Reciente

viernes, 11 de septiembre de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 433

Capítulo 433. Pasado, Presente y Futuro (2)


Seo Yuhui pudo regresar a salvo gracias a Seol Jihu que abrió un camino entre las filas enemigas. Sin embargo, fue a costa de perder a Baek Haeju y a otros camaradas de confianza, dejándola como única sobreviviente.

Ella sólo descubrió la identidad del hombre después.

Que el nombre de su salvador no era otro que el infame 'Seol Jihu'.

Que 'Seol' no era el nombre del joven que había conocido hace varios años, sino su apellido.

Y que el joven sin importancia que una vez había sido usado como un simple escudo de carne, se había convertido en el Demonio de la Lanza que derrotó a un Comandante del Ejército de los Parásitos...

Seol Jihu escoltó a Seo Yuhui a la unidad de cuidados intensivos del Templo de Luxuria. Cuando Seo Yuhui lo buscó después de recuperarse de sus heridas y de la conmoción mental, Seol Jihu no se encontraba en ninguna parte. Se había ido sin decir nada tan pronto como cumplió su promesa.

Cuando intentó buscar a Seol Jihu por si acaso...

"¿Qué? ¿Por qué lo buscas? ¡Ese tipo es un loco, un lunático total! No sabe lo que es suficiente."

"Dicho esto, su habilidad con la lanza es asombrosa. Una vez lo vi arrasando en el campo de batalla. Nunca he visto a un hombre descrito más acertadamente como un demonio."

"Es un hombre de sangre fría. No pienses en ese individuo como un simple Terrícola."

"Es muy violento y cruel. El Demonio de la Lanza trata a todos los que le rodean como un enemigo. Debe haber una razón por la que no lo eligieron los Siete Pecados a pesar de sus capacidades."

Todos los que estaban alrededor de Seo Yuhui trataron de detenerla. Se preguntaban por qué estaba tratando de conocer a alguien que le había dado la espalda a la humanidad y usaba a sus aliados para sus objetivos.

A pesar de todo esto, Seo Yuhui no se rindió y se puso a buscarlo. Ella tampoco entendía por qué.

¿Por qué cada vez que pensaba en ese hombre, la lujuria que siempre la había atormentado se desvanecía como si nunca hubiera existido? ¿Y por qué su corazón se llenaba de emociones indescriptibles?

Ella encontraría la respuesta si lo encontrara.

Seol Jihu estaba en la Federación. Aunque era muy de noche, estaba entrenando en un bosque, lleno de árboles y arbustos. Estaba blandiendo su lanza con locura, como si no pudiera soportar vivir sin hacerlo.

Seo Yuhui estaba parada en la cima de la colina, observando en silencio a Seol Jihu sudando abundantemente, mientras daba estocadas y cortes con su lanza. Inmediatamente quiso bajar y hablar con él, pero por alguna razón, sentía fuertemente que no debía acercarse.

La noche pasó, y la mañana llegó. La lanza de Seol Jihu finalmente se detuvo cuando los rayos del amanecer se extendieron por el horizonte.

Seol Jihu, que hasta ese momento se había movido continuamente sin un segundo de descanso, dejó caer de repente su lanza.

Se quedó quieto como una estatua de piedra durante un largo rato antes de poner sus manos en un gran árbol y dejar caer su cabeza.

Y de su cara, empezaron a caer gotas plateadas.

Estaba llorando.

El aterrador hombre llamado el Demonio de la Lanza estaba llorando. Derramaba lágrimas mientras gritaba repetidamente el nombre de Baek Haeju y Yoo Seonhwa.

En ese instante, Seo Yuhui se dio cuenta de la fuente de las emociones inciertas que la rodeaban.

Todos los atributos que compartía de Luxuria desde que había sido nombrada Estrella de la Lujuria estaban causando una enorme onda dentro de ella.

La instaban a bajar rápidamente y a consolarlo.

Sí, ella actuaría de acuerdo a sus sentimientos.

Seo Yuhui ya se había levantado y estaba bajando la colina cuando se dio cuenta de lo que estaba haciendo. Se acercó a Seol Jihu, que estaba llorando en silencio y lentamente extendió sus manos.

Seol Jihu debió haber sentido su presencia porque se dio la vuelta mientras se limpiaba los ojos.

