Reciente

sábado, 5 de septiembre de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 427

Capítulo 427. Supernova (1)


Seol Jihu se quedó sin palabras por un rato.

Sería una mentira decir que no estaba sorprendido.

El éxito estaba al alcance de la mano, pero justo cuando parecía haberlo agarrado, desapareció como un espejismo.

Recibió una gran conmoción debido a ello.

En ese momento, sintió que le ponían una mano en el hombro. Cuando Seol Jihu giró la cabeza en un aturdimiento, vio a Philip Muller mirándolo con ojos hundidos.

"No sé cómo sucedió esto... pero quedarnos en este lugar es absolutamente lo peor que podemos hacer."

El corazón de Seol Jihu se desplomó, y volvió a sus sentidos.

No era el momento de pensar en el fracaso, no cuando cada segundo resultaba crucial para la supervivencia.

Aunque Eun Yuri había logrado ayudar a todos a escapar, las fuerzas de los Parásitos deben estar acercándose incluso en este momento.

"Maldita sea... ¿Qué demonios está pasando...?"

Hugo presionó su frente y suspiró ligeramente.

"Deberíamos preocuparnos por salir de este lugar primero."

Teresa habló tranquilamente, pero su voz temblaba.

"El cambio repentino en el movimiento del enemigo debe significar que el plan del Representante Seol dio en el clavo."

Philip Muller dijo después de un breve momento de silencio.

"Sea este su objetivo o no, la intención de los Parásitos es clara. Quieren recuperar el último pedazo de la estela que tenemos."

Esa era la única conclusión lógica a la que podían llegar. Era muy difícil pensar que los Parásitos habían orquestado todo este movimiento para otra cosa, por ejemplo, para matar a Seol Jihu.

¿Abandonar la ocupación de Nur y Scheherazade? ¿Llegar a usar una carta oculta como un hechizo de teletransportación de largo alcance, todo para matar a una persona?

Nadie podría imaginar que los Parásitos harían algo tan absurdo.

"La barrera de Gorad Boga todavía está erigida, ¿Verdad? Deben estar planeando tomar nuestro pedazo de la estela primero antes de volver a Scheherazade y recuperar el último pedazo."

Correcto, esta era una conclusión más realista.

En realidad, los Parásitos tendrían que considerar muchos factores antes de pensar en realizar un teleportación de largo alcance de vuelta a Scheherazade. Sin embargo, dada la falta de información por parte del equipo de expedición, había hecho un juicio racional por su parte.

"Eso significa que este pedazo de la estela no puede ser una herramienta de negociación. Dicho esto, necesitamos asegurar este pedazo de la estela sin importar el costo."

Philip Muller miró a todos antes de hablar con una voz baja pero clara.

"Nos quedan dos opciones. Por supuesto, tenemos que elegir una."

Continuó rápidamente.

"El primero es mantenerse unidos y preparar una salida. No puedo decir que sea la mejor opción dada la situación en la que estamos. Estamos seguros de perder la estela, y hay una posibilidad de que todos seamos aniquilados. Ni siquiera tendremos tiempo de usar a alguien como señuelo y huir."

Una cruel realidad.

No podían esperar una repetición de la Guerra de la Fortaleza Tigol.

De hecho, sucedía lo contrario. El enemigo estaba avanzando hacia ellos en línea recta, y ellos tampoco tenían la ventaja de estar en un sitio donde defenderse.

Además, en el territorio del Imperio estaba contaminado hasta el suelo por la influencia de los Nidos. Como el efecto de esta contaminación equivalía a que los Parásitos tuvieran varios Árboles del Mundo corrompidos, la Reina Parásito, los Comandantes del Ejército, e incluso los Parásitos del rango más bajo deberían recibir un aumento de su fuerza.

¿Y si el equipo de la expedición eligiera la primera opción?

Tendrían que atravesar oleada tras oleada de Parásitos antes de ser rodeados y sucumbir a muertes lamentables.

"Siendo honesto, ninguna de las dos opciones es particularmente esperanzadora, pero mirando estrictamente las cosas desde la perspectiva de la protección de la estela, y con un poco de suerte..."

Philip Muller se detuvo y luego miró hacia atrás a Seo Yuhui.

"¿Puedes ocultar el aura que emana de la estela? Está bien aunque sea por unos días."

"Sí, debería poder hacerlo si son sólo unos pocos días."

Seo Yuhui asintió.

"Bien. En ese caso..."

Philip Muller ajustó sus gafas y explicó la segunda opción.


*


Pronto, el equipo de expedición experimentó un pequeño cambio.

Se dividieron en grupos.

Nadie dijo una palabra.

Todos tenían miradas sombrías y solemnes en sus rostros.

"Señorita Baek Haeju."

