Reciente

lunes, 5 de octubre de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 456

Capítulo 456. Signo de Reconciliación (1)


La noticia del renacimiento de Seol Jihu y su inmediato asesinato de dos Comandantes del Ejército se extendió por todo el Paraíso en menos de un día.

Era una noticia de última hora a la que todas las organizaciones, equipos e individuos prestaron mucha atención, pero el héroe en cuestión estaba durmiendo profundamente sin ninguna preocupación en el mundo.

Durmió en el abrazo de Seo Yuhui por un día y lo llevaron a la habitación de Teresa por el otro, mientras estaba completamente inconsciente. Dormía como un hombre muerto, tal vez por la fatiga acumulada, pero sabía que no podía dormir para siempre.

Había mucho que hacer aunque la guerra terminara. La situación actual era indudablemente ventajosa para la humanidad y la Federación.

La disminución del número de Comandantes del Ejército desempeñaba un papel importante, pero lo que más importaba, era que un Terrícola que superaba con creces a los Comandantes del Ejército surgiera dentro de la humanidad.

La Reina Parásito no era ninguna tonta, y probablemente se quedaría en su territorio por un tiempo. Esto resultaba fácil de suponer viendo cómo Paciencia Explosiva y Bondad Retorcida, que habían mantenido a raya a los refuerzos de la Federación, se retiraron de inmediato.

Seol Jihu no tenía intención de esperar a que la Reina Parásito ideara un método para superar esta crisis. Por supuesto, no era tan imprudente como para reunir a la humanidad e invadir el territorio del Imperio.

Tenía en cuenta las consecuencias de la guerra de un mes con los Parásitos. Tanto la humanidad como la Federación tenían profundas heridas que debían curarse antes de marchar al territorio enemigo.

Seol Jihu fue contactado por Gabriel en la mañana del tercer día. Después de una felicitación ceremonial, discutieron los planes para el futuro. Como resultado, la Federación y la humanidad decidieron centrarse en curar las heridas de la guerra.

Sin embargo, ni Gabriel ni Seol Jihu estaban en desacuerdo en tener una batalla final con los Parásitos pronto.

Debido a la destrucción a gran escala a la que se enfrentaba la humanidad, a Seol Jihu le preocupaba que no se recuperaran en tan poco tiempo, pero por suerte, la Federación se puso manos a la obra.

Como la Federación fue la que menos daños sufrió en esta guerra, Gabriel prometió que la Federación se centraría más en invadir el territorio del Imperio, y también se esforzaría al máximo para ayudar a restaurar las ciudades destruidas de la humanidad. También prometió suministrar equipamiento a los Terrícolas que habían sido promovidos en esta guerra.

Con esto, los asuntos urgentes habían sido atendidos. Sin embargo, a Seol Jihu todavía le quedaba una preocupación.

Era el Pequeño Polluelo. Según Seo Yuhui, el Pequeño Polluelo había salido del huevo cuando Seol Jihu había revivido. Las Autoridades de la Lanza de la Pureza también habían regresado. Pero por alguna razón, el Pequeño Polluelo, que había salido del huevo, seguía durmiendo.

No se despertó en ningún momento. A Seol Jihu le preocupaba que el Pequeño Polluelo no volviera a despertarse, pero afortunadamente, resultó que sus preocupaciones eran infundadas.

Consiguió una respuesta cuando acudió al templo. Según Gula, esta era la primera vez que el maestro del Espíritu Arcus volvía a la vida.

Al igual que Seol Jihu regresó a su estado anterior, el Pequeño Polluelo supuestamente estaba recuperando su fuerza perdida al regresar al huevo. Gula aseguró a Seol Jihu que no se preocupara demasiado, y que el Pequeño Polluelo se despertaría de forma natural en poco tiempo.

Sólo después de que este asunto se resolviera, Seol Jihu se subió al carruaje para dirigirse a Eva junto con el resto de sus camaradas.


***


"Así que..."

De camino a Eva.

"¿Por qué estás aquí?"

María preguntó mientras miraba a Teresa, que estaba sentada en la mitad de la pierna de Seol Jihu.

"No lo sé."

Teresa respondió alegremente.

"Sólo estoy aquí porque esta persona me dijo que viniera."

Tiró de Seol Jihu por el cuello antes de sonreír a todos los demás.

