Reciente

sábado, 19 de septiembre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 256

Capítulo 256. Crecimiento (6)


'Todavía tengo un largo camino por recorrer'.

Yeon-woo murmuró para sí mismo mirando el montón de barro en su mano. Había logrado agarrarlo, pero no estaba satisfecho, puesto que lo había aplastado. 

Si tan sólo pudiera usar su Conciencia para controlar su fuerza... 

'Pero... ahora mi conciencia me sigue naturalmente'.

Yeon-woo sonrió, sintiéndose orgulloso y decepcionado al mismo tiempo. 

Moviendo su cuerpo por primera vez después de entrenar la parte inferior de su cuerpo al máximo, definitivamente podía sentir la diferencia. Se notaba especialmente cuando saltaba al aire. Debido a que su Conciencia se adhería de forma natural a su cuerpo podía crear muchos cambios diferentes. 

Era la evidencia de que su cuerpo había cambiado.

Los músculos de Yeon-woo habían estado duros como rocas porque había entrenado continuamente todo este tiempo. Pero ahora, eran suaves, como el caucho. 

La Piedra Filosofal y el Circuito de Maná le proporcionaban una gran cantidad de maná de forma más eficiente.

Su Percepción Extrasensorial estaba más clara de lo normal. Además, Yeon-woo podía sentir el pulso de cada célula y músculo. 

Sin embargo, Yeon-woo todavía pensaba que necesitaba entrenar más. 

A pesar de que había logrado internalizar su Conciencia, no la había sincronizado con su cuerpo. Necesitaba controlar completamente la Conciencia como lo había hecho con el Aura. 

"Parece que ahora tienes lo básico."

Justo entonces, Galliard aterrizó junto a Yeon-woo con una sonrisa de satisfacción. 

Yeon-woo se rió con incredulidad. El sistema le decía que la competencia de su habilidad había alcanzado el 80%, pero Galliard decía ahora que estaba empezando. Significaba que todavía tenía mucho que aprender. 

"Ya que de alguna manera sabes cómo caminar, aprendamos a correr."

Yeon-woo recordó los diferentes movimientos que Galliard había usado en el ataque de los jugadores Elohim en el piso 23. Todos eran aplicaciones diferentes del Shunpo. 

Sus enemigos no pudieron luchar contra cada uno de ellos. Galliard era tan escurridizo como un fantasma. 

En ese momento, Galliard había amplificado su Conciencia.

Los ojos de Yeon-woo brillaban. Ahora comenzaría a aprender verdaderamente sobre la Conciencia. 

Sin embargo, tenía otro pensamiento. Si sólo había aprendido a caminar, ¿Qué sería 'volar'?

"¿Qué debería hacer?" Yeon-woo preguntó con entusiasmo.

"Simple. Todo depende de lo bien que conozcas lo básico, ¿Hmm?"

"¿......?"

Galliard levantó una esquina de su boca. 

"Realmente demostrarlo es lo mejor."

¡Pang!

Galliard intentó apuñalar a Yeon-woo con la rama en su mano. Había reunido tanta Conciencia en ella que el sonido del aire condensándose y explotando sonó. 

Yeon-woo instintivamente retrocedió. La rama apenas pasó al lado de su sien. 

Retorciendo su cuerpo, sacó su Bayoneta Mágica. 

¡Kwang!

Cuando la rama y la Bayoneta Mágica chocaron, se escuchó el sonido de una explosión.

Las dos armas se movieron hacia atrás y chocaron nuevamente. 

¡Kung!

***

Phante estaba muy pensativo. 

|Quiero que se conviertan en mis alas.|

Se había alegrado cuando escuchó eso. 

|Volverse lo suficientemente fuertes...|

Y sintió como si alguien le presionara el pecho cuando escuchó eso. 

|...para que no seamos aplastados, sin importar quien sea.|

Cuando recordó las últimas palabras, Phante maldijo. 

'...Maldición'.

No había maldecido a Yeon-woo. Se estaba maldiciendo a sí mismo. 

Cuando Yeon-woo le dijo que se hiciera más fuerte, Phante dijo con confianza que se convertiría en los dientes de Yeon-woo, no en sus alas. 

Sin embargo, sólo dijo esto para que no pudiera descifrar sus verdaderos pensamientos. Después de eso, los pensamientos de Phante se volvieron confusos. 

Podía sentir que la brecha entre él y Yeon-woo se hacía más grande con el paso del tiempo, por lo que le preocupaba que pudiera quedarse completamente atrás. 

Seguía entrenando su Mugong, pero no llegaba lejos. 

No podía escapar de la idea de que se estaba quedando atrás. Se sentía demasiado débil. 

