Reciente

viernes, 16 de octubre de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 466

Capítulo 466. Dos Cartas (2)


Justo cuando Paciencia Explosiva estaba a punto de ordenar al Quinto Ejército que atacara, un grupo bastante grande de soldados se separó de la fuerza principal de la Federación, como si hubieran estado esperando este momento.

Paciencia Explosiva frunció el ceño mientras miraba a la distancia.

En tierra, un grupo de Hadas de las Cavernas liderado por Yuirel cargaba directamente hacia ella en una formación de ataque en forma de T. Del mismo modo, en el cielo, una flota de Hadas del Cielo liderada por Taihi volaba hacia ella.

Por un momento, Paciencia Explosiva no pudo entender lo que estaba pasando. No podía entender las intenciones del enemigo.

Claro que el enemigo se había mostrado fuerte desde el principio, incluso sorprendiéndolos con un arma secreta llamada el ejército de los espíritus malignos, pero el Segundo Ejército aún no se había derrumbado.

De igual manera, la situación se veía sombría para Humildad Desagradable, pero aún tenía una carta bajo la manga. Aún no había liberado su divinidad.

El enemigo ya había agotado una buena cantidad de recursos contra el Segundo Ejército. Las Hadas constituían ahora el grueso de la fuerza principal de la Federación, así que no tenía sentido que las usaran todas contra ella, sin siquiera dividir las fuerzas por la mitad.

Siendo ésta la última guerra, ella entendía por qué estaban tan desesperados, y por qué no querían perder el impulso...

Sin embargo, esto parecía demasiado imprudente, incluso considerando que tenían a Seol Jihu de su lado.

Porque el Sexto Ejército, a cargo de la derecha, aún estaba en buena forma, y Bondad Retorcida, la principal guardián de los Parásitos, aún no había aparecido.

Lo más importante es que la Reina Parásita estaba viva y en buen estado.

'¿Qué están pensando...?'

La Paciencia Explosiva vio a las hadas acercarse cada vez más cuando de repente sus ojos se agrandaron.

Una luz brillante y colorida comenzó a emanar de los cuerpos de las hadas....

"¡Que...!"

La luz, brillante en cinco colores, se encendió como un millón de soles, tragándose el mundo de un solo bocado.

La mirada de incredulidad en el rostro de Paciencia Explosiva se convirtió en una mirada de certeza.

¡Jeje! ¡Hehehehe!

La risa de las hadas resonó por todo el campo de batalla como una canción.

Aire, Agua, Viento, Fuego, Tierra.

Espíritus de varios elementos surgieron como una tormenta en el cielo y en la tierra.

Y cuando Paciencia Explosiva sintió la enorme energía de los Cinco Espíritus Lords...

"¡Locos bastardos!"

Los insultó en voz alta con ira.

Pero aún no había terminado.

De repente, sintió dos presencias aterradoras, una encima y otra debajo de ella.

Paciencia Explosiva miró hacia arriba, y luego rápidamente procedió a retroceder.

¡Woooooooo!

El cielo se estaba abriendo.

Y desde la apertura, una mano gigante hecha de luz descendió con una fuerza aterradora, dejando una profunda marca en el suelo.

Sin darse cuenta, la Paciencia Explosiva miró hacia abajo, y al momento siguiente, su cara se puso pálida.

¡Wooooooooooo!

Porque la tierra también se estaba abriendo. Vio una mano hecha de oscuridad que se elevaba del magma hirviendo.

Ophinü Odor y Diffidem Odor.

El Lord de la Luz y el Lord de la Oscuridad aparecieron, como si los Cinco Espíritus Lords no fueran suficientes.

Para entonces, Paciencia Explosiva no tenía palabras.

Todavía no podía reconocer lo que el enemigo estaba pensando, pero una cosa era segura: querían destruir el lado izquierdo de los Parásitos.

"Así que realmente quieren hacer eso, ¿Eh?"

La Paciencia Explosiva murmuró amenazantemente y se dio la vuelta.

No tuvo más remedio que retroceder como el enemigo pretendía.

Estaba preocupada por la vanguardia, pero sabía que podían resistir.

'No se puede evitar'.

Sin embargo, no podía dejar su posición cuando el enemigo se le acercaba con todas sus fuerzas.

'Resistir. Todo lo que tengo que hacer es resistir'.

Dentro de este dominio, el tiempo estaba del lado de los Parásitos. El suelo corrompido devoraría de forma lenta, pero persistentemente, la vitalidad del enemigo.

Pero aunque se tranquilizó a sí misma un poco, Paciencia Explosiva no pudo evitar sentirse ansiosa.

Hasta este momento, nunca se había sentido tan presionada por un enemigo que no fuera Seol Jihu.

