en el tiempo"

El Negro Seol Jihu añadió.

"No lo sé... ¿Qué haría yo...?"

Seol Jihu se rascó la cabeza. Ir al futuro tan abruptamente... no le parecía una buena idea.

"¿De qué estás hablando? Suena como si no lo entendieras. No necesitas hacer nada en el futuro. ¿Por qué interferir con el futuro cuando no necesita cambiarse?"

El Negro Seol Jihu dijo firmemente.

"¿No dijiste que estabas ansioso e inseguro de qué hacer?"

"Sí."

"Así que te digo que vayas a mirar... Si ves y experimentas las cosas por ti mismo, estoy seguro de que te darás cuenta de algo."

"Mm..."

"Y tal vez esa comprensión puede guiarte. Eso es justo lo que pienso."

Seol Jihu se frotó la barbilla con ante la explicación del Negro Seol Jihu.

'Cierto. Ahora que lo dice, mirar el futuro no suena como una mala idea...'

Aún así, había algunas cosas que le molestaban. Más bien, debería decir que todavía no tenía claro un par de cosas.

"Si me voy... ¿A qué punto en el tiempo debería ir?"

"Hmm, sí, tú también deberías decidir eso. No estoy seguro. Te diría que vinieras a mi tiempo presente, pero eso parece peligroso."

"¿......?"

"En la época de la Tierra, tú y yo sólo estamos separados por unos pocos años. Así que todavía estoy en mi período de transición."

Período de transición. Por eso es que el Negro Seol Jihu parecía tan exhausto. Seol Jihu lo compadecía en su interior. Sin embargo, se estremeció al momento siguiente, al darse cuenta de que ese sería su futuro en unos pocos años.

"¿Por qué no viajar al futuro dentro de 10 o 20 años?"

"¿Tan lejos?"

"Las cosas deberían estar resueltas para entonces. ¿No crees que será mejor experimentar las cosas en un ambiente más tranquilo?"

Seol Jihu asintió con la cabeza puesto que estaba de acuerdo.

"Sin embargo, no sé si Gula-nim lo permitirá. Escuché que dos personas iguales no pueden existir en el mismo marco de tiempo simultáneamente."

"Eso es para que los dioses se ocupen de... Estoy bastante seguro de que sería posible. Quiero decir, ambos estamos existiendo en el mismo marco de tiempo, ¿No es así?"

"Visión Futura, ¿Quieres decir?"

"Sí. En tu caso, probablemente te convertirías en Visión Pasada o algo parecido. Estoy seguro de que los dioses pueden hacer algo."

El actual Seol Jihu enviaría su voluntad al futuro Seol Jihu y luego manifestaría temporalmente la voluntad del pasado en el tiempo futuro. Por supuesto, para que este proceso se desarrolle sin problemas, tendría que ocurrir bajo el acuerdo del futuro Seol Jihu. Esa fue la explicación que dio el Negro Seol Jihu.

"Eso es un problema entonces. No sé si el futuro Seol Jihu estaría dispuesto a ayudar."

"No te preocupes mucho por eso."

El Negro Seol Jihu respondió con calma.

"¿Por qué?"

"Eh..."

El Negro Seol Jihu giró la cabeza y miró con desprecio a Seol Jihu.

"Déjame decir esto de nuevo. Eres un maldito hijo de perra."

Seol Jihu cerró la boca. No podía negarlo.

"Por supuesto, soy el mismo. No, no somos sólo nosotros dos. Independientemente de la razón, todos los Seol Jihus que tocaron a una mujer que no sea Yuhui, son unos hijos de perra."

"Euk..."

"De todos modos, si un hijo de perra pide ayuda a su futuro hijo de perra diciendo, 'por favor ayúdame a ser menos hijo de perra', entonces, ¿Quién va a decir que no? No es como si estuvieras haciendo esto sólo por ti mismo. ¡Estás haciendo esto por todos!"

"......"

"El punto es que no hay nada de lo que tengas que preocuparte. Todos estamos corriendo en la misma pista. Estoy seguro de que uno de los Seol Jihus delante de ti responderá. Te lo garantizo."

"...De acuerdo."

Seol Jihu finalmente asintió con la cabeza.

"Pensándolo bien, supongo que no estoy en posición de ponerme quisquilloso. Debería hacer algo, así que lo intentaré."

"Bien, eso está mejor."

El Negro Seol Jihu escupió su cigarrillo y se levantó.

"No lo olvides."

