Reciente

domingo, 11 de octubre de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 462

Capítulo 462. Preparación Para El Final (4)


Seol Jihu se concentró en ayudar a todos a que se acostumbraran al lugar. Aparte de las pruebas, el Camino del Alma podía quebrar a alguien fácilmente. Como que su mente casi se rompió también, no podía evitar estar preocupado.

Entonces, les dijo a los demás que este lugar era similar a una Zona Neutral donde uno podía revivir infinitamente, y si alguien sufría de muertes repetidas, les prohibía subir la pendiente.

O al menos, lo intentó.

"Está bien. No necesitas cuidarme."

Chohong apartó la mano de Seol Jihu y se levantó.

"No tienes que esforzarte para subir las pendientes. Este no es lugar de pruebas."

"Ya lo sé. Sé que este lugar es para entrenar."

Seol Jihu trató de disuadirla, pero Chohong se mantuvo firme.

"Pero tú también..."

Ella estaba a punto de decir algo pero cerró la boca después de mirar a Seol Jihu. Parecía que se estaba conteniendo.

"De todos modos, déjame en paz. No es como si me estuviera muriendo... como tú."

Chohong sacudió el brazo de Seol Jihu y corrió hacia la pendiente. Seol Jihu todavía parecía confundido. No era que subir la pendiente no ayudara, pero había otras formas de entrenar, así que, ¿Por qué insistía tanto en hacer las cosas a su manera?

"Sólo déjala en paz. Ella dice que quiere hacerlo."

En ese momento, una voz familiar sonó detrás de él. El Negro Seol Jihu se acercó, bostezando con las manos detrás de la cabeza.

"Sólo estoy preocupado."

"Ella estará bien. Ya lo experimentó una vez antes, y ahora tiene un objetivo claro."

¿Que había experimentado una vez antes? ¿Qué objetivo? Seol Jihu inclinó su cabeza ante la vaga explicación del Negro Seol Jihu.

El Negro Seol Jihu suspiró.

"Piensa, amigo. Los Terrícolas tienen un mayor rango de clases para elegir desde el nivel más alto en el que se convierten."

"Bien."

"Supongo que no necesito decirte lo importante que es elegir una clase. Especialmente cuando se trata de los Rankers Únicos."

"Sí."

"Ahora bien, ¿Por qué crees que nuestra feliz y afortunada Honghong se decidió por Guardian en lugar de Paladín, lo que se ajustaría más a su estilo?"

Seol Jihu parpadeó.

"¿No lo entiendes?"

"......"

"¿Ves? Eres tan denso como un ladrillo. ¿Dijiste que no terminarías en...? ¡Jajajaja! Ah, sólo pensar en ello me hace reír."

El Negro Seol Jihu se rió y luego se marchó. Seol Jihu resopló antes de mirar a la pendiente con preocupación.

Sin embargo, al final del día, el Negro Seol Jihu tenía razón. Las preocupaciones de Seol Jihu resultaron infundadas. Todos trabajaron arduamente, y pusieron todo su esfuerzo sin rendirse. No sólo Chohong, sino todos.

Seol Jihu no se había dado cuenta de esto, pero todos entraron en el Camino del Alma con una feroz determinación. Debería decirse que entraron con una mentalidad diferente a la habitual.

La muerte de Seol Jihu había causado una gran conmoción en todos. La única persona que pensaban que nunca moriría había regresado como un horrible cadáver.

Fue entonces cuando se dieron cuenta tardíamente de lo ingenuos que habían sido al pensar que él nunca moriría. Seol Jihu no era superhumano, sino un ser humano normal como el resto de ellos.

Se negaban a que volviera a ocurrir lo mismo. Para hacerlo, necesitaban poder. El poder para ayudar a Seol Jihu y el poder para atar los pies del enemigo, aunque no pudieran rivalizar con ellos en fuerza.

Seol Jihu les había dado esta oportunidad de crecer, así que nadie se atrevía a relajarse sólo porque era difícil.

Compartían el mismo objetivo. Hacerse más fuertes para que Seol Jihu no cargara con todo solo.

"¡Keeeeu!"

"¡Uaaaah!"

De modo que hoy, como todos los días, gritos y chillidos enérgicos resonaron en el Camino del Alma.

***

'Tengo que hacer bien esto'.