"Escuché que incluso le pidió permiso a Padre. ¿No es cierto?"

Se acercó a la cara de Seol Jihu. Al mismo tiempo, Seo Yuhui mostró una mirada incómoda.

Seol Jihu asintió con la cabeza en silencio. Entonces, la sonriente Teresa inclinó repentinamente su cabeza.

"Pero realmente, ¿Por qué me trajiste?"

"¿Qué? ¿Viniste sin saber nada?"

María se sorprendió, preguntándose si Teresa era realmente la princesa de un reino. Por supuesto, Teresa hizo oídos sordos a sus preguntas.

"Bueno... hay una razón."

Seol Jihu no dijo mucho.

"Lo descubrirás muy pronto."

Sólo le dio una sonrisa furtiva.


***


Cuando Valhalla llegó a Eva, una gran multitud esperaba en la puerta para saludarlos. Como Seol Jihu no era un fanático de esas cosas y quería volver a casa tranquilamente, no estaba feliz en lo más mínimo.

"Uk... Heuk.."

Charlotte Aria se estaba conteniendo, dado su estatus, pero no podía ocultar sus lágrimas. Finalmente, se acercó a Seol Jihu, enterró su cara en su pecho y lloró como una niña.

"Su Majestad, todo el mundo está mirando."

Seol Jihu le dio una suave palmada en la espalda a Charlotte Aria mientras decía que debería estar avergonzada. 

En realidad, debido a que Sorg Kühne movía los hilos desde el fondo, los residentes de Eva miraban su entrañable interacción como si fuera algo de esperar.

"Pero... pero...."

"Jaja, ¿No crees que te gusto demasiado?"

"¡No!"

Charlotte Aria respondió. Luego mostró una expresión de reflexión antes decir unas palabras.

"Es... es porque la maestra no me eligió como su sucesora... Es por eso que estoy llorando... porque estoy triste..."

Y de esa manera, decía que su llanto se debía a que no había obtenido la Luz Eterna de la Sabiduría. Seol Jihu sonrió amargamente, pensando que se le ocurrió una buena excusa.

Para que conste, Odelette Delphine, que era la jefa de la sucursal del Gremio de Magos de Eva, también lloró.

"¡Estoy disgustada...! Yo también me esforcé mucho... ¿Por qué...?"

...Parecía que Odelette Delphine de verdad lloraba por esa razón.

Eun Yuri mantuvo su cabeza en alto mientras veía a las dos pequeños llorar.

'¡Qué arduo trabajo!'

No fue hasta dos horas más tarde que Seol Jihu pudo salir a hurtadillas. Por fin, regresó a Valhalla. Pero justo cuando estaba a punto de atravesar la entrada principal, detuvo sus pasos.

Seis imponentes perros parecidos a los Chindo habían salido a saludarlo. Todos eran grandes y tenían piernas largas. Al examinarlos más de cerca, sus orejas se habían vuelto más rígidas, el color de sus pieles se había vuelto más claro, y uno, en particular, tenía rayas negras en su cuerpo blanco, como una cebra. Sus largas pestañas gruesas y la atractiva forma de sus ojos se veían bonitas.

<< Nota: Perros Chindo - Perros de caza originarios de la isla Chindo y nativos de Corea del Sur. >>

"Esperen..."

Seol Jihu preguntó, medio en duda.

"¿Ustedes son los cachorros...?"

"¡Wan!"

El gran perro con rayas ladró.

Seol Jihu recordó de repente haber escuchado cómo los Hombres Bestia crecían rápidamente. Parecía que todos se convertían en adultos mientras estuvo estaba fuera.

Seol Jihu estaba tan conmovido que se quedó sin palabras. Fue porque recordó cómo se aferraron a su pierna y lo halaron antes de que se fuera a Scheherazade.

"Si los hubiera escuchado en ese entonces..."

Cuando Seol Jihu secó sus lágrimas, un perro blanco y otro amarillo se voltearon. Detrás de ellos, vio varias bolas de pelusa. Los amarillos y los blancos se escondían detrás de sus padres, echando un vistazo a Seol Jihu con sólo asomaban la cabeza.

"Eh..."

Al mirar las pequeñas bolas de pelusa, los ojos de Seol Jihu giraron.

"¿Son... tus hijos?"

"¡Wan!"

