Reciente

domingo, 4 de octubre de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 455

Capítulo 455. Diferentes Opciones


Haramark recuperó la tranquilidad después de que Caridad Aborrecible pereciera, casi como si la batalla que sacudió el cielo y la tierra nunca hubiera ocurrido.

Una fuerte ovación estalló no mucho después. Los soldados supervivientes, los Terrícolas y las razas foráneas se abrazaron con alegría. Mientras todos derramaban lágrimas de alivio por haber sobrevivido, Teresa recordó a Jan Sanctus y ordenó rápidamente a los soldados que buscaran a los heridos para que fueran tratados.

El campo de batalla estaba cerca de limpiarse, Sung Shihyun todavía estaba vivo. Tal vez porque era un Parásito que la Reina Parásito se encargó de crear, su cuerpo se regeneraba continuamente incluso cuando se quemaba instantáneamente. En ese aspecto se parecía a una cucaracha.

Seol Jihu despertó al tembloroso Sung Shihyun y lo levantó. Luego, lo liberó. Como la región fronteriza no estaba muy lejos de Haramark, Seol Jihu incluso le prometió que no lo perseguiría si cruzaba la frontera con su propia fuerza.

Sung Shihyun soltó una risa vacía. No era tan tonto como para pensar que estaba siendo misericordioso.

A pesar de esto, Sung Shihyun caminó. Después de todo, había una posibilidad de que la ayuda se acercara a la región fronteriza. Y si de alguna manera podía llegar al territorio de la Reina Parásito, las posibilidades de que se recuperara aumentarían drásticamente.

Debido a esta pequeña esperanza, arrastró sus pies y caminó hacia adelante. Sin embargo, tuvo que detenerse antes de dar unos pocos pasos.

Fue porque vio a Taciana Cinzia y a otros esperándolo en la frontera. Seol Jihu dijo que no lo molestaría si pasaba la frontera. Eso evidentemente significaba que no se libraría de la obstrucción hasta entonces.

"Jaja... hijo de perra..."

Seol Jihu seguramente debe haber pasado por lo mismo. Después de todo, cuando luchó durante una docena de días sin parar y finalmente rompió el bloqueo, la Reina Parásito y los demás Comandantes del Ejército lo estaban esperando.

Sung Shihyun comenzó a entender cómo se debe haber sentido Seol Jihu en ese entonces.

"Maldita sea..."

Sung Shihyun cayó de espaldas. Ya no pensaba en volver con vida.

El cielo se despejó antes de que se diera cuenta. Recuperó su color azul tan pronto como la guerra terminó como si nunca hubiera estado oscuro en primer lugar.

"......"

No es que no supiera que Seol Jihu no tenía intención de dejarlo volver con vida. Pero también sabía que no podía hacer nada para regresar con vida.

La razón por la que siguió la farsa de Seol Jihu a pesar de esto fue que se sintió ofendido.

Mirando al cielo, los rostros de tres personas pasaron por la mente de Sung Shihyun. Todos eran amigos que una vez se quedaron a su lado.

|Shihyun, ¿Es verdad? ¿Realmente hiciste eso? No es cierto, ¿Verdad?|

|¿Qué quieres decir? Acabo de regresar de despedazar a otro equipo. Los rumores vuelan rápido, eh.|

|¿Qué?|

|¿Estás hablando de la organización que destruí hace cuatro días? Sí, lo hice. Maté a todos y cada uno de ellos sin excepción.|

|¿Por qué...?|

|Su representante me señaló con el dedo, llamándome basura, con una noticia que ni siquiera ha sido confirmada. Quise romperle los dientes y los dedos, pero me pasé un poco de la raya.|

|¡Pero no tenías que matar a todo el mundo...!|

|Nah, parecía que la organización estaba estrechamente relacionada con la organización de inteligencia que destruí no hace mucho tiempo.|

|Aún así, ¿Cómo puedes...?|

|Bueno, no importa incluso si ese no es el caso. Es su culpa por tratar de proteger esa basura de un representante. ¿No has escuchado hablar de la culpa por asociación?|

