Reciente

domingo, 13 de septiembre de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 435

Capítulo 435. Pasado, Presente y Futuro (4)


El secreto del pasado fue finalmente revelado.

El rostro de Seol Jihu estaba lleno de confusión. Observó la visión e incluso la ventana de estado, pero aún así le resultaba difícil aceptar la verdad.

Como el Negro Seol Jihu, al final de su vida anterior Seo Yuhui negoció con Gula para entregar sus emociones a su pasado, en una escala mucho mayor que la de Seol Jihu.

Recordó que en varias ocasiones, había pensado que su afecto incondicional desde que se conocieron, era extraño.

Pero nunca imaginó que Seo Yuhui hubiera retornado también. Incluso ella le mintió sobre su edad. Era un año más joven que él, no más vieja.

Y pensar que la verdadera identidad de Baek Haeju era Yoo Seonhwa.

Seol Jihu se sintió mareado. Cerró los ojos con fuerza y bajó la cabeza. Su corazón se aceleró y su cuerpo ardía como un volcán.

Menos mal que había aprendido 'Espejo Claro, Agua Quieta', de lo contrario, habría explotado en este momento. Se dijo a sí mismo repetidamente que se calmara y se concentrara en el asunto en cuestión.

"Jihu..."

Entonces escuchó un susurro ahogado.

"Tú también lo tienes... ¿Cierto? Visión Futura..."

Seo Yuhui continuó con una voz débil.

"No quise engañarte."

Seol Jihu apenas abrió los ojos y levantó la cabeza.

"Iba a decírtelo."

Los labios de Seo Yuhui temblaban y parecía que estaba a punto de llorar.

"Iba a decírtelo todo cuando llegara el día que tú y yo hemos estado esperando..."

"......"

"Es verdad..."

Su voz seria también sonaba desesperada como si le rogara que le creyera.

Pero Seol Jihu no respondió. No podía.

Sus ojos, que momentáneamente habían recuperado la luz, se oscurecieron de nuevo mientras miraba fijamente a Seo Yuhui.

Y entonces...

¡FLASH!

Otra visión comenzó a desarrollarse.


*


La Reina Parásito estaba simplemente aturdida. Los músculos de su cara se ondulaban cada vez que llegaba un nuevo informe.

—¡El ejército de Humildad Desagradable se está retirando!

—¡El ejército estacionado en la cordillera Hiral ha sido aniquilado...!

—¡Castidad Vulgar perdió, y la Paciencia Explosiva falló su misión...!

—¡El ejército de Fantasmas Malvados ha sido parcialmente destruido, y el ejército entero de Hydras ha sido aniquilado...!

—¡El ataque de 'Bondad Retorcida' solo dañó nuestras propias fuerzas...!

—¡La Estrella de la Lujuria ha elegido participar en la guerra!

Mientras escuchaba los reportes de pérdidas que llegaban...

[¡Suficiente! ¡Suficiente!]

...la Reina Parásito entró en un ataque de rabia.

Aunque varía según la situación, la táctica más usada por los Parásitos consistía en aplastar a su enemigo con fuerza absoluta. Y esta táctica les había funcionado bien hasta ahora debido a la superioridad de sus tropas sobre el enemigo, tanto en número como en fuerza.

Pero actualmente, perdían en una lucha de pura fuerza, de la que se enorgullecían inmensamente. Y eso también, contra una sola persona.

Pensaba que el pescado estaba prácticamente atrapado, y el resto sería fácil porque habían acorralado a la presa.

Pero el enemigo estaba destruyendo a los Parásitos con una fuerza aún más abrumadora. Nunca se había sentido más humillada.

La Reina Parásito inclinó su cabeza hacia atrás y miró al cielo.

*Retumbar*

Hubo un terremoto de estrellas. El temblor de las estrellas acompañado de una gran explosión hizo que el cielo temblara violentamente.

En el centro del temblor, que era el centro de la esfera celestial, había una estrella que ardía más brillante que nunca. Su luz era tan intensa que brillaba sobre todo el Paraíso, tiñéndolo todo de hermosos colores.

[Ese bastardo...]

La Reina Parásito entrecerró los ojos. Un pequeño suspiro se escapó de sus labios.

El estímulo llamado Parásitos parecía haber llevado a la estrella a un frenesí, y estaba ardiendo furiosamente como si no hubiera un mañana.

Ella conocía bien la naturaleza de una supernova y esperaba que algo como esto sucediera, pero aún así, la intensidad de su reacción resultaba simplemente indignante.

[El Primer Comandante del Ejército tenía razón...]

