Reciente

martes, 20 de octubre de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 470

Capítulo 470. Colisión (2)


Los Comandantes del Ejército Parásito podían desatar su divinidad momentáneamente para ejercer casi el mismo poder que un dios.

Sin embargo, era importante señalar que sólo podían mostrar poderes similares; era difícil decir que realmente se podían comparar con el poder de un auténtico dios.

Excluyendo valores atípicos como el Dios Marcial, la mayoría de las existencias no podían escapar a los límites de su comienzo mortal.

Y por lo tanto, para decirlo amablemente, era más acertado afirmar que los Comandantes del Ejército podían imitar a los dioses. Incluso Bondad Retorcida no era una excepción.

Por eso Seol Jihu se sentía nervioso pero también curioso.

¿Cómo sería un ser que fuera un dios de nacimiento? ¿Y cómo sería una batalla entre dioses?

Seol Jihu descubrió al instante que el Negro Seol Jihu no mentía cuando dijo, 'La Reina Parásito es mejor en el combate a distancia que en el combate cuerpo a cuerpo'.

Millones de partículas brillantes se reunieron alrededor de la Reina Parásito. Entonces, ella agitó sus alas en un gran movimiento y movió sus manos.

Diosa del Parasitismo — Destrucción del Mundo.

Partículas de luz se esparcieron por el cuerpo de la Reina Parásita. Las partículas eran del tamaño de gotas de agua, haciendo que pareciera que una tormenta de nieve soplaba alrededor de la Reina Parasito.

Por un momento, Seol Jihu se quedó atónito por su belleza.

'Espera'.

Sin embargo, los ojos de Seol Jihu se agrandaron de golpe en el momento en que sintió la energía que se condensaba en cada una de las gotas. Su visión se volvió blanca en un parpadeo.

No hubo ningún sonido de explosión o incluso un ruido leve. Todo lo que Seol Jihu pudo sentir fue que las partículas esparcidas detonaron repentinamente con una luz brillante.

Y con ello, lo que estaba escondido en su interior reveló sus verdaderos colores.

¡KWAAAAANG!

Una explosión que rompía los oídos estalló un poco más tarde. Cada gota se expandió instantáneamente al tamaño de una casa. La explosión fue tan fuerte que el espacio donde tuvo lugar se derrumbó sobre sí mismo, volviéndose negro como el carbón.

De hecho, era una explosión capaz de destruir un mundo.

'¡Este ataque...! ¡No puedo esquivarlo, y no debería!'

El ataque de la Reina Parásito era lo suficientemente poderoso como para diezmar tanto a sus enemigos como a sus aliados. Para cuando Seol Jihu entendió esto, su cuerpo ya se estaba moviendo.

Varias ondulaciones sacudieron el aire, y apareció un orbe más brillante que el sol.

¡Kwaaaaaaa!

Una supernova se materializó, haciendo erupción masiva en todas las direcciones. La destrucción del mundo de la Reina Parásito y la Explosión de Supernova de Seol Jihu chocaron.

'No es suficiente'.

Seol Jihu frunció el ceño. La Reina Parásito tenía un poder y un alcance superiores. La luz de la destrucción rompía todo a su paso, y la tormenta de energía del relámpago de Seol Jihu rebotaba de vuelta.

La Autoridad de Gula trató de devorar la energía de la Reina Parásito pero en cambio fue aniquilada. Esta era la primera vez que Seol Jihu vio la Explosión de Supernova siendo rechazada.

'¡Así que esta es la diferencia en el nivel de existencia...!'

Sin embargo, era demasiado pronto para sorprenderse.

Pop.

Seol Jihu ni siquiera pudo resistir el primer ataque de la Reina Parásito, sin embargo, ella estaba intentando más ataques. Seol Jihu primero pensó que nubes de humo negro escapaban de la boca de la Reina Parásito. Pero al inspeccionar más de cerca, se dio cuenta de que no era eso.

¡Pop, pop, pop!

No era sólo de su boca. Tentáculos negros salieron de cada poro de su cuerpo y comenzaron a teñir el área a una velocidad espantosa. Seol Jihu podía reconocer miles de tentáculos incluso a simple vista.

Diosa del Parasitismo — Infestación.