Una vez que Seol Jihu se dio cuenta de que no tenía que preocuparse por los demás, comenzó a pensar en su propio entrenamiento. Ya no estaba en un reino donde su fuerza creciera haciendo cosas sin un plan.

"Armonía de la Trinidad, una perfecta armonía de la mente, la técnica y el cuerpo. Es, en efecto, un reino increíble."

El Negro Seol Jihu estaba de acuerdo con seol Jihu.

"Pero sólo porque hayas entrado en ese reino, no significa que estés completo."

"Mm...."

"No me digas mmmm.... Quiero una explicación clara de lo que crees que es la Armonía de la Trinidad."

Seol Jihu inclinó su cabeza y luego se mordió los labios.

"...No estoy seguro."

"¿No lo sabes? ¿Ni siquiera un poco?"

"No, um... cómo debería decir esto.... Hay una extraña sensación que me envuelve como si estuviera en un sueño... Y en ella, sientes una libertad sin límites, como si pudieras hacer cualquier cosa que te propongas..."

"Así que dices que tu cuerpo lo sabe, pero tu cabeza no."

El Negro Seol Jihu habló claramente.

"Supongo que no se puede evitar, puesto que de esa manera obtuviste la iluminación. Aunque lo lograste completamente durante tu pelea con Sung Shihyun, cuando saliste del cerco de los Parásitos, entraste en el reino en un 90% del camino."

"Correcto."

"Incluso con todo eso, no es perfecta. En lugar de decir que lo lograste con tu propia fuerza de principio a fin, ha sido gracias a la Autoridad Sin Límites de la Lanza de la Pureza que te ayudó a dar un paso adelante."

Seol Jihu frunció el ceño. El Negro Seol Jihu le había pinchado donde le dolía.

"Tú eres el que se subió a ese peldaño y saltó, así que no te sientas tan mal. Todo lo que intento decir es que debes entender mejor tu reino, ¿Verdad?"

"Por supuesto".

"Pero no sabes cómo cerrar la brecha entre lo que tu cuerpo sabe y lo que tu cabeza sabe."

El Negro Seol Jihu cruzó sus brazos después de reflexionar por un momento.

"Déjame preguntarte algo. ¿Qué quieres hacer?"

Si Seol Jihu respondía, 'no lo sé', el Negro Seol Jihu estaba seguro de que lo maldeciría. Y entonces, Seol Jihu dijo lo que había estado pensando durante un tiempo.

"Primero, quiero encontrar mis defectos y arreglarlos."

"¿Defectos ? ¿Por qué? ¿Quieres aprender la Sublimidad Inmaculada? ¿Armonía de la Trinidad no es suficiente para ti?"

"Por supuesto que no. Sé que maximizar tus puntos fuertes es una opción, pero para mí, eso sería mi maná. Si sólo me concentro en el maná..."

"Claro, no iría bien con tu Armonía de la Trinidad."

El Negro Seol Jihu asintió.

"Bien, entiendo lo que dices... ¿Pero sólo vas a trabajar en tus defectos?"

"No, voy a reflexionar mientras los arreglo."

"¿Reflexionar sobre qué?"

"Sobre lo que mi mente está pensando, cómo se están usando mis técnicas, cómo se está moviendo mi cuerpo, y cómo estas tres cosas interactúan y se afectan mutuamente... Tengo el presentimiento de que se abrirá un camino si profundizo en todo esto."

"Un camino para ser más fuerte, eso es." Seol Jihu añadió encogiéndose de hombros.

"......"

El Negro Seol Jihu se quedó mirando fijamente durante un rato. Fue porque había pensado lo mismo cuando se topó con una pared.

"...Hey."

Pronto, habló con una sonrisa.

"¿Recuerdas lo que me dijiste en el pasado?"

"¿Hmm? ¿Cuándo?"

"Después de que subiste la primera pendiente. Preguntaste si podías aprender la Armonía de la Trinidad si seguías como ibas."

"¿Lo hice?"

Seol Jihu se avergonzó.

"Sí. Entonces, ¿Finalmente me entiendes? Lo que te preocupa ahora, es lo mismo que te preocupaba en aquel entonces. ¿Cómo podría no estar enfadado?"

Seol Jihu Negro se rió. Seol Jihu tosió sin parar.

