Reciente

miércoles, 21 de octubre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 312

Capítulo 312. El Rey del Inframundo (2)


Yeon-woo instintivamente extendió sus alas de fuego y se elevó hacia el cielo.

Un montón de fantasmas se envolvieron alrededor de Yeon-woo para protegerlo.

Sin embargo...

"...¿Qué es esto?"

El dios Gigante no tomó ninguna acción.

Yeon-woo se dio cuenta tarde de que los ojos que lo miraban no estaban enfocados. Tampoco sentía ningún signo de vida de ellos.

El dios Gigante sobre el que había estado parado era un cadáver desde hace mucho tiempo.

'Su tamaño es tan...'

El cadáver estaba tumbado de largo, pero le parecía tan alto que lo había confundido con una colina, y su longitud parecía alcanzar las decenas de kilómetros.

Sus ojos brillaban como el sol y la luna. Su vello lo hacía parecer un bosque.

Por lo que Yeon-woo sabía, ni siquiera los Gigantes eran tan grandes.

Los Gigantes se consideraban grandes si medían alrededor de 20 metros de altura. Considerando que el último Rey de los Gigantes había medido 30 metros, este ser no podía llamarse Gigante.

'¿Es el cadáver de un Titán? Entonces, ¿El Tártaro está lleno de estos seres?'

Tampoco se conocía mucha información de los Titanes y los Gigantes dentro de la Torre.

No había muchos jugadores que pudieran atravesar las diez puertas en primer lugar, y aún menos podían pasar por la puerta de bronce.

Su hermano también se había prometido a sí mismo entrar al Tártaro más tarde.

No sería extraño que los Titanes y los Gigantes tuvieran apariencias extrañas. Al final, eran 'dioses' que no podían comprenderse con la lógica.

Yeon-woo voló más alto para examinar el cadáver con más cuidado. También lo hizo para buscar a Creutz, a quien había perdido de vista después de entrar en el portal.

'Es extremadamente grande. También es raro esto'.

Yeon-woo chasqueó su lengua mientras ascendía en el aire. Cuanto más alto volaba, más oscuro se volvía. Sólo podía mirar debido al Fuego Sagrado y a sus agudos sentidos.

El Tártaro era un abismo, lleno sólo de oscuridad.

Cuando consideró que estaba lo suficientemente alto, intentó liberar su conciencia.

Boom-

Boom-

El suelo empezó a temblar de repente. Además, sintió una intensa presión.

"¡......!"

Yeon-woo rápidamente retrajo su Conciencia. Su corazón comenzó a latir dentro de su pecho. Su instinto le advertía que estaría en peligro si revelaba su Conciencia en este momento.

En su lugar, ocultó su presencia lo mejor posible y movió su cuerpo a la otra dirección. Una vez más, el mundo tembló de arriba a abajo.

Algo se le acercaba a través de la oscuridad. Mientras se acercaba, Yeon-woo sentía escalofríos en su espalda. Una presencia comparable a la de Agares en el piso 23 estaba aproximándose.

[Atenea está mirando fijamente a ese ser.]

[Hermes está mirando en silencio a ese ser.]

[Agares chasqueó su lengua.]

[Caos está en silencio.]

Las miradas de los dioses y demonios que usaban a Yeon-woo como una pieza de ajedrez se calmaron. Incluso Caos, que no mostraba sus mensajes a menudo... Así de grande era la presión del ser.

Boom-

Yeon-woo tragó. El ser estaba casi a su lado ahora.

Era más pequeño que el cadáver del dios Gigante muerto, pero seguía teniendo un gran tamaño. Yeon-woo parecía una mosca a su lado.

[Debería estar cerca...]

El ser miraba alrededor como si estuviera buscando algo. Sus movimientos eran lentos debido al tamaño de su cuerpo. Le llevaba mucho tiempo girar el cuello.

Pero cada vez que lo hacía, la atmósfera se agitaba, y el calor que emanaba de su piel le dificultaba la respiración a Yeon-woo.

Yeon-woo sabía lo que estaba buscando. Sus ojos le parecían familiares. Era una de las miradas que lo había estado observando mientras se abría paso a través de las puertas.

