Reciente

lunes, 24 de agosto de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 416

Capítulo 416. Presagio (7)


Nur era una ciudad portuaria situada en la esquina noroeste del territorio humano, se encontraba frente a los Parásitos, sólo tenían el Mar Mariposa entre ellos.

La presencia del mar difícilmente significaba que la ciudad estuviera a salvo de la invasión. Algunos Parásitos podían volar, y ya había ocurrido un caso en el que los Parásitos cruzaron el mar para atacar Nur.

Dicho esto, era innegable que en los últimos años los Parásitos habían concentrado sus fuerzas en la Fortaleza Tigol, y que sólo en el Valle Arden de Haramark se habían enfrentado a la humanidad.

Era una noche muy oscura, sin una pizca de color.

"...¿Hmm?"

El guardacostas de turno bostezó antes de parpadear repentinamente.

Creía haber visto algo moviéndose bajo las oscuras aguas.

Aunque su vista era excepcional para un simple guardia, desafortunadamente, el enemigo ya había empezado a moverse.

¡Whoosh!

La sombra se dirigió a su dirección a gran velocidad.

Cuando el guardia enfocó sus ojos en el mar, la sombra ya estaba detrás de él, sus ojos brillaban con malicia.

"¡Qué...!"

La luz desapareció instantáneamente de los ojos del guardia y sus brazos cayeron a sus lados.

"Uh..."

Su cuerpo tembló como si estuviera borracho y cayó hacia el mar.

La súcubo rápidamente agarró al guardia por el cuello y lo bajaba con cuidado.

Con cuidado, para que ningún sonido perturbara el silencio, los tentáculos salieron disparados del mar incluso antes de que el cuerpo llegara a la superficie. Se envolvieron alrededor del cuerpo y lo arrastraron silenciosamente hacia el agua.

Lo que sucedió a continuación fue un misterio para todos, pero pronto la sangre tiñó el agua de rojo.

Este tipo de eventos sucedían simultáneamente a lo largo de la costa de Nur.

[Bien.]

Cuando las súcubos terminaron de retirar a todos los guardias de la costa, Castidad Vulgar miró hacia el mar con un gesto de aprobación.

[Suban.]

Con eso, monstruos con forma de pez al que le brotaban tentáculos por todo el cuerpo apareció sobre la superficie del mar.

Era el Temerator, la forma evolucionada final de los Parásitos de rango superior que daba a luz a los Parásitos de rango medio.

Cuando Castidad Vulgar hizo la señal, cientos de Temerators abrieron sus bocas simultáneamente y dispararon olas de sonido a la ciudad.

Las ondas sonoras se propagaron rápidamente y tomaron el control de toda la ciudad, desactivando con éxito todas las formas de comunicación en Nur.

[Muévanse.]

Castidad Vulgar continuó dando órdenes sin descanso.

Bajo su mando, las súcubos se dividieron en cuatro grupos que se dirigieron a las puertas situadas en el este, oeste, norte y sur de la ciudad, respectivamente.

Para que la primera fase de su plan, la invasión de Nur, tuviera éxito, debían exterminar toda la ciudad sin permitir un solo sobreviviente.

Poco después apareció una cabeza sobre el mar de donde había salido Castidad Vulgar.

Era Sung Shihyun, el Primer Comandante del Ejército de los Parásitos.

"...Joder, esto es demasiado fácil."

Sonrió en dirección a Nur, todavía estaba durmiendo sin saber lo que les iba a pasar, y luego movió su cuerpo mojado fuera del agua hasta la orilla.

"Como esperaba."

No era el único.

El Comandante del Tercer Ejército, Caridad Aborrecible, y el Comandante del Quinto Ejército, Paciencia Explosiva, condujeron sus tropas a la orilla.

El Comandante del Séptimo Ejército, Bondad Retorcida, que había estado flotando con gracia en el aire, también se preparó para descender.

Los Parásitos atados a los tentáculos de los Temerators también aparecieron detrás del ejército.

Splat, splat...

La costa se volvió negra en un instante.