Seo Yuhui.

|¿Estás loco? ¿Por qué harías eso cuando todos están mirando?|

|Ah~ ¿Te refieres al programa de humillación y ejecución pública? Ese maldito estaba actuando muy arrogante para alguien que trató de matarme, así que capturé a todos los que estaban relacionados con él. Resulta que tiene una familia y una novia, así que... ¡Jejejeje!|

|Tú... realmente te has vuelto loco. ¿No has pensado en las consecuencias? Puede que estés bien, pero, ¿Qué pasa con la gente que te rodea?|

|Vamos, Haeju, ¿Realmente estás diciendo esto? ¿Qué pasó con tu credo de vivir sola, morir sola?|

|Estoy actuando de forma independiente debido a circunstancias personales. No actúo sin tener en cuenta las consecuencias como tú.|

|Tienes que hacer al menos esto. De lo contrario, la gente no te temerá. No habría empezado si fuera a detenerme a mitad de camino. Además, soy yo quien decide lo desconsiderado que soy. No me impongas tus normas.|

|No estoy diciendo que no lo hagas. Ya te he dicho antes que si quieres hacer algo como eso, forma una fuerza que pueda apoyarte y ayudarte a justificar tus acciones. Hay un límite en la cantidad de veces que Yuhui y yo podemos ayudarte. ¿No sabes que nos critican por tu culpa?|

|¿No somos camaradas? Puedes soportar eso, ¿Verdad?|

|¿Camaradas? ¿Aunque no escuches ni una sola palabra de lo que decimos? Escucha. Yuhui y yo no somos tus subordinadas. ¿No te sientes mal por Yuhui, que siempre tiene que limpiar tu desastre?|

|Vamos, no se lo pedí, ¿Verdad?|

Baek Haeju.

|Sung Shihyun, ¿Tienes que llegar tan lejos?|

|¿Qué quieres decir? ¿Quieres que te ataquen también?|

|Desde que entraste a mi compañía, eres mi empleado. Como futuro representante, tengo el deber de proteger a los empleados de Sinyoung, así que si sigues actuando de esta manera, no tendré otra opción que cambiar mis opiniones.|

|¿Actuando de qué manera?|

|¿Eres un psicópata? ¿No crees que golpear a alguien y apuñalarlo sólo porque te miró fijamente es demasiado?|

|Creo que el padre que trata a la reina de un reino como una perra y su hija que pretende ignorarlo son los verdaderos psicópatas.|

|...Escucha, si sigues de esa manera, te vas a lastimar. Hay un límite de cuánto podemos protegerte.|

|Cielos~ Estoy tan asustado. Entiendo, así que cierra la boca, por favor.|

|Te lo advierto porque me preocupo por ti. No lo olvides.|

|También te lo advierto. Si quieres mantener esos bonitos dientes intactos, cállate. No lo olvides.|

Yun Seohui.

"......"

Recordando cosas del pasado, no era como si no tuviera oportunidades. Oportunidades de no perder a su madre.... oportunidades de no recurrir a la medida extrema de desertar.

|Estoy seguro de que tienes mucho que decir. Tienes una razón para traicionar a la humanidad. Lo entiendo. Lo entiendo. Pero...|

Seol Jihu dijo que lo entendía, diciendo que todo el mundo tiene una razón o dos.

|Pero, ¿Puedes realmente mantener la cabeza en alto?|

De hecho, Sung Shihyun siempre fue más allá de lo justificable.

|¿Puedes decir con confianza que todo lo que has hecho desde que entraste al Paraíso es justo?|

No. Si su casa estaba rota, se vengaba con el objetivo de destruir un centenar de edificios de su enemigo.

|¿Todas tus acciones fueron justas?|

No, no lo eran. Porque era la única forma en que pensaba que los demás le temerían.

|Sé que no puedo.|

Seol Jihu dijo que sus acciones no siempre eran justas y equitativas.

