Reciente

domingo, 11 de octubre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 296

Capítulo 296. Poseidón (8) 


¡Clang!

Vigrid se detuvo antes de llegar al cuello de Benteke. Su brazo derecho de color claro, bloqueó a Vigrid. 

Benteke tenía la cara rígida. 

"¿Estás tratando de atraparme con esto?"

Yeon-woo sonrió. 

"Por supuesto que no."

En ese momento, le crecieron alas de fuego en la espalda. Con ellas el viento se hizo caliente. La Piedra Filosofal comenzó a funcionar frenéticamente.

Kwakwakwang-

Yeon-woo presionó a Benteke usando Vigrid sin descanso. En cada ocasión, el Aura Negra explotaba y un calor feroz lo envuelve. El templo con las pinturas sagradas se quemaba, y las fisuras comenzaron a aparecer en las paredes. 

El techo se derrumbaba. Yeon-woo y Benteke salieron a través del techo del subterráneo.

Benteke se rió. Incluso en ese estado de agotamiento, el sonido de su risa sonaba fuerte. 

"¡Jajaja! ¡Esto es todo! Sí. ¡Esto!"

Estaba muy contento en este momento. 

Ya conocía su destino. Después de luchar para mantener el control de su cuerpo, no había forma de que pudiera derrotar a Yeon-woo. 

Podía decir que Yeon-woo era más fuerte que antes. Sólo habían pasado unos pocos días, y Yeon-woo no sólo se había recuperado, sino que también había encontrado un nuevo camino. 

¡Un dragón!

Sólo un dragón podría tener este maldito potencial y loco talento. 

Benteke estaba convencido por las escamas de color azul oscuro que llegaban hasta la mandíbula de Yeon-woo. Incluso si tuviera su antigua fuerza, sería difícil derrotarlo. 

No, incluso si lo hiciera, no había nada que pudiera hacer puesto que estaba atado al templo. 

Era un guerrero que consideraba que morir en batalla era más honorable que convertirse en un perro guardián del templo. 

Sin embargo. 

'Pero eso no significa que moriré fácilmente'.

Benteke enseñó sus dientes. Incluso si sabía que iba a perder, quería disfrutar tanto como pudiera antes de irse. Quería dejar que la bestia que llevaba dentro corriera libremente por última vez. 

"¡Eso es lo que corresponde al Rey Gobernante!"

La lucha era el motor de su existencia. 

Benteke también liberó el poder sagrado que apenas había estado reteniendo. Gracias a eso, la sincronización con el poder espiritual se estaba apoderando de su cuerpo, pero no le importó. 

En este momento, estaba planeando dar todo lo que tenía. 

Eso también era lo que Yeon-woo quería. La razón por la que había venido hasta este lugar había sido terminar su lucha. 

Kwakwakwang-

Yeon-woo y Benteke chocaron de nuevo. El calor y el agua colisionaron, haciendo que el vapor empañara el aire. El impacto de la colisión hizo que el resto del castillo se desmoronara. 

Sobre las ruinas, Yeon-woo y Benteke estaban de pie, uno frente al otro. 

Benteke miró hacia el cielo como si se sintiera aliviado. En cierto modo, parecía que se estaba riendo de Poseidón. 

"¡Jajajaja! La gente tiene que luchar de esta manera para sentir que está viva. Momentos como estos me hacen sentir muy feliz. ¿Estar encerrado en una habitación? ¡¿Dónde está la diversión en eso?!"

En ese momento, los jugadores de Tritón que habían estado luchando contra Creutz y la Caballería de la Ilusión se iluminaron. 

"¡Ca, Capitán!"

"¡Capitán! ¡¿Finalmente has salido de....?!"

Sin embargo, los ojos de los jugadores se agrandaron.

Benteke estaba a punto de saludarlos de corazón, pero luego vio la expresión en sus rostros, y se rió de su apariencia. La sincronización de su cuerpo espiritual había alcanzado la parte inferior de su cuerpo. 

La explosión, había rasgado la ropa que llevaba puesta. 

Ahora que había salido del templo, estaba casi muerto. Sin embargo, por el corto tiempo que pudiera liberar su poder sagrado, podría vivir como 'Benteke'.

Y durante ese tiempo, no podía mostrar un lado débil de sí mismo a sus subordinados. 

