Reciente

viernes, 30 de octubre de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 480

Capítulo 480. Finis Belli (4)


Un escenario antinatural se desarrolló.

Tal vez, era mejor decir que no encajaba. Un río de sangre fluía en el campo de batalla bajo un sol brillante. Donde, orbes del tamaño de un dedo flotaban, brillando con una luz ámbar.

Incontables luciérnagas se mezclaron en el campo de batalla desbordante de sangre, creando un paisaje muy contrastado.

Pronto, un cambio comenzó a producirse.

Baek Haeju bajó la mirada y miró su cuerpo. Antes de que se diera cuenta, los brillantes orbes habían aterrizado en su brazo izquierdo. Se filtraron en su piel, se extendieron por todo su cuerpo, de una esquina a otra.

Baek Haeju levantó el brazo aturdidamente, sus pupilas se llenaron de vitalidad. Su brazo izquierdo colgante se movió sin problemas, y no sintió ningún dolor al hacerlo. Sus huesos parecían haberse sanado e incluso se volvieron más fuertes.

No sólo eso, sino que incluso las heridas menores en su cuerpo se curaron. Su maná también estaba volviendo rápidamente a su nivel original. Baek Haeju se estremeció por la energía que resurgía en su circuito de maná antes de mirar a un lado.

No muy lejos, pudo observar a Oh Rahee levantando la cabeza. El grupo de luciérnagas que la dejaron se reunía alrededor de los brazos de Oh Rahee antes de dispersarse de nuevo.

"...¿Eh?"

Los ojos de Oh Rahee se agrandaron. Sus brazos arrancados volvieron a crecer. La hemorragia de Vlad Halep se detuvo, y los tobillos aplastados de Yi Seol-Ah se enmendaron. Lo mismo sucedió con Hugo. Sus huesos se recuperaron, y una nueva piel creció sobre ellos. Su cuerpo carbonizado volvió a la normalidad, recuperando su color.

El efecto de sanación fue genuinamente increíble.

"Como se esperaba."

Philip Muller, que estaba descansando en el campamento principal de la fuerza aliada, sonrió. La energía de su maná estaba desbocada por manifestar a Avaricia en su cuerpo, pero ahora se estaba calmando.

Eun Yuri también parecía sorprendida. Su circuito de maná, que se había retorcido por el uso excesivo de su maná, se estaba recuperando rápidamente.

Tanto Philip Muller como Eun Yuri estaban fuera de servicio, pero ahora había una posibilidad de que pudieran volver a la batalla, completamente sanados.

"Se siente como si hubiera renacido."

Eun Yuri miró de un lado a otro entre sus manos con una mirada de sorpresa.

"Sucedió lo mismo durante la Expedición del Reino de los Espíritus, pero..."

Por otra parte, Philip Muller parecía haber experimentado el fenómeno antes.

"Esta es la primera vez que veo al Árbol del Mundo mostrar semejante demostración de fuerza. Debe estar usando el poder sagrado que la Estrella de la Lujuria invocó."

"Aún así, esto es a una escala muy grande..."

"Es lo menos que el Árbol del Mundo puede hacer. Recuerda, el Árbol del Mundo es la razón por la que la Fortaleza Tigol ha podido resistir los ataques combinados de cinco Comandantes del Ejército."

Philip Muller habló con fuerza y se levantó. Se preparó para unirse a la batalla.

Eun Yuri se levantó también y luego se estremeció. Por el rabillo del ojo, vio a Seo Yuhui medio muerta en el suelo.

Su cuerpo brillaba débilmente. Luciérnagas se habían reunido a su alrededo,r más que a cualquier otra persona, e incluso más se seguían reuniendo alrededor.

A pesar de esto, Seo Yuhui todavía estaba inconsciente.

"Unni..."

"No se puede evitar. Ella realmente se esforzó para llevar a cabo esa ceremonia."

Como dijo Philip Muller. Ella también estaba sufriendo por sobreexigir su maná y su poder sagrado, ninguno de los cuales podía ser tomado a la ligera.