Con una cara nerviosa, comenzó a despertar su energía, mirando el tsunami de hadas y espíritus que se acercaban a ella.

Pronto, los rugidos de la Reina Banshee y los dos Espíritus Lords resonaron en el campo de batalla. Poco después, las dos fuerzas se enfrentaron violentamente.

Y luego...

Era el turno de la Comandante del Sexto Ejército.

La opinión de Vulgar Chastity no era tan diferente de la de Paciencia Explosiva.

El frente estaba siendo aplastado, y la izquierda también parecía estar en peligro.

Si alguno de los dos caía, la Reina Parásito sería la siguiente.

Por supuesto, todavía estaban el ejército del centro y Bondad Retorcida... pero era su deber como Comandante del Ejército a cargo del lado derecho detener al enemigo antes de que la situación llegara a una crisis.

Ella supuso que el ataque de hace un momento debe haber agotado las fuerzas de la Federación. Ahora parecía el momento adecuado para hacer un movimiento.

'Bondad Retorcida o Su Majestad pueden ocuparse de él, ¿Verdad?'

Sin mencionar que se sentía insegura de que ella sola pudiera manejar a Seol Jihu.

Pero cuando giró la cabeza hacia la unidad principal de la Federación, sus pensamientos cambiaron.

Vio una manada de figuras con alas negras extendiendo sus alas en la distancia.

Eran los Ángeles Caídos.

"...Hoy será el final de todo."

Gabriel habló con calma, mirando al Sexto Ejército mientras se esparcía en una formación ofensiva.

"Si esta guerra termina con nuestra victoria, le pediremos al representante de Valhalla que le cuente a ese hombre nuestra historia, sobre todo lo que hemos experimentado en este mundo, y cómo luchamos..."

Lamiéndose los labios, continuó.

"Si caen en la batalla, no se desesperen. Los Cuatro Arcángeles, incluyéndome a mí, los revivirán incluso si eso significa que tenemos que convertirnos en esclavos del Dios Marcial."

Gabriel agitó sus alas...

"...Sin embargo, para que eso suceda,"

...Y apretó su agarre sobre el tridente.

"¡Debemos triunfar en esta última batalla!"

Luego se elevó al cielo como un ángel caído regresando al cielo. Otros Ángeles Caídos siguieron a Gabriel.

"...¿Están bromeando?"

Castidad Vulgar parecía aturdida.

No se habría sentido tan ofendida si la Alianza de Hombres Bestia la hubiera perseguido. Los Hombres Bestia eran poderosos guerreros y también mucho más numerosos que los Ángeles Caídos.

El enemigo no podía ser más transparente. Obviamente planeaban mantenerla a raya con los Ángeles Caídos y unos cuantos Ejecutores para que su fuerza principal pudiera irrumpir por el centro y la izquierda.

La luz que parpadeaba en el cielo era la prueba de que ella tenía razón.

'Supongo que no tengo otra opción que luchar contra ellos. No debo preocuparme. Si Bondad Retorcida puede mantener a ese bastardo ocupado mientras Su Majestad hace su movimiento...'

...Los Parásitos podrían fácilmente revertir la situación.

Y todo habría salido como Castidad Vulgar lo había planeado, si no fuera por los dos cambios que estaba pasando por alto.

El primer cambio era que Seo Yuhui había cambiado con respecto al pasado.

"...¿Eh?"

Mientras Castidad Vulgar despertaba su energía, de repente parpadeó.

Sintió una alarmante cantidad de poder sagrado reuniéndose en el cielo.

¡Hwaaaaaaak!

En el momento en que levantó la barbilla, un enorme haz de luz descendió del cielo.

La visión de Castidad Vulgar se volvió blanca en un instante.

Santa Emperatriz Nivel 9 — Oración de Ritual Antiguo.

Oh, enciende, brilla, quema y limpia.

'¡Que...!'

La oración superó con creces sus expectativas. Ella esperaba una lluvia de meteoritos, pero en realidad, la luz brillaba sobre todo el lado derecho del ejército de los Parásitos.

Cuando Castidad Vulgar sintió que los fluidos de su cuerpo comenzaban a hervir, aumentó rápidamente su energía.

Su visión regresó lentamente. Pronto vio un ejército de parásitos y cadáveres retorciéndose de dolor mientras la luz quemaba su carne.

Incluso el Sexto Ejército estaba en peligro. Resistían la luz gracias a los fragmentos de divinidad que llevaban dentro, pero estaban atrapados por todos lados por círculos mágicos.

La Estrella de la Avaricia se había unido a la Estrella de la Lujuria para atacar al Sexto Ejército.

Varios pequeños grupos de Ángeles Caídos golpearon con sus tridentes a los súcubos mientras estas caían del cielo después de haber sido golpeadas por la magia.

