Reciente

martes, 6 de octubre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 288

Capítulo 288. Isla (5)


Yeon-woo dejó la torre un día después. 

Lo hizo para acostumbrarse a las Bendiciones Divinas y para reflexionar sobre su lucha con Benteke. 

Yeon-woo estuvo despierto toda la noche repasando la pelea usando la Segmentación del Tiempo. Estaba buscando una manera de derrotar a Benteke. 

'En la última pelea... cualquiera diría que definitivamente había perdido'.

En realidad, la mayoría de la gente habría dicho que habían empatado. Némesis y Nike también lo consideraron un empate, pero Yeon-woo sabía que había perdido.

Parecía un empate porque había improvisado y aprovechado una anomalía. Yeon-woo se quedó completamente corto en términos de habilidades. 

A Yeon-woo no le agradaba eso. 

Yeon-woo le había prometido a Némesis que no estaría absorto en la emoción de la pelea. Y seguía pensando lo mismo ahora. No iba a desperdiciar las armas que tenía. 

Sin embargo, todavía estaba arrepentido de una cosa. 

La batalla con Benteke. 

Quería terminar la lucha inconclusa con sus propias manos. 

Todavía recordaba la alegría de una bestia chocando con otra, dos monstruos colisionando. Pensando en aquel entonces, sentía un cosquilleo en sus dedos. Quería llegar al final de la pelea. 

Por supuesto, esta vez, planeaba pelear con todo lo que tenía. 

La Bendición Divina que tenía Benteke era tentadora. 

También, quería comprobar los límites de su poder sin la ayuda de nadie. 

'Aunque Némesis me gritará de nuevo si lo sabe' .

Yeon-woo modificó la conexión para que Némesis no pudiera leer sus pensamientos y comenzó a repasar de nuevo. 

En ese proceso, podía entender las fortalezas y debilidades de Benteke. 

'Fuerte, pero inflexible'.

Las ventajas de Benteke podían describirse en una palabra. 

Fuerza. Benteke era demasiado fuerte. No había nada que ocultara, bloqueara o cambiara el poder que emitía. 

Simplemente rompía y destruía las cosas con fuerza bruta. Yeon-woo entendía por qué a Benteke le llamaban el Rey Gobernante todo este tiempo. 

No cedía o se rendía.

Sin embargo, si era demasiado firme, significaba que se rompería irrevocablemente cuando se quebrara. No había manera de que un maestro como Benteke no supiera eso, por lo que probablemente intentaba ser lo suficientemente fuerte hasta el punto de no poder romperse en absoluto. 

'Entonces, sólo necesito encontrar una manera de romperlo'.

Yeon-woo repitió muchas simulaciones una y otra vez para encontrar la respuesta. Su conciencia ampliada después de absorber a la Reina del Verano le permitía calcular más, por lo que pudo experimentar muchas cosas. Obtuvo mucho durante este proceso. 

También encontró las variables. 

'Los apóstoles seguidores de Poseidón de la misión. Tendré que tener cuidado con ellos también'.

Había cierta distancia entre ellos, por lo que no podía saberlo, pero alguien bloqueó al Duque Ardbad mientras protegía a Benteke. Detrás, habían otros dos jugadores tan poderosos como él. 

Todos eran jugadores con poder sagrado. 

Estaba claro que eran apóstoles de Orión, Anteo y Caribdis, los hijos de Poseidón. 

Probablemente eran los otros 'apóstoles' de Poseidón mencionados en la misión oculta. 

Dado que estaban relacionados con Poseidón por la sangre, definitivamente también tenían una gran fuerza. 

Orión era un cazador tan poderoso que se le llamaba gigante. Anteo era tan fuerte como Hércules. Caribdis era un monstruo que se había tragado un océano.

Anteo y Caribdis no eran muy conocidos, pero nacieron por la unión entre Poseidón y Gaia. 

Como eran dioses creados por un dios superior y un dios fundador del Olimpo, podrían haber sido incluso más poderosos que Poseidón.

'Está lleno de monstruos relacionados con el mar'.

Se dio cuenta de cómo Tritón pudo obtener una fuerza tan grande en tan poco tiempo. 

Si tenían cuatro apóstoles, no había forma de que fueran un clan menor. 

Además, estaba claro que Tritón todavía estaba ocultando muchas cosas. 

Tenía que enfrentarlos solos. 

No sería fácil. 

***

[¡Acaparador! ¡Tu, como pudiste...!]

Le tomó bastante tiempo darse cuenta de que estaba muerto. Fue muy repentino, y no se había imaginado que Yeon-woo le haría daño de alguna manera. 

No, era imposible que alguien lastimara a una persona que le había salvado la vida. 

Era un caballero que protegía al Emperador y un honorable portador de la espada. No podía creer las acciones de Yeon-woo debido a sus creencias como caballero. 

Además, había estado admirando el coraje y la voluntad de Yeon-woo de luchar contra Benteke. 

Cuando Yeon-woo sonrió y se quitó la máscara...

[Ah, ¡Haa!]

