Reciente

sábado, 22 de agosto de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 414

 Capítulo 414. Presagio (5)


Los hermanos Pavlovici vinieron de visita.

Su objetivo: pagar la deuda de Valhalla que había perdonado e incluso salvado sus vidas.

A juzgar por la forma en que hablaban, parecían tener una información bastante importante.

Seol Jihu quería preguntarles todo lo que sabían, pero se contuvo viendo el estado en que estaban Pavlovici y su hermano.

Prácticamente se estaban metiendo comida por la garganta mientras sus rostros estaban cubiertos de inmundicia. Si Seol Jihu no lo sabía, los habría confundido con mendigos.

Era obvio el tipo de vida que habían estado llevando desde la última vez que se vieron.

Así que Seol Jihu se ofreció a esperar hasta que terminaran de comer, y sólo después los llevó a la sala de recepción.

Pavlovici parecía haberse calmado un poco después de llenarse de comida.

"Siendo honesto, no soy un buen conversador."

Pavlovici empezó mientras fumaba un cigarrillo que Seol Jihu le dio.

"Así que planeo contar todo lo que pasé... ¿Está bien?"

Seol Jihu asintió. Eso pareció mejor que Pavlovici añadiendo comentarios y explicaciones innecesarias.

"Entendido. Ahora, ¿Por dónde debería empezar...?"

Pavlovici movió sus pulgares un poco...

"Después de ese incidente, nosotros, los hermanos, tuvimos que huir durante mucho tiempo."

Y entonces comenzó tranquilamente su narración.

"Fue extremadamente agotador al principio. Vivíamos como cavernícolas. Y como no sabíamos cuándo nos alcanzarían nuestros perseguidores, teníamos que borrar nuestras huellas cuidadosamente y buscar nuevos escondites periódicamente."

Chohong miró con asombro mientras movía sus piernas cruzadas. Parecía que no tenía interés en escuchar las dificultades de los hermanos Pavlovici.

"De todas formas, nos acostumbramos a vivir afuera a medida que pasaba el tiempo. Consideramos la posibilidad de entrar en la ciudad de vez en cuando, pero abandonamos la idea después de lo que pasó en Haramark."

Pavlovici habló rápidamente.

"Y la Tierra no era un lugar seguro para nosotros tampoco... Lo soportamos, pensando que era un castigo justo hasta que de repente recibimos una llamada."

"¿Una llamada?"

"Sí. Se nos dijo que Sicilia nos buscaría y que debíamos seguirlos obedientemente."

Los ojos de Pavlovici se dirigieron a Kim Hannah.

"Gracias a su ayuda, pudimos asegurar nuestra seguridad bajo la protección de Sicilia. En el Paraíso y en la Tierra."

Pavlovici se inclinó y expresó su gratitud.

Kim Hannah permanecía inexpresiva.

Seol Jihu no había escuchado de esto antes, pero seguía concentrado en escuchar a Pavlovici.

"Una vez que nos establecimos, nos concentramos en hacer el trabajo que se nos habían encomendado. Lo primero consistía en hacer un hombre muerto y otro desaparecido."

Los ojos de Seol Jihu se entrecerraron.

Los Pavlovicis eran originalmente un grupo de cuatro hermanos. Sin embargo, sólo dos vinieron hoy. En otras palabras, los otros dos...

"Crear la actuación no fue difícil. Habíamos estado viviendo afuera por mucho tiempo, y la mayoría de la gente se había olvidado de nosotros."

Pavlovici frotó su cigarrillo en el cenicero antes de continuar.

"Dos de mis hermanos se estaban cansando del Paraíso de todos modos. Los envié de vuelta a la Tierra en medio de la noche. No han entrado en el Paraíso desde entonces. Ahora deberían estar viviendo en un escondite seguro proporcionado por Sicilia."

"¿Y?"

"Después de eso, mi hermano, que está aquí conmigo ahora mismo, y yo nos separamos, nos fuimos a diferentes ciudades. Asumí Scheherazade, y él vagó por las otras seis ciudades."

"Así que ustedes se mostraron."

"Sí."

"¿Desde cuándo? Sé preciso."

"Actuamos como mendigos al principio... No fue hasta el incidente del ataque a Valhalla que empezamos a movernos abiertamente."