Afortunadamente, ella escuchó el consejo de Sung Shihyun y no movió sus fuerzas apresuradamente.

La Reina Parásito se puso a pensar profundamente.

Siendo honesta, matarlo no sería difícil. Ni siquiera la Estrella Más Brillante sobreviviría, por ejemplo, si enviara a todos los Comandantes del Ejército juntos y les ordenara liberar a sus divinidades de inmediato.

El problema era que matarlo no bastaba.

Por supuesto, no había duda de que matarlo aunque fuese una vez sería un gran logro, pero todo sería inútil si regresara.

Así que los Parásitos tenían que inutilizar su cuerpo antes de matarlo para siempre, aprovechando el escenario de la resurrección de los Terrícolas.

Sung Shihyun tenía razón. Debían concentrarse en un objetivo y buscar la eficiencia sólo para ese objetivo.

Bondad Retorcida también tenía razón. En lugar de oprimir al enemigo con pura fuerza, necesitaban confiar en una planificación sistemática.

Entonces, claramente, la primera cosa que tenían que hacer en este punto era derribar al enemigo. La Reina Parásito concluyó y respiró profundamente con el puño cerrado.

[¡Escuchen!]

La voz decidida de la Reina Parásito viajó a través del complejo sistema de enlaces centrado en ella, alcanzando no sólo a los Comandantes del Ejército, sino también a los Parásitos regulares que eran simples soldados.

[Por la presente ordeno a todos los nidos que emigren cerca de la ruta de retirada del enemigo y que den a luz a sus crías.]

[Eso incluye Medusas, Temerators y Reginas. Viajen con los Nidos y comiencen el proceso de producción para formar una red inexpugnable!]

[¡Además!]

La voz digna continuó.

[El Primer Comandante del Ejército y la Séptima Comandante del Ejército estarán en el lugar designado.]

[El Segundo, Quinta y Sexta Comandantes del Ejército unirán sus fuerzas con las tropas restantes y dirigirán a los recién nacidos...]

La Reina Parásita extendió su brazo en dirección a Seol Jihu con un silbido.

[...y realicen un ataque gradual contra la Estrella Más Brillante!]

Con eso, toda la fuerza de los parásitos comenzó a correr hacia un humano.


*


Cuando Seol Jihu activó los Nueve Ojos que Miden el Futuro, notó que Seo Yuhui brillaba en tres colores diferentes.

Dorado, Amarillo, Azul.

Similar a Yun Seohui, cada uno de estos colores mostraba una visión diferente.

La visión que se desarrolló después del dorado fue la amarilla.

'Atención Requerida'.

El rostro de Seol Jihu, que al principio parecía aturdido, pronto se volvió pálido de miedo al abrir bien los ojos.

"No hay manera... No... ¿Cómo...?"

Seol Jihu tartamudeó conmocionado. Lo que sea que haya visto en su visión, debe haber sido impactante. Ni siquiera 'Espejo Claro, Agua Quieta' pudo calmarlo esta vez.

El siguiente fue el azul.

Al final de 'Elección del Destino', Seol Jihu pudo finalmente calmarse, aunque sólo un poco.

"J-Jihu."

Preocupada de que ella fuera la razón por la que la expresión de Seol Jihu seguía cambiando, Seo Yuhui parecía inquieta. Estaba a punto de dar un paso hacia Seol Jihu cuando de repente sus miradas se giraron hacia la izquierda.

Una energía siniestra en la distancia había sido detectada. Escucharon pasos y ruidos de golpes.

—Kiaaaa... Kiaaaa...

Los oídos de Seo Yuhui captaron el tenue eco de un grito triste, y emitió un gemido.

"Paciencia Explosiva...."

La Comandante del Quinto Ejército parecía haberlos encontrado finalmente.

"Jihu."

Seo Yuhui dijo con una voz nerviosa.

"Cumplí mi promesa. Así que... ¿Por favor?"

Después de un momento de silencio, Seol Jihu dio un profundo suspiro.

"...Bien. Ya que hemos llegado a esto..."

Todavía parecía un poco amargado, pero sin embargo asintió con la cabeza.

La expresión de Seo Yuhui se iluminó.

"Gracias."

"......"

"Te lo contaré todo cuando volvamos. Te lo contaré, aunque lleve días hacerlo. Así que salgamos de aquí vivos, juntos."

Seo Yuhui dijo con una expresión decidida en su rostro. Seol Jihu la miró fijamente, o mejor dicho, a su ventana de estado.

[5. Nivel de Cognición]
-Tierna (Dulce y gentil en su carácter.)
-Determinada
-Ambiciosa (Reclama, disfruta o codicia cosas que siente que le faltan.)

