Reciente

sábado, 29 de agosto de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 421

Capítulo 421. Si Se Hubiera Tomado Una Decisión Diferente (2)


¿Por qué, por qué, por qué, por qué?

Los gritos sin sentido de Roe Sherezade llenos de la ira retenido, se convirtieron en un eco que continuamente golpeaba los oídos de todos.

Ella apretó los puños con fuerza y jadeó un rato.

Cuando finalmente levantó la cabeza...

"...Lo sé."

Miró a Seol Jihu y sonrió débilmente.

"Por supuesto, lo sé. Estoy actuando como una niña que hace un berrinche."

"Sí, no hizo nada malo, Representante Seol."

"Simplemente no me elegiste."

Cuando Seol Jihu conoció a Roe Scheherazade esa noche, ella le dio una pista. Aunque no dijo nada directamente, le preguntó por qué había dejado a Sinyoung tranquilo.

¿Habría hecho las cosas de manera diferente si supiera la historia de Roe Scheherazade? ¿Incluso después de que se firmara el contrato?

Seol Jihu no pudo encontrar una respuesta fácilmente.

"No es como si hubiera podido decir, 'Cooperaré con los Parásitos si no destruyes a Sinyoung'."

Roe Scheherazade se rió y se echó el cabello hacia atrás.

"Sé que no está bien que esté resentida contigo. Lo sé, pero no puedes evitarlo."

"Una vez que caes en el abismo y te ahogas en el pantano de la desesperación durante mucho tiempo..."

"Terminas odiando todo, sin razón."

Roe Scheherazade enderezó lentamente su espalda.

"Mi enemigo jurado está frente a mí, vivo y sano, pero no hay nada que pueda hacer."

"Me están destrozando cada día, pero ningún hombre o dios estaba dispuesto a ayudarme."

"¿Nación? ¿Gente? ¿Cómo es eso algo que me preocupa cuando estoy a punto de morir de frustración?"

"¿Eh...? Pero de repente veo esperanza. ¿En serio? ¿En serio?"

"Ah... al final, nada ha cambiado. Tengo que seguir viviendo así..."

Desesperada, y desesperada otra vez.

"Ah, qué vida de mierda."

"¿Por qué tengo que vivir así?"

"¿Porque este es el mundo en el que vivo?"

"Ah, ¿Es eso? Ya veo. Entonces..."

Al final de su interminable desesperación...

"Este maldito mundo, al diablo con él."

Sólo quedaba el odio.

"Jajaja, Jajajaja..."

Roe Scheherazade se rió en silencio.

Después de divagar como una loca, su expresión se volvió feroz como un demonio malvado que no volvería a existir bajo el cielo.

"Hoy, por fin estoy un paso más cerca de lograr mi sueño."

Con el rostro aliviado, habló con alegría.

"El Juramento Imperial se divide en tres estelas... Aunque no he obtenido la que está dentro de Gorad Boga, los cinco Comandantes presentes han dicho que sacarla no sería un problema si unían sus manos. Los Parásitos ya tienen una estela en su poder..."

Con esto, los Parásitos habían asegurado dos de las tres estelas.

"Entonces, ¿Dónde podría estar la última?"

Roe Scheherazade habló burlonamente con una sonrisa.

"Bueno, está bien incluso si no me lo dices."

Luego, ella agitó el collar en su mano.

Al darse cuenta de lo que estaba insinuando, Seol Jihu apretó los dientes.

"Quería ordenar a los dioses que me trajeran la última estela..."

Roe Scheherazade miró el collar y se encogió de hombros.

"Pero resulta que eso es imposible porque la estela fue hecha por la Deidad Principal, cuyo rango era más alto que el de los Siete Pecados."

Por supuesto, eso no significa que no pudiera hacer nada.

"Pero estoy segura de que pueden decirme dónde está escondida la última estela."

Los ojos de Baek Haeju se agrandaron.

"¡Porque ni siquiera los dioses pueden desafiar el Juramento Real!"