|Y creo que tú tampoco.|

Sung Shihyun también sabía que sus acciones no eran justas.

|¿O realmente crees que todo lo que te ha pasado no es justo, pero todo lo que le has hecho a otros sí?|

Sin embargo... sólo tenía curiosidad. Quería saber por qué terminaron de forma diferente, aunque estuvieran en posiciones similares y sus acciones fueran igual de injustas e inequitativas.

|Digamos que tomamos diferentes decisiones.|

|...Eso es todo.|

La elección que había hecho que su futuro fuera tan diferente, Sung Shihyun reflexionó sobre ello con la cabeza en el suelo.

Inclinó un poco su espalda, y en el mundo al revés, vio a Seol Jihu mirándolo. A su lado y detrás de él, había innumerables personas que lo observaban. Entre ellos estaba Baek Haeju, mirándolo de forma compasiva, y Seo Yuhui, mirándolo con lástima.

Sung Shihyun volteó su mirada y miró a su alrededor.

No había nadie. Ni una sola persona, ni siquiera un Parásito.

"...Ah."

Finalmente comenzó a entender. Si se hubiera contenido un poco más, si hubiera encontrado camaradas y una fuerza que lo apoyara, o al menos, si no hubiera convertido a sus aliados en sus enemigos, y si no se consideraba su propio señor en el cielo y la tierra...

"Haa...."

Sung Shihyun dio un largo suspiro.

'Estaba...'

Sus párpados bajaron lentamente hasta que sus ojos se cerraron a mitad de camino.

'¿Siendo demasiado egoísta...?'

Pronto, los ojos de Sung Shihyun se cerraron por completo.

Y dejó de moverse de nuevo.


***


"...Creo que murió."

Phi Sora murmuró después de unos minutos de silencio absoluto. Seol Jihu asintió con la cabeza en silencio.

Sung Shihyun encontró su muerte solo sin nadie a su lado. Fue un final un tanto melancólico para alguien que una vez fue una leyenda del Paraíso.

La expresión de Seol Jihu era complicada. Ciertamente, tenían algunas aspectos similares. Sin embargo, el futuro al que llegaron era completamente diferente.

'Probablemente es...'

|Eso es lo que significa ser un líder. Tienes la autoridad y la posición para ejercer ese poder. Es por eso que tú, entre todas las personas, no deberías haber hecho eso.|

Kim Hannah.

|...De acuerdo.|

|No sé qué está pasando, pero debes tener tus razones. Vámonos. Puedes explicármelo más tarde.|

Chohong y Hugo.

|Por eso... Me gustaría verte superar tu pasado. Si sientes que no puedes hacerlo solo, con gusto te ayudaré. Soy tu maestro, después de todo.|

Jang Maldong.

|No dudes.|

Phi Sora.

|¿No tienes ninguna idea de convertirte en Rey?|

Hao Win.

|Te estaré animando. Si tienes algún problema, llámame. Esta vez, definitivamente seré de ayuda.|

Teresa.

|No te preocupes demasiado. Te ayudaré. No importa lo que cueste.|

Eun Yuri.

|¿Crees que eres el rey hegemónico Xiang Yu, exterminando a todos tus enemigos?|

Philip Muller.

No te dejes influenciar.

|Si hubiera cedido a mis sentimientos en ese entonces... Me habría convertido en un Parásito y me habría enfrentado a ti como un enemigo. Si eso hubiera ocurrido, no habría podido disfrutar de la felicidad que tengo ahora.|

Vlad Halep.

|Está bien.|

Y Seo Yuhui...

|Mi Jihu puede hacer cualquier cosa.|

Espera, no, esa no estaba del todo bien.

De todos modos, fue gracias a todos ellos que pudo llegar hasta este punto. Cada vez que lo necesitaba estaban presentes para sostener su mano. Siempre que algo estaba a punto de suceder, lo apoyaban firmemente

Si no fuera por sus camaradas que lo ayudaban con todo su esfuerzo, no estaría aquí hoy.