"Bien, asumamos que tienes razón y probemos eso. No es como si no tuvieras ningún defecto que arreglar de todas formas. Todavía tienes mucho que hacer."

El Negro Seol Jihu se puso de pie.

"Aunque, realmente no hay mucho que pueda enseñarte en este momento..."

Continuó mientras estiraba los brazos.

"Pero, al menos puedo pensar en ello contigo."

Entonces, de repente dirigió su mirada hacia otro punto. Concretamente, al Pequeño Polluelo, que estaba sentado en la cabeza de Seol Jihu y lo miraba amargamente.

"Así que, espero que desbloquees la sexta y séptima etapa de una vez."

"¿Qué?"

"Entiendo que esta es tu misión, pero ya deberías saber qué clase de tipo es."

"......"

"No es que la Reina Parásito sea un oponente fácil. O qué, ¿Vas a desbloquear las etapas en el último segundo otra vez? ¿O tal vez justo antes de morir? Preparémonos con antelación, ¿De acuerdo?"

El Pequeño Polluelo suspiró. No dudó por mucho tiempo.

"Maldita sea... Si no estuviéramos en está situación... Qué bastardo con suerte."

Refunfuñando, dirigió su ala hacia adelante, donde sobresalían una pluma roja y otra violeta. Viendo esto, el Negro Seol Jihu sonrió suavemente.

"De acuerdo, sin duda tiene mucha suerte. Haa, si tan sólo tuviera esa lanza..."

Al escuchar esto, el Pequeño Polluelo se detuvo y resopló.

"Sigue soñando."

"¿......?"

"Si fueras tú, bastardo, no habría desbloqueado la primera etapa aunque la humanidad estuviera a punto de ser destruida."

"¿Qué quieres decir?"

"¿Qué? ¿Qué?"

El Negro Seol Jihu y el Pequeño Polluelo comenzaron a luchar. Seol Jihu los detuvo asustado.

"¿Por qué están peleando?"

"¡Ese cabeza de chorlito empezó!"

"¡Es culpa de ese bastardo!"

Cuando Seol Jihu los separó, los dos se miraron fijamente.

"Eres una pequeña ave, ¿No?"

"¿Quieres ir? Entré en mi adultez. ¡Déjame mostrarte quién es tu papá!"

Cuando gruñeron y estaban a punto de empezar otra pelea...

"¡Hora de comer!"

Una voz se interpuso desde la distancia, salvando a Seol Jihu de un aprieto.

"¡Vengan aquí, Blanquito y Negrito! ¡Tú también, Caramelo! ¡Te he traído tu plato favorito!"

"Vamos, chicos. No van a pelear cuando hay comida, ¿Verdad?

"...Te veré después."

"Lo mismo digo."

El Negro Seol Jihu y el Pequeño Polluelo dejaron de pelear ante la llamada de Seo Yuhui.

***

El intenso entrenamiento de Seol Jihu comenzó ese día. Ahora que sabía qué hacer, comenzó a trabajar duro sin descanso. Como dijo el Negro Seol Jihu, pudo encontrar un montón de defectos cuando empezó a buscar.

Comenzó con sus movimientos básicos, incluyendo técnicas básicas de lanza. Aunque derrotó al Negro Seol Jihu, no poder hacerlo instantáneamente con su alto nivel físico fue una sorpresa.

Y una vez que comenzó a profundizar en sus técnicas básicas de lanza, consideró a la Lanza de la Pureza desde una perspectiva renovada. Siendo más precisos, la media luna en el lado de la cuchilla de la lanza le llamó la atención.

Hasta ahora, Seol Jihu daba estocadas, cortaba y golpeaba con su lanza. Nunca había pensado en utilizar esas cuchillas en forma de media luna. Discutió con el Negro Seol Jihu sobre esto y lo analizaron juntos.

Dicho esto, no se dedicó únicamente a arreglar sus defectos. No olvidó acostumbrarse a la sexta autoridad de la Lanza de la Pureza, Convergencia de Mil Corrientes, y a la séptima autoridad, Lanza de Dios.

Además de eso, trabajó en el desarrollo de nuevas habilidades o nuevas destrezas. Se enfrentó a la Reina Parásito en su cabeza basándose en su descripción dada por el Negro Seol Jihu. Por supuesto, el Negro Seol Jihu fue su compañero de entrenamiento en todo esto.