Después de gritar fuerte para que todos la escucharan, Roe Scheherazade se inclinó modestamente.

"Bueno, he hecho todo lo que quería hacer y he dicho todo lo que quería decir. Eso es todo por mi parte."

"......"

"No sé cuánto tiempo pasará hasta que se pueda sacar la estela, pero estoy deseando mirar sus caras cuando eso ocurra."

Se alejó del muro, riéndose.

"...Ah."

Entonces se detuvo de repente y giró la cabeza a mitad de camino.

"Sería una pena despedirse de esta manera... así que, ¿Por qué no te doy una última oportunidad?"

Una amplia sonrisa apareció en su rostro.

"Tal vez no sea demasiado tarde para que un acto de buena fe me haga cambiar de opinión... ¿Quién sabe? Tal vez cambie de opinión y deje de usar el Juramento Real."

"...¿Acto de buena fe?"

"Sí. Por ejemplo, mantando a esos bastardos de una forma humillante, más allá de las humillaciones que tuve que sufrir. Háganlos morir una muerte espantosa y horrorosa."

"......"

"Por supuesto, no bastará con matar a esa perra, al anterior director ejecutivo y a los ejecutivos que me violaron. . Si puedes hacer que todos los relacionados con Sinyoung... no, si puedes hacer que todos los miembros de su familia sufran lo mismo..."

Roe Scheherazade se lamió el labio superior mientras miraba a Yun Seohui.

"Entonces tal vez mi corazón puede ser apaciguado un poco. Bueno, hay mucho tiempo, así que esperaré tranquilamente."

En pocas palabras, quería que Sinyoung fuera destruido tanto en el Paraíso como en la Tierra.

"¡Juajuajua!"

Roe Scheherazade se rió de repente y se fue.

"Bueno, mierda, sé que las mujeres son notoriamente caprichosas, pero no vas a hacer lo que esta mujer quiere, ¿Verdad?"

Sung Shihyun, que estaba agachado a su lado, se levantó.

"Para usar un Juramento Real, se necesita la autoridad apropiada, es decir, la propiedad legítima sobre el mismo. Puesto que la transferencia de la propiedad sólo se reconoce cuando el dueño lo hace sin obstáculos, no tiene sentido lavarle el cerebro al dueño. No hay nada que podamos hacer si realmente cambia de opinión."

Se sacudió el trasero y fingió estar preocupado.

Sin embargo, meterse con los familiares de los ejecutivos era simplemente absurdo. Probablemente ni siquiera sabían de la existencia del Paraíso.

"De todos modos, haz lo mejor que puedas. Oh, y déjame darte un consejo. No te quedes sentado en este lugar. No a menos que quieran que las otras cinco ciudades sean arrasadas."

Sung Shihyun sonrió y se dio la vuelta.

Los otros Comandantes del Ejército comenzaron a darse vuelta uno por uno y bajaron por la pared.

Baek Haeju miraba ferozmente mientras Sung Shihyun bajaba las escaleras. El Sung Shihyun que conocía habría estado ansioso por tratar de hablar con ella o con Seo Yuhui. Sin embargo, no les dio ni una sola mirada.

Sólo tenía los ojos fijos en Seol Jihu.

De principio a fin.

Eso es lo que preocupaba a Baek Haeju.

Porque sus ojos eran los mismos que tenía cuando ideó el Plan de Expulsión de la Reina Parásito y tomó a la Reina Parásito con la guardia baja.


*


El incidente llegó a su fin.

Con Roe Scheherazade y los Comandantes del Ejército Parasitario marchándose, la ciudad se volvió deprimentemente tranquila.

Nadie se atrevió a pronunciar una palabra.

"...¡Maldita sea!"

¡Kwang! Chohong entonces soltó una maldición y lanzó la Espina de Acero. A pesar de que el arma recibió una mejora de x8, no se hizo ni un solo rasguño en la barrera que rodeaba la ciudad.

"Agh..."

Hugo tenía una rara y preocupada expresión.

"No estoy seguro de entenderlo todo, pero..."

