Reciente

sábado, 3 de octubre de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 454

Capítulo 454. La Segunda Venida de Gula (4)


Sung Shihyun salió volando por el aire debido a la fuerza de la explosión.

Su cuerpo trazó una curva, agitándose como un pedazo de tela desgarrada en el aire.

Sus ojos estaban desenfocados, en blanco.

Sólo el cielo llenaba su visión. Las nubes grises se movían lentamente ante sus ojos como un panorama.

'Yo...'

Su boca se cerró lentamente. Sus ojos, mirando fijamente al cielo, también perdieron su vitalidad.

Tal vez se debía a que estaba cerca de su muerte, porque todo lo que le había sucedido desde su entrada en el Paraíso comenzó a pasar por su mente.

Sung Shihyun cerró sus ojos en silencio.

Sung Shihyun, el primer Invitado en recibir un Sello de Oro, y el siguiente en la línea de las elites del Área 1, siguiendo a Baek Haeju y Seo Yuhui.

En marzo de 2013, fue nombrado el mejor graduado de su clase en la Zona Neutral y se unió a las filas de los 'Irregulares' al completar con éxito una misión imposible en solitario mientras superaba a los demás.

Incluso después de graduarse de la Zona Neutral, nada se interpuso en el camino de Sung Shihyun.

La Hija de Luxuria, que se había convertido en Ejecutora en el menor tiempo de la historia del Paraíso, acompañó a Sung Shihyun y le ayudó a crecer. Por supuesto, su propio talento destacaba.

A medida que comenzó a ganar puntos de contribución y a lograr un mayor éxito, se encariñó cada vez más con el Paraíso.

Todavía recordaba haber cambiado algunas de las recompensas que obtuvo en su primera expedición por dinero y haber comprado varios tazones de gachas de abulón, que costaban más de 20.000 won por tazón, de camino a casa.

<< Nota: El nombre de esa comida se llama 'Jeonbokjuk'. Contiene gachas de avena hechas con abulón. El abulón se considera un ingrediente de alta calidad. >>

|Shihyun, ¿De dónde sacaste el dinero para pagar todo esto...?|

|¡Ah, vamos, mamá! Tienes que probar algo como esto de vez en cuando. ¡Y no te preocupes! Gano mucho ahora.|

|Sé que tienes un trabajo, pero aún así, esto es...|

|Te digo que no es nada. No tienes idea de lo exitoso que soy.|

Y tuvo éxito en el Paraíso.

Sung Shihyun tenía una buena capacidad para todo en el Paraíso, y rápidamente se convirtió en uno de los Terrícolas más fuertes del Paraíso con la ayuda de sus camaradas, combinada con sus propios esfuerzos.

Era natural que se enamorara del Paraíso. En el Paraíso, se le dieron infinitas oportunidades para cambiar su vida, que había sido considerada un fracaso en la Tierra. Le gustaba especialmente que pudiera obtener recompensas acordes con sus esfuerzos.

Pero como suele ocurrir con los que superan a sus compañeros, también se convirtió en el objetivo de los celos.

Aquellos que envidiaban a Sung Shihyun tenían demasiado miedo de enfrentarlo, por lo que comenzaron a conspirar en su contra en secreto.

Cuando experimentó por primera vez su malicia, sintió como si lo hubieran golpeado en la nuca con una piedra.

Se sabía que habían antiguas ruinas en esa zona, pero la mayoría de los Terrícolas no se atrevían a acercarse a ellas debido a una fortaleza de los Parásitos cercana.

Así que, Sung Shihyun destruyó la fortaleza primero antes de dirigirse a las ruinas.

Fue entonces cuando se encontró con un equipo de expedición tratando de poner un pie dentro de las ruinas.

Lucharon por el derecho a explorar, y en el proceso, se intercambiaron insultos y golpes.

Para Sung Shihyun, que había destruido la fortaleza de los Parásitos, sólo para que su recompensa casi le fuera arrebatada, el hecho de que hubiera echara al equipo de la expedición sin herirlos seriamente ya representaba un acto de benevolencia.

Pero cuando regresó de la expedición, descubrió que se había convertido en una escoria que reclamaba la posesión de las ruinas por la fuerza.

