Reciente

domingo, 20 de septiembre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 258

Capítulo 258. Crecimiento (8)


Palgwae, el poder que el Rey Marcial había completado después de llevar el Puño de Ocho Extremos al límite. Yeon-woo quería imitar el poder de su Fortalecimiento de la Espada. 

Reunió la conciencia en el vestigio de la Bayoneta Mágica. Actuó de acuerdo a los movimientos que recordaba.

¡Pat!

Aura brilló intensamente, pero no pasó nada. 

Sssss-

Más bien, la luz de Aura se desmoronó al final, como un castillo de arena siendo destruido por una ola. Se dispersó suavemente. 

Yeon-woo murmuró para sí mismo mirando la silenciosa Bayoneta Mágica. 

"Como era de esperar, no funciona."

El Rey Marcial le había dicho algo. 

|Es porque no es tu camino.|

En ese momento, no entendía de qué estaba hablando el Rey Marcial. 

Creía que algo estaba mal en la forma en que hacía las cosas, así que trató de buscar otra forma de hacerlo, e incluso consiguió la ayuda de Galliard para abrir el Camino del Viento.

Pero cuanto más entrenaba la Conciencia y controlaba su cuerpo completamente, Yeon-woo pudo darse cuenta de lo que el Rey Marcial quería decir. 

'Palgwae y los Extremos Marciales no son caminos para mí'.

Palgwae y los Extremos Marciales usaban la Energía de la Conciencia como base. Se trataba de un arte marcial hecho de los pensamientos del Rey Marcial. Un nuevo Mugong que el Rey Marcial había creado a través de su experiencia de vida y el Puño de Ocho Extremos.

Yeon-woo, que estaba en un camino completamente diferente del Rey Marcial, ¿Copiar el Palgwae del Rey Marcial y los Extremos Marciales?

Por supuesto que sería imposible.

Era diferente a como Phante buscaba la Mina Sangrienta del Anciano Principal. Usaban Mugongs similares, y Phante estaba listo para deshacerse de todo lo que había aprendido para obtener la Mina Sangrienta. 

Sin embargo, Yeon-woo no estaba en la misma posición.

Había obtenido demasiadas cosas hasta ahora. No tenía la menor intención de tirarlas todas para perseguir Palgwae y los Extremos Marciales. El Rey Marcial nunca mencionó esto tampoco. Incluso si Yeon-woo decidía hacer esto, el Rey Marcial lo habría rechazado. 

'Mi capacidad con la espada se detiene en este punto'.

Cuanto más entendía su cuerpo, más podía Yeon-woo juzgar sus cualidades. 

Como Yeon-woo siempre había sabido, no tenía talento. 

La única razón por la que había sido capaz de crecer tan rápido se debía a que desarrolló el potencial del Cuerpo de Dragón y compensó lo que le faltaba en el lento mundo de la Segmentación del Tiempo.

Simplemente había trabajado mucho para compensarlo. 

Sin embargo, había llegado a sus límites. 

No importaba que tan fuerte balanceara su espada, no crecería más. 

No se había encontrado con una pared. Se trataba de un acantilado sin senderos. 

Decirle que este camino no era su camino, significaba que la espada no era su camino. 

Sin embargo, Yeon-woo se dio cuenta de que las palabras del Rey Marcial también eran una pista. 

'Estaba diciendo que debería haber puesto todo en la espada. Para crecer a partir de ahora... no puedo hacer un poco de todo como lo he hecho hasta ahora... tengo que combinarlo todo'.

Si había un acantilado adelante, tenían que crecerle alas. 

¿Y cuáles serían esas alas?

La respuesta era fácil. 

Energía de la Conciencia. 

Al igual que el Rey Marcial había creado Palgwae y los Extremos Marciales, Yeon-woo podía hacer un arte marcial propio. 

'Pero... no sé por dónde empezar'.

También se había preguntado si debía entrar en el edificio Myunbyeok como Phante para investigar la Espada Yin y la Espada Pangu Tai Chi. 

Podría encontrar un nuevo camino en esa dirección. 

Incluso podría establecer lo había aprendido hasta ahora. 

Había considerado esto durante un tiempo, pero....