Dentro de la atmósfera sombría, Seol Jihu le dijo a Baek Haeju, que había formado un grupo con María y Kazuki.

"Te lo dejamos a ti."

Habló brevemente.

Baek Haeju tenía una mirada profunda y misteriosa mientras observaba a Seol Jihu. Parecía enojada y lamentablemente triste al mismo tiempo. También parecía que tenía algo que decir y parecía reacia a irse.

Sin embargo, después de recibir la fuerte mirada de Seol Jihu, Baek Haeju se mordió el labio inferior. Luego se dio la vuelta y comenzó a correr en una dirección.

Kazuki corrió tras ella...

"¡Seol Jihu, maldito hijo de perra!"

Y María pronunció un insulto antes de perseguirlos.

Con esto, un grupo se había puesto en marcha.

"Nos vemos en el otro lado... Bueno, supongo que eso no es exactamente realista."

Philip Muller sonrió amargamente después de terminar un canto.

"No te preocupes. Seguiré usando el teletransporte hasta que mi cuerpo se descomponga. Estoy seguro de que habrá una manera si podemos regresar. De todos modos, nos iremos."

Mientras Philip Muller miraba a un lado, Marcel Ghionea se acercó a su lado mientras sostenía en sus brazos a la inconsciente Eun Yuri.

A continuación, un tenue círculo mágico brilló bajo sus pies, y los tres desaparecieron sin dejar rastro.

Otro grupo se había puesto en marcha.

"Jihu..."

Seo Yuhui se tambaleó y tomó las manos de Seol Jihu.

"...Lo siento."

Seol Jihu sonrió amargamente.

"No, no digas eso... no tienes nada de que arrepentirte."

Seo Yuhui agitó su cabeza lentamente.

"...Yo."

Ella cerró la boca justo antes de decir algo.

Como lo hizo Baek Haeju.

"Si vas a llorar, ¿Puedes apurarte por favor?"

Agnes la reprendió desde atrás.

Como ella dijo. No era el momento de pararse a filmar una telenovela. La vacilación sólo pondría en mayor riesgo a los grupos que se habían ido primero.

Seo Yuhui apretó las manos de Seol Jihu por última vez antes de darse la vuelta. Con Agnes adelante, Seo Yuhui y Oh Rahee se pusieron en marcha.

Seo Yuhui siguió mirando hacia atrás con temor, pero finalmente desapareció en el horizonte.

"¿Deberíamos irnos también?"

Tigre Blanco crujió su cuello de un lado a otro, y luego hizo un breve calentamiento.

"¡Está bien! ¡Estoy listo!"

"Ah, mierda, siento que seremos el primer grupo en morir."

Hugo y Audrey Basler también hablaron mientras se estiraban.

"¡Seol! ¡Mejor que me des esa cosa después!"

Hugo gritó fuertemente mientras perseguía a Tigre Blanco.

"Hmm, mejor que sigas el ritmo, mocoso y princesa de Haramark."

La Estrella de la Ira, Wu Lei, también señaló su partida.

"¡Orabeonim! ¡Me voy ahora! ¡No te olvides de actuar como si me conocieras cuando me veas en la Tierra! ¡Fingiré que también te conozco!"

Yi Seol-Ah agitó su mano.

"¿Querido? Tengo algo que decirte cuando vuelvas. Tienes curiosidad, ¿Verdad? ¡Debes estar muriendo por saberlo! Así que es mejor que regreses a Haramark con vida."

Y Teresa le guiñó un ojo a Seol Jihu.

Una vez que Yi Seol-Ah invocó a Aura, los tres corrieron como el viento y rápidamente se convirtieron en un punto en la distancia.

"¡El gran escape está sobre nosotros! ¡Todos prepárense!"

Hoshino Urara estaba emocionada como si encontrara la situación agradable.

"Siendo honesta, puede que me arrepienta, pero no estoy resentida contigo."

Phi Sora le dijo a Seol Jihu antes de irse.

"Unirme a Valhalla, venir aquí... todo fue mi elección."

Al escuchar esto, Seol Jihu reveló una leve sonrisa.

Phi Sora se rió como si la sonrisa le pareciera insatisfactoria.

"Deja de mostrar una sonrisa tan triste y piensa en hacer tu trabajo. Entiendes lo que digo, ¿Verdad? No intentes atraer la atención del enemigo hacia nosotros."

Cierto, la segunda opción de la que habló Philip Muller consistía en ocultar el aura de la estela, dividirse en varios grupos y huir en diferentes direcciones.

Cada grupo tendría una persona para fingir que lleva la estela. 

Como los parásitos no tenían forma de saber quién tenía la estela, no tendrían más remedio que dividir sus fuerzas, y la red circundante se volvería naturalmente más delgada como resultado.