Era extraño. Siempre había rechazado el contacto con los demás, casi como si tuviera misofobia. Sin embargo, no dudó en limpiar las lágrimas de los ojos de Seol Jihu con sus manos. En vez de eso, sentía una fuerte sensación de anhelo y lástima.

"No llores."

Seo Yuhui habló en voz baja mientras limpiaba las lágrimas del silencioso y parpadeante Seol Jihu.

"La señorita Baek Haeju no está muerta. Aún no ha terminado."

"......"

"No es demasiado tarde. Podemos salvarla. Tú y yo, salvémosla juntos."

Un par de ojos brillantes la miraron.

Un momento después, Seol Jihu dio unos pasos atrás. Se limpió los ojos con el dorso de la mano y resopló antes de asentir.

"...Sí."

Y habló.

"Gracias."

Seo Yuhui sonrió suavemente cuando vio que los ojos de Seol Jihu recuperaban su luz.


*


Fue el comienzo de una extraña asociación.

Cuando comenzaron a viajar juntos, Seo Yuhui gradualmente aprendió más sobre la persona llamada Seol Jihu.

Se enteró de que Seol Jihu era un año mayor que ella, que tenía una personalidad brusca pero era sorprendentemente cuidadoso, que el ramen que cocinaba ocasionalmente era absolutamente sensacional, y otras cosas más.

Pero lo que más la sorprendía era la cantidad de tiempo que pasaba entrenando.

Podría decirse sin la más mínima exageración que la totalidad de la vida diaria de Seol Jihu estaba compuesta de entrenamiento. Entrenaba mientras caminaba, comía e incluso mientras dormía.

Una vez, de repente escuchó un estruendo en medio de la noche, y cuando salió a toda prisa a mirar, una enorme roca estaba en el lugar donde Seol Jihu había estado durmiendo. Se quedó atónita cuando vio a Seol Jihu atando la roca a un árbol antes de volver a dormir bajo ella.

"¿Por qué... por qué estás haciendo eso?"

"...¿Eh? Ah, estoy tratando de elevar el rango de mi habilidad de Intuición."

"Aún así, no es eso un poco..."

"Mi talento no es tan bueno. Necesito trabajar duro para que cierta persona no se preocupe por mí."

Seol Jihu sonrió amargamente.

"Bueno, no es que tenga a alguien que se preocupe por mí de nuevo..."

Seo Yuhui miró al atormentado Seol Jihu con una mirada conflictiva.

En el pasado, cuando ella le dijo que volviera durante su primer encuentro, lo hizo para evitar que Baek Haeju se preocupara. Sin embargo, Seol Jihu había tomado sus palabras de manera diferente.

Se había entrenado con la determinación de morir para que ella no tuviera que preocuparse por él. Desde entonces hasta ahora.

Eso demostraba lo sincero que era Seol Jihu con respecto a Baek Haeju.

Sólo por eso, ella podía decir que Seol Jihu no era una mala persona.

Sin embargo, la forma en que Seo Yuhui lo veía y la forma en que el público lo veía iban en dos direcciones completamente diferentes.

No es que no entendiera la razón de su creciente infamia.

Seol Jihu a menudo se excedía hasta el extremo. No le importaban los medios que usaba para lograr sus objetivos.

La gente hablaba mal de él. Lo llamaban un bastardo egocéntrico que no sabía cómo cooperar con los demás, un codicioso sinvergüenza cegado por los puntos de contribución, y un loco enloquecido por la guerra.

Sin embargo, Seo Yuhui no podía hablar mal de Seol Jihu. Porque sabía por qué Seol Jihu se comportaba de esa manera.

Sobre todo, Seo Yuhui confiaba en sus ojos. Incluso cuando se trataba de asuntos que no estaban relacionados con Baek Haeju, Seol Jihu era un hombre muy normal y honorable.

La gente que la rodeaba siempre le decía que tuviera cuidado, pero no necesitaban preocuparse. Era porque Seol Jihu mantenía una distancia por sí mismo.

Ella no sabía si se debía a que Seol Jihu consideraba su identidad como la Estrella de la Lujuria. Pero prestaba mucha atención en evitar el contacto con ella, a diferencia de cierta persona que siempre bromeaba sobre tocarle los pechos.

Tampoco hablaba más de lo necesario. Su mirada perdida en ocasiones, le demostraba que su mente estaba ocupada, siempre pensando en Baek Haeju.

