Reciente

martes, 29 de septiembre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 277

Capítulo 277. Tritón (2)


"¡Es el Acaparador!"

"¡El Acaparador está aquí! ¡Atrápenlo!"

Tan pronto como Yeon-woo apareció, inmediatamente los capitanes de cada barco se enteraron. Los capitanes se movieron rápidamente. Pronto se prepararon para el ataque de Yeon-woo que vendría pronto. 

A diferencia del Escuadrón 92 del Regimiento de Fantasía, que había subestimado a Yeon-woo, Tritón había reunido información sobre Yeon-woo antes de esto. 

Su contribución en el Mundo Infinito de la Noche, cómo había lidiado con los Nueve Hijos Dragón, cómo había atacado fatalmente a la Reina del Verano, y que fuerza tenía después del piso 26. 

Lo consideraban al menos a nivel de un Ranker. 

Incluso juzgaron que podría estar en un nivel más alto. 

Alto Ranker. 

Se podía decir fácilmente que se trataba de un novato con un gran potencial. Era imposible que un jugador de los pisos inferiores que ni siquiera había pasado el piso 30 tuviera ese poder. 

Las personas que ahora eran consideradas reyes habían sido parecidos en su juventud. Recientemente, sólo Ala Celestial había sido un genio como ese. 

Además, la gente de Tritón había escuchado que Yeon-woo ocupaba el primer lugar en todos los pisos, y pensaron que podría convertirse en alguien que podría oponer resistencia a AllForOne. 

Independientemente de los límites de su poder, Tritón estaba en guardia contra Yeon-woo. 

A los Altos Rankers no les importaban los números de enemigos. Cada uno de ellos tenía una o dos habilidades extremadamente poderosas, por lo que sólo podían ser detenidos por individuos tan poderosos como ellos o a través de un método beneficioso.

Afortunadamente, Tritón tenía un método beneficioso. 

<Bendición de Poseidón>. Poseidón dio generosamente sus poderes a los que básicamente eran sus seguidores religiosos. Cuanto mayor fuera su coraje, más buffs y capacidad defensiva recibían. 

Aparte de todo lo demás, estaban en el territorio acuático que Poseidón gobernaba. 

El Río de las Almas era literalmente un río de almas con innumerables fantasmas rondando, estaba profundamente afiliado a los dioses que gobernaban sobre la muerte, pero como evidentemente estaba conformado por agua, la influencia de Poseidón sería mayor. 

Por eso, creían que aunque Yeon-woo usara la increíble Ola de Fuego, podrían detenerlo. 

Eso fue, hasta que algo atacó el fondo de sus barcos. 

¡Kwang!

¡Kwang!

"¿Qué está pasando?"

"¡Monstruos reyes del mar! ¡Son monstruos reyes del mar! ¡Los Depredadores están atacando la parte inferior del barco!"

"¡Mierda! ¿Por qué de repente están...?"

¡Kwang!

La marea del río estaba agitada. Un gran número de otros monstruos reyes del mar, como los Depredadores, salieron y comenzaron a atacar los barcos de Tritón. 

Los Depredadores masticaban la parte inferior de los barcos con sus dientes, y otros monstruos reyes del mar que tenían largos cuerpos en forma de serpiente se envolvieron alrededor de los barcos para destruirlos. 

Los jugadores de Tritón se sorprendieron enormemente por el repentino ataque de los monstruos reyes del mar, y se vieron obligados a prestarles atención. 

[Rey del Mar]

En ese momento, el artefacto sagrado de Ceto que Yeon-woo tenía alrededor de su cuello, el Encanto del Agua Marina, brillaba intensamente. 

Esa opción del artefacto sagrado se había activado para controlar a los monstruos reyes del mar. 

Cuando Yeon-woo descubrió la flota de Tritón, no salió a la superficie inmediatamente, sino que reunió primero a los monstruos reyes del mar. 

Tal vez si estuvieran en tierra, sería diferente, pero debido a que el río era territorio de Poseidón, estaba en desventaja en muchos aspectos. 

Además, aunque sus habilidades habían mejorado hasta el punto de que el número de enemigos no importaba, lidiar con un gran número de enemigos seguiría siendo complicado. 

Si el Barco Fantasma hubiera sido capturado mientras trataba con Benteke, sería Yeon-woo quien estaría en riesgo. 

Por eso, Yeon-woo trajo a los monstruos reyes del mar para desorganizar a Tritón. 

Una gran cantidad del poder sagrado del Encanto de Agua Marina había sido usado, pero resultó ser muy efectivo. 

Los monstruos reyes del mar resultaban difíciles de lidiar incluso para Tritón. Con decenas de ellos causando caos, por supuesto que sus líneas se desordenarían. 

Lo más molesto de los monstruos reyes del mar era que la mayoría tenía un gran intelecto. 

Se escondían rápidamente bajo el agua cuando los miembros de Tritón se defendían y aparecían de nuevo para atacar a los jugadores en la cubierta cuando veían la oportunidad. 

Los de Tritón no tuvieron la oportunidad de concentrarse en Yeon-woo con la situación actual. 

