Reciente

domingo, 18 de octubre de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 213

Capítulo 213. Boda de Sovieshu (2)


Por la noche se celebró la recepción de boda. Me quité el vestido sencillo y me puse uno cómodo para bailar. 

Mientras me cambiaba de vestido, las damas de compañía se veían sombrías. No estuvieron a mi lado en el desfile, pero es probable que sea porque vieron la reacción de los ciudadanos del Imperio Oriental.

Traté de animarlas, pero no sirvió de nada, así que finalmente mantuve la boca cerrada. De hecho... yo tampoco estaba en condiciones de animar a nadie.

Me entristeció que la gente que era importante para mí me ignorara. Además, me dio mucha pena que Heinley, un hombre extraordinariamente apuesto, incluso desde lejos, también haya sido ignorado por estar conmigo.

Es comprensible porque no le agrado a Yunim.

Suspirando, terminé de cambiarme de ropa antes de darme cuenta.

Fui al salón de banquetes con Heinley. Al entrar, nadie me ignoró. 

La Familia Troby sigue en el Imperio Oriental y tiene una gran influencia. A diferencia de los ciudadanos que podían ignorarme si no les agradaba, los nobles tenían múltiples intereses, por lo que no me ignorarían precipitadamente.

Estaban presentes muchas personas cercanas a mí...

Era vergonzoso ver sus caras debido a lo que sucedió en el desfile, pero afortunadamente, todos fueron lo suficientemente sensatos como para pretender no saber lo que había pasado antes. Después de unos 30 minutos, pude mezclarme con mis amigos, sonriendo como si nada hubiera pasado.

Sin embargo, fue la misma situación cuando Sovieshu tuvo su primer baile con Rashta. Los nobles me miraron con compasión, pero en esta ocasión me sentía bastante bien.

En comparación con las tres horas de desfile en el frío silencio, esto era mucho mejor.

Eventualmente, el baile de Sovieshu y Rashta terminó. Cuando otros podían bailar, Heinley me extendió la mano inmediatamente.

"Reina, me concede esta pieza."

Puse mi mano sobre la de Heinley y nos dirigimos al centro para bailar.

Aunque podía escuchar los murmullos a mi alrededor y la mirada de Sovieshu sobre mí, fingí no darme cuenta, centrándome en bailar con Heinley.

Luego, el Duque Elgy se acercó inesperadamente y me pidió bailar.

¿Por qué el interés?

No podía entenderlo, era amigo de Heinley y miembro de la familia real del Imperio Bohean Azul. Incluso me ocultó en un carruaje para que pudiera escapar del Reino Occidental.

Me sentía incómoda, pero acepté bailar con él, y le pregunté mientras bailábamos.

"¿Por qué me pediste bailar?"

Pero el Duque Elgy simplemente siguió el ritmo de la música con una cara pesada y perturbada. No hubo respuesta a mis palabras.

Tenía una expresión profundamente pensativa. Aunque no sé en qué podría estar pensando mientras bailábamos.

Cuando la música finalmente terminó, soltamos nuestras manos.

"Su Majestad Navier."

Sólo entonces el Duque Elgy me habló cuidadosamente. Sin embargo, antes de que pudiera continuar.

"Reina Navier."

Sovieshu se acercó y me pidió bailar primero.

"Le gustaría bailar conmigo esta pieza."

En un instante, el silencio se extendió por el salón.

***

Sovieshu era el Emperador del Imperio Oriental. Después de negarme a dar un paseo, era difícil rechazar su petición. Además, sería descortés negarse a bailar con los recién casados en la recepción de boda.

Es inevitable.

Acepté bailar con Sovieshu y nos dirigimos al centro. Cuando aparecí junto a Sovieshu, las personas ubicadas allí se retiraron rápidamente como si estuvieran evitando una trampa.

Mirándonos cara a cara antes de que sonara la música, tuve una sensación de déjà vu tan fuerte que se me puso la piel de gallina.

Pero cuando la música comenzó, mis pies, a diferencia de las emociones complejas, se movieron con naturalidad.

Hace poco que nos divorciamos. Además, hemos bailado juntos la mayor parte de nuestras vidas.

Mi cuerpo lo acepto como mi compañero de baile con naturalidad.

Mientras bailábamos Sovieshu no dijo ni una palabra. Sólo me miraba, agarrando y soltando mis manos repetidamente.

Entonces, cuando llegó el momento de bailar ligeramente tomados de la mano, me preguntó en voz baja.

"¿Cuál es tu respuesta?"

Entendí inmediatamente a cuál respuesta se refería.

"¿No te lo dijo el mensajero?"

"¿Tenías algo que decir?"

"Nada."

"..."

Escuché a Sovieshu rechinar los dientes. Sin embargo, en ese momento estaba dando una vuelta, así que no estaba segura de haber escuchado bien.

Después de dar la vuelta, Sovieshu se veía tranquilo. En ese estado preguntó de nuevo.

"¿No tienes nada que decirme?"

"¿Qué quieres que te diga?"

"Yo... no quería perderte."

"Hoy es la boda de Su Majestad."

¿No quería perderme?

Estuvo tomado de la mano amorosamente con Rashta durante todo el desfile.

No pude evitar resoplar.

Sovieshu me miró sorprendido.

Entonces, le pregunté porque tenía verdadera curiosidad,

"¿Creíste que me sentiría feliz al recibir una carta en la cual decías que me harías nuevamente la Emperatriz dentro de un año?"