El lindo perro ladró de nuevo. Levantó su pata delantera y señaló al perro blanco y amarillo.

Se decía que la capacidad reproductiva de los Hombres Bestia era incomparable a la de otras razas. Parecía que las bolas de pelusas crecieron e incluso tuvieron hijos mientras estuvo afuera.

Seol Jihu no pudo contenerlo por más tiempo.

"Tú..."

Con las piernas temblorosas, dio un paso adelante. Luego...

"¡Pequeños cabrones...!"

Se lanzó hacia ellos. Los seis Hombres Bestias adultos sonrieron como si estuvieran esperando esto. Seol Jihu los abrazó a los seis y se revolcó en el jardín.

Las pequeñas bolas de pelusa, por otro lado, entraron en pánico. Desde su perspectiva, un humano había aparecido de repente y se había enfrentado a sus padres.

Persiguiendo a Seol Jihu, que rodaba como una rueda, le gritaron que dejara de meterse con sus padres.

La cálida luz del sol, un exuberante jardín verde, el suave pelaje que parecía una alfombra de lujo, la carne blanda que se podía sentir debajo de ella, y un grupo de bolas de pelusa haciendo todo lo posible...

'Tan feliz'.

Seol Jihu se rió a carcajadas mientras rodaba por el jardín. Finalmente se sintió como si estuviera de vuelta en casa.

"¿Quién...?"

Rodando por un rato, Seol Jihu de repente se topó con alguien. Miró desde el suelo. Bajo la brillante luz del sol, una mujer con cola de caballo lo miraba.

Un traje gris, una falda de línea H, y...

"…¿Eh?"

"¿Hm?"

Kim Hannah parpadeó...

"¡Ah!"

Y luego dio un paso atrás sobresaltada.

"¡Tú...!"

Levantó las cejas, levantó el tacón y pisó con fuerza.

Sin embargo, Seol Jihu no recibió el golpe porque rodó hacia un lado y ¿esquivó en el último segundo.

"Demasiado lenta."

Los ojos de Kim Hannah se agrandaron mientras Seol Jihu estaba relajado.

"¡Eek! ¡Eeeek!"

*Pisar* *Pisar* *Pisar* *Pisar*  Kim Hannah pisoteaba como si estuviera jugando al whack-a-mole, pero no acertó ni una sola vez. Seol Jihu estaba mostrando realmente movimientos inhumanos.

<< Nota: Whack-A-Mole - significa aplastar a un topo. Hace referencia a un juego de maquina de arcade, donde se asoman y se esconden topos de unos agujeros mientras intentas darles con un mazo >>

"Huk... huk..."

Al final, Kim Hannah no tuvo más remedio que poner nuevamente su pie en el suelo jadeando. Incluso el Primer Comandante del Ejército había sido golpeado unilateralmente por Seol Jihu. No había manera de que una no combatiente como Kim Hannah pudiera golpearlo.

"Gracias, por cierto. Me ayudaste a rasgar el papel sin dudarlo."

Seol Jihu se puso de pie y le ofreció un saludo de mano con un guiño.

"¡Vete a la mierda!"

Kim Hannah le rechazó el saludo, sacudiendo su mano.

"Acabas de regresar, ¿Y esto es lo primero que haces?"

"Espera, eso no fue mi culpa."

"¡Podrías haber fingido no haber visto nada!"

"Estaba demasiado sorprendido para pensar correctamente..."

"Excusas, excusas."

Kim Hannah, que lo miraba fijamente, bajó la cabeza y suspiró. Fue entonces.

"Has vuelto."

Una voz envejecida intervino entre ellos. Era Jang Maldong. Estaba de pie en la entrada y lo miraba de forma severa de siempre.

"Maestro."

Seol Jihu fijó su postura de forma correcta.

"Yo..."

"Está bien."

Jang Maldong sonrió.

"Piensa en la cantidad de gente a la que tienes que agradecer. Que lo hagas conmigo sería demasiado engorroso".

"Aún así..."

"Está bien. Dale a Ian unas palabras de agradecimiento después. Él es el que realmente trabajó duro."

Jang Maldong se giró con una sonrisa.

"De todos modos, ¡Apúrate! ¡Los otros mocosos han estado preparando una fiesta de bienvenida para ti toda la mañana! "

"...¡Sí!"