En un instante, la oscuridad se mezcló con la luz que destruía el mundo.

¡Tong, tong, tong, tong! Seol Jihu usó el Movimiento Etéreo consecutivamente, pero eso simplemente no bastaba. El área circundante ya estaba envuelta por la luz blanca y negra.

Eso no era todo. Las cosas negras que salieron disparadas del cuerpo de la Reina Parásito parecían tentáculos, pero no tenían ninguna sensación física. Si tuviera que describirlo, sería más bien un gas.

Cuando tocaron su cuerpo, volvieron su piel negra e intentaron invadir su cuerpo.

"¡Keuk!"

Seol Jihu gruñó. De repente sintió que su energía se volvía loca. La energía anti-maldad surgió para incinerar el humo negro, pero la energía de la Reina Parásito era más feroz y más numerosa que la suya.

A este ritmo...

'Seré devorado'.

Seol Jihu comenzó a sentir que su flujo de maná estaba siendo obstruido. Aunque el maná seguía fluyendo por su circuito, sentía que no pasaría mucho tiempo hasta que se detuviera por completo.

El debilitamiento de la energía de la Explosión de Supernova era una prueba de su teoría.

'¿Qué son estas cosas?'

Seol Jihu luchó por escapar del alcance del humo negro. Pero entonces, de repente dejó de blandir la Lanza de la Pureza. Fue porque algo sucedió que le hizo dudar de sus ojos.

La Reina Parásito estaba preparando otro ataque. La luz y la oscuridad que tiñeron todo el lugar, fueron absorbidas por sus manos extendidas.

Girando rápidamente, se convirtieron en bolas giratorias en cada una de sus manos. Entonces, inmediatamente juntó sus manos.

*Retumbar*

Mientras la luz y la oscuridad se mezclaban en una sola, una espantosa ondulación resonaba. Se sentía como si el mundo estuviera temblando en todas las direcciones.

...No, no era sólo una sensación. El mundo estaba realmente temblando.

Dentro del imparable estruendo, los catorce pares de alas de hueso de la Reina Parásito se movían simultáneamente. Se inclinaron hacia adelante y se adhirieron a la esfera. A continuación, la esfera se dividió en veintiocho pedazos.

En ese momento, Seol Jihu se dio cuenta de que los dos ataques anteriores de la Reina Parásito habían sido sólo para ganar tiempo para este ataque. Sería un movimiento mortal seguro, o al menos algo cercano.

En el momento en que se dio cuenta, los catorce pares de alas óseas, que absorbieron los pedazos de la esfera de luz y oscuridad, apuntaban a Seol jihu.

En el siguiente momento, catorce destellos de luz salieron de sus alas izquierdas.

Diosa del Parasitismo — Coincidencia de Opuestos: Caos 14.

La visión de Seol Jihu se volvió inmediatamente negra. Ni siquiera pudo decir lo que había pasado. Simplemente sintió como si estuviera en el vasto espacio exterior.

Por supuesto, no pensaba que ese era todo el ataque. Incluso en realidad, una presión aplastante lo estaba presionando por todos lados, y una oscuridad devoradora comenzó a rugir en su interior.

¡Puhak!

La sangre brotó de los siete orificios de Seol Jihu. Su cuerpo tembló antes de apenas recuperar el equilibrio.

"Keeuuu...."

Seol Jihu ni siquiera pensó en limpiarse la sangre de la cara. Esa era la menor de sus preocupaciones.

'¿Qué... qué se supone que debo hacer...?'

El poder, el alcance y el método de los ataques de la Reina Parásito eran demasiado diferentes.

Estaba envuelto en un espacio misterioso, sin saber siquiera qué estaba pasando exactamente. Preferiría luchar en una sangrienta batalla de puños y espadas.

Como no sabía cómo funcionaban los ataques de la Reina Parásito, no sabía cómo reaccionar. Por supuesto, no tenía tiempo para quejarse.

'¡Maldita sea...!'

Seol Jihu agarró la Lanza de la Pureza y comenzó a luchar para desmantelar la oscuridad. Cortó y cortó sin sentido con la Lanza Mental, aseguró su propio dominio con Ilimitado, y retorció el flujo circundante con la Convergencia de Mil Corrientes.