Por otra parte, no sabía por qué no podía concentrarse y qué le molestaba tanto.

Cuando vio a Yeon-woo saltando, Phante se mantuvo en silencio. Se había dado cuenta de la emoción que le estaba molestando todo este tiempo. 

Inferioridad.

Para Phante, Yeon-woo era un modelo a seguir. Al principio, lo consideraba un rival y lo seguía para luchar contra él. 

Pero gradualmente Phante comenzó a conocer su lado humano y quiso aprender de él. 

Sin embargo, continuó usando su envidia por las capacidades de Yeon-woo como una forma de motivarse. 

Pero, sólo había pensado que sería capaz de alcanzarlo algún día; no había tenido otros pensamientos. 

Ahora, sentía otra cosa.

'¿Por qué no puedo ni siquiera acercarme a él?'

Phante sentía inferioridad y respeto hacia Yeon-woo al mismo tiempo. 

¿Por qué ese tipo podía hacerlo, pero él no podía? También trabajaba muy duro. Entonces, ¿Por qué?

Desde sus días de juventud, Phante sólo estaba satisfecho cuando estaba al mando. Cuando jugaba a la guerra con sus amigos, siempre tenía que ser el comandante, y siempre tenía que superar a los demás cuando había entrenamiento de grupo.

Era impensable que alguien pudiera estar delante de él. 

El trono. Phante sólo quería una cosa en su juventud, y vivía creyendo que nunca podría quedarse atrás para convertirse en rey.

Disfrutaba que los demás lo envidiaran, y nunca había pensado en mirarlos de esa manera. Se burlaba cuando la gente decía que era arrogante. 

Entonces, conoció a Yeon-woo. 

En su lucha, Phante sintió que su mundo se derrumbaba. 

Había cometido un error al pensar que el mundo giraba a su alrededor. Habían incontables personas,

Así que, trabajó duro para alcanzarlo. Y de repente, consideraba a Yeon-woo con respeto. 

Se encontraba en una posición en la que nunca había estado. 

Tampoco había podido alcanzar a  Yeon-woo, sólo se volvió más distante. 

Entonces, con el paso del tiempo, Phante comenzó a 'entenderlo'. Ocasionalmente, suspiraba diciendo, 'Vaya, ahí va otra vez', y pensaba que no había nada que pudiera hacer para alcanzarlo. 

En algún momento se había rendido. 

Claramente eso estaba mal.

Yeon-woo seguía siendo un símbolo de respeto para Phante. Estaba orgulloso de Yeon-woo por recorrer ese duro camino solo, pero no debía haber renunciado. 

'No debo actuar de esa manera'.

Algo surgió en Phante. El deseo de ganar. 

Las emociones que había desechado después de entender que no podía alcanzarlo. 

Phante rechinó los dientes. Oprimió su sentimiento de inferioridad. En cambio, su pasión por ganar se despertó. 

Quería derrotar a Yeon-woo. 

"Oppa. Voy a subir a la Torre."

Edora, que había estado observando en silencio a Yeon-woo a su lado, habló de repente.

Phante detuvo sus pensamientos y se volteó hacia su hermana pequeña. 

¿Qué estaba pensando Edora mientras miraba a Yeon-woo? Estaba claro que ella había cambiado de opinión, como lo había hecho él. 

Sus ojos se veían profundos. Por un momento, Phante pensó que estaba mirando a su madre, la Médium Psíquica. 

Una cosa que sabía con seguridad era que no estaba pensando lo mismo que ella. 

Phante sentía un deseo de ganar, y probablemente los nuevos pensamientos de Edora provenían del amor. 

Sin embargo, Phante no preguntó qué estaba pensando.

Cada uno podía tener sus propios pensamientos.

Todo lo que podía hacer era animarla silenciosamente como su hermano. Por eso asintió con la cabeza sin decir mucho, y Edora se giró diciendo, "Gracias."

Wrooong, oong-

La espada en el brazo de Edora vibró. Podía sentir un calor que proviniendo de ella. 

Un rato después de que Edora se fuera, Phante miró en silencio a Yeon-woo y a Galliard. Luego, se levantó y se dirigió hacia alguna parte. 

***

El Anciano Principal levantó sus gafas y frunció el ceño. 

"¿Qué?"

"Tu Mina Sangrienta, por favor dámela."

Hablaba con confianza, como si hubiera venido a recuperar algo que había dejado en una casa de empeños. 

El Anciano Principal miró de nuevo a Phante y dejó el libro que estaba leyendo. Pensó que podría descansar porque el Rey Marcial estaba tranquilo, pero su hijo estaba diciendo tonterías ahora. 