En primer lugar, Seol Jihu no pensaba en Seo Yuhui como algo más que una ayudante. Y cada vez que se sentía de esa manera, Seo Yuhui se ponía un poco envidiosa de Baek Haeju.

Un día, Seo Yuhui, aburrido de su silencio, le hizo una pregunta a Seol Jihu.

"¿Qué es memista?"

Seol Jihu, que estaba a punto de meditar después de sentarse con las piernas cruzadas, se estremeció.

"¿Cómo te enteraste de ese apodo...?"

"Recuerdo que Haeju lo dijo una vez."

"¿En serio?"

Seol Jihu estaba encantado.

"Tampoco estoy seguro de lo que significa, pero es un apodo cariñoso que Haeju me hizo. Ella me ha llamado 'memista' todo el tiempo..."

Una sonrisa floreció en su rostro.

'Así que puede hacer una expresión como esa. Sabe cómo sonreír...' Seo Yuhui pensó para sí misma mientras asentía.

"Debes amar de verdad a la señorita Baek Haeju."

Dijo mientras apoyaba suavemente su cabeza en sus rodillas.

"En lugar de amar..."

Seol Jihu sonrió mientras echaba la cabeza hacia atrás y miraba al cielo.

"Hay algo que tengo que decirle... algo por lo que tengo que disculparme con ella."

Viendo los ojos solitarios que reflejaban la luz de las estrellas del cielo nocturno, Seo Yuhui inconscientemente respondió.

"No sé lo que pasó entre ustedes dos... pero ¿No cambiará de opinión la Señorita Baek Haeju si se entera de lo mucho que lo estás intentando?"

La cara de Seol Jihu se derrumbó en un instante. Seo Yuhui añadió cuidadosamente, en caso de que cometiera un error.

"Seguro que lo habría hecho... si fuera ella."

Seol Jihu se quedó en silencio durante mucho tiempo. Después de un rato, respondió con un corto, "Ya veo", antes de cerrar los ojos.

Seo Yuhui sonrió amargamente mientras miraba a Seol Jihu, quien comenzó a meditar. Luego pensó para sí misma, 'Nunca he visto a alguien que tenga un muro de hierro más fuerte que el mío'.


*


Seol Jihu era definitivamente una persona fuerte. Sin embargo, también era frágil a veces, como si pudiera romperse en cualquier momento.

Seo Yuhui no podía dejar a Seol Jihu solo y se dedicó a cuidarlo mientras lo acompañaba.

Por otro lado, ella confiaba y dependía de él. Era un compañero de confianza y un guerrero más fuerte que cualquiera. Permanecer a su lado ayudaba a calmar su cuerpo y su mente.

Los dos compartían una relación de confianza mutua.

Era divertido. La situación en el Paraíso empeoraba cada día, pero Seo Yuhui irónicamente se sentía en paz.

Sentía una inexplicable sensación de satisfacción durante los momentos en que se apoyaban el uno en el otro y cuando se apoyaba en su espalda mientras caminaban juntos hacia adelante, paso a paso.

Fue uno de sus pocos momentos de felicidad en el Paraíso.

Sin embargo, esos momentos no duraron mucho.

Su separación llegó abruptamente.


*


"Hay un lugar al que tengo que ir."

Un día, Seol Jihu se despidió repentinamente después de conocer a una Maga conocida como la última esperanza de la humanidad.

"Iré contigo."

"No. Es un lugar al que debo ir solo."

Seol Jihu sacudió su cabeza.

"Haeju me pidió que te mantuviera a salvo. No puedo protegerte en ese lugar, lo que significa que estaré rompiendo mi promesa con ella."

"No me importa."

"Pero a mí sí."

Seol Jihu se quedó quieto por un momento antes de hablar con voz calmada.

"Estoy preocupado."

"...¿Eh?"

"Lo dijiste una vez antes. Que necesito pensar en cómo no hacer que los demás se preocupen antes de preocuparme por ellos."

Seo Yuhui, sin darse cuenta, cerró la boca. Seol Jihu buscó a tientas algo en su bolsillo.

"En cualquier caso, no es mucho comparado con la ayuda que me has dado todo este tiempo, pero..."

Lo que sacó de su bolsillo fue una pequeña y brillante esfera.

"Esta es la divinidad que obtuve después de matar a Caridad Aborrecible."

"¿Por qué estás..."

