Reciente

viernes, 20 de noviembre de 2020

La Segunda Venida de Gula - Capítulo 499

Capítulo 499.

Historia Secundaria 10. La Vida Se Trata de las Conexiones


Antes de regresar a la tierra, Seol Jihu llamó a Gabriel.

—El usuario Goh Yeonju.

Gabriel chasqueó su lengua tan pronto como escuchó lo que pasó.

—Pensar que sería ella entre toda la gente...Debes haber cavado muy profundo en el avispero para que la Reina de las Sombras haya hecho un movimiento.

"Afortunadamente, ella envió a Kim Hannah con vida."

—Es un alivio. Dudo mucho que haya escapado por suerte...Es difícil de creer, pero la Reina de las Sombras debe haber mostrado su misericordia.

Gabriel dijo lo mismo que Roselle.

—Probablemente es mejor que tu investigadora quite sus manos de este asunto. La Reina de las Sombras no será tan indulgente la segunda vez.

Gabriel suspiró. Seol Jihu habló después de escuchar en voz baja.

"La Dama Roselle dijo que sintió un rastro de energía aún más poderoso que el de la Reina Parásito."

—...Lo creo.

Gabriel se mordió los labios.

—¿Fue durante la expedición al Campo de Nieve Glacial? Mataron a un antiguo dios malvado de rango celestial 8 y obtuvieron sus restos.

"¿Rango celestial 8?"

Seol Jihu se sobresaltó.

—Si recuerdo bien, la Santa Angelus usó la trampa de Lucifer en su contra, invocando la Conflagración Infernal para vencerlo.

"¿Conflagración Infernal ?"

—Es un fuego de destrucción que se dice que sólo ocurre en el momento en que un planeta explota. Para que conste, también es un dios de rango celestial 9.

Seol Jihu dejó caer su mandíbula. Sentía que se volvía más tonto cuanto más preguntaba.

La diferencia entre el rango de esta persona y el de la Reina Parásito era sólo uno o dos como mucho. Pero la diferencia entre cada rango de divinidad era tan grande que resultaba imposible evaluarlo según los estándares humanos. Después de todo, un dios de rango celestial 9 podría supuestamente haber matado a la Reina Parásito con un solo pulgar.

"Eso es algo difícil de creer."

Seol Jihu sacudió la cabeza.

"Pensar que un humano pudo manejar la divinidad de un dios de rango celestial 8..."

—Como pudiste notar en los Comandantes del Ejército de los Parásitos, aceptar una divinidad y absorberla completamente son dos cosas completamente diferentes. Además, dado que hay varias existencias en ese lado que tienen un rango mucho más alto, la Reina de las Sombras podría haber recibido alguna ayuda.

Múltiples existencias en un nivel más alto que el rango celestial 8...

Seol Jihu no sabía si reír o llorar.

—¿Crees que puedes hacerlo...?

Gabriel preguntó con una voz preocupada. También sonaba como si se hubiera rendido.

Seol Jihu se desplomó en su silla y levantó su barbilla para mirar al cielo.

***

Después de regresar a la Tierra, Seol Jihu llamó al número que obtuvo de Kim Hannah.

Sin embargo, Kim Hanbyul no contestó. Fue igual, incluso cuando envió un mensaje de texto.

Al final, Seol Jihu llamó a Seo Yuhui y se dirigió a reunirse con ella. No tenía un plan prometedor. Pero como no podía rechazar la súplica de Gabriel, planeó visitarla personalmente.

'Dios Marcial...'

Un hombre que alguna vez fue humano.

Dicho de otra manera, significaba que había dejado de ser humano.

Entonces, ¿Cómo debería llamarse?

'Caos'.

Eso fue lo que dijo Gabriel. Que el Dios Marcial era un ser inexplicablemente mixto. Que era el propio caos, una mezcla de luz y oscuridad.

'No puedo obligarlo a hacer nada...'

Seol Jihu no veía a los Ángeles Caídos con malos ojos. Después de todo, jugaron un gran papel en la liberación del Paraíso del control de los Parásitos.

Sin embargo, esa era sólo su opinión. No podía exigirle al Dios Marcial que perdonara a los Ángeles Caídos sólo porque tenía un buen concepto de ellos. No tenía ni la cualificación, ni la fuerza para hacerlo.

