Reciente

domingo, 20 de septiembre de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 441

Capítulo 441. Con Una Lanza y Dos Piernas (6)


La sombra era Seol Jihu.

Uno podía notar a simple vista que estaba en mal estado.

Aunque estaba estropeado por la pelea anterior, se veía aún más grotesco ahora debido al rechazo de su cuerpo a la divinidad. Grietas que parecían telarañas cubrían la superficie de su piel.

Pero lo que le importaba a Seol Jihu era que su cuerpo seguía moviéndose. Salió del hoyo, disparado hacia la Reina Parásito como una bala.

La Reina Parásito comenzó a despertar su energía.

Había adivinado que a estas alturas, el enemigo habría descubierto su objetivo final. Como para probar que su teoría era correcta, la cara de Seol Jihu estaba llena de rabia mientras se precipitaba hacia ella.

Por supuesto, estaba enfadado. Había planeado luchar hasta la muerte y pretendía resucitar después, pero ese método acababa de quedar inutilizado.

Ahora sólo quedaba una cosa en la lista de los Parásitos: mirar a Seol Jihu luchar por última vez antes de que llegara a su fin.

Pero esto no significaba que pudieran bajar la guardia. Irónicamente, ahora el enemigo era más peligroso que nunca.

[¡Retrocedan! ¡Aléjense lo más posible!]

La Reina Parásito alertó a los Comandantes del Ejército que estaban a punto de intervenir.

[Me ocuparé de él.]

Mientras la Reina Parásito extendía su brazo frente a ella, Seol Jihu lanzó su lanza.

¡Thud!

El cuerpo de Seol Jihu se detuvo. Vio que su lanza se había detenido en el aire sin siquiera alcanzar el objetivo.

[No tengo obligación de luchar contra ti.]

Una voz calmada sonó.

[Todavía sigues intentándolo incluso en esa condición... Realmente eres un perro rabioso.]

[Supongo que te gustaría llevarte tantos como puedas antes de volver a la nada.]

La Reina Parásito abrió los dedos.

[Llevar a uno o dos Comandantes del Ejército contigo puede que no sea del todo imposible puesto que has aceptado mi energía, aunque a la fuerza.]

"¡Keuk...!"

[Pero, ¿Realmente pensaste que te dejaría hacer lo que quisieras?]

Ella había jugado todas las cartas que tenía en su mano. Su muerte era sólo cuestión de tiempo. No tenía motivos para luchar contra Seol Jihu con el riesgo de agotar aún más sus preciosos recursos.

[Te dije cuando rechazaste mi oferta, que lucharías como un perro y morirías como un perro.]

La Reina Parásito continuó, disfrutando de la mirada desafiante en los ojos de Seol Jihu.

[Bien, retuércete como un bicho hasta que mueras. No puedo esperar para observar la mirada en tu cara cuando caigas sin lograr nada.]

Una mueca de desprecio apareció en la comisura de su boca.

Seol Jihu frunció el ceño desafiante. Su mano izquierda, fuertemente sujetando su lanza, tembló de rabia.

[Esa divertida técnica que distorsiona la ley de causalidad... ¿Por qué no intentas eso conmigo? Aunque no puedo decirlo con seguridad, funcionará.]

Con un resoplido, la Reina Parásito estaba a punto de levantar su barbilla, cuando de repente...

¡Woooong!

...un haz de luz dorada salió de la Lanza de la Pureza.

La energía liberada por la lanza no era sólo un Qi de Espada normal. Era mucho más grande y mucho más densa, como si decenas de miles de Qi de Espada estuvieran condensados en uno.

Incluso mientras se burlaba, la Reina Parásito nunca bajó la guardia. Sin embargo, la repentina explosión de energía la tomó por sorpresa.

Demonio de la Lanza Nivel 8, Arte Secreto — Qi de Espada Reforzado.

El Qi de Espada Reforzado dorado atravesó la barrera invisible como si fuera un papel cortado por una tijera.

La Reina Parásito se dio la vuelta inmediatamente y liberó toda la energía que había reunido.

¡Kagagagak!

La energía liberada se estrelló contra el Qi Reforzado, desviando su curso. Al mismo tiempo, la Reina Parásito rápidamente dobló su ala izquierda sobre su cuerpo. Como resultado, la lanza no atacó su corazón, sino sólo el hueso de su ala izquierda.

Fue entonces cuando un fuerte presentimiento se apoderó de la Reina Parásito. Podía sentir la cicatriz en su cara palpitar. Extrañamente, había experimentado la misma sensación cuando fue derrotada en la Fortaleza Tigol.

