Reciente

domingo, 6 de septiembre de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 428

Capítulo 428. Supernova (2)


Seol Jihu había escuchado algo hace mucho tiempo cuando era un Terrícola de bajo nivel que sólo podía soñar con convertirse en un Alto Ranker

|En ese caso, permíteme hacerte una pregunta.|

|La guerra es una bestia muy diferente a las expediciones. Como estratega, arriesgas cientos y miles de vidas si hablamos de una escala pequeña. Por otra parte, cientos de miles, incluso millones, si hablamos de un conflicto de mayor escala. ¿Estás ofreciendo esta estrategia, plenamente consciente de las implicaciones?|

Lo que llenaba la cabeza y el corazón de Seol Jihu en este desastroso momento crucial no era el nerviosismo o la sensación de crisis.

Curiosamente, era la culpa.

Se sentía arrepentido porque había sido quien había ideado este plan.

Quería compensarlo de alguna manera, incluso si tenía que renunciar a su vida.

Si iba a morir de todos modos, quería convertirse en el cordero de sacrificio que ayudaría a sus camaradas a escapar.

Sin embargo, sabía que no podía hacerlo.

El punto del plan de escape de Philip Muller consistía en separar las fuerzas de los parásitos.

Si causaba una escena y hacía que el enemigo se diera cuenta de que no tenía la estela, se centrarían en perseguir a los otros grupos. Por lo tanto, les habría causado daño.

Además, recordó cómo Phi Sora le dijo que no llamara la atención del enemigo de forma estúpida. Seguramente lo había dicho porque estaba preocupada, habiendo experimentado algo similar durante su época como líder de un equipo de la Rosa Blanca y sabiendo cómo debía sentirse en ese momento.

Al final, sólo tenía que correr.

Era la única forma en que podía ayudar a sus camaradas a sobrevivir.

Seol Jihu dio un largo suspiro.

Abrió lentamente los ojos y miró a la oscura tierra.

Luego...

"...Supongo que no tengo elección."

Finalmente fortaleció su determinación.

Huir con todas sus fuerzas y vivir.

Por lo tanto, no dejaría nada en reserva.

Ahora era el momento de usar lo que había ahorrado hasta ahora.

[Ventana de Estado]
[3. Nivel físico]
Fuerza: Alto (Bajo)
Resistencia: Intermedio (Alto)
Agilidad: Alto (Bajo)
Estamina: Alto (Bajo)
Maná: Alto (Alto)
Suerte: Intermedio (Intermedio)
Puntos de Habilidad Restantes: 19

La mano de Seol Jihu se movió hacia su ventana de estado.

[Usaste 3 Puntos de Habilidad.]
[Tu estado de Resistencia aumenta de Intermedio (Alto) a Alto (Bajo).]

[Usaste 4 Puntos de Habilidad.]
[Tu estado de Maná aumenta de Alto (Alto) a Pináculo.]

El movimiento rápido de los dedos de Seol Jihu se detuvo. Sabía cómo maximizar la eficiencia de los Puntos de Habilidad y los Elixires Divinos, puesto que había contemplado usarlos varias veces en el pasado.

Pero tenía que elegir entre Fuerza, Resistencia y Agilidad para superar el rango Pináculo.

Lógicamente hablando, elegir la Resistencia parecía la elección correcta debido a que podría soportar los ataques por más tiempo, ayundando a aumentar sus posibilidades de supervivencia.

La Agilidad tampoco sería una mala elección, porque el plan de escape se centraba en la velocidad.

Sin embargo, Seol Jihu tenía otros pensamientos.

No podía negar que la Resistencia y la Agilidad eran importantes, pero si lo enfocaba de una manera diferente la decisión cambiaba.

Incluso si podía durar más tiempo, ¿Podría escapar soportando una paliza más fuerte?

Lo mismo ocurría con la Agilidad. No podía correr día y noche. Habría un momento en el que tendría que luchar contra los Parásitos.

Había un dicho, la mejor defensa es una buena ofensiva.

Así que, en lugar de convertirse en un escudo de carne más resistente o de huir como una rata acorralada, necesitaba poder, el poder de hacer un avance frontal cuando se encontraba con un oponente del que no podía huir.