'Además...'

Este Dios Marcial había sido invocado a la fuerza a otro mundo, sufriendo todo tipo de dificultades. Su hermano mayor, la mujer que amaba, y los camaradas en los que confiaba habían tenido destinos trágicos.

Lo que debió sentir cuando regresó después de llegar a la cima era algo que Seol Jihu no se atrevía a imaginar.

'Tal vez el Negro Seol Jihu pueda empatizar con él'.

En cualquier caso, Seol Jihu sabía qué papel debía desempeñar entre el Dios Marcial y los Ángeles Caídos.

Perdido en sus pensamientos, Seol Jihu llegó a su destino antes de darse cuenta. Miró hacia el alto complejo de apartamentos y caminó lentamente hacia adelante.

Para entrar, primero tuvo que pasar por la seguridad. La habitación del guardia estaba cerca de la entrada principal. Seol Jihu se paró frente a la ventana y esperó.

Luego, se sorprendió un poco cuando vio a un guardia masculino alto con cola de caballo. No le sorprendió su peinado o su altura, sino su físico, que era corpulento como el de un culturista.

Llevaba una camisa de vestir blanca, que hacía resaltar sus abultados músculos.

'Bajo esa camisa de vestir...'

Debía haber una tonelada de músculos... Seol Jihu tragó.

"¿Qué te trae por aquí hoy?"

Aunque el guardia preguntó educadamente, Seol Jihu sintió un inexplicable escalofrío en su tono.

"Vine a visitar a una conocida."

"¿Puede decirme el nombre de la persona, el edificio y el número de la suite?"

"Es Seo Yuhui del edificio 102, suite número 4702."

"Espere un segundo."

Tadak, tadak. El guardia escribió algunas cosas en su teclado antes de asentir con la cabeza.

"¿Puede mostrar su identificación?"

Seol Jihu inmediatamente sacó su billetera y mostró su identificación.

Las cejas del fornido guardia se movieron.

"......"

Miró fijamente la identificación por un momento antes de levantar lentamente la mirada.

"...Por favor, escriba su nombre aquí."

Le devolvió la identificación y le pidió a Seol Jihu que escribiera su nombre en un libro de visitas. Por alguna razón, Seol Jihu sintió que el tono del guardia se hundió aún más.

"También..."

Cuando Seol Jihu terminó de escribir su nombre, la voz del guardia volvió a sonar.

"Te recomiendo que no causes problemas innecesarios."

Seol Jihu se detuvo. No importaba cómo lo pensara, eso no era algo que un guardia ordinario le diría a un visitante.

Seol Jihu dejó el bolígrafo en silencio.

"¿Es eso una advertencia?"

"Llamémoslo un consejo."

Seol Jihu miró fijamente al fornido guardia como si estuviera examinándolo.

"No te preocupes."

Pronto, una fina sonrisa apareció en el rostro de Seol Jihu.

"No causaré ningún problema."

"Espero así sea."

"Por supuesto, haré lo que vine a hacer."

"......"

"¿Puedo entrar ahora?"

"...El edificio 102 está por allí."

El fornido guardia apuntó al oeste.

"Gracias."

Seol Jihu respondió con una sonrisa radiante antes de darse la vuelta. Incluso mientras se alejaba, la mirada penetrante del guardia nunca lo abandonó. Seol Jihu no miró hacia atrás y continuó caminando.

Entonces, mientras Seol Jihu dejaba la vista del guardia...

"Chanho Oppa."

"Oh, Hayan."

"¿Se ha ido?"

"Sí. Ya puedes salir."

Una mujer, que estaba en cuclillas en la habitación del guardia, asomó la cabeza. Una piel blanca y suave destacaba.

Gong Chanho se dejó caer en su asiento. Soltando el aliento que había estado conteniendo, se aflojó la corbata.

Sung Hayan inclinó la cabeza.

"¿Por qué hiciste eso?"

"¿Por qué hice qué?"

"Es un invitado. ¿Por qué de repente le dijiste que no causara ningún problema?"

"Porque estaba asustado."

El fornido guardia respondió con calma.