En cualquier caso, con tantas cosas que tenía que hacer, no habría bastado aunque tuviera dos cuerpos. Sin embargo, la persona más ocupada era sin duda el Negro Seol Jihu.

Al principio, sólo le prestó atención a Baek Haeju y a Seol Jihu, pero otros miembros empezaron a acercársele después de escuchar sus consejos. El Negro Seol Jihu no rechazó a nadie que se le acercara por su cuenta.

Jang Maldong dijo una vez que saber algo y enseñar algo eran dos cosas completamente diferentes. En este sentido, el Negro Seol Jihu era un excelente maestro.

No sabía cómo hacer las cosas paso a paso como Jang Maldong, pero era muy agudo para señalar las áreas donde alguien tenía carencias y cómo podía mejorar.

Era tan bueno que nadie podía quejarse a pesar de su terrible actitud. Cuando alguien se tragaba su orgullo y pedía su consejo, los demás veían una notable mejora en esa persona, y esto naturalmente causaba que todos buscaran la ayuda de Seol Jihu.

Por supuesto...

"¿Qué diablos? ¿Por qué vienes a pedirme ayuda?"

"...¿No se me permite?"

"¿Estás bromeando? ¿Cómo puedo enseñar a un Mago? No necesitas mi ayuda de todos modos. Ya tienes una excelente maestra."

Había algunas personas a las que no podía enseñar, como Eun Yuri, que subió a la cima con su propia fuerza en sólo 37 días.

"Ah, es resbaladizo porque el camino se ha congelado, así que quieres hacer surcos en el suelo. ¡Hey, amigo! ¡Creo que encontré a tu alma gemela! ¡Ven aquí y mira!"

"Jajaja~ Así que no puedes adquirirla por tu cuenta porque has usado los puntos de contribución todo este tiempo como si fuera una especie de juego.... ¿Y qué? Vete si no puedes aguantar. Ve a cazar algunos Parásitos y aprende con los puntos de contribución. Aunque dudo que seas capaz de hacerlo."

"Joder, nunca pensé que llegaría el día en que echaría de menos enseñar a Seol Jihu. ¿Por qué mi amigo convirtió a alguien como tú en un Ranker Único? Simplemente no lo entiendo."

"Cielos~ Tu representante incluso murió una vez para hacer puntos de contribución para ayudarte a subir de nivel y entrenar... Sin embargo, el burro que obtuvo todo gratis está descansando porque es un poco difícil. ¡Qué grupo tan encantador, qué grupo tan encantador! ¡Cieloos, mi pobre amigo!"

A pesar de su boca sucia, nadie puede negar que el Negro Seol Jihu enseñaba con pasión. Como era el único que no necesitaba comer o dormir, a veces hablaba sin parar durante 24 horas.

Tal vez por eso, más y más gente comenzó a subir la pendiente.

"¿Estás loco? Debes estarlo. Entonces sube a la cima con tu propia fuerza. ¡Quien tenga éxito, dejaré que me golpee todo lo que quiera! ¡No es que vaya a suceder nunca! ¡Jajajaja!"

...En verdad, muchos de ellos trabajaron tenazmente sólo para golpear al Negro Seol Jihu.

En cualquier caso, había una cosa segura.

Y era que todos se estaban haciendo más fuertes cada día.

***

El tiempo pasó volando.

Como masoquista del entrenamiento, Seol Jihu disfrutaba cada día que pasaba en el Camino del Alma. Pero por supuesto, sabía que no podía quedarse en este lugar para siempre.

Ahora sólo quedaba un día para que se fueran.

No había nada especial sólo porque sea el último día. Seol Jihu entrenó hasta tarde en la noche, como siempre, antes de volver a su tienda y prepararse para dormir.

Sin embargo, dudó cuando vio al Negro Seol Jihu antes de irse a dormir.

"¿En qué estás pensando tanto?"

"...Viste a través de mí."

"Si estás intentando dar las gracias por todo, no lo hagas. Si hay algo más que quieras decir, adelante."

"......"

"Por ejemplo, si quieres preguntar qué posibilidades tienes de derrotar a la Reina Parásito uno a uno, te diré que son de 4 a 6."

4 a 6... Seol Jihu sonrió suavemente.

