Reciente

viernes, 30 de octubre de 2020

I Raised A Black Dragon - Capítulo 101

Capítulo 101.  Tensión En El Aire


"Ahora que..." Kyle repitió por tercera vez, mirándola con ojos dudosos.

"No te preocupes."

El olor a desinfectante era débil, tal vez porque su uniforme estaba ceñido alrededor de su cuerpo. Noah dejó de olfatear y miró fijamente a algún lugar de su pecho.

"...No sé lo que estás pensando. Puedes seguir mirándome de esa manera, pero no conseguirás nada". Aunque su mirada resultara agobiante o algo parecido, Kyle la apartó y dio un paso atrás.

Aún así, Noah persistentemente examinó los movimientos de sus brazos, hombros, cintura y piernas. No había ni una sola peculiaridad.

'No creo que esté herido...'

Noah recordó entonces que algunos de los pasajeros resultaron heridos en la conmoción del pasillo. Quizás ese olor se le había impregnado.

Noah entrecerró los ojos y examinó el rostro de Kyle una vez más. Había un fino corte bajo su ojo izquierdo.

Cuando lo había visto en la sala de operaciones de maná, sólo pensó que se trataba de un rasguño, pero bajo una luz más brillante, la herida se extendía bastante y se veía profunda.

La piel de Kyle era tan perfecta que no parecía una persona que había estado en la escena de un crimen, haciendo su herida aún más evidente.

"¿Podría aplicar alguna medicina?"

"¿Qué?"

Pero Noah lo había decidido desde el mismo momento en que lo preguntó. Considerada que debía tratar su herida, y que no había necesidad de un médico.

Lo arrastró hacia el rincón de la habitación y rebuscó en los cajones del mostrador. Luego, sacó lo que necesitaba. Tampoco le se olvidó de advertirle severamente para que no intentara escapar de nuevo.

"Quédate donde estás. No será agradable si te mueves."

"Qué intimidante..." Kyle se quejó. Mientras Noah le acercaba la cara de nuevo, se detuvo y finalmente cerró la boca.

Cuando ella abrió la tapa del desinfectante, su fuerte olor se extendió por toda la habitación.

"Ah". Sólo entonces Kyle se dio cuenta de lo que Noah iba a hacer. Cuando empezó a rociar una pequeña cantidad del desinfectante en su corte, sus ojos violetas mostraron un poco de vergüenza.

"...Señorita Noah, no tiene que tratar esta pequeña herida."

Sin escuchar, Noah dejó el desinfectante sobre el mostrador y luego tomó la pomada. "No deberías permitir que te quede una cicatriz en tu bonita cara. Pero, si aplico esto un poco mal, podría lastimar tus ojos."

Cada vez que el dedo de Noah rozaba su herida, los ojos de Kyle parecían temblar. Unas cuantas veces sus orbes violetas vagaron de un lado a otro, sin poder mirarla directamente, y pronto se dirigieron al suelo.

Con los ojos casi cerrados, Noah pudo observar sus rasgos con más claridad. 'Ooh, es guapo y realmente genial'.  Colocó una gasa sobre su herida y pegó una cinta encima de ella.

"Así que, Lenia será arrestada tan pronto como lleguemos a tierra... Entonces, queda uno. ¿Qué pasó en la sala de operaciones de maná hasta esta mañana?" Ella preguntó una vez que terminó.

"Lo he grabado todo."

"¿Qué? ¿Grabaste mientras tanto?"

"El video es la evidencia más importante, especialmente cuando no queda mucha prueba como en este caso."

Noah no podía elogiar más la preparación de este hombre. ¿Alguna vez se había tomado un momento para relajarse, aunque sea por un segundo?

"Vamos a volver y recoger todas las pruebas que hemos recolectado hasta ahora para revisarlas. Por supuesto, te las mostraré." Kyle continuó.

"Oh, es cierto. Hablando de pruebas, ¿Qué eran los pedazos de metal que estaban en la sala de operaciones de maná?"

Kyle, que había estado evitando su mirada, levantó la cabeza y la miró sorprendido. "Viste eso. Iba a avisarte cuando salieran los resultados de la revisión."

"¿Por qué? ¿Es algo raro? ¿Qué disparaste?"

"A un humano viviente."

Los ojos de Noah se agrandaron ante el inesperado comentario. "¿No es un dispositivo mágico?" Preguntó.

"Parecían realmente humanos hasta que les disparé. La suposición más válida que se me ocurre en este momento es que me he confundido. No lo sé. Lo comprobaré una vez que lo repita."

Noah estaba perdida en sus pensamientos, sus dedos todavía jugueteando en las suaves mejillas de Kyle. Si el oponente había usado magia desconcertante, debería tratarse de un mago, y si pertenecía a la división de magia 
como el tipo que había lanzado un hechizo en el tren a la Central Edman...

Los pensamientos de Noah se dirigieron entonces al carismático hombre rubio, Adrian Rossinell, el Ministro de Magia, quien resultaba muy sospechoso. 'Cuando lleguemos a Tezeba, tenemos que indagar un poco más en él...'