"Debería abrir los ojos pronto."

Sin embargo, la voz de Philip Muller transmitía una fuerte confianza.

"En este mundo, el Árbol del Mundo no es diferente a un dios. Aunque pueda tardar un poco, se despertará sin duda antes de que la guerra termine."

"Bueno... supongo que técnicamente está recuperando el poder sagrado que emitió."

Eun Yuri asintió con una mirada de alivio.

"¿Por qué no nos vamos también? Te dejaré el teletransporte a ti. Probablemente tendré que guardar todo el maná que pueda si quiero usar la Manifestación de nuevo."

"Sí, vamos."

Eun Yuri lanzó un hechizo de teletransportación, y los dos desaparecieron en el siguiente segundo.

No mucho después de que se fueron...

"...Ji... hu..."

Los párpados de Seo Yuhui temblaron levemente.

***

Bondad Retorcida no se movió después de detenerse. No estaba restringida hasta un punto de no poder moverse, pero no sabía qué hacer.

Su plan se había desmoronado en el momento en que el Árbol del Mundo revivió. Se podría decir que sus cálculos estuvieron completamente equivocados. Pensaba que el Árbol del Mundo necesitaría al menos 10 minutos para migrar al Mundo Medio y ejercer su poder.

Era tiempo más que suficiente para llevar a cabo su plan. Cada minuto y cada segundo era un momento que podía cambiar la marea de la guerra con alguien del calibre la Bondad Retorcida.

Sin embargo.

'La Estrella de la Lujuria...'

Bondad Retorcida gruñó en silencio después de sentir el poder sagrado desbordándose alrededor del campamento principal de la fuerza aliada. Nunca en su imaginación más salvaje había pensado que una cantidad tan grande de poder sagrado se usaría para la purificación y aprovechamiento de la energía en lugar de para el crecimiento del Árbol del Mundo.

Cuando Bondad Retorcida miró alrededor del campo de batalla después de recomponerse, una gruesa expresión de preocupación se apoderó de su rostro. Los enemigos que habían caído a causa de graves heridas se estaban levantando uno por uno. El ave fénix y algunos espíritus emanaban aún más energía que antes.

Los recursos de Bondad Retorcida disminuían por segundo, pero los recursos de la fuerza aliada se recuperaban más allá de su estado original.

Era realmente el peor escenario que se le podía ocurrir.

Si antes estaba presionada por el tiempo, ahora estaba totalmente aplastada.

Para empeorar las cosas...

"¡Euk!"

Bondad Retorcida gimió repentinamente.

¡Koong!

Su cuerpo cayó repentinamente del cielo. Se las arregló para aterrizar en sus dos pies, pero no pudo evitar balancearse por un breve momento.

"Keeuuuu..."

Su cuerpo contenido, acababa de sufrir otra interferencia. Bondad Retorcida apretó sus dientes, sintiendo la divinidad de Avaricia aplastándola.

Por lo general, ella habría sido capaz de librarse de ello con su propia energía. Sin embargo, el Apóstol de la Avaricia usó un método detestable para mezclar la divinidad de Avaricia con la energía del Árbol del Mundo.

Los ojos de la fuerza aliada brillaban. Habían notado que la energía de Bondad Retorcida estaba disminuyendo. La omnipotente Bondad Retorcida parecía no saber qué hacer.

"¡......!"

En el momento siguiente, Bondad Retorcida se apresuró a usar su larga espada.

¡Clang!

Un ruidoso sonido metálico resonó. La maza de Chohong fue empujada hacia atrás después de haber estado justo delante de la cara de Bondad Retorcida. A diferencia de antes, la mano de Bondad Retorcida se sintió un poco entumecida.

Trató de atacar a Chohong de inmediato, pero luego retrajo su larga espada con el ceño fruncido. Fue porque Phi Sora y Hugo aparecieron a su lado empuñando sus armas.

'¡Mi cuerpo se siente... pesado!'

No podía hacer nada con el Árbol del Mundo. Para mitigar la situación aunque sea un poco, primero tenía que deshacerse de las molestas interferencias.