"Sabes qué hacer, ¿Verdad?"

Parado al frente, Sung Shihyun giró su cabeza de un lado a otro para aflojar su cuello, y apuntó su larga espada a la ciudad.

"Estamos jodidos si fallamos aunque sea una vez. Aprovechen rápidamente, y no cometan ningún error."

Luego pisó fuertemente el suelo y salió disparado hacia la ciudad.

Al mismo tiempo, el Ejército Parásito, liderado por los cinco Comandantes del Ejército, se precipitó sobre Nur.


*


Ya había amanecido cuando un grupo de Terrícolas llegó a Nur.

"Arrrgh, estoy tan cansado. Necesito dormir un poco."

"Deberíamos alojarnos en una posada de clase alta. Las recompensas fueron bastante buenas esta vez."

Parecía que estaban regresando de una expedición.

Riendo alegremente entre ellos, entraron en la ciudad sin sospechar nada, porque había otros terrícolas aparte de ellos que se dirigían a la puerta, así como guardias vigilando cerca.

Sólo después de pasar por la puerta se dieron cuenta de que algo estaba mal.

"...¿Eh?"

"¿Qué...? ¿Por qué está tan tranquilo?"

La ciudad estaba tranquila, y había algo siniestro en el silencio.

Incluso podían escuchar su respiración.

Uno de los hombres miró a su alrededor, aturdido con su ceño fruncido.

Incluso considerando el hecho de que todavía era temprano en la mañana, resultaba extraño que no hubiera nadie en la calle.

Otra cosa que le llamó la atención eran los edificios derrumbados. Por lo que recordaba, estos edificios estaban intactos cuando salieron de la ciudad.

Y había un olor desagradable.

Era el olor de carne y sangre en descomposición.

"¿Qué ha pasado?"

"Oye, ¿Pasó algo en este lugar anoche?"

El hombre le preguntó a la Terrícola que entraba por la puerta.

Pero no hubo respuesta a sus oídos.

La Terrícola pasó por un lado sin decir una palabra.

"¿Oye...?"

Los ojos del hombre se agrandaron.

Porque la mujer que lo ignoraba se había detenido de repente.

Se dio la vuelta y pasó tambaleándose por delante del hombre de nuevo hacia la puerta.

Continuó caminando de un lado a otro como un cadáver.

Eso no fue todo.

"¡G-Guardia!"

A pesar del grito desesperado, el guardia de la puerta ni siquiera miró atrás.

"¿Q-Qué está pasando?"

El hombre finalmente se dio cuenta de que algo estaba mal y comenzó a retroceder.

Pero había sido demasiado tarde.

"¡Mira, deberíamos...!"

El hombre se dio la vuelta y abrió los ojos con asombro.

Sus camaradas miraban al suelo, sus rostros estaban pálidos como fantasmas.

Sus tobillos estaban atados por tentáculos que se extendían por agujeros en el suelo.

Lo mismo le había pasado a sus propios tobillos.

Al mismo tiempo, los Terrícolas que entraban y salían de la ciudad se detuvieron todos al mismo tiempo.

Creak, Creak.

Voltearon sus cabezas hacia su presa.

"¿Qué...?"

El hombre no pudo comprender la situación. Sin embargo, incluso en medio de la confusión, sabía instintivamente lo que estaba a punto de suceder.

"¿Qué es esto...?"

Las lágrimas comenzaron a brotar en sus ojos.

Al momento siguiente los cadáveres se le abalanzaron encima con la boca estirada hasta los oídos.


*


El día que Baek Haeju llegó, Seol Jihu hizo una reunión.

El tema de la reunión era la expedición de Gorad Boga.

Su plan era simple.

Primero, debían reunirse con la Reina de Sherezade y usar el maná de Roselle para descubrir lo que estaba escondiendo.

Luego decidirían qué hacer con la estela, con las opciones de que Seol Jihu la trajera consigo o la dejara en Gorad Boga.

Seol Jihu se levantó al amanecer y comenzó a prepararse inmediatamente.