El Duque Ardbad se estremeció por la traición. Como todas las personas que habían visto la cara de Yeon-woo, también parecía sorprendido. Incluso gritó, diciendo que esto no era posible. 

[¡Tú! ¡Tú! ¡......!]

Al mismo tiempo, el Duque Ardbad se dio cuenta de que todos habían sido manipulados por Yeon-woo. 

Desde la muerte del Barón Lao en el Bosque de los Demonios hasta este momento. Como la Noche de Walpurgis había caído y la Reina del Verano había muerto. 

También, la enemistad entre Dragón Blanco y Tierra Sangrienta que surgiría de su muerte. 

¡Todo esto había sido la artimaña de una persona. Alguien que pensaban que habían matado...!

El Duque Ardbad no podía hablar. 

"Trágatelo."

Sin embargo, como si no le importara la reacción del Duque Ardbad, Yeon-woo miró a Hanryeong, que esperaba en silencio sus órdenes y asintió con la cabeza. 

[¡Te atreves! ¡Quién crees que soy! ¡Déjame! ¡Quítame tus sucias manos de encima!]

El Duque Ardbad se retorció para alejarse de las sombras que se levantaban del suelo. Sin embargo, se convirtieron en tentáculos que sujetaron sus extremidades, y comenzaron a tragarlo. 

[¡Dejen...!]

Crunch, crunch-

Como un monstruo disfrutando de una comida deliciosa. La sombra se estaba tragando al Duque Ardbad, y toda la energía estaba siendo absorbida Hanryeong. 

Checheche-

Una niebla oscura sopló hacia Hanryeong. Lo rodeó y Hanryeong comenzó a cambiar. 

[El nivel de Hanryeong (Caballero de la Muerte) está subiendo, y ya no está confinado por sus antiguos límites.]

[La evolución está comenzando.]

[¡Advertencia! Hasta que la evolución termine, por favor asegúrese de que no haya nada que interfiera. Si la evolución falla, todos los niveles obtenidos pueden desaparecer al mismo tiempo.]

Hanryeong tenía un alto nivel cuando estaba vivo, y tenía el potencial de hacerse más fuerte en cualquier momento mientras su cuerpo pudiera igualarlo. 

Pudo superar sus límites absorbiendo el alma del Duque Ardbad, y comenzó a evolucionar hasta convertirse en un Noble de la Muerte. 

"Sería bueno tener más individuos como este."

Yeon-woo murmuró mirando a Hanryeong, que estaba luchando por evolucionar. Para Yeon-woo, era mejor tener subordinados más fuerte. 

Shanon resopló, con los brazos cruzados. Hacía tiempo que no salía de las sombras. 

[Qué codicioso. Pero esto no funcionará más. A menos que sean tontos.]

Yeon-woo asintió con la cabeza en silencio. Él también lo sabía. 

La única razón por la que había atrapado al Duque Ardbad había sido por la oportunidad, no por sus habilidades. 

El Duque estaba débil después de pelear por un tiempo, y había estado concentrado en la lucha con el Cuerpo Primitivo de Waltz, así que no esperaba ningún ataque del exterior. 

También fue gracias a Hanryeong, que supo en que momento atacar.

El Dios del Sable seguía siendo el Dios del Sable, no importaba lo bajo que estuviera su nivel. Definitivamente no estaba por debajo del Duque Ardbad. 

Pero ahora, estos trucos no funcionarían más. 

Ahora que sabían que los ataques a través de las sombras eran posibles, se preparaban para ello también. 

Era una lástima para Yeon-woo, pero tampoco estaba perdiendo nada, así que no se preocupó demasiado.

'Puedo pensar en otra manera'.

En el momento en que terminó de organizar sus pensamientos...

¡Hwak!

Hanryeong finalmente apareció. La luz brilló y se asentó de nuevo. 

Había un Noble de la Muerte que llevaba la oscuridad donde la luz se marchaba. La Visión Infernal estaba ardiendo bajo su yelmo. 

Hanryeong se arrodilló e inclinó su cabeza hacia Yeon-woo. 

[¡Respeto a mi maestro...!]

Estaba haciendo un gesto de lealtad a su maestro que le había permitido caminar por un nuevo sendero. 

***

Cuando Yeon-woo terminó con todo y regresó, Heidi se le acercó rápidamente. Los jugadores que estaban disfrutando de sus descansos se pusieron de pie, tensos. 

"Hoy por la noche, zarparemos."

"......"

"......"

Sin embargo, todos miraban en silencio y nadie respondió. 

La preocupación llenó sus rostros. 

En ese momento, Heidi habló con cautela. Ella definitivamente era la líder que los representaba y expresaba sus opiniones por ellos. 

"¿No es demasiado pronto? Si nos vamos ahora..."

"Si te preocupa volver a encontrarte con Tritón y la Reina de la Primavera, puedes quedarte en este lugar. La elección es tuya de todos modos."

Yeon-woo se dio la vuelta. No tenían que seguirlo. Yeon-woo estaba planeando dejarlos en la isla si ellos querían. Aunque no sabía si sobrevivirían en este lugar. 

Todos los jugadores suspiraron. Si se quedaban en este lugar, la prueba terminaría debido al límite de tiempo. No querían que eso sucediera.