Probablemente había aparecido en este lugar porque sabía que Yeon-woo había venido.

Sin embargo, sólo estaba mirando alrededor y no podía encontrar a Yeon-woo.

Debido a que Yeon-woo era tan pequeño y estaba ocultando su presencia, no sería fácil que lo encontrara.

Sin embargo, eso no era un alivio para Yeon-woo.

Si se movía en lo más mínimo, probablemente el ser lo descubriría inmediatamente. No podía quedarse para siempre en el lugar. Sólo era cuestión de tiempo antes de que más seres vinieran a buscarlo.

'¿Qué debo hacer? ¿Debo atacar primero?'

Yeon-woo sacó a Vigrid con dudas.

Sabía que su ataque no tendría ningún efecto. No obstante, creía que sería capaz de ganar tiempo.

Consideraba que sería mejor atacar y huir, que convertirse en un blanco fácil.

Yeon-woo tragó y activó sus Ojos Dracónicos. Pudo observar algunas fallas. Sin embargo, estas eran prácticamente inexistentes.

Cuanto más cerca estaba uno de la perfección, mayor sería el nivel de existencia. Resultaba difícil distinguir las fallas de semejante ser.

Después de introducir una gran cantidad de maná en sus Ojos Dracónicos, pudo observar un grupo de fallas alrededor del pecho derecho del ser.

Yeon-woo apretó su agarre sobre Vigrid. Sólo tenía una oportunidad. Necesitaba activar todas sus Autoridades y atacar instantáneamente. Si no, ese sería el final.

Sus ojos estaban llenos de ansiedad. En ese momento, la mirada del ser se volteó hacia la dirección opuesta.

Los ojos de Yeon-woo se agrandaron.

'¡Ahora...!'

De repente...

[¡Tonto bastardo!]

Yeon-woo recibió una Telepatía. Su cuerpo había sido arrastrado a un lado.

Swek-

Fue entonces cuando el ser se giró para mirar en la dirección de Yeon-woo. Y murmuró para sí mismo.

[¿Me he... equivocado...?]

El ser entrecerró los ojos y comenzó a caminar de nuevo.

[Este lugar... ¿Ya se escapó?]

Juzgando que Yeon-woo no estaba en el lugar, el ser miró hacia otro lado y comenzó a moverse.

Boom-

"......"

"......"

Yeon-woo se puso de pie después que el sonido de los pasos se desvanecieron. Eso tardó un tiempo, debido al gran tamaño del ser.

"¿Intentaste atacar a un Titán? A nadie más que a Perses. Bastardo temerario."

Quien había rescatado a Yeon-woo, dijo con el ceño fruncido, después de darse cuenta de que no había ningún peligro.

"¿Sabes lo complicadas que se han vuelto las cosas por tu culpa?"

"......"

Yeon-woo se quedó en silencio. Había cerca de 10 individuos en el grupo que lo rodeaba.

Eran guerreros con armadura y equipamiento de bronce. Tenían auras sobresalientes.

El que parecía el comandante incluso tenía una atmósfera divina a su alrededor.

'Di Hades'.

Di Hades era un grupo de guerreros bajo Hades que protegía el Inframundo. También, detenían a los Titanes y Gigantes que intentaban atravesar la puerta de bronce.

Podrían parecer guerreros ordinarios en la superficie, pero todos y cada uno de ellos tenían un nivel que podía coincidir con el de un ser superior de nivel inferior.

Yeon-woo se dio cuenta de que había sobrevivido gracias a ellos. Perses, quien mencionó el comandante, era un Titán que simbolizaba la destrucción. Si Yeon-woo lo hubiera enfrentado, las cosas se habrían descontrolado.

"No obstante, es un alivio que estés a salvo. ¿Estás herido en algún lugar?"

Justo entonces, Creutz apareció por detrás de Di Hades y examinó a Yeon-woo. Cuando Yeon-woo asintió, Creutz suspiró aliviado. Parecía que había sido hallado y rescatado antes que Yeon-woo.

