Reciente

viernes, 9 de octubre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 293

Capítulo 293. Poseidón (5) 


"Escuché que el Acaparador está justo delante de nuestras narices. ¿Qué planeas hacer ahora? No creo que nuestra defensa funcione."

Elaine sonrió débilmente mientras miraba a Jinrang. Jinrang mientras la miraba, pensó. 

'Loca bastarda.'

Su hermano gemelo había muerto. Y su enemigo se acercaba. Sin embargo, parecía que ella sólo se estaba divirtiendo, no estaba enojada en lo más mínimo. Jinrang había sentido esto desde antes... Elaine realmente no estaba en su sano juicio. 

Ella había sido igual desde el pasado. 

Incluso cuando estaban bajo el mando de Lana, Jinrang nunca supo lo que ella estaba pensando. No era como si tuviera pensamientos profundos o estuviera tramando algo. En cualquier situación, siempre elegía el camino más interesante. Estaba realmente loca por la emoción. 

Cuando hicieron la rebelión en el pasado, se unió a Tritón, pensando que sería más divertido que estar con Lana. Su motivo era más absurdo, que el plan de Ted de robar el lugar de Benteke después de que se uniera. 

Y parecía que seguía teniendo la misma mentalidad. 

Por su forma de pensar, resultaba lógico que Jinrang ni siquiera quería tratar de entenderla o tenerla cerca. 

Por otra parte, ¿Qué podía hacer?

Esperaba que Ted atacara a Yeon-woo y huyera, pero Ted había sido asesinado inútilmente. 

'¿El Acaparador ha estado ocultando algo todo este tiempo?'

Pero eso parecía imposible. 

¿Había ocultado algunos de sus poderes en el complejo campo de batalla con Benteke, el Cuerpo Primitivo de Waltz, el Duque Ardbad, y el Regimiento de Fantasía?

Aunque el Acaparador era un monstruo misterioso, eso resultaba difícil de entender razonablemente. 

'¿O se hizo más fuerte durante este tiempo...? No puede ser'.

Sin embargo, Jinrang consideró que lo segundo, tenía más lógica que lo primero. 

Y si lo segundo era cierto, 

'Tenemos que matarlo usando cualquier medio posible esta vez'.

La tasa de crecimiento del Acaparador era lo suficientemente aterradora como para hacer que la gente que lo miraba se estremeciera. 

Si se había vuelto mucho más fuerte con una sola pelea, significaba que su talento estaba en un nivel diferente. Cuanto más tiempo se dejara una variable tan peligrosa, más riesgoso sería para el clan. 

Sin embargo, el problema radicaba en que...

'No es fácil detenerlo'.

Jinrang presionó sus sienes palpitantes y miró detrás de él. 

La gran puerta de hierro estaba bien cerrada. La puerta estaba decorada con la imagen de un tridente.

Esa puerta de hierro había estado cerrada durante varios días. 

"Entonces, ¿Cuándo va a salir el Capitán?"

Jinrang sacudió la cabeza. 

"No lo sé."

"¿De qué estás hablando?"

"Exactamente lo que dije. Pensé que terminaría en unos días... pero creo que su recuperación es más lenta de lo esperado."

"¿Así que tampoco fuiste capaz de decirle sobre la situación del exterior?"

Jinrang asintió con la cabeza en silencio. 

Elaine tenía una cara de incredulidad y resopló. 

"Es difícil encontrar una persona tan dedicada al Capitán como tú. ¿Verdad? Si no quieres molestarlo, se lo diré."

Elaine pasó por un lado de Jinrang y se acercó a la puerta de hierro. Jinrang no la detuvo. Sabía que sería un intento inútil de todas formas. 

Y como Jinrang esperaba, Elaine no pudo acercarse a la puerta de hierro. 

Más allá de la puerta de hierro, había algo grande. Un poder pegajoso pero poderoso. Algo increíble que dominaba su entorno y que hacía sentir que había que inclinarse, se retorcía. Parecía un monstruo, pero también como el dios al que servían.

Cuanto más se acercaba a la puerta de hierro, mayor se volvía el poder no identificable, y Elaine tuvo que detenerse. Se volteó para mirar a Jinrang. 

Su rostro, que siempre tenía una mirada apagada, estaba lleno de conmoción por primera vez. 

'Así que esa loca bastarda puede poner una expresión como esa también'. Jinrang resopló. 

"Está claro que el Capitán se está preparando para algo. Podría estar comunicándose con Poseidón en este momento."

"¿Comunicándose...?"

"De todos modos, hasta que el Capitán salga por su propia voluntad, está prohibido acercarse a la puerta. No, le sugiero que no lo haga. A menos que quieras que te succionen todo tu poder sagrado."

Elaine se alejó unos pasos de la puerta y recobró el aliento. Aunque su cara estaba llena de conmoción, sus ojos estaban llenos de alegría. Jinrang sintió ganas de llorar al verla. 