"Si de alguna manera puedo salvarla en el futuro, ¿Puedo pedirte que cuides de Haeju en la Tierra?"

Seol Jihu continuó sin esperar una respuesta.

"Y aunque no sea por mi petición... me gustaría que regresaras a la Tierra antes de que sea demasiado tarde."

El corazón de Seo Yuhui se derrumbó.

Sabía con certeza que la situación actual de la humanidad era irremediablemente desventajosa. En otras palabras, le estaba diciendo que escapara.

Seol Jihu le entregó la divinidad a ella. Seo Yuhui trató de negarse, pero se la dio a la fuerza. Entonces, retrocedió unos cuantos pasos.

"Planeo cumplir con el acuerdo que hice con Eun Yuri. Una vez que me vaya, podría no ser capaz de volver... No, es muy probable que ese sea el caso."

Se negaba a llevar a Seo Yuhui porque era demasiado peligroso.

"Dejaré a Haeju a tu cuidado. Lamento repetir esto, pero eres la única persona en la que puedo confiar."

Quería que ella siguiera viviendo y evitar que se viera envuelta en un peligro mayor.

"También... gracias por todo hasta ahora."

Seol Jihu se inclinó. Luego, desapareció inmediatamente después de dar la vuelta a su cuerpo.

"¡Espera!"

Seo Yuhui reaccionó un momento después, pero Seol Jihu no se encontraba en ninguna parte.

Realmente se había ido.

Su mano extendida sin rumbo tocaba el lugar donde Seol Jihu acababa de estar parado.

Pero todo lo que podía agarrar era el aire.

"......"

El aire frío pasó por sus mejillas.

Seo Yuhui se quedó aturdida por un largo tiempo antes de que su expresión comenzara a decaer.

"Ah..."

Sus ojos se volvieron borrosos.

"Ah... Ah..."

No había tenido la oportunidad de decir nada.

Un torrente de lágrimas llenas de dolor descendieron por sus mejillas y mojaron sus labios temblorosos.


*


Seol Jihu se había ido.

Seo Yuhui no tenía forma de saber lo que había pasado después. Sin embargo, sabía que había sido un fracaso, no un éxito.

Los Parásitos invadieron la Fortaleza Tigol sin reservas y, finalmente, lograron capturarla. Incapaz de proteger el Árbol del Mundo, que representaba su último bastión, la Federación se derrumbó rápidamente.

Tan pronto como la Federación colapsó, los Parásitos dirigieron sus armas hacia la humanidad.

Y la humanidad, que hasta entonces había estado envuelta en un conflicto interno, se derrumbó con demasiada facilidad.

Con Eva como punto de partida, otras ciudades empezaron a caer, una por una.

Finalmente, la humanidad entró en razón e intentó luchar con la capital como base, pero Scheherazade también terminó siendo capturada fácilmente.

No hubo otro resultado, porque el obispo del Templo de Luxuria, Roberto Servillo, desertó y guió a los traidores para ayudar a los Parásitos desde el interior. Al final, la única ciudad que quedó en pie fue Nur.

Con Eun Yuri y Odelette Delphine como centro, la humanidad unió fuerzas con los remanentes de la Federación para prepararse para su última batalla.

No hubo noticias de Seol Jihu, pero ella no quería pensar que había muerto. Se hablaba en las calles de que había aparecido en Scheherazade.

Sabía que aparecería en el campo de batalla mientras estuviera vivo.

Así que, Seo Yuhui se dirigió a Nur.

Entonces, al final, la guerra final estalló.


*


Un viento sombrío sopló en la zona.

Un desagradable hedor a cenizas, cadáveres y todo tipo de olores desagradables cubrían el terreno baldío.

Una mujer estaba buscando algo desesperadamente en el campo de batalla después de que la guerra terminara.

Seo Yuhui no estaba ilesa, pero no detuvo sus pasos. Escudriñó frenéticamente el área y examinó los cadáveres en el campo de batalla.

¿Cuánto tiempo pasó?

Cuando los rayos del sol poniente se hicieron más fuertes, Seo Yuhui sintió de repente un aura oscura.

Era una sensación familiar.

Gula de los Siete Pecados había descendido al campo de batalla.

Seo Yuhui inconscientemente dirigió sus pasos hacia el lugar.

Y al final, encontró a Seol Jihu. No, en realidad se trataba de un cuerpo que se suponía que era el de Seol Jihu.

