Reciente

jueves, 1 de octubre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 279

Capítulo 279. Tritón (4)


¡Kwang!

"¡Hup!"

Benteke inconscientemente levantó el Tridente. Cuando lo hizo, de alguna manera bloqueó a Vigrid que se dirigía a su cuello. Yeon-woo estaba justo delante de él. 

Sintió escalofríos en su espalda. 

¿Cuándo se había acercado tanto? Benteke estaba aún más desconcertado porque no había sentido nada. 

"Como pensaba."

Una sonrisa apareció en su rostro. 

"¡Esto será divertido!"

Benteke miró a Yeon-woo ferozmente. La máscara que tenía enfrente parecía la cara de un demonio, pero encajaba con la atmósfera combativa de Yeon-woo. 

"Te pareces a mí."

Benteke pudo notarlo tan pronto como miró los ojos de Yeon-woo. 

El tipo que tenía enfrente también era una bestia salvaje y violenta. 

Había una bestia escondida en su interior que quería destrozarlo todo. Los ojos detrás de la máscara lo expresaban. 

"...Tal vez."

Yeon-woo no negó las palabras de Benteke.

En el piso 16, Urd había dicho que era un monstruo. Una bestia que no podía ser domada. 

Había dicho que sólo estaba oculta en el exterior, pero en realidad, era más despiadado que nadie. También dijo que no quería tener a nadie por delante de él y que castigaba cruelmente a los que tomaban lo que le pertenecía. 

Que sólo fingía estar solitario, triste y arrepentido, como una defensa psicológica porque no quería reconocer a la bestia que llevaba dentro. 

Además, le había dicho que si liberaba a la bestia interior de la jaula, sería capaz de sentir una libertad que no había experimentado antes y tomar todo lo que quisiera. 

Sin embargo, Yeon-woo lo había negado. 

No quería dejarse influenciar por Urd, y no quería convertirse en una vergüenza como hermano de Jeong-woo. 

Pero pensándolo ahora, sabía que no había nada malo en lo que ella decía. 

Había comenzado todo por venganza, pero se sentía entusiasmado cuando se hacía más fuerte a cada segundo. Cuanto más dejaba crecer sus garras, revelaba sus dientes y endurecía su cuerpo... cuantos más alto se elevaba, más fácil podía encontrar a su presa, y más feliz se sentía Yeon-woo. 

Había quedado claro cuando luchó contra la muda de piel de Apophis y el Rey Monstruo Caníbal. 

Normalmente, se habría centrado en obtener el Karma y las piezas ocultas al matar a los jefes ocultos, pero se decepcionó al comprobar que eran más débiles de lo que pensaba. 

Quería usar su nuevo poder. 

Como una bestia que quería mostrar su poder y ascender en la jerarquía. 

La bestia escondida dentro de Yeon-woo quería hacer eso. Mientras la jaula se abría lentamente, la bestia se preparaba para salir. 

Yeon-woo decidió no negar más esto. 

¿Una bestia?

¿Y qué si tenía una en su interior? 

Lo único a lo que Yeon-woo le temía era que la bestia escapara de la jaula y se moviera libremente. Sin embargo, si podía tener una correa adecuada alrededor de ella, no había necesidad de negarla. 

Keegigigigi-

Yeon-woo empujó a Vigrid aún más cerca. El Aura negra aumentaba, exudando un calor sofocante.

"Sí. De esta manera será más divertido. Con respecto al collar alrededor de tu cuello... será más fácil pensar en eso después de que te haya derrotado. ¿Verdad?"

Movió el Tridente hacia abajo para apartar a Vigrid, y luego clavó el extremo opuesto de su arma en Yeon-woo. 

Shishishik-

Como un cañon de disparos consecutivos, el Tridente apuntó al pecho y la cabeza de Yeon-woo. El Río de las Almas bajo sus pies estalló por la presión del agua. 

¡Puupung!

Yeon-woo afrontó el ataque. Golpeó, cortó y se apuñaló. El sonido de las armas chocando entre sí no podía escucharse por las explosiones. 

'No muestra ninguna apertura fácilmente'.

Yeon-woo continuó lanzando sus ataques. Con la capacidad de controlar la Conciencia, era un gran maestro, y su Espada de Ocho Extremos estaba mostrando una mejora. 