Seol Jihu puso una mirada como si estuviera pidiendo más explicaciones.

"Bueno, no hicimos mucho, sólo difundir las impactantes aventuras de Valhalla día tras día. El anuncio de la reina de Eva probablemente fue el punto álgido de mi carrera, si se puede llamar de esa manera."

Pavlovici se detuvo para observar a Seol Jihu.

"Me mezclé con los Terrícolas... y maldije al representante Seol."

"¿Qué hiciste?"

"Hice lo que me dijeron."

Cuando Chohong se puso a gritar con fiereza, Pavlovici se apresuró a agitar su mano en señal de negación.

"De todos modos, los Terrícolas estaban furiosos en ese momento, por lo que no fue nada difícil."

"¿Qué dijiste específicamente?"

Seol Jihu pacificó a Chohong, que tenía un ataque de rabia, y luego preguntó.

"Eh... hablé del incidente de Haramark, fingí estar borracho, y mencioné sigilosamente cómo dos de mis hermanos se esfumaron. Además, dije cómo me separé de mi hermano restante por miedo... A veces causé una escena en el bar a propósito hasta que los guardias venían y me arrestaban."

En otras palabras, se había expuesto a la vista del público discretamente y reveló su existencia sin exagerar.

"Así de fácil, seguí viviendo como un mendigo alcohólico... Ahora, esto... debe haber sucedido unos días después de que el Representante Seol obligó a Sinyoung a doblegarse."

Finalmente llegó al punto principal.

Seol Jihu se inclinó hacia adelante sin darse cuenta.

"Estaba durmiendo en la calle ese día, después de lamentar mis desgracias en el bar cuando esta persona vino a verme."

"¿Quién?"

"Estaba cubierta con una túnica de pies a cabeza, así que no pude ver su cara. Pero a juzgar por su voz delgada y de tono alto, tenía que haber sido una mujer."

"¿Qué dijo ella?"

"Me preguntó si era Pavlovici y luego mencionó el incidente de Haramark..."

Los ojos de Pavlovici se dirigieron lentamente hacia el exterior del edificio como para recordar el pasado.


*


"He escuchado que solía haber cuatro de ustedes... ¿Por qué no veo a los otros tres?"

Pavlovici, que estaba tirado en el suelo borracho, miró a la mujer encapuchada que estaba vigilando sus alrededores.

Viniendo a verle antes del amanecer y preguntando por el paradero de sus hermanos...

Pavlovici sintió que la sospecha se elevaba desde lo más profundo de su corazón.

"Yo... no sé..."

Pavlovici torció su lengua y fingió estar borracho.

"Uno está muerto... otro ha desaparecido... no sé dónde está el último... Juejejejeje."

Bajó su cabeza, dejando salir una voz que hacía difícil saber si estaba riendo o llorando.

"Oh, qué lástima."

Una voz monótona sonó desde arriba.

"Ustedes desaparecieron después del incidente de Haramark... ¿Qué les pasó a todos?"

En ese instante, Pavlovici sintió los efectos del alcohol escapando de su cuerpo. Fue porque recordaba con fuerza lo que Kim Hannah le había dicho.

|Lo que más necesitan es la justificación para vivir escondidos durante años.|

|No hagan preguntas. No traten de averiguar nada.|

|Todo lo que tienen que hacer es actuar como unos vagos, que viven constantemente con miedo.|

Pavlovici levantó lentamente su cabeza.

"¿Qué nos ha pasado? Jejeje, ¿Estás preguntando porque realmente no lo sabes?"

"¿Qué hay de malo? Desconozco los detalles, ¿Pero el representante de Valhalla no los perdonó generosamente a todos?"

"¿Qué? ¿Generosamente? Juajajajaja..."

Pavlovici se rió a carcajadas.

"Nos aplastó los brazos con una maza, nos hizo sufrir todo tipo de torturas... E incluso le ordenó a Sicilia que nos impidiera volver a la Tierra. ¿Es eso algo que una persona generosa haría?"

"......"

"¡Sólo fui a desvariar como un borracho a un bar! ¡No es como si estuviera difundiendo mentiras!"

Pavlovici levantó la voz mientras respiraba con dificultad.

