Reciente

miércoles, 9 de septiembre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 241

Capítulo 241. La Reina Del Verano (6)


[Ha elegido la 'Lingote de Oro de Yaltabao' como su recompensa.]

<< Nota: En el inglés le pusieron 'Seguro Yaltabao', pero es un error. Según el coreano (금괴) significa lingote de oro. >>

[...¿Estás seguro?]

Una voz demoníaca habló. 

[Lingote de Oro de Yaltabao]

[Clasificación: Otros]

[Calificación: A+]

[Descripción: Un lingote de oro creado por el misterioso mercader Yaltabao. Es mucho más puro que la mayoría de los lingotes de oro, pero es popular por su conductividad para el maná.] 

¿Dónde iba a usar esto?

El demonismo remanente de Agares quería gritar. Sin embargo, a pesar de lo que pensaba, Yeon-woo eligió la misma recompensa de nuevo. 

[Ha elegido la 'Lingote de Oro de Yaltabao' como su recompensa.]
 
[Ha elegido la 'Lingote de Oro de Yaltabao' como su recompensa.]

......

Lingote de Oro de Yaltabao

Era un artículo de valor incalculable en la Torre, que también se usaba como un tipo de moneda.

Resultaba difícil de conseguir este artículo. Sin embargo, definitivamente se quedaba corto para tratarse de recompensa por una misión que el Dragón Rojo había dado. 

Había elegido el cosas como esta en lugar del Huevo de Fenghuang o el Fuego de Prometeo. El demonismo gritó furiosamente.

[...¡¿Qué estás haciendo?!]

"Algo divertido."

Yeon-woo sonrió. Además, podía estar seguro de una cosa. El demonismo formaba parte de él, pero no podía leer su mente. Estaba claro que no sabía lo que estaba haciendo. 

Si se trataba de un método que el demonismo no podía adivinar, entonces era una forma confiable. 

[...Seguro. Estoy seguro de que lo harás bien. Incluso puedo esperarlo. Ese dragón. Tienes que tenerlo en tus manos.]

El demonismo murmuró insatisfactoriamente, y luego desapareció, lamiéndose los labios. 

Cada vez que veía a la Reina del Verano, esperaba ansiosamente su sabor. Además, se trataba del último dragón de la Torre. Sería un manjar. 

'Aunque no haré lo que tú quieres que haga'.

Yeon-woo sonrió y recogió todos los Lingotes de Oro de Yaltabao. Evidentemente, no sería capaz de aplastar a la Reina del Verano hasta la muerte utilizando los Lingotes de Oro de Yaltabao.

Usó Parpadeo para llegar a un lugar que había encontrado con su Percepción Extrasensorial. Era un lugar apartado del campo de batalla. 

"¡¿Q-Qué pasa?!"

Atran se sorprendió cuando Yeon-woo apareció de repente delante de él. 

El Rey de Hielo y Dos Veces por reflejo atacaron con sus armas, pero estas fueron repelidas por una pared que no podían observar. Se trataba de una barrera que Boo había activado desde una sombra. 

De repente, el Rey de Hielo y Dos Veces abrieron los ojos. Aunque habían atacado rápidamente, su ataque llevaba una fuerza significativa que no podía ser desviada con facilidad. Una palabra apareció en sus cabezas.

'Peligro'.

No intentaron acercarse de nuevo a la persona desconocida. Nunca lo habían visto, pero lo reconocieron inmediatamente.

Sólo había una persona con una máscara negra lo suficientemente hábil. El Acaparador. 

"Tú, ¿Cómo llegaste...?"

Atran se escondió detrás de 'Turn' pensando que el Dragón Rojo había enviado a un asesino, y poco después, sus ojos se agrandaron cuando vio a Yeon-woo. 

"Ha pasado un tiempo."

Cuando Yeon-woo saludó, los ojos de Atran se agrandaron, y luego se estrecharon de nuevo. 

"Sí. ¡Eras tú! ¡Mierda! ¡Así que eso es lo que pasó!"

Cuando Atran escuchó la voz de Yeon-woo, se dio cuenta de lo que había pasado. 