'No. Puedo hacerlo lentamente'.

Yeon-woo sacudió su cabeza. Entrar en el edificio Myunbyeok sería realmente su último recurso. Ni siquiera había tenido una buena idea, y entrar sin un plan sería una pérdida de tiempo. 

Además, sólo porque había llegado al límite de su espada y su cuerpo no crecería más, no significaba que no hubiera ninguna solución. 

Aunque las cosas parecieran imposibles ahora, siempre había una manera. Y eso no era algo que tuviera que hacer en este momento. 

'Ola de Fuego. Debería completarla primero'. 

Dado que sabía completamente cómo controlar la Conciencia, completar 'Ola de Fuego' no sería difícil. 

Debido a que se trataba de una habilidad que no podía controlar siempre, necesitaba hacerlo. 

También había una forma final de Ola de Fuego que Yeon-woo necesitaba. 

'Si este inmenso poder se combina con el Aura... será un espectáculo'.

Yeon-woo podía garantizar que no habría mucha gente que pudiera lidiar con su Aura. 

Incluso el Rey Marcial se sorprendió viendo lo que podía hacer contra la Reina del Verano. 

Quería probarlo de inmediato, pero hoy, necesitaba detenerse en este punto y descansar. Todo su cuerpo le gritaba que se detuviera. 

Plop-

Yeon-woo se derrumbó al suelo y suspiró. 

Galliard sonrió mientras miraba a Yeon-woo. 

"Parece que no es tan fácil como antes."

"Sí. Esto es probablemente lo que el Rey Marcial quiso decir. Siento que toda mi fuerza está siendo absorbida sólo por intentarlo."

"No te apresures. Estás creciendo muy rápido. Más bien, si es demasiado rápido, es más fácil que te derrumbes."

Yeon-woo asintió entendiendo. 

"Además, ¿No es hora de saludar a tu visitante? No es agradable dejar a alguien esperando."

Yeon-woo asintió de nuevo. 

Hace unos días, recibió la noticia de que un visitante había venido a verlo. 

Sin embargo, acababa de enviar una carta diciendo que esperara porque estaba a punto de aprender algo sobre la Conciencia. Como la había captado ahora, probablemente había llegado el momento de reunirse.

Pero antes de eso, necesitaba ducharse. Yeon-woo percibía el desagradable olor que emanaba su cuerpo, puesto que no se había bañado en varios días, y suspiró. 

***

"Vaya, esto es bastante genial."

"Nunca lo he visto antes. ¿Cómo pudieron pensar en esto?"

"¿Cómo puedo saber lo que pasa en sus cabezas? Jejejeje. Oye, ¿Qué hay de esto? Me queda bien, ¿Eh?"

"Es como un collar de perlas en un cerdo."

"¿Qué, bastardo?"

El ambiente en la aldea de la Tribu de un Solo Cuerno se encontraba muy animado. 

Estaban emocionados por los artículos que había traído de afuera de la aldea. Hace tiempo que no venía uno. Todos sus ojos brillaban mientras luchaban por tomar lo que querían.

La mayoría de los mercaderes habrían sonreído ampliamente, pero Atran se sentía ansioso.

Iba a sufrir algún trastorno a este ritmo. 

"Guaoo. ¿Cómo se usa esto? Es muy complicado. ¿Dónde lo usarías?"

"¡Tonto! ¿Por qué lo usas de esa manera?"

"¿Entonces?"

"Golpea la parte superior. Si golpeas máquinas complicadas cuando parecen defectuosas, volverán a funcionar."

"¡Oh, ya veo!"

¡Puk, puk!

'¡Deben tener fideos en el cerebro! ¿Por qué lo manipulan de esa manera?'

Las caras de Atran se ponía de todo tipo de colores. Cada vez que los miembros de la Tribu de un Solo Cuerno tocaban un artefacto costoso, sentía que se iba a volver loco. Era un milagro que no rompieran nada con la brusquedad con que manejaban las cosas. 

Resultaba difícil detenerlos. 

La imagen de los guerreros enfrentándose al Dragón Rojo sin sentirse amenazados aún estaba clara en su cabeza. 