"Ah, ¿Quieres decir que nos ha perdonado? ¿Quieres saber algo? Todo fue por una razón egoísta. Dijo que matarnos no se reflejaría bien en su imagen, así que nos expulsó después de hacer que una Sacerdote nos tratara. 'No los mataremos de inmediato', él dijo..."

"Hm..."

"Qué tipo tan aterrador. Si de repente desaparezco y aparezco como un cadáver, sabrás quién está detrás. Pero no me matará descuidadamente, porque se preocupa mucho por su imagen, Jejeje..."

"Así que lo que estás diciendo es..."

Una voz tenue se escuchó.

"Valhalla te encontrará y te matará una vez que pase el tiempo suficiente para que la gente se olvide del incidente pasado."

"Jejejeje, no tienes ni idea de cuántas veces nos han seguido..."

Pavlovici frunció el ceño de repente. Finalmente reveló un rostro dudoso.

"Ahora que lo pienso... ¿Quién eres?"

"Ah, no te preocupes, sólo soy una transeúnte. De todos modos, ¿Estoy en lo cierto?"

"No lo sé."

Pavlovici retrocedió sobre su trasero con su cara pálida de miedo.

"¿Oh? ¿Qué pasa de repente?"

"No digo que Valhalla haya hecho eso... Es sólo que mis hermanos se han ido... Podría estar equivocado o podría ser otra cosa completamente diferente..."

Aunque la capucha que cubría el rostro de la mujer dificultaba la visión, Pavlovici podía sentir una mirada que le observaba atentamente en medio de sus tonterías.

Cuando se levantó de prisa, se dio la vuelta y fingió salir corriendo...

"¿No quieres vengarte?"

Las palabras de la misteriosa mujer lo detuvieron.

"¿No quieres saber qué pasó con tus hermanos y quién estaba detrás de ello?"

"¿Qué?"

"En realidad, estoy segura de que ya lo sabes. Estás aquí, de esta manera, porque estás demasiado asustado y débil para hacer algo al respecto."

"...¿Quién eres?"

"Hace un momento era una simple transeúnte... pero ahora supongo que puedes decir que soy alguien que comparte tus intereses."

Entonces, como si no tuviera nada más que decir, la mujer levantó lentamente su brazo izquierdo, rebuscó en su bolsillo con la mano derecha y sacó un trozo de papel.

Luego, lentamente lo puso en el suelo.

"Esto es un mapa."

"¿Un mapa?"

"No hace mucho tiempo, encontré una ruina escondida en lo profundo de esta ciudad. Si te interesa..."

"¿Hay una ruina en Scheherazade"? ¿Estás jugando conmigo?"

"Eres libre de creerlo o no. Sólo me enteré por casualidad. No había sido descubierta hasta ahora sólo porque está dentro del Palacio Real de Scheherazade."

"¿Dentro del palacio real...?"

La expresión de Pavlovici se contorsionó gradualmente en un ceño fruncido.

"Loco, estás absolutamente loca. ¿Quieres que me convierta en un criminal?"

"¿No son todas las expediciones iguales? Hay que correr cierto riesgo para emprenderlas."

La mujer respondió con alegría.

"Un gran poder se esconde dentro de la ruina."

Luego, continuó en un tono sugestivo, casi como si supiera exactamente lo que los Terrícolas desesperados como Pavlovici querían.

Sin embargo, Pavlovici no mordió el anzuelo enseguida.

"Incluso si eso es cierto... ¿Cuál es la razón de que me estés contando todo esto? Es demasiado repentino."

"Por supuesto, hay algo que también quiero. En cuanto a la razón por la que te elegí... es porque no creo que le digas a Valhalla por lo menos."

"¿......?"

"Esta es una expedición que debe llevarse a cabo en el más absoluto secreto. Si sospecha de mis intenciones, puede traer gente para que le ayude. Pero, sabes que no puedes andar difundiendo rumores sobre esta ruina, ¿Verdad?"

"¿Cuál es tu...?"

"Eso es todo por mi parte. No puedo darte más información. Así que, si estás interesado en redimir tu actual forma de vida..."

La mujer tocó un punto del trozo de papel que puso en el suelo.

"El punto de encuentro está justo alrededor del palacio. Entonces se le dará una ruta directa al palacio. La fecha se fijará otro día. Puedes escuchar el plan y renunciar si no crees que es posible."