Se puso los guantes, se puso la capa transparente que recibió de Vidalif y se dirigió al templo con la Lanza de la Pureza en la mano.

Era porque el almacén donde guardaba los Elixires Divinos estaba en el templo. Siempre llevaba uno consigo pero guardaba los otros en el almacén.

'Cuadrado Mágico de Armonía'.

Seol Jihu miró fijamente el cubo rodeado de energía negra.

Esta caja que había obtenido en el Tutorial Especial infundía al usuario un poderoso maná que transformaba el circuito de maná desde el interior.

Más precisamente, activó la energía de flujo inverso contra las leyes naturales.

Seol Jihu había planeado usarla tan pronto como terminara el 'Camino del Alma', pero no lo hizo porque el Negro Seol Jihu se opuso fuertemente.

|Deja de decir tonterías. ¿No sabes lo peligroso que es esa cosa?|

|Odio palabras como 'despertar' y 'alboroto'.|

|La habilidad de despertar en sí misma pone una gran presión en el cuerpo. Como si eso no fuera suficiente, ¿Quieres desordenar la estructura de tu cuerpo para aumentar a la fuerza tu potencial innato? ¿Estás loco?|

|¿Qué es eso? ¿De verdad crees que el cuadrado mágico puede ser controlado? ¿No has leído la descripción? Dice que es inestable.|

|Claro, es utilizable si el usuario lo mantiene a un nivel apropiado. Pero seamos honestos, ¿Realmente crees que no te vas a esforzar?|

|Si realmente quieres usarlo, entonces hazlo. Pero no aprendas Berserk y ni siquiera pienses en aprender Mil Truenos de mí.|

Con esas palabras, Seol Jihu no podía actuar tercamente.

Ambas eran técnicas peligrosas, pero era más razonable aprender Mil Truenos puesto que no distorsionaba el circuito de maná del usuario.

'Le dije que no lo usaría, pero...'

Pero quién sabe qué pasará en el futuro.

Seol Jihu metió el Cuadrado Mágico de Armonía en su mochila.

Cuando regresó al edificio de Valhalla, la mayoría de los miembros ya habían llegado antes que él.

Los carruajes llegaron poco después y a su vez abordaron los carruajes.

"Kkiiing..."

Justo cuando Seol Jihu estaba a punto de subir, sintió que algo lo tiraba del pie.

Las pequeñas bolas de pelusa se habían reunido a su alrededor, le estaban mordiendo y tirando de su tobillo.

Seol Jihu parpadeó antes de arrodillarse y encarar sus ojos compasivos.

"¿Qué sucede? ¿No quieren que me vaya?"

"¡Kking!"

"Lo siento, pero tienen que esperar. Prometo que jugaré con ustedes cuando regrese."

"Kkiing... Kkiing...."

"Hasta que vuelva, coman bien, jueguen bastante y sean buenos, ¿De acuerdo?"

Seol Jihu acarició sus cabezas una por una y luego se puso de pie.

Luego subió al carruaje y cerró la puerta.

"¡Kkiing! ¡Kkiing!"

Podía escuchar las pequeñas garras rascando la puerta del carruaje.

"¿Por qué hacen eso de repente? Ahora me siento mal. Parecen tan tristes."

"No lo sé."

Seol Jihu se encogió de hombros y dejó escapar un pequeño suspiro.

Luego habló.

"Vámonos."

Un momento después, los carruajes que llevaban a los miembros de Valhalla pasaron rápidamente por la puerta.


*


Aproximadamente al mismo tiempo.

El camino entre Nur y Scheherazade proporcionaba una vista espectacular.

La oscuridad cubría tanto la tierra como el cielo.

No había ningún orden o patrón en la forma en que se movía.

Se apresuraba hacia adelante como si llegar a su destino fuera su único propósito en la vida.

Los Parásitos habían tomado con éxito el control de Nur en sólo un día y ahora se dirigían a su siguiente destino.

A Scheherazade.

Por supuesto, no sólo estaban corriendo. Tenían una estrategia.

En Nur, por ejemplo, tuvieron cuidado de dejar la ciudad lo más intacta posible.