Seol Jihu corrió detrás de Jang Maldong con un grito cordial. Kim Hannah se mordió los labios y también los siguió.

"De todos modos, he escuchado que te convertiste en la Estrella de Gula."

"Sí, Gula-nim dice que he pasado sus pruebas."

"Me sorprendería si no lo considerara. Entonces, ¿Cómo es?"

"Ah, creo que soy un poco especial porque no estoy tan influenciado. La razón de eso es..."

Kim Hannah sonrió mientras veía a Jang Maldong y Seol Jihu conversando amistosamente de maestro a discípulo. Luego, envió una patada asesina a la pantorrilla de Seol Jihu.

"¡Intenta esquivar esto!" gritó, pero Seol Jihu saltó ligeramente y esquivó la patada sin siquiera mirar atrás. Como resultado, la patada solo golpeó al pobre Jang Maldong.

"¡Uaaaah!"

"¡Ah! ¡Maestro! ¡Lo siento mucho!"

Las voces de Jang Maldong y Kim Hannah resonaron en el vestíbulo del primer piso.


***


La fiesta de bienvenida se prolongó durante mucho tiempo.. Seol Jihu recibió un montón de preguntas, y usó un dolor de cabeza como excusa para dejar la escena.

Como las fiestas de bienvenida de Valhalla duraban tradicionalmente hasta la mañana siguiente, huir antes de que las cosas llegaran a ese punto era lo más inteligente.

¡Splash!

"Ah, eso se siente tan bien."

Seol Jihu se dirigió a las aguas termales subterráneas para relajarse y deshacerse del alcohol de su sistema. Tal vez porque todos estaban en la fiesta de bienvenida, no vio a nadie en el lugar.

No, había otra existencia no humana en el lugar.

[¡Ooh...!]

Flone, que se zambulló en el agua, flotó lentamente frente a Seol Jihu.

[Guao....]

Jadeó con asombro, mirando a Seol Jihu bajo una nueva luz. Por alguna razón, su cara y su cuello estaban enrojecidos a pesar de ser un fantasma.

"¿Qué sucede?"

[Nada... sólo que eres muy grande.]

"...¿Grande?"

[Mn, mn. Nunca lo había visto antes, pero ¿Son todos los chicos tan grandes?]

Flone miró hacia abajo. Concretamente, a su entrepierna bajo el agua termal.

Seol Jihu, que tenía la cabeza inclinada, abrió de repente los ojos.

[¡¡Era asííííííí de grande!!]

Flone extendió sus brazos hasta que no pudieron ampliarse más.

"¿De qué estás hablando?"

Seol Jihu gritó.

"¿Crees que soy un Horus o algo parecido? ¿Cómo puede alguien ser tan grande?"

Flone se rió, aparentemente disfrutando de que Seol Jihu se enojara.

[Me refiero a que estaba muy sorprendida. De todos modos, viéndolo de cerca, me pareció aterrador pero también algo lindo...]

Se puso las manos en las mejillas y sacudió su cabeza de un lado a otro. Seol Jihu gruñó y cruzó las piernas.

[Eh~ ¡Puedes esconderlo todo lo que quieras, pero yo puedo verlo si quiero!]

"......"

En el momento en que Seol Jihu se quedó sin palabras, escuchó otro sonido de salpicadura cerca de la puerta. Dándose la vuelta, vio a dos mujeres entrando con sólo una toalla en sus manos.

Eran Chohong y Phi Sora.

"¿Qué pasó con la ceremonia de bienvenida...?"

"Nos escabullimos después de verte salir. Todavía estamos un poco cansadas por la guerra."

Phi Sora respondió.

"Este es el primer piso. ¿No está el balneario para mujeres en el segundo?"

"Ah, ¿A quién le importa? ¿Desde cuándo alguien se preocupa por esas cosas en el Paraíso?"

Chohong se quejó y entró. Seol Jihu asintió con la cabeza porque no podía estar en desacuerdo.

"Uf, el agua caliente realmente elimina tu fatiga."

"¿Por qué el agua de este piso se siente mejor que la de abajo?"

Chohong y Phi Sora charlaron un poco. Chohong entonces miró a Seol Jihu, que estaba con Flone chapoteando.

"Por cierto, ¿Estás realmente bien?

"¿Hmm?"

"Te pregunto si estás curado. ¿No hay ningún problema en ninguna parte?"