"...¿Por qué miras tanto?"

Phi Sora preguntó. Seol Jihu había estado mirando a sus camaradas uno por uno durante un tiempo.

"...No hay ninguna razón."

Seol Jihu habló con calma.

"Sólo estaba agradecido."

Los ojos de Phi Sora se agrandaron.

"¿Qué...?"

Ella parpadeó en un momento de confusión ante su honesta confesión y se rascó la cabeza mientras fingía estar enfadada.

"No te quedes mirando y di algo. ¿¡Porque estás haciendo eso...!?"

Phi Sora detuvo sus palabras, asustada como una loca. Fue porque Seol Jihu se desplomó repentinamente.

"¿¡Q-Qué pasa!?

"¡Ah! ¡Hey!"

Con Chohong a la cabeza, todos los demás se apresuraron a acercarse.

"¿¡Qué pasó!? ¡No me digas, tú...!"

"No..."

"¡Sacerdotes! ¡Que alguien llame a los Sacerdotes! Espera, no, ya tenemos dos Sacerdotes presentes. ¿Qué están haciendo ustedes dos?"

"No, no es eso..."

Seol Jihu se lamió los labios mientras se derrumbaba.

"Tengo... hambre..."

¡Growl! Su estómago rugió como un trueno.

Todos se quedaron aturdidos.

Seol Jihu miró hacia otro lado furtivamente, ruborizado.


***


La guerra llegó a su fin. Gracias al hechizo de sanación de Seo Yuhui, Alas de Salvación, las heridas severas fueron atendidas en su mayoría. Aunque el campo de batalla también había sido limpiado, Haramark todavía estaba muy ocupado con las secuelas de la guerra.

Eun Yuri, que se había desmayado durante la guerra, se despertó tan pronto como fue trasladada a la unidad de cuidados intensivos. Sus heridas se curaron completamente, y aunque había sobrecargado su maná, no hubo muchos problemas con la ayuda de Roselle.

Eun Yuri se dirigió al Palacio Real de Haramark tan pronto como despertó. A la primero sirviente que vio, le preguntó por el paradero de Seol Jihu y se apresuró a dirigirse hacia el comedor.

Sus pasos eran ligeros, eufórica por encontrarse finalmente con su oppa después de tanto tiempo.

Pero cuando entró en el comedor, Eun Yuri se detuvo.

"¿No está listo todavía?"

"¿Qué quieres decir? ¡Acabamos de traerte un poco!"

"¡Casi he terminado con ellos!"

"¿Qué? ¡Mierda! ¡Que alguien corra a la Tierra y traiga un poco de pan!"

Una feroz guerra estaba en marcha en el comedor.

"¿Tu cuerpo está bien?"

Oh Rahee, que corría hacia la cocina, vio a Eun Yuri y le preguntó.

"Sí, estoy bien."

"Bien. Entonces danos una mano."

"...¿Perdón?"

"Puedes cocinar, ¿Verdad? Cualquier cosa está bien. Los ingredientes están en la cocina, así que vamos a cocinar algo."

Oh Rahee agarró a Eun Yuri y se dirigió a la cocina. Todo lo que Eun Yuri pudo mirar antes de ser arrastrada a la cocina, fue a Seol Jihu sentado frente a la mesa del comedor entre una pila de platos.

Seol Jihu devoraba la comida como si estuviera poseído. Se metió en la boca un sándwich de baguette relleno de jamón y lechuga, mientras giraba su tenedor para enrollar la pasta alrededor y luego se lo tragó de un solo bocado.

Inmediatamente después, vació un tazón de arroz con ingredientes, raspando cada grano con su cuchara, y luego se tragó la sopa de hueso de res.

Incluso mostraba trucos extraños como meterse una pata de pollo en la boca y sacar sólo el hueso.

"¡Oye! ¡Prueba esto también!"