Entonces, habló.

"Te estás levantando en armas por todos los Seol Jihus en la misma vía del tren. Tienes una gran responsabilidad."

Seol Jihu apretó los puños.

"Lo tengo. Me voy a ir ahora."

"Bien. Golpea mientras el hierro está caliente, ¿Verdad? Buena suerte."

***

Después de dejar el Camino del Alma, Seol Jihu se paró frente a la estatua de Gula y se inclinó. No había necesidad de explicarlo todo en profundidad. Después de todo, Gula podía leer su mente.

[Entiendo lo que quieres, pero...]

Seol Jihu podía escuchar a Gula chasqueando su lengua. Como dijo el Negro Seol Jihu, no parecía muy entusiasmada con la posibilidad de que se fuera al futuro.

[El tiempo lo resolverá todo de todos modos. ¿De verdad tienes que ir?]

'Sí, quiero ir'.

Seol Jihu no se estremeció.

'Aunque el tiempo resuelva mis problemas... al final, eso significa que otras personas cargarán con las heridas que les causé'.

[Eso no cambiará sólo porque vayas al futuro. Ríndete. Este asunto no es algo sobre lo que puedas hacer algo.]

'Aunque la raíz del problema no cambie, al menos quiero intentar todo lo que esté a mi alcance'.

[Bueno, supongo que es mejor que retroceder en el tiempo incontables veces como ese tipo...]

Gula suspiró.

[No es la primera vez que lo pienso, pero eres muy egoísta.]

Seol Jihu sonrió amargamente a las palabras de Gula. No sabía qué decir. Después de todo, lo hacía para disminuir la culpa y el arrepentimiento que sentía.

[...Lo encontré.]

'¿Eh?'

[Encontré un futuro que respondió a tu llamada.... Espera, ¿Por qué hay tantos?]

Gula suspiró.

[Espera un momento. Estoy hablando con mi yo del futuro para crear la Visión Pasada y sus configuraciones.]

Pronto, Gula dijo que había terminado y comenzó a dar una explicación detallada.

[Habrá un límite de tiempo. Sólo podrás permanecer en el futuro durante seis horas en el tiempo de la Tierra. En cuanto a lo que tienes permitido hacer, Visión Pasada terminará si haces algo que interfiera con el futuro más de lo necesario.]

Seis horas... Aunque no fuera mucho tiempo, Seol Jihu decidió estar agradecido. Después de todo, retroceder en el tiempo era completamente diferente que viajar al futuro.

[¿Lo entendiste?]

'Sí'.

[Bien.]

La oscuridad se extendió desde la estatua de Gula.

[Acércate, hijo mío.]

Seol Jihu se inclinó mientras se acercaba paso a paso. Al mismo tiempo, sintió la sensación de que su cuerpo estaba siendo absorbido. A estas alturas, ya estaba familiarizado con esta sensación.

***

Abriendo los ojos, Seol Jihu frunció el ceño. La brillante luz del sol brillaba sobre él.

'Esto es...'

Veía un techo familiar. Seol Jihu inmediatamente comenzó a evaluar la situación.

'¿Estoy en casa?'

Aunque se mudó a su nuevo apartamento hace poco, reconoció que estaba en los Apartamentos SY.

'¿Qué tan lejos en el futuro estoy...?'

Debido a que llegó al futuro con prisa, tenía poca o ninguna información sobre el momento en que había llegado.

Seol Jihu primero trató de salir de la cama pero luego parpadeó en un aturdimiento.

Su cuerpo estaba... ¿Pesado?

Ahora que miraba, la manta que lo cubría sobresalía. Su brazo izquierdo también estaba entumecido.

"¿......?"

Seol Jihu levantó un poco la manta e inmediatamente frunció el ceño. Una delgada pierna estaba colocada sobre su estómago.

Girando a la derecha sin querer...

"¡......!"

Seol Jihu casi gritó.

Fue porque una mujer de cabello largo estaba durmiendo a su lado.

Por supuesto, una situación como esta estaba totalmente dentro de sus expectativas, pero....

'¿Señorita Eun Yuri?'

El problema radicaba en que la mujer era Eun Yuri.

"Hnnng..."

Un suave aliento le hacía cosquillas en la nariz. Al principio, ni siquiera se dio cuenta de que era Eun Yuri, pero la marca de belleza bajo su ojo la delataba.

Ya no tenía el encanto juvenil del pasado y en su lugar, desprendía un aura madura.