El comandante confirmó que Perses se hubiera ido una vez más y regresó a Yeon-woo. No podía conocer su aspecto porque llevaba una armadura, pero sus ojos eran tan intensos como los de Yeon-woo.

"De todas formas, no sé cómo recibiste la ayuda del espíritu que Su Majestad le dio al Cíclope Brontes, pero debe estar relacionado con él, ¿Cierto?"

"Sí, es correcto."

Yeon-woo asintió.

"Su Majestad me ha ordenado que te traiga a salvo. Sin embargo, este es el territorio de los Titanes. Si nos atrapan, estamos perdidos, así que sígueme con cuidado."

Los ojos de Yeon-woo se agrandaron.

"Por Su Majestad, ¿Estás hablando del Hades?"

Hades, que se sabía que estaba desaparecido, todavía estaba en el Tártaro.

El comandante frunció el ceño.

"No digas su nombre de esa manera, jugador. Ha quitado las manos de la Torre desde hace un tiempo, pero no es alguien que ustedes puedan..."

"He traído un mensaje de Perséfone. Por favor, déjame conocer a Hades."

"..... ¿De la Dama Perséfone?"

El comandante estaba a punto de enfadarse pero se detuvo. Un jugador que había venido a petición de la reina. En ese caso, necesitaba guiarlos tan respetuosamente como fuera posible.

Parecía insatisfecho, pero no había nada que pudiera hacer. El comandante se giró con rigidez.

"De todas formas. Síganme."

Afortunadamente, parecía que las cosas se desarrollaban sin problemas.

Yeon-woo y Creutz comenzaron a seguir a Di Hades.

***

El comandante se llamó a sí mismo 'Ray'. Era el jefe del decimonoveno escuadrón de los veinticuatro.

Yeon-woo conocía los nombres de la mayoría de los dioses y demonios, pero nunca había escuchado ese nombre antes.

'Supongo que tiene sentido. Lo único que se sabe de cada sociedad divina es qué grandes dioses las dirigen'.

Obviamente, cada una de las 'sociedades' como el Olimpo, Asgard, y Le Infernal comprendían de muchos seres.

Las sociedades no sólo tenían dioses, sino que también tenían los dioses subordinados a los dioses y soldados bajo su mando. La escala del mundo superior era increíblemente vasta.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, sus nombres no se conocían, o no eran famosos incluso si sus nombres se conocían.

Se debía a que no eran lo suficientemente memorables para los jugadores del mundo inferior.

Ray era uno de esos seres. Sin embargo, como pertenecía al mundo celestial, también tenía una santidad.

Yeon-woo no podía imaginar lo fuerte que era.

Sin embargo...

'¿Es más fuerte que el Rey Marcial?'

Si alguien tenía santidad significaba que se había vuelto sobrenatural. Se trataba de una cumbre que todos los mortales deseaban alcanzar. Aunque ningún jugador había llegado tan lejos, excepto AllForOne, cuando Yeon-woo comparaba a Ray con el Rey Marcial, no pensaba que Ray fuera más fuerte.

Por supuesto, podría haber sido porque Ray no había liberado su poder, pero el Rey Marcial tampoco había mostrado toda su fuerza. No había usado todo su poder ni siquiera cuando estaba luchando contra la Reina del Verano.

'¿Cuál es el estándar de santidad? ¿No es algo que puedes obtener sólo porque tu nivel es más alto?'

Los ojos de Yeon-woo se hicieron más profundos.

'¿O hay algo que impide conseguirlo?'

Yeon-woo continuó caminando mientras reflexionaba sobre estos pensamientos.

"¿Qué estás mirando?"

Ray sintió la mirada de Yeon-woo y se giró para mirarlo.

"No es nada."

Yeon-woo sacudió su cabeza con firmeza.

Ray resopló y miró hacia delante otra vez.

"Diré esto por adelantado, pero no me gustan tanto los jugadores."

Los ojos de Yeon-woo se agrandaron.

"¿Puedo saber por qué?"

"¿Por qué? Hay muchas razones para ello. Este campo de batalla en el que luchamos durante toda la vida por nuestras creencias, es sólo un patio de recreo y un campo de entrenamiento para ustedes."

"......"