Yeon-woo sonrió. 

"Te das cuenta rápidamente."

"¡Necesito hacerlo por mi trabajo! ¡Maldita sea! ¡Fui estafado por un jugador otra vez!"

Atran maldito. Tenía como regla hablar educadamente con los demás, pero se enfadó mucho cuando vio a Yeon-woo. 

La repentina aparición de Yeon-woo. Una voz que había escuchado antes. Una actitud familiar. No pudo evitar notarlo.

Rechinó los dientes pensando en lo que había pasado en el Tutorial. Esta vez, Yeon-woo lo había presionado completamente hasta el límite. 

"¿Por qué viniste aquí ahora? ¿Para burlarte de mí? ¿O para mirar a un mercader en bancarrota?"

El Rey del Hielo y Dos Veces miraron con interés a Atran debido al giro de los acontecimientos.

No sabían sobre su relación, pero resultaba gracioso que Atran tuviera cierta hostilidad hacia Yeon-woo. El Atran que ellos conocían era alguien cuya cara inexpresiva no se desmoronaría tan fácilmente.

'Turn' puso su espada de nuevo en su vaina y se hizo a un lado. Pero aún siendo leal a su deber, continuó observando a Yeon-woo. 

Tenía una mirada aguda. 

[Hablemos más tarde. Nocturno.]

"......"

'Turn'. El segundo discípulo del Rey Marcial lo miró con desprecio y sacudió la cabeza, como si le dijera que hiciera lo que quisiera. 

Yeon-woo miró a Nocturno con calma. El segundo discípulo que había dejado al Rey Marcial, diciendo que ese no era su camino. Se veía igual a la sombra que se había encontrado en el piso 21. No pensaba que lo encontraría en este lugar.

Además, incluso el Rey de Hielo estaba al lado de Atran. Tampoco sabía que el mercenario que había perdido contra el Rey Marcial estaría en este lugar. 

Pensar que todos estos jugadores hábiles habían sido contratados. 

Aunque dieras una cantidad absurda de dinero, los mercenarios de clase alta tenían que estar interesados en el trabajo para tomarlo.

No lo sabía con seguridad, pero probablemente los otros mercenarios muertos también tenían un precio de contratación bastante alto. 

Atran definitivamente era hábil. Incluso había sido capaz de aumentar las expectativas con sólo unas pocas piezas de la tabla. Fue un mejor resultado del que Yeon-woo esperaba. 

'Definitivamente encontré a la persona adecuada'.

Yeon-woo miró fijamente a Atran. Atran dio un paso atrás, pensando que sería engañado de nuevo. 

"¿Qué? ¿Qué es esta vez?"

"Todavía tienes la autoridad para abrir la Ventana de Mercader, ¿Verdad? Quiero hacer un trato."

La Ventana de Mercader. Era un sistema que sólo se permitía a los mercaderes misteriosos. Además, cuanto más alto sea el rango de un mercader, más tipos de artículos podrían tener. 

Aunque Atran estaba al borde de un acantilado, seguía siendo director de la Unión de Viento del Oeste, así que podía manejar la mayoría de los artículos. 

"¡Nada de tratos! ¡Piensa en lo que hiciste hasta ahora! ¡No hay nada bueno que venga de...!"

"Este artículo probablemente es lo suficientemente bueno."

Yeon-woo extendió un Lingote de Oro de Yaltabao hacia él. 

Se estremeció. 

El cuerpo de Atran se estremeció. Los Lingotes de Oro de Yaltabao eran un artículo por el que los mercaderes misteriosos se volvían locos. 

Su valor nunca disminuiría. Más bien, su valor aumentaba constantemente a medida que la gente trataba de acapararlos. 
 
Cuando hacías tratos con ellos, siempre podías cobrar una tarifa. La calculadora en la cabeza de Atran funcionó rápidamente. 

Atran bajó un poco la guardia y tosió. 

"Pero aún así, eso es...."

En ese momento, Yeon-woo sacó los cuatro Lingotes de Oro de Yaltabao restantes.

"¡Cualquier cosa que quieras! ¡Amamos a nuestros clientes!"