Sovieshu se estremeció.

No sé si es porque había dado en el clavo o porque él no había pensando en esto, pero seguí hablando.

"¿Cómo estás tan seguro que un año no se convertirá en dos? ¿Y si tienes un segundo hijo en ese tiempo? ¿Se extenderá?"

"Navier."

"Un año más tarde, incluso si realmente mantienes tu palabra—"

Justo entonces la música terminó. Sovieshu y yo nos detuvimos por reflejo.

La distancia entre nosotros seguía siendo cercana debido a nuestra postura al final del baile.

Continué rápidamente en voz baja,

"No quiero criar ni ser la madre del hijo de Su Majestad con Rashta, no me gustaría que después de haberlo criado me rechace cuando crezca, al escuchar palabras como 'la enemiga de su madre'.

Cuando terminé de hablar, di dos pasos hacia atrás y lo miré.

Sovieshu parecía aún más sorprendido. Tenía la boca ligeramente abierta y su tez pálida.

Cualquiera que lo mirara se daría cuenta que le había dicho algo.

Después de un momento, me incliné cortésmente, me di la vuelta y me retiré.

Sólo habíamos intercambiado unas pocas palabras, pero ya estaba cansada.

Afortunadamente, luego de que Heinley, el Duque Elgy, y Sovieshu me pidieran bailar uno tras otro, nadie más lo hizo.

¿Fue mentalmente agotador?

Miré de reojo mientras sorbía mi bebida, Sovieshu también estaba sentado en una silla y no volvió a bailar.

El Duque Elgy estaba hablando de algo con otros jóvenes nobles.

Heinley, quien estaba a mi lado, parecía querer bailar conmigo una vez más...

"Lo siento."

No tenía fuerzas, por eso no quería volver a bailar.

"Está bien. Mañana tendremos otra oportunidad."

Mañana será la segunda recepción, que probablemente tendrá como tema el baile de máscaras.

La sola mención de 'baile de máscaras' me traía malos recuerdos.

La idea de tener que asistir incluso a una tercera recepción me hacía sentir terriblemente exhausta.

Pero no quería que Heinley se preocupara, así que sonreí y asentí.

En ese momento.

De repente, escuché muchas voces desde la distancia. Eran voces de sorpresa y admiración.

¿Qué está pasando?

Mirando en esa dirección, vi a un montón de personas reunidas en ese lugar.

¿Alguien está haciendo algunos trucos interesantes?

Aunque tenía curiosidad, no tenía ganas de ir a ver.

Me tranquilicé y me comí las rebanadas de piña que Heinley me había traído.

Rose, quien había estado deambulando durante un tiempo, se acercó a mí y dijo,

"Su Majestad la Reina. Esa... persona."

Rose parecía no querer decir su nombre, pero imaginé a quién se refería.

Estaba hablando de Rashta.

Rose está de mi lado, así que es difícil para ella llamar a Rashta 'Su Majestad la Emperatriz' delante de mí.

Cuando asentí y la miré fijamente, Rose susurró,

"En celebración por su matrimonio va a donar una gran suma de dinero a numerosas instituciones que necesitan ayuda, como orfanatos y hogares de ancianos."

"¿En serio?"

"Sí, unos veinte millones de krangs."

"¿Estás segura?"

"Es una cantidad enorme. Por eso todo el mundo está tan impresionado."

Veinte millones de krangs...

Abrí mi abanico para cubrirme la boca, mientras trataba de contener mi risa.

Era exactamente el importe de los pagaré que había dejado.

Le aconsejé que no lo usara bajo su nombre porque podría complicar las cosas.

¿Cómo pudo hacerlo tan abiertamente?

¿Rashta es lista o todo lo contrario?

Pero ya está hecho. Esto podría elevar su reputación, u ocasionarle problemas. Ahora todo dependía de su suerte por haber ignorado la advertencia.

***

Pero después de volver a mi habitación ese día. Seguí pensando en eso, sintiéndome incómoda.

¿Debería haber sido más específica en la carta?

No le di una explicación exacta de por qué no debía usar ese dinero en su nombre.

En cierto modo...

No lo hice porque pensé que Rashta naturalmente lo entendería tan pronto como viera los pagaré.

Si las cosas no fueran a complicarse, podría haberlo dejado pasar sin problemas.

Pero después de ver el comportamiento de Rashta hoy, no pude evitar preguntarme si debería explicarle la situación con más detalle.

Había otra parte de mí que se oponía, '¿Por qué debería hacerlo? Ahora ella es la emperatriz. Además, no soy una emperatriz que dejó su posición por decisión propia, sino una emperatriz que fue expulsada y forzada a divorciarse.'

Después de considerarlo detenidamente, finalmente tome una decisión, sólo le diría lo necesario para sentirme tranquila.

Y al día siguiente, el baile de máscaras comenzó y tan pronto como entré, vi a Rashta.

Ahí está.

Pero cuando estaba a punto de llamar a Rashta para conversar, me preocupe al recordar cómo se había tirado al suelo e insistido en que mi hermano la había empujado.

¿Hay alguna garantía de que no lo hará de nuevo mientras estemos conversando?

Pensándolo por un momento, se me ocurrió una excelente idea.

Una excelente idea para poder conversar con Rashta a solas y evitar que mienta así otra vez.

Esperé la oportunidad pacientemente, luego me acerqué a Rashta y le propuse.

"Su Majestad la Emperatriz, ¿bailaría conmigo?"