Los ojos de Sung Hayan se agrandaron. Parecía preguntarse si había escuchado mal.

"¿Asustado? ¿Tú, Oppa?"

"No lo sé."

Gong Chanho se mordió los labios.

"Por alguna razón, tengo la misma sensación que cuando conocí a ese tipo...No, supongo que fue un poco diferente."

"Hey, estás exagerando. ¡Si recuperas tu Lanza Asura...!"

"Todavía no podré ganar contra ese tipo."

Gong Chanho se quejó en voz baja.

"No puedo blandirla tan bien como él, así que aunque la recupere... a menos que me reconozca como su verdadero dueño, probablemente tampoco podré derrotar a ese invitado."

Gong Chanho se encogió de hombros. Sung Hayan se quedó sin palabras. Rápidamente giró la cabeza hacia el oeste, pero el invitado ya había desaparecido en la distancia.

"De todos modos, tengo que hacer mi trabajo."

Gong Chanho agarró el teléfono.

***

Seol Jihu no pudo ocultar su asombro mientras miraba alrededor del complejo de apartamentos.

'Es realmente enorme'.

Los apartamentos SY se construyeron alrededor del parque Soohyun, en cada una de las cuatro direcciones cardinales. Para encontrarse con Seo Yuhui, tenía que dirigirse al Edificio 102 en el oeste.

Sin embargo, Seol Jihu cambió de dirección a mitad de camino y se dirigió al este.

'Así que aquí es donde vive...'

Mirando el edificio 101, Seol Jihu jugueteó con su teléfono. Llamó de nuevo al número que obtuvo de Kim Hannah por si acaso, pero el teléfono parecía que estaba apagado.

'Supongo que no hay otra opción'.

Por ahora, Seol Jihu decidió esperar a Seo Yuhui. Seguramente atraería sospechas husmeando por su cuenta, pero si acompañaba a un residente, tendría una excusa que dar.

"¡Loco de T3tas~!"

Mientras Seol Jihu reflexionaba, una voz radiante sonó. Seol Jihu se dio vuelta sorprendido.

"¿Eh? ¿Ya...?"

Cerró la boca a mitad de su frase. Había pensado que Seo Yuhui lo llamaba por el apodo de 'Loco de T3tas'. Debido al cabello largo de la persona que llamaba, la expresión suave, y el estilo muy glamoroso, realmente pensó que era Seo Yuhui al principio.

Sin embargo, al examinarla más de cerca, se dio cuenta de que se trataba de otra persona, aunque las dos tenían auras similares.

"¡......!"

Una mujer que nunca había visto antes se detuvo con un teléfono junto a su oreja. Ella parecía un poco sorprendida. Seol Jihu se disculpó inmediatamente.

"Ah, lo siento. Pensé que eras alguien que conocía."

"Ah..."

La mujer escaneó brevemente a Seol Jihu y luego sonrió. Lo saludó con una ligera reverencia antes de pasarle por un lado.

"Sí, no es nada. ¿Dónde estás? ¿Ya casi llegas? Espera afuera un poco. Voy en camino. ¿Cómo que por qué? Salgamos a comer hoy. Todo el mundo viene."

A juzgar por la forma en que hablaba, parecía que iba a encontrarse con su novio.

'¿Debería comer en la calle con Yuhui también esta noche?'

Seol Jihu movió su mirada después de observar a la mujer marcharse. Mirando hacia atrás, hacia el edificio 101, se quedó pensativo.

'Ahora, ¿Cómo me acerco a esto?.... ¿Debería irrumpir y preguntar si puedo verla? No, probablemente me detengan en el vestíbulo antes de que pueda llegar al ascensor. Yuhui dijo que los visitantes deben llamar para entrar en... Entonces, ¿Debería llamar al número hasta que Kim Hanbyul conteste? No, probablemente me denunciarían a la policía. O esa aterradora Reina de las Sombras podría visitarme... Aunque quiero intentar luchar contra ella'.

Sintiendo que su espíritu competitivo se elevaba, Seol Jihu rápidamente sacudió su cabeza y se deshizo del pensamiento. No había forma de que luchara en la Tierra, y había una posibilidad de que su familia también resultara involucrada. No había necesidad de hurgar en el avispero innecesariamente.

