Reciente

jueves, 27 de agosto de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 419

Capítulo 419. El Futuro Que No Podía Ser Evitado (3)


Roe Scheherazade esperó a que la conmoción de afuera se intensificara antes de salir de la ruina.

El camino al centro de Gorad Boga era un laberinto complicado, así que salió a recibir a Sung Shihyun y a Caridad Aborrecible para que le guiaran en el camino.

"Para que la reina viniera personalmente a recibir a los invasores de su reino... Eso es algo realmente retorcido. Pero si lo que dicen es cierto, entiendo por qué llegarías a tales extremos."

"¿Así que has escuchado sobre mí?"

A pesar del tono sarcástico de Sung Shihyun, Roe Scheherazade permaneció sonriente.

"Por supuesto que sí, solía trabajar para Sinyoung. Estoy seguro de que sabes mejor que nadie que hay muchos pervertidos entre sus ejecutivos. Bastardos repugnantes que cumplen los deseos perversos que son incapaces de mostrar en la Tierra, en el Paraíso."

"Sí, bueno, has descrito con precisión a su antiguo representante. Entonces, ¿Qué es exactamente lo que has escuchado?"

"¿Fue en un bar? Uno de los ejecutivos presumió de que tenías que ir al baño, pero te hizo ir delante de él. Fue asqueroso. Ni siquiera puedo soportar mirar la mierda de alguien más... Ugh, sólo de pensarlo otra vez me da asco."

Caridad Aborrecible se cubrió la cara con sus tentáculos, claramente asqueado.

"¿Eso sucedió realmente? Está mintiendo, ¿Verdad?"

"...Así que están contando esa historia como si fuera una especie de cuento heroico. Eso es lo que esperaba."

Roe Scheherazade respondió sin pestañear.

"¿Quieres que te traiga a ese hijo de perra? Has hecho mucho por nosotros, así que te daré la oportunidad de hacer lo mismo con él."

"Aprecio tu oferta, pero estoy bien. No disfruto viendo a alguien defecar como una especie de animal."

"Mierda. ¿Así que realmente era verdad...?"

Sung Shihyun estaba a punto de chasquear la lengua, entonces se detuvo.

Miró hacia atrás con los ojos entrecerrados.

Luego le dijo al resto que siguieran adelante sin él y desapareció como el viento.

Roe Scheherazade sólo se encogió de hombros y continuó a través del laberinto con un elegante andar.

Al final, llegaron al centro de las ruinas, aunque Sung Shihyun ya no estaba con ellos.

"¿Es eso...?"

"Sí."

Roe Scheherazade asintió ante la pregunta de Caridad Aborrecible.

"El pilar de luz que estás mirando es la fuente del poder de Gorad Boga."

"Oh..."

Caridad Aborrecible no pudo ocultar su asombro cuando vio la superficie de maná dentro del pilar de luz elevarse lentamente hasta la cima.

"Parece que el pilar está casi lleno."

"Sólo la primera fase ha sido activada actualmente. Una vez que el maná alcance el círculo mágico del techo, podremos activar la fase dos."

"La primera fase cambia la estructura de la ruina para atraer el maná de toda la ciudad... Así que es esencialmente un paso preparatorio para la fase dos."

"Tienes razón. Una vez que el maná esté completamente cargado, podremos activar una gran y poderosa barrera que cubra toda la ciudad."

"Una barrera activada por un círculo mágico tan enorme... El centro del círculo es esa fuente de ahí. Incluso si la barrera está dañada, puede ser reparada mientras la fuente esté intacta, e incluso si el maná está agotado, una vez recargada, la barrera puede ser usada repetidamente... ¿Oh? Esta barrera puede convertir una pequeña cantidad de fuerza externa en maná y usarla para repararse a sí misma... ¡De hecho, este círculo mágico es demasiado avanzado para que lo hagan los humanos!"

Roe Scheherazade sonrió al monstruo encapuchado que murmuraba para sí mismo.

El Comandante del Tercer Ejército de los Parásitos era llamado el Nigromante, pero antes de eso, era un ArchiLich, y mucho antes un gran mago y sabio venerado.

Tal vez por esa razón , pudo reconocer la verdadera naturaleza de Gorad Boga a partir de la información limitada que se le dio.

"Esta barrera habría durado docenas de días incluso contra los siete. Por supuesto, suponiendo que se proporcionara al círculo mágico un suministro constante de maná. Podría haber sido problemático deshacerse de esto. Le agradezco su cooperación."

Caridad Aborrecible se inclinó ligeramente ante la reina.

Roe Scheherazade le dio una sonrisa mística.

"¿Cómo es que eres más humano que... Ah, solías serlo, ¿Verdad?"

"¿Perdón?"

"No es nada."

La reina se rió para sí misma y luego señaló el pilar de luz.

