Reciente

domingo, 30 de agosto de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 422

Capítulo 422. Yun Seohui


"Nada mal."

Los ojos de Yun Seohui se curvaban en forma de media luna mientras sonreía.

Phi Sora se estremeció, al igual que otros.

La razón por la que estaban en este problema, la razón por la que Roe Sherezade eligió traicionar a la humanidad, se debía a Sinyoung.

Por supuesto, la orden podría no haber venido directamente de Yun Seohui, pero eso no cambiaba el hecho de que su actitud como representante de Sinyoung era inapropiada.

Ciertamente no esperaban que se derrumbara por remordimiento, pero les desconcertaba que no mostrara signos de arrepentimiento.

Yun Seohui parecía bastante divertido.

"Me sorprendió que capturaran Nur y vinieran a Scheherazade a toda velocidad... pero cuando realmente pienso en ello, no tengo nada que perder en esta situación."

Con una sonrisa, Yun Seohui extendió sus brazos.

"Ya saben lo que dicen. Las oportunidades se encuentran en tiempos de crisis. La invasión de los Parásitos básicamente probó mi inocencia, y puedo usar eso a mi favor... Y en cuanto a Sinyoung, estaba programado que renunciara de todos modos."

Inclinó la cabeza y se encogió de hombros.

"Odio haber tenido que rendirme sin pelear. Y entonces sucede esto, así que me siento mucho mejor. ¿O debería decir, refrescante?"

Todo el mundo se quedó paralizado por la conmoción.

Sólo Seol Jihu miraba con calma a Yun Seohui, que giraba su cabello con un dedo.

Después de un momento de silencio, aclaró su garganta e hizo la misma pregunta que antes.

"¿Roe Scheherazade? Como dije, sabía de ella. Pero no podía ponerle un dedo encima por culpa de mi padre. Qué retardado. No podía ocultar su asqueroso hedor en el Paraíso... Todo es culpa suya."

"No, no tenía intención de detenerla. Eso no tiene ninguna relación conmigo. Aunque no sabía que esto iba a pasar."

"No lo sabía. Sabía que estaba planeando algo, pero no pensé que llegaría tan lejos como para unirse con los Parásitos. Me engañó. Ese Jung Minjong, es un hijo de perra."

"Oh, ¿Los textos? Sólo tenía curiosidad. Eso es todo."

Yun Seohui respondió sin dudar debido a la influencia de la magia mental.

Y luego...

"Ah, ¿Sobre tu hermana?"

Su voz se elevó repentinamente.

"Como dije, sólo le dije que asumiera la responsabilidad."

Levantó las manos y comentó en primer lugar.

Pero la amargura pronto se borró de su cara.

"Sin embargo..."

Las comisuras de su boca se enroscaron en una horrible sonrisa.

Luego continuó.

"Tú y yo sabemos que las palabras pueden ser interpretadas de muchas maneras diferentes."

Las cejas de Seol Jihu se movieron.

La posibilidad había cruzado su mente antes, pero...

"Usted, Representante Seol, es un idiota. ¿Realmente pensó que un contrato resolvería todos sus problemas? ¿Una promesa de Sacerdote? ¿Cree que eso es imposible de conseguir?"

"Imbécil. Cuando todos los Terrícolas regresan a la Tierra por primera vez, se les exige que firmen un contrato diciendo que no mencionarán el Paraíso. ¿Eso significa que no podemos hablar del Paraíso en la Tierra? Por supuesto que no. Podemos y lo hacemos. Nos referimos a él usando palabras como 'ese lugar' o 'Edén'."

"Y me aproveché de esa laguna. El Director Jung Minjong ha estado trabajando conmigo durante muchos años. Entendió lo que quise decir cuando le dije que asumiera la responsabilidad. Me pudo comprender."

"Le dije que estaba en su misma posición. Sabe cómo opero, así que apuesto a que pensó que le daría la oportunidad de volver a ponerse en pie."

Seol Jihu cerró los ojos.

"...Así que estás diciendo..."

Ella respiró profundamente y continuó.

"Tú eres la que le ordenó amenazar a mi familia."

"¿No has escuchado lo que acabo de decir? ¡Sólo le dije que se responsabilizara!"