Y así...

[Usaste 10 Puntos de Habilidad.]
[Tu estado de fuerza aumenta de Alto (Bajo) a Pináculo.]

Seol Jihu invirtió en la Fuerza sin dudarlo.

Con esto, sólo le quedaban dos Puntos de Habilidad. No podía usarlos para aumentar cualquier estado aunque quisiera.

Seol Jihu dejó escapar un corto suspiro.

'Espero estar haciendo lo correcto...'

No estaba despreocupado, pero la suerte estaba echada. Lo único que quedaba por hacer era consumir los artículos de la bolsa.

"¿Cuánto tiempo nos vas a hacer...?"

El Pequeño Polluelo, que esperaba ansiosamente, parpadeó.

Crunch, crunch. Seol Jihu estaba sacando cinco píldoras de color y comiéndolas una por una.

'Esas son...'

Elixires Divinos.

El Pequeño Polluelo sabía de los Elixires Divinos porque había escuchado a Seol Jihu y a Jang Maldong hablando de ellos ocasionalmente.

Seol Jihu los había comprado en la Zona Neutral y los había guardado para cuando su nivel físico llegara al límite. Parecía que había llegado el momento de usarlos.

[Tu estado de Fuerza excede el límite humano.]
[Tu estado de Resistencia aumenta de Alto (Bajo) a Pináculo.]
[Tu estado de Agilidad aumenta de Alto (Bajo) a Pináculo.]

Después de tomar los Elixires Divinos para la Fuerza, la Resistencia y la Agilidad...

[Tu estado de Estamina excede el límite humano.]

Tomó dos Elixires Divinos de Estamina.

[Tu estado de Maná excede el límite humano.]

Cuando consumió el Elixir Divino de Maná, Pequeño Polluelo pudo notar el cambio.

La energía de Seol Jihu, se expandió como un vasto océano sin fin.

El Pequeño Polluelo había servido a muchos maestros hasta ahora, pero nunca había visto a un humano que emitiera una energía tan ridícula. De hecho, resultaba difícil considerarlo como un humano.

[Tu estado de la Suerte aumenta de Intermedio (Intermedio) a Alto (Bajo).]

Seol Jihu terminó tomando la última píldora, el Elixir Divino de la Suerte.

Entonces...

[Ventana de Estado]
[3. Nivel físico]
Fuerza: EX
Resistencia: Pináculo
Agilidad: Pináculo
Estamina: EX
Maná: EX
Suerte: Alto (Bajo)
Puntos de Habilidad Restantes: 2

A partir de este momento, el nivel físico de Seol Jihu superaba con creces lo que el Negro Seol Jihu había logrado. Sólo la Agilidad y la Resistencia estaban al mismo nivel. En términos de puntos, la diferencia equivalía a 59 Puntos de Habilidad.

"Tú..."

El Pequeño Polluelo dijo.

"¿Qué?"

Seol Jihu sonrió mientras miraba a un lado.

"¿Qué piensas?"

Mientras preguntaba de forma sugerente, el Pequeño Polluelo bajó la cabeza y miró fijamente a Seol Jihu con una cara seria. Luego murmuró en voz baja.

"Sólo basándome en la energía que estás emitiendo... estará bien incluso si desbloqueo la quinta... no, la sexta etapa."

"Sólo basado en mi energía, eh."

Seol Jihu sonrió levemente. Había reforzado su determinación para lo que estaba por venir. Gastó un poco de tiempo usando sus Puntos de Habilidad y consumiendo los Elixires Divinos.

Había llegado el momento de irse.

"Bien, ¿Estás listo?"

Seol Jihu comenzó a correr.

[¿Eh? ¿Estás seguro? Pensé que íbamos a volar.]

"Está bien."

Seol Jihu podía escuchar la voz de Flone detrás de él, pero sacudió la cabeza.

"Creo que será más rápido si corro."

Conocía el estado de su cuerpo mejor que nadie.

Podía sentir sus músculos rebosantes de una tremenda fuerza que parecía lista para estallar y elevarse al cielo como un dragón ascendente.