"¡Keuk...!"

Castidad Vulgar apretó sus dientes.

Ella esperaba que algo como esto sucediera, pero no hasta este punto.

La luz no mostraba signos de desvanecerse.

Fue entonces.

Un enorme carámbano salió de la luz hacia la Castidad Vulgar.

<< Nota: Carámbano - es un pedazo de hielo, generalmente en forma de cono. >>

La Comandante del Ejército se las arregló para agarrarlo con el cabello, porque había estado en guardia todo el tiempo.

"¿Esto es...?"

Castidad Vulgar frunció el ceño, mirando el carámbano que apenas se había detenido antes de que perforara su estómago.

Parecía extrañamente familiar.

"¿Cómo estás?"

De repente escuchó una misteriosa pero atractiva voz.

Sorprendida, Castidad Vulgar miró a su alrededor, hasta que su mirada se detuvo hacia arriba.

Cabello rubio brillante y ojos color mar. En el centro de la luz que lentamente disminuía, una pequeña bruja con un sombrero cónico y montada en un palo de escoba miraba a la Comandante del Ejército con una sonrisa en su rostro.

"¡Tú...!"

Los ojos de Castidad Vulgar se agrandaron cuando vio a la bruja.

"Ha pasado un tiempo, ¿No es así?"

Roselle sonrió.

Para sorpresa de Castidad Vulgar, Roselle era la segunda carta preparada por Seol Jihu. Él había nombrado a Roselle como su segunda Servidora.

Seol Jihu pensó por primera vez en este método después de dejar Eva y antes de unirse a la Federación en la Cordillera Hiral.

Eun Yuri visitó su tienda tarde en la noche y le preguntó sobre las limitaciones de quiénes podrían ser nombrados como sus Servidores.

Le dijo que su maestra había accedido a ayudarlos, y que tal vez, si era posible, podría nombrarla...

Seol Jihu nunca había considerado esa posibilidad antes.

Roselle se presentó como una voluntad atrapada en un mundo de sueños.

Y el Negro Seol Jihu, también, era una voluntad del futuro.

Esto significaba que si podía nombrar a Roselle como su Servidora, el Negro Seol Jihu también podría ser nombrado como sirviente.

Seol Jihu agradeció a Eun Yuri por la idea, la abrazó y la bombardeó con besos, y luego se puso en contacto con Gula a través de Kim Hannah, que permaneció en Eva.

Y esta fue la respuesta de Gula:

|No hay ninguna limitación con quién puede convertirse en un Servidor de un Apóstol.|

|Una voluntad no es una excepción. Puedes nombrar a una como tu Servidor, siempre y cuando posea una voluntad lo suficientemente fuerte para manifestarse físicamente.|

|Sin embargo, el Servidor debe existir en el mismo marco de tiempo que el Apóstol.|

En resumen, podría nombrar a Roselle, una voluntad del presente, pero no podría nombrar al Negro Seol Jihu, una voluntad del futuro.

Según Gula, el propósito de la Visión Futura había sido determinado desde hace mucho tiempo por el Negro Seol Jihu.

Le dijo que, aparte de la aceleración del crecimiento y el efecto de 'superposición' causado por la Visión Futura, sólo podía haber un Seol Jihu en el mundo presente, a menos que estuvieran dentro de un espacio especial que no afectara al mundo medio, como el Camino del Alma.

La diosa añadió que ni siquiera ella podía imaginar lo que pasaría si intentaba nombrar al Negro Seol Jihu como su Servidor y que Seol Jihu debía tener cuidado antes de tomar dicha decisión.

Seol Jihu entendía por qué Gula estaba tan preocupada. Obviamente le preocupaba que las leyes que construyen este mundo operaran a favor de los Parásitos.

Después de mucha consideración, Seol Jihu decidió aceptar sólo a Roselle.

Era lamentable que no pudiera nombrar al Negro Seol Jihu como su Servidor, pero no había necesidad de arriesgarse.

Porque el Negro Seol Jihu ya se lo había prometido...

|¿Realmente pensaste que te haría pelear con ella sola? Al menos lo convertiré en un 5 a 5.|

|Así que no te preocupes demasiado por eso.|

...Que lucharía junto a Seol Jihu de una manera que no perturbara las leyes de este mundo.

Entonces, Seol Jihu viajó al mundo de los sueños y aceptó a Roselle como su Servidora, por supuesto con su consentimiento.

Usando la Autoridad de Gula, devoró tanto a Roselle como al mundo de los sueños y la llevó afuera.

"De ninguna manera..."

A estas alturas, incluso Castidad Vulgar entendía lo que estaba pasando.