Sintiéndose humillada de nuevo, la mano derecha de la Reina Parásito golpeó a Seol Jihu con gran fuerza.

¡Slap!

La sangre se esparció por todas partes, Seol Jihu salió volando una vez más por el poder de un golpe. Rodó por el suelo una docena de veces antes de detenerse finalmente.

Por un segundo, Seol Jihu se quedó completamente inmóvil como un cadáver, pero pronto alzó la cabeza y se levantó, apoyando su brazo izquierdo contra el suelo. La Reina Parásito estaba asombrada mientras observaba todo esto desde lejos.

'Usó mi divinidad sin siquiera absorberla completamente...'

No estaba equivocada. El maná de Seol Jihu estaba agotado, pero la divinidad que ella le había insertado permanecía, y había usado eso para elaborar el ataque anterior. No es de extrañar que se sintiera amenazada. Era su propia energía.

'Tenía razón'.

Había sido una sabia decisión de su parte instruir a los Comandantes del Ejército para que se mantuvieran al margen. Por lo menos cuatro de cinco de ellos no habrían podido evitar ese ataque, que podría haberles causado la muerte.

La Reina Parásito decidió enfrentarse a Seol Jihu de frente. La posibilidad de su derrota prácticamente no existía mientras permaneciera dentro de su propio territorio.

Pero, por supuesto, su oponente tenía un plan propio.

Seol Jihu rápidamente miró a su alrededor en busca de un nuevo objetivo. Pero actualmente, los Comandantes del Ejército se estaban alejando según la Reina Parásito había ordenado.

Fue entonces.

"¿Ah?"

"Quédate quieto."

De repente, Bondad Retorcida tomó a Sung Shihyun en sus brazos, se dio la vuelta, y rápidamente pasó volando por delante de Seol Jihu.

Seol Jihu no perdió esta oportunidad. Inmediatamente comenzó a perseguirlos. Los tres pronto se convirtieron en nada más que puntos distantes.

La velocidad de vuelo de Bondad Retorcida, impulsada por la magia de viento, era realmente muy rápida. Pero respaldado por la divinidad, Seol Jihu era aún más rápido.

Bondad Retorcida ignoró la protesta de Sung Shihyun y miró hacia atrás, por encima de su hombro. Seol Jihu casi los había alcanzado y sostenía su lanza sobre su cabeza.

Cuando vio eso, inmediatamente recitó el hechizo que había estado preparando todo el tiempo. Ambos Comandantes del Ejército desaparecieron antes de que la Lanza de la Pureza pudiera alcanzarlos.

Seol Jihu se detuvo y rápidamente miró a su alrededor.

Bondad Retorcida estaba flotando junto a la Reina Parásito con Sung Shihyun en sus brazos.

Parecía haber usado el hechizo de teletransportación segundos antes de que la lanza los alcanzara.

Dándose cuenta de que todos sus esfuerzos habían sido en vano, Seol Jihu tembló de rabia.

"Vete a la mierda... ¿Cómo te atreves a usarme como cebo...?"

Jadeando para respirar, Sung Shihyun murmuró con desprecio.

"Perdóname. No sé por qué, pero parecía que estaba detrás de ti."

Bondad Retorcida sonrió de forma desoladora.

"Y parece que tenía razón. ¿Ves esa mirada confusa en su cara?"

—¡Kuaaaaaaaak!

De repente, el rugido de furia de Seol Jihu resonó por todo el campo circundante.

"Cielos..."

En lugar de quejarse, una risa tonta escapó de la boca de Sung Shihyun. Se sintió complacido. Parecía una represalia por la paliza que Seol Jihu le había dado antes durante la pelea.

Y no es de extrañar que Seol Jihu estuviera enfadado. Su enemigo lo había engañado, forzándolo a perder su tiempo cuando no tenía mucho para empezar.

[¿Qué estás haciendo ahí?]

La Reina Parásito respondió al rugido.

[¿Por qué no vienes para que pueda castigarte de nuevo? ¿O prefieres jugar a la pelota con mis hijos?]

Su voz estaba llena de burla. La Reina Parásito comenzó a reunir su energía de nuevo mientras esperaba que el enemigo se moviera.

La Reina Parásito pensó que Seol Jihu vendría inmediatamente como antes, pero para su sorpresa, se quedó completamente quieto.