También escogieron unos 100 cuerpos intactos, los convirtieron en Parásitos, y ordenaron a los súcubos que los hipnotizaran.

Esta táctica de engaño tenía como objetivo retrasar que el enemigo descubriera que Nur había sido atacada.

Además...

"Veo seis insectos un kilómetro más adelante."

Bondad Retorcida actuaba como exploradora aérea.

Al escuchar su informe, un grupo de súcubos agitó sus alas y se apresuró a avanzar.

Los Terrícolas que los vieron se quedaron aturdidos por un momento, y luego se dieron vuelta para escapar cuando una de las súcubos extendió su brazo en su dirección.

¡FLASH!

La luz explotó y los rayos de luz atravesaron los pechos de los Terrícolas.

Era magia de fotones.

Todos los Terrícolas cayeron al suelo al mismo tiempo, y las súcubas volaron rápidamente para capturar sus cuerpos.

"¿Tenemos que ser tan minuciosos?"

Castidad Vulgar, mirando la vista desde lejos, bajó la cabeza.

Ella sostenía a Sung Shihyun en sus brazos.

"Incluso si el enemigo se da cuenta, es sólo una ciudad. Tomarla será tan fácil como un pastel."

Su argumento no era del todo infundado.

Hace sólo unos años, tres de los Siete Ejércitos bastaban para destruir a la humanidad para siempre.

Ahora había un total de cinco ejércitos que se dirigían a Scheherazade, entre ellos el más poderoso Comandante del Ejército, Bondad Retorcida.

Derribar a Scheherazade parecía pan comido.

Sin embargo, la expresión de Sung Shihyun permaneció indiferente.

Parecía demasiado molesto para responder a la pregunta de Castidad la Vulgar, pero debido a que seguía mirándolo durante demasiado tiempo, finalmente habló con el ceño fruncido.

"¿Crees que estamos haciendo esto sólo para conquistar una ciudad?"

"¿No lo estamos?"

"Estoy hablando de nuestro objetivo final. ¿Crees que estamos haciendo toda esta mierda sólo por un pedazo de piedra?"

"......"

"Odio repetirme, así que recuerda cuando digo esto. Olvídate de la ciudad y de la estela. Tu único objetivo debería ser matar a ese bastardo."

"Lo sé, pero ¿Qué podría salir mal en este momento? Incluso si se da cuenta ahora mismo, es..."

De repente, la Castidad Vulgar se detuvo.

Porque vio el rostro de Sung Shihyun distorsionado por la ira.

"Escucha, perra estúpida. ¿Puedes por favor mantener la boca cerrada?"

"¿Qué?"

"Dije, cierra la boca. Porque me odio más cada vez que hablas. Ah, ¿Por qué tenía tanto miedo de estos cerebros de porquería...?"

Las pestañas de Castidad Vulgar se estremecieron.

"Lo siento por la Reina. Ella tiene que soportar a estos malditos buenos para nada..."

"¿Qué has dicho?"

Paciencia Explosiva, la Reina Banshee, que volaba a su lado gruñó a Sung Shihyun.

"Ves, por eso dicen que la ignorancia es una bendición. Los malditos estúpidos siempre son demasiado orgullosos."

Sung Shihyun agitó su cabeza de un lado a otro.

"...¿Quién te crees que eres?"

Con un gran suspiro, levantó el flequillo con la mano y preguntó fríamente.

"¿No son ustedes los Comandantes del Ejército Parásito? Para quienes están a cargo de un ejército entero, e incluso recibió la divinidad, sus cerebros seguro que no funcionan."

"¡Tú!"

"¿No te dije que no bajaras la guardia durante esta misión? ¿Que siempre asumieras lo peor?"

Sung Shihyun dijo con una voz sombría y Paciencia Explosiva se estremeció.

"La peor suposición en este momento es que averigüen quiénes son los traidores y lleguen a Scheherazade antes que nosotros."

Sung Shihyun continuó con una voz molesta como si estuviera haciendo un favor al resto.