'Determinada...'

La segunda ranura del 'Nivel de Cognición' representaba su emoción actual.

[¡Sí! ¡Yo también me esforzaré!]

"Muy bien, he recuperado algo de mi energía. Seré capaz de mantener la otra forma por un tiempo."

Seol Jihu miró a Flone y al Pequeño Polluelo, ambos llenos de entusiasmo.

El sonido se acercaba cada vez más.

Apretó su mano sobre la Lanza de la Pureza y se giró hacia la dirección del ruido.

Seo Yuhui, ahora con una expresión muy relajada, se paró junto a Seol Jihu y se preparó para la batalla que estaba a punto de tener lugar.

De repente, Seol Jihu miró a Seo Yuhui.

"No sabía que eras un año más joven que yo."

"Vamos, ¿La edad es realmente tan importante?"

"Por supuesto que lo es."

"¿De verdad? ¿Debería llamarte Oppa, entonces?"

Seo Yuhui se rió y Seol Jihu sonrió.

"Ah, es cierto. Yuhui."

Seo Yuhui amplió sus ojos sorprendida cuando Seol Jihu de repente le habló casualmente.

"¿Puedes cubrir mi derecha mientras avanzo desde el centro?"

"¿Tu derecha?"

Seo Yuhui giró su cabeza hacia la derecha.

En ese momento, una extraña luz destelló en los ojos de Seol Jihu.

"Pero no veo nada."

Ella inclinó su cabeza mientras se volvía hacia Seol Jihu.

"Lo siento".

"¿Eh? ¿Qué estás...?"

Fue entonces cuando la mano de Seol Jihu se movió como un relámpago.

¡Tak!

El borde de su mano golpeó el costado del cuello de Seo Yuhui.

"Ah..."

Sus ojos se agrandaron mientras miraba a Seol Jihu. Una mirada de incredulidad apareció en su rostro antes de que sus ojos se cerraran completamente.

[Eh... ¿Eh? ¿Ehhhh?]

"¿Tú...? ¿Qué demonios estás haciendo?"

Las mandíbulas de Flone y el Pequeño Polluelo cayeron.

En medio de su conmoción, Seol Jihu agarró a Seo Yuhui mientras caía al suelo.

Puso una mano en su suave espalda y se mordió el labio inferior.

"¡Idiota! ¿¡Estás loco!?"

El Pequeño Polluelo gritó con ira. No se le ocurrió ninguna razón que pudiera justificar la acción de Seol Jihu. Aún tenían un largo camino por recorrer, y Seol Jihu acaba de noquear a una Sacerdote de Nivel 8, un cuarto de su grupo, segundos antes de una batalla decisiva.

Y ella no era una cualquiera. Había regresado sólo por él.

"¿Estás loco? ¿Lo estás? ¡Loco bastardo!"

El Pequeño Polluelo gritó a todo pulmón.

"No tuve otra opción."

Seol Jihu sacudió su cabeza con una expresión amarga.

"¡Vete a la mierda! ¿Qué quieres decir con que no tuviste elección?"

"El futuro de Yuhui... Lo vi...."

"¿Futuro? ¿De qué tonterías estás hablando?"

"...No. No lo permitiré."

La Pequeña Polluelo parecía sin palabras.

Seol Jihu apretó los dientes.

"No permitiré que eso le pase a Yuhui."

'Atención Requerida'. La visión amarilla mostró una cadena interminable de eventos horribles que no se atrevía a decir en voz alta.

En ella, Seo Yuhui no murió. En cambio, sufrió una horrible tortura que hacía que la muerte pareciera una bendición.

Al final de la visión, vio que se había convertido en una especie madre que daba a luz a los dioses, viviendo una vida miserable como esclava de los Parásitos y sin que se le permitiera morir.

Cuando vio el cuerpo de Seo Yuhui hinchado como un nido y su cara apenas reconocible sobre la superficie rugosa de su piel mientras lágrimas de agonía se deslizaban por sus mejillas, el impacto que experimentó fue como un puñetazo en el estómago.

Ella habría vivido si hubiera huido. Pero debido a que regresó, se formó un nuevo futuro, el de la 'Atención Requerida'.

Y no podía dejar que ese futuro sucediera. No para Seo Yuhui. Ella tenía que vivir.