Sólo miraba a la Reina Parásito y a los cinco Comandantes del Ejército, con los ojos ardiendo de rabia, pero con los pies firmemente plantados en el suelo.

Se produjo un breve silencio.

[¿......?]

De repente, Seol Jihu hizo algo totalmente inesperado.

Se giró y comenzó a correr en la dirección opuesta.

[¡Oh!]

La Reina Parásita soltó una exclamación de sorpresa.

[¿Estás huyendo?]

Preguntó en un tono provocativo, pero Seol Jihu no se detuvo. Concentró su furia interior en huir. No le tomó mucho tiempo desaparecer completamente más allá del horizonte.

[Así que no quieres que juguemos contigo. ¡Qué patético orgullo tiene!]

La Reina Parásito resopló.

"¡Su Majestad!"

Sung Shihyun gritó apresuradamente.

"¿Lo estás dejando escapar?"

[Hmph...]

La Reina Parásito levantó su cabeza hacia el cielo. Lo que sea que haya visto debe haber sido una buena noticia, porque una sonrisa eufórica iluminó su rostro.

[Corriendo a través del desierto hasta que caiga y muera una miserable muerte solo... Suena como una muerte digna de un perro rabioso, ¿No estás de acuerdo?]

"No, no lo estoy."

Sung Shihyun sacudió su cabeza.

"Tenemos que capturarlo y matarlo."

[No, no permitiré eso.]

"¿Qué?"

[Nuestro plan tuvo éxito.]

La Reina Parásito respondió simplemente. Ella estaba enfatizando indirectamente que Sung Shihyun ya no tenía la misma autoridad que ella porque su misión había sido completada.

[Entiendo por qué quieres asegurarte de que está muerto, pero... lo viste.]

La reina continuó.

[Viste cómo no bajé la guardia cuando saltó de ese hoyo e intentó atravesarme el corazón.]

Sin embargo, la energía concentrada penetró fácilmente su barrera.

[Su poder entonces era más fuerte que el tuyo y el de la Comandante del Séptimo Ejército. Incluso me tomó por sorpresa.]

"Aún así."

[Ya renuncié al pedazo de la estela y gasté energía extra por el bien de esta misión. Si tengo que enfrentarme a él de nuevo, por supuesto que no perderé, pero mi divinidad sufrirá más daño.]

"Pero..."

[Y si por casualidad me veo obligada a gastar la energía que uso para suprimir el Juramento... eso pondrá una considerable restricción en lo que puedo hacer en el futuro.]

"......"

[Hay más. Como sabes, es engañoso. Tal vez quiere que lo sigas, sólo para poder capturarte.]

Sung Shihyun cerró su boca.

La Reina Parásitao tenía razón. Sintió la herida en su pecho palpitar. Si a esa técnica se le añadiera la divinidad desenfrenada... El simple hecho de pensarlo causó un escalofrío en su columna vertebral.

La Reina Parásito bajó la mirada. Cuando vio a Sung Shihyun mordiéndose el labio nerviosamente, puso una mano en la parte superior de su cabeza, y luego la retiró.

Ahora, mirando al cielo, Sung Shihyun abrió los ojos. La vista cambió y vio el universo. Y entonces...

"Ah."

Una luz parpadeó en los ojos de Sung Shihyun cuando vio la estrella en el centro de la esfera celestial.

[¿La viste?]

La Reina Parásito preguntó, y Sung Shihyun asintió. Ahora se veía mucho más tranquilo.

"...Eso no cambiará de repente, ¿Verdad?"

[La supernova es la más brillante de todas las estrellas, pero en realidad, su brillo es causado por una explosión que la estrella produce al final de su vida.]

La Reina Parásito quitó su mano de la cabeza de Sung Shihyun.

[La estrella explotada puede entonces convertirse en una nebulosa, una estrella de neutrones, o un agujero negro... Y la estrella ha hecho su elección. Es un destino elegido por la propia supernova. Por lo tanto, no cambiará.]

Dijo con una voz llena de confianza.

'La propia supernova...'

El rostro de Sung Shihyun se desplomó. De alguna manera esa frase le molestaba, pero rápidamente sacudió la cabeza. La persona que vio y experimentó no podría haber sido nadie más que Seol Jihu.

"...Lo entiendo."

[Bien.]

Viendo que Sung Shihyun estaba convencido, la Reina Parásito se dio vuelta.

[Por mucho que me gustaría elogiarle por el éxito de la misión, tu trabajo aún no ha terminado.]

Su siguiente objetivo era exterminar los insectos que invadían su territorio.