"¡¿Por qué se sorprenden?!"

Los jugadores de Triton prestaron atención al grito de Benteke. 

"¿Es esta la primera vez que sucede algo parecido? Pero cada vez que esto ocurría, me levantaba, luchaba, ganaba y me llevaba todo. ¿No es así?"

"¡Sí, señor!"

"¡Si, señor!"

Los jugadores de Tritón gritaron al unísono. El espíritu de lucha que había muerto junto con Jinrang y los demás había revivido. Los rostros de Creutz y de la Caballería de la Ilusión se volvieron más rígidos. 

"¡¿Quién soy yo?!"

"¡Benteke!"

"¡¿Quién soy?!"

"¡El Rey Gobernante!"

"¡¿Quién soy?!"

"¡Nuestro rey!"

Benteke se golpeó el pecho con su puño. No hizo un sonido claro debido a la sincronización, pero aún así tenía un corazón ardiente. 

"Entonces preguntaré de nuevo. ¿Los reyes pierden o ganan?"

"¡Ganan!"

"Eso es correcto. Yo soy su rey. No perderé, así que sigan vigilando. ¡Todos ustedes saldrán victoriosos después de mí!"

Los jugadores de Tritón rugieron de nuevo. Los jugadores de la Caballería de la Ilusión agarraron sus espadas con más fuerza. La atmósfera había cambiado. Ahora, Tritón se iba a defender con todo lo que tenía. 

"Entonces."

Los ojos de Benteke brillaron.

"Huyan. Hasta que los encuentre, escóndanse y háganse fuerte."

Ese fue el comienzo. 

Los jugadores de Tritón se dieron la vuelta y empezaron a huir frenéticamente. 

Era un cambio repentino en los acontecimientos. La Caballería de la Ilusión no podía creer lo que veían sus ojos. 

Tritón era conocido entre los nuevos clanes emergentes por ser el más estricto y tener guerreros que siempre luchaban a muerte. 

Por eso, los jugadores de la Caballería de la Ilusión habían estado tensos durante el discurso de Benteke. Pensaron que Tritón iba a luchar frenéticamente, pero ahora estaban huyendo.

¿Tenían que perseguirlos? ¿O se trataba de una trampa? Los jugadores de la Caballería de la Ilusión dudaban y miraron hacia atrás, a Creutz. 

Creutz se giró para mirar a Benteke, se preguntaba qué estaba pensando. 

Sin embargo, la mirada de Benteke sobre sus subordinados que huían seguía siendo intensa. Permaneció tan quieto como una estatua, como si quisiera mirar a todos sus subordinados escapando a salvo. 

"Hay que perseguirlos."

La Caballería de la Ilusión silbó con sus dedos en la boca, para llamar a los Dragones Voladores. Pronto, los Dragones Heráldicos vinieron del cielo, y se subieron a ellos para perseguir a los jugadores de Tritón que escapaban. 

Yeon-woo chasqueó su lengua. 

"¿Estás tratando de salvar a tus subordinados?"

Benteke se burló. 

"Por supuesto que no. ¿Crees que tendría ese tipo de pensamientos honorables? Si apreciara a mis subordinados, me hubiera mostrado de inmediato cuando estaban siendo derrotados por ti en el Río de las Almas."

"¿Entonces?"

"No quiero mostrarles que estoy perdiendo."

"¿Qué?"

Benteke sonrió. 

"No pierdo. No, no puedo perder. En la mente de mis subordinados, siempre soy el Rey Gobernante, y debo ser el vencedor. Sólo de esa manera Tritón y yo podremos permanecer en sus corazones como un grupo poderoso."

"......"

"Lana murió porque no pudo evitarlo, y yo lo hice para permanecer inmortal en sus corazones. Eso es todo lo que quiero. No planeo dejar atrás ningún arrepentimiento."

Benteke hablaba sobre la muerte Lana. Lo que buscaban eran diferente. Decía que era mejor morir a manos de Yeon-woo que vivir patéticamente como un perdedor. 

'Así que lo sabe'.

Los ojos de Yeon-woo se entrecerraron. Parecía que Benteke lo había visto cuando parte de su máscara resultó dañada en el Río de las Almas. 

¿Pensaba que era Jeong-woo? ¿O que eran hermanos idénticos?