Se frotó la frente con fuerza y suspiró.

"Estamos un poco jodidos, ¿No?"

De hecho, estaban en una situación bastante mala.

Para asegurar la estela, tenían que recuperar Scheherazade. Pero no sólo cinco Comandantes del Ejército sostenían el fuerte, sino que también estaba en medio del territorio enemigo.

Había una posibilidad de éxito si la Federación y la humanidad se unían para asediar la ciudad en un ataque total, pero la activación de Gorad Boga hizo que atacar la ciudad fuera imposible.

No había nada que pudieran hacer para evitar que los Parásitos tomaran la estela dentro de Gorad Boga.

"Bien, vamos a rendirnos. Ya que estamos jodidos en lo que respecta a esta estela, bien podríamos olvidarnos de ella y formar un nuevo plan. Pero antes de eso..."

Huu, huu. Hugo respiró profundamente como para bajar su presión arterial en aumento. Luego, apuntó su alabarda hacia adelante.

"Ocupémonos primero de esta perra."

Gruñó ferozmente mientras miraba a Yun Seohui.

"¿Esta perra es siquiera humana?"

"......"

"¿Cómo puedes hacerle eso a una viuda? Ah, ustedes fueron los que mataron a su esposo en primer lugar. Como si eso no fuera suficiente, ¿Hiciste que una reina sirviera alcohol en las fiestas? ¿Y la drogaron y la obligaron a hacer 'aquello' frente al retrato de su difunto esposo?

"......"

"¿Es eso algo que un ser humano haría? ¡Ni siquiera una bestia haría como eso!"

"Estoy de acuerdo."

Kazuki intervino. Normalmente se mantenía al margen de estos asuntos, pero parecía que esta vez no podía controlar su rabia.

Aunque podría estar demasiado orientada en los resultados, la única oportunidad entre un millón de impedir la invasión de los Parásitos con Gorad Boga y de lanzar un contraataque terminó siendo un fracaso.

En cierto modo, Sinyoung había hecho lo mismo que Templanza Furiosa.

"No es sólo este incidente. No ha habido ni un solo incidente en el que Sinyoung no estuviera involucrado. Son la raíz de todo el mal."

Kazuki continuó con voz fría.

"Por supuesto, Sinyoung ha sido destruido con la caída de Scheherazade, pero no es que hayan sido aniquilados. Es mejor que nos deshagamos de ellos de una vez por todas antes de que hagan más daño. Antes de que sea demasiado tarde."

"¡Eso es lo que estoy diciendo! ¿Qué dices, Seol?"

Hugo se giró a un lado mientras gritaba con fiereza. Luego, hizo una pausa.

Seol Jihu estaba parado en silencio sin decir una palabra. Parecía estar pensando profundamente, pero no parecía el caso a juzgar por sus ojos tensos y sus manos temblorosas.

'Otra vez...'

Phi Sora tragó.

El interruptor de Seol Jihu había sido encendido.

Sabiendo lo que terminaba pasando cuando el interruptor de Seol Jihu se encendía, Phi Sora no pudo evitar la tensión.

"Sssspp..."

Se escuchó una inhalación profunda.

"Wheeeeew..."

Seguido de una exhalación profunda.

A continuación...

"...¿Alguna noticia de las otras ciudades?"

Una voz baja con rabia reprimida escapó de la boca de Seol Jihu.

Phi Sora y otros sacaron rápidamente los cristales de comunicación.

"Eva está avanzando a toda velocidad con los miembros de la Federación. Deberían estar aquí mañana temprano..."

"Haramark dice que llegarán tarde esta noche."

"Odor es..."

Kim Hannah parecía haber hecho bien su trabajo, puesto que la mayoría de las ciudades parecían estar a punto de llegar.

"Hay que dejar que las otras ciudades sepan lo que pasó en este lugar sin dejar de lado ningún detalle. Contacten también con la Federación."