Atran se inclinó lo suficiente para que su cabeza tocara el suelo. Cinco Lingotes de Oro de Yaltabao bastaban para intentar recuperarse de su bancarrota. 

"Jejejeje. Entonces, nuestro adorable cliente, ¿Está buscando algo en particular? Nosotros en la Unión de Viento del Oeste tenemos una historia de 2.000 años, así que tenemos todo tipo de artículos raros que no se pueden encontrar fácilmente. ¿Le gustaría mirar la tienda?"

Se frotaba las manos como una mosca, parecía que estaba listo para vender su alma. El Rey del Hielo, Dos Veces y Nocturno sacudieron sus cabezas. Se rieron con incredulidad, imaginando de dónde había sacado Yeon-woo los Lingotes de Oro de Yaltabao.

La misión del Dragón Rojo. ¿Qué estaba tratando de hacer con las recompensas que había obtenido?

Se sabía que el Acaparador era el discípulo del Rey Marcial. Así que pensaban que estaba tratando de dañar al Dragón Rojo con una recompensa que obtuvo de ellos mismos. Todos lo creían.

'El discípulo se parece a su maestro'.

A Yeon-woo no le importaban las miradas que estaba recibiendo y habló con Atran. 

"Quiero todo lo que pueda de Asesinas de Dragones."

"¡......!"

"¡......!"

"¡Jajajaja! ¡Ya veo! ¡Había una manera!"

Dos veces y Nocturno se quedaron sorprendidos, mientras que el Rey del Hielo se reía. 

Asesina de Dragones. Una lanza que también se llamaba Lanza Dragón.

Medía más de 6 metros y pesaba cientos de kilos. Pero al mismo tiempo, era tan delgada como el brazo de una mujer. 

Como su nombre indicaba, era un arma especializada en la caza de dragones. 

Hace mucho tiempo, la gente que le guardaba rencor a la Reina del Verano se había reunido para crearla, pero fueron descubiertos por la Reina del Verano, y el proceso de creación del arma desapareció de la historia.

Sin embargo, una pequeña cantidad se filtraron al mercado negro o a las uniones.

'Si puedo usar esto...'

La mente de Atran pensaba rápidamente. La Unión del Viento del Oeste tenía más Asesinas de Dragones que el resto de las uniones juntas. 

Tenían alrededor del 80% de los restantes. Eso se debía a que habían pensado que su valor se elevaría astronómicamente, por lo que se aseguraron de conseguir montones. 

Sin embargo, la Unión de Viento del Oeste lamentaba esta decisión. 

La Asesina de Dragones definitivamente era excepcional, pero usarlo resultaba complicado. Era pesado, y se rompía fácilmente. 

Sólo se podía usar una vez. ¿Quién querría comprar algo como eso a semejante precio? Seguro le dejaría una buena comisión.

Por ahora, podría deshacerse de esos objetos por un gran precio.

'¡Tengo suerte!'

Atran cerró sus labios para evitar gritar de felicidad. En momentos como éste, no podía demostrar lo que sentía. No sería capaz de estafar al cliente de esa manera. 

Pero cuando aclaró su garganta y se encontró con los ojos de Yeon-woo, Atran suspiró. Los ojos de Yeon-woo estaban curvados, con una mirada que parecía indicar que sabía lo que Atran estaba pensando. 

Por supuesto, Yeon-woo podría conocer el verdadero valor de las Asesinas de Dragones. Incluso lo había estafado en el pasado. Aunque Atran no estaba seguro de esto, Yeon-woo probablemente conocía la economía mejor que los mercaderes. 

Entre ellos, el más fácil de convencer era Atran. 

"Jejejeje. ¡Claro! ¡Como se esperaba de ti! Tu perspicacia es increíble. Lo has considerado bien. Señor. Las Asesinas de Dragones que tenemos en la Unión del Viento del Oeste están mejor cuidados que el resto de las Asesinas de Dragones del mercado, y funcionan muy bien. Sin embargo..."

Pero no estaría de más intentarlo. Las palabras de Atran se desvanecieron mientras continuaba. 