Independientemente de lo que pensaba, Yeon-woo estaba irónicamente agradecido de que no se lo hubiera dicho a nadie. 

O, tal vez, como su hermano había pensado, Benteke podría haber considerado a su hermano como un 'amigo'. Entonces, las palabras que había dicho, eran una expiación de lo que había hecho en aquel entonces. 

'No importa'.

Yeon-woo volvió a desplegar sus alas de fuego. No le quedaba mucho tiempo a Benteke. Iba a encontrar su final de alguna manera. 

***

Kwang-

Creutz hizo una pausa mientras perseguía a los jugadores de Tritón en los Dragones Voladores y miró hacia atrás ante un repentino sonido. 

'¿Qué es eso?'

Sus ojos se agrandaron. 

A lo lejos, columnas de fuego y agua chocaban entre sí mientras se elevaban hacia el cielo. Podía sentir el calor a pesar de la distancia.

***

Kwakwakwang-

¡Pung!

La columna de agua que se elevaba en lo alto del cielo se desmoronó. El agua se evaporó en forma de vapor.

Parte del castillo Tritón cedió por los acantilados y se hundió en el océano. 

Sólo la energía azul de arriba mostraba que estaban en el territorio sagrado de Poseidón. La lucha de Yeon-woo y Benteke era brutal. 

Fue una continuación de la batalla en el Río de las Almas. Las heridas aparecieron y desaparecieron en sus cuerpos repetidamente. Siguieron quedando cicatrices de quemaduras. 

Pero al igual que en la batalla anterior, a ninguno de ellos le importaba las heridas. 

Kukukung-

Cuanto más tiempo duró la lucha, más rápido progresó la sincronización del cuerpo espiritual de Benteke. Fue porque a medida que liberaba el poder sagrado que había estado reteniendo, la sincronización aumentaba más rápido. 

Benteke no parecía humano mientras luchaba con el poder sagrado. 

Apareció un nuevo brazo donde le había cortado el brazo, e incluso cuando resultó herido de gravedad, se recuperó rápidamente y atacaba sin parar. 

Yeon-woo se estaba quedando atrás en cuanto a la potencia de ataque. 

Sin embargo.

Shing-

"Trece."

Vigrid se deslizó hábilmente por el cuello de Benteke. 

Normalmente, habría sido una lesión grave que provocaba un corte en la vena yugular, pero el cuerpo sincronizado se curó rápidamente. 

No obstante, eso bastaba para sorprender a Benteke. 

Mientras que Benteke se veía forzado a retroceder, Yeon-woo rápidamente cerró la distancia entre ellos y lo atacó repetidamente. El Aura Negra salió disparada.

"Catorce, quince...."

Cada vez que contaba, aparecían profundas heridas en los puntos vitales de Benteke y se curaban de nuevo.

Si el cuerpo de Benteke fuese normal, el número que Yeon-woo estaba contando habría significado el número de veces que hubiera muerto. 

Benteke era definitivamente fuerte. Y poderoso. El vórtice que disparaba con su lanza era tan destructivo que probablemente destrozaría a cualquiera que se acercara.

Yeon-woo también parecía que sería arrasado, pero continuó evitando los vórtices y creando enormes agujeros en el cuerpo de Benteke. 

Había empezado a observar y comprender más cosas después de absorber las Bendiciones Divinas de Poseidón. 

Sin embargo, el problema radicaba en...

'No es igual... que antes'.

Benteke no estaba en sus mejores condiciones. ¿Qué importaba si su cuerpo estaba en un estado magnífico? Su mente estaba agotada. Benteke balanceaba su lanza como si estuviera soltando una bestia, pero se quedaba corto comparado a lo que podía hacer antes. 

Especialmente su espíritu de lucha y su tenacidad. 

El espíritu de lucha que solía dominar el campo de batalla no se podía sentir igual. Era débil. 

Yeon-woo lo consideraba una pena. 

¡Kwaang!

La velocidad de Benteke se había incrementado, pero a Yeon-woo le parecía lenta. Podía verlo todo con sus Ojos Dracónicos. 

La lanza se separó de nuevo para crear seis vórtices. El agua, que giraba bruscamente, se precipitaba en su dirección en forma de torbellino. 