Después de comandar el equipo con calma, Seol Jihu cerró los ojos. Lo que Ian dijo de repente cruzó su mente.

|¿No es sorprendente si lo piensas? ¡Que una elección tan trivial pueda cambiar tu destino completamente!|

Como dijo, una sola y aparentemente trivial elección había desencadenado este evento.

Si hubiera elegido a Roe Scheherazade en ese entonces, si hubiera hecho una elección diferente, ¿Las cosas habrían resultado diferentes?

No había manera de saberlo, pero había una cosa de la que podía estar seguro.

Y era que una vez más se enfrentaba a una importante elección.

Yun Seohui todavía estaba sentada en el suelo. Estaba completamente aturdida.

"Señorita Yun Seohui."

Cuando Seol Jihu la llamó, sus ojos, que miraban fijamente al suelo, se elevaron.

Seol Jihu se arrodilló en silencio y se puso al nivel de los ojos.

"Voy a hacerte unas cuantas preguntas."

"......"

"Me gustaría que les respondieras con la verdad. No, más vale que lo hagas."

Una vez que sus ojos se encontraron, la garganta de Yun Seohui tembló. Entonces, apenas asintió con la cabeza.

"Primero."

Seol Jihu comenzó de inmediato.

"¿Sabías de la situación de Roe Scheherazade?"

"...Sí."

Yun Seohui se mordió el labio inferior pero afirmó.

"¿Lo ordenaste?"

"Definitivamente no."

"No lo pediste, pero lo sabías. ¿Por qué no lo detuviste?"

"...Porque estaba asustada."

Era una respuesta esperada.

"¿Quieres decir que tenías miedo de exponer la maldad de tu familia?"

"No, en lugar de eso... sabía lo que me pasaría si lo hacía."

"¿Qué quieres decir? Eres la directora ejecutiva de Sinyoung."

"Sólo dices eso porque no conoces el funcionamiento interno de mi padre y de Sinyoung."

Yun Seohui tragó.

"Padre me entregó toda la autoridad a mí y se retiró... pero eso no significaba que la influencia detrás de su nombre desapareciera."

"Envenenar a Gairos Scheherazade y hacerle esas cosas a Roe Scheherazade... mi padre estaba detrás de eso."

"No ha pasado mucho tiempo desde que me convertí en la directora ejecutiva de Sinyoung. Por lo menos, no lo suficiente para tener el mismo nivel de influencia que mi padre. ¿Realmente crees que mi padre se hubiera quedado callado si encontrara una falla en lo que hizo?"

"No es sólo Padre. Docenas de ejecutivos de alto nivel estuvieron involucrados en el asunto. Si Padre interviene y recibe su ayuda, deshacerse de mí no sería un problema."

Es decir, no había nada que pudiera haber hecho, y como tenía miedo de perder su posición como directora ejecutiva, se había quedado callada.

"Segundo."

Seol Jihu pasó a la siguiente pregunta sin discutir sus palabras.

"¿Planeaste el Incidente del Ataque a Valhalla?"

"Pensé que ya había dado mi respuesta. Ni siquiera sabía nada al respecto."

"Tercero."

Seol Jihu continuó sin pausa.

"¿Fuiste tú quien me envió un mensaje de texto en la Tierra usando el número de teléfono de la Señorita Yun Seora?"

"...Así es."

"¿Por qué?"

Al escuchar esta pregunta, Yun Seohui miró hacia abajo con impotencia.

"Porque tenía curiosidad."

"¿......?"

"Quería saber lo que pensabas de mí y lo que ibas a hacer conmigo. Por eso."

"Recuerdo el mensaje de texto pidiendo que nos reuniéramos y habláramos. ¿Qué querías hacer?"

"Exactamente eso. Hablar."

Yun Seohui apretó sus dientes.

"Quería intentar hablar contigo. No con otras personas alrededor, sino sólo tú y yo, como personas."

"......"

"Por eso te envié un mensaje de texto usando el número de Seora. Pensé que te negarías si te pedía que nos reuniéramos. Eso es todo."

"...Está bien. Cuarto."

