Reciente

jueves, 24 de septiembre de 2020

Bajo El Roble - Capítulo 14

 Capítulo 14. Destrozada (2)


"¿Qué?"

"Te la quité y la destrocé en el proceso."

"Oh... uh, ¿cómo? ¿Me la quitaste?" Max no pudo evitar preguntar.

Esa pregunta lo desconcertó un poco. Dando vuelta su asiento, la miró y vio su figura agarrando las sábanas como un escudo, y entonces gritó.

"¿Qué se supone que debía hacer? No podías respirar... incluso te estabas poniendo azul, debido a tu braga. ¡Intentaba desatar el nudo porque la terrible ropa interior estaba demasiado apretada! Por mucho que lo intenté, el nudo no se soltó, ¡así que te la arranqué! Maldita sea... ¡Ni siquiera sabía que se podía subir y bajar!"

La cara de Maximilian se enrojeció hasta el punto de humear. Estaba mortificada hasta la muerte, pensando que él había visto su ropa interior y lo que había debajo de ella.

Su niñera la obligó a usar bragas apretadas en ausencia de su esposo. Dijo que eso la mantendría casta.

Max fue obligada a llevar esa horrible cosa en su cuerpo, pero nunca pensó que alguien la vería. Mientras se agarraba la cara con un impulso de saltar por la ventana inmediatamente, Riftan dijo con un pequeño suspiro.

"Mañana te compraré ropa interior nueva, así que no te pongas así. ¿O quieres que te preste la mía?"

"¡Oh, no! Está bien..."

Max sacudió la cabeza rápidamente. No tenía la más mínima intención de usar la ropa interior de otra persona, o de un hombre, en este caso. Además, llevar sólo una túnica de hombre holgada ya la hacía sentir incómoda. Riftan le escudriñó los ojos y la vio hurgar en la sopa con su cuchara.

"¿Cuándo terminarás de revolver eso? Apúrate y come. Ni siquiera has tocado el pan."

Se metió unas cuantas cucharadas más en la boca. Sin embargo, su mala boca y su estómago abultado le hicieron perder el apetito pronto. Ni siquiera pensó en tocar el pan duro, sólo tragó un poco más de sopa, y luego puso el tazón a un lado.

"¿Qué? No te has comido ni la mitad," Dijo Riftan.

"No tengo apetito, así que..."

"No seas tan duro conmigo. No puedes soñar con comida lujosa hasta que lleguemos a casa. Aunque no se adapte a tu gusto, tu cuerpo no aguantará si no la toleras."

Max se sonrojó al oírlo como si estuviera regañando a una niña malcriada.

"¿O vas a ser tan quisquillosa y molesta durante todo el viaje?" Añadió irritado.

"Yo... comeré...”

Terminó tomando unos cuantos sorbos más pero se sentía tan mal que no pudo comer más. El hombre hizo una expresión desarticulada cuando ella dejó la cuchara. Afortunadamente, en lugar de obligarla a comer más, suspiró y aceptó la bandeja con el tazón.

"Te vas a quedar sin cabello si sigues siendo quisquillosa."

Chasqueó la lengua y se dio la vuelta. Max se encogió de hombros, incapaz de adaptarse a sus constantes cambios de humor. Parecía lo suficientemente amable como para ocuparse de su comida, pero se enfadaba rápidamente al momento siguiente. 

'¿Son mis palabras y acciones tan molestas?' Ella sintió que en su interior, él podía estar arrepintiéndose de haberla traído con él. '¿Por qué él...?'

Algunos pensamientos negativos y sumisos llenaron su cabeza. Max, no pudo soportarlo más y en un impulso le pregunto...

"Bueno, ¿por qué, eh, por qué me llevas?"

"¿Qué?"

El hombre, que salía con el tazón, se detuvo y la miró.

"¿Qué quieres decir con eso?"

"Bueno, yo, eh, en contra de mí, casarme... Ah, Ah, lo hiciste porque querías hacerlo. Oh, no lo hiciste... ¿Por qué me llevas contigo? No-no lo entiendo..."

Su rostro se volvió visiblemente rígido. Tragó con fuerza. Era difícil saber si el tartamudeo le hizo molestar o si fue su propia pregunta. Aunque llena de vacilación, ella todavía añadió,

"En primer lugar... somos, uh, no... Tú y yo somos una pareja casada rica, eres mucho mejor para mí... apenas nos conocemos... eso y... tú, me estás llevando a algún sitio, p-pero... haces lo que quieres..."

"¡Cierra la boca!"

Riftan soltó un repentino gruñido, mirándola furiosamente. Dejó la bandeja y volvió a la cama.

"¡Sé honesta! ¡¿No quieres venir conmigo?!"

"No es eso, es que..."

"¡No, no es eso! Aunque no es tan grande como el de tu padre, ¡mi castillo es lo suficientemente grande para que viva una chica como tú! Maldita sea, tengo suficiente dinero. ¡Si te preocupa no poder vivir en el lujo como antes, ya basta!"

Se encogió como una niña regañada. ¿Por qué cree que le preocupa vivir como la realeza cuando ha vivido una vida pobre todo el tiempo en el castillo de su padre? Ella respondió con una ráfaga de palabras mientras agitaba desesperadamente sus manos, como si la mera acción borrara sus anteriores declaraciones.

"¡No! Ese tipo de cosas no me preocupan. Es sólo que... ¿por qué, por qué me llevas contigo? Sólo tengo curiosidad..."

"Naturalmente, eres mi esposa. ¡Nuestro matrimonio es real, reconocido oficialmente por la iglesia! ¡Es de sentido común llevarte a mi casa! ¡Hiciste mal en vivir en la casa de tu padre incluso después de casarte!"

"Ah, pero... pensé que querrías el divorcio..."

"... ¿Qué?"

Él la sujetó con fuerza por los hombros. Max se puso azul como un ratón frente a una serpiente. La ira en su cara la sofocó. Tal vez aquí es donde la violencia, derivada de la impaciencia de entender a una tartamuda, se produciría. Ella cerró los ojos con miedo, como siempre lo hizo cuando el Duque de Croix la golpeaba.

Pero sin importar cuánto tiempo esperó, el dolor no llegó. Cuando abrió los ojos, fue recibida por sus orbes oscuros que la miraban ferozmente. Sus manos, agarrándose a sus hombros, temblaban débilmente, mientras se las arreglaba para controlar su ira latente.

"¿Divorcio? ¿Quieres divorciarte de mí ahora?"