"Con esta cantidad, sólo puedes comprar el 30% de nuestras acciones actuales...."

"Buscaré otro mercader si no quieres."

Atran agarró a Yeon-woo, que se estaba alejando. 

"¡Cielos! Jejeje. ¿Por qué se comporta de esa manera, señor? Ya ha hecho negocios conmigo antes. ¿Esto es todo lo que significa nuestra relación? ¿Por qué tiene tanta prisa? Tienes que terminar de escuchar lo que estoy diciendo. Por supuesto, eso sería en circunstancias normales, ¡Pero te haré un descuento especial!"

Yeon-woo sonrió mientras Atran comenzó a hablar más rápido. 

"Entonces, ¿Cuánto puedo comprar?"

"Un poco más de la mitad..."

Yeon-woo se dio la vuelta otra vez. 

"¡Cielos! ¡Por supuesto te daré más que eso!"

"7 por ciento."

"Heek. ¡No, No, no podemos hacer eso! Todavía tenemos los honorarios, así que no nos quedará nada..."

"8 por ciento."

"¡Sí, señor! ¡El trato está hecho!"

Atran selló el trato después de ser estafado por Yeon-woo. 

[Has pagado ×5 'Lingotes de Oro de Yaltabao' para comprar ×31 'Asesinas de Dragones'.]

Todos los Lingotes de Oro de Yaltabao en la mano de Yeon-woo desaparecieron y en su lugar, 31 lanzas de 6 metros de largo estaban a sus pies.

Pero Yeon-woo no estaba satisfecho con eso.  

"Todavía te queda algo en inventario, ¿Verdad?"

"Señor, incluso si están en inventario ahora mismo es demasiado dif...."

"Compraré no sólo lo que quede en inventario, sino todo lo que se haya intercambiado en el mercado negro o en otros gremios. Puedes tomar los honorarios que necesites."

"¿Estás hablando del resto de las Asesinas de Dragones?"

"¿No puedes?"

"¡Claro que sí! ¡Definitivamente! ¡Traeremos todo lo que hay en la Torre, e incluso los que están fuera también!"

"Hay otras cosas que quiero comprar también."

Yeon-woo habló de las cosas en las que estaba pensando. Pero la cara de Atran cambió cuando escuchó la lista. 

Todos eran productos horribles como la Asesina de Dragones. Sin embargo, eran ridículamente caros, por lo que eran un dolor en el trasero para la unión. 

No sabía por qué Yeon-woo los necesitaba, pero le había dicho que cuantos más hubieran, mejor. 

Una cantidad colosal para una sola compra, y la sonrisa de Atran se hizo más amplia cada vez. 

Si esta compra tenía éxito, definitivamente sería capaz de permanecer en la unión. 

Significaba que podría tener la oportunidad de regresar. 

Ahora, Yeon-woo no parecía un demonio sino un ángel enviado por el cielo. 

"...Y eso es todo. ¿Es posible?"

"Por supuesto. Aunque no lo sea, tendremos que hacer lo que sea para conseguirlo."

Atran estaba listo para darle sus riñones e hígado a Yeon-woo. 

"Tan rápido como sea posible."

"Entendido. Um, pero....."

"¿Hay algún problema?"

"¿Cómo piensa pagar...?"

Yeon-woo sonrió. 

"¿Por qué? ¿Crees que me escaparé con los artículos?"

"Cielos, ¡No me atrevería a pensar eso! ¡Por supuesto que confío en ti! Jejejeje. Sin embargo, como sabes, las personas se han vuelto menos conscientes y todo el mundo está luchando financieramente... Jejeje."

"Por supuesto que te lo daré."

Yeon-woo asintió con la cabeza. Los ojos de Atran se llenaron de expectación mientras mantenía sus manos hacia adelante. 

¿Qué daría como pago? ¿Más Lingotes de Oro de Yaltabao? ¿Karma? ¿O libros de la Tribu de un Solo Cuerno? Cualquier cosa estaba bien. Todo estaba bien, eran cosas que destacaban en el mercado. 

Sin embargo, Yeon-woo aplastó las expectativas de Atran.