Eso era lo que Yeon-woo había estado esperando. 

Pat-

Yeon-woo usó Parpadeo y apareció en un barco rodeado de Depredadores. 

"¡Miren...!"

El capitán trató de gritar como advertencia, pero...

¡Kwang!

Yeon-woo ya estaba balanceando a Vigrid. Usando Aura negra y Ola de Fuego en su ataque, causando una gran explosión en la cubierta. 

El humo negro se elevó en el aire mientras el fuego cubría la cubierta. El agua del río fluyó a través de las grietas del barco, hasta que finalmente el barco comenzó a hundirse, dividido en dos partes.

"¡Sa, sálvame!"

"¡Aack!"

Los piratas rodeados de fuego saltaron al agua del río gritando. 

Sin embargo, sólo fueron arrastrados por las olas furiosas o se convirtieron en bocadillos de los monstruos reyes del mar. 

En un instante, se convirtió en un pandemonio. 

Yeon-woo activó despreocupadamente Parpadeo de nuevo y se movió a su siguiente objetivo. El Barco 12, el que estaba más cerca.

"¡Hey!"

El capitán del barco 12, Carht, que lo había estado esperando, frunció el ceño y balanceó poderosamente su alabarda.

Su ataque creó un viento feroz que parecía que aplastaría la cabeza de Yeon-woo. Sin embargo, Yeon-woo bloqueó el ataque con Vigrid, y activó nuevamente Parpadeo. 

Apareció justo delante de Carht. Su ataque aterrizó exactamente en su plexo solar. 

¡Kwang!

"¡Kuk!"

La armadura que Carht llevaba se dobló hacia adentro, y el impacto lo hizo volar.

Se estrelló contra el mástil. Con sus intestinos aplastados, murió poco después. 

Crack, kukuku...

El mástil no pudo soportar el impacto y se desmoronó hacia la derecha. Al mismo tiempo, el barco se inclinó.

Yeon-woo reunió maná en sus pies y pisó fuertemente en la cubierta. El barco que ya había perdido el equilibrio se hizo añicos y el fuego negro se elevó.

El fuego negro parecía fuego del infierno. Tocó el agua del río, pero no se extinguió. Más bien, se encendió aún más. 

El fuego negro creado por el fuego sagrado, el aura y la conciencia, parecía una criatura mágica que no se apagaría a menos que Yeon-woo lo quisiera.

El ataque de Yeon-woo no se detuvo con eso. 

A donde las chispas volaban, columnas de fuego negro se elevaban y amenazaban a los otros barcos. De hecho, unos cuantos barcos fueron casi destruidos por ello. 

Y allí, desde las sombras... Los Monstruos Excéntricos se esparcieron. 

Con el Tercer Espíritu fortalecido, los Monstruos Excéntricos que estaban con estadísticas más altas se movieron entre el fuego y el agua del río como si nada, masacrando a los jugadores de Tritón. 

Los barcos se hundieron uno por uno, y cuando 15 barcos desaparecieron, los miembros de Tritón sintieron que estaban en peligro. 

Siguieron llegando monstruos reyes del mar incesantemente, y ahora, el fuego negro se movía sobre el agua del río hacia ellos. Los monstruos sombras que no podían visualizar dificultaban aún más la situación.

Además, cada vez que Yeon-woo usaba Parpadeo, los barcos eran destruidos sin siquiera tener una oportunidad. 

La red que habían creado para atrapar a Yeon-woo y al Barco Fantasma terminó siendo dañina para ellos. 

"¡Sepárense! ¡Aléjense del Acaparador lo más que puedan!"

Juzgando que sus fuerzas serían aplastadas a este ritmo, los capitanes se alejaron de la red que habían creado. 

Los barcos se dieron la vuelta para huir de Yeon-woo. 

Fue una completa derrota para Tritón, el gobernante del mar. 

***

Incluso mientras la situación empeoraba, el barco con Benteke no se movía. 

"¡Jajajaja! Qué divertido fuegos artificiales. Está ardiendo perfectamente."

Benteke se echó a reír. Su risa sonaba tan fuerte que se escuchaba en la cubierta.

Sin embargo, todos sus subordinados tenían rostros preocupados. 

Podían observar a Yeon-woo moviéndose por el aire con sus alas de fuego, persiguiendo a los barcos que escapaban. Los monstruos reyes del mar tampoco detuvieron su ataque. 

El Barco Fantasma que había sido atacado ya no estaba a la defensiva. A este ritmo, sus barcos serían destruidos.

Sin embargo, Benteke sólo se reía, no se movía en lo más mínimo. Sólo se reía en su trono. Por supuesto que se sentían frustrados. 

"Capitán, el daño de nuestro lado será grande si esto continúa. Necesita dirigirse a..."

"Jinrang."

"Sí, señor."

"¿Qué crees que es lo más importante para formar una fuerza?"

Era una pregunta repentina. Los ojos de Jinrang se agrandaron. Le había servido a Benteke desde la Rosa Azul, pero aún no lo entendía bien.

