Reciente

jueves, 3 de septiembre de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 231

Capítulo 231. Cacería de Brujas (6)


El grupo de mercenarios entró en los cañones tan pronto como atravesaron el portal. 

Atran estaba entre ellos. 

En una situación normal, no habría participado, porque nunca se ponía en peligro, pero estaba hirviendo de rabia. Quería observar la desesperación del Dragón Rojopersonalmente.

Pero cuando entró en la Formación del Mundo de los Monstruos, se dio cuenta de que algo andaba mal. 

'¿Qué es esto?'

Había rastros de feroces peleas, e incluso había famosos Rankers entre los cadáveres. También estaba lleno de quimeras de aspecto monstruoso. 

En ese momento.

"¡Una emboscada!"

"¡Es un ataque desde arriba! ¡Apunten al objetivo!"

Los mercenarios se movieron frenéticamente para hacer retroceder las quimeras, y los gremios de asesinos surgieron de la oscuridad para matarlos. 

No obstante, la sincronización del grupo no era muy buena, por lo que continuaron perdiendo jugadores. Y como las brujas aparecían de vez en cuando para molestarlos...
 
"¡Es una bruja! ¡Magia otra vez! ¡Dispérsense!"

"¡Hija de perra! Estás.....¡ack!"

Cuando entraron en la Formación del Mundo de los Desastres, su fuerza de 500 se había reducido a 100. Y había quienes se destacaban entre ellos.

Calavera Negra, Dos Veces, y el Rey del Hielo. Sin embargo, las miradas de los presentes se concentraron en otros lugares.

¡Pupupung!

"¡La bruja ha sido golpeada! ¡Esa bruja está muerta!"

"¿Co, cómo ha sido golpeada? ¿Debería haber una barrera?"

Cada vez que Jang Wei, disfrazado de otra persona, tiraba de su arco, las cabezas de las brujas explotaban como sandías. 

¡Chwachwachwak!

"¿Los destruyó de un solo golpe?"

"¡Mo, Monstruo...!"

Y una persona misteriosa cubierta con una túnica negra eliminó a los monstruos cercanos.

Gracias a estos dos, los daños no empeoraron, y pudieron llegar a la Formación del Mundo de las Calamidades. 
 
Los mercenarios de la clase S los envidiaban, pero los mercenarios de nivel inferior no pensaban lo mismo. 

Gracias a ellos, sus vidas se salvaron, y ni siquiera sintieron envidia porque la brecha en sus habilidades era demasiado evidente.

Sin embargo, el problema radicaba en que nadie conocía sus identidades.

'¿Quiénes son?'

Si tenían tanta fuerza, probablemente eran Altos Rankers. Pero nadie podría adivinar su identidad.

Lo mismo ocurría con Atran. 

'¿Jang y Turn? Proporcionaron esos nombres, pero probablemente son apodos...'

Cuando los contrató, no mostraron sus habilidades, así que se les asignó la clase D. Por eso no sabía lo poderosos que eran. 

Atran intentó entablar una conversación para acercarse a ellos. Pero cada vez que lo hacía, los dos respondían con brusquedad. Las conversaciones no duraron mucho tiempo. 
 
Pero como seguían haciendo su trabajo, Atran desistió de la idea.

"Creo que Dragón Rojo y Elohim están luchando adelante."

Cuando Sombra Lunar trajo nueva información, habiendo explorado el frente, la atmósfera se volvió rígida. 

"¿Dragón Rojo y Elohim?"

El líder de Sombra Lunar, Creciente, asintió con la cabeza. 

"Sí. Creo que es Tom y Aether."

"Mmm."

Atran se quedó perdido en sus pensamientos por un momento. Su objetivo consistía en dañar al Dragón Rojo, pero no había necesidad de ponerse en peligro. 

"¿Hay otra manera de llegar a la fortaleza?"

"Creo que podemos evitar los dos si pasamos por el desvío..." Las palabras de Creciente se prolongaron al final.

Probablemente quería decir que era peligroso pasar por el desvío. Atran echó un vistazo a donde estaban 'Jang' y 'Turn'. Los dos estaban silenciosamente sentados un poco separados de los otros.
 
Finalmente, Atran tomó su decisión y miró de nuevo a Creciente. 

"Entonces, si pasamos por el desvío, ¿Podemos llegar al castillo? Pregunto si es posible."

"Sí. Es posible."

"Entonces hagamos eso. Tenemos que conseguir la verdadera tabla."

Los ojos de Atran brillaban con fuerza. 

***

"Dune, tenemos que establecer contramedidas."

"¡Dune!"

"Dune. ¡Por favor!"

El Castillo Brocken estaba ruidoso. 

Las brujas tenían rostros que demostraban su urgencia. 