'¿Debería protestar?'

Seol Jihu sonrió amargamente.

'Sería mejor si pudiera mudarme al lado o, al menos, al mismo edificio...'

Pero eso también supuestamente sería  difícil. También podía enviarle un mensaje a la prima de Kim Hannah para explicarle la situación y regresar por ahora, pero quería escuchar la respuesta personalmente si era posible.

Sin importar cuál fuera la respuesta.

'No lo sé'.

Seol Jihu suspiró y se sentó a un lado del jardín de flores. En ese momento, la entrada principal del edificio 101 se abrió. La puerta giratoria rotó, y algunas personas salieron.

Seol Jihu, que miraba aturdido, de repente agrandó sus ojos. Las cuatro mujeres que salieron llevaban una sonrisa de confianza. No sólo tenían un encanto único, sino que, lo que es más importante, irradiaban la elegancia de una reina en sus pasos.

'Guao...'

Seol Jihu se olvidó de por qué estaba aquí y miró fijamente a las cuatro mujeres.

'Mucha gente bonita vive aquí'.

Fue entonces.

¿Sintieron su mirada?

"Así que yo... ¿Hmm?"

Una de las mujeres miró en su dirección. Después de observar a Seol Jihu, sus ojos brillaron. Al mismo tiempo...

"¿Hm?"

Los ojos de Seol Jihu también se agrandaron. Fue porque su visión se volvió de repente dorada. Sus Nueve Ojos se activaron automáticamente, casi como para protegerlo. Esta era la segunda vez que su Habilidad Innata se activaba por sí misma, la primera había sido cuando recuperó su Habilidad Innata.

Pronto, cuando la visión de Seol Jihu volvió a la normalidad, la mujer que estaba al frente del grupo se detuvo. Lo miraba con los ojos entrecerrados, sus pupilas grises se veían extrañamente peligrosas.

Seol Jihu se abstuvo de activar los Nueve Ojos de nuevo. Tenía la sensación de que sería lo mejor. Ahora que lo pensaba, las otras tres mujeres también se habían detenido.

Entonces, Seol Jihu tenía la intención de levantarse, pero no pudo hacerlo...

"Hey."

Seol Jihu instintivamente se llevó la mano a la cintura y luego la movió como si estuviera lanzando algo hacia atrás. Fue entonces cuando se dio cuenta de que no tenía su lanza. Su cuerpo había reaccionado antes de que reconociera la situación.

Cuando Seol Jihu se dio vuelta lentamente, vio a la mujer de ojos grises allí. Nunca le quitó los ojos de encima, pero ella había aparecido a sus espaldas antes de que se diera cuenta.

"Hnng."

Cuando Seol Jihu movió sigilosamente su mano, los ojos de Goh Yeonju se enroscaron. Había planeado sorprenderlo pero casi sufrió un golpe. Si el hombre tuviera una lanza en su mano, eso es lo que seguramente habría pasado.

'¿Leyó mi movimiento? Aunque no siento ninguna energía especial de él'.

Goh Yeonju movió su flequillo ondulado con una expresión intrigada. Entonces, extendió su mano y habló.

"5 millones de won."

"......"

Seol Jihu miró fijamente la mano suave que la mujer extendió. ¿Para qué los quería?

"Me miraste los pechos. El precio de visualización es de 5 millones de won."

"¿......?"

"¿Oh? ¿Qué pasa con el signo de interrogación sobre tu cabeza? ¿Eres Ahn Sol?"

"No sé qué quieres decir con eso, pero no miré."

"Mentiras. No puedes engañar a mis ojos. Entrégalos. Viste estos hermosos pechos, así que tienes que pagar el precio."

Seol Jihu miró hacia abajo. Como la mujer llevaba un cuello de tortuga de pecho abierto, pudo observar vagamente sus pechos.

Eran realmente magníficos. Si no conociera a Seo Yuhui, se habría enamorado totalmente de ellos.

"¿Te das cuenta? Los viste."

Cuando las esquinas de la boca de Goh Yeonju se enroscaron, Seol Jihu reflexionó.

"Realmente no miré."