"Si eso sucede, nuestro plan se volverá inútil. Por eso, no importa lo que pase, tenemos que llegar a Sherezada antes que ellos."

"Todavía..."

"¿Todavía? ¿No hay forma de que se dé cuenta? ¿No hay forma de que llegue antes que nosotros? Es porque sigues pensando de esa manera, que sigues perdiendo."

"......"

"¿Qué? ¿No estás de acuerdo? Pero tengo razón. 'No hay manera~' Apuesto a que eso es lo que pensabas antes de que te golpeara la Estrella Más Brillante. Como un maldito saco de boxeo. ¿No es por eso que estamos en esta situación?"

El tono sarcástico de Sung Shihyun hizo hervir la sangre de los Comandantes del Ejército.

Esas críticas eran insoportables para su orgullo.

"Admítelo, retrasada. Has perdido. Con él. Por tu complacencia".

La atmósfera se volvió hostil pero Sung Shihyun sólo resopló, ni siquiera se estremeció.

"¿Qué, quieres que vuelva a pasar lo mismo?¿Vas a dejar que te conduzca a una esquina para que puedas correr hacia Su Majestad?  Su Majestad... 'Lo siento... No sabía que esto pasaría... Su Majestad... ¿Qué debo hacer? Su Majestad... Sálvanos... Su Majestad...' ¿Eres una maldita niña?"

Castidad Vulgar casi aflojó sus brazos que estaban sosteniendo a Sung Shihyun.

Se sentía igual a cuando era su enemigo. Este tipo tenía un verdadero talento para burlarse de los demás.

Su ira se incrementó pero no tuvo otra opción que mantener la boca cerrada.

Porque Sung Shihyun, que aprendió con éxito a controlar su divinidad, se había elevado al mismo reino de Bondad Retorcida.

Y francamente, lo que dijo no estaba mal. De hecho, así había sido durante la Guerra del Valle Arden, la Expedición del Reino de los Espíritus y la Guerra de la Fortaleza Tigol.

Lo más importante, Sung Shihyun era el comandante en jefe de esta operación.

Sólo para esta misión, el Primer Comandante del Ejército tenía la misma autoridad que la Reina Parásito.

"Si nuestro objetivo es sacarlo, ¿No podríamos haberlo hecho en Scheherazade?"

Bondad Retorcida preguntó después de un momento de silencio.

"Hay una posibilidad que podría haber funcionado."

Sung Shihyun respondió con una expresión indiferente.

"Pero te lo dije. Él se destaca en la creación de variables. Estoy seguro de que esta vez de nuevo se le ocurrirá una idea que a nadie se le ha ocurrido."

"......"

"Más importante aún, el enemigo no es estúpido. Incluso si logramos tomar el control de Scheherazade, no va a venir corriendo a nosotros."

"Incluso si se retira... ¿No podríamos seguirlo y matarlo?"

Castidad Vulgar intervino.

"Joder, pronto se enterará de lo de Nur. Y Scheherazade se encuentra en medio del territorio enemigo. ¿Realmente crees que vendrá por su cuenta?"

Sung Shihyun se enfadó de nuevo.

"Si fuéramos a hacer eso, ¿No crees que habríamos reunido tantos soldados como fuera posible en la Cordillera Hiral y atacado a Eva, en lugar de cruzar el Mar Mariposa y atacar a Nur? ¿Hmm?"

Castidad Vulgar hizo pucheros porque Sung Shihyun parecía irritado cuando hablaba.

"Ah, lo que sea. Soy el comandante en jefe de esta misión. Si no entiendes lo que está pasando, sólo cállate y haz lo que te digo. Desobedece, y te mataré personalmente. No me importa si eres una comandante del ejército o no."

"...Vale, vale, lo entiendo. Es suficiente."

Castidad Vulgar murmuró.

"Entonces cállate y muévete".

Sung Shihyun resopló y continuó.

"Recuerden, ustedes son mis marionetas en esta misión."

"......"

"Si ganamos, aplaudan y alábenme. ¿Si perdemos? Entonces puedes maldecir o hacer un berrinche... o lo que sea."