Hace unas horas, confiaban en que podrían defenderse de los ataques de todos los grandes clanes. 

Si tenían el conocimiento y las Piedras Filosóficas, pensaron que igualaban a los Ocho Grandes Clanes, no, que podían superarlos. 
 
Y las cosas habían ido bien hasta que una misteriosa explosión ocurrió repentinamente. 

"¡Dune!"

Las brujas que se habían quedado se aferraban a Vieira Dune con rostros desesperados. Necesitaban establecer contramedidas. 

Pero Vieira Dune sólo cerró los ojos. No dijo nada. Su rostro pálido se veía más blanco de lo normal. 

Mientras lo hacía, las brujas sintieron que se desesperaban aún más. 

Todas sus fuerzas estaban afuera del castillo, con órdenes de detener a sus enemigos, y continuaban siendo aniquiladas por las explosiones. Sólo quedaban eruditas en este lugar. 

Si atravesaban el castillo, era realmente el final para ellas. 

"¡El Mar del Tiempo ha llegado a la entrada norte!"

"Los mercenarios del Viento del Oeste se acercan rápidamente a través de la desviación. En unos 15 minutos, llegarán a la entrada oeste..."

"El Clan Trafalgar está a punto de atravesar la entrada sur..."

"¡El Ranker Shaun...!"

"¡Los jugadores de Elohim están a punto de atravesar una puerta! ¡La barrera casi ha caído! ¡Dune! ¡Por favor, tome su decisión....!"

Cuanto más tiempo pasaban los informes de las jóvenes brujas, más frenéticas se ponían. Pero Vieira Dune se mantuvo quieta. Sólo se podía observar el movimiento de su cabello verde que se deslizaba por su sombrero puntiagudo.
 
De repente, se escuchó el sonido de una roca del tamaño de una casa cayendo sobre el lago.

"¡La Tri, Tribu de un Sólo Cuerno, ha llegado a la For, Formación del Mundo Fantasmal!"

"¿Qué? ¿Por qué están aquí?"

"¡La Formación del Mundo de los Monstruos...! ¡La Formación del Mundo de los Desastres... y la Formación del Mundo del Inframundo se ha roto! ¡Entraron en la Formación del Mundo de las Calamidades!"

"¿De qué estás hablando? ¿Cómo se pueden destruir tan rápido...?"

"¡Es el Rey Marcial! ¡El Rey Marcial ha llegado!"

"¡......!"

"¡......!"

La noticia de la aparición del Rey Marcial las dejó conmocionadas.

'Estamos acabadas'.

Eso era lo único que podían pensar.

No sabían por qué el Rey Marcial y la Tribu de un Solo Cuerno, que no le importaban los acontecimientos de la Torre, habían aparecido.

Sólo una cosa era segura. El clan no podría sobrevivir de esta manera. 

Las expresiones de las brujas estaban abatidas. La atmósfera se volvió pesada.

Justo entonces, Vieira Dune abrió los ojos. 

Unos ojos blancos sin pupilas. La líder de todas las brujas y la manifestación de la Gran Madre abrió lentamente su boca. 

"La Madre ha hablado."

El color comenzó a volver de nuevo a las caras de las brujas. 

La Gran Madre. El ser que las había creado pero que no había respondido a sus preguntas, regresó recientemente para salvar a sus hijas del peligro. 

"¿Qué, qué dijo Ma, Madre, Dune?" preguntó alguien, pero Vieira Dune se puso de pie en silencio. 

"Tenemos que acudir al laboratorio antes de que vengan. La respuesta estará en ese lugar. Así que todas, por favor, esperen un poco más."

La voz de Vieira Dune sonó en silencio. 

"Madre llegará pronto para cuidar de sus hijas."

* * *

¡Kwang! 

Con el sonido de una gigantesca explosión, la barrera de nueve capas se rompió como el vidrio, y la puerta del castillo salió volando. 

Los jugadores Elohim habían logrado atravesar el catillo primero. 

En medio del polvo, Ione habló en voz baja. 

"Entraremos. Maten a todas las brujas que vean. Sólo son pr#stitutas sucias que vendieron sus almas a los demonios de todos modos. Tienen que desaparecer para siempre. Sin embargo, dejen su laboratorio y sus archivos intactos. Después de que el conocimiento prohibido sea clasificado, todo lo demás será tomado."

Todos los jugadores de los Elohim miraron fijamente a su alrededor y avanzaron de un salto. Las simples pr#stitutas los habían retrasado hasta ahora, así que planeaban destruirlas tan pronto como las vieran. Todos se movieron a la velocidad de la luz. 

Y desde lejos, había alguien observándolos. 

'No tengo que hacer nada'.

Yeon-woo sonrió en un árbol cercano. 