Seol Jihu no profundizó mucho en el asunto. Siguió adelante tan pronto como obtuvo una respuesta.

"¿Por qué le disparaste a mi hermana?"

"...¿Qué?"

La voz de Yun Seohui subió por primera vez.

"No voy a repetirlo."

"No lo hice. Tampoco lo ordené."

"¿No fuiste tú?"

"¡Sí! Realmente no fui yo. ¡De verdad!"

Protestó como si esto fuese lo único que no podía reconocer.

Las risas sonaron desde los alrededores.

"Ahí va de nuevo."

"Estoy seguro de que no fuiste tú..."

Las cejas de Yun Seohui se levantaron. Giró su cabeza de un lado a otro antes de mirar a Seol Jihu con una expresión de ofendida.

"¿Crees que estoy loca? ¿Una psicópata? ¿Visitaría a alguien que traté de matar en el hospital e incluso me esforzaría por ayudarla?"

"Podrías hacerlo ya que fallaste."

"¡Haa!"

Yun Seohui exclamó y luego le dio a Seol Jihu una mirada penetrante.

"Déjame ser claro en esto. Después de firmar el contrato, llamé al Director de Recursos Humanos Jung Minjong. Esto es lo que le dije. Lo siento, pero acepté las condiciones de Valhalla. Pero no me guardes rencor porque me quitaré el traje contigo. De todos modos, ahora que las cosas han llegado a esto, ¡Asume la responsabilidad!"

"¿Y Jung Minjong desapareció después de eso?"

"Así es. Admito que tu hermana fue herida porque Sinyoung no pudo manejar a Jung Minjong apropiadamente."

Yun Seohui resopló.

"Por supuesto, hay una posibilidad de que alguien dentro de Sinyoung conspirara sin mi conocimiento. Por lo menos, puedo decir honestamente que no ordené a nadie que dañara a la familia del Representante Seol."

"Así de desesperada estás por vivir, eh."

Phi Sora se burló. Cuando Yun Seohui se giró rápidamente hacia un lado y la miró con desprecio, Phi Sora le devolvió su mirada.

"Perra, ¿De qué estás tan orgullosa? Será mejor que dejes de mirarme."

"...¿No me crees?"

"Por supuesto que no. ¿Me veo como si hubiera nacido ayer ¿Eh?"

Fue entonces.

Mientras Phi Sora respondía con dureza, Yun Seohui de repente comenzó a hurgar en sus bolsillos. Phi Sora se precipitó hacia adelante en caso de que estuviera tratando de hacer algo extraño pero se detuvo a mitad de camino.

Lo que sacó con su mano fue un pedazo de papel. También sacó un bolígrafo y comenzó a escribir en el papel.

Al examinarlo más de cerca, el pedazo de papel era un contrato otorgado con el poder de Dios.

Yun Seohui se levantó y le dio el contrato a Seol Jihu. Tomó el contrato y lo leyó lentamente, encontrando que todo lo que ella acababa de decir estaba escrito en él.

Incluso escribió que recibiría un castigo divino y moriría en el acto si había una pizca de falsedad en lo que decía.

"¿Has terminado de leer? No hay problema, ¿Verdad?"

Phi Sora, que leyó el contrato por encima del hombro de Seol Jihu, levantó bruscamente los ojos.

Yun Seohui arrebató el contrato de la mano de Seol Jihu y firmó antes de que alguien pudiera detenerla. Incluso se mordió el dedo y estampó su huella en él.

No una vez, sino varias veces.

Ningún castigo divino cayó del cielo.

"¿Y qué?"

Yun Seohui extendió sus brazos.

"¿Me creerán ahora?"

Ahora, los miembros de Valhalla estaban empezando a dudar de sí mismos. Creían firmemente que Yun Seohui estaba detrás de esto... pero se quedaron sin palabras después de observar a Yun Seohui llegando tan lejos para probar su inocencia.

Todos, con la excepción de Eun Yuri.

"Oppa, tú..."

Eun Yuri cerró la boca, deteniéndose sin decir, '¿tú recuerdas lo que te dije la última vez?'