Frente a la brillante oscuridad...

Junto a una mujer de cabello rosado con una armadura ligera...

Se podía ver un trozo de carne en un charco de sangre.

No lo habría reconocido si no fuera por la familiar armadura y la lanza.

"......"

Quería decir algo, pero no podía. En cambio, las lágrimas llenaron rápidamente sus ojos.

Con manos temblorosas, Seo Yuhui tomó la mejilla del hombre con la cabeza baja.

La piel se sentía fría mientras su calor corporal desaparecía. Por no mencionar la vitalidad, ni siquiera su alma podía sentirse.

No importaba cuántas veces lo acariciara, Seol Jihu no mostraba ninguna respuesta.

"Hic."

En el momento en que lo confirmó, sus emociones reprimidas se liberaron. Las lágrimas fluyeron sin pausa mientras Seo Yuhui lloraba en silencio.

Al final, las cosas terminaron de esa manera.

|Hay algo que tengo que decirle... algo por lo que tengo que disculparme con ella.|

Se había esforzado tanto.

Pero sin poder cumplir su deseo, luchó como un perro y murió como un perro.

"¡Oh, Gula!"

Seo Yuhui gritó después de llorar hasta que sus lágrimas se secaron.

"Sálvalo. Por favor... Por favor sálvalo... Usaré un deseo divino..."

[No puedo aceptar ese deseo.]

La voz de Gula sonó.

[Ese niño no quería revivir.]

[Se arrepentía de todo y, al final de su desesperación, quería volver a empezar.]

Seo Yuhui frunció el ceño.

[Esto puede considerarse una coincidencia.]

[Con sólo sus puntos de contribución, habría sido imposible enviar de vuelta incluso sus emociones. Pero, fue posible a través de un Juramento Real.]

[Como resultado, el deseo del niño ha sido concedido.]

[Y como tu deseo va en contra de la voluntad de este niño, no puedo aceptarlo.]

La mirada de Seo Yuhui se detuvo momentáneamente en la mujer de cabello rosado.

Seol Jihu esperaba volver a empezar. En ese caso...

Después de una larga pausa, sus ojos empezaron a brillar como si hubiera tomado una decisión.

[¿Qué harás?]

De hecho, ella ni siquiera necesitaba hablar en voz alta. Gula podía leer su mente, y Seo Yuhui le había dado una respuesta en su corazón.

Las ofrendas se esparcieron en el aire mientras Seo Yuhui extendía su brazo. Incluso ofreció el artefacto sagrado que tanto apreciaba. La divinidad que Seol Jihu le había dado también estaba incluida. No había necesidad de conservarlos puesto que todo había terminado.

"Envíame de vuelta también."

Seo Yuhui habló con un rostro de determinación.

"Lo mismo que este hombre deseaba."

Gula habló después de revisar las ofrendas.

[Si es tanto... el nivel de emociones que puede ser transportado debe ser más alto que el de mi hijo.]

[Pero eso no cambiará el hecho de que sólo serán emociones fragmentadas.]

Gula preguntó de nuevo para confirmarlo con ella.

[Tu deseo se cumplirá en forma de un sueño fugaz.]

[Puede que no sea tratado como un sueño significativo y puede que incluso sea apartado como una pesadilla de una sola noche.]

[¿Aún está bien?]

Seo Yuhui respondió sin dudarlo.

"Sí."

[Bien.]

Gula no la hizo esperar más tiempo.

De hecho, Gula sabía desde hace tiempo que Seo Yuhui vendría a este lugar y pediría el mismo deseo que Seol Jihu.

[Acércate, Hija de Luxuria.]

En la oscuridad, floreció un fragmento azul que se elevó en el aire.

El mundo que veía Seo Yuhui comenzó a girar cuando algo se estrelló sobre ella como un tsunami.

[No puedo esperar hasta encontrarme con ustedes dos de nuevo.]

Gula se rió mientras levantaba la voz.

Y así.

¡Woong!

Un pequeño ruido sonó repentinamente cuando se creó una onda en el vacío.

Un fragmento que brillaba de color azul, descendió suavemente sobre la frente de la dormida Seo Yuhui como un beso.

Cuando el fragmento se introdujo en ella, la cara de Seo Yuhui tembló.

Un momento después.

"¡Heuk!"

Seo Yuhui se despertó con un grito.