Pensaba que a menos que alguien de la Tribu de un Solo Cuerno fuera un guerrero de nivel superior, no sería capaz de detener esto fácilmente. Los jugadores normales ni siquiera se podían comparar.

Sin embargo, Benteke bloqueaba bien los ataques de Yeon-woo. No, más bien, incluso intentaba contraatacar.

Significaba que sus capacidades en las artes marciales no se quedaban atrás con respecto a las de Yeon-woo. 

Kwakwakwang-

[Segmentación del Tiempo]

En el mundo ralentizado, Yeon-woo buscó los Puntos Focales. 

Las fallas apuntaban a dos áreas diferentes. 

El tendón de Aquiles de su tobillo izquierdo y su cintura derecha. 

[Camino de Viento]

Cuando activó sus Ojos Dracónicos, pudo visualizar diferentes caminos desde donde el tendón de Aquiles y su cintura derecha estaban conectados. 

Yeon-woo pisó el camino que llevaba a su cintura derecha. Siguiendo la dirección del viento, balanceó a Vigrid. 

Cuando las opciones de Vigrid se añadieron a esto...

[*Bendición de la Espada]

[*Vida de Lucha]

El poder combativo de Yeon-woo aumentó cuando Vigrid designó a Benteke como su enemigo. 

Era un ataque calculado que estaba sucediendo en un instante. Yeon-woo sabía que este ataque dejaría una profunda herida en la cintura y el pecho de Benteke. 

Sin embargo...

¡Kwang!

El Tridente bloqueó la cintura de Benteke, deteniendo el ataque de Vigrid. Soltó su mano izquierda y la movió hacia adelante, con una gran tormenta en ella.

<Conductor de Tormenta> La tormenta condensada golpeó el pecho de Yeon-woo. 

"¡Kup!"

Yeon-woo dejó de respirar, sentía como si su corazón hubiera sido golpeado con un martillo. Benteke volvió a atacar.

<Vórtice>. La habilidad característica de Benteke antes de convertirse en el apóstol de Poseidón se mostró. 

Se decía que se trataba de una habilidad difícil de lidiar porque podía atacar tanto de largo como de corto alcance. 

Además, con el poder de Poseidón y el Río de las Almas, tenía la suficiente potencia como para perforar rocas. 

Aparecieron decenas de estos vórtices. Parecían largas espinas, que bajaban como la lluvia. 

Había decenas de esos vórtices. Parecían largas espinas que caían como lluvia. 

Yeon-woo detuvo todos los vórtices esparciendo su Aura. Era una habilidad llamada Bloqueo de Espada en la Tribu de un Solo Cuerno.

Kwakwakwang-

Las explosiones volvieron el ambiente caótico, y de repente, Benteke había llegado justo delante de Yeon-woo. Sonrió brutalmente como una bestia que había encontrado una presa huyendo, y balanceó el Tridente. 

Los zafiros del Tridente brillaron, generando una tormenta.

Yeon-woo apretó los dientes, pensando que sería muy peligroso si esto continuaba. Agitando sus alas de fuego y sus alas de dragón, esquivó el ataque, y luego, puso su mano izquierda sobre la superficie. 

Una profunda ondulación se extendió a lo largo de la superficie. El artefacto sagrado de Ceto, el Encanto de Agua Marina, destelló. 

Una gran cantidad del poder sagrado dentro del artefacto fue utilizado. 

A cambio, decenas de monstruos reyes del mar emergieron para tragarse a Benteke. 

"¡Estas cosas molestas!"

Benteke frunció el ceño ante las grandes sombras que se le acercaban y reaccionó para deshacerse de ellos.

Un tornado surgió con Benteke en el centro. Los monstruos reyes del mar que le perseguían terminaron siendo destruidos, como una fruta en una batidora. 

La carne que había perdido cualquier forma se esparció en todas las direcciones. El Río de las Almas se volvió rojo. 

Cuando el tornado se asentó, Yeon-woo apareció de repente por detrás de Benteke. Benteke trató de alejarse, pero Vigrid le atravesó el pecho derecho. 

¡Puk!

"¡Ja! ¡Jajaja!"

La cara de Benteke se distorsionó. Sin embargo, puso una expresión de enfado. Alegría. Diversión. Se trataba de una expresión que demostraba que todo su cuerpo estaba lleno de adrenalina. 

"Sí. ¡Esto es todo! Una pelea como esta. Necesitaba esto. ¿No lo necesitabas tú también?"