"Mi cuerpo está bien."

"No tu cuerpo. ¿Y aquí?"

Phi Sora se tocó un lado de la cabeza.

"¿Tu cerebro está bien? ¿Recuperaste todos tus recuerdos?"

"Pensé que había contestado todo en la fiesta de bienvenida..."

"¿Realmente puedes culparnos por tener dudas? Siempre tratas de cargar con todo solo..."

"Dijiste que te dolía la cabeza y te fuiste temprano. Vinimos a comprobar cómo estabas, por si acaso. No podemos dejar que te desplomes como en aquel entonces..."

Seol Jihu miró fijamente a Chohong y Phi Sora. Lo que dijo había sido sólo una excusa para salir de la fiesta. Dejando a Phi Sora aparte, estaba un poco agradecido de que Chohong, a quien le gustaba beber, viniera a verlo a mitad de la fiesta también.

"Ah, mierda, aquí va de nuevo."

Chohong resopló, interpretando la mirada silenciosa de Seol Jihu de otra manera.

"¿Qué? ¿Vas a decir que no me recuerdas otra vez?"

"¿......?"

"Ah, lo sabía. Déjame advertirte. Ni siquiera pienses en hacer una broma."

Phi Sora asintió con la cabeza y se acercó. Los dos parecían estar hartas de que Seol Jihu les hiciera una broma.

"¿Eres Lee Kyung-kyu? ¿Por qué estás tan obsesionado con las bromas?"

<< Nota: Una celebridad de la televisión coreana conocida como el padre de las bromas de la cámara oculta. >> 

"Tal vez puedas engañarnos la primera o la segunda vez. Seríamos idiotas si nos engañaras una tercera vez."

'Oh'.

Seol Jihu no tenía intención de hacer ninguna broma, pero esto sonaba como un desafío. Seol Jihu estaba a punto de decir, '¿No las engañé más de tres veces ya?' Pero cerró la boca y, en su lugar, reveló una sonrisa melancólica.

"Ah, supongo que ya no es fácil hacerles bromas."

"¡Lo sabía! ¡No creas que caeremos en la trampa otra vez!"

Phi Sora movió su dedo índice de un lado a otro. Chohong también se rió con una mirada de satisfacción.

Seol Jihu aclaró su garganta y luego le dijo a Chohong.

"Bueno, siendo sincero... todavía estoy un poco mareado. Hubo un pequeño contratiempo durante el proceso de renacimiento y mis recuerdos se mezclaron ligeramente... pero no es nada de lo que la señorita Chung Chohong deba preocuparse."

"...¿Hmm?"

Chohong estaba nerviosa. Seol Jihu entonces se volteó hacia Phi Sora.

"Además, no es que te haya engañado tantas veces, Sora. ¿Por qué no me sigues la corriente un poco?"

La risa de Phi Sora se detuvo.

"De todas formas, no es gran cosa. Creo que no afectará mi vida cotidiana..."

Los ojos de Seol Jihu se agrandaron en medio de la charla. Las dos mujeres lo miraban fijamente.

"¿Por qué de repente hablas tan educadamente?"

"¿Por qué de repente hablas tan casualmente?"

Preguntaron al mismo tiempo.

"¿Hmm?"

"No, ¿Hmm? Acabas de decir, señorita Chung Chohong."

"Sólo usaste a señorita conmigo. ¿Qué pasa con el hecho de llamarle Sora?"

"Ah, ¿Lo hice?"

Seol Jihu miró de un lado a otro entre las dos y habló evasivamente.

"Jaja, debo haberme confundido."

Cuanto más intentaba dar una excusa, más sospechaban.

"Uh.... Verás, Gula-nim dijo que no tenía suficientes puntos de contribución para restaurar completamente mis recuerdos... Mmm"

Seol Jihu siguió parloteando con una mirada de nerviosismo. Chohong y Phi Sora se miraron fijamente.

"¡Eh, tú!"

"Querido, no me digas..."

Viendo una mirada grave en sus rostros, Seol Jihu parpadeó. No sabía qué decir.

"Chohong, lo entiendo..."

"¿......?"

"Pero también eres fácil de engañar, ¿Eh, Señorita Phi Sora?"

"¿......?"

Los signos de interrogación aparecieron sobre sus cabezas.