Yeon-woo cerró la boca. Parecía que hablaba de los jugadores que cruzaron al Tártaro después de despejar las 10 puertas.

Venían a este lugar para mejorar sus habilidades, arriesgando sus vidas.

Sin embargo, ¿Cómo se vería eso para aquellos que consideraban este lugar como un campo de batalla dónde arriesgaban sus vidas?

"Ustedes piensan que este lugar es fácil. Ni siquiera el Olimpo en el mundo celestial se atreve a pensar eso. Todos los que vienen a este lugar mueren porque son débiles o huyen una vez que creen que han aprendido algo que vale la pena. ¿Cómo pueden agradarnos?"

"......"

"Además, en este momento, cada soldado es importante para nosotros. Pero por tu culpa, diez de nosotros tenemos que movernos por este peligroso lugar. No digo nada más, porque eres el mensajero de la Dama Perséfone y sabes dónde está el Cíclope Brontes."

Era una advertencia, para que no muriera inútilmente y para que conociera su lugar.

Sonaba como si estuviera siendo grosero porque estaba en este lugar, pero Yeon-woo podía sentir la amargura y la urgencia detrás de sus palabras.

'¿Tan mala la situación?'

En ese mismo momento...

[¡Alto!]

Ray se detuvo repentinamente, comunicándose por Telepatía con todo el grupo. Justo cuando Yeon-woo se preguntaba qué estaba pasando.

¡Kwang!

El suelo sobre el que estaban caminando de repente se derrumbó, y un dios gigante apareció de la nada.

[¡Te encontré...!]

El Titán Perses, que había estado buscando a Yeon-woo. Sonrió malvadamente y extendió su mano hasta donde estaba Yeon-woo.

"¡Huyan!"

Kwakwang-

Ray gritó frenéticamente y levantó su escudo. Liberó su poder sagrado.

Sin embargo.

El Titán Perses podía mantener una batalla contra Hades. Un ser inferior como Ray no podía bloquearlo. Ray no pudo retenerlo por mucho tiempo y se convirtió en un desastre sangriento hasta desaparecer.

[¡¿Dónde estás... tratando de ir...?!]

El Titán no se detuvo con eso y movió sus brazos para atrapar a su objetivo, Yeon-woo.

Fuertes vientos soplaron a su alrededor como un tornado. Di Hades se puso rápidamente delante de Yeon-woo. Parecían estar listos para morir en la batalla.

Yeon-woo apretó sus dientes y liberó a sus Autoridades. No, lo intentó. Las canalizaciones estaban bloqueadas, como si estuvieran cubiertas por algo.

[La canalización con Atenea es débil. Los 'Estigmas de la Diosa' se están disipando.]

[La canalización con Ceto es débil. La 'Piedra del Rey del Mar' no se ha activado.]

[La canalización con Agares es débil. 'Hyoongshin Acksal' se está disipando.]

[¡Agares está furioso!]

La única Autoridad que funcionó fue el Despertar del Cuerpo de Dragón. Mientras esperaba poder aguantar un tiempo con las 72 Artes y la Ola de Fuego, la gran sombra del Titán se puso sobre su cabeza.

En ese momento.

¡Krrrng-!

Una luz azul se reunió en el cielo oscuro y se convirtió en un relámpago, aterrizando en la cara del Titán.

El Titán gritó y dio un paso atrás. Se cubrió la cara con las manos mientras la sangre brotaba como una fuente de sus heridas.

Y delante del Titán, un dios blandía su espada, usando una armadura de bronce.

La oscuridad hirvió como el fuego, rodeándolo como si lo estuviera protegiendo, y luego se extendió a su alrededor como telarañas.

Era mucho más pequeño que el Titán, pero lo rodeaba un aura más grande. Cada vez que balanceaba su espada, una fuerza más poderosa que la de Poseidón se extendía.

Yeon-woo se dio cuenta de quién era de inmediato.

Un dios superior que había nacido como el mayor de los 6 hermanos, incluyendo a Zeus, pero que había dejado el trono del Olimpo por sus hermanos pequeños.

'¡Hades!'

El Rey del Inframundo había llegado.