Yeon-woo olvidó momentáneamente que llevaba una máscara y casi se tocó la cara. ¿Estaba sonriendo ahora mismo? ¿O estaba inexpresivo como siempre? Quería verse en un espejo. 

"Tus ojos están sonriendo. Tengo curiosidad por tu cara más allá de la máscara."

Podría comprobarlo en cualquier momento. 

Pero no quería perder una oportunidad como esta. Yeon-woo sostuvo a Vigrid con  su mano izquierda y la empujó aún más profundo. 

"Te quitaré la máscara."

Justo entonces, las joyas del Tridente comenzaron a cambiar de color. Un tono azul marino se extendía dentro de las joyas transparentes. Una vez más, el poder sagrado fue liberado. 

A Benteke no le importaba que Vigrid estuviera dentro de su cuerpo; más bien, se movió hacia adelante. Luego, extendió su mano izquierda para quitarle la máscara a Yeon-woo, riéndose maniáticamente.

Kwaang—

Sin embargo, en ese momento la superficie del agua se dividió, haciendo que Yeon-woo y Benteke descendieran juntos hacia el fondo del mar. 

Ambos siguieron luchando mientras caían, causando ondas de choque.

Sus poderes se enfrentaban. El Río de las Almas se agitaba violentamente. Los monstruos reyes del mar y los monstruos del mar terminaron siendo destruidos. La sangre fluía por todas partes. 

Cuando las Autoridades de Azrael, Agares, Atenea, además de algunas de otros dioses y demonios poderosos se liberaron, el Río de las Almas se convirtió en un caos en un instante. 

Con el paso del tiempo, la fuerza de Benteke se hizo más grande. Se debía a que estaba usando más poder sagrado, las joyas del Tridente estaban de color azul marino. 

Cuando las joyas se volvieron completamente azules, el resto del poder sagrado en el Tridente se liberó. En ese momento, el nivel de Benteke se incrementó en varias veces. 

<Descenso del Dios del Mar>. Como apóstol de un gran dios como Poseidón, tenía una increíble cantidad de fuerza. También, a través de la canalización, podía usar una cantidad inconmensurable de poder. 

Benteke concentró en sí mismo, la Bendición de Poseidón que había estado compartiendo con sus subordinados. Por ende, la Bendición se volvió aún más destructiva en poco tiempo. 

Por otro lado, aunque Yeon-woo tenía la Autoridad de grandes dioses y grandes demonios, había límites en cuanto a lo que podía canalizar debido a que no era un apóstol. 

Las Autoridades que habían estado protegiendo a Yeon-woo cedieron. 

La mano izquierda de Benteke agarró la máscara de Yeon-woo. La misma comenzó a agrietarse. Mientras más fuerza ponía, la máscara seguía agrietándose. 

[Atenea estalla y grita.]

[¡Atenea te recomienda huir rápidamente!]

[Atenea te da una Bendición.]

[Falla.]

[Los ojos de Azrael se abren de par en par.]

[Azrael te ofrece frenéticamente un puesto de apóstol otra vez.]

[Hermes te mira.]

[Poseidón se ríe a carcajadas.]

[Todos los dioses de la sociedad divina, el Olimpo, te miran.]

[Ceto te observa en silencio.]

Los mensajes aparecieron ruidosamente. Las emociones que venían de las miradas se volvieron intensas. 

'Es demasiado ruidoso'.

Yeon-woo estaba en una situación peligrosa, pero sólo estaba molesto consigo mismo. 

Extrajo el poder sagrado que quedaba en el Encanto de Agua Marina y lo introdujo en Vigrid. Poco después, su Aura Negra explotó. Al igual que un volcán, una alta columna de fuego se elevó desde el fondo del mar y alcanzó el cielo. 

Dentro de ella, estaba Benteke siendo arrasado. 

***

"Haa... haa..."

La Catástrofe que parecía que podría derrumbar el cielo se había calmado. 

Yeon-woo apareció sobre el agua usando sus Alas de Fuego. Estaba jadeando bruscamente.

Su Armadura Mágica y su máscara estaban arruinadas. El Encanto del Agua Marina había perdido la mayor parte de su santidad y ahora se había convertido en un simple collar. 

La lucha con Benteke había sido demasiado dura. En ninguna momento tuvo garantizada la victoria, aunque estaba luchando con todas sus fuerzas.