Chasqueando su lengua, Bondad Retorcida se movió rápidamente. Moviéndose a través del enemigo como agua corriente, trató de atacar a Philip Muller. Sin embargo...

¡Clang!

Ella fue obstruida una vez más. Habiendo leído los movimientos de Bondad Retorcida, Baek Haeju y Oh Rahee bloquearon su avance.

Los ojos de Bondad Retorcida temblaron débilmente. Su nivel físico había caído significativamente por las dos restricciones que le habían puesto. Sólo ahora comenzó a sentir una sensación de peligro.

Seguía siendo poderosa, pero ya no lo era tanto. Sus movimientos, que habían sido demasiado rápidos para que muchos de los miembros de la fuerza aliada los pudieran observar, ahora se veían.

Sí, todos podían observar ahora los movimientos de Bondad Retorcida.

Fue entonces.

¡Bzzz, bzzz, bzzz, bzzz, bzzz!

Una serie de vibraciones resonaron, y una espantosa descarga de magia salió disparada desde la parte trasera.

Bondad Retorcida saltó sobresaltada. Ella no pensó mucho en la magia al principio, pero cada una de ellas, se trataba de una magia de origen que incluso tenía energía anti-maldad mezclada.

"¡Tú eres...!"

Bondad Retorcida frunció el ceño después de observar a la Maga que le había llamado la atención en el pasado.

Eun Yuri había aparecido. Con sus ataques mágicos como señal de partida, la batalla que había sido puesta en una pausa momentánea se reanudó.

La fuerza aliada se apresuró a actuar después de notar que el enemigo se había debilitado. Aún así, Bondad Retorcida seguía siendo Bondad Retorcida.

"¡Algo de este nivel...!"

De las espadas gemelas que ella blandía a ambos lados, docenas de Qi de Espada salieron volando. Soltó un aliento dracónico y lanzó docenas de hechizos con círculos mágicos recreados para proteger su espalda.

Cada vez que giraba como una patinadora artística, los que se precipitaban hacia ella fueron arrastrados. Cualquier otro Comandante del Ejército habría sufrido al menos tres o cuatro golpes hasta ahora. Sin embargo, Bondad Retorcida aguantaba utilizando su alto reino de comprensión.

Pero la palabra 'aguantaba' era la prueba de que la marea de la batalla había cambiado.

¡Crackle! Un fuego que se dirigía hacia ella desde el frente hizo que su aliento se redujera a la mitad.

Completamente recuperada, Baek Haeju atacó desde la izquierda con un Qi de Espada Reforzado. Mientras los Apóstoles del Orgullo, la Pereza y la Ira unieron sus manos para atacar desde la izquierda.

Bondad Retorcida los habría sacudido fácilmente hace unos minutos, pero ahora se vio obligada a detenerse y bloquear sus ataques. Esto se transformó en una abertura que era incomparable a cualquier abertura anterior.

Incontables enemigos aprovecharon esta oportunidad.

Los espíritus eran invocados de vuelta al Reino de los Espíritus cuando morían. No morían en el verdadero sentido de la palabra. Y debido a que estos Espíritus atacaron sin tener en cuenta sus vidas, Bondad Retorcida no podía ignorar los ataques que de otra manera no tendrían valor.

Sus manos y pies comenzaban a cansarse.

***

Al mismo tiempo.

Seol Jihu también estaba envuelto en luz ámbar.

Sintiendo la energía que surgía de la planta de sus pies, Seol Jihu respiró un suspiro de alivio. Estaba siendo presionado poco a poco, pero ahora había recuperado la fuerza para mantenerse firme.

La Reina Parásito miró fijamente a Seol Jihu, quien rápidamente recuperó su energía perdida antes de girarse para encarar al Árbol del Mundo en la distancia.

Debería haber destruido el Árbol del Mundo antes de que terminara su migración. Sólo entonces habría tenido una oportunidad de éxito.

Sin embargo, ella había fallado.