Fue porque Seol Jihu levantó su mano. Luego le susurró algo al oído, y Eun Yuri retrocedió con un asentimiento.

"¿Crees que estoy desesperada por vivir? No, todo ha terminado de todos modos. ¿Por qué no me matan?"

A pesar de todo, Yun Seohui continuó.

"Lo admito. Este incidente sucedió porque descuidé a Roe Scheherazade para asegurar mi posición como directora ejecutiva, y también es mi culpa que no mantuviera una vigilancia adecuada sobre mi subordinado. Claro, no me sentiré muy mal si muero por ello."

Yun Seohui lloró y continuó.

"Pero como dije en la reunión y ahora otra vez... juro que no hice nada para tratar de dañar al Representante Seol. Ni una sola vez."

"......"

"No fui la persona que estuvo detrás del Incidente del Ataque a Valhalla o del ataque al miembro de la familia del representante Seol... Si no me vas a creer, ¿Por qué me salvaste en primer lugar?"

Yun Seohui se detuvo como si no pudiera seguir hablando. Su nariz roja se resopló.

"¿Por qué?"

Después de mordisquear su pobre labio inferior por un tiempo, Yun Seohui preguntó con una voz ahogada.

"¿Por qué el Representante Seol me odia tanto?"

"......"

"Sólo por qué..."

Luego bajó los brazos y la cabeza. Unas gotas de lágrimas cayeron al suelo.

Viendo los hombros temblorosos de Yun Seohui, Chohong sacudió su cabeza y murmuró.

"Cielos, tú y esa otra perra realmente están dando un espectáculo hoy."

Mientras tanto, Seol Jihu miraba con calma a la tranquila y llorona Yun Seohui.

Sus ojos se iluminaron débilmente.

[Ventana de Estado de Yun Seohui]

Fecha de Invocación: 22 de marzo de 2013
Grado de Marca: Plata
Sexo/Edad: Femenino/26
Altura/Peso: 167.2cm / 49.6kg
Condición actual: Nerviosa
Clase: Nvl 5. Salvadora
Nacionalidad: Corea (Área 1)
Afiliación: Sinyoung
Alias: Directora Ejecutiva de Sinyoung, La Emperatriz, Ser Humano Artificial, Oradora Brillante

[2. Características]
1. Temperamento
-Señales Sociales  (adepta a leer la mente de las personas en función de la situación)
-Caprichoso (dado a los cambios repentinos y no explicables en el estado de ánimo o acciones)
-Mujer niña (las acciones y los pensamientos son como los de una niña)
-Egoísta (preocupada sólo por sus propios beneficios)
-Contraída (actúa cierta manera para dar cierta impresión aunque realmente no es así)

2. Aptitud
-Sinestesia (sensible a los cambios en las emociones de otras personas)
-Elocuencia (dotada en el habla)
-Adaptable (capaz de manejar rápida y apropiadamente circunstancias inesperadas)
-Tramposa (astuta e ingeniosa)
-Cambiadora de Rostro (hábil para cambiar las máscaras según la situación)

[5. Nivel de Cognición]
Moderado (Las acciones y los pensamientos son sensatos; trabajadora) / Esperanzada / Muñeca Artificial (una persona inmadura y desconsiderada que sólo parece ser humana)


'Esperanzada...'

Seol Jihu respiró ligeramente después de confirmar el nivel de cognición de Yun Seohui. La segunda ranura reflejaba su estado emocional actual.

¿Qué esperaba Yun Seohui en este momento?

¿Su vida? ¿O era otra cosa?

Eso no era todo.

Había otra diferencia desde la vez que la vio en la ceremonia de apertura de Valhalla.

'Su color...'

Había pasado de cinco a uno.

Este fenómeno sólo podía significar una cosa.

La encrucijada había pasado en algún momento y su futuro estaba decidido. En otras palabras, Yun Seohui había decidido por sí misma.

Por supuesto, no era imposible que su color cambiara de nuevo. Aún así... Seol Jihu cerró los ojos y con calma extendió su mano.