A juzgar por la confianza que tenía, parecía tener un método seguro.

Pavlovici tragó ansiosamente al escuchar a la mujer llegar tan lejos.

Aunque seguía mostrando sus sospechas al respecto, habló mientras parecía interesado.

"Si puedo traer a mis propios hombres... ¿Puedo traer a mi hermano?"

"Un hermano de sangre debe ser digno de confianza, así que es mejor para mí. Pero, no puedo darte mucho tiempo."

"Encontrarlo no llevará mucho tiempo si pregunto por ahí... De todos modos, ¿Dices que si mi hermano y yo entramos en esta ruina, seremos capaces de obtener este supuesto gran poder?"

"El poder no lo es todo."

Los labios de la mujer, que se veían ligeramente bajo la capucha, formaron una suave curva. Ella extendió sus brazos.

"Se te mostrará un mundo completamente nuevo."


*


"La mujer se fue después de eso... y yo me fui inmediatamente de Scheherazade después de revisar la nota. Luego llamé a mi hermano y secretamente me dirigí a Eva."

La historia de Pavlovici llegó a su fin. Entonces, añadió.

"Si puedo dar mi opinión... creo que cambió lo que iba a decir a mitad de su discurso."

"¿Cómo es eso?"

"Creo que al principio quería atraerme con la ruina, pero luego cambió el tema hacia mis hermanos. Casi para que no pudiera negarme."

Seol Jihu miró a Kim Hannah mientras escuchaba atentamente.

Ella dijo que Pavlovici había venido de repente a Valhalla, pero él no lo creía en absoluto.

'Uso de variables'.

¿Fue cuando regresó a Eva después de la guerra de la Fortaleza Tigol?

|Por supuesto. Los hermanos Pavlovici están vivos y en buen estado.|

|Deberías haberme dicho antes que los tenías a ellos.|

|La inteligencia no es algo que surge de la nada. Necesitas que algunas personas arriesguen sus vidas en el frente. Son perfectos para el trabajo.|

Antes de usar el Estigma Divino, Seol Jihu le dio a Kim Hannah el cristal de comunicación que estaba conectado a Pavlovici y le delegó el trabajo.

En el proceso de preparación para situaciones inesperadas, Kim Hannah falsificó casos de desaparición y muertes. Luego, movió a Pavlovici para cuando un incidente realmente ocurriera.

Como resultado, el enemigo se había acercado al cebo que ella puso por si acaso.

"Siento no habértelo dicho antes."

Cuando Kim Hannah se encontró con la mirada de Seol Jihu, inclinó su cabeza respetuosamente.

"Estabas ausente cuando estaba planeando el asunto... y una serie de incidentes estallaron después de tu regreso. No parecía que el plan fuera particularmente fructífero, así que no me molesté en mencionarlo..."

A Seol Jihu no le importaba mucho. Había dejado Valhalla y sus operaciones en manos de Kim Hannah mientras estaba fuera, y ella había conseguido estar un paso adelante y crear un momento tan oportuno.

"Una ruina en Scheherazade..."

Seol Jihu dio un golpecito en el escritorio con su dedo índice. Había algo que le llamó la atención.

"¿Puedo ver esa nota?"

"Por supuesto."

Pavlovici sacó una nota blanca.

'Esto es...'

Al abrirla, Seol Jihu vio un mapa como se le dijo. Era un mapa complejo que conducía a una región circular en el medio. Quienquiera que lo dibujara debe haber tenido mucho cuidado en perfeccionarlo.

"¿Cuál es la razón por la que te dio este mapa a pesar de haber fijado un punto de encuentro?"

"Ah, la reunión en el punto de encuentro era sólo un ensayo. La fecha real y el método iban a ser decididos en otro momento. También podría haber sido para ganarse mi confianza."

"Interesante. Dejando de lado si esta ruina existe realmente, la gente involucrada debe ser cercana al palacio para haber dibujado un mapa tan detallado..."

Los miembros de Valhalla en la sala deben haber estado intrigados mientras se reunían alrededor del mapa.

"Una ruina en Scheherazade..."

Seo Yuhui también se levantó con una expresión de impaciencia y miró el mapa. Pronto, una fuerte mirada de sospecha iluminó sus ojos.