Parecía que lo que estaba haciendo, resultaba efectivo, porque el mundo exterior comenzó a aparecer poco a poco.

[Ahora esto es inesperado.]

Fue entonces cuando la voz de la Reina Parásito resonó en el espacio.

[Actuando tan salvajemente incluso dentro del miedo al caos 14...]

[Tal cosa debería ser imposible a menos que hayas muerto miles de veces.]

[Muy bien. Veamos si puedes soportar esto.]

Una voz fría sonó. Seol Jihu podía mirar débilmente a la Reina Parásito en la distancia. Sus alas óseas derechas se movieron y dispararon otros 14 rayos de luz.

¡Kaduk! ¡Kaduuuuk!

Un crujido aterrador resonó. Los vellos del cuerpo de Seol Jihu se erizaron. La oscuridad que había disminuido también se hizo más espesa en un instante.

Seol Jihu se dio la vuelta apresuradamente. Sólo entonces pudo mirar lo que estaba pasando.

Su cuerpo estaba asimilando la oscuridad antes de que se diera cuenta.

Podía mirar el futuro... el futuro en el que perecería después de luchar inútilmente.

'Cometí un error'.

Seol Jihu apretó los dientes. La Reina Parásito dijo que lo consideraría su igual. Fue un error de su parte contenerse cuando su oponente, quien era más fuerte, se estaba esforzando al máximo.

'No hay otra opción'.

Seol Jihu quería esperar hasta que existiera una oportunidad perfecta, pero la situación no estaba a su favor. Si continuaba conteniéndose, podría morir en este lugar.

Seol Jihu recobró el aliento y fijó su postura. Luego, reforzó su determinación.

Cierto, no debería ser tan fácil conquistar al jefe final.

Pronto, una brillante luz dorada comenzó a emanar del cuerpo de Seol Jihu.

Había activado la séptima etapa de la Lanza de la Pureza, el Dios de la Lanza.

***

Al mismo tiempo.

La batalla de Seol Jihu y la Reina Parásito estaba afectando al resto del campo de batalla.

¡Ddudududududu!

El suelo de repente retumbó como si un intenso terremoto se hubiera desatado.

"¡Madre...!"

El Horus de Teresa, que estaba movilizando valientemente al ejército central, perdió el equilibrio y cayó. Un Parásito trató de acercarse a Teresa mientras estaba atrapada por el Horus caído, pero tuvo el mismo destino. No pudo mantenerse de pie y se cayó de forma horrible.

Los Parásitos y la fuerza aliada voltearon su mirada mientras se balanceaban en todas las direcciones. Sabían que estaban en medio de una guerra, pero no podían evitar centrarse en esa batalla, sabiendo su papel fundamental en esta guerra.

También tenían curiosidad por saber qué estaban haciendo para que el entorno estuviera 
agitándose de esta manera.

Teresa parpadeó cuando se levantó apresuradamente. Lo primero que vio fue la capital destruida. Sin embargo, esto no resultó sorprendente en lo más mínimo. Porque pudo observar una escena mucho más impactante en la distancia.

El cielo sobre la capital se había hundido sobre sí mismo, y 28 anillos de oscuridad giraban alrededor de un solo punto.

Lo que resultaba aún más impactante era Seol Jihu, que estaba parado en el medio. La mitad de su cuerpo había estado invisible, pero entonces una deslumbrante luz dorada brotó repentinamente de su cuerpo.

No sólo eso, un gran orbe dorado se formó detrás de la espalda de Seol Jihu, apartando los anillos negros, y luego se expandió en tamaño después de romper los anillos en pedazos.

Al mismo tiempo, un estruendoso relámpago bramó en el cielo.

Explosión de Supernova. Mil Truenos. Ruptura Infernal.

Una explosión estalló, destruyendo el eje de la tierra y extendiéndose en todas las direcciones. El cielo y la tierra temblaron, al igual que el mundo entero.

Finalmente, escapando de la barrera del caos, Seol Jihu preparó inmediatamente su siguiente ataque.

En este momento, Seol Jihu no era la lanza de un dios, sino el dios de la lanza.

'Ya...'