Hugo salió de la cocina, llevando un plato de hierro gigante. A pesar de que sufrió una herida enorme por el ataque de Sung Shihyun, la Sanación de Heridas Críticas de Seo Yuhui lo había vuelto a poner en forma, y ahora estaba ayudando a la cocinera de la realeza a preparar la comida.

"¿La carne es mejor para recuperar la fuerza...?"

Hugo parpadeó. Acababa de traer un plato de hierro caliente a la mesa, pero el filete a término medio había desaparecido en cuanto puso el plato sobre la mesa. Cuando levantó la mirada aturdido, vio a Seol Jihu lamiéndose los labios que estaban untados de salsa.

A continuación, Kazuki también trajo comida. Fue entonces cuando Hugo pudo comprobar como el filete había desaparecido. Seol Jihu levantó el plato de sushi de Kazuki y se lo vertió en la garganta. Más de diez piezas de sushi desaparecieron en su boca en un instante.

"...¿Luffy?"

Hugo murmuró mientras dudaba de sus ojos.

"No creía que Oda Eiichiro basara su personaje principal en una persona real."

Kazuki se limpió el sudor de su frente con una mirada agotada.

"Cuéntame sobre eso."

Vlad Halep pasó entre ellos y dijo mientras colocaba un plato.

"A partir de hoy, podría creer el dicho de que el cuerpo humano es un espacio microcósmico. El estómago entonces debe ser un agujero negro."

Y precisamente un segundo después, volvió a subir el plato. Estaba vacío.

"¿Eh? ¿Por qué trajiste un plato vacío?"

Hugo gritó enfadado.

"No lo hice. Traje comida. Simplemente desapareció en ese lugar."

Vlad Halep protestó con calma y apuntó con el dedo a Seol Jihu, que estaba sacando palos de brocheta vacíos de su boca.

Hugo se quedó sin palabras. Le resultaba difícil de creer a pesar de haberlo visto con sus ojos hace un momento.

"No se puede evitar. Se convirtió en el Apóstol de la Gula".

Philip Muller se acercó a los tres hombres.

"¿Normalmente es tan malo?"

"Puedes aguantar si realmente quieres, pero..."

Philip Muller dejó otro plato de comida mientras sacudía la cabeza ante la pregunta de Hugo. Era una salchicha del tamaño de su antebrazo.

"La forma en que usualmente te ocupas de tus deseos es importante. Tienes que dejarlo salir en ocasiones, y esto es lo que sucede si lo mantienes dentro por mucho tiempo antes de que estalle. Ahora que lo pienso, recuerdo que eso fue lo peor cuando me nombraron apóstol por primera vez. Porque no estaba acostumbrado a ello."

"Eh... ¿Es así como funciona?"

"Para el Representante Seol, el recuerdo de morir de hambre durante doce días debe estar grabado en su cabeza. Escuché que tampoco comía bien en la Tierra. Debe ser por eso que es tan difícil resistirse al impulso."

Hugo inclinó su cabeza antes de mirar hacia la cocina.

"¿Entonces qué pasa con la Dama Seo Yuhui?"

"No la llaman santa por nada. Esto es sólo mi suposición, pero hay maneras de aliviar ese impulso sola."

"¿Sola?"

"¿Hola? ¿Hombres?"

Phi Sora levantó la ceja mientras llevaba una tira de panza de cerdo.

"Basta de charla de cháchara. ¡Vayan, hagan más comida!"

Al escuchar esto, Philip Muller, Hugo, Kazuki y Vlad Halep se dieron la vuelta.

"Hmph... ¿Por qué están tan interesados en la mujer de otro hombre de todos modos?"

Entonces, Phi Sora frunció el ceño mientras iba a cortar la panza del cerdo. Sentía que no estaba agarrando nada. Cuando giró la cabeza con incredulidad, vio a Seol Jihu tragándose la panza de cerdo .

La mandíbula de Phi Sora cayó.

"¿Puedes comer un poco más despacio? ¡Vas a hacerte daño en el estómago!"