"¡......!"

La llorona Yun Seohui se estremeció repentinamente al sentir una sensación de calor en su cabeza.

Seol Jihu había colocado suavemente su mano sobre su cabeza.

Su mano se movió de la parte superior de su cabeza a su mejilla, de su mejilla a su brazo, y luego de su brazo a su mano.

Fue una sensación escalofriantemente suave.

Luego, después de llegar a la mano de Yun Seohui...

"Ah."

La mano se deslizó hacia afuera.

Yun Seohui parpadeó.

Esperaba que Seol Jihu la ayudara a levantarse.

No, pensándolo ahora, se sentía como si le hubiera hecho algo.

Ella levantó la cabeza mientras tocaba a tientas su cara. Entonces vio a Seol Jihu asintiendo con la cabeza girada.

Para cuando Yun Seohui movió sus ojos detrás de Seol Jihu, Eun Yuri completó el hechizo que estaba haciendo por adelantado.

Mientras ella giraba su dedo índice en el aire, la línea de visión de Yun Seohui también dio un giro.

"Eh..."

Después de asentir con la cabeza una o dos veces como si estuviera adormecida, Yun Seohui cayó al suelo, incapaz de escapar de la repentina somnolencia que la invadió.

"Yo también me iré."

Cuando Seol Jihu asintió, Eun Yuri cantó otro hechizo y también se dejó caer. Ella se había lanzado un hechizo para dormir.

Los otros miembros tenían rostros de confusión. No fue hasta que Eun Yuri despertó que se dieron cuenta de la intención de Seol Jihu.

"Oppa, la Maestra dijo que ella necesitará más tiempo... Su fuerza de voluntad es aparentemente más fuerte de lo que ella anticipaba..."

Seol Jihu asintió como si no importara.

Le había dado una oportunidad.

Ya sea que ella mintiera hasta el final, o confesara la verdad demostrando su remordimiento.

Por supuesto, Yun Seohui incluso firmó un contrato para probar su supuesta inocencia, pero eso no bastaba para convencer a Seol Jihu. Fue porque recordó lo que había hablado con Eun Yuri en el pasado.

|...Las palabras tienen poderes místicos.|

|Una respuesta suave aleja la ira. A veces la misma palabra cambia de significado dependiendo del contexto. Dices una cosa, y otros la interpretarán de cientos de maneras diferentes.|

Se convenció después de observar la ventana de estado de Yun Seohui.

Yun Seohui era una oradora elocuente, alguien que podía crear y alterar el estado de las cosas con palabras.

Ahora, era el momento de averiguar las verdaderas intenciones de Yun Seohui. No importa lo increíble que fuera con las palabras, sería como una niña frente a Roselle y su magia.

...En verdad, ya sabía la respuesta.

¿Cuánto tiempo pasó?

Los ojos de Seol Jihu se iluminaron mientras miraba en blanco el cuerpo inerte de Yun Seohui.

Los ojos de Yun Seohui se movieron. Pronto, abrió lentamente los ojos y miró de un lado a otro.

Eun Yuri se despertó inmediatamente después.

Parecía que la magia mental había tenido éxito, pero Eun Yuri también transmitió el mensaje de Roselle de que no duraría mucho tiempo y que debía darse prisa.

"...Levántate."

Cuando Seol Jihu dio la orden, Yun Seohui se levantó obedientemente como una muñeca. Borracha de sueño, parecía que estaba teniendo un sueño.

"Señorita Yun Seohui."

Seol Jihu aclaró su garganta.

"¿Cómo te sientes ahora mismo?"

Preguntó en voz baja.

"......"

Yun Seohui no respondió de inmediato. Parpadeó durante un tiempo con una expresión de desconcierto.

Entonces, en el momento en que miró en blanco a Seol Jihu...

"...Jejeje."

Su rostro, antes desesperado, cambió ligeramente...

"¿Cómo me siento...?"

Y la comisura de su boca se enroscó ligeramente.