Gabriel engulló mientras observaba de cerca a Seol Jihu. Había mirado después de sentir que su nivel de existencia se elevaba por las nubes, sólo para ser testigo de una intensa batalla que tenía lugar.

Podría decir que el plan de la fuerza aliada había sido un éxito hasta ahora. No importa la vanguardia y las alas de la derecha e izquierda, incluso Seol Jihu contenía a su oponente mejor de lo que ella esperaba.

El plan no era que Seol Jihu derrotara a la Reina Parásito mientras todos los demás retenían a los Comandantes del Ejército. Era lo contrario. La fuerza aliada tenía que conseguir la victoria mientras Seol Jihu luchaba contra la Reina Parásito.

Durante el consejo de guerra, Seol Jihu dijo que lucharía contra la Reina Parásito solo, y Gabriel juzgó que eso sería demasiado imprudente.

Como antigua jefa de los Cuatro Arcángeles que una vez supervisaron el Reino Celestial, Gabriel sabía mejor que nadie qué tipo de existencia era la Reina Parásito y lo poderosa que era.

A pesar de que su fuerza estaría reprimida en los reinos inferiores, un solo humano no podría luchar contra un dios de rango Celestial 7.5 en su propio territorio.

Sin embargo, lo que ella creía imposible estaba sucediendo frente a sus ojos. A pesar de estar peligrosamente cerca, Seol Jihu se mantenía firme a duras penas.

Por supuesto, eso era todo lo que estaba haciendo. No había forma de que el cuerpo humano pudiera soportar una divinidad por mucho tiempo. Podría estar pidiendo prestada la Autoridad de la Lanza de la Pureza para hacerlo, pero tenía que haber un límite.

Y por lo tanto, era absolutamente necesario que las otras batallas concluyeran en ese tiempo antes de que la Reina Parásito derrotara a Seol Jihu.

'El resultado más seguro en este momento es...'

Valhalla estaba teniendo dificultades contra Bondad Retorcida. También era la única batalla en la que los Parásitos estaban en una posición ventajosa.

Bondad Retorcida y su ejército se mantenían fuertes a pesar de haber sido quebrantados. Por otra parte, Paciencia Explosiva, que todo el mundo creía que sería la segunda Templanza Furioso, se mantenía sorprendentemente bien.

'En ese caso...'

Gabriel echó un vistazo a Castidad Vulgar. También fue alrededor de este momento, que Castidad Vulgar recobró sus sentidos después de estar encaprichada con Roselle.

Entonces, Seol Jihu pisó fuertemente y saltó hacia la Reina Parásito. A su alrededor había cientos de Qi de Espada Reforzado. Una estrella fugaz dorada se precipitaba hacia la Reina Parásita.

¡Flash!

Castidad Vulgar no pudo sentir lo que pasó después, pero pudo apreciar el resultado con claridad.

Seol Jihu se elevó hacia el cielo después de desaparecer de su vista por un momento, y la Reina Parásito salió volando hacia atrás.

¡Koong!

La Reina Parásito se estrelló en lo profundo de la capital en ruinas.

"¡Ah...!"

Viendo una densa nube de polvo que se levantaba del suelo, la cara de Castidad Vulgar palideció. 

'¿Qué... qué acabo de hacer?'

Ella había caído en la provocación del enemigo, y este fue el resultado. El ala derecha, de la que ella estaba a cargo, había caído en el caos, el ejército del centro se había desorganizado y Seol Jihu había logrado llegar a la Reina Parásito.

"Ah... Ah..."

"No.... Esto no debería haber pasado."

"Lo siento.... Lo siento, ¡Su Majestad...!"

Castidad Vulgar temblaba por haber estado perdiendo el tiempo, pero no sabía qué hacer. Sin embargo, su agitación sólo duró un momento.

"Estaré... estaré ahí mismo.... ¡Me encargaré de estos insectos y volveré a tu lado enseguida...!"

Su cabello púrpura comenzó a elevarse mientras el aire circundante comenzaba a hervir.

Viendo a los ojos de Castidad Vulgar girando hacia atrás, Roselle miró rápidamente hacia un lado.

Allí, Gabriel sonrió débilmente y silenciosamente asintió con la cabeza.