La mujer a la izquierda de Seol Jihu resultaba aún más impactante.

'¿Princesa Teresa?'

Teresa estaba durmiendo profundamente con su cabeza en el brazo izquierdo de Seol Jihu.

'¡Espera, pensé que estaba en la Tierra!'

¿Los paradisíacos también podían venir a la Tierra? Seol Jihu se sorprendió al enterarse de este asunto por primera vez.

'Levantémonos primero'.

Seol Jihu se deslizó de la cama con cuidado, teniendo cuidado de no despertar a las dos mujeres dormidas. Después de ponerse la ropa, se examinó en el espejo.

'No me veo tan diferente...'

¿Pasó algo? Por supuesto, parecía un poco mayor, pero no hasta el punto de ser notablemente diferente.

En ese momento, un gemido de satisfacción salió.

"Mmn.... ¿Estás despierto?"

Era la voz de Teresa. Seol Jihu, que se tocaba la cara mientras se miraba en el espejo, miró hacia atrás con gran agitación.

"Haaaam~ Hoy te has levantado temprano. Pensé que dormirías más tiempo después de haberte esforzado toda la noche."

Teresa levantó la parte superior de su cuerpo mientras se estiraba. Las mantas se deslizaron y revelaron su cuerpo desnudo, pero a Teresa no pareció importarle mucho.

"¿Hm? Si te queda algo de estamina, ¿Quieres deshacerte de ella?"

Teresa miró aturdida a Seol Jihu y se rió mientras daba golpecitos en la cama. Fue entonces.

"Buenos días...."

Con una voz ligeramente ronca, Eun Yuri se levantó mientras se frotaba los ojos.

"¿Qué hora es...?"

Mirando el reloj con ojos soñolientos, de repente abrió bien los ojos.

Luego se levantó de prisa, se vistió, y salió corriendo por la puerta mientras gritaba, '¡Jiyu! ¡Jiyu!'

Lo mismo le pasó a Teresa.

"Oh, vaya, vaya. Lo olvidé por completo. ¡Hasta luego, cariño!"

Ella también miró el reloj antes de salir corriendo.

'¿Cariño...?'

Seol Jihu se quedó aturdido por un rato antes de salir lentamente. Cuando llegó a la sala de estar, un olor fragante estaba surgiendo. Olfateando, Seol Jihu se detuvo cuando llegó a la cocina.

Tong, tong, tong, tong. Sonó el sonido de un cuchillo golpeando la tabla de cortar. Hnng, hnng~ Un zumbido resonaba.

Una mujer estaba cortando vegetales en la cocina. Seol Jihu miró incrédulo antes de hablar.

"...¿Chohong?"

El zumbido se detuvo. Una mujer con un delantal se dio vuelta.

La respiración de Seol Jihu se detuvo. Aunque su ferocidad pasada se había calmado significativamente, la mujer que emitía un aura más madura no era otra que Chung Chohong.

"Oh, ¿Estás despierto?"

Incluso sabía hablar coreano. Tenía un extraño acento, pero él no tenía problemas para entenderla.

"No te preocupes demasiado. La Señorita Yuhui se levantó más temprano y está preparando a todos. Serán capaces de llegar a tiempo."

Chohong se dio la vuelta.

"De todas formas, ¿Qué te pasa hoy?"

"¿Hmm?"

"Siempre te acercas sigilosamente a mí por la mañana y me abrazas por detrás. No lo harás hoy."

"No, yo... ¿He hecho eso?"

"Nunca escuchaste cuando dije que no, y ahora que dejó de molestarme, ¿Ya no lo haces? Bueno... no tienes que hacerlo si no quieres... no me importa..."

A pesar de decirlo, Seol Jihu tenía el presentimiento de que algo malo pasaría si no lo hacía.

'Tengo que evitar parecer sospechoso'.

Seol Jihu se acercó sigilosamente y abrazó suavemente a Chohong.

"Hombre, siento que te estoy forzando a hacerlo."

Chohong aún se reía como si no lo odiara.

"Oh, la Señorita Hannah no puede venir a casa hoy por el trabajo. Nos dijo que cuidáramos de Jinah."

"¿Eh? Ah..."

Chohong repentinamente dio un codazo a Seol Jihu.

"Estoy bien, así que pueden irse."

"¿Hmm?"

"Los niños han estado esperando por un tiempo."

Chohong hizo un gesto hacia la mesa de la cocina.

Los ojos de Seol Jihu se agrandaron.