Podía sentir que su piel y sus órganos se habían vuelto más elásticos como si sus células se hubieran unido minuciosamente para formar vínculos más estrechos.

Su cuerpo se había vuelto extremadamente ligero, tanto que creía que podía volar, y una infinita vitalidad que le hacía sentir que podía luchar para siempre surgía de su cuerpo.

Y luego estaba el maná.

Seol Jihu examinó el cambio en su cuerpo.

Su maná, que siempre había fluido a través del circuito alrededor de su dantian y su corazón, destrozó su camino. Después de deshacerse del circuito por sí mismo, hizo de todo el cuerpo de Seol Jihu su hogar.

Dejando a un lado el aumento exponencial de la densidad y la cantidad, la sensación de convertirse en uno con el maná hizo que Seol Jihu se sintiera un inexplicable apogeo.

Preguntándose cuán poderoso se había vuelto, Seol Jihu despertó su maná ligeramente y aumentó su velocidad.

El resultado fue inmediato.

¡Swooooosh!

"¡Uwuuuuuh!"

El Pequeño Polluelo gritó sorprendido cuando una repentina ráfaga de viento golpeó su cara.

[¡Es...espérame!]

Y Flone voló rápidamente tras Seol Jihu desde la distancia.

'¡Realmente podría ser capaz de escapar...!'

Un agudo destello apareció en los ojos de Seol Jihu.

Después de hacer que Flone volviera a su collar, puso más fuerza en sus piernas.

Pronto, una tormenta que esparcía briznas de viento comenzó a cruzar la tierra.

Al final, las cortinas se levantaron para un gran escape.


*


Después de unos diez minutos, Seol Jihu vio una ola que parecía aguas residuales negras. Evidentemente eran los Parásitos.

Todavía había algo de distancia entre ellos. Seol Jihu esperaba encontrarse con ellos en una o dos horas, pero llegaron mucho más rápido de lo que había previsto.

'¿Debería abrirme paso? ¿O debería ignorarlos y tomar otro camino?'

Por supuesto, había aumentado su estado de Fuerza hasta el rango EX con el propósito de atravesar directamente al enemigo, pero eso pensando en los Comandantes del Ejército.

Aunque Seol Jihu se había vuelto incomparablemente más fuerte que antes, al menos dos Comandantes del Ejército seguían siendo más trascendentes que Seol Jihu.

Si los otros cuatro liberaban su divinidad y luchaban seriamente, Seol Jihu no tenía forma de enfrentarse a ellos.

Además, tenía que tener cuidado con la aparición de la Reina Parásito.

No había forma de saber a quién se enfrentaría.

Que se estuviera dirigiendo un ejército tan grande significaba que estaba presente alguien de rango alto.

Aunque estaba rebosante de energía por haber consumido los Elixires Divinos, tenía que conservar su fuerza tanto como pudiera para las próximas batallas.

Fue entonces.

Justo cuando Seol Jihu decidió desviarse, otro enjambre de Parásitos apareció desde la izquierda.

No, no era sólo de la izquierda. Una débil niebla se acercaba rápidamente desde todas las direcciones. No sólo desde el suelo, sino también desde el cielo.

En realidad, Seol Jihu no consideraba que sería particularmente difícil deshacerse de estos perseguidores. Pero después de correr un poco más, se vio obligado a cambiar de opinión.

Fue porque vio grandes capas de Parásitos colocadas detrás de la primera ola.

Seol Jihu había sido rodeado antes de darse cuenta.

'Esto...'

Dejando de lado el incontable número de enemigos que lo asediaban, Seol Jihu sintió que algo estaba mal.

Los soldados enemigos se movían en perfecto orden siguiendo su camino, como si estuviera viendo un ejército bien entrenado moviéndose bajo las órdenes de un general experimentado.

Un Comandante del Ejército, por ejemplo.

Rápidamente se demostró que la conjetura de Seol Jihu era correcta.

Pronto, vio al comandante enemigo que estaba dirigiendo su ejército y bloqueando su camino. El comandante, protegido por un séquito de veinte Caballeros de la Muerte, no era otro que el segundo Comandante del Ejército de los Parásitos, Humildad Desagradable.