No podía culpar a Bondad Retorcida. Después de todo, ella había fallado en ayudarla a moverse como quería.

"Sólo quiero asegurarme."

Seol Jihu giró su lanza y la apoyó en su hombro.

"No tienes ningún pensamiento de rendirte, ¿Verdad?"

La nariz de la Reina Parásito se movió. Aunque no dijo nada, su sutil resoplido fue más que suficiente como respuesta.

Pronto, ella lentamente inclinó su cabeza hacia arriba. Miró fijamente al cielo, o mejor dicho, a los cuerpos celestes.

Seol Jihu miró fijamente antes de preguntar repentinamente.

"¿Cómo se ve el destino de los Parásitos en este momento?"

[Es sombrío.]

La Reina Parásito sorprendentemente dio una respuesta inmediata.

[Parece el crepúsculo antes de la puesta del sol. También parece el crepúsculo antes del amanecer...]

Si Seol Jihu no se equivocaba, la Reina Parásito... se veía tranquila y relajada.

[...Niño.]

Una voz tranquila sonó.

[Si tuviera que describir mi vida eterna con una palabra, sería ésta: Supervivencia.]

[Tuve que luchar desde el momento en que nací en un planeta aislado lejos de esta galaxia.]

[Un ser divino recién nacido con un gran potencial, pero sin ninguna protección, es una excelente presa.]

La voz de la Reina Parásito continuó.

[No sabía por qué. Tampoco intenté averiguarlo.]

[Simplemente... luché.]

[Durante miles de años, luché, luché y luché....]

[Antes de darme cuenta, tenía una galaxia entera bajo mis pies.]

[Por supuesto, ese proceso no estuvo lleno sólo de gloria.]

La Reina Parásito sonrió débilmente.

[Reflexionando sobre el pasado, hubo muchos momentos humillantes.]

[Hubo momentos en los que supliqué por mi vida mientras juraba lealtad.]

[También hubo momentos en los que escapé con mi vida colgando de un hilo.]

[Pero lo que es importante es esto.]

En ese momento, la Reina Parásito se giró hacia Seol Jihu.

[La Diosa del Parasitismo está aquí y ahora.]

Los ojos de Seol Jihu se entrecerraron.

[Aunque haya trabajado bajo los pies de otra persona durante cientos de años, buscando una oportunidad para atacar...]

[Aunque me cortaron por la mitad con una sola decisión equivocada y escapé sin poder ofrecer ninguna resistencia...]

La Reina Parásito puso su mano sobre su estómago.

[Al final, disequé a los enemigos que me miraban con desprecio aquí adentro. Y lo más probable es que siga haciéndolo.]

[Así que no tienes que preocuparte.]

La Reina Parásito sonrió.

[Estaré de pie incluso después de que pase el día de hoy.]

[Como siempre lo he hecho.]

Se podía sentir una confianza absoluta e imperativa en su voz.

Seol Jihu se mordió los labios. En verdad, la Reina Parásito debería saber en este momento que Bondad Retorcida caería pronto y que ella sería la siguiente.

¿Cuál podría ser la razón de su confianza?

Seol Jihu pensó que algo cambiaría si el Árbol del Mundo revivía. Bueno, algo cambió, pero...

'No lo entiendo'.

No tenía la sensación de haber ganado todavía.

"...Lo has hecho bien hasta ahora. Es hora de dejar todo atrás."

Seol Jihu dio un último aviso y luego volvió a apuntar la Lanza de la Pureza.

[No, yo debería decirte esas palabras.]

La Reina Parásito también respondió firmemente.

[Me muero por saberlo ahora.]

Por alguna razón, parecía estar disfrutando de la situación.

[¡Veremos si el destino que vi, es un crepúsculo del sol ocultándose o el crepúsculo del amanecer...!]

En ese momento, el grito de Bondad Retorcida sonó.

Con su penetrante grito como señal, Seol Jihu y la Reina Parásito se enfrentaron de nuevo.

El sol en medio del cielo tembló por las secuelas de su colisión.

Casi como si pronto se pusiera en el oeste.