Reciente

martes, 29 de septiembre de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 450

Capítulo 450. Mientras Que Se Ha Ido (7)


Una sensación de déjà vu se apoderó de Jang Maldong mientras caminaba por el pasillo.

Durante la salida de grupo de Valhalla, había llevado a Seol Jihu al hospital para ayudarle a comprender el verdadero peligro de la adicción al Paraíso.

En ese momento, Jang Maldong había caminado por el hospital y le había mostrado a Seol Jihu cómo los que morían en el Paraíso vivían en la Tierra. Seol Jihu presenció claramente los destinos de los Terrícolas que corrieron esa suerte.

Pero ahora...

Jang Maldong se mordió el labio inferior. Llegó a la habitación del hospital. Yoo Seonhwa, que le esperaba en el pasillo, bajó la cabeza.

"Estás aquí."

"Me disculpo por llegar tarde. Me llevó un tiempo prepararlo."

Jang Maldong se inclinó. Luego se estremeció justo cuando estaba a punto de entrar.

"Por cierto, las cosas que he pedido..."

"Sí, lo encontré todo. Estaba en la habitación de su apartamento."

"Gracias."

"No hay necesidad de agradecerme. Por favor, entra."

"Mm..."

Jang Maldong entró con una respiración profunda. Pensaba que estaba preparado...

"......"

Pero cuando vio a Seol Jihu tan debilitado mientras estaba acostado en su cama, no pudo evitar que su corazón se desplomara.

Las pupilas de Seol Jihu, que apenas se veían dentro de sus ojos apenas abiertos, estaban oscuras y nubladas. Su cara estaba hundida y pálida. Su muñeca, que antes era gruesa, se había marchitado hasta el punto que parecía un esqueleto.

No se veía diferente a un lisiado.

El marcado contraste que esta apariencia tenía con el anterior rostro liso y sonriente de Seol Jihu, hizo que Jang Maldong agarrara su mano inconscientemente.

Al ver a Seol Jihu en este estado, Jang Maldong sintió que su corazón se estaba desgarrando.

"Sólo tomó algunas medicinas..."

Una voz débil sonó detrás de él.

"Su mente estaba demasiado inestable..."

Jang Maldong suspiró. Ya escuchó lo que había pasado. De hecho, se había mantenido al día desde el primer día que Seol Jihu estuvo hospitalizado.

"¿Por qué intentas saltar del tejado? Tienes más de medio siglo de vida."

Jang Maldong sonrió amargamente.

"Maldita muchacha. Debería haber ido sola si realmente quería hacerlo. Incluso después de morir, ella..."

Jang Maldong se quejó para sí mismo antes de suspirar y quitarse el sombrero.

"...Jihu."

Poniendo el sombrero de fieltro contra su pecho y mirando amargamente a Seol Jihu, dijo.

"Cuando me enteré de que habías muerto, al principio... no lo creí."

Una voz baja y envejecida sonó.

"No, no quería creerlo. Creí tontamente... que aún estabas vivo, que volverías vivo para que todos te vieran."

No fue hasta que vio el ataúd traído a Eva que aceptó la realidad.

"Incluso después de confirmar tu muerte... cuando volví a la Tierra, mis pensamientos no cambiaron."

Pensó que Seol Jihu sería diferente. Aunque innumerables Terrícolas desarrollaron una discapacidad en la Tierra después de morir en el Paraíso, él creía que Seol Jihu sería diferente del resto.

Incluso si había un poco de dificultad, confiaba en que Seol Jihu la superaría, como siempre.

"Esperaba que volvieras como un tonto y me apresuré a prepararme para tu regreso... Fue entonces cuando me di cuenta."

La expresión de Jang Maldong se volvió grave.

"Que yo no era diferente a los demás. Que era igual."

Frunció el ceño de su rostro arrugado.

"No estaba pensando en ti... o en tu seguridad... en absoluto..."

Continuó mientras se lamentaba.

"No estoy hablando de ahora. Cuando me miré a mí mismo después de que te fuiste... me di cuenta de que no era diferente del pasado."

Sus labios estaban retorcidos en un gesto de desprecio hacia sí mismo.

"Sólo sabía cómo hablar. Siempre que pasaba algo, sólo me despedía de ti y te deseaba lo mejor. Mientras tanto, me sentaba y esperaba."

Jang Maldong se atragantó como si tuviera un gran dolor.

"Cuando eras sólo un humano, como el resto de nosotros."

Cierto. Seol Jihu no era un héroe. No era invencible, y mucho menos inmortal.

"No era como si no supiera cuánto peso cargabas..."