Básicamente estaba diciendo que deberían seguir sus órdenes ciegamente.

"Suenas muy confiado... Ya veremos cómo resulta."

Bondad Retorcida remarcó con calma y recitó un Hechizo Dragónico.

Caridad Aborrecible también hizo un hechizo.

Una violenta ráfaga de viento sopló más allá de ellos.

¡WHOOOOOSH!

Con Sung Shihyun en sus brazos, la Castidad Vulgar voló a través del cielo a velocidad de un jet.


*


En la tercera noche después de dejar a Eva, Seol Jihu se dio cuenta de que algo no estaba bien.

En medio de la noche, Phi Sora, que estaba de guardia nocturna, despertó a Seol Jihu mientras dormía en una tienda de campaña del campamento que habían montado. Se habían detenido para descansar los Horuses que habían estado corriendo sin parar durante dos días seguidos.

Aparentemente había recibido una llamada de Kim Hannah.

"...¿Qué?"

La frente de Seol Jihu se arrugó mientras escuchaba.

"¿Perdimos el contacto con Nur?"

—Sí, nadie está respondiendola llamada. Ni siquiera la familia real. Afortunadamente, la Federación de Negocios de Japón logró ponerse en contacto con un par de Terrícolas cerca de Nur y los envió a la ciudad, pero pronto perdió el contacto con ellos, también...

Aturdido, Seol Jihu la escuchó en silencio. Sus ojos lentamente comenzaron a llenarse de una ansiosa curiosidad.

Nur de repente había dejado de responder a su contacto.

Tal cosa sería imposible a menos que más de la mitad de los Siete Ejércitos atacaran simultáneamente... Seol Jihu lo pensó antes de jadear con incredulidad.

¿Por qué ahora mismo?

Todo parecía demasiado escenificado para ser una coincidencia.

"...Kim Hannah."

Las comisuras de su boca temblaban, pero tragó una vez y continuó.

"Escúchame con atención."

—De acuerdo.

"Contacta con la organización en Scheherazade para capturar a Roe Scheherazade y a su asistente. Diles que pase lo que pase, deben quitar el Juramento Real. Yo me haré responsable de todo."

Kim Hannah parecía más que sorprendida.

Era un movimiento arriesgado puesto que la situación no estaba clara todavía.

Pero pronto se dio cuenta de la intención de Seol Jihu y preguntó con calma.

—¿Y si las dos han desaparecido?

"¿A dónde más irían aparte de Gorad Boga? Le preguntaré a Yuhui Noona las coordenadas exactas y daré un mapa."

—Entiendo.

"Contacte con cada familia real y organizaciones representativas excepto la de Scheherazade. Que emitan un llamado a filas y envíen a todos los soldados disponibles a Scheherazade. Esto tiene que suceder hoy. ¡Apúrate!"

Seol Jihu terminó la llamada con un grito.

Se levantó para despertar a sus camaradas, pero el campamento ya estaba lleno de ruido.

"¡Dije que te pagaré lo suficiente para comprar 100 Horuses!"

Phi Sora, que escuchó su conversación, ya había despertado al resto de los miembros y estaba negociando con el vagabundo que decía estar demasiado cansado para moverse.

Seol Jihu rápidamente sacó otro cristal de comunicación de su bolsillo.

El cristal estaba conectado directamente con Sinyoung.

'No iba a contactar con ellos, pero...'

La situación había cambiado.

No estaba seguro, pero...

No, estaba seguro.

Ahora era el momento de agotar todos los medios posibles.

'Vamos... ¿Por qué no contesta?'

Seol Jihu se mordió los labios con la mano sobre el cristal.

Con una mirada nerviosa, levantó su barbilla hacia el cielo.

Ahora, el cielo nocturno se había oscurecido, debido a un manto de nubes oscuras que cubría la luna.

Le pareció escuchar cuervos a lo lejos.

Seol Jihu soltó un gruñido de frustración porque todo esto le parecía un mal presagio.

La situación se estaba agravando rápidamente.