Reciente

viernes, 2 de octubre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 281

Capítulo 281. Tritón (6)


¡Hwak!

Benteke se sentía como si hubiera sido poseído por algo. Recordó que ambos habían clavado sus armas en el corazón del otro, y que estaban luchando entre ellos para saber quién mataría primero al otro, pero...

¿Por qué?

¿Por qué era la única persona con el corazón atravesado?

"Has hecho algo..."

La lanza de Benteke estaba dentro del pecho derecho de Yeon-woo. Su ubicación sólo había cambiado un poco, pero Yeon-woo pudo evitar el peligro. 

Yeon-woo sintió como si se estuviera desplomando. La razón por la que había sido capaz de mantener la Magia Demoníaca y la Regeneración se debía al maná de la Piedra Filosofal. 

Sin embargo, la Previsión usó todo ese maná de golpe, por lo que no la usaba a menos que fuera de crucial importancia. Yeon-woo había obtenido un futuro de 5 segundos. 

Era corto, pero resultaba importante en la lucha por la vida o la muerte. 

Gracias a eso, Yeon-woo pudo ver el momento en que la lanza de Benteke se dirigía hacia su pecho izquierdo, y en lugar de evitarla, giró su cuerpo ligeramente para cambiar la dirección de la lanza. 

En cambio, su espada había atravesado el corazón de Benteke con mayor precisión. 

El corazón era la fuente de la vida. Proporcionaba sangre al cuerpo y producía maná. Si un corazón se rompía, resultaba fatal para los jugadores normales. 

Sin embargo, Benteke era alguien excepcional, porque incluso con su corazón roto, tenía la energía para sobrevivir hasta cierto punto.

El poder sagrado lo sostenía, aunque casi se había agotado. 

"¡Juajuajajajajaja! Claro. Todo el mundo tiene su arma secreta."

Incluso en esta inútil situación, él resplandecía brillantemente. 

No estaba equivocado en absoluto. 

Era mejor esconder ciertas habilidades y usarlas en el momento adecuado para hacer un movimiento sorprendente. El dicho, 'esconde el 30% de tu poder', no era en vano. 

Y desde el punto de vista de Benteke, Yeon-woo era inteligente. A pesar de que era una bestia, no se dejaba llevar por sus instinto. Calculaba cómo iba a cazar. Era diferente a él, que siempre luchaba por instinto. 

Sin embargo, una pelea con una persona como esta seguía siendo algo agradable, y Benteke se sentía renovado. Le gustaba esta sensación. La alegría de pelear. 

Y el comprensión que venía después. Entrar en un nuevo mundo era una experiencia abrumadora que no podía explicar. 

También era una de las razones por las que no podía dejar de luchar. 

Entonces.

"Así que no te equivoques."

Benteke no podía morir aquí. 

"Lo mismo aplica para mí."

*Agarrar*

Sujetó brutalmente la cuchilla de Vigrid. Sus dedos se cortaron tan profundamente que casi parecía que serían amputados, la sangre goteaba por la cuchilla.

Yeon-woo trató de empujar a Vigrid más profundamente. 

Sin embargo, Vigrid no se movió en absoluto, como si estuviera atascada. El agarre de Benteke era increíblemente firme. Tenía una fuerza que alguien que estaba perdiendo su vitalidad no debería ser capaz de reunir. 

Debido a que no había visto nada como esto antes, Yeon-woo frunció un poco el ceño. 

'¿Qué es esto?'

La Previsión era una habilidad que usaba la habilidad de cálculo de la especie de los Dragones para predecir el futuro. 

A pesar de que consumía una gran cantidad de maná, nunca había fallado. 

Siempre había sido arriesgado, pero Yeon-woo siempre había salido victorioso. 

Sin embargo, había algo en lo que Yeon-woo no había pensado. Cuando el ataque letal no resultara fatal, ¿Qué debería hacer después de eso?

Con su maná y su salud en su punto más bajo, Yeon-woo estaba en extremo peligro. 

Yeon-woo exprimió el maná de la Piedra Filosofal. Sus núcleos se calentaron de nuevo. La fuente de energía sellada en su interior se liberó, y existía el riesgo de infectarse con la energía demoníaca, pero no tenía tiempo de preocuparse por eso ahora. 

La mano que agarraba a Vigrid seguía igual. No podía ser empujada o retirada. 

Benteke de repente tiró su lanza y agarró la cara de Yeon-woo. 

