Reciente

martes, 8 de septiembre de 2020

Matrimonio Depredador - Capítulo 53

Capítulo 53. Regalos Devueltos (1)


Los secretarios parecían estar corriendo detrás del príncipe heredero, trataban de seguirle el ritmo. Finalmente, el carruaje se dirigió a un vecindario de aspecto extravagante en la carretera. Blain estaba furioso, soltando interminables blasfemias hasta que finalmente llegó a la propiedad de la reina.

"Quédense aquí. Seguiré adelante solo". Dijo a los secretarios, que se estremecieron y retrocedieron para dejarle entrar solo en el palacio.

Había que señalar que los aposentos de la reina eran sin duda los más grandiosos de todo el palacio. Con su rápido ingenio y su buen ojo para captar cosas, Cerdina había elegido las obras de arte más valiosas que existían. 

Su habitación estaba incluso adornada, de arriba a abajo, con gemas preciosas y oro.

Pero ni siquiera la majestuosidad del lugar no podía ocultar la desesperación y la desolación que apestaba.

Blain miraba con desagrado cada estatua que pasaba, antes de empujar las puertas del auditorio desde el pasillo, sin preocuparse por la escena que estaba causando.

"¡El Príncipe Heredero!"

Exclamó el Conde Weddleton, levantándose de su asiento sorprendido mientras Blain abría de golpe las puertas. Desafortunadamente, Cerdina permaneció imperturbable, y saludó al príncipe con una sonrisa amable.

"Pasa". Lo invitó a pasar.

Había una costosa piel de zorro sobre sus piernas, que llegaba hasta sus rodillas. Sus manos se deslizaron suavemente sobre las suaves pieles, incluso mientras continuaba dirigiéndose al príncipe de forma bastante informal.

"Estaba pensando que hacer con este hermoso zorro que me regalaste", le comunicó con ligereza. Incluso parecía encantada, elogiando el pelaje gris, comentando lo perfecto que sería para un chal.

Con una voz áspera pero suave, Blain la corrigió.

"Pero ese no ha sido mi captura, ¿No?" dijo, y ella sólo se rió, cubriéndose los labios mientras lo hacía.

"No seas tan aguafiestas, hijo. El caballero que cazó contigo pudo haberlo atrapado, pero eso equivale a que sea tu captura", señaló ella.

Mientras hablaba ella permanecía sentada como la reina perfecta que representa. Sonriendo brillantemente, con una expresión impecable, parecía un ángel. No obstante, había una fuerte tensión en el lugar.

Sintiendo una discusión en ciernes, el Conde Weddleton se excusó inmediatamente después de mirar a los dos monarcas...

"Creo que es mejor que me vaya", dijo, recogió sus cosas, y salió lentamente sin más preámbulos.

Ninguno de los dos hizo algo para detenerlo. Incluso las sirvientas que les atendían salieron silenciosamente del auditorio para darles también privacidad.

Con sólo Blain y Cerdina en el auditorio, Blain finalmente la miró abiertamente.

"¡¿Fuiste tú quien lo hizo?!", exclamó inmediatamente.

"¿Hiciste qué?" preguntó ella, fingiendo confusión.

"La princesa vomitó sangre justo antes de desmayarse." Blain se quejó: "Te pregunto si fuiste tú quien la envenenó."

La Reina Cerdina simplemente parpadeó como un búho, su pestaña revoloteando suavemente mientras dejaba que Blain la atacara con sus palabras. Cuando él terminó, ella respondió con una voz fría...

"¿Por qué piensas eso?", preguntó con gracia, pero sólo sirvió para agravar más a Blain.

"¡Porque es algo que naturalmente harías!" respondió.

"Blain, mi querido hijo", suspiró suavemente, apartando la piel de zorro antes de levantarse para caminar hacia él, tomándose el tiempo necesario, antes de abrazarlo.

Blain tembló cuando lo tocó, y sus extremidades se congelaron, incapaz de apartarla. La mano de Cerdina subió a la parte trasera de su cabeza, bajando por su cuello, y luego repitió los movimientos de manera tranquilizadora.

Sus labios se movieron hasta que susurró en su oído...

"¿No habías dicho que era tuya?", preguntó fríamente, "¿Por qué me metería en cosas que son tuyas?"

"Madre..."

"¿Por qué sigues preocupándote?" ella preguntó, finalmente alejando su cara para mirar a Blain a los ojos. Sus cejas pulcramente arregladas se arrugaron hasta fruncir el ceño, "¿Tienes miedo de que te la roben? ¿De un simple... bárbaro?", preguntó ella.

"Sólo me preocupa su pureza", le admitió a regañadientes.

"Ah", dijo ella con una suave sonrisa, "¿Así que tu única preocupación son sus actividades indecentes, y si ha mantenido su castidad?"

Era bastante divertido observar nervioso a su hijo. Ella miró con agrado la forma en que Blain apretaba su mandíbula con fuerza.

"No te preocupes, hijo mío". Cerdina le dijo, dándole suaves palmadas en el hombro, "Una vez que las negociaciones terminen, serás reconocido como el único heredero del rey."

|No tienes que preocuparte por eso. Puedo conseguirte lo que desees.|

Esas eran las mismas palabras que Cerdina le había dicho muchas veces antes. Su voz sonaba como una canción de cuna en sus oídos...

Eventualmente, se dio la vuelta, apartando su cara de ella. En completo contraste con la rabia que se incrementaban en su interior cuando estaba de camino hacia este lugar, ahora el príncipe se había tranquilizado. Cerdina miró a Blain con lástima, antes de continuar hablando.

"Debes creerme, también a mí me sorprendió lo que le pasó a la princesa", le aseguró, "Y si la visitas, envíale mis saludos. Además, dile que se tome su tiempo para descansar."

"Está bien, pero mientras tanto, déjala en paz", le dijo Blain, y Cerdina asintió con la cabeza, dejando de lado sus preocupaciones.

"Sí, sí, hasta que se recupere completamente lo haré, incluso podría reorganizar su agenda..."

"¿¡Qué!? ¡No!" Blain estalló repentinamente, alejándose de los brazos de Cerdina. Ella se sorprendió. Sus ojos estaban agrandados cuando su hijo estalló con rabia una vez más.

"¡No te acerques a ella!" le exigió, "¡Nunca!"