¿Serían estudiantes de escuela intermedia? Un chico y una chica lo miraron desde la mesa de la cocina, cada uno con un tazón delante de ellos.

"¡Oh, papá! Amigable como siempre, ¿Eh?"

La chica se rió y silbó. Se parecía a Seol Jihu.

"Oye, deberías decir buenos días correctamente."

El chico habló bruscamente. La forma en que miraba y hablaba le recordaba a Seol Jihu a Phi Sora.

"¿Has dormido bien, padre?"

El chico se inclinó respetuosamente hacia Seol Jihu.

Seol Jihu se quedó sin palabras.

'¿Papá? ¿Padre?'

Eso significaba...

"¡Espero que tengan un buen día hoy!"

Chohong los animó.

"¡Por supuesto! ¡Estoy segura hoy porque usé el método de hacer fideos que papá me enseñó hace un tiempo!"

La chica gritó con confianza. Luego, miró al chico.

"No lo has aprendido todavía, ¿Verdad?"

Ella presumía con orgullo.

"Yo... todavía me esforcé al máximo."

El chico habló nervioso.

Seol Jihu miró la mesa de la cocina. Dos tazones de naengmyeon fueron colocados en ella.

Seol Jihu estaba a punto de preguntar, '¿Se supone que debo comerlos?' Pero se tragó sus palabras puesto que parecía un ritual matutino diario.

"Mm... Está bien..."

Seol Jihu probó tranquilamente los dos naengmyeons y la sopa. Sus futuros hijos deben haberla hecho por su aspecto. Sintiéndose bastante feliz, una sonrisa floreció en el rostro de Seol Jihu.

"¿Cómo está, papá? Sé que no se puede comparar con la tuya, pero ¿No es mejor que la que él hizo?"

La chica preguntó mientras presumía.

Por otro lado, el chico parecía decidido, como si estuviera listo para aceptar cualquier evaluación.

"...Están buenas."

Seol Jihu sonrió amablemente.

"Ambas son sabrosos."

En ese momento, el chico y la chica pusieron una extraña expresión. Parecían dudar de sus oídos.

"Eh... papá, ¿Comiste algo malo esta mañana?"

La chica se levantó, se puso de puntillas y puso su mano en la frente de Seol Jihu.

"¡Oye! ¡Sé más respetuoso con papá!"

"¿Pero no es extraño?"

"¿Niños?"

En ese momento, una voz suave se interpuso entre ellos.

"Es tarde. Es hora de ir a la escuela."

¡Esta voz...!

'¡Es la de Yuhui!'

Como Seol Jihu pensó, Seo Yuhui sonreía cálidamente mientras miraba al chico y a la chica.

"Jihui, vas a llegar tarde. Ponte el uniforme y coge tu bolsa. Tú también, cariño."

"Sí, Madre Mayor."

El chico respondió enseguida.

"Ah~ ¿Tengo que ir a la escuela~?"

La chica llamada Jihui se dio la vuelta y arremetió.

"Mamá es una tonta. No es que aprenda algo asistiendo a la escuela".

"¡Eh! ¡No le hables de esa manera a la Madre Mayor!"

¡Es la Madre Mayor para ti!  ¡Para mí, ella es sólo mamá! Y sólo necesito aprender a hacer fideos. Espera, no, realmente no necesito aprender. ¡Porque a diferencia de ti, soy una genia reconocida por mi padre!"

Seol Jihui se rió y ella entró corriendo en su habitación.

El chico puso cara de disgusto, pero se mantuvo en su frustración y desapareció en su habitación.

"Qué sorpresa. Que digas que saben bien. Normalmente, dices que son 40 años demasiado pronto."

Seo Yuhui sonrió. Luego vio a Seol Jihu parado en blanco e inclinó la cabeza.

"¿Qué sucede? ¿Te sientes mal?"

"No, estoy bien."

"No parece que tengas fiebre... ¿Puedes ayudarnos si tienes tiempo?"

"¿Hm?"

"Pensé que llegaría a tiempo, pero parece que está un poco ajustado. Todavía tenemos que despertar a los niños, bañarlos, darles el desayuno... Ah, la Señorita Yuri va a tener problemas para darle la medicina a Jiyu, así que...."

"Uh, sí."

Antes de que Seol Jihu se diera cuenta, la hora pasó a las ocho de la mañana. Al mismo tiempo, una guerra estalló en la casa. Seol Jihu no tuvo tiempo de averiguar de quién eran los niños, cómo se llamaban, o si realmente eran sus hijos.