"Pero, lo acabas de hacer."

"......"

"5 millones de won. Si no, llamaré a los guardias de seguridad y te echaré."

"Realmente no miré a través de...."

Seol Jihu sacó su billetera con una cara malhumorada.

"Tampoco son tan bonitas....He visto y tocado incluso mejores..."

Haciendo pucheros, sacó cinco billetes de un millón de won.

Goh Yeonju se sorprendió. Ella no pensó que él realmente pagaría.

'...¿Quién es este tipo?'

Estaba un poco nerviosa, pero rápidamente recuperó la cordura.

"Muy bien, digamos que no lo hiciste."

Aclaró su garganta y continuó.

"Entonces, ¿Dónde miraste?"

"...Sus caras."

"¿Por qué?"

"Las cuatro eran muy guapas.... Lo siento si mi mirada les resultó desagradable."

"No, no hay razón para disculparse."

Goh Yeonju se rió.

"Qué niño tan lindo. De todos modos, ¿Y?"

Seol Jihu inclinó su cabeza.

"Dijiste que estabas mirando porque éramos guapas."

"Es cierto."

"Entonces, ¿Quién es la más bonita?"

Goh Yeonju se inclinó y le pellizcó la mejilla a Seol Jihu.

Seol Jihu se quejó un poco de su acto juguetón. Su cuello se puso rojo rápidamente. Parecía no saber qué hacer.

Se levantó rápidamente e intentó regresar, pero...

"¡Ah!"

No tuvo más remedio que detenerse. Fue porque se encontró con alguiende frente.

Mirando atrás, vio a las otras tres mujeres que lo rodeaban.

"Lo siento."

"N-No, yo debería ser quien se disculpe."

Cuando Seol Jihu se disculpó, la mujer de cabello castaño claro con la que se encontró también se disculpó. Al mirarla, le recordó a un dócil cachorro. Entonces, no estando seguro de dónde poner su mirada, se volteó y miró las caras de las otras mujeres.

Una parecía fría y distante como si un viento frío soplara por donde quiera que fuera. Su delgada y tonificada figura la hacía parecer como si fuera hábil con la espada...pero por alguna razón, Seol Jihu sintió un indicio de perversión por parte de ella.

'Espera, ¿No la he visto en la televisión un par de veces?'

La persona restante también era bastante bella. Miraba su reloj con una cara inexpresiva como si mirarlo fuera una pérdida de tiempo, pero llevaba una atmósfera muy madura.

'Siento como si la hubiera visto antes también...'

Mientras pensaba, sintió que algo le golpeaba la espalda.

"¿Quién? Escoge rápido."

"¡......!"

"¿Soy yo? ¿O es una de ellas?"

La mujer de ojos grises se rió. El aturdido Seol Jihu levantó su dedo en trance. Luego, cuidadosamente apuntó con su dedo a la mujer que vio por última vez, que desprendía un olor único y denso.

Normalmente se ponía nervioso, pero en realidad estaba eligiendo a alguien inconscientemente, casi como si se sintiera atraído por algo. Por alguna razón, esta mujer parecía desprender un encanto carismático parecido a una maldición.

"...Todos los hombres son iguales."

Los ojos de Goh Yeonju se entrecerraron.

"Ptui."

La mujer de cara fría escupió.

"Debes estar feliz, Soyoung Unni~"

Incluso la mujer con aspecto de cachorro miró de reojo.

Han Soyoung seguía sin decir nada, como si el asunto no fuera de interés. Sin embargo, la forma en que levantó su barbilla dejaba claro que se sentía orgullosa.

"¿Quién eres?"

Miró a Seol Jihu por primera vez.

"¿Puedes decirme tu nombre? Nunca te he visto por aquí."

Cruzó sus brazos y preguntó con orgullo.

"Mi nombre es Seol Jihu."

"Seol Jihu.... ¿Y qué te trae por aquí?"

"Vine aquí para conocer a alguien."

"¿Eso es todo?"

"Ah, y..."

La mujer preguntó en un tono interrogativo. Aunque Seol Jihu podría estar equivocado, sintió que la mujer se estaba entrometiendo.

Seol Jihu hizo una breve pausa antes de continuar.