"Ha pasado un tiempo."

Mientras Seol Jihu se detenía lentamente, Humildad Desagradable lo saludó.

"Este debe ser nuestro primer encuentro cara a cara desde la guerra del valle. No creo que nos hayamos encontrado en la Guerra de la Fortaleza Tigol."

Cuando Seol Jihu no respondió, la Humildad Desagradable dejó escapar una risa incómoda.

"Jejeje, ¿Estás sorprendido de que haya llegado tan rápido? ¿Te preguntas por qué estoy en este lugar cuando debería estar en la Cordillera Hiral?"

Seol Jihu todavía no dijo nada.

Humildad Desagradable se encogió de hombros mientras miraba fijamente.

"Pareces un poco alterado. No te sientas tan mal. Hemos renunciado a muchas cosas por este plan."

"...¿Renunciado?"

Seol Jihu finalmente reaccionó.

"Vaya, parece que aún no te has dado cuenta."

Humildad Desagradable murmuraba como si estuviera mirando a una criatura lamentable.

"Bueno, estoy seguro de que no importa. De todas formas, he escuchado que eres un héroe."

Seol Jihu frunció el ceño ante el comentario aparentemente sin sentido.

"En realidad, es una historia simple. Hicimos una trampa para matar al escurridizo héroe que siempre obstaculiza el plan de nuestra reina."

Humildad Desagradable extendió sus brazos.

"En otras palabras, todo, a partir de la invasión de Nur, ha sido un espectáculo. Todo ha sido un estratagema para atraerte a nuestro territorio."

Los ojos de Seol Jihu se agrandaron.

"Puede que te cueste creerlo, pero es absolutamente la verdad."

Seol Jihu no era un tonto. De hecho, era bastante perspicaz cuando se trataba de cosas como esta y se dio cuenta al instante de que Humildad Desagradable decía la verdad.

"Pronto descubrirás que todo el ejército de los Parásitos se está precipitando a tu ubicación."

Humildad Desagradable continuó mientras se reía.

"Puedes estar orgulloso. A partir de este momento, la Reina, los Comandantes del Ejército, e incluso la más baja formas de vida no escatimarán esfuerzos para matarte."

Seol Jihu sólo se quedó aturdido por un momento. Pronto, una risa se escapó de su boca.

Se rió como si todo le pareciera ridículo, luego sacudió la cabeza y habló.

"Gracias."

"¿Hmm?"

"Esta operación fallida ha estado pesando en mi mente. Pero si dices la verdad, ¿No significa eso que mis camaradas pueden escapar con seguridad?"

"Hmm... Supongo que es cierto. Los otros Comandantes del Ejército los persiguen, pero sólo fingen distanciarse de ti."

Humildad Desagradable asintió con la cabeza sin negarlo.

"Deberían ser capaces de volver con vida. Mientras no hagan nada estúpido, como pelearse a propósito con un Comandante del Ejército o volver para ayudarte."

"Es por eso que dije gracias. Puedo luchar en paz, sabiendo eso."

Seol Jihu se apartó el cabello que cubría su frente y estiró sus brazos.

"...Y además".

Con una mirada renovada, apoyó su lanza en su hombro y observó los alrededores con una sonrisa.

"¿No estarían recibiendo un gran golpe si incluso yo lograra escapar con vida?"

"Oh."

Humildad Desagradable exclamó en voz baja.

El aumento de la probabilidad de que los camaradas de Seol Jihu volvieran vivos naturalmente significaba que había una mayor probabilidad de que Seol Jihu muriera.

Seol Jihu  debía saberlo, pero su expresión no cambió en lo más mínimo. De hecho, habló con un rostro lleno de confianza y orgullo.

"Aplaudo tu heroísmo, pero..."

¡Clack, clack, clack! Humildad Desagradable chocó sus dientes y desenvainó su espada larga.

"¿Crees que será tan fácil?"

Seol Jihu sonrió.

Humildad Desagradable apretó el agarre sobre su espada larga. Como Seol Jihu estaba tan confiado, resultaba natural querer confirmarlo.