Era un ser humano, como todos los demás.

"Sabía lo que pasaría si algo salía mal... aún así... yo...."

Jang Maldong bajó la cabeza, incapaz de continuar más allá.

"No debería haber hecho eso..."

La punta de su nariz se puso más roja.

"Sabiendo lo que piensas de mí, yo, de todas las personas, no debería haber hecho eso..."

El viejo hacía sonidos con la nariz al inhalar, como un niño pequeño sollozando.

"...Lo siento."

Jang Maldong dijo con una voz ronca.

"Todo es mi culpa... Lo siento mucho..."

Se disculpó, bajando aún más su cabeza.

Los párpados del durmiente Seol Jihu temblaban débilmente.

Fue hace mucho tiempo, ¿Verdad? Hubo un tiempo en el que Jang Maldong pensaba que el destino del Paraíso estaba sellado. Ya no veía un futuro en él. Así que eligió retirarse. Entonces un día, conoció a un joven por casualidad.

|Cada vez que pensamos que no se puede hacer, cada vez que pensamos que es imposible, Seol lo hace realidad.|

|Seol tiene un poder especial.|

Cierto, Seol Jihu era especial. Pero sólo era un humano especial. Nada Seol Jihu lo había logrado como una  consecuencia natural.

|Por eso te necesita.|

|Seol necesita alguien que lo guíe, alguien que lo mantenga en el camino correcto.|

Viendo a Seol Jihu lisiado, Jang Maldong apretó los dientes.

|Creo que la vida es como las cuatro estaciones.|

|La primavera no vendrá sólo por esperar.|

|Tienes que soportar el frío amargo y luchar para atravesar la tierra congelada.|

|Sólo entonces podrás ver la luz del día y dar la bienvenida a la primavera.|

Jang Maldong no pudo contenerse más y cerró los ojos.

"Yo... he fracasado como tu maestro. Ya no tengo derecho a considerarme tu maestro."

Sacudió la cabeza con firmeza y miró a Seol Jihu.

"Ahora que lo pienso..."

Los bordes de los ojos de Jang Maldong estaban rojos.

"Podría haber estado... demasiado cautivado..."

'Por la primavera que pensé que nunca llegaría'.

Jang Maldong dio otro fuerte suspiro.

Fue en ese momento que recordó el libro bajo su brazo izquierdo. Ian había pasado varias noches en vela para editar esta novela.

A pesar de decir que sería difícil, se las arregló para cambiar toda la historia al punto de vista de Seol Jihu. No sólo eso, sino que también añadió nuevos relatos que eran sólo para él.

"En un principio, quería pedirte que volvieras... Siendo honesto, todavía siento lo mismo. Las cosas no se ven bien."

Jang Maldong sonrió amargamente. Quería despertar a Seol Jihu y contarle todas las cosas que pasaron. Pero después de la confesión anterior... no tenía la cara para hacer semejante petición.

Pero eso no significaba que pudiera dejar a Seol Jihu en este estado.

Primero, salvaría a Seol Jihu en la Tierra. La novela ciertamente tendría un efecto positivo. Después de todo, había muchos precedentes en el hospital de Hawaii.

En cuanto a si regresaría al Paraíso...

"Dejaré la decisión en tus manos."

Jang Maldong colocó cuidadosamente el libro en el pecho de Seol Jihu.

Luego, se dio la vuelta y salió de la habitación.

Pronto, Yoo Seonhwa, que estaba esperando afuera, entró. Se acercó a la cama de Seol Jihu y cogió el libro con una expresión complicada.

Después de mirar a Seol Jihu, que tenía los ojos entreabiertos, ella abrió el libro.

Entonces...


***


Los ojos de Seol Jihu se abrieron ligeramente. Examinó la habitación mientras sus ojos parpadeaban.

A juzgar por la oscuridad extrema en el exterior de la ventana, parecía de noche. No había nadie dentro de la habitación. Sólo una lámpara de escritorio iluminaba la silenciosa y oscura habitación.

Un gran alboroto había estallado por la mañana, Yoo Seonhwa se había apresurado a venir al hospital, y él tomó algunas medicinas. Poco después, la conmoción se calmó y luego se quedó medio dormido hasta ahora...

Ahora que lo pensaba, un hombre viejo parecía haber venido a visitarlo, y también recordaba que Yoo Seonhwa le había dicho algo...

"Ugh...."

Debido a su estado dr#gado, no podía recordar nada de lo que había pasado con claridad.

"¿......?"

Sintiendo un peso en su pecho, Seol Jihu miró hacia abajo, inclinando su cabeza.