El rumor se extendió rápidamente, y nadie escuchó su protesta. Ni siquiera se escribió un artículo que aclarara su posición en el asunto.

Pero eso estuvo bien. Sung Shihyun no necesitaba agradarle a todos. Estaba bien siempre y cuando recibiera lo que merecía.

Baek Haeju le dijo que estas cosas pasaban todo el tiempo, que no debía prestarle mucha atención. Seo Yuhui le dijo que debería tener paciencia. Así que lo hizo. Decidió considerarlo como un precio por la fama.

Pero sus odiadores misteriosos no sólo eran persistentes sino también maliciosos.

Todo lo que decía y hacía, se exageraba en los rumores que circulaban por todo el Paraíso.

Un día decidió visitar una de las organizaciones que había escrito un artículo equivocado sobre él. La organización se disculpó y prometió llevar a cabo una investigación más exhaustiva antes de publicar un artículo, por lo que regresó a casa.

Pero al día siguiente, Sung Shihyun se había convertido en un matón que había amenazado a dicha organización con la fuerza.

Una vez que Sung Shihyun comenzó a preocuparse por lo que los demás pensaban de él, sin darse cuenta comenzó a poner restricciones en lo que debía o no debía hacer, y su paciencia rápidamente comenzó a agotarse.

Alrededor de ese momento, se enteró de los rumores que circulaban sobre Baek Haeju, que hizo importantes contribuciones al Paraíso, y Seo Yuhui, que se sacrificó más que nadie por el Paraíso.

No importa lo mucho que lo pensara, no podía entender lo que había hecho mal. Pero como todos parecían odiarlo tanto, decidió darles una razón para ello.

Al final, Sung Shihyun sacó su espada, a pesar de los intentos de Seo Yuhui para detenerlo.

Su primer objetivo fue la organización de informantes que publicó un artículo inexacto sobre él. Los atacó, y una vez que obtuvo el nombre de quien les ordenó escribir dicho artículo, procedió a destruirlos también.

Ese fue el comienzo de una guerra total.

Cuanto más persistentes se volvían sus oponentes, más tenaz se volvía Sung Shihyun.

Encontró el equipo de la expedición que lo incriminó y los mató después de una cruel tortura.

Capturó a los que habían venido a asesinarlo, los torturó y mató brutalmente. También se encargó de todos los equipos y organizaciones asociadas con estos asesinos para que todos lo vieran.

En el proceso de llevar a cabo su venganza, Sung Shihyun cambió. También obtuvo varios apodos.

Decepcionado por su crueldad, los camaradas lo dejaron uno tras otro. Pero a Sung Shihyun no le importaba eso. No era como si nadie lo quisiera.

Incluso después de convertirse en miembro de Sinyoung, la actitud de Sung Shihyun seguía siendo la misma. No, de hecho, empeoró. Sung Shihyun no tenía nada que temer, con una organización tan poderosa apoyándolo.

No fue menos cruel con sus camaradas. Si no le agradaba la forma en que lo miraban, o si los escuchaba hablar a sus espaldas, le daba un ataque. No se sentía mejor hasta que se le arrodillaban y rogaban por sus vidas.

No pasó mucho tiempo para que todos le temieran a Sung Shihyun.

Los acosos y críticas injustas dirigidas a Sung Shihyun durante años, rápidamente comenzaron a disminuir.

Esto le dio a Sung Shihyun la confianza de que todo lo que hizo estaba bien.

Pero eso fue antes de que se enterara de que su madre había fallecido.

Ella murió en un accidente de coche.

Se trataba de una causa común, pero la forma en que había ocurrido no era común en absoluto.

Un coche se estrelló en la acera y golpeó a su madre cuando volvía a casa del trabajo. El conductor, un extranjero, desapareció inmediatamente después del accidente. Todo en este incidente apestaba a Paraíso.

Sung Shihyun regresó a la Tierra tan pronto como escuchó la noticia.

Estuvo de pie durante horas frente al retrato sonriente de su madre.

Incluso entonces, su ira se dirigió a los responsables. No tenía intención de desertar.