Cough

Como una maldición, Seol Jihu tosió y se golpeó el pecho. Phi Sora suspiró y vertió té de cebada en una taza. Seol Jihu se tragó la bebida antes de limpiarse la boca y mirar alrededor de la mesa.

"...¿Qué estás buscando? ¿Quieres más agua?"

"No... ¿Tienes fideos de frijoles negros...? Y algunas albóndigas fritas también..."

"¿Qué? Escucha, si tienes conciencia, come lo que te den. O qué, ¿Vas a pedir fideos de mariscos picantes también?"

Phi Sora se quejó porque todo lo que Seol Jihu hizo después de regresar fue comer, comer y comer. Tak. En ese momento, cuatro tazones de fideos con frijoles negros fueron colocados frente a Seol Jihu.

Era Seo Yuhui.

Al verla, una brillante sonrisa floreció en el rostro de Seol Jihu. Justo cuando estaba a punto de llamarla, Seo Yuhui se dio la vuelta sin decir nada.

Seol Jihu se estremeció.

'Ah'.

Seol Jihu pensó en por qué estaba actuando con tanta frialdad y se acordó de algo. Debía de estar enfadada porque la dejó inconsciente después de decir que debían escapar juntos.

Aunque Seol Jihu lo hizo por el bien de Seo Yuhui, tenía sentido que se enojara, puesto que no conocía las circunstancias. No era como si no se sintiera maltratado injustamente, pero después de recordar el pasado de Seo Yuhui, se puso aún más triste.

'Debería disculparme...'

Seol Jihu dejó sus palillos y chasqueó sus labios. Phi Sora debe haberse sentido mal viendo esta reacción de Seol Jihu mientras miraba a Seo Yuhui.

"Ah, Por qué le haces esto? ¿¡No puedes ver que está comiendo!?"

Ella gritó malhumorada.

Baek Haeju, que salía de la cocina con albóndigas fritas, debe haber escuchado la voz de Phi Sora mientras le daba una mirada de reojo a Seo Yuhui.

Después de dejar el plato de albóndigas fritas, tomó los palillos de Seol Jihu y se los puso de nuevo en su mano. Incluso le dio un suave toque en la espalda para animarle a comer.

En cuanto a Seo Yuhui, que ignoró todo esto y se dirigía a la cocina...

"¿......?"

Ella se detuvo abruptamente.

Fue porque vio a Eun Yuri, que había sido arrastrada a la cocina por Oh Rahee, saliendo con un enorme plato en la mano. La mano de Seo Yuhui salió disparada tan pronto como vio el plato.

"¡Kyak!"

El plato voló en el aire.

"¿¡Qué estás haciendo!?"

Eun Yuri gritó en voz alta de una manera extraña.

"Eso debería preguntarlo yo. ¿Qué hiciste, Señorita Eun Yuri!?"

"¡Tortillas enrolladas! ¿¡Sabes lo duro que trabajé en ellas!?"

"¿Tortillas enrolladas? ¿Estás segura de que no las hiciste usando Parásitos o Nidos?"

Seo Yuhui se enfureció, preguntándose si planeaba matar a Seol Jihu cuando acababa de revivir.

Al escuchar esto, Seol Jihu retrajo silenciosamente su mano, que estaba a punto de tirar del plato con Agarre Espacial. Volvió a comer fideos con judías negras y albóndigas fritas.


***


Seol Jihu comió, comió y comió.

Convertirse en apóstol provocaba dos cambios. Uno consistía en compartir los valores, personalidades y todo lo demás de su dios. El otro consistía en tener un deseo más fuerte.

No estaba seguro de lo primero, pero ciertamente experimentó lo segundo. Tal vez porque pasó hambre durante tanto tiempo, como dijo Philip Muller, no pudo dejar de comer una vez que empezó a devorar comida.

No fue hasta que pasaron otros cuarenta minutos que Seol Jihu se sintió lleno y pidió a todos que pararan. En ese momento, los cocineros del palacio real y todos los miembros de Valhalla estaban aturdidos.

