Reciente

miércoles, 11 de noviembre de 2020

Bajo El Roble - Capítulo 37

Capítulo 37. El Castillo de Calipse (1) 


Max se preguntó si el hombre frunció el ceño cuando la oyó tartamudear. Sin darse cuenta, Rodrigo colocó una copa de plata y algunos utensilios delante de ella con una cara solemne, pero por lo demás, no mostró ninguna otra expresión facial. Suspirando interiormente con alivio, comenzó a comer lentamente a pesar de estar hambrienta. 

Aunque normalmente tenía un apetito modesto, Max no pudo encontrar la manera de bajar la cuchara. Solo entonces se dio cuenta de que tenía bastante hambre, habiendo hecho un arduo viaje hasta Anatol y no habiendo comido la noche anterior. O tal vez, debe ser por la deliciosa comida que se estaba sirviendo. 

Rápidamente terminó el abundante tazón lleno de carne y vegetales. Untó mantequilla en el pan recién horneado e incluso se las arregló para terminar una rebanada de pastel de carne. Cuando estaba llena, bebió sidra dulce y casi se sintió un poco mareada. 

"¿Traigo más comida?" dijo el mayordomo por un lado. 

"Y-ya he terminado, gracias". 

Se limpió delicadamente la boca con una servilleta y se levantó de la mesa. Cuando salió del comedor, Rodrigo se unió a ella y continuó su visita guiada por el castillo. 

"El Castillo Calipse fue construido hace 150 años por Sir Anatol, un caballero del caído Imperio Roem. Al derrumbarse el Imperio Roem, numerosos monstruos comenzaron a aparecer con frecuencia en esta zona e inevitablemente se fue de las manos del gobierno de los Siete Países. Hace 40 años, por razones geográficas, esta tierra se convirtió en parte bajo el gobierno de Whedon, pero en los primeros días no había muchos residentes. Por lo tanto, con el área desatendida, los monstruos naturalmente prosperaron a su vez". 

Rodrigo atravesó la sala y continuó contando la historia de Anatol. 

"Pero hace diez años, el joven de dieciocho años Sir Riftan Calipse, que acababa de ser nombrado caballero, llegó a ser el Señor de Anatol". 

Sus pasos fueron lentos, su voz adquirió un tono más conmovedor "El Señor no sólo reparó el Castillo extensamente, sino que incluso reconstruyó los muros para proteger la tierra. Gracias a su fuerte y comprometida defensa contra los monstruos y a una invasión de espíritus malignos, el número de personas en esta área casi se ha triplicado". 

La historia del hombre era apasionante, y su voz era impresionante. A pesar de su arrebato frente a los sirvientes el día anterior, era imposible cuestionar su lealtad a Riftan. 

"Pero... parece que estoy más centrado en el exterior del Castillo. Así que el interior es un poco deprimente” Rodrigo añadió, claramente avergonzado, lo que hizo reír a Max de forma incómoda; este era un problema que se le iba a encomendar resolver. 

"¿C-cuántas ha-habitaciones hay?" preguntó. Como no había elección en el asunto, podría intentarlo ahora. 

"Hay más de cien habitaciones solo en esta parte del castillo. Hay unas 40 habitaciones en el anexo y en la torre del castillo, y otras 250 habitaciones, incluyendo los cuartos de los guardias y de los caballeros". 

Al mencionar el gran número de habitaciones como responsabilidad suya, Max se sintió inmediatamente cansada. ¿Cómo podría decorar todas esas habitaciones? Mientras estaba encerrada en una confusión interna, Rodrigo aún no había terminado... 

"Y hay cinco salas de recepción principales, dos salas de banquetes, dos bibliotecas y un salón de té en cada piso, ninguno de los cuales ha sido usado en todos estos años". 

Rodrigo se disculpó con una profunda reverencia. 

"Los caballeros no disfrutan en absoluto del té, así que ni siquiera estoy seguro de por qué voy al mercado a seleccionar las mejores hojas de té". 

Max imaginó a Riftan sentado frente a la mesa de té, sosteniendo una pequeña taza, y una risa casi se le escapó. De hecho, no podía imaginar a los caballeros o a Riftan, de hecho, disfrutando del té. En su lugar, seguramente sería una taza de cerveza. 

"¿Le gusta el té al Señor Riftan?" añadió cautelosamente "¿Beben té juntos, Señora?" 

Max se sonrojó un poco cuando menciono el nombre de su marido. "L-le gusta". 

"Entonces, le diré al camarero que prepare un refrigerio a su regreso. Y por supuesto, solo las mejores hojas de té para los maestros de este castillo". 

"Y-yo lo espero con ansias". 

Una suave sonrisa hizo que la arrugada cara del señor pareciera más joven. En esta suave exhibición, Max también se relajó. Rodrigo parecía ser una buena persona. 

"Entonces, continuaré el recorrido por el castillo". Continuó hablando mientras bajaban las escaleras. 

"Como ya sabe, el comedor está situado junto a la sala de recepción principal en el primer piso, y el cuarto de las mujeres, donde se encuentra su habitación, está en el centro del tercer piso. La biblioteca del Señor está situada en el extremo norte del tercer piso. Los salones de banquetes y las habitaciones de huéspedes están en el segundo piso. Por último, el cuarto piso contiene la biblioteca principal del castillo". 

"¿Ha-hay una biblioteca?" 

"Sí" asintió. "El Señor tiene unos 8.000 libros en sus estantes. La mayoría de ellos de la época de Roem. ¿Le gustaría visitar la biblioteca, Señora?" 

Max dudó por un momento. Por lo poco que sabía, los libros se comercializaban mucho para ser caros, ¿qué pasaría si inadvertidamente rompiera una página o rayara la cubierta? Detestaba la idea de que Riftan pensara que era descuidada. 

Max sacudió la cabeza en su lugar. "I-iré en otra ocasión” 

Rodrigo asintió sin hacer otra pregunta. "A continuación le mostraré los salones de recepción y de banquetes". 

Max asintió obedientemente. Los salones de recepción y los salones de banquetes eran los lugares más importantes para recibir a los invitados. Sería mejor revisar estas áreas primero para que ella pudiera captar ideas sobre cómo decorarlas. 

Lo siguió hasta el salón de banquetes y abrió la boca conmocionada a su llegada. No había ni un solo objeto dentro del espacioso salón de banquetes. El aire frío salía del suelo para saludarla, el aire incluso se deslizaba por las ventanas agrietadas. 

"Ya que nunca tuvimos un banquete..." el mayordomo empezó a murmurar, claramente incómodo de nuevo. 

"Ah" Max trató de aligerar la atmósfera. "N-no debe haber ninguna razón para que vengan invitados..." 

"La mayoría de los invitados del Castillo son caballeros, y ni siquiera se quedan lo suficiente para un baile. Probablemente ni siquiera lo disfruten, pero beben mucho en el comedor". 

Rodrigo se detuvo, pensando por un momento. "Nunca hemos invitado a ningún noble a cenar. Después de gastar mucho dinero para reparar el castillo, para construir los nuevos muros y reforzar el puente levadizo, no podíamos permitirnos celebrar reuniones sociales".