Pero todo cambió cuando Yun Seohui y otros de Sinyoung llegaron al funeral.

|Parece que ha habido un error de nuestra parte. Siento que no hayamos podido protegerla.|

|Pero deberías haber prestado más atención. Es tu madre, después de todo.|

|Tienes que entender. Hicimos lo que pudimos, pero tú sabes mejor que nadie que tienes enemigos en todas partes. Por lo menos conozco 10 organizaciones.|

|Tonto. ¿Por qué no fuiste más cuidadoso?|

Sung Shihyun vio a Yun Seohui inclinarse ante el retrato de su madre antes de salir de la funeraria, pero se detuvo inmediatamente cuando escuchó voces que venían del exterior.

|¿Viste su cara? Es todo un espectáculo.|

|Me siento mal por la persona fallecida, pero al mismo tiempo, me siento un poco aliviado también. Ha sido un gran dolor de cabeza.|

|¿Verdad? Tal vez esto le haga disminuir un poco su temperamento. No sé quién haya sido, pero les estoy agradecido... Ah, escuché antes de venir aquí.|

|Oh, ¿Eso? Sí, yo también lo he escuchado, pero es un rumor no confirmado.|

|Pero es cierto que el Director Park ha estado guardando rencor a Sung Shihyun desde que el bastardo lo golpeó.|

|Bueno, es cierto, pero...|

|Así que el Director Park habló con el equipo de guardia a cargo de la madre de Sung Shihyun, y...|

Cuando Sung Shihyun escuchó eso, sintió que algo se rompía en su interior.

¿Debería matar al Director Park? ¿Debería hacer lo mismo con su familia? Tal vez debería destruir a Sinyoung.

Incontables pensamientos pasaron por la mente de Sung Shihyun, pero al final, sacudió su cabeza.

El Director Park no era el verdadero culpable. Además, considerando su meticulosidad, habría eliminado todas las pruebas.

...No, la verdad era que no le importaban las pruebas.

Estaba harto de todo esto.

Sung Shihyun vació su cabeza de todo.

Decidió hacer lo que siempre había hecho.

El oponente había cruzado la línea. Ahora, era su turno de hacer lo mismo.

Después del funeral, Sung Shihyun regresó al Paraíso. Cruzó secretamente la frontera del territorio enemigo.

Encaró a la Reina Parásito.

[Poder.]

Y habló.

[Quiero poder.]

[El poder de destruir a todos los Terrícolas.]

La Reina Parásito aceptó su demanda.

Viendo el potencial de Sung Shihyun, la Reina Parásito le ofreció dos privilegios. El primero era que la Reina Parásito lo convertiría personalmente en un Parásito. El segundo era que crearía un recipiente para que él lo usara, aunque le tomara algún tiempo, en caso de que surgiera una vacante en los puestos de Comandante del Ejército.

Afortunadamente para Sung Shihyun, cuando completó con éxito los dos procedimientos, Diligencia Eterna murió.

Después de absorber la divinidad de Diligencia en su cuerpo, Sung Shihyun entró en el nido especialmente preparado por la Reina Parásito. Se prometió a sí mismo que, el día que saliera como el Primer Comandante del Ejército de los Parásitos, mantendría la promesa que hizo en el funeral de su madre...

¡Koong!

Sung Shihyun cayó del cielo y rodó por el suelo.

¡WAAAAAAAAH!

Los vítores surgieron de todas partes.

No pudieron evitarlo. El Primer Comandante del Ejército de los Parásitos, el desertor de la humanidad, que había atraído a Seol Jihu a una trampa y lo había matado, facilitando de esa manera la caída del Paraíso, finalmente había caído.

Seol Jihu retrajo su lanza y calmó su respiración.

El hecho de que finalmente había alcanzado el estado de perfecta armonía, y el poder de su propio Qi de Espada Reforzado le sorprendía, pero en lugar de quedarse satisfecho, rápidamente miró a su alrededor.

Posteriormente, los ojos de Seol Jihu se estrecharon.

'Castidad Vulgar y Humildad Desagradable...'

...Se han ido. No podía sentirlos en ningún sitio. Se habían desvanecido sin dejar rastro.

Aparte de la divinidad de Sung Shihyun, que estaba disminuyendo rápidamente, la única divinidad que podía sentir cerca era la de Caridad Aborrecible.