'¿Un libro? ¿Qué es esto?'

En su pecho había un libro negro, un calendario familiar y su teléfono celular. Dejando de lado el libro misterioso, ¿No deberían estar el calendario y el teléfono en su habitación?

'¿Qué...?'

Seol Jihu inconscientemente extendió la mano para agarrar el libro, y luego parpadeó.

Sus brazos estaban libres. No sólo eso, sino que el resto de su cuerpo estaba libre. Esto resultaba ser una sorpresa, puesto que esperaba estar atado.

Seol Jihu dudó por un momento antes de tomar el libro. En lugar de tener curiosidad, se sentía arrepentido.

Su plan de irse de viaje en secreto había fracasado miserablemente. Tal vez su familia había dejado cosas que querían decir en este libro.

'La Segunda Venida de Gula...'

<< Nota: Es el título de esta novela, The Second Coming of Gluttony. >>

El título del libro era un poco extraño, y Seol Jihu abrió el libro con esa conclusión apresurada.

En la primera página había una pequeña dedicatoria.

—Para mi querido amigo que prometió guiarme un día a una utopía. Por Ian Denzel

'¿Ian Denzel? Recuerdo este nombre de Hawai...'

Debajo de la página había una cláusula de exención de responsabilidad.

—Todas las organizaciones, incidentes, lugares y personajes representados en esta novela son completamente genuinos.

Seol Jihu se frotó los ojos. Se preguntaba si estaba equivocado. Pero no importaba cuántas veces leyera la cláusula de exención de responsabilidad, no decía que la historia fuera ficticia, sino todo lo contrario.

Seol Jihu pasó a la siguiente página.

Su primer pensamiento era que se trataba de una novela de fantasía. El nombre del personaje principal extrañamente nunca fue revelado, pero todo comenzó con un adicto a las apuestas que de repente tuvo un sueño....

"...¿Eh?"

Seol Jihu dudaba de sus ojos. Estaba hojeando el libro pero vio un nombre que reconoció.

—...Hijo de perra.

—¿Cuánto fue?

—¿Cuánto fue? El dinero que me diste cuando me fui al extranjero.

—Ya está, lo envié... 

—¿Ya terminamos?

Definitivamente recordaba este evento.

¿Pero por qué estaba escrito en este libro?

Seol Jihu pasó rápidamente a la siguiente página.

—Justo cuando estaba a punto de saltar al negro río Tancheon, una voz clara sonó.

Otra vez.

'Esto es cierto'.

Después de despertarse de un sueño vívido, se sentía triste por su estado y estaba a punto de saltar al río... Y entonces...

Seol Jihu frunció el ceño por un momento. Sus ojos se abrieron de par en par. Fue porque algo que no recordaba estaba escrito en la novela.

—No morirás aunque te caigas ahí.

El protagonista amenazó a la mujer que apareció de repente de la oscuridad. Extorsionó una invitación y entró en un mundo llamado Utopía, del que el 99% de la población no sabía nada.

En realidad era una historia de fantasía que resultaba difícil de aceptar. Sin embargo, Seol Jihu no podía dejar de leer.

'Kim Hannah'.

Era porque el nombre que aparecía en la novela era el mismo que estaba en su teléfono el día que perdió sus recuerdos. Parecía demasiada coincidencia.

Flap. Seol Jihu se saltó las páginas. Hojeando el contenido, encontró muchas conversaciones de este tipo.

—¿Dejó de apostar? ¿Prohibición en el Casino?

Esto.

—Desvergonzado hijo de perra... ¿Crees que el dinero es el problema? 

—¿Crees que todo se acabó después de tirarnos un sobre de dinero sin una simple explicación? ¿¡Eh!?

Y esto también.

—No te preocupes. Estoy muy bien. Soy tu madre. Si yo no puedo entender tus sentimientos, ¿Quién lo haría?

—Sólo tienes que asegurarte de no volver a hacerlo nunca más...

Había pequeñas diferencias, pero coincidía con lo que recordaba casi perfectamente.

Seol Jihu no pudo evitar preguntarse si se trataba de una historia fabricada a partir de información verdadera. Tal vez su familia y Yoo Seonhwa trabajaron juntos para crear esto para él.

Sin embargo, Seol Jihu pronto sacudió la cabeza.

—El existencialismo enfatiza la libertad de elección y la consecuencia de esa elección. 

—Dependiendo de lo que elijas hacer y de cómo elijas asumir la responsabilidad, puedes decidir qué vida llevarás y qué muerte encontrarás.