Sin embargo, aunque su cuerpo estaba cansado, sentía que la frustración ocasionada por los enfrentamientos insatisfactorios con la muda de piel de Apophis y el Rey Monstruo Caníbal se desvanecía. 

Además, Yeon-woo pudo evaluar sus habilidades una vez más. 

Era cierto que Benteke tenía la capacidad suficiente para llamarse Gobernante, pero todavía había más gente poderosa en los pisos superiores. 

Había conocido a muchos Rankers y Altos Rankers en innumerables batallas, pero arriba había jugadores a los que no les importaban los pisos inferiores. Benteke no era más que uno de esos jugadores. 

Por eso Yeon-woo estaba agradecido. A pesar su potencial actual, se sentía motivado para volverse más fuerte. 

Miró hacia adelante de forma tranquila. Mientras su máscara y su Armadura Mágica se restauraban, algo extraño sucedió enfrente de él.

Sobre el Río de las Almas que aún estaba hirviendo, el vapor estaba tomando la forma de un humano. Se estaban creando huesos, músculos y carne de forma unida, hasta convertirse en Benteke. 

Sonreía brutalmente, sosteniendo el Tridente, que se había vuelto negro.. 

Yeon-woo frunció el ceño al mirarlo. 

"Monstruo."

"¡Juajuajajajajaja! No sé porque me llamas monstruo. Puedo regenerarme porque tengo la Bendición de Poseidón, pero eso no aplica en tu caso."

El Río de las Almas era agua, el territorio de Poseidón. Estaban en un campo de batalla ventajoso para Benteke, donde su capacidad de regeneración aumentaba. 

Sin embargo, también parecía exhausto. El aura que desprendía no se podía comparar con la de antes. El Tridente oscuro lo demostraba. 

"No pudimos tener un vencedor, y todavía no he escuchado sobre el collar que tienes alrededor de tu cuello. O sobre quién eres. ¿No deberíamos continuar?"

Al finalizar, apuntó con el Tridente a Yeon-woo. 

Yeon-woo también levantó a Vigrid. Pero no tenía tanta fuerza como antes. La Piedra Filosofal se estaba sobrecalentando, otorgándole más potencia, sin embargo, no bastaba para eliminar su agotamiento mental.

Sin embargo, Yeon-woo sentía una extraña emoción. 

Alegría. 

Debido a que su cuerpo estaba cansado, su instinto de bestia se estaba despertando. La tapa de la jaula que la había mantenido atrapada se abrió y lentamente trató de salir. 

Yeon-woo estaba sonriendo inconscientemente. Su enemigo no había desaparecido, así que podía seguir luchando.

"Perdiste tu artefacto sagrado. Con la maldición de Poseidón, tus autoridades se han debilitado. Lo mismo ocurre conmigo. He usado demasiado poder sagrado, y mi cuerpo está demasiado estropeado para aceptar la Bendición de Poseidón".

Benteke parecía estar contento también.

"Sin ninguna ayuda del exterior, podemos luchar entre nosotros con el poder que nos queda. ¿No sería divertido?"

"......"

Yeon-woo sólo asintió en silencio. 

Benteke parecía atónito. 

"Eres un tipo muy callado. Bueno, supongo que eso es mejor que ser un charlatán."

Justo antes de que los dos se enfrentaran como lo habían acordado de antemano...

"...¿Hm? ¿Qué es esto?"

Benteke se detuvo. Triaina le estrechó la mano. Se podía considerar un arma normal ahora que todo el poder sagrado se había ido. Benteke frunció el ceño ante el extraño fenómeno que nunca había visto antes.

Entonces.

Checheche-

El Tridente se desmoronó como un castillo de arena siendo arrastrado por una ola y las partículas se movieron a través de los dedos de Benteke hacia Yeon-woo. 

"¡......!"

"¡......!"

Mientras Benteke y Yeon-woo miraban esto con los ojos agrandados...

Urrrng, urg-

De repente, el Brazalete Negro de la muñeca derecha de Yeon-woo, el brazalete del Rey Negro, vibró. 

Como un polvo de hierro siguiendo un imán, las partículas del Tridente se arremolinaron alrededor del brazalete del Rey Negro, y luego, se envolvieron en su tobillo izquierdo. 

Chrak, chrak...

¡Clunk! ¡Clunk!

Se convirtió en una cadena negra que era tan oscura como el cielo nocturno.