"Jejeje... ganamos contra un Ejecutor..."

Chohong se durmió tranquilamente, satisfecha por haber saciado el voraz apetito de la Estrella de Gula.

"Cierto... ni siquiera los Parásitos pudieron derrotarlo..."

Teresa también bajó la cabeza cuando la somnolencia se apoderó de ella. Pronto, dos ronquidos sonaron en la habitación. No se pudo evitar porque empezaron a cocinar tan pronto como se curaron de una guerra prolongada.

Seol Jihu parecía un poco avergonzado porque lo que debería haber sido un encuentro conmovedor y feliz se había convertido en un concurso de alimentación gracias a él.

"No te preocupes por ellos. Deben estar cansados. Deberías descansar un poco también. Haré que las sirvientas muevan a las otras dos."

Seol Jihu trató de llevar a Chohong y Eun Yuri a sus habitaciones, pero Prihi lo detuvo.

"Bueno, te sugiero que trates de animar a una persona en particular. Ella ha estado sufriendo por la culpa todos los días desde que regresó."

Prihi tomó a Teresa por los brazos antes de mirar hacia la cocina.

"Quería apoyar a mi hija al principio... pero al verla me hizo sentir lástima."

Seol Jihu se puso de pie rápidamente. No entendía lo que Prihi quería decir con apoyar a su hija, pero sentía que sabía de quién estaba hablando Prihi.

Seol Jihu se dirigió a la cocina y vio a Seo Yuhui limpiando el desastre.

¿Debería llamarla Noona o Yuhui? Justo cuando estaba meditando en la duda, Seo Yuhui se dio la vuelta.

"¿Sí?"

"Ah, um..."

"¿Quiere que le haga más comida, Representante?"

Seo Yuhui sonrió con fuerza.

"No, podemos limpiar juntos..."

"Está bien. Yo me encargaré de la cocina, así que por favor ve a descansar."

Seo Yuhui se dio la vuelta y siguió limpiando.

Seol Jihu se sorprendió. Seo Yuhui sonreía pero no parecía verdadera, y sonaba excesivamente formal.

|Ella es más extrema de lo que piensas. Es cierto que tiene una personalidad naturalmente benévola y una mente amplia, pero una vez que alguien pierde su favor, nunca le dará a esa persona una segunda mirada.|

|Es porque soy alguien que perdió su confianza. La Dama Seo Yuhui nunca le dará su confianza a alguien a quien le haya dado la espalda una vez.|

Seol Jihu recordó lo que dijeron Yun Seohui y Roberto Serviollo. En ese momento, se estremeció de miedo. Pensándolo ahora, ¿No había traicionado la confianza de Seo Yuhui?

"¿Estás enojada?"

"No, estoy perfectamente bien."

Seol Jihu preguntó inquieto, y Seo Yuhui respondió sin siquiera darse la vuelta. Seol Jihu se rascó la cabeza.

'¿Qué debo hacer?'

Después de pensarlo mucho tiempo, decidió hacer una broma para animar el ambiente. Por ejemplo, algo con una bonita aliteración como, 'Tan triste, tan triste, tan Seo Yuhui~'

<< Nota: Aliteración - es la repetición de una palabra o frase. >>

Pero se tragó el chiste que estaba a punto de salir de su garganta. Los valores de Gula, que comenzó a compartir después de convertirse en apóstol, le decían con fuerza que no hiciera eso. Sentía que estos valores le suplicaban enfáticamente que se callara.

'...Entonces, ¿Qué se supone que debo decir?'

Sintió que pudo escuchar un suspiro de Gula. En el siguiente momento, la mente y el cuerpo de Seol Jihu se movieron por sí mismos.

Parado detrás de Seo Yuhui, tosió. Luego, extendió sus brazos y la abrazó suavemente.

"...Lo siento."

Susurró detrás de sus oídos.

"Sé por qué regresaste, en ese entonces."

Las ocupadas manos de Seo Yuhui se detuvieron.