El tipo que tenía una cara estúpida mientras decía que no sabía cómo se usaba el artefacto había sido quien destrozó la cabeza de uno de los 81 Ojos. Atran todavía tenía pesadillas recordando cómo se había reído del cielo cubierto de sangre. 

El que estaba a su lado había cortado una pierna de uno de los Nueve Hijos del Dragón, y el otro era el loco bastardo que la masticaba, diciendo que la carne sabía bien. 

La mujer guerrera detrás de ellos se veía comparativamente bien, pero en realidad era la persona más loca que estaba presente. 

Había construido una colina con los cadáveres de los jugadores del Dragón Rojo, y se subió a ella diciendo, '¡Construí la torre más alta!' Ella era una perra loca. 

No era un secreto que los guerreros de la Tribu de un Solo Cuerno habían jugado a construir torres de cadáveres por culpa de ella. 

También hacían apuestas sobre quién rompía más cabezas y quién enviaba a la gente a volar más lejos. 

Cuando vio al que había golpeado a la Reina del Verano sonriéndole, todo el cuerpo de Atran tembló. 

"¿Eh? ¡Esto está roto!"

"¡Eh! ¡Está explotando!"

En ese momento, un incidente ocurrió no muy lejos de donde estaban. 

'¡Ack!'

Afortunadamente, antes de que ocurriera una explosión, algún otro guerrero vino a detenerla, así que afortunadamente, nadie resultó herido. El hombre prometió pagarle, pero Atran sintió que se iba a desmayar. 

Ya habían pasado 4 días desde que había estado en este lugar. No sabía por qué Yeon-woo no venía. 

¡Músculos! ¡Músculos! ¡Músculos! A donde quiera que mirara, todo lo que podía observar eran los músculos y el olor del sudor. 

Si esto continuaba, probablemente estaría encerrado en esta prisión llena de músculos. O moriría por estrés. 

"Gracias por traer estos buenos artículos. Ha servido para mejorar el estado de ánimo de todos."

El Rey Marcial le dio una palmadita en los hombros a Atran, sin saber cómo se sentía. 

La imagen del Rey Marcial arrancando las alas de la Reina del Verano apareció en su cabeza. 

Si el Rey Marcial accidentalmente pusiera demasiada presión en sus hombros, ¿Qué le sucedería? Casi se moja los pantalones. 

"Dile a Freesia que lo usaré bien."

"¡......!"

Las palabras del Rey Marcial captaron la atención de Atran. 

Un nombre que no debería haber sido mencionado. Freesia. Giró la cabeza inconscientemente, pero el Rey Marcial se marchó examinando un guante en su mano. 

Por supuesto que alguien como el Rey Marcial conocería a esa persona. Sin embargo, incluso la gente que conocía a 'esa persona' la llamaba Maestro; nunca pronunciaban su nombre. 

No, no había nadie que supiera su nombre. Atran también lo sabía por casualidad. Incluso recibió advertencias para borrar esa memoria de su cerebro.

Pero el Rey Marcial pronunció ese nombre tan fácilmente como si le dijera a Atran que le diera sus saludos a un viejo amigo. 

¿Cuál relación tenían entre los dos? Tenía curiosidad, pero Atran no pudo reunir el valor para preguntarle al Rey Marcial. Su instinto de mercader le decía que si preguntaba, las cosas se complicarían. Sabía que una curiosidad que no podía controlar haría que su vida fuera más corta. 

Estaba parado en el mismo lugar, mirando fijamente la espalda del Rey Marcial cuando vio una cara familiar. No, en realidad, una máscara familiar. 

Era una máscara tan oscura como un demonio. Para Atran, era un bastardo que se parecía a un demonio. 

No quería volver a verlo, pero ¿Qué podía hacer?

Atran era alguien que saltaba al fuego por dinero. 

"¿Lo que pedí?"

Yeon-woo fue directo al grano sin siquiera saludar. Atran estaba a punto de pronunciar todas las maldiciones que había estado guardando en su interior todo este tiempo, pero simplemente las retuvo, asintiendo con la cabeza. 

"Lo aceptaron."

Yeon-woo asintió con la cabeza. 

"Bien... Vayamos a otro lugar."