A pesar de que parecía simple y violento, en realidad era extremadamente astuto.

"¿Crees que es la gente? ¿O el dinero?"

"No... no lo sé."

"Ambas son incorrectas."

"¿......?"

Jinrang inclinó la cabeza. Si no eran las personas o el dinero, ¿Qué era? ¿Y por qué estaba Benteke diciendo esto en una situación tan apremiante?

"Es el honor."

Los ojos de Jinrang se agrandaron. 

"Podemos conseguir gente. Se puede comprar esclavos o usar a los desbordantes Monstruos Humanos Caníbales. Lo mismo con el dinero. Si necesitamos más, podemos robarlo. Pero el honor es diferente."

El fuego ardía dentro de los ojos de Benteke. 

"Construir el honor es muy difícil. También es difícil difundirlo a lo largo y ancho. Hay muchas cosas que se interponen en el camino. Incluso si lo construyes, todo desaparece si cometes un error. Para construirlo de nuevo... necesitas más tiempo que antes."

Los Ocho Grandes Clanes habían construido su honor en la forma en que Benteke había dicho. 

"Mi ex amante, Lana, perdió ese honor. Siempre ganaba, pero finalmente terminó doblegándose ante los Ocho Grandes Clanes. Por eso Rosa Azul se derrumbó. Se esforzó por reconstruirla, pero a mis ojos, todo era un desperdicio. ¿Reconstruirla? Ni siquiera sabía que la gente a su alrededor estaba tratando de apuñalarla por la espalda."

Jinrang pensó en cuando había causado la rebelión con Benteke en el pasado. En ese entonces, Lana parecía realmente poseída por algo. 

La sabia y astuta Lana se había ido. Siempre estaba enojada, queriendo venganza, y desilusionada. Se había vuelto adicta a las dr#gas. 

Otros piratas se le habían acercado diciendo que la ayudarían, pero en realidad, sólo buscaban robarle. 

Benteke y sus subordinados no podían contenerse. Resultaba evidente que las fuerzas restantes serían destruidas a ese ritmo.

Por eso Benteke había causado la rebelión. Destruyó el Palacio de Cuarzo. Y asesinó a su propia amante. 

Poseidón había querido robar algo del poder sagrado de Ceto en ese proceso. Pero aún así, la rebelión había sido completamente la voluntad de Benteke.

Al final, Benteke tomó el control de la Rosa Azul y puso a los otros piratas bajo su mando. 

Fue la creación de un nuevo gran clan, Tritón. 

"El honor se hace de la victoria. Si las victorias continúan, la gente se reunirá como polillas atraídas hacia una llama, e incluso darán dinero que no tienen. ¿No se formó Tritón de esa manera? Los Ocho Grandes Clanes también se crearon de la misma manera, así que no podemos perder hasta que lleguemos a ese nivel."

"......"

Entonces, Jinrang se dio cuenta de lo que Benteke estaba diciendo. Jinrang sólo había estado preocupado por el continuo daño. 

Sin embargo, Benteke era diferente. El daño que estaban recibiendo no le importaba. Si salían victoriosos al final, estaba bien. No, sería un logro aún mayor. 

Benteke había usado a sus subordinados como carnada. 

Lo había hecho para confirmar el poder del Acaparador. Había reunido información previamente, pero quería comprobarlo con sus propios ojos. 

Además, eso significaba que Benteke reconocía a Yeon-woo. 

Brrr. 

Jinrang se estremeció levemente. Siempre sentía esto, ante la naturaleza violenta, cruel y de sangre fría su maestro.

Pensó en el apodo de Benteke. 

Gobernante.

El Rey Gobernante Benteke. No había nadie que pudiera enfrentarse al gobernante del mar. 

"Trae mi arma."

Benteke extendió su mano. Entonces, cinco de sus sirvientas se arrodillaron y educadamente ofrecieron su tridente. Sus manos temblaban por el peso. 

Tridente.

El artefacto sagrado de Poseidón que tenía la capacidad de causar tsunamis, terremotos y tormentas. Era un artefacto sagrado más grande que el que Yeon-woo había visto en la Tesorería del Olimpo. 

¡Thump!

Benteke se levantó lentamente, golpeando el Tridente contra el suelo de la cubierta. 

Justo entonces, pudo observar a Yeon-woo volando en su dirección con sus alas de fuego. 

Estaba claro que se acercaba a ellos después de percibir la energía de Benteke. El fuego negro le seguía. 

Benteke aceptó el desafío de Yeon-woo con mucho ánimo. Levantó el Tridente con una sonrisa. 

"¡Ven, tormenta!"

Justo entonces, las nubes oscuras comenzaron a acumularse en el cielo. Los relámpagos destellaron entre las nubes, y el Río de las Almas se agitó violentamente. 

¡Urrrr, kwakwakwang!

Krrrr. 

Autoridad <Lluvia de Tormenta>. Con el poder sagrado de Poseidón, tsunamis de decenas de metros de altura aparecieron. 

La tormenta giraba, y decenas de truenos descendieron desde el cielo, hacia Yeon-woo.