*


El Negro Seol Jihu huyó.

Desde que se dio la vuelta, había estado corriendo tan rápido como podía. Incluso bloqueó sus sentidos hasta el punto de que sus piernas empezaron a temblar. Tenía que alejarse lo más posible del enemigo, todo para prepararse para el futuro.

Antes de saltar del hoyo, Seol Jihu evaluó la situación con calma. No importaba la decisión que tomara, el hecho de que tuviera que arriesgar su vida no cambiaba. Pero incluso si elegía enfrentarse a la Reina Parásito, ¿Podría haber logrado resultados que correspondieran a sus esfuerzos?

'No', había pensando el Negro Seol Jihu. El enemigo no era estúpido. La Reina Parásito que conocía, tendía a tomar las decisiones más racionales bajo las circunstancias existentes. A veces podía actuar de forma sorprendentemente audaz, pero actuaba de forma segura la mayoría de las veces y sólo tomaba decisiones lógicas.

Esta vez también, la Reina Parásito había ordenado a los Comandantes del Ejército que se retiraran. Y luego levantó la guardia porque sabía que si se le acababa el tiempo, Seol Jihu moriría sin tener que seguir agotando sus recursos.

Si hubiera elegido luchar contra ella... Entonces podría haberla herido hasta cierto punto, pero de ninguna manera eso bastaba para que renunciara a su derecho de resucitar. Así que el Negro Seol Jihu eligió lo último, huir.

Usó el Qi de Espada Reforzado como una especie de provocación. Todo lo que la Reina Parásito hizo estaba dentro de sus expectativas. Y el Negro Seol Jihu sólo huyó después de fingir que luchaba para asegurarse de que el enemigo no sospechara que escapar era su objetivo desde el principio.

'No creo que me estén persiguiendo...'

El Negro Seol Jihu organizó sus pensamientos mientras corría.

Lo que había sucedido no podía deshacerse. El pasado no podía cambiarse, pero el futuro sí. Todo dependía de lo que hiciera de ahora en adelante.

Seol Jihu iba a morir pronto. Para regresar al Paraíso, necesitaba un deseo. El problema era que la Reina Parásita había dañado completamente el cuerpo de Seol Jihu. Tenía que arreglar este problema primero para que su resurrección valiera la pena.

Debe señalarse que el nivel de existencia de la Reina Parásito es más alto que el de los Siete Dioses. Y esta brecha entre ellos se había ensanchado aún más después de que ella devorara a la Deidad Principal.

La configuración de la resurrección creada por los Siete Pecados, devolvía a los Terrícolas al estado en el que se encontraban justo antes de su muerte.

Si la divinidad de la Reina Parásito hubiera sido la causa de su muerte, no se habría preocupado en absoluto. Podría morir y luego resucitar.

Pero la Reina Parásito era extremadamente meticulosa. Se había asegurado de que el ataque de los Comandantes del Ejército, y no su divinidad, fuera la causa principal de la muerte de Seol Jihu.

También aprovechó la laguna en la configuración de la resurrección para inyectarle la cantidad justa de divinidad, lo suficiente para no matarlo directamente.

Esto significaba que aunque resucitara, la divinidad de la reina permanecería dentro del cuerpo de Seol Jihu. Por lo tanto, necesitaría depender de los deseos para que su cuerpo volviera a la normalidad.

Pero el Negro Seol Jihu no podía decir exactamente cuántos necesitaría. En el peor de los casos, incluso dos no serían suficientes. Resucitar según las reglas establecidas por la ley de la causalidad, y borrar la divinidad de la Reina Parásito con el poder de los Siete Pecados era, después de todo, asuntos completamente diferentes.

'Probablemente podría conseguir uno. Pero si necesitara más que eso...'

Era poco realista asumir que Seol Jihu podía conseguir más de un deseo. Ni siquiera estaba seguro de poder conseguir uno.

Cuanto más pensaba el Negro Seol Jihu, más claro estaba que tenía que extinguir de alguna manera la energía extraña que vivía en su interior antes de morir. Incluso si no podía eliminarla por completo, tenía que reducirla tanto como pudiera antes de que el tiempo se acabara.

¡Crash!

El pensamiento de Seol Jihu continuó sin parar hasta que de repente se cayó y rodó sobre la superficie rugosa del suelo.

"Joder..."

Con su cara enterrada en el suelo, el Negro Seol Jihu pronunció un ligero insulto.

'Siento que he llegado muy lejos...'

Se las arregló para levantar la parte superior de su cuerpo y mirar detrás de su hombro.