[¡Al ataque!]

Humildad Desagradable dio la orden, y su ejército comenzó a marchar hacia adelante.

Al mismo tiempo, el grupo de Parásitos que rodeaba a Seol Jihu se precipitó desde todos los lados. Parecían un enjambre de hormigas dirigiéndose a un hormiguero.

La expresión de Seol Jihu se volvió seria al instante.

¡Pzzt!

La electricidad crepitó desde la lanza que estaba en su hombro, y una poderosa energía de relámpagos se formó alrededor de su cuerpo.

"...¿Hm?"

En ese momento Humildad Desagradable sintió que algo estaba mal. Quizás era una sensación de déjà vu.

Cuando el cabello de Seol Jihu se elevó, una intensa vibración se esparció a su alrededor. Los granos de arena del suelo se elevaron uno por uno como si fueran atraídos por algo.

Además, emanaba una poderosa y monstruosa energía. Superaba con creces a la de Humildad Desagradable, que había recibido una divinidad.

Mientras el Rey de los Caballeros de la Muerte pensaba en ello, el entorno se había vuelto inquietantemente tranquilo. El ilimitado maná de Seol Jihu había envuelto la tierra, convirtiéndola en un extraño espacio donde no se podía escuchar el sonido.

En el siguiente instante, Seol Jihu levantó su lanza y la estrelló contra el suelo.

Aunque no se escuchó ningún sonido, una onda expansiva de un poder sin precedentes pasó por el cuerpo de Humildad Desagradable.

Entonces, un orbe esférico que irradiaba una luz más brillante que el sol se elevó a través del suelo.

En medio de un intenso y cegador cúmulo de luz, ondulaciones sin forma pasaron instantáneamente por Humildad Desagradable, extendiéndose por todas partes.

El orbe se hizo más grande con cada pulsación que experimentaba. Después del breve fenómeno anunciador, el orbe zumbaba como una bestia atrapada en una trampa.

Su superficie se abrió, un amarillo dorado irradió hacia afuera...

¡KWANG!

Y causó instantáneamente una enorme explosión.

Una energía tremenda estalló como la explosión de una supernova.

Los anillos de electricidad que se arremolinaban alrededor del orbe salieron disparados y cortaron todas las especies voladoras que se precipitaban.

El estallido de energía también se extendió por todo el suelo. Relámpagos se desplazaban por el suelo como delfines, pulverizando a los enemigos que se acercaban.

Pasando de la primera capa que lo rodeaba a la segunda, tercera y luego la cuarta... el gran espectáculo de destrucción hizo retroceder tanto a Humildad Desagradable como a su caballo espectral.

Pronto, la luz explosiva se convirtió en un pilar de luz dentro de una nube en forma de hongo causada por la explosión antes de disminuir gradualmente y extinguirse.

Guoooooo...

Un humo acre fluía a través del área. Humildad Desagradable se quedó sin palabras al mirar a su alrededor después de la explosión.

No quedaba ni un solo soldado de los que habían avanzado.

Incluso los soldados que estaban parado habían caído en masa.

Todo lo que quedaba eran pilas de cenizas.

Las tropas que había llevado a la Cordillera Hiral para mantener a la Federación bajo control habían sido aniquiladas en un instante.

"... Qué..."

Humildad Desagradable tartamudeó antes de detenerse abruptamente.

Seol Jihu sacó su lanza del suelo y levantó la cabeza. Cuando los ojos que lo miraban directamente brillaron con una luz carmesí, Humildad Desagradable se dio cuenta de que esto apenas estaba comenzando.

Con los ojos brillando con una luz roja de color sangre, Seol Jihu abrió la boca.

Buscador de Estrellas Nivel 7, Habilidad de Despertar — Berserk.

¡HUUAAAAAAAAAA!

El rugido de una bestia sacudió el cielo y la tierra. En el siguiente momento, Seol Jihu avanzó, corriendo hacia la Humildad Desagradable, y balanceando su lanza.

Humildad Desagradable rápidamente balanceó su espada larga.

La lanza y la espada chocaron.