"Hmm. ¿Entonces? ¿Qué hay de esos intrusos? ¿Quieres que los detengamos nosotros mismos? No creo que el problema siga siendo sólo el Acaparador."

Ella estaba hablando de las ratas que estaban siguiendo a Yeon-woo. Creutz, Sin Rostro y Doctor Perdición. Ella quería deshacerse de todos ellos inmediatamente. 

Pero si se aprovechaba correctamente, esta podría ser una oportunidad para deshacerse de todas las molestias de Tritón. 

"Tú y yo tenemos que deshacernos de ellos como sea."

"¿Estás diciendo que necesitas mi apoyo?"

"Ahora mismo necesitamos el apoyo de cualquiera."

"Mierda, puedes ser honesto en momentos como este. El apoyo que estás obteniendo no es el de cualquiera."

Sobre los ojos de Elaine, decenas de nuevos ojos se abrieron. Los múltiples ojos que causaban asco a cualquiera que los mirara reflejaban la cara de Jinrang. 

***

Yeon-woo levantó la cabeza. 

A lo lejos, podía mirar un colosal castillo construido a lo largo de la orilla del mar. 

El castillo parecía muchas cosas diferentes; una ruina, una fortaleza, o incluso un templo. 

Sin embargo, Yeon-woo podía sentirlo. 

Benteke estaba en ese castillo. Con algo enorme. 

'¿Qué está haciendo?'

Desde hace algún tiempo, no podía conectarse con los Monstruos Excéntricos en su sombra. 

No era que Benteke los hubiera descubierto y se hubiera deshecho de ellos. La conexión se cortó de forma natural. Como si estuviera bloqueada por algo en el medio. No podía sentir más allá. 

Yeon-woo creía saber lo que era. 

'Una barrera divina'.

La tierra que los dioses y demonios usaban para usar su poder apropiadamente se llamaba tierra santa o territorio sagrado. La barrera divina se podía considerar la valla que la rodeaba. 

Se asemejaba a lo que sintió en el templo de las Tres Nornas en el piso 16. 

'Especialmente cuando la diosa Urd descendió. ¿Ha descendido Poseidón?'

Pero Yeon-woo consideraba que algo era extraño. 

|¡Cállate! ¡Cómo puede ser mi culpa que esto haya sucedido! ¡Eres un dios, y ni siquiera pudiste predecir esto!|

|Mostré un lado negativo de mí mismo debido a mi dios malhumorado. Empecemos de nuevo.|

Benteke era un humano que incluso insultaba al dios al que servía si las cosas no salían como quería. 

Si estaba tan seguro de sí mismo, no era extraño que hiciera descender a Poseidón. 

'No. No es que Poseidón esté descendiendo. Es algo similar pero diferente...'

Yeon-woo sacudió su cabeza. Si se tratara de un simple descenso, habría sentido el poder sagrado de Poseidón fuertemente. Aunque la tormenta dentro de ese castillo se parecía, era diferente.

'Pero he llegado hasta este punto, así que no hay nada que pueda hacer más que enfrentarlo'.

Yeon-woo organizó sus pensamientos y lentamente comenzó a subir la pendiente.

Podía sentir que las presencias que lo seguían comenzaban a moverse con fuerza. Parecía que después de que Yeon-woo se enfrentara oficialmente a Tritón, se unirían y tomarían las sobras. 

Sin embargo, no le importaba. 

Terminar la pelea con Benteke, y tomar el poder sagrado de Poseidón como resultado de ello. Mientras eso no se interrumpiera, no le importaba lo que hicieran los demás.

Podían atacarlo, pero se había escapado del Cuerpo Primigenio de Waltz, así que, ¿Por qué no podría escapar de ellos?

Además, como Creutz y la Caballería de la Ilusión habían prometido, lo seguían a cierta distancia. Creutz estaba relativamente cerca, pero como había dicho, no estaba interfiriendo. 

Yeon-woo activó su Circuito de Maná mientras se acercaba más al castillo. Sus 360 núcleos circulaban, y la Piedra Filosofal le suministraba continuamente maná. Sus sentidos se activaron y sus músculos se pusieron tensos. Abrió sus Ojos Dracónicos y su Percepción Extrasensorial para leer el flujo alrededor del castillo. 

Debía comenzar el ataque de inmediato.

Los ataques de Tritón podrían comenzar en cualquier momento. Hacía tiempo que no se mostraban, por lo que supuso que todas sus fuerzas estaban dentro del castillo. 

Sin embargo....

'¿Qué?'

Yeon-woo no pudo sentir nada mientras se acercaba al castillo.

No había nada. 

No había nada en el centro del castillo, donde esperaba algunos ataques sorpresa. No había ningún soldado a lo largo de los muros, que debería estar listo para luchar. No importaba cuánto mirara a su alrededor con sus Ojos Dracónicos y su Percepción Extrasensorial, no podía sentir nada. 

Seguía igual cuando llegó al castillo. 