Seol Jihu rápidamente agitó su lanza sobre su cabeza. Teresa entendió su señal y gritó a sus soldados para que se reunieran.

Fue entonces.

De repente, los vítores se detuvieron.

Sintiendo el calor que venía del frente, Seol Jihu giró la cabeza hacia adelante de nuevo.

Sorprendentemente, Sung Shihyun estaba de pie. Había agujeros en su pecho y abdomen, pero sus ojos seguían ardiendo furiosamente.

"¡Kuhuk!"

La sangre brotaba de la boca de Sung Shihyun.

Sus piernas temblaban. Incluso estar parado le suponía un gran desafío ahora.

Sin embargo, la mano que le quedaba se aferraba fuertemente a la blanca espada larga.

"......"

Seol Jihu encaró a Sung Shihyun, que ahora se tambaleaba.

El Comandante del Ejército había recibido una herida fatal, pero aún estaba vivo. Su divinidad luchaba desesperadamente por recuperar su recipiente. Pero cuanto más luchaba, más rápido se quemaba por el maná que Seol Jihu había dejado en su interior.

"Huuuu..."

Momentos después, un largo suspiro se escapó de la boca de Sung Shihyun.

Lentamente levantó su cabeza y miró a Seol Jihu con una mirada llena de rencor.

"Tú..."

Los labios de Sung Shihyun temblaban.

"¿Así que nunca lo consideraste realmente...? ¿Ni siquiera una vez...?"

Preguntó con voz ronca.

Los ojos de Seol Jihu se agrandaron.

"Desertar... Tampoco hubiera sido una mala oferta para ti...."

Seol Jihu chasqueó su lengua.

"Sé que tú también lo experimentaste..."

Sung Shihyun apretó los dientes.

"Eres famoso... Así que debes haberlo experimentado, al menos unas cuantas veces..."

"Detente."

Seol Jihu lo interrumpió.

Suspiró mientras miraba a Sung Shihyun, que estaba temblando.

"Lo sé. Todo el mundo tiene una o dos excusas."

"......"

"Estoy seguro de que tienes mucho que decir. Tienes una razón para traicionar a la humanidad. Lo entiendo. Lo entiendo. Pero..."

Seol Jihu continuó.

"¿Puedes realmente mantener la cabeza en alto?"

La respiración de Sung Shihyun titubeó.

"¿Puedes decir con confianza que todo lo que has hecho desde que entraste al Paraíso es justo? ¿Todas tus acciones fueron justas?"

"......"

"Sé que no puedo. Y creo que tú tampoco."

La cara de Sung Shihyun se contorsionó.

"No quiero criticarte por vengarte de la gente que te ha tratado mal, pero has perdido tu derecho a reclamar la inocencia en el momento en que hieres a personas inocentes."

Seol Jihu levantó su lanza y apuntó a Sung Shihyun.

"No puedes estar tratando de infundir lástima en serio... ¿O realmente crees que todo lo que te ha pasado no es justo, pero todo lo que le has hecho a otros sí?"

Sung Shihyun permaneció en silencio. Sólo miraba a Seol Jihu de forma resentida y se mordió los labios.

"En resumen..."

Seol Jihu comenzó a acercarse a Sung Shihyun.

"Estoy tratando de decir que no quiero escuchar tus excusas. Olvídate de todo lo demás y concéntrate en nosotros dos, ¿Entiendes?"

Tuk. La espada larga se deslizó de la mano de Sung Shihyun y cayó al suelo.

"Digamos que tomamos diferentes decisiones."

Seol Jihu se detuvo ante Sung Shihyun, que ahora temblaba, sonriendo amargamente.

"Tú querías destruir este jodido mundo, y yo quería cambiarlo, a la fuerza, si era necesario."

"......"

"...Eso es todo."

Empujó a Sung Shihyun hacia abajo con su lanza.

Luego levantó su mano izquierda en el aire para invocar la Autoridad de la Gula.

El brazo izquierdo de Seol Jihu se estiró hacia Sung Shihyun en el suelo, que jadeaba para respirar.

"¡Uk!"

Sung Shihyun se estremeció al sentir que una misteriosa energía fluyendo en su interior.

"Qué..."