Después de un breve momento de pensamiento...

'Probablemente debería empezar ahora. Puedo sentir que mi fuerza se está agotando...'

El Negro Seol Jihu extendió lentamente su brazo en el aire. Sacó una caja transparente de su bolsillo dimensional.

[Cuadrado Mágico de Armonía]

[...Debido a que la fórmula fue hecha con la inversión de las energías en mente, no se puede decir que sea perfecta. Pero a pesar de ser una fórmula imperfecta, si el usuario acepta el riesgo e intenta controlarla, podrá controlar 'temporalmente' las energías en conflicto.]

[* La energía del 'Mal Absoluto' está actualmente arrasando dentro del cristal. Se necesita mucho tiempo para que esta energía disminuya...]

El Negro Seol Jihu leyó la explicación cuidadosamente. Este cristal fue la razón por la que eligió lo último.

En el Camino del Alma, le había dicho repetidamente a Seol Jihu que nunca lo usara, pero...

'¿Quién hubiera sabido que terminaría aquí?'

El Negro Seol Jihu sonrió amargamente. Le hubiera gustado pensar un poco más, pero no había tiempo.

'Es curioso cómo toda mi vida es una apuesta'.

El Negro Seol Jihu se quejó brevemente consigo mismo antes de sentarse. Respiró profundamente y luego inyectó su maná en la caja.

¡Flash! El cuadrado mágico comenzó a emitir una luz brillante.

Seol Jihu cerró los ojos y se concentró en el flujo de energía. Pronto sintió que la energía del Cuadrado Mágico de Armonía, — el Mal Absoluto, la mezcla de toda la esencia de los siete pecados — fluía lentamente hacia él.

Concentró toda su atención en el proceso que se estaba llevando a cabo. A partir de ahora, incluso el más pequeño error podría transformarse en un punto de no retorno.

Con el uso del Cuadrado Mágico de Armonía, ahora había un total de tres energías dentro de Seol Jihu.

La esencia del relámpago, la divinidad de la Reina Parásito, y el Mal Absoluto.

El Negro Seol Jihu se sumergió en la contemplación.

No había duda en su mente de que si dejaba la divinidad y el Mal Absoluto por su cuenta, se unirían como uno solo y se convertirían en una fuerza completamente nueva.

Pero este frágil cuerpo nunca sería capaz de contener un poder tan enorme. Incluso ahora, estaba al borde del colapso, así que no resultaba difícil imaginar lo que sucedería si la divinidad se volvía más fuerte de lo que es ahora.

'No debería dejar que las dos fuerzas coexistan'.

Este acto se podía considerar como una  apuesta. El Negro Seol Jihu decidió proceder como lo había planeado originalmente, eligió la neutralización en lugar de la coexistencia.

Cuando el Negro Seol Jihu se decidió, inmediatamente activó su Método de Cultivación de Maná.

Demonio de la Lanza Nivel 8, Habilidad de Clase - Técnica de Maná de Flujo Inverso.

El Cuadrado Mágico del Harmonia obligaba a coexistir a dos energías en conflicto, y a través de las fuerzas de repulsión generadas por semejante acto, permitía a su usuario utilizar el maná de flujo inverso.

El Negro Seol Jihu planeaba usar su técnica en las dos energías además de la divinidad.

En otras palabras, estaba invirtiendo lo que ya se había invertido. Girar 180 grados dos veces seguidas, y terminar justo donde empezaste.

Sólo podía significar...

¡BOOM!

La parte superior del cuerpo del Negro Seol Jihu se balanceó de un lado a otro.

"¡Keuk!"

La sangre brotó de su nariz. Al principio, las dos energías parecían estar en armonía, pero la paz no duró mucho. Una de las dos energías comenzó a sacudirse violentamente contra la otra.

"¡Uaaargh...!"

Incluso cuando apenas aguantaba, el Negro Seol Jihu sabía instintivamente que su decisión había sido correcta.

En términos de cantidad, la divinidad de la reina era la más pequeña. Pero era la más densa y poderosa de todas las energías de su cuerpo. A pesar del feroz ataque del Mal Absoluto, que concentraba las siete oscuridades, ni siquiera se movió. Más bien, la divinidad se tragaba el mal cada vez que se acercaba.

El rostro de Seol Jihu se retorció lentamente hasta fruncir el ceño.

'¡Aunque he bloqueado mis sentidos...!'