"Me divertiste con esta pelea, así que creo que está bien que una de los dos caiga. Pero lo siento, tú tendrás que ser el que caiga."

Hwaaaa-

Una nueva energía estaba creciendo en el interior de Benteke. Una energía que brillaba en azul marino. No parecía maná o poder sagrado, era la fuente de poder que le permitía soportar incluso con su corazón roto. 

Al principio, parecía el poder que lo había revivido a pesar de haber sido derretido por la columna de fuego. ¿Tenía algo más que mantenía oculto?

"Soy el Rey Gobernante. No puedo perder. Cha Jeong-woo y Lana perecieron porque perdieron. No planeo seguir sus pasos."

Puso más fuerza en su mano derecha que estaba sosteniendo la máscara y la cabeza de Yeon-woo. 

Yeon-woo apretó los dientes ante el dolor de su cráneo siendo aplastado. En ese momento, Vigrid pudo avanzar un poco. La mano izquierda de Benteke estaba siendo cortada. 

¿Se rompería su máscara primero, o Vigrid terminaría de perforar su corazón?

Snap-

La máscara no pudo soportar más la tensión y comenzó a romperse. Pequeños trozos cayeron al suelo. 

"Así que muere."

Benteke sonrió cruelmente y puso más fuerza en su mano derecha. La mitad de la máscara de Yeon-woo se había caído, y la mitad de su cara se reveló cuando los pedazos cayeron al suelo. 

En ese momento, Yeon-woo de repente soltó a Vigrid. En su lugar, sacó la Bayoneta Mágica del subespacio y apuntó a la barbilla de Benteke. Entonces...

Algo descendió repentinamente del cielo, aterrizando entre Yeon-woo y Benteke. El brazo derecho de Benteke fue cortado, la Bayoneta Mágica fue repelida. 

Ambos ataques se redujeron a la nada, el viento que había aterrizado entre ellos se dividió en dos, rodeando a Yeon-woo y Benteke. 

El viento que rodeaba a Yeon-woo se convirtió en un hombre alto. Era un hombre de mediana edad, con un solo brazo y una espada gigante. Sin embargo, su aura era más poderosa que la de Benteke cuando sostenía el Tridente. 

"Las cosas habrían terminado mal si hubiera llegado un poco tarde."

El hombre de mediana edad que estaba miró a Yeon-woo. 

Como había dicho, Yeon-woo estaba extremadamente débil ahora mismo. Su vitalidad y su maná eran bajos. Parecía un milagro que no se hubiera desplomado o muerto en este momento. 

Los ojos de Yeon-woo se agrandaron al darse cuenta de la identidad de la persona que lo había salvado. Era alguien que no debería estar en este lugar ahora mismo. Ni siquiera se habían conocido antes. 

El aura que viene del hombre de mediana edad bastaba para hacerle temblar. Se sentía más peligroso que Benteke. 

Duque Ardbad. 

Era el hombre que simbolizaba el 'Poder' de los cuatro guardias del Emperador de la Glotonería. 

¿Por qué estaba en este lugar el hombre que lideró el ejército de Tierra Sangrienta contra la Noche de Walpurgis?

Afortunadamente, su máscara se había restaurado y le cubría los ojos. 

Parecía que el duque no lo había reconocido. Si lo hubiera hecho, Yeon-woo estaría muerto a estas alturas. Arthia también era enemiga de Tierra Sangrienta. 

"¿Por qué me salvaste...?"

"Su Majestad me ordenó que te llevara con cuidado a Tierra Sangrienta. Tu promesa de reunirte con Su Majestad aún no se ha cumplido, y el Emperador quiere verte."

Decía esa tonta excusa para querer probar la carne de dragón. 

Se rió levemente, viendo que Tierra Sangrienta aún creía en las cosas que había hecho. Sin embargo, parecía que el Duque Ardbad había pensando que se estaba riendo porque estaba alegre y agradecido, por lo que asintió con una leve sonrisa. 

"Descansa por ahora. Conozco la situación en la que te encuentras, así que no planeo forzarte a venir a nuestro país. Eres amigo de Su Majestad. ¿Cómo podría ser tan descortés contigo?"

Por supuesto, Yeon-woo no bajaría la guardia sólo porque dijera eso. Más bien, observaba al Duque Ardbad agudamente. Sin embargo, a diferencia de su mente, su cuerpo probablemente podría descansar. 

Su agotamiento lo hacía sentir pesado. 

Era una pena que no pudiera acabar con la vida de Benteke, pero por otra parte, tampoco podía continuar la lucha. 