"Despierta.  Es hora de despertar. ¿De acuerdo?"

"Papi."

Una niña se metió en su abrazo y se negó a irse.

"Bien, sé una buena niña. No te aferres a mí y despierta."

"Papi..."

Ella se aferró sin importar lo mucho que Seol Jihu tratara de apartarla. Era como si estuviera mirando a un bebé koala.

Eso no era todo.

"Ah, ¡Hey! No cierres la boca!"

"Hiiing."

Otra niña se negó a comer su medicina.

"Vamos, desayunaste bien, ¿Por qué no tu medicina?"

"¡Hiing!"

'¡Estabas comiendo esa tortilla enrollada muy bien!' Seol Jihu gritó internamente. Cuando trató de darle la medicina a la niña, metiéndola a escondidas en medio del desayuno, la niña se dio cuenta y cerró la boca. ¡Ella también estaba medio dormida!

Seol Jihu no sabía a quién se parecíam, pero todos parecían tener un tornillo suelto.

Lo sorprendente fue que sus esposas los preparaban y los enviaban a la escuela uno por uno.

"Niños... no olviden despedirse de papá."

"¡Papá! ¡Me voy! ¡Trae a casa mucho dinero hoy también!"

Seol Jihui salió corriendo.

"Hasta luego, padre."

El chico educado, cuyo nombre Seol Jihu no sabía todavía, se inclinó y salió de la casa.

"Niños... Despídanse de papá."

"Adiós, Papwwi...."

Dos niños con uniformes de preescolar se frotaron los ojos y se inclinaron.

"Jujuju, yo también me voy. Hasta luego."

Yoo Seonhwa tomó las manos de los niños y luego besó la mejilla izquierda de Seol Jihu.

"¡Entonces, este lado es mío!"

Teresa besó su mejilla derecha.

"Jiyu, papá no te obliga a tomar tu medicina porque te odia. Es porque está preocupado por ti.. Ufff."

Eun Yuri consoló a la chica llamada Jiyu y luego se rió.

"Hasta luego, Oppa."

Después de besar a Seol Jihu en los labios, levantó a Seol Jiyu.

"Espera..."

Seol Jihu salió de la casa, junto con sus esposas e hijos. Su mente estaba en un completo caos, pero al menos quería mirar los nombres de los niños con sus Nueve Ojos.

Cuando llegó al ascensor, casualmente vio la puerta de su vecino abierta.

Una adolescente, que parecía una estudiante de secundaria, salió. Su cabello y su piel emitían una luz roja.

'Eso es...'

Los ojos de Seol Jihu se entrecerraron.

"Suna Noona, buenos días."

El chico la saludó con una voz brillante.

"Sí, ha pasado un tiempo."

"Lo ha hecho. ¿Has estado bien?"

"Ya sabes, ha sido lo mismo. ¿Cómo han sido las cosas para ti? ¿Tu padre también evaluó tu plato hoy?

"Ah... Las cosas estaban un poco agitadas esta mañana. Probó mi plato, pero no recibí una evaluación adecuada. Aunque dijo que sabía bien..."

El chico sonrió débilmente. Suna asintió con la cabeza.

"Sigue con el buen trabajo. El talento es algo que florece cuando se tiene la pasión y se pone el esfuerzo para cumplir un objetivo claro. Tu padre dijo que tiene la más alta expectativa de ti."

"¿Realmente?"

"¿Sí...?"

Suna, que estaba consolando al chico, de repente volteó su mirada.

Después de mirar a Seol Jihu parado frente al ascensor, chasqueó su lengua.

—No causes problemas y regresa. Entiendo por qué estás aquí, pero no te metas con el futuro que va bien.

La voz de Suna sonó dentro de la cabeza de Seol Jihu.

En ese momento, las puertas del ascensor se abrieron. Cuando la multitud estaba reunida frente al ascensor se marchó, el pasillo se quedó vacío.

Seol Jihu finalmente exhaló el aliento que había estado conteniendo.

'Qué mañana. Realmente...'

La mitad de sus preciosas seis horas ya habían desaparecido.

Seol Jihu se mordió el labio inferior.

'Estoy experimentando el futuro... pero ¿qué se supone que debo hacer para...'

Justo cuando estaba a punto de sumergirse en sus pensamientos, Seol Jihu sintió que alguien le tocaba el hombro por la espalda.