Sintiendo los cambios que ocurrían en su interior, Sung Shihyun comenzó a temblar de miedo.

La misteriosa energía impregnó su circuito y se extendió a cada rincón de su cuerpo.

Comenzó a devorar la energía divina disuelta en su maná.

"No..."

Cuando sintió que la poderosa energía salía de su cuerpo, Sung Shihyun levantó su brazo con mucha dificultad.

"Devuélvela..."

Pero su lucha no tenía sentido.

Seol Jihu retiró su brazo para comprobar la energía que la Gula había devorado.

La divinidad de Diligencia. Cuando vio la débilmente brillante masa de energía sobre su palma, Seol Jihu sonrió.

Con esto, Sung Shihyun ya no podía ejercer el poder que solía ejercer en el pasado. Ahora, no era más que un simple Parásito ligeramente más fuerte que el resto.

"Te dije que no te dejaría morir tan fácilmente."

"¡Devuélvela...!"

"No. Sólo te estoy cobrando todo lo que me has hecho."

Seol Jihu puso la divinidad en su bolsillo.

"Ve a dormir ahora. Aunque no puedo evitar que mueras en el proceso."

Seol Jihu levantó su pie y pateó a Sung Shihyun en la cabeza.

Los ojos de Sung Shihyun giraron y su cuerpo se volvió débil.

Sólo había podido ponerse de pie porque había absorbido completamente la divinidad. Otros Comandantes del Ejército habrían muerto tan pronto como el Qi de Espada Reforzado los golpeara.

Así que Sung Shihyun estaba fuera de escena.

Pero la guerra aún no había terminado.

Seol Jihu miró alrededor del campo de batalla y vio a Teresa retirándose en la distancia.

Creía haber visto una luz parpadeando en la dirección en la que se sentía la energía de Caridad Aborrecible.

'¿Qué fue eso?'

A pesar de que Seol Jihu le había indicado a Teresa que persiguiera al enemigo, nunca esperó que tuviera éxito.

El actual Seol Jihu podía detectar la presencia de una divinidad a kilómetros de distancia. Pero no podía sentir las divinidades del Segundo y Sexta Comandante del Ejército en ningún lugar en este momento.

Esto sólo podía significar una cosa: que se habían ido tan lejos que ni siquiera su maná, que había alcanzado el nivel de Comienzo Divino, podía alcanzarlos.

'Parece que huyeron mientras estaba luchando con Sung Shihyun...'

Se preguntaba cómo podían alejarse tanto en tan poco tiempo.

¡Toong! Usó el Movimiento Etéreo para acercarse a Teresa y se dio cuenta casi inmediatamente de por qué se estaba retirando.

Los Parásitos y Nidos que sobrevivieron al ataque de Seol Jihu habían formado barricadas, bloqueando la ruta de avance de Teresa y sus soldados.

Caridad Aborrecible estaba encima de ellos. Había un brillante resplandor saliendo debajo de su túnica.

"¿Así que fuiste tú?"

Cuando Seol Jihu vio eso, una posibilidad cruzó su mente, e inmediatamente le preguntó a Caridad Aborrecible.

"¿Qué hiciste?"

[Simplemente usé la magia del teletransporte para trasladar a los dos Comandantes del Ejército lo más lejos posible de este lugar.]

Su respuesta estaba dentro de las expectativas de Seol Jihu.

"¿Cuándo?"

[Cuando apareciste por primera vez ante nosotros. Les notifiqué y luego los transferí a la fuerza mientras el Primer Comandante del Ejército nos daba tiempo.]

"Estoy sorprendido. Pensé que todos ustedes liberarían a sus divinidades y me atacarían."

[Aún así habríamos perdido.]

Caridad Aborrecible respondió con calma.

[Dada la posibilidad de que el Espíritu Arcus recupere sus poderes y que los Ejecutores se recuperen de sus heridas para que puedan venir a ayudar, nuestras posibilidades de ganar son muy escasas.]

"Así que los trasladaste a... Seguro que eres rápido para actuar."

Seol Jihu chasqueó su lengua. El argumento del enemigo era lógico, y no pudo encontrar ningún fallo.

"¿Por qué no te salvaste?"