Rodeada por la energía de Gula, el enemigo no estaba exactamente tratando de ocultarlo. Simplemente le resultaba difícil a Castidad Vulgar aceptar la realidad.

No estaba preocupada por los otros bichos, pero estaba preocupada por ella.

La bruja soñadora, Roselle La Grazia, que una vez condujo por sí sola al Imperio al borde de la destrucción.

Castidad Vulgar ya había experimentado la fuerza de la bruja durante la Guerra de la Fortaleza Tigol. Su energía estaba a la par con la de un Comandante del Ejército que aún no había liberado su divinidad.

"Me tomó de la mano y me pidió que estuviera con él... ¡Oh, cómo hizo que mi corazón palpitara!"

Roselle se cubrió la boca con la mano y sonrió con gracia.

"Verás, no tenía ninguna razón para rechazarlo. Tenía curiosidad por el mundo exterior, preocupada por mis adorables alumnas, enfadada con aquellos que me arrebataron mi presa... De hecho, debería agradecerle por pedírmelo."

Roselle de repente presionó su dedo contra su barbilla e inclinó su cabeza.

"Así que, estaba pensando en cómo devolverle su amabilidad..."

Entonces miró a Castidad Vulgar, que todavía estaba congelada por la conmoción.

"Así que, he decidido capturarte y entregarte a él. ¿Qué te parece?"

"...¿Qué?"

"Piensa en ello. Eres la reina de las damas de compañía de lujo, venerada por todos los hombres. ¿No estás de acuerdo en que serías un excelente regalo para él?"

Los ojos de Roselle se curvaron en una sonrisa.

"Esta es claramente una oportunidad para ti. Proporcionas un buen servicio, y tal vez llegue a amarte."

Las cejas de Castidad Vulgar se retorcieron.

Cuando el Imperio estaba en la cima de su gloria, las súcubos eran tratadas como acompañantes de lujo. Esta era la razón por la que había recurrido a los Parásitos, y también su punto débil.

"¿Qué pasa?"

Habiendo provocado con éxito a su oponente, una sonrisa se extendió por el rostro de Roselle.

"¿Te 3xcitas sólo de pensarlo? No puedes evitar ser quien eres, ¿Eh?"

Roselle, que se había estado riendo, se arremangó y extendió los brazos hacia adelante, con sus diez dedos moviéndose en el aire.

"━━. ━━━━. ━━. ━━━━."

Al mismo tiempo, comenzó a entonar un hechizo como si estuviera cantando.

Se trataba del Recital de Roselle.

"¡Maldita perra...!"

Un fuego surgió en los ojos de Castidad Vulgar.

Ella gritó a todo pulmón, elevando su maná al máximo.

"¡MUEREEE!"

Todo el cuerpo de Castidad Vulgar comenzó a emitir fuego.

"Siguiente perra, por favor."

Roselle también terminó su canción y liberó el hechizo.

Una inmensa cantidad de vapor comenzó a surgir desde el lugar donde el fuego chocó con el hielo.

"...Tonta."

Bondad Retorcida, que había estado observando desde atrás, frunció el ceño con desprecio.

En este momento, la principal preocupación de Castidad Vulgar debería consistir en reunir a su ejército y mantener la situación estable. Pero en vez de eso, estaba gastando toda su energía con una sola bruja, dejando que el enemigo la manejara a su favor.

Bondad Retorcida se mordió el labio inferior.

La situación no era muy diferente en otras secciones del campo de batalla.

Hasta hace poco tiempo, los Parásitos habían sido capaces de dominar al enemigo, sobre todo gracias a sus abundantes recursos. Incluso si el enemigo lograba bloquear uno o dos ataques, los Parásitos tenían los recursos para atacar diez veces más.

Pero ahora, por primera vez, los recursos de ambos lados eran iguales.

...No.

Los Parásitos estaban realmente perdiendo esta vez. El frente, la izquierda, la derecha... Ninguno de ellos estaba ganando, a los ojos de Bondad Retorcida.

'¡Si sólo el Primer y el Tercer Comandante del Ejército estuvieran presentes...!'

No le importaba en absoluto Templanza Furiosa. Pero si Sung Shihyun o Caridad Aborrecible hubieran estado presentes, los Parásitos ya habrían aplastado al menos a una de las fuerzas enemigas.

Pero este no era el momento de lamentarse.

Ella tenía que ayudar.

Bondad Retorcida no deseaba nada más que avanzar para atacar. Sin embargo, no podía moverse porque sentía algo extraño en la unidad principal de la Federación.

La tensión comenzó a aumentar mientras miraba al enemigo.

El guerrero más poderoso de toda la Federación y la humanidad, el arma definitiva creada por los Siete Pecados para destruir a la Reina Parásito, Seol Jihu, estaba finalmente listo para hacer su movimiento.