<Combate de los Seis>.  Era una habilidad obtenida por los artistas marciales que habían alcanzado la cima de la lanza. 

Swoosh-

Yeon-woo envolvió sus alas de fuego a su alrededor y balanceó a Vigrid. 

El Aura Negra se desplazó a lo largo de las fallas y cortó los torbellinos. Mientras el fuego y el agua chocaban, las explosiones resonaban. 

Entonces... 

Swek-

La punta de Vigrid aterrizó en el pecho de Benteke, atravesando una niebla espesa. 

¡Puk!

Una risa de incredulidad se escapó de la boca de Benteke después de mirar a Vigrid atravesando su corazón. 

Se quedó atónito viendo a su cuerpo intentando recuperarse incluso después de que le perforaran el corazón. Su cuerpo ya no le pertenecía. 

Pero ahora, incluso este tipo de sanación no parecía fácil. Desde hace algún tiempo, algo contenido en el Aura Negra estaba disminuyendo su velocidad de regeneración. 

<Sangre Venenosa Residual>.  Un aire pesado y tóxico se estaba extendiendo en la atmósfera. 

"¡Jajajaja!"

Al principio, cuando Poseidón dijo que nunca podría ganar, quería demostrar que estaba equivocado, pero ahora creía saber por qué había dicho eso. 

Casi había muerto diecinueve veces. 

Incluso si estuviera con su cuerpo habitual, no había casi ninguna posibilidad de que pudiera ganar. 

Sin embargo, no se sentía molesto. Era natural que los débiles fueran tragados por los fuertes. Como se había tragado a Lana, sería tragado por un nuevo oponente fuerte. 

Sin embargo, él tenía una cosa, que otros no. 

'No perdí'.

En algún lugar, sus subordinados lo estarían esperando, sin saber que había perdido. 

Sólo había una cosa que era una lástima. 

'No pude pelear apropiadamente debido a este maldito... dios...'

La mente de Benteke colapsó con ese pensamiento. Su cuerpo espiritual se volvió negro instantáneamente. Era una señal de que la Sangre Venenosa Residual había empezado a hacer efecto. 

Yeon-woo iba a retraer a Vigrid para tomar la cabeza de Benteke y terminar la pelea. Pero antes de que lo hiciera el ambiente cambió repentinamente...

El ambiente que había estado lleno de espíritu de lucha y de calor se enfrió. Un viento frío que parecía que iba a congelar la piel de Yeon-woo se extendió a su alrededor. Le costaba respirar, como si estuviera bajo el agua. 

Los ojos de Benteke se volvieron de un azul claro. 

Descenso. 

El dueño original del cuerpo desapareció, y Poseidón, que estaba conectado a través de la canalización, se tragó el alma de Benteke, e incluso estaba tratando de apoderarse de su cuerpo. El cuerpo estaba ahora completamente sincronizado. 

Además, había otro ingrediente en el descenso. 

Martirio. La sangre de Jinrang y los otros que murieron por Poseidón se había convertido en una especie de sacrificio, que impulsó su descenso. 

Mientras pudiera lograr su objetivo final, no le importaba utilizar las muertes de sus seguidores. 

Pensaba que la vida de un simple mortal podía sacrificarse en cualquier momento por la voluntad de un dios.

[Nosotros. Por fin. Nos encontramos.]

Aunque aún no había completado su descenso, el ambiente temblaba con sólo su presencia. Se trataba de un pesado poder sagrado, equivalente a cuando Agares había estado tratando de manifestarse. 

Sin embargo.

"Sí. Encantado de conocerte. Y gracias por el regalo".

Yeon-woo se rió con una actitud relajada incluso frente a tan feroz poder sagrado. 

[Que. Intentas. Decir...]

Poseidón estaba a punto de terminar su descenso cuando Yeon-woo abrió repentinamente su palma izquierda y la movió hasta donde estaba Vigrid, en su corazón.

"Devora."

Clack, clack...

La Daga Vampírica de Bathory se clavó en el cuerpo espiritual. 

[La Daga Vampírica de Bathory ha sido liberada. Está recibiendo más Bendiciones Divinas.]

[Se intenta un nuevo despertar.]

[El 'Cuerpo de Dragon Demoníaco' está sufriendo cambios. 1, 3, 5...7%......]