Fue porque un evento de un viaje que hizo sin su familia estaba escrito en el libro.

Fue entonces.

"¡......!"

Mientras leía sin estar seguro, los ojos de Seol Jihu se agrandaron de golpe.

—Con este viaje, tuvo un cambio definitivo en su corazón. En el avión de regreso, mientras todos dormían de cansancio, Jang Maldong lo encontró dibujando algo en un pedazo de papel.

'¡Oh, cieto! El calendario'.

Seol Jihu revisó el calendario de inmediato. Enseguida reconoció que estaba hecho con su letra.

Seol Jihu comparó el contenido del calendario y del libro durante mucho tiempo. Luego, miró fijamente al aire y se puso a pensar.

Había agujeros en sus recuerdos como si se hubiera desmayado en ciertas partes. Incluso los que quedaban eran nebulosos y escasos.

Sin embargo, esta novela tenía todo lo que podía llenar este vacío. Había descripciones creíbles de las razones por las que actuaba como lo hacía. Por supuesto, algunas partes resultaban todavía difíciles de creer, pero había demasiadas partes que coincidían con sus recuerdos.

Seol Jihu encendió su teléfono después de pensar durante mucho tiempo.

'Kim Hannah, Yun Seora, Phi Sora...'

Aunque todavía no recordaba a nadie, los nombres de su lista de contactos eran de todos los personajes que aparecían en la novela.

Las fechas en que intercambiaba mensajes con Kim Hannah coincidía con lo que estaba escrito en el libro. Además, leyendo los graciosos textos que enviaba a Yun Seora y a Phi Sora, estaba seguro de que los había escrito.

'No me digas...'

La fuerza entró en los dedos de Seol Jihu mientras miraba el libro con dudas. La luz de sus ojos también se hizo más intensa y cerró firmemente su boca abierta.

Empujando su cabello hacia arriba con la mano, Seol Jihu levantó la parte superior de su cuerpo y apoyó su espalda. Ya no se veía débil y endeble. Concentrándose profundamente, pasó nuevamente a la primera página del libro.

—Todas las organizaciones, incidentes, lugares y personajes representados en esta novela son completamente genuinos.

Después de mirar fijamente la cláusula de exención de responsabilidad que pensaba que era una broma, pasó a la siguiente página. Luego, pasando el índice, comenzó a leer el libro desde el primer capítulo.

Esta vez, pasó las páginas muy lentamente. Si había algo que no recordaba o si había algo que sí, lo leía repetidamente.

No se le escapó ni una sola palabra. Como si quisiera recuperar sus recuerdos perdidos, devoró vorazmente el libro para grabar el contenido en su cabeza.

Por eso, ni siquiera se dio cuenta cuando la oscuridad desapareció lentamente y llegó la luz de la mañana.

¿Cuánto tiempo había transcurrido?

Antes de que se diera cuenta, las cientos de páginas que estaban en el lado derecho de la novela se habían pasado al izquierdo. Sólo quedaban unas pocas páginas.

—Esta historia no es una saga heroica, tampoco la biografía de un hombre venerado. Es sólo una autobiografía de un joven promedio.

-Es la historia de un hombre que luchó para cambiar una distopía por una utopía. Es la historia de un hombre que luchó para cambiar un mañana oscuro por un futuro brillante. Es la historia de un hombre... que lo dio todo por un mañana mejor.

Flap. Seol Jihu pasó a la siguiente página. Sólo quedaba una página por mirar.

—¿Quién podría culparlo por no haber elegido regresar? Ya ha sacrificado demasiado por Utopía. Pero...

Mientras leía el último capítulo, 'Indomable En Las Dificultades', la brillante luz del sol golpeó los ojos de Seol Jihu. Seol Jihu frunció ligeramente el ceño y giró la cabeza. Sólo ahora se daba cuenta de que había llegado la mañana.

'Así que para resumir...'

Seol Jihu organizó sus pensamientos en su mayor parte. El protagonista de la novela había caído en la trampa del enemigo y murió. Aunque revivió en la Tierra, había olvidado todo sobre Utopía debido a la pena de muerte.

Por supuesto, sabía quién era el personaje principal de la novela.

'Soy yo...'

Seol Jihu se frotó el puente de la nariz antes de estirar los brazos y salir de la habitación. Mirando por la ventana, vio el sol salir a lo lejos. Un cálido y brillante sol iluminó a la habitación del hospital.

...Por alguna razón, su mente antes nublada estaba clara y tranquila hoy.

Seol Jihu cerró los ojos suavemente y bajó los brazos mientras inclinaba la cabeza hacia atrás.