"Chung Otro Engaño, Phi Otro Engaño."

Fue entonces cuando se dieron cuenta de que estaba jugando de nuevo. Después de un corto silencio...

"...¡Hijo de perra!"

"¡Joder, agarra a ese bastardo ahora mismo!"

Chohong y Phi Sora insultaron mientras se abalanzaron sobre Seol Jihu. Fue como observar a dos leones hembra saltar sobre un conejo. El trío se revolvió en las aguas termales e hizo ruidos intensos.

[¿Aaah? ¡Yo también quiero unirme!]

Cierta fantasma que estaba viendo la escena se unió a las dos mujeres. Esa noche, Seol Jihu durmió exhausto después de luchar intensamente en las aguas termales.


***


A la mañana siguiente. Seol Jihu planeaba acudir al templo tan pronto como se despertara, pero tuvo que cambiar sus planes antes de salir de su habitación. Fue porque un invitado inesperado había visitado la oficina.

"Felicitaciones por revivir."

La mujer con una túnica ceremonial blanca, sosteniendo una lanza verde, no era otra que Baek Haeju. Había venido al amanecer a visitarlo.

"Gracias."

Aunque estaba un poco sorprendido, tenía una idea de por qué había venido, así que la saludó con una brillante sonrisa.

"Um, por casualidad..."

Baek Haeju se comportaba un poco.... no, muy diferente de lo habitual.

"¿Tus recuerdos... están bien?"

Estaba siendo cuidadosa como si estuviera caminando sobre cáscaras de huevo.

"Sí, estoy bien. ¿Por qué preguntas...?"

"Ah, es porque tengo curiosidad por la penalización. Yo también he estado en el Paraíso durante mucho tiempo, como sabes."

Cuando Seol Jihu preguntó de forma directa, Baek Haeju dio una excusa como si la hubiera preparado de antemano.

Seol Jihu sabía de la identidad de Baek Haeju porque había visto el pasado de Seo Yuhui con sus Nueve Ojos que Miden el Futuro. Por supuesto, ni Seo Yuhui ni Baek Haeju sabían de este asunto.

Aunque le reveló esto a Jang Maldong y a algunos otros...

"No fue fácil, pero el Maestro me consiguió una novela que tenía un registro escrito de todo lo que había pasado en el Paraíso."

"Ah... ¿Y no dijo nada más?"

"¿El Maestro Jang, quieres decir? No, no dijo nada más."

"...Ya veo."

Observando a Seol Jihu de cerca, Baek Haeju asintió con la cabeza. Parecía que todavía pensaba que Seol Jihu no sabía sobre su identidad. Aunque dejó una nota al final de la novela diciendo que cuidaría de su familia, no había forma de que Seol Jihu supiera quién la había escrito.

"Entiendo... Y si me permites decirte algo..."

"Si no es urgente, ¿Puede decírmelo la próxima vez? Tengo que volver a la Tierra pronto. Ya voy un poco tarde."

Seol Jihu tomó la iniciativa viendo que Baek Haeju parecía preocupada. Probablemente por eso Baek Haeju, no, Yoo Seonhwa, vino a verlo en primer lugar.

Seol Jihu estaba planeando volver en algún momento del día de todos modos.

"Ah, sí, por supuesto... No te retendré, así que por favor, adelante."

Como esperaba, Baek Haeju parecía aliviada, casi como si esperara que dijera esto.

"Gracias. Volveré dentro de una semana en el tiempo de Paraíso."

Seol Jihu se inclinó con la intención de hacer que Baek Haeju se sintiera aliviada antes de salir de la oficina.

'Parece que me lo dirá cuando regrese esta vez...'

Por ahora, planeaba esperar hasta que Yoo Seonhwa le dijera la verdad. Dicho esto, estaba bien incluso si ella no lo hacía, puesto que él mismo podría mencionarlo en el momento adecuado para que ella no se pusiera nerviosa.

'Y cuando regrese a...'

Seol Jihu jugueteó con las tres divinidades en su bolsillo y sonrió dulcemente. Tarareó mientras caminaba por el pasillo.

Finalmente se sintió como si todo estuviera marchando como la seda.

Por supuesto...

'Aunque, sería interesante observar la reacción de Seonhwa también'.

Pensó en hacerle una broma a Yoo Seonhwa sólo por un momento.