"También vine a averiguar... si puedo mudarme aquí."

Se rascó la cabeza y se rió torpemente.

Han Soyoung inclinó su cabeza ligeramente.

"...Ya veo."

Entonces, después de mirarlo fijamente durante un tiempo...

"Bien, discúlpenos. Tenemos que irnos ahora."

Han Soyoung se dio la vuelta.

Las otras tres mujeres se giraron hacia ella simultáneamente.

"¿Señorita Han Soyoung?"

Goh Yeonju la llamó.

"Está aquí como invitado. No podemos molestarlo. Vámonos. Debe estar esperándonos."

Con eso, se marchó. Caminando por la colina que llevaba al edificio 101, ella sacó su teléfono.

"¿Qué le pasa?"

Goh Yeonju le dio a Seol Jihu un vistazo rápido antes de irse.

"No lo sé. Estoy segura de que tiene sus razones."

La mujer de rostro frío también las siguió.

"Ah..."

Finalmente, la mujer de cabello castaño claro se inclinó ante Seol Jihu antes de correr rápidamente tras ellos.

Fue entonces cuando Seol Jihu pudo tomar un respiro. El grupo de mujeres llegó como una tormenta repentina y se fue como una.

'¿Qué ha sido eso...?'

Seol Jihu sacudió la cabeza.

'Esto no es bueno'.

Parecía que sería mejor volver por hoy. No sólo vino sin estar preparado, sino que tampoco parecía lo mejor irrumpir con fuerza.

'Reunámonos con Yuhui primero'.

Probablemente era mejor buscar otro método.

Mientras organizaba sus pensamientos, Seol Jihu parpadeó repentinamente.

"...¿Eh?"

Finalmente se dio cuenta de la razón de la ansiedad desconocida que sentía.

"¿Yuhui?"

Pudo ver a Seo Yuhui parada en dirección al Edificio 102. No sabía cuando llegó, pero parecía que había estado observando por un tiempo.

"¿Cuándo..."

"Jihu."

Seo Yuhui puso una mano en su cintura y sonrió.

"Estoy tan celosa. ¡Eres tan popular!"

"No, no es eso."

"Estoy de acuerdo, esas unnis eran muy bonitas. Estoy totalmente de acuerdo. Diviértete con esas glamorosas unnis entonces. Adiós."

« Unni - Se usa para referirse a una mujer que tiene más edad que tú. »

Seo Yuhui se dio vuelta.

"Yuhui. ¡Yuhui!"

Asustado, Seol Jihu corrió rápidamente hacia Seo Yuhui.

***

"Qué niño tan lindo."

Al mismo tiempo.

"Ha pasado mucho tiempo desde que los Ojos del Encanto no funcionaron."

Goh Yeonju resopló mientras caminaba por la colina.

"¿Viste eso?"

Entonces, miró hacia atrás y preguntó.

"Movió su mano hacia atrás antes de que me moviera, ¿Verdad?"

"Sí, aunque fue sólo por una fracción de segundo."

La mujer de rostro frío, Nam Da-Eun, asintió con la cabeza.

Goh Yeonju lamió furtivamente su labio superior.

"Interesante. ¿De dónde vino un chico como él?"

"No parecía una mala persona, aunque..."

La mujer de cabello castaño claro, Yoo Hyun-Ah, habló discretamente.

"Es mejor tener cuidado."

Nam Da-Eun habló brevemente.

"Además... no deberíamos confrontarnos innecesariamente. Aparentemente, no es una buena idea irritar a la Constelación Dorada."

'...¿Qué?'

Goh Yeonju frunció el ceño.

"¿Qué quieres decir? ¿Constelación Dorada?"

"Tampoco lo sé. Eso es justo lo que Jung Unni me dijo."

Goh Yeonju cerró su boca.

"Bueno... dejémoslo en paz por ahora. Parece que Soyoung Unni también tiene algo en mente."

Al escuchar esto, Goh Yeonju miró hacia atrás otra vez y luego se volteó hacia Han Soyoung, que estaba caminando adelante.

"Soy yo. Busca a alguien por mí. Su nombre es Seol Jihu..."

Han Soyoung estaba ocupada hablando por teléfono con alguien.