Yun Seohui presionó su labio superior con su labio inferior.

"Nunca mentí."

Abrió bien los ojos y sonrió.

La expresión burlona de su cara ciertamente exigía un puñetazo.

Después de una breve pausa, Seol Jihu abrió lentamente los ojos.

"Tú eres la que asesinó a Jung Minjong."

"Sí, lo maté."

Yun Seohui sonrió.

"Iba a matarlo tanto si tenía éxito como si no. ¿Una salida? No hay manera de que yo tuviera algo como eso cuando me estabas acorralando."

"Firmé un contrato e hice una promesa. Para entonces había llegado al punto de no retorno, así que lo usé como herramienta para probar mi inocencia."

"Desde entonces, llevo contratos en blanco a donde quiera que vaya. ¡Porque no sabía cuándo aparecerías!"

Incluso cuando reveló sus verdaderos sentimientos, su cara no mostró el menor indicio de culpa.

La mandíbula de Phi Sora cayó.

Chohong se rió y Oh Rahee sacudieron su cabeza.

"Guao...."

Incluso María parecía horrorizada y desconcertada.

"Joder... Vaya... En serio...."

Su rostro mostraba claramente lo conmocionada que estaba de descubrir una perra más allá de lo creíble.

Algunos de los miembros más impacientes agarraron sus armas, pero sus pies permanecieron plantados.

"...Por qué..."

Porque aunque él parecía tranquilo...

"¿Por qué?"

Seol Jihu estaba más enojado que nadie.

"¿Por qué hiciste eso?"

"¿Por qué?"

Yun Seohui resopló.

"Esa es una pregunta fácil de responder. Había algo que quería ver."

"¿......?"

"Realmente, realmente quería mirar tu cara en la desesperación. Quería verte arrodillada en el arrepentimiento."

La cara de Seol Jihu se volvió rígida.

"Sólo piénsalo. Durante la Guerra del Valle Arden, reuní a los Ejecutores y envié refuerzos para ti. Cuando fundaste una organización en Eva, te visité para felicitarte. En la Tierra, te protegí a ti y a tu familia."

"Ah, la verdadera persona que te cuidó a ti y a tu familia es Seora... Pero yo lo aprobé, así que puedo tomar el crédito por ello, ¿Verdad?"

"De todos modos, mi punto es que he hecho mucho por ti, pero aún así me obligaste a firmar el contrato y renunciar. Eso es una porquería. Ugh, sólo de pensarlo me hace enojar de nuevo."

"Tienes razón, soy la representante de Sinyoung. Lo soy. Pero cruzaste la línea. No se suponía que me hicieras eso. ¿Cómo pudiste hacerme esto?"

'Ahora es mi turno de preguntar'. Ella declaró y lanzó una pregunta.

"Fui amable contigo, ¿Por qué no fuiste amable conmigo?"

"......"

"No hice nada para dañarte, así que ¿Por qué? ¿Hmm?"

"......"

"¿Por qué estás tan callado? Respóndeme... ¡Respóndeme, hijo de perra!"

Seol Jihu levantó su barbilla y miró al cielo.

Un suspiro se escapó de sus labios apretados.

Yun Seohui hizo un puchero.

"De todos modos, esa es la razón. Ahora voy a hacerte lo mismo que tú me hiciste a mí."

Debe ser por eso que respondió 'nada mal' cuando le preguntó cómo se sentía. Porque independientemente de que haya sido intencional o no, pudo mirar la cara de Seol Jihu con desesperación.

"No hice nada malo."

"......"

"Todo esto es culpa tuya."

Yun Seohui levantó su barbilla y anunció en un tono casi arrogante.

|Ella es un misterio... Hay un caso en el que creo que Yun Seohui podría ser la culpable, pero para que mi suposición sea cierta, ella tiene que tener la mente de una niña de 5 años...|

De repente, la conversación que tuvo con Eun Yuri el otro día cruzó su mente.

Eun Yuri tenía razón. La ventana de estado no mentía.

Caprichosa, mujer niña, egoísta, muñeca artificial... Yun Seohui era una adulta y una humana sólo por fuera. Por dentro, todavía era una niña inmadura.

"¿Cuáles son tus planes de aquí en adelante?"

Preguntó Seol Jihu.