Quería abofetear su cara que se parecía a la del Rey Marcial, pero se controló y le hizo una pregunta a Phante con los ojos entrecerrados. 

"¿Estás diciendo que sabes lo que son las Minas Sangrientas?"

"Lo sé."

Phante asintió. Minas Sangrientas. El símbolo del Filósofo Sangriento. Era un arma marcial que provenía de la Adivinación de la familia Cheongram, el Control del Relámpago. 

Los sentimientos de competitividad de Phante hacia Yeon-woo se habían convertido en un deseo de hacerse más fuerte. Y a esta conclusión habían llegado los pensamientos de Phante. 

Sin embargo, el Anciano Principal resopló como si no hubiera manera de que lo enseñara. 

"No. No lo sabes."

"No. Sí que lo sé."

"No. No lo sabes."

Phante estaba a punto de decir algo de nuevo, pero cerró la boca. El Anciano Principal sonrió. Estaba mirando con superioridad a Phante, con una sonrisa burlona. 

"¿Debería decirte la verdad?"

Phante asintió con la cabeza. 

"Eres débil."

Los ojos de Phante se agrandaron. Su espalda se puso rígida, apretó los puños. 

"¡......!"

El Anciano Principal continuó burlándose de él. 

"No pienses en negarlo. Tengo razón, ¿No? ¿Tus hermanos? Sí. La mayoría de ellos son más débiles que tú. Pero también están los que son más fuertes que tú. No olvides que tu madre y tu hermana contribuyeron mucho para que fueras un posible candidato al trono."

"......"

"Aunque son famosos por ser los hermanos Cheongram, hay muchos monstruos en el mundo. Incluso la aldea está llena de guerreros más fuertes que tú, y hay muchos más en la Torre."

Phante apretó los dientes. Sin embargo, el Anciano Principal no se detuvo. 

"Y una cosa más. Ni siquiera eres inteligente."

"......"

Los ojos enrojecidos de Phante se estremecieron. La gente solía decirlo a menudo; era simple y agresivo. 

Sin embargo, eso era sólo cuando la gente lo juzgaba amablemente. En otras palabras, significaba que era estúpido y que no pensaba bien las cosas. 

El Anciano Principal trabajaba duro en silencio en su oficina, pero en realidad no había nadie más arrogante que él. 

Incluso el Rey Marcial tenía que ceder ante él. Además, el Anciano Principal podía permitirse actuar de esa manera. 

"Soy fuerte. Inteligente. Está muerto, pero ni siquiera Amanecer Negro del Ejército del Demonio pudo decirme algo. Además, ¿Quién crees que organizó este archivo? ¿Quién ayudó a tu padre a llegar a donde está ahora?"

El Anciano Principal definitivamente no emanaba ninguna aura en particular, pero Phante sentía que lo estaban aplastando. 

Sentía como si alguien estuviera apretando su corazón. Se le estaba haciendo más difícil respirar. Su corazón casi se le salía del pecho, y su ropa estaba empapada de sudor. 

El Filósofo Sangriento. Aunque eclipsado por el Rey Marcial, seguía siendo un pilar de la Tribu de un Solo Cuerno. Además, había demostrado al mundo que todavía estaba en forma. Incluso Waltz tuvo que doblegarse ante él. 

Phante apretó los dientes, y poco después habló

"...Lo entiendo."

"Está bien."

El Anciano asintió arrogantemente con la cabeza y continuó. 

"Y la Mina Sangrienta me simboliza. Es algo que obtuve luchando toda mi vida, dando vueltas, pensando, aprendiendo, perdiendo, y luego luchando para intentarlo de nuevo. La Mina Sangrienta soy yo."

El Anciano Principal comenzó a fruncir el ceño. Su rostro arrugado expresaba su rabia. 

"¿Y ahora qué?"

La rabia de una bestia sacudió la atmósfera a su alrededor. Phante no podía decir si la atmósfera estaba temblando o si él estaba temblando. 

"¿Un tipo que no es fuerte o inteligente quiere algo mío? Regresa."

Era una orden estricta. También una advertencia para que no codiciara algo que no le pertenecía cuando no lo merecía. 

Los hombros de Phaten temblaban. Sentía como si se estuviera cayendo por un acantilado, como cuando conoció a Yeon-woo. 

Su mundo se estaba desmoronando de nuevo. 

Lo que le quedaba de orgullo había sido destruido.

Miró al Anciano Principal con los ojos enrojecidos. Normalmente, habría hecho un berrinche y pateado la puerta para irse, pero Phante inclinó su cabeza. 

"...Por favor, dame una oportunidad."