"De todos modos, la estela dentro del pilar es lo que quieres, ¿Verdad?"

"Bien. Lo mejor sería que me la llevara conmigo..."

Un tentáculo blando se estiró de la manga de Caridad Aborrecible y le acarició la barbilla.

"Pero la fuente misma es una barrera poderosa... Y me llevaría al menos un mes de trabajo conjunto a Bondad Retorcida, poder poner las manos en..."

Jajajaja. Una risa baja escapó de quien usaba la capucha.

"Pero no tienes que preocuparte. Ahora que estamos aquí, tu sueño se convertirá en realidad."

"De hecho, ya está en proceso de convertirse en una realidad."

Roe Scheherazade enderezó sus hombros y miró al pilar con ojos brillantes de esperanza.

El maná dentro del pilar estaba a sólo segundos de llegar al techo.


*


"¡Kyaheuk!"

La sangre brotó de la boca de Castidad la Vulgar.

Sus ojos, blancos por la conmoción, recuperaron lentamente su luz.

Sus ojos giraron en círculos en sus órbitas con gran dificultad, y cuando encontraron a Seol Jihu, empezaron a temblar.

Lo mismo ocurrió con otros Comandantes del Ejército.

No sólo Paciencia Explosiva sino también Bondad Retorcida dudaron en acercarse a Seol Jihu.

La Comandante del Séptimo Ejército estaba especialmente sorprendida.

No era tan fuerte cuando habían luchado en el Reino de los Espíritus.

Sólo había pasado un año desde entonces, y aún así se había convertido en un monstruo en una nueva dimensión.

Su velocidad de crecimiento era extraordinaria y sin precedentes.

'¿Podría ser...?'

De repente, las palabras de la Reina Parásito cruzaron su mente.

Según la reina, la estrella más brillante podría crecer por su cuenta sin la ayuda de nadie, pero cuando se le presionaba, su tasa de crecimiento aumentaba exponencialmente.

La Expedición del Reino de los Espíritus y la Guerra de la Fortaleza Tigol parecían haber desencadenado el crecimiento de la Estrella Más Brillante.

Y los Parásitos sólo recientemente habían empezado a moverse de nuevo.

Esta vez su principal objetivo era la humanidad, y como resultado la Estrella Más Brillante apareció ante ellos más rápido que nunca.

Si volvieran a fallar...

"......"

Los músculos de la garganta de Bondad Retorcida se movieron mientras tragaba.

Ella dio un paso atrás sin darse cuenta.

No se atrevió a atacarlo, porque en su mente estaba la imagen de la Estrella Más Brillante brillando aún más que ahora.

No uno, ni dos, sino tres Comandantes del Ejército luchaban contra un humano.

Pero la verdad era que Seol Jihu tampoco estaba en su mejor condición.

Se había esforzado al máximo desde el principio. Había golpeado fuertemente a Castidad Vulgar y dejó una profunda cicatriz en el brazo de Bondad Retorcida.

Tal vez esto era lo más lejos que podía llegar.

Había usado numerosos artefactos durante la pelea anterior.

La Bendición del Círculo y el Pendiente Festina ya habían alcanzado su máximo número de usos.

Lo mismo ocurría con el Ego Para Defenderse después de salvar su vida.

Eso no era todo.

El uso sucesivo de habilidades avanzadas lo había agotado enormemente. Además de eso, podía sentir el maná que le quedaba saliendo lentamente de su cuerpo.

Adicionalmente, ya había usado un Trueno especial y sólo tenía unos pocos desde el principio. Ahora la elección de una guerra prolongada había desaparecido básicamente.

'¿Qué debo hacer?'

Originalmente, había planeado entrar en Gorad Boga sin importar nada, y actuar solo si era necesario, pero ahora no podía moverse debido a los dos Comandantes del Ejército que tenía delante.

Seol Jihu miró a su alrededor rápidamente, mordiéndose los labios.

Parecía que todos los Terrícolas atrapados pudieron escapar porque no había nadie cerca.

La único camarada que tenía era Flone, cuyo rostro estaba rígido por la ansiedad, y Yun Seohui en los brazos de Flone.

Sabía que escapar no era una buena elección.

El objetivo del enemigo consistía en capturar Scheherazade.

Pero no había mucho tiempo para dudar.

La situación se estaba volviendo más y más desfavorable con el tiempo.

Si otro Comandante del Ejército apareciera ahora, Seol Jihu seguramente moriría.

Sería mejor esperar a que sus camaradas llegaran antes de intentar cualquier cosa.

Finalmente, Seol Jihu decidió retirarse antes de que fuera demasiado tarde.

"¡Flone!"

[¡Si!]

Flone rápidamente se elevó hacia el cielo con Yun Seohui en sus brazos.

Seol Jihu también se elevó en el aire usando Movimiento Etéreo continuamente.