[Preguntas cuando ya sabes la respuesta. En el momento en que decidí usar mi divinidad, mi destino estaba sellado. Mi divinidad pronto se descontrolará, así que aunque huya ahora, lo mismo que le ha ocurrido a Templanza Furiosa me ocurrirá a mí.]

Todos los Comandantes del Ejército, con la excepción de Sung Shihyun y Bondad Retorcida, necesitaban descansar durante casi un año una vez que liberaban su divinidad.

Pero eso no significaba que no pudieran usar su divinidad durante el período de descanso. Podían, siempre y cuando soportaran las consecuencias, incluyendo la pérdida de control de su divinidad, lo que podría eventualmente llevarlos a la muerte.

[Una vez que mi divinidad se descontrole, las posibilidades de que descubran nuestra localización aumentarán. Si nos hubieras alcanzado mientras esperábamos que mi divinidad disminuyera, mis esfuerzos habrían sido inútiles.]

[Tal vez estoy siendo demasiado cuidadoso... pero ¿No es mejor tener cuidado que lamentarse? Después de todo, eres la Estrella Más Brillante, que transforma lo imposible en realidad.]

"Qué lástima."

Seol Jihu se rió.

Mentiría si dijera que no lo lamentara, pero al menos tenía al Tercer Comandante del Ejército en jaque mate. Recordó al Negro Seol Jihu diciendo que Caridad Aborrecible era mucho más problemático que Castidad Vulgar.

Los tentáculos secos salían constantemente de las mangas de Caridad Aborrecible. La sangre, el sudor y otras secreciones mojaban su túnica que goteaba. La luz que emanaba de debajo de su túnica también se hizo cada vez más grande.

El enemigo terminó todos los preparativos. Ahora todo era cuestión de tiempo.

Seol Jihu se encogió de hombros.

"Si vas a actuar, hazlo rápido. Me alegraría que murieras sin hacer un escándalo."

[Me gustaría decir que me estás subestimando, pero... Jejejeje...]

Estaba al límite. De repente, Caridad Aborrecible abrió sus brazos con una risa baja.

¡Woong!

Una energía siniestra se extendió bajo su túnica.

[¡Juajuajajajaja...!]

Caridad Abominable cacareó con locura.

Su túnica comenzó a hincharse, y los destellos de luz se extendieron a través de la tela.

[¡Su Majestad!]

Caridad Aborrecible inclinó la cabeza hacia atrás y gritó al cielo.

[¡Estaré observando desde el otro lado! ¡Por favor, demuéstrame que puedes vencer a la constelación dorada!]

Fue entonces cuando una brillante bola de luz salió de Caridad Aborrecible con un movimiento esférico.

¡FLASH!

Una fuerte explosión estalló. La luz cubrió todo lo que había en los alrededores. Esta luz era más fuerte que una docena de Truenos especiales combinados.

La energía de Caridad Aborrecible pasó a través de las barreras preparadas por los Sacerdotes. Se precipitó hacia la ciudad a una velocidad alarmante.

Pero fue sólo por un momento que su color ocupó el cielo y la tierra. Pronto una luz dorada más brillante se elevó del suelo y chocó con la energía de Caridad Aborrecible.

Las dos energías se empujaron mutuamente durante un breve momento antes de que la energía dorada destrozara a su oponente y tiñera el mundo de amarillo.

[Maldito sean, Siete Pecados...]

Una amarga sonrisa se extendió en los labios de Caridad Aborrecible mientras veía la marea de electricidad precipitarse hacia él.

[Ustedes... crearon un monstruo...]

El tsunami dorado se tragó a Caridad Aborrecible antes de que pudiera terminar su frase.

En medio de la luz intermitente, su sombra se agitó violentamente y luego se dispersó como un rocío de agua.

Una vez que la tormenta disminuyó, no quedó nada en el aire.

Sólo una tenue bola de luz brillante había caído en la palma de la mano de Seol Jihu.

Caridad Aborrecible, el Tercer Comandante del Ejército, había perecido.

Los Siete Comandantes del Ejército de los Parásitos, una vez temidos por todos, se redujeron a sólo cuatro cuando la caída de la humanidad estaba a la vuelta de la esquina.

Ese día, el rugido de la Reina Parásito se extendió por todo el territorio imperial.