"...Jinrang. Sabes que no me gustan este tipo de cosas."

Benteke frunció el ceño mientras miraba a Jinrang, que lo había salvado. Quería estrangular a su subordinado por arruinar su emoción, pero no le quedaban fuerzas para hacerlo. 

Jinrang estaba expresando su voluntad de cumplir con las órdenes del Emperador de la Glotonería, sin importar las consecuencias.

Swaa-

Jinrang derramó poder sagrado en el brazo cortado de Benteke para que se curara. 

Los jugadores normales no podían lidiar con el poder sagrado. Sin embargo, sólo había una razón por la que Jinrang podía usarlo. Era porque era apóstol de Orión, el dios de las constelaciones, conocido como el hijo de Poseidón.

Jinrang era el tercer capitán de Tritón.

Los capitanes de Tritón observaban al Duque Ardbad desde lugares que estaban fuera del alcance de la vista. 

Estaban listos para atacar en cualquier momento. 

"Lo dijiste. Que no podemos perder. Así que le he salvado, señor."

La cara de Benteke se arrugó ante lo que dijo Jinrang. 

"¿Estás diciendo que habría perdido?"

"Podrías haber ganado la batalla, pero no la guerra. No puedes derrotar al Duque Ardbad en tu condición actual."

"¡Tú..!"

"Seré castigado por ello más tarde. Por favor, descanse por ahora."

Antes de que Benteke pudiera decir algo más, Jinrang lo golpeó en el cuello. Benteke se desplomó. 

Confirmando que la vida de Benteke no estaba en peligro, Jinrang suspiró aliviado y volvió a mantenerse cauteloso con el Duque Ardbad. 
aquí

Había dado un paso adelante para salvar a Benteke, pero la situación no era buena. 

El Duque Ardbad levantó la pesada espada de su mano izquierda como si nada y se rió fríamente. 

"He escuchado que algunas heces molestaron a nuestros subordinados Río de las Almas, así que planeábamos luchar pronto contra vosotros. No imaginé que tendríamos una oportunidad como esta."

Los Ocho Grandes Clanes pensaban que era ridículo que la gente dijera que los nuevos clanes emergentes se estaban volviendo tan fuertes en ellos. 

Pero también consideraban que los clanes emergentes eran molestos, por lo que consideraban que había que quitarlos de en medio. 

La razón por la que no habían podido dar un paso adelante era porque la Bendición del Tridente de Poseidón era poderosa. 

Resultaba complicado lidiar con Tritón, teniendo al apóstol de Poseidón.

El Duque Ardbad reconocía la fuerza de Benteke. 

Pero con Benteke colapsado, consideraba que había llegado el momento perfecto para atacar a Tritón. 

Por supuesto, sería difícil destruirlos por completo, pero sería una gran ganancia sólo reducir su número. 

Además, nada malo vendría de deshacerse de Jinrang, que era famoso por su inteligencia y sus artes marciales. 

Pero como si no fueran a retirarse fácilmente, Jinrang también miraba atentamente al Duque Ardbad. Puede que sea menos hábil que Benteke, pero no por una gran diferencia. Más bien, en algunos aspectos, podía igualar a Benteke. 

Y habían dos apóstoles tan hábiles como él, escondidos mientras esperaban la oportunidad para atacar al Duque Ardbad. 

Jinrang creía que con los tres, serían capaces de quitarle la vida al Duque Ardbad. 

Justo cuando el Duque Ardbad y Jinrang estaban a punto de colisionar...

"Veo muchas caras conocidas." 

Una voz fuerte sonó en el cielo, y de repente, la atmósfera a su alrededor cambió. 

Se trataba de un poder opresor que presionaba la poderosa presencia del Duque Ardbad y Jinrang, así como la de los demás. 

Soplaron fuertes vientos y las olas se agitaron. Mientras el Río de las Almas se sacudía violentamente, Yeon-woo, el Duque Ardbad, Jinrang, el resto de las fuerzas de Tritón, y los jugadores del Barco Fantasma miraban al cielo sorprendidos. 

En ese momento, el cielo se dividió y alguien descendió lentamente. La salvaje energía los dejó sin aliento. 

Una mujer con una mirada fría, el cuerno de la Tribu de un Solo Cuerno, y las escamas de un Medio Dragón. 

El Duque Ardbad se puso tieso al mirar su cara. 

"...La Reina de la Primavera."

La líder del Dragón Blanco, Waltz. 

Una aparición inesperada.