Mientras sus circuitos y vasos sanguíneos se rompían, un dolor indescriptible se arremolinaba en su cuerpo como un tsunami. Su cuerpo comenzó a hincharse, y la sangre brotó de las heridas que aún no habían sanado.

De repente, un intenso mareo lo invadió. Le dolía la cabeza. Cuando las gotas de sudor comenzaron a caer por su cara, pensó que realmente podría morir por un sangrado excesivo.

'¡En mi vida pasada... esto no era nada...!'

El Negro Seol Jihu apretó los dientes. Había activado la Técnica de Maná de Flujo Inverso para ayudar a potenciar el Mal Absoluto luchando sin descanso contra la divinidad de la Reina Parásito.

'Sopórtalo...'

Un momento después, dos hilos de energía, uno blanco y otro negro, salieron del cuerpo de Seol Jihu como un huracán. Las hebras se entrelazaron en una espiral y comenzaron a rodear el cuerpo del cual provenían.

Se produjo un feroz tira y afloja. Cada vez que la luz y la oscuridad chocaban, se neutralizaban mutuamente y desaparecían. La mayoría de las dos energías se perdieron a medida que continuaba este ciclo, pero algunas pocas cantidades restantes fueron absorbidas de nuevo en el cuerpo de Seol Jihu.

¡Kwang! ¡Kwang! ¡Kwang!

Con el paso del tiempo, los enfrentamientos se intensificaron, y el rostro de Seol Jihu se volvió cada vez más pálido.

Y sin embargo, permaneció perfectamente quieto. Su petición había puesto a su único amigo en esta posición. Esto era lo menos que podía hacer por él.

Se concentró en continuar con la Técnica de Maná de Flujo Inverso por el mayor tiempo posible hasta que las dos energías finalmente disminuyeron.

"......"

El Negro Seol Jihu abrió lentamente sus ojos.

No había pasado ni una hora, pero parecía al menos diez años mayor.

Miró fijamente al frente aturdido antes de temblar de repente.

Se sentía vacío ahora que todo lo que lo había llenado había desaparecido.

"Ugh..."

Con un gruñido, se limpió la sangre que goteaba de su boca con el dorso de su mano. Sentía como si hubiera muerto una docena de veces y vuelto a la vida cada vez, sin exagerar.

'¿Funcionó...?'

No había forma de saberlo con seguridad. Lo único seguro era que el Cuadrado Mágico de Armonía tenía todos sus circuitos distorsionados.

No obstante, eso era mil veces mejor que mantener la divinidad de la Reina Parásito en él. Todas sus entrañas habían sido brutalmente masacradas, pero su cuerpo estaba hecho trizas mucho antes de que usara el cuadrado mágico. Debería alegrarse de haber logrado hacer algo antes de que fuera demasiado tarde.

'Hice todo lo que pude'.

Ahora el resto dependía de Seol Jihu y sus camaradas.

El Negro Seol Jihu dejó caer su cabeza con un suspiro. Se sentía ligero, como si se hubiera liberado de una pesada carga.

'...¿Debería acostarme ahora?'

De repente, el Negro Seol Jihu se rió a carcajadas. En contra de su deseo, su cuerpo se retorcía para levantarse.

'Está bien, está bien, lo entiendo'.

Se puso de pie tambaleándose y parpadeó de repente. Sólo ahora se dio cuenta de que un par de mensajes estaban flotando en el aire.

'Bueno... supongo que no es nada sorprendente considerando la cantidad de veces que me golpearon... Espera un minuto, ¿Qué viene después de EX...?'

El Negro Seol Jihu sonrió amargamente. Se apoyó en su lanza y dejó salir un largo aliento.

'Estoy tan cansado...'

No quería nada más que acostarse y cerrar los ojos. Pero el dueño de su cuerpo quería que se levantara y caminara.

'Eres realmente sorprendente'.

Parecía querer volver vivo sin importar lo que pasara.

'Bien. Vamos...'

El Negro Seol Jihu dio un paso adelante, usando su lanza como bastón.

Pero en poco tiempo, su conciencia comenzó a desvanecerse y su vista se volvió borrosa.

Miró hacia abajo, hacia su propio cuerpo con los ojos medio cerrados.

Sus labios se enroscaron en una débil sonrisa.

"Buen trabajo..."

Murmurando para sí mismo, caminó paso a paso hacia el horizonte.

"Lo hiciste bien..."

Caminó a través del campo cuyo nombre nadie conocía, con las piernas temblando.

"Realmente...."

Solo y desolado, caminó...

Con una lanza y dos piernas.