Afortunadamente, sabía que había un futuro en el que ella sobrevivía. La visión azul que apareció después de la amarilla mostró a Seo Yuhui regresando a salvo a la ciudad.

|Hmm... Supongo que es cierto. Los otros Comandantes del Ejército los persiguen, pero sólo fingen distanciarse de ti.|

|Deberían ser capaces de volver con vida. Mientras no hagan nada estúpido, como pelearse a propósito con un Comandante del Ejército o volver para ayudarte.|

Humildad Desagradable había dicho la verdad. El objetivo de los Parásitos no era la estela. Siempre había sido él.

La Humildad Desagradable había dicho la verdad. El objetivo de los Parásitos no era la estela. Siempre había sido él.

Así que todavía había una forma de que sobreviviera. Sólo tenía que hacer que Seo Yuhui se marchara antes de que fuera demasiado tarde.

Pero sabía que no importaba cuánto lo intentara, las probabilidades de que Seo Yuhui hiciera eso, eran de cero. Ella misma dijo que moriría con él y no lo dejaría.

Cuando Seol Jihu vio la palabra 'Determinada' bajo su 'Nivel de Cognición', renunció a tratar de persuadirla. No había tiempo para discutir de todos modos.

Al final, le quedaba una opción: forzar la marcha de Seo Yuhui aunque fuese en contra de su voluntad.

Afortunadamente, Flone y el Pequeño Polluelo estaban aquí.

"Pequeño Polluelo, escúchame con atención. Tú también, Flone."

Seol Jihu miró al Pequeño Polluelo, que seguía gritando a todo pulmón.

"Llévate a Yuhui contigo y vete lo más lejos posible de este lugar. Si te encuentras con algún Parásito, ignóralo. No te pelees con ellos."

"¿Qué?"

"Flone. Si algo inesperado sucede, por favor protege a Yuhui con el Pequeño Polluelo. No dejes que vuelva a buscarme aunque se despierte a mitad de camino. ¿Sabes qué? Noquéala de nuevo si muestra algún signo de recuperar la conciencia. Hazlo hasta que llegues a la ciudad."

La voz de Seol Jihu sonaba baja pero aguda. Su expresión mostraba una determinación de acero como si no hubiera lugar para la objeción.

[Entonces... entonces, ¿Qué hay de ti?]

Flone preguntó en un tartamudeo.

"Tomaré una ruta diferente a la de ustedes tres."

Seol Jihu continuó con un suspiro.

"Entiendo que esto es confuso para ti. Pero no hay tiempo para explicaciones. Te lo contaré todo cuando nos veamos de nuevo."

"¡Loco bastardo! Los cuatro tenemos que combinar nuestros poderes, e incluso entonces, ¡Podría no bastar para derrotarlos! ¿Realmente crees que puedes hacer esto solo?"

El Pequeño Polluelo estalló de rabia con una voz ronca.

"¡Deja que la fantasma se la lleve! ¡Necesitas al menos un aliado! ¡Soy tu compañero!"

Pero Seol Jihu sacudió su cabeza.

En su visión, vio a Flone y al Pequeño Polluelo alrededor de Seo Yuhui. Con la ausencia de uno de ellos, todo el futuro podría cambiar.

Lo más importante, el hecho de que Sung Shihyun eligiera a Seo Yuhui como su primera miembro del harem lo molestaba.

"¿No puedes cumplir el último deseo de tu compañero?"

El Pequeño Polluelo trató de gritar algo, y luego se detuvo. Se dio cuenta a través de las palabras que eligió Seol Jihu que su compañero estaba listo para arriesgarse hasta la muerte.

Había elegido a Seo Yuhui por encima de su vida.

En ese momento, escucharon el largo grito de un Banshee.

Mientras discutían, los Parásitos se habían acercado lo suficiente para poder verlos.

Su tiempo se estaba acabando, y el Pequeño Polluelo tenía que tomar una decisión: cumplir con la petición o ignorarla.

"¡Keuaaaa! ¡Maldito tonto! ¡Nunca he conocido a un compañero como tú!"

Al darse cuenta de que era demasiado tarde para persuadir a Seol Jihu, el Pequeño Polluelo gruñó. Luego, se sacó una pluma roja y otra azul de su frente, lanzándoselas a su compañero.

¡Woooong!

La Lanza de la Pureza absorbió las dos plumas y comenzó a brillar.

[Técnica de la Lanza de Cuchilla Media Luna, Cuarto Arte Definitivo - Lanza Mental - ha sido despertado.]

[Técnica de la Lanza de Cuchilla Media Luna, Quinto Arte Definitivo - Ilimitado - ha sido despertado.]

Ante un peligro nunca antes visto, la Lanza de la Pureza despertó a su quinta etapa.

Aparte del primer jefe de la Casa del Rothschear, el primer dueño de la Lanza de la Pureza, Seol Jihu fue el primer compañero a quien el Espíritu Arcus había desbloqueado la quinta etapa de la lanza.