"No es como si hubiera pensado, 'oh, será más fácil por mi cuenta'. Debía hacerte regresar aunque tuviera que mentir. Tenía una razón..."

Seol Jihu continuó con calma.

"Por supuesto, sé que puede ser difícil para ti entenderme ahora mismo..."

"......"

"Y no sé si alguna vez lo harás... pero por favor, escucha. Te diré por qué lo hice, por qué no tuve más remedio que hacerlo, todo."

Seol Jihu tragó su saliva. Divagaba sobre los pensamientos que le venían a la mente y no pensaba en si estaba bien lo que estaba diciendo. Tal vez hubiera sido mejor animar el ambiente con una broma.

En ese momento, Seol Jihu sintió un débil temblor en sus manos. Notó que los hombros de Seo Yuhui temblaban.

¿Se está riendo? ¿Estaba fingiendo estar enfadada? Seol Jihu movió su cara hacia adelante con una sonrisa torpe. Luego, su mandíbula se cayó.

"Hic..."

Estaba llorando. Los ojos de Seo Yuhui estaban bien cerrados, y chorros de lágrimas fluían por sus mejillas.

La cabeza de Seol Jihu se quedó conmocionado puesto que era la primera vez que la veía llorar.

Mientras tanto, tal vez por la influencia de convertirse en apóstol, Seol Jihu se disculpaba continuamente por preocuparla y su mano acariciaba su hombro.

"Huaaang..."

Seo Yuhui se dio la vuelta. Enterró su cara en el pecho de Seol Jihu y lloraba a mares.

"Lo siento... Lo siento mucho... Por mi culpa, tú..."

Seol Jihu tenía una idea de por qué ella actuaba de esta manera. Debía estar pensando que era su culpa que el Pequeño Polluelo y Flone se separaran de Seol Jihu, por lo que terminó causando su muerte.

"Si no fuera por mí... si no volviera por mi cuenta... tal vez..."

Desde su perspectiva, el Pequeño Polluelo y Flone no habrían dejado a Seol Jihu si no fuera por ella, y tal vez él habría escapado con vida.

Por supuesto, como la Reina Parásito actuó personalmente, la posibilidad de que Seol Jihu hubiera sobrevivido incluso con el Pequeño Polluelo y Flone era casi nula. Sin embargo, Seol Jihu no dijo esto en voz alta.

"Uaaaaang..."

Sólo dijo que estaba bien, que estaba equivocada, mientras acariciaba suavemente el cabello y la espalda de Seo Yuhui hasta que se calmara.

Por supuesto, no se olvidó de agradecer a Gula.

***

[Ufff...]

Gula dio un suspiro de alivio mientras observaba a la pareja.

[Buen trabajo. Tu sentido del nombre es terrible, pero resulta que tu talento estaba en otra parte.]

Luxuria también dio un suspiro de alivio como si hubiera estado muerta de miedo anteriormente.

[Creo que me metí demasiado...]

[No, creo que eso valió la pena.]

[Estoy de acuerdo. Si realmente hubiera contado ese chiste en ese entonces...]

[...Mi hija es amable, pero habría estado de mal humor por lo menos durante dos meses.]

[Sé que es mi hijo, pero no lo entiendo. ¿Cómo puede pensar en hacer una broma como esa en esa situación?]

Gula se lamentó como si fuera completamente incapaz de entender a Seol Jihu.

[Eso es... cierto...]

Luxuria estuvo de acuerdo. Luxuria siempre defendía a Seol Jihu cuando algo sucedía, pero...

[Tan triste, tan triste, tan Seo Yuhui~]

No importaba cómo lo pensara, esto iba demasiado lejos.

[De todos modos, es bueno verlo.]

[Mmn. ¿No es la primera vez que mi hijo abraza a tu hija y no al revés?]

[¡Oh Dios, tienes razón!]

Las dos diosas, que salieron del susto poco tiempo después, observaron a la pareja con miradas acaloradas y tuvieron una agradable charla.