¿Realmente eran sólo ruinas? Un sentimiento siniestro emanaba del lugar, con las puertas del castillo abiertas de par en par, como si le dijeran que entrara en cualquier momento. 

Esperaba una lucha intensa, y estaba atónito. No bajó la guardia. 

No muy lejos de pasar por las puertas del castillo, vio a un hombre sobre una roca esperándolo. 

Era un rostro que Yeon-woo había visto antes. El jugador que había salvado a Benteke del Duque Ardbad.

'Jinrang'.

Era el subordinado de Benteke desde la época en que estaban bajo el mando de Lana. El apóstol de Orión se puso de pie lentamente sobre la roca tan pronto como vio a Yeon-woo. 

"Así que viniste hasta este lugar. Esperaba desesperadamente que pasaras a nuestro lado."

Jinrang tenía una cara de cansancio. Después de que Benteke entrara en su habitación para recuperarse, había estado ocupado encargándose de todo aquello que estaba afectando a Tritón. 

No sólo Yeon-woo los puso en una situación difícil. 

Fueron los tres clanes que seguían a Yeon-woo los que lentamente devoraron el territorio de Tritón. 

El Regimiento de Fantasía, Necrópolis y el 'Cofre de las Almas' de Sin Rostro.

Todos ellos habían atacado a Tritón y se habían aliado tácitamente para presionarlos. Por lo que no había sólo una o dos cosas de las que Jinrang tuviera que ocuparse. 

Esa también era la razón por la que Yeon-woo no había sido atacado durante algún tiempo. 

Si seguían siendo atacados por todos lados de esta manera, incluso su base estaría en peligro. Por lo tanto, existía la necesidad de concentrar todas sus fuerzas en un solo lugar. 

"Te estoy pidiendo este favor... ¿Tiene alguna disposición para detener la lucha en este punto?"

Jinrang estaba siendo sincero. Quería dejar de luchar si podía. Con Yeon-woo fuera, había muchas cosas que Tritón podría hacer. Yeon-woo representaba un gran problema.

Esto resultaba absurdo para Yeon-woo. 

"Ustedes fueron los que empezaron."

"Me disculparé cuantas veces quieras por eso. También te compensaremos. Sólo dime el precio."

Los ojos de Jinrang brillaron. Yeon-woo podía percibir la desesperación en ellos. Sonrió inconscientemente. 

"¿Y si quiero la cabeza de Benteke?"

La cara de Jinrang se volvió rígida. 

"Así que no planeas dar un paso atrás hasta el final."

"No puedo hacer eso. Incluso si me detengo en este punto, ¿Crees que Benteke simplemente estará de acuerdo con eso?"

"......"

Jinrang no pudo decir nada. 

"Incluso si acepto esa oferta, él estará detrás de mí en algún momento del futuro de todos modos. Siendo exactos, el que me está apuntando no es Benteke sino Poseidón. Como sus servidores, no creo que puedan negarse a sus órdenes."

Jinrang miró fijamente a Yeon-woo y suspiró. 

"Eso es correcto. Somos los elegidos por Poseidón. Técnicamente, somos como sus sacerdotes que lo escuchan. Tendremos que enfrentarnos a ti algún día."

"No me gusta dejar las cosas sin terminar de esta manera."

"Entonces supongo que no hay nada que podamos hacer."

Hwaaaa-

Jinrang movió sus manos y sacó un par de espadas gemelas. 

Shingg. El agudo sonido del metal sonó y su aura comenzó a arremolinarse. No se podía comparar con Ted. 

"Tenemos que mostrar nuestros dientes y luchar también".

Tan pronto como terminó de hablar, el suelo tembló, y se volvió ruidoso detrás de Yeon-woo.

¡Kwang!

"¿Qué demonios?"

"¡Maldición! ¡Qué molestia!"

Decenas de monstruos salieron en donde estaba la multitud de jugadores que miraban hacia donde estaba Yeon-woo y comenzaron un repentino ataque. Los jugadores de Tritón estaban atrás de los monstruos. Las fuerzas ocultas estaban todas ahí.

<Caos de Monstruos>. La autoridad de Caribdis, el dios al que Elaine servía. 

Caribdis nació de Poseidón y Gaia. Tenía el poder del mar y la tierra. Al nacer como un horrible monstruo, se convirtió naturalmente en el rey de todos los monstruos. Por supuesto, el poder de gobernar a todos esos monstruos vendría con ello. 

Necrópolis y el Cofre de las Almas no esperaban un ataque porque sólo planeaban observar. Pero rápidamente se pusieron en formación. 

Sin embargo, los que no pudieron fueron aplastados instantáneamente por los monstruos o se convirtieron en sus presas. 

Al mismo tiempo, el espacio alrededor de Yeon-woo se distorsionó y lo colocó en un lugar completamente diferente. 

Y delante de él, en lugar de Jinrang, había una serpiente monstruosa que se le acercaba con la boca abierta.