"¿Yo? Veamos... Sinyoung está básicamente acabado, así que le dejaré el desastre a Seora y me uniré a Valhalla."

"¿Cómo?"

"Ahora que se ha probado mi inocencia, le pediré perdón a Valhalla, les diré que nunca estuve preparada para ser la representante de una organización, y que haré todo lo que me pidan, incluso las tareas más ridículas. Entonces tal vez se apiaden de mí y me acepten."

"...Si te aceptamos, ¿Trabajarás duro?"

"¿Qué? ¡Oye! No puedes..."

Chohong, que había apretado y aflojado su agarre alrededor de la Espina de Acero más de una docena de veces, se sobresaltó.

Estaba a punto de preguntarle a Seol Jihu si estaba loco, y se detuvo.

El puño de Seol Jihu se apretó fuertemente alrededor del eje, levantando lentamente la lanza.

"¡Sí! ¡Trabajaré duro!"

Pero esto no pareció alarmar a Yun Seohui en absoluto y ella gritó alegremente.

"Trabajaré duro para ganar su confianza por el momento... Y luego..."

"¿Y luego?"

"¡Te apuñalaré por la espalda en el momento más crucial!"

Yun Seohui agitó su brazo derecho formando un círculo, como si estuviera balanceando un martillo.

"¿Así que puedes dañarme?"

"Sip, sip. He visto tu cara retorcida por la desesperación, pero aún no te he visto arrodillarte en señal de arrepentimiento. Será difícil, pero se me ocurrirá un plan. Haré lo que sea necesario para que te arrepientas de lo que has hecho. Te haré decir, 'no debería haber tratado a Yun Seohui de esa manera'."

'Por supuesto, si eres amable conmigo, podría cambiar de opinión'. Yun Seohui se encogió de hombros con una sonrisa.

"¿Y si no te aceptamos?"

Seol Jihu preguntó con voz tranquila, aunque escuchó a sus camaradas gritándole que la matara inmediatamente.

"Si no me aceptas... Veamos... Si te niegas a llevarme contigo..."

Yun Seohui apoyó su barbilla en su dedo, y luego sonrió e inclinó su cabeza.

"Bueno, entonces, supongo que no tengo otra opción que regresar a Scheherazade."

"Estás cruzando la línea".

"La presencia de Roe Scheherazade me molesta... pero ¿No me aceptaría si le mostrara cuánto lo siento?"

Seol Jihu permaneció en silencio.

Porque ya había visto lo que sucedería.

Sólo que esta vez, Roe Scheherazade reemplazó a Kim Hannah.

De repente, Yun Seohui agarró su estómago y se rió en silencio.

La expresión de Seol Jihu se volvió sombría.

"...¿Qué es tan gracioso?"

"Ah, ahora que lo pienso, es divertido."

Yun Seohui asintió, secándose las lágrimas.

"Es curioso, porque esto podría haberse evitado. Si no le hubiera dicho a Jung Minjong que se metiera con tu familia... tendrías más tiempo en tus manos..."

Esa fue la gota que colmó el vaso.

"O al menos... si no me hubiera hecho la difícil y hubiera atendido tu llamada un poco antes..."

Seol Jihu dio un paso adelante con la Lanza de la Pureza en su mano.

"En cierto modo..."

La luz regresó lentamente a los ojos apagados de Yun Seohui.

"Mis acciones han... arruinado tu plan..."

'¿Eh?' Yun Seohui parpadeó rápidamente como si hubiera despertado de un sueño.

El efecto de la magia mental de Roselle había llegado a su fin.

"¿Eh? Eh..."

Yun Seohui estaba evidentemente perpleja.

No podía saber si estaba soñando o no.

Pero el recuerdo de lo que acababa de suceder estaba claro en su cabeza.

Repasando todo lo que había dicho en voz alta...

"...Ah."

Yun Seohui se puso pálida de miedo.

Al darse cuenta, levantó rápidamente la cabeza.

Seol Jihu se acercaba a ella lentamente, paso a paso, sosteniendo la lanza blanca como la nieve en diagonal en su mano.

No había ni un rastro de ira o furia en su cara.

Más bien, su expresión estaba desprovista de toda emoción.