Seol Jihu miró la Lanza de la Pureza, rodeada de energía mística, con una expresión de ligera sorpresa en su rostro antes de mirar al Pequeño Polluelo.

"¿Qué hay de la Sexta y la Séptima?"

"¡Bribón desagradecido! ¡No puedo, aunque quiera! ¡Deberías haberme evolucionado hasta la etapa final antes de que todo esto ocurriera!"

El Pequeño Polluelo gritó enojado y luego agregó..

"Tú. Vuelve con vida pase lo que pase. Lo que acaba de pasar es un trato especial. Lo he permitido debido a las circunstancias actuales, pero eso no significa que hayas pasado la prueba. ¿Lo entiendes?"

Seol Jihu sonrió. Que hablara de pasar la prueba en estas circunstancias era absurdo. Sin embargo, Seol Jihu no era tan tonto como para ignorar los verdaderos sentimientos del Pequeño Polluelo.

"Está bien. Gracias."

Seol Jihu le guiñó un ojo a su compañero y agarró su lanza.

El Pequeño Polluelo le echó un vistazo a Flone. Todavía estaba en medio de un ataque de pánico.

"¡Maldita sea!"

Una luz brillante brotó del cuerpo del Pequeño Polluelo.

Seol Jihu puso el collar alrededor del cuello de Seo Yuhui y la puso encima del Pequeño Polluelo, ahora en forma de fénix.

La culpa se apoderó de su corazón mientras miraba su rostro, sombrío por la preocupación, aunque ella estaba inconsciente.

"Cuento contigo."

[...¡Maldita sea!]

El Pequeño Polluelo maldijo una vez más, agitando sus alas.

¡Flap! El fénix se elevó lentamente en el aire hasta que finalmente comenzó a volar en una dirección completamente diferente a la ruta de escape de Seol Jihu.

[Yo, no puedo...]

Pero Flone no se había ido todavía. Su mirada vacilaba entre Seol Jihu, que estaba parado frente a ella, y el fénix, que se alejaba cada vez más.

No se atrevía a marcharse. Porque si lo hacía, Seol Jihu se quedaría solo.

[¡Yo, yo quiero quedarme aquí!]

Pero no podía. Se necesitaba a Flone para hacer realidad la visión azul. Además, el Pequeño Polluelo no podía retener la forma de fénix por mucho tiempo. Tenían que turnarse para volar mientras protegían a Seo Yuhui.

[¡Me voy a quedar! ¡Estoy muerta de todos modos! ¡Así que está bien!]

Flone comenzó a suplicar demasiado tarde.

Estaba atada a su collar.

[¡No! ¡Me prometiste que estaríamos juntos para siempre!]

A medida que la distancia entre ella y el collar crecía, fue empujada a la fuerza hacia su morada.

[¡Malvado...!]

Seol Jihu agitó silenciosamente su mano a Flone mientras ella se alejaba, luchando.

Los dos pronto se convirtieron en simples puntos en el cielo.

Sólo entonces Seol Jihu giró la cabeza hacia adelante y se preparó para la batalla.

Se sintió aliviado de una gran preocupación. Todo lo que faltaba ahora era...

'Vamos'.

El par de ojos que miraban fijamente al Ejército de los Parásitos lentamente comenzaron a volverse carmesí.

Después de una breve pausa, Seol Jihu pisó fuertemente el suelo con gran fuerza y se precipitó hacia el enemigo con la boca bien abierta.

—¡Heuaaaaaaah!

Un rugido enloquecido sacudió el aire, su habilidad de despertar Berserk se había activado.

—¡Kiaaaaaaaaaa!

El chillido de Paciencia Explosiva le siguió.

¡FLASH!

Una luz gigante brilló sobre todo lo que había en los alrededores. Hubo gritos, relámpagos, maldiciones y supernovas, que hicieron temblar la tierra.

En medio de la agonía y de las estruendosas explosiones...

[¡Maldita sea!]

El Espíritu Arcus ignoró todo y agitó sus alas más rápido.

[¡Maldición, maldición, maldición, maldición!]

Gritaba más fuerte cada vez que escuchaba una explosión para obligarse a concentrarse en volar y no volver atrás.

Finalmente, cuando el ruido disminuyó, el Espíritu Arcus miró hacia atrás. Ahora estaba más tranquilo, pero aún podía sentir una pelea en la distancia.

[Maldita sea... eso...]

Habiendo sentido una brutal pelea, el rostro del Espíritu Arcus se sumió en la tristeza.