"¿Eh?"

Un grito de sorpresa surgió.

"¿Noona?"

"Jihu, espera."

Seo Yuhui tomó el mapa de las manos de Seol Jihu y se lo llevó a su nariz.

"Un pasillo en forma de T... una rotonda que se cruza con diez caminos... no hay manera."

La cara de Seo Yuhui palideció mientras murmuraba rápidamente para sí misma.

"¿Qué pasa?"

"¡Esto es...!"

Seo Yuhui cerró su boca antes de terminar su sentencia.

Estaba claro que Seo Yuhui sabía lo que detallaba el mapa.

Parecía que no podía hablar de ello con los extraños en la habitación.

"¿Hay algo más que quieras decirme?"

"¿Eh? Ah, no, no lo creo."

"Grandioso. Entonces..."

Seol Jihu miró a Kim Hannah, y sacó una bolsa de su bolsillo.

¡Clang! Un sonido pesado sonó.

Los ojos de Pavlovici se agrandaron cuando una luz amarilla brillante salió de la bolsa entreabierta.

"No, nosotros..."

"Tómalo. Nos diste una valiosa información."

Seol Jihu habló con calma.

Pavlovici estudió cuidadosamente a Seol Jihu antes de tomar la bolsa.

"Gracias por la información. Y si me permite darle un consejo, será mejor que se quede fuera del Paraíso por un tiempo."

"Por supuesto."

Como estaba claro que Seol Jihu quería que se fuera, Pavlovici puso la bolsa en su bolsillo y se puso de pie.

"Ya estaba planeando hacer eso. Como todavía es temprano, me dirigiré al portal de inmediato."

Pavlovici se puso su túnica con capucha de nuevo y se giró tras una reverencia.


*


Después de que Pavlovici se fue, Valhalla celebró una reunión.

Seo Yuhui todavía tenía una expresión ambigua mientras miraba el mapa.

Seol Jihu esperó un momento antes de romper el silencio.

"Gorad Boga."

Seo Yuhui, que miraba incesantemente el mapa, levantó la cabeza.

"¿Lo sabías?"

A juzgar por su reacción, parecía que ella también lo sabía.

"Roe Scheherazade me lo dijo personalmente la última vez que fui a verla."

"Entonces tú..."

"No, todo lo que me dijeron fue que Scheherazade fue construida sobre Gorad Boga. No escuché nada más."

Seol Jihu agitó la cabeza.

"Ya veo..."

Seo Yuhui suspiró profundamente.

"¿Qué es Gorad Boga?"

Chohong preguntó con impaciencia.

"Gorad Boga... es un vestigio divino. Es una legendaria ciudad divina donde el poder de un dios permanece latente."

"¿Una legendaria ciudad divina? ¿Hay un dios hibernando en ella o algo parecido?"

"No. Hay diferentes tipos de Gorad Boga, pero con respecto al de Scheherazade... Puedes pensar en él como una barrera que un dios puso personalmente para proteger la ciudad."

Seo Yuhui continuó.

"Hay dos poderes que yacen inactivos dentro de Scheherazade... No, sería más correcto decir que hay un poder dividido en dos etapas. La primera etapa activa un mecanismo que convierte a toda la ciudad en un territorio especial, y la segunda etapa libera el poder de dios almacenado en Gorad Boga para formar una poderosa barrera que envuelve la ciudad."

"Es la primera vez que escucho esto. ¿Cómo sabes tan bien de esto, Noonim?"

Chohong preguntó mientras parpadeaba.

"Porque... He entrado ahí una vez."

Seo Yuhui miró el mapa una vez más.

"Estoy segura de ello. Lo recuerdo claramente porque el camino en ese lugar era un laberinto inusual... No hay duda de ello. Este es un mapa de Gorad Boga."

"No estoy seguro de lo que todo eso significa... Pero este territorio y esta barrera de la que hablaste no suena tan mal. De hecho, ¿No es bueno?"

"Eso depende de cómo lo uses... Sinceramente, Gorad Boga en sí mismo no es un problema. Pero..."

Seo Yuhui suspiró de nuevo y se mordió el labio inferior. Después de mucha vacilación, habló de mala gana.