El aspecto más importante consistía en deshacerse de los Cinco Ejércitos. Con este método, al menos dos grupos podrían escapar sin tener que enfrentarse a la persecución de un Comandante del Ejército. Esto naturalmente significaba que tendrían una mayor posibilidad de escapar.

Por supuesto, se trataba de un juego de probabilidad descontando cualquier variable que pudiera surgir.

Además, incluso si el que sostiene el pedazo de a estela lograba evitar la persecución de un Comandante del Ejército, tendrían que luchar contra el ejército Parásito sin duda alguna.

Que los grupos pudieran superar esta crisis de vida o muerte dependía únicamente de su suerte y fuerza individual.

Si había algo que esperaban, era que la Federación y la humanidad se dieran cuenta de su situación rápidamente, para que vinieran a ayudar.

Si los refuerzos se apresuraban, quizás, sólo quizás, podrían salvar a un par de personas antes de que fuera demasiado tarde.

Y si una de las personas salvadas incluía a la persona con el pedazo de la estela, esta operación sería un éxito.

"¡De acuerdo, Seol! ¡Nos vamos ahora!"

Chung Chohong y Phi Sora se fueron con Hoshino Urara adelante.

Con esto, todos habían abandonado la zona.

Cada uno en una dirección diferente.

El único que quedaba ahora era Seol Jihu...

"......"

Así como Flone y el Pequeño Polluelo.

"...También deberíamos ponernos en marcha."

El Pequeño Polluelo murmuró tranquilamente.

Seol Jihu asintió con la cabeza en silencio.

"...Ah."

Seol Jihu se detuvo justo cuando estaba a punto de correr.

"¿Qué pasa, compañero?"

"Espera, un segundo."

Luego abrió su ventana de estado y sacó una pequeña bolsa de su bolsillo.


*


La Reina Parásito estaba rebosante de una emoción indescriptible.

Su enemigo, la Estrella Más Brillante, finalmente se había movido según sus planes por primera vez y había caído en sus manos.

[Oh.]

Entonces, la Reina Parásita exclamó en voz baja.

Había leído los movimientos del equipo de la expedición.

[Corriendo en siete direcciones diferentes... ¿Pero de qué servirá eso?]

Por lo que parecía, la Estrella Más Brillante y sus camaradas parecían seguir pensando que su objetivo era el pedazo de la estela.

Eso no importaba. De hecho, le parecía excelente.

¿Cómo no iba a estar emocionada cuando la oportunidad de eliminar a la Estrella Más Brillante y el núcleo de las fuerzas enemigas, e incluso de recuperar la estela, le había sido entregada en su puerta?

—Su Majestad, ¿Tenemos permiso para perseguirlos y matarlos a todos?

La voz de Paciencia Explosiva resonó en la cabeza de la reina.

[¡Claro!]

La Reina Parásito respondió sin dudarlo.

[Ya he desplegado a Humildad Desagradable y a su ejército. Aunque no pueda terminar el trabajo, ¡Podrá ganar tiempo para nuestra llegada!]

Ella anunció a los Comandantes del Ejército con una voz animada. No tenía planes de perder esta oportunidad de oro. En lo que a ella respectaba, este asunto estaba terminado.

—No, no puedes.

Eso fue, hasta que Sung Shihyun intervino.

—Su Majestad, ¿Todavía no se ha rendido?

Inmediatamente, los Comandantes del Ejército estallaron en un alboroto. La mayoría se quejaron de los comentarios insolentes del Primer Comandante del Ejército, puesto que la Reina Parásita estaba en la cima de la jerarquía de los Parásitos.

Sin embargo, Sung Shihyun continuó diciendo lo que pensaba firmemente.

—¿No dijo que me transferirías el mando de esta operación?

[Mocoso.... He sido demasiado indulgente contigo....]

Una pizca de desagrado se reflejó en la cara de la Reina Parásito. Si ella no hubiera concedido a Sung Shihyun el derecho a hablar en igualdad de condiciones, le habría dado un severo castigo.

[¿Quieres decir que dejes escapar a todos los que no sean la Estrella Más Brillante?]

—No, no necesitamos dejarlos ir. Sólo digo... bueno, en realidad, sí. Lo haré simple. Eso es lo que en última instancia tenemos que hacer.

Sung Shihyun aclaró su garganta.

—Pero estaré de acuerdo en pretender perseguirlos para separarlos de Seol Jihu y hacerles creer que vamos tras la estela.

[¿Por qué?]

—Porque este plan, de principio a fin, es sólo para eliminar a Seol Jihu.

[......]

—Su Majestad, Seol Jihu creó instantáneamente una variable de una situación de crisis, y yo devolví el golpe sacando mi propia variable. Funcionó, y así es como llegamos a donde estamos ahora... Pero, eso es todo lo lejos que puede llegar.