"¡No te dejaré escapar!"

Paciencia Explosiva se apresuró tras ellos, pero se detuvo con asombro cuando Seol Jihu sacó un puñado de piedras azules de su bolsillo y se las arrojó.

No fue sólo una. Era un puñado.

"¡Lo... Loco bastardo!"

Paciencia Explosiva regresó rápidamente, porque vio lo que había pasado después de que el enemigo metiera un Trueno especial en la boca de Castidad Vulgar.

Bondad Retorcida también dio un salto de sorpresa y usó la magia del movimiento espacial para escapar de la zona del bombardeo.

¡Tk, tk, tk, tk! El sonido de las piedras azules rodando por el suelo resonó.

Paciencia Explosiva, que había estado corriendo tan rápido como podía, se detuvo de repente.

Miró hacia atrás lentamente. No hubo ninguna explosión, ni nada.

No vio nada más que un montón de piedras azules en el suelo.

Al examinarlas más de cerca, se dio cuenta de que no eran Truenos, sino piedras ordinarias pintadas de azul.

"......"

Paciencia Explosiva levantó su cabeza desconcertada.

Pero Seol Jihu no estaba en ninguna parte.

Ya se había retirado más allá de los muros.

Su cuerpo tembló con furia.

"¡Hijo de perra!"

Bondad Retorcida se rió aturdida.

"¿Por qué le insultas? Deberías culparte a ti misma."

De repente escucharon una voz sarcástica.

Bondad Retorcida se dio la vuelta y vio a Sung Shihyun caminando hacia ellos.

"¿Dónde has estado?"

"En Gorad Boga. Quería verlo con mis propios ojos al menos una vez."

Sung Shihyun respondió simplemente, y luego chasqueó su lengua mientras miraba a su alrededor.

"Pero... lo dejé a mitad de camino. Me estaba aburriendo, y sentí que algo podría haber pasado aquí."

Dijo que mientras veía a Castidad Vulgar levantarse lentamente del suelo.

Entonces Sung Shihyun agitó su cabeza y habló con un suspiro.

"Bueno, los felicito por dejarle marchar en el momento adecuado. Como dije, nuestro campo de batalla no es Scheherazade..."

"Se escapó."

Bondad Retorcida se interpuso.

Sung Shihyun levantó una ceja.

El dragón agarró su brazo izquierdo inerte con su mano derecha y lo levantó.

La larga cicatriz en su brazo aún sangraba.

Había aceptado la autoridad de la Reina Parásito en su cuerpo y había digerido completamente su divinidad, así que la herida debía ser curada inmediatamente.

Pero en lugar de eso, continuaba abriéndose.

Sung Shihyun frunció el ceño.

"...Autoridad Mata Dioses. Joder, ¿Eso significa que es un apóstol? Así que es por lo menos debe estar en el Nivel 7."

"No es sólo la autoridad Mata Dioses."

Mirando la profunda herida, Bondad Retorcida apretó sus dientes.

"Lanza de la Pureza, la lanza que aniquila el mal... El poder del relámpago, la más destructiva de todas las energías anti-maldad... Y fortaleció su circuito para aumentar su poder."

La Comandante del Séptimo Ejército decía que las habilidades de Seol Jihu estaban diseñadas para infligir el mayor daño al mal, y Mata Dioses era sólo una de las muchas habilidades en armonía.

Y tenía razón.

Lo tangible de Seol Jihu era obviamente asombroso, pero lo intangible, o la forma en que configuraba sus ajustes, era aún más especial.

Los Siete Pecados habían logrado hacer el arma definitiva para combatir no sólo con los Comandantes del Ejército sino también contra la Reina Parásito.

"...Ahora lo entiendo."

Bondad Retorcida murmuró, mirando hacia abajo a su propia herida.

Finalmente se dio cuenta de por qué la Reina Parásito estaba tan preocupada.

"No podemos posponer esto por más tiempo. Olvídate de la estela. Tenemos que matarlo ahora. Tenemos que hacerlo. Es lo correcto."

Bondad Retorcida levantó la mirada de su brazo y se afirmó con firmeza.

"Ella tiene razón."

La Paciencia Explosiva estuvo de acuerdo con enfado.

"Primer Comandante del Ejército, dijo que tenía un plan. ¡Un plan para matar a ese hijo de perra para siempre!"

"¿Qué debemos hacer ahora?"

Castidad Vulgar se puso en pie.

Su cuerpo estaba cubierto de heridas, pero su cara brillaba con resentimiento hacia Seol Jihu.

Los ojos de los tres Comandantes del Ejército se encontraron.

Sung Shihyun estaba un poco desconcertado.

Antes, estaban claramente insatisfechos con su plan.

Y ahora finalmente sus corazones se habían unido.

Sung Shihyun parpadeó repetidamente y comenzó a asentir.