No sólo mataron a todas las brujas que se encontraron, sino que rompieron una puerta del castillo. Estaba agradecido por eso. Habría sido bueno que hubieran hecho buenas acciones como estas desde el principio. 

Yeon-woo sacó a Vigrid mientras pensaba en esto. 

El tiempo para jugar había terminado. Aunque estaba agradecido con ellos, no iba a dejar que tuvieran la cabeza de Vieira Dune. 

'Los retrasaré un poco'.

Yeon-woo activó sus poderes en sucesión. 

[Despertar del Cuerpo del Dragón (3ra Etapa)]

[Estigmas de la Diosa]

[Hyoongshin Acksal]

La Sangre de Dragón circulaba por su cuerpo mientras las escamas se extendían. Yeon-woo vertió su maná en Vigrid. Al mismo tiempo, no suprimió el aura que estaba emitiendo. 

[Ola de fuego]

[72 Bian - Yul, Pa, Cham]

La trayectoria del fuego negro de Vigrid aterrizó sobre la vanguardia de Elohim.

¡Urrr, kwakwakwang!

Kwakwaka-

El efecto de su ataque fue impresionante. 

Antes de que pudieran hacer algo, el fuego negro arrasó con todos los jugadores de Elohim en la vanguardia, e incluso la onda de choqué llegó hasta donde estaba Ione. 

Las explosiones no se detuvieron y Boo les añadió magia de apoyo. El lugar se volvió caótico.

"¡Accck!"

"Justo cuando....."

"¡Sálvenme!"

Las continuas olas de calor y sus secuelas no los dejaron descansar. 

No podían determinar cuánto estaban heridos, dónde estaban sus camaradas, o cuándo iba a ocurrir otro ataque. Ni siquiera podían moverse rápidamente para escapar. 

La combinación de Boo y Yeon-woo estaba resultando mucho más destructiva de lo esperado. 

Mientras tanto, Yeon-woo desplegó sus alas de fuego y voló hacia el castillo por encima de ellos.

[Lo haré. Te mostraé. El mapa.]

Boo le mostró a Yeon-woo un mapa. 

Una representación en 3D de la ubicación de los edificios e incluso donde estaba Yeon-woo estaba marcado en azul en el mapa. 

'Es como un sistema de navegación'.

Yeon-woo se dirigió hacia donde estaba marcado en verde, hacia la prisión subterránea donde estaba Ananta. 

Sus movimientos no fueron captados por las brujas. 

Más bien, cuando encontraba una bruja cerca a través de su Percepción Extrasensorial, la mataba usando Aura, sin hacer ningún ruido. 

Cuando llegó, Yeon-woo reunió su maná y habló. 

"Boo, cuando esté en la prisión, ocúpate de todo bajo tierra."

[Sí. Señor.]

No sólo había prisión subterránea. El subsuelo era más complejo que el castillo, y había laboratorios, archivos de magia, e incluso almacenes con bienes valiosos. 

Todos eran tesoros que las brujas de la Noche de Walpurgis habían recogido durante años. 

Y en el séptimo piso subterráneo, la verdadera Tabla de Esmeralda estaba guardada en secreto. 

Yeon-woo no la necesitaba, pero no había ninguna razón para dejar que otros la tuvieran. 

Estaba planeando tomar todo lo que quisiera antes de que Elohim o Dragón Rojo llegara. 

Como Boo conocía todos los secretos del Castillo Brocken, era definitivamente posible. 

Aunque parecía que había unos cuantos guardianes por todas partes, no se preocupaba por ello. Después de haber consumido varias Piedras Filosofales durante el camino, Boo se había vuelto bastante fuerte.

Su Visión Infernal había aumentado en sus ojos, por lo que si superaba el límite final de su estatus actual, podría convertirse en un Anciano Lich. 

'También debe recordar algunas cosas de su vida. Debería preguntarle cuando esto termine'.

Con eso en mente, Yeon-woo pisó el suelo con todas sus fuerzas. Mientras lo hacía, el suelo explotó, y se creó un agujero que traspasaba hasta el sexto pisos. 

Sintiendo a Boo dejar su sombra, Yeon-woo descendió directamente al sexto piso. 

Yeon-woo sintió una sensación de déjà vu. Había tubos de vidrio gigantes a lo largo de las paredes. Dentro de los tubos de vidrio, había gente sumergida en un líquido púrpura. Tenía un color similar a la Piedra Filosofal. 

Había visto lo mismo en Arangdan, quienes habían estdo haciendo la Piedra Filosofal. 

Cada tubo de cristal estaba conectado con tuberías que se dirigían al centro, y en el interior, Ananta estaba en un profundo sueño. 

Como si fuera una princesa dormida en un bosque, esperando a su príncipe.