Esto la asustó aún más puesto que la expresión en blanco parecía indicar que finalmente había perdido toda esperanza en ella.

Y ella tenía razón. Seol Jihu ya no quería escuchar lo que tenía que decir.

"No es... espera..."

La cara de Yun Seohui era digna de mención.

Parecía que no esperaba que esto sucediera como si supiera que estaba perdida.

"¡No te acerques más!"

Yun Seohui se alejó de él, sacudiendo su cabeza de un lado a otro y gritando a todo pulmón.

"No te enojes. Mentí... quiero decir... ¡Seora! Así es, ¡Todo es culpa de Seora!"

Seol Jihu resopló.

"Es, escucha. ¿No tienes curiosidad? Por supuesto, esto no significa que sea inocente, pero..."

Balbuceando tonterías, Yun Seohui de repente tropezó y cayó sobre su trasero.

Su boca se abrió lentamente mientras miraba a Seol Jihu acercándose a ella.

Al mismo tiempo, una mirada desafiante recorrió rápidamente su rostro, y sus manos se movieron con gran agilidad.

Una luz parpadeó junto a los ojos de Seol Jihu.

"¡Detente! ¡Por favor!"

¿Podría ser que ella hubiera esperado esto desde el principio?

En la superficie, Yun Seohui parecía completamente asustada, pero incluso en esta situación, secretamente movía sus manos hacia sus bolsillos.

Su tenacidad era simplemente asombrosa. Era más completa de lo que se podía creer.

Seol Jihu fortaleció su agarre.

La verdad era que había querido matarla desde que ella dijo que nunca había mentido.

El Negro Seol Jihu pudo haberla mantenido con vida porque necesitaba todas las manos que pudiera conseguir, pero Seol Jihu no tenía intención de dejarla escapar.

Así que se decidió y se puso la lanza detrás de los hombros.

"¡Dije...!"

Yun Seohui gritó desesperadamente antes de que sus labios se enroscaran en una pequeña sonrisa.

"¡No!"

Ella sacó las manos de sus bolsillos, al mismo tiempo que alguien gruñendo como una bestia, se abalanzó sobre ella blandiendo una larga espada.

¡Rip!

"¿Ven...?"

Los ojos de Yun Seohui se agrandaron.

El lado izquierdo de su cuerpo se sintió entumecido.

Inconscientemente giró la cabeza y vio su brazo izquierdo, separado de su cuerpo, volando en el aire. Su mano estaba agarrando una piedra azul.

Los ojos de Yun Seohui se abrieron aún más que antes.

Pero incluso mientras eso sucedía, rápidamente llevó su mano derecha que sujetaba un pedazo de papel a su boca. Mordió el papel y lo rompió.

No... trató de romperlo.

¡Rip!

La espada largo una vez más la cortó.

Esta vez, su brazo derecho se separó de su hombro y descendió al suelo.

Yun Seohui trató de levantarse pero cayó de rodillas.

Al mismo tiempo, inclinó la cabeza hacia atrás.

"¡KIAAAAAAA!"

Un fuerte chillido estalló mientras la sangre brotaba como una fuente de donde los brazos habían sido cortados.

¡Slap! La cara de Yun Seohui se volteó hacia un lado.

Su mejilla le dolía y ardía.

Acababa de ser abofeteada con el filo de una espada, y la sangre comenzaba a gotear del corte en su mejilla.

"¡Kyaaaak!"

¡Slap! Antes de que pudiera decir algo, su cara se volteó de nuevo bajo la fuerza del golpe.

Sus ojos se movieron instintivamente en medio de la confusión.

El ataque no había venido de un miembro de Valhalla.

Marcel Ghionea y Kazuki le apuntaban con sus flechas, pero aún no habían disparado.

Y tampoco había sido Seol Jihu. Estaba congelado en su lugar con su lanza sobre su cabeza, pareciendo ligeramente sorprendido.

Lo que significaba...

"¡......!"

Yun Seohui finalmente se las arregló para mantener su cabeza recta. Cuando vio la figura frente a ella, se quedó aturdida.

Porque la mujer que estaba parada frente a ella, con su espada levantada al cielo y sus ojos inyectados de sangre llenos de rabia, era...

"¡Tú...!"

...Nada menos que su hermana, Yun Seora.