No había nada que pudieran hacer más que seguirlo. 

Esperaban que esta vez, el camino que el Acaparador recorriera sea tranquilo y suave.

***

Con los rápidos movimientos de los viejos Monstruos Humanos Caníbales, las velas se desplegaron. Una brisa comenzó a soplar, y el Barco Fantasma dejó la isla. 

En el momento en que dejaron la niebla...

¡Kwang! ¡Kwakwang!

Kwakwakwa-

Una gran explosión y fuego surgió del interior de la isla. El fuego destruyó todo lo que se encontraba a su paso. 

Poco después, se produjo un gran terremoto, como si un volcán hubiera explotado. 

Todos los jugadores en la cubierta miraron hacia la proa del barco. 

Sin embargo, Yeon-woo, el receptor de las miradas, no prestó ninguna atención a la isla. Sólo miraba el camino hacia el mar, enfocándose en el artefacto sagrado de Ceto. 

Los jugadores sudaron mientras lo miraban de nuevo. Estaban agradecidos con Heidi. 

De hecho, algunos de ellos habían considerado si debían quedarse en la isla. Se trataba de una isla que tenía todas las facilidades necesarias, y creían que podrían sobrevivir. Sin embargo, Heidi los había detenido y persuadido durante toda la noche para que se fueran con ella.

¿Y si se hubieran negado...?

Habrían sido arrasados por el fuego junto con el resto de la isla. Su espalda se sentía fría. 

Afortunadamente, esta vez no se preocuparon mientras cruzaban el Río de las Almas. 

No vieron a Tritón, el Regimiento de Fantasía, ni el Cuerpo Primitivo de Waltz. Ni siquiera vieron a un solo pirata. 

Parecía extraño que pudieran cruzar el río tan cómodamente. 

Por lo que seguían en guardia, cautelosos de cualquier ataque sorpresa, y después de que unos pocos días pasaran...

[Todas las pruebas han sido terminadas. Este es el piso 29, la 'Tierra de las Almas'.]

El Barco Fantasma finalmente llegó a la tierra del piso 29. 

"¡Es, estamos aquí!"

"¡El piso 29! ¡Es el piso 29!"

Saltaron de felicidad, puesto que su vida en el mar hubiera terminado. 

Yeon-woo saltó ligeramente cuando la orilla estaba más cerca. 

Heidi corrió hacia el borde de la proa y miró hacia abajo. 

"¿Te, te vas?"

Yeon-woo miró hacia arriba. Heidi lo miraba con una cara de preocupación. 

Yeon-woo asintió en silencio. De todas formas, su contrato sólo tenía validez hasta que pasaran el piso 28. Ellos tenían que seguir adelante por su cuenta.

Heidi lo sabía, así que no pudo detenerlo. No, ni siquiera tenía una razón para hacerlo. 

Ella lo había salvado. Hizo todo lo que pudo para tener una conciencia tranquila. Más bien, ella podía pedirle algo a él. 

Por otra parte, era más prudente distanciarse, puesto que el Acaparador estaba rodeado de todo tipo de peligros. 

Incluso sabiendo eso, Heidi sentía que debía detener a Yeon-woo. 

Podría tratarse del sexto sentido de una mujer o del instinto de un hada. Si no era eso, puede ser que simplemente era lo que ella quería.

"Más tarde."

Y cuando Yeon-woo habló, Heidi escuchó cuidadosamente para captar cada palabra. 

"Si quieres, ven a buscarme."

"¿Si quiero...?"

Las palabras de Yeon-woo parecían un rompecabezas para Heidi. Sin embargo, Yeon-woo se dio la vuelta y comenzó a caminar lentamente en la tierra. 

Heidi miró su espalda durante mucho tiempo. 

***

'Si ella no tuviera tanto equipaje, la habría dejado reclutado, pero tendré que esperar algún tiempo'.

Yeon-woo sonrió, estaba pisando el escenario del piso 29. Heidi era como una piedra preciosa que había encontrado mientras subía el piso otra vez. Una gema que estaba empezando a brillar. 

Quería tomarla para sí mismo de inmediato, pero como había demasiadas personas que dependían de ella, sería difícil hacerlo. 

Sin embargo, eso no bastaba para renunciar a ella por completo, por lo que hizo una promesa para el futuro. 

Planeaba buscarla de nuevo cuando se convirtiera en una joya, o hacer que ella lo buscara en su lugar. 

De esa manera, Yeon-woo se alejaba del Barco Fantasma y se concentró en sus pasos. Con sus abiertos Ojos Dracónicos, pudo visualizar la ubicación de Tritón. 

Un Monstruo Excéntrico dentro de la sombra de Benteke lo guiaba. 

***

[Todos las pruebas han sido completados.]

[¿Registrarás tu nombre en el Salón de la Fama?]

[Se ha negado a registrar su nombre.]

[Sus logros han sido inscritos en la historia de la Torre. Puede registrar su nombre más tarde cuando lo desee.]

......

[Este es el piso 30, la puerta del 'Sitio de las Almas'.]