Tk. Justo cuando estaba a punto de disfrutar de la agradable luz del sol, escuchó algo caer al suelo. Un trozo de papel se había caído del libro.

Seol Jihu se inclinó y recogió el papel.

'Esto es....'

El trozo de papel era más pequeño que su palma. Seol Jihu lo examinó de cerca y luego pasó a la siguiente página del libro.

Como sólo había leído hasta que le quedaba una página, sólo podía significar que el trozo de papel estaba entre la última página y la cubierta del libro.

Al final del libro había líneas que parecían haber sido escritas a mano con un bolígrafo.

—Puedes irte si quieres. Ya se lo he hecho saber al hospital.

—No te preocupes por tu familia. Yo me ocuparé de ello.

—Si lo haces... te seguiré cuando termine de ocuparme de las cosas aquí.

Era una letra que reconocía. Seol Jihu miró fijamente el comunicado antes de volver a pasar la página. Había algunas líneas que no había tenido la oportunidad de leer todavía.

—A pesar de esto, hay gente que desea su regreso.

—No sólo el autor de este libro, sino todos los que ayudaron a escribirlo.

—Y también todos los que deben arriesgar sus vidas en Utopía mientras lee este libro.

—Todo el mundo está deseando lo mismo.

—Para el hombre que no dudó ante el peligro recurrente

—Para el hombre que se levantó una y otra vez.

—Para el hombre de espíritu indomable que se levantaría ocho veces si se cayera siete veces.

—Todo el mundo está deseando que vuelva y lidere Utopía una vez más.

—Están deseando...

Los ojos de Seol Jihu se movieron.

—La Segunda Venida de Gula.

Ba-thump.

Cuando leyó la última línea, sintió el fuerte latido de su corazón. Una sensación electrizante recorrió su cuerpo y calentó su cuerpo.

"......"

Seol Jihu se quedó quieto durante mucho tiempo con la mano puesta sobre su corazón. Luego, agarró con fuerza el papel.

'Si quieres ir a...'

Ve.

Una voz resonó en su interior.

En ese instante, Seol Jihu vació su cabeza.

Ya no dudó o vaciló.

Salió de la habitación, caminó por el pasillo y dejó el hospital.

No por voluntad de nadie más, sino por la suya propia.

Tal como sus emociones le ordenaron hacerlo.


*


Después de bajar del taxi, Seol Jihu subió por el callejón inclinado que conducía a su apartamento. Aunque sabía cómo funcionaba el papel, no podía hacerlo en el hospital.

Le preocupaba que no funcionara. Como el protagonista de la novela rompió el papel en su apartamento, tenía la sensación de que debía hacer lo mismo.

No era que no estuviera nervioso, pero cuanto más se acercaba a su casa, más sentía que algo brotaba en su interior. Lo impulsaba a caminar más rápido.

Pronto, vio el edificio. Una mujer con gafas de sol estaba en la entrada, pero Seol Jihu estaba demasiado ocupado para prestarle atención.

Pasó junto a ella y subió las escaleras. Para cuando sus pasos se volvieron débiles, la mujer que estaba en la entrada sacó silenciosamente su teléfono de su bolso.

Seol Jihu finalmente llegó a la habitación de su apartamento. Después de mirar alrededor de la habitación desordenada, dejó el calendario y el libro.

"......"

Ahora que había llegado a este lugar, se sentía nervioso. Una inexplicable inquietud unió sus manos.

Tal vez esto era lo que se sentía sostener un boleto de lotería con los primeros cinco de los seis números correctos, esperando que al revelar el último número también estuviera correcto.

Si rasgaba el papel y no pasaba nada... ¿Cómo se sentiría?

Vino hasta su habitación con una expectativa absurda. ¿Sería capaz de manejar una realidad tan fría?

Seol Jihu manipulaba el papel y dudaba. Fue entonces.

¡Bzzzz!

El teléfono que tenía en su bolsillo vibró de repente.

Mirando su teléfono con prisa, los ojos de Seol Jihu se agrandaron.

—Date prisa si vas a venir. No hagas esperar a todo el mundo.

Quien le había enviado el mensaje era Kim Hannah.

"Huu..."

Mirando fijamente el mensaje, Seol Jihu inhaló profundamente y exhaló poco después.

"...Bien."

Entonces, se puso de pie en el centro de su habitación y levantó el papel con una mirada solemne.

Seol Jihu no dudó más.

En el momento en que sostuvo el papel con ambas manos...

¡Chwak!

Lo rompió por la mitad sin un momento de demora.