—Tenemos una oportunidad de oro en nuestras manos ahora, pero no se acaba hasta que se termina.

La Reina Parásita se puso a pensar profundamente en la súplica sincera de Sung Shihyun.

Entonces, justo cuando estaba a punto de decir que se preocupaba innecesariamente, las siguientes palabras de Sung Shihyun la tomaron completamente desprevenida.

—Cuando Seol Jihu apareció en Scheherazade, golpeó a Castidad Vulgar hasta casi matarla, Paciencia Explosiva estaba ocupada huyendo, y Bondad Retorcida tampoco logró concretar su ataque y en su lugar recibió un golpe.

[...¿Qué?]

La emoción de la Reina Parásita se desvaneció, y un viento frío sopló en su corazón.

[¿Es eso cierto?]

—¡Por supuesto! Impactante, ¿Verdad? El problema es que no sabemos cuánta fuerza está escondiendo.

Sung Shihyun continuó.

—Hemos usado todas las cartas de nuestro arsenal, pero ¿Quién sabe qué cartas tiene bajo la manga?

—Confirmamos que tiene Truenos Especiales, pero ¿Habría llegado tan lejos sin un plan? No, no lo creo.

—Eso no es todo. Si se vuelve loco en un último esfuerzo y de alguna manera logra crear otra variable, ¿Qué harás entonces? ¿Quién sabe si desaparecerá como cuando invadió el Imperio?

—No podemos bajar la guardia ni un segundo hasta que confirmemos su muerte con nuestros propios ojos. Si se trata de él, preparará algo mientras estamos distraídos. Estoy seguro de ello.

Sung Shihyun habló rápidamente antes de emitir un suspiro.

—Lo más importante... matarlo una vez no será suficiente. Necesitamos matarlo dos veces.

La Reina Parásito gimió en silencio.

—Por supuesto, matarlo dos veces no será posible, así que tenemos que hacerlo de manera que esté muerto aunque reviva.

[Mmm....]

—A pesar de todo esto, ¿Quieres perseguir a los otros e incluso asegurar la estela? ¿Quieres eliminar a la Estrella Más Brillante mientras vas por ahí y disfrutas de cada plato como si estuvieras en un banquete? No. Absolutamente no. Sólo tratar con Seol Jihu es bastante difícil.

Sung Shihyun se tomó una breve pausa. Luego, cuando la Reina Parásito no dijo nada, chasqueó su lengua.

—Bueno, haz lo que quieras. No es que no entienda tu posición.

—Pero, si Su Majestad elige hacer esto, sepa que quitaré las manos de esto.

Es decir, seguiría las órdenes de la Reina Parásito pero no se responsabilizaría del éxito o fracaso de la operación.

—'Entiendo. Debería haberme deshecho de él en el valle... No, debí haber escuchado al Primer Comandante del Ejército en ese entonces~' No va a decir esto más tarde, ¿Verdad, Su Majestad?

La Reina Parásito se mordió el labio ante las palabras de Sung Shihyun.

Ella estaba profundamente en conflicto. Renunciar a lo demás sería un desperdicio, pero recordando sucesos del pasado, siempre había pensado igual, 'esto debería ser suficiente', y luego se arrepentía.

'De hecho, si podemos eliminar la Estrella Más Brillante...'

Con el advenimiento de Seol Jihu en el Paraíso, el futuro de la Federación y de la humanidad, que había estado en espiral hacia la destrucción, había cambiado.

Si podía eliminar la causa de este cambio, había una buena posibilidad de que las cosas volvieran a como eran antes del cambio.

Por supuesto, los Parásitos podrían tener un futuro más fácil si pudieran matar a las élites de la humanidad y recuperar la estela, pero estaría bien incluso si no lo hicieran.

Después de todo, el destino de la Federación y de la humanidad estaría sellado mientras la Estrella Más Brillante pudiera ser destruida.

Fue entonces.

¡Flash!

[¿......?]

La Reina Parásita, que había regresado al territorio del Imperio desde las Montañas Hiral, sintió de repente una extraña sensación de desarmonía.

'¿Luz solar? No, esto es...'

La propiedad de la luz era diferente a la luz que brillaba del sol. Aunque la diferencia era mínima, la Reina Parásito podía reconocer la sutil diferencia.

Lo que ella sentía no era la cálida luz del sol, sino la fría y plateada luz de las estrellas.

La luz de las estrellas se elevaba silenciosamente como si estuviera a punto de explotar.

No era de noche, sino mediodía, pero una estrella emitía una luz más fuerte que el sol...

La Reina Parásita involuntariamente levantó la cabeza ante lo absurdo del fenómeno.

Entonces, cuando finalmente miró a los cuerpos celestes...

[¡Qué...!]

Sus cejas se sacudieron violentamente.