"Estoy segura de que todos han escuchado sobre el Juramento Real."

Todos asintieron con la cabeza. Como Charlotte Aria había usado uno hace poco, todos sabían bien lo que era.

"Se refiere al juramento inquebrantable que los dioses hicieron a los mortales... No hace falta decir que esta no fue la única época en la que existió. También tenían otros nombres, como la Prueba de la Castidad perteneciente a la Casa Rothschear que servía a Castitas, o la Promesa de la Templanza perteneciente a la Casa Rhetinhen que servía a Temperantia."

Seo Yuhui aclaró su garganta.

"Además de las Siete Virtudes, también había una familia que servía a la Deidad Principal del Paraíso."

[El Gorgonu.]

La voz de Flone salió del collar de Seol Jihu.

"Así es. El Juramento Imperial perteneciente a la Casa Gorgonu, el linaje de los Emperadores."

Seo Yuhui observó a todo el mundo.

"Lo que voy a decirles a partir de ahora son todo rumores... pero cuando la Reina Parásito llegó por primera vez al Paraíso, estaba aparentemente en un estado crítico."

"Permaneció oculta, parasitando secretamente a las criaturas vivientes, antes de liberar todos los Nidos en un lugar seguro y expandir su fuerza al instante. Finalmente, se las arregló para devorar a la Deidad Principal."

"Al devorar la Deidad Principal del Paraíso, la Reina Parásito recuperó su divinidad hasta cierto punto. Pero para decirlo de otra manera, la esencia de su divinidad se convirtió en la energía de la Deidad Principal."

"Sung Shihyun, que se enteró de la existencia del Juramento Imperial, planeó y ejecutó un plan."

"Consistía en colarse dentro del Imperio mientras la Reina Parásito estaba ocupada dirigiendo una expedición militar a la Fortaleza Tigol, encontrando el Juramento Imperial, y heredando la autoridad sobre él."

Seol Jihu dejó caer su mandíbula.

Finalmente pudo suponer la razón por la que la Reina Parásito se retiró del frente.

Sung Shihyun había activado el juramento que ni siquiera los dioses podían rechazar y trató de expulsar a la Reina Parásito del Paraíso.

Aunque el riesgo era grande, era ciertamente un plan que valía la pena intentar.

En cuanto a ese plan...

"Sung Shihyun nos reveló el plan a mí y a la señorita Baek Haeju, así que nos infiltramos en el Imperio."

"No fue fácil, pero nos las arreglamos para encontrar el Juramento Imperial después de muchos problemas, e incluso hablamos con el remanente de la Deidad Principal dentro de la estela y heredamos la autoridad. Activamos el Juramento Imperial en ese mismo momento."

"Entonces por qué..."

Chohong preguntó aturdido.

"Sólo tuvo un éxito a medias."

Seo Yuhui se mordió los labios.

"El resultado habría sido mejor si hubiéramos ejecutado el plan antes. Desafortunadamente, llegamos un paso tarde."

"El Juramento Imperial se activó con éxito, pero la Reina Parásito en ese punto, ya había digerido más de la mitad del poder de la Deidad Principal."

"Aunque sólo lo descubrimos después, ella había corrompido la tierra del Imperio y la convirtió en suya, así que el efecto del juramento se redujo a la mitad."

En otras palabras, la Reina Parásito había suprimido la activación del Juramento Imperial usando el poder que había digerido, y después de regresar al Imperio a toda prisa, ahora estaba controlando su poder en su propio territorio.

"¿Quieres decir... que el Juramento Imperial sigue en vigor ahora mismo?"

"Sí, debería ser así."

Seo Yuhui asintió con la cabeza ante la pregunta de Seol Jihu.

Seol Jihu finalmente entendió.

La Reina Parásito estaba usando la gran mayoría de su divinidad recuperada para evitar ser expulsada del planeta. Debido a que el poder del juramento se haría más fuerte si dejaba su territorio, no podía dejar el Imperio. No a menos que fuera por una gran emergencia como la de la Fortaleza Tigol.

"Aunque fue un gran logro... ese no fue el único problema."

Seo Yuhui se mordió los labios y entrecerró los ojos.

"El verdadero problema ocurrió después del acontecimiento. Justo después de que activáramos el juramento."