"...Esta puede ser la primera vez que me alegro de haber cambiado de bando."

'Les tomó bastante tiempo'. Pensó con calma y sonrió.

"Hicieron bien al no perseguirlo. ¿Quién sabe? Sus amigos pueden venir a nosotros desde todos lados. Quizá también la Federación."

De nuevo, suponía lo peor.

Esta vez, sin embargo, nadie lo refutó.

Porque acaban de presenciar el escenario 'qué pasaría si' del que Sung Sihyun les había advertido.

La diferencia no había sido un paso, sino medio paso.

¿Y si el enemigo hubiera llegado media hora... no, sólo 10 minutos antes que ellos? ¿Qué habría pasado entonces?

"Como dije, no podemos pelear en este lugar. Scheherazade está justo en medio del territorio enemigo. Es un lugar ideal para que la Estrella Más Brillante cree nuevas variables."

Sung Shihyun quería decir que tenían que luchar en un lugar donde pudieran matar a Seol Jihu con la mayor certeza.

En lugar de perseguir al enemigo y arriesgarse a quedar atrapados en lo que podría ser una trampa, era mejor crear una situación en la que tuvieran todas las probabilidades de ganar, aunque llevara más tiempo.

"El hecho de que hayan llegado tan pronto significa que saben lo que buscamos. Pero no tienen que preocuparse."

Sung Shihyun continuó.

"Ahora que Scheherazade está en nuestras manos, la mitad de mi plan está hecho. Y... es un pensador complejo. Si nos movemos como él espera, él se moverá como nosotros esperamos."

"¿Y si no lo hace?"

"No importa. Todo lo que tenemos que hacer ahora es vigilar los movimientos del enemigo y responder en consecuencia."

Sung Shihyun terminó y se dirigió al Palacio de Scheherazade.

"Bien entonces."

Una sonrisa apareció en su boca mientras miraba fijamente el ominoso palacio.

"¿Empezamos?"


*


Seol Jihu se detuvo sólo después de una distancia de Scheherazade.

Miró hacia atrás para comprobar, pero nadie lo estuviera siguiendo.

Sólo vio humo gris que se elevaba sobre los muros de la ciudad.

La capital de la humanidad, Scheherazade, había caído.

Los afortunados pudieron escapar por la puerta, pero la mayoría murieron durante la invasión.

Yun Seohui habría sido una de las víctimas si Seol Jihu no se hubiera apresurado a atacar a Castidad Vulgar para salvarla.

Mirando a la ciudad ardiendo en llamas, Yun Seohui dijo en voz baja.

"Gracias..."

Su voz sonaba débil.

"Me salvaste."

Seol Jihu dio un largo suspiro.

Yun Seohui tembló ligeramente cuando la acción pareció imponerle algún tipo de culpa.

Ella volteó sus ojos cuidadosamente.

El único héroe de la humanidad que es venerado por la Federación...

La Estrella Más Brillante, temida por los Comandantes del Ejército y la Reina Parásito.

El candidato a apóstol de Gula, amado por todos los dioses.

Buscador de Estrellas Nivel 7 — Seol Jihu.

"Representante Seol..."

"Te lo supliqué."

Estaba a punto de decir algo, pero Seol Jihu la interrumpió.

Su voz sonaba fría.

Yun Seohui se estremeció cuando se encontró con una mirada de hostilidad.

Ella apretó los dientes.

"No tuve otra opción."

Luego, ella levantó la voz para defenderse.

"No es que no lo hiciera, no podía. La situación no me permitió conceder su petición. No tenía los recursos para hacer nada."

"Si pensabas que no podías, deberías haber..."

"Tan pronto como nuestra comunicación terminó, la ciudad comenzó a temblar, los portales dejaron de funcionar y llegaron los Parásitos. ¡Todo en un parpadeo! Dime, ¿Qué debería haber hecho?"

Seol Jihu cerró la boca.

De alguna manera, esta situación, esta conversación... le resultaba familiar.

¿Qué hizo el Negro Seol Jihu en ese entonces?

Y Yun Seohui...

|Ya no necesito nada. Sólo necesito ver la cara desesperada de ese despiadado bastardo. Necesito verlo arrodillarse en señal de arrepentimiento.|

|Bien. Haz lo que quieras.|

Cuando la escena del pasado, en la que Yun Seohui se entregó voluntariamente al enemigo, se desplegó de nuevo en su cabeza, Seol Jihu levantó su barbilla y suspiró una vez más.

Esta vez, en lugar de Kim Hannah, Sung Shihyun estaba en Scheherazade.

"Representante Seol, yo..."

Justo cuando Yun Seohui estaba a punto de hablar con una voz lamentable...

Seol Jihu se estremeció y los ojos de Yun Seohui se agrandaron.

Al momento siguiente sus ojos se voltearon en la misma dirección.