"¿No estás siendo demasiado tacaño?"

"Estoy siendo generoso. Iba a decir 3.5 a 6.5 pero lo cambié un poco desde que se quitó algo de su divinidad la última vez."

Incluso entonces, esto era sólo una coincidencia porque la Reina Parásito estaba restringida por varios factores como el Juramento Imperial y la ley de causalidad.

Originalmente, la Reina Parásito era un dios de alto rango, que incluso los dioses ordinarios no se atrevían a luchar contra ella. Tener un 40 por ciento de posibilidades de victoria contra un dios que una vez había gobernado sobre una galaxia era algo realmente digno de mención.

Sin embargo, lo que Seol Jihu quería preguntar no era sobre sus posibilidades de victoria. Era algo similar pero diferente.

"Si tienes algo que decir, sólo dilo. No lo dejes para el último momento."

"...Lo pensaré."

Seol Jihu sonrió débilmente antes de cerrar los ojos. Pronto, el sonido de los ronquidos sonó.

"...Siendo honesto...."

El Negro Seol Jihu sonrió y murmuró algo inaudito.

***

La mañana llegó.

La mañana sería usada como un chequeo final. Los miembros que lograron subir a la cima fueron tres, excluyendo a Eun Yuri.

Eran Yi Seol-Ah, Phi Sora, y Hugo. La mayoría de los demás lograron pasar la segunda pendiente, pero no la tercera.

En cualquier caso, cuando el portal apareció en el altar, todos corrieron en su dirección con alegría. No se pudo evitar porque estuvieron en el Sendero del Alma durante casi dos años.

Por supuesto, ninguno olvidó despedirse del Negro Seol Jihu antes de irse. Los tres que llegaron a la cima especialmente no lo olvidaron.

"Oh, oh, oh.... Esos bastardos, ¿No sienten ninguna gratitud hacia su maestro?"

El Negro Seol Jihu refunfuñó, pero sus labios se enroscaron en una sonrisa.

No estaba seguro de si alguna persona sería capaz de superar sus límites, pero con tres personas que se las arreglaron para hacerlo, estaba justificadamente eufórico.

Por otro parte, Seol Jihu parecía un poco arrepentido. Quería quedarse en este lugar por un poco más de tiempo, pero sabía que tenían que irse para llegar a tiempo.

"Tú también deberías irte. Todos los demás se fueron. Déjame finalmente descansar un poco."

El Negro Seol Jihu comentó. A Seol Jihu tampoco le gustaban las situaciones incómodas, así que caminó hacia el portal obedientemente. Luego, miró al Negro Seol Jihu.

"...Oye."

Preguntó.

"¿Qué pasará en el futuro?"

"¿Hmm?"

"El futuro debe haber cambiado bastante. ¿Qué ha pasado?"

"...¿Es eso lo que querías preguntar?"

El Negro Seol Jihu se rió.

"Ya sabes que no puedo decírtelo. Me manifesté por el poder de Gula, así que no puedo divulgar secretos tan profundos de ninguna manera."

El Negro Seol Jihu dijo.

"Pero, supongo que puedo decirte una cosa...."

Miró fijamente a Seol Jihu.

"Nunca te has mirado a ti mismo, ¿Verdad?

"¿......?"

"Con tu Habilidad Innata, quiero decir... Después de que evolucionó."

Los ojos de Seol Jihu se agrandaron. Ahora que lo pienso, nunca se había mirado a sí mismo después de abrir todas las direcciones. Nunca pensó en hacerlo.

"Cuando salgas, mira un espejo y actívalo. Al menos podrás ver lo que ha cambiado."

"Ahora me da curiosidad."

"Para que conste, no hay ningún espejo en este lugar."

"Está bien, está bien, me voy."

Seol Jihu sacudió su cabeza y se fue.

"...Hey."

Justo cuando puso medio pie en el portal, una voz sonó detrás de él.

"¿Realmente pensaste que te haría pelear con ella sola? Al menos lo convertiré en un 5 a 5."

"...¿Perdón?"

Seol Jihu se dio la vuelta por reflejo.

"Así que no te preocupes demasiado por eso."

Dentro de su visión de color oceánico, el Negro Seol Jihu sonreía y se frotaba la parte trasera de su cuello mientras se volvía gradualmente más tenue.