Reciente

martes, 18 de agosto de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 410

 Capítulo 410. Presagio (1)


[A través de una serie de eventos, has obtenido un juramento escrito de las principales organizaciones del Paraíso.]

[También has identificado y eliminado a algunos de los traidores del Paraíso.]

[Además, ayudaste a la familia real a ganar la autoridad para manejar la configuración de los Terrícolas.]

[Reconozco que has usado los tres métodos anteriores para cambiar por la fuerza a los Terrícolas hasta cierto punto.]

La voz de Gula se detuvo un momento.

[...Sin embargo.]

La voz continuó con un suspiro.

[Los que han cambiado son sólo una fracción del total.]

[La humanidad todavía tiene un grave problema.]

[Porque tiene un problema, no es perfecta. Y como no es perfecta, el cambio no es completo.]

[Por lo tanto, todavía tienes que pasar la prueba para convertirte en mi apóstol.]

Sus palabras resultaron como una sentencia de muerte para él.

Seol Jihu cerró los ojos.

Esperaba que su premonición fuera falsa.

Pero la declaración de Gula sólo le dio la razón.

Lo que le volvía aún más loco era que no tenía ni idea de lo que había sucedido mal.

'Así que... ¿Qué más tengo que hacer?'

[......]

'¿Qué tan cerca estoy del problema?'

[......]

No hubo respuesta de Gula. Pero a Seol Jihu no le importó, porque nunca esperó una desde el principio.

Debido al principio de causalidad, los Siete Pecados no podían interferir libremente en este mundo donde la Reina Parásito se había convertido en la Deidad Principal.

Si Gula sugería una forma de resolver el problema existente, los Parásitos ganarían algo a cambio.

De la misma manera que la invasión del Paraíso por parte de los Parásitos causó que los Terrícolas fueran invocados y que los Ángeles Caídos emergieran.

'Una ley tan molesta', pensó Seol Jihu para sí mismo.

[Estabas cerca en términos de distancia física.]

Esto era lo mejor que podía decirle.

Distancia física.

Seol Jihu soltó una risita.

Así que podría haber sido una de las miles de personas que había pasado por la calle.

[Lo siento.]

Seol Jihu sacudió la cabeza.

Sabía que Gula no estaba haciendo esto a propósito.

Sólo podía culpar a la antigua Deidad Principal por ser devorada por los invasores.

'...Lo entiendo'.

Seol Jihu se inclinó y luego se fue con el Pequeño Polluelo.


*


"Hey."

Seol Jihu habló con el Pequeño Polluelo mientras salía del Templo de Gula.

"¿Cuándo crees que podrás desbloquear la Lanza de la Pureza a su cuarta etapa?"

El Pequeño Polluelo, que estaba parado en el hombro de Seol Jihu, hurgando en el suelo, miró de reojo.

"No sé..."

Cruzó sus alas e inclinó su cabeza.

"Primero dime por qué de repente sacaste a relucir eso. Pensé que no le habías prestado mucha atención últimamente."

"Creo que podría necesitarlo pronto."

"Necesitarlo ..."

El Pequeño Polluelo inclinó su cabeza.

"No estoy seguro."

"¿......?"

"Como sabes, soy un espíritu nacido bajo la protección de Castitas, una de las siete virtudes. Como partidario de todo lo bueno y ordenado... a juzgar por tus recientes movimientos, no puedo evitar dudar."

"......"

"En cuanto a la situación actual, ¿Se considera usted bueno y legítimo?"

"No. Para nada."

Seol Jihu inmediatamente sacudió su cabeza.

¿Bueno y legítimo? Eso bastaba para hacer reír a un gato.

"Me alegro si eso es lo que realmente piensas. De todos modos, en mi opinión, no eres neutral. Si tuviera que ser completamente honesto, diría que te inclinas hacia el mal caótico."

La Pequeña Polluelo continuó.

"Controlar el mal mediante el mal. Considerando la situación en el Paraíso, que está dominado por los Siete Pecados, supongo que podría ser un método válido. Así que voy a esperar antes de decidirme."

"¿Hasta cuándo?"

"Hasta que vea por mí mismo las consecuencias de tus acciones y los cambios que traen consigo."

Era raro que presentara estándares tan precisos.

Seol Jihu se sorprendió.

En el pasado, cuando Seol Jihu sacaba el tema, el Pequeño Polluelo se enfadaba diciendo que esperaba más de lo que merecía. Entonces, ¿Por qué el cambio repentino?

"Veo que tus normas se han vuelto muy generosas... ¿No era la capacidad un factor importante en la evaluación?"

"Bueno, eso es..."

Uno de los ojos de Pequeño Polluelo se abrió lentamente.

"En términos de capacidad, probablemente podrías pasar por dos etapas en este momento."

"¿En serio?"

"Ya has sufrido bastante en el Camino del Alma. Además, has cultivado una disciplina acorde con la cuarta y quinta etapa. Así que no me preocupan tus habilidades."

El Pequeño Polluelo resopló.

"La verdad es que cuando te vi por primera vez después de que pasaras la prueba, debatí conmigo mismo sobre si desbloquear o no la cuarta etapa. Estoy seguro de que no dejarás que la Lanza de la Pureza te sacuda ahora."

En resumen, su capacidad bastaba, pero su carácter dejaba mucho que debatir.

Seol Jihu asintió. De alguna manera se sintió mejor sabiendo eso.

Así es. No podía quedarse sentado sin hacer nada y mirar como todo lo que había construido hasta ahora se desperdiciaba.

El objetivo estaba claro. Todo lo que tenía que hacer ahora era esforzarse al máximo para lograr ese objetivo.

Se juró a sí mismo romper todas las trampas que el enemigo había tendido, como lo había hecho hasta ahora.

¡Slap!

Seol Jihu se abofeteó a sí mismo para salir de eso.

"Está bien... Vámonos."

Lleno de determinación, comenzó a bajar las escaleras.


*


Después de la reunión con Sinyoung, todo sucedió en un instante.

Cuando la mejor organización finalmente sucumbió, otros se apresuraron a cooperar con Valhalla.

Odor y Haramark fueron las primeras ciudades en aceptar los términos de Valhalla, así que abrieron sus fronteras a la Federación.

Su rápida respuesta impulsó a las organizaciones representativas de otras ciudades a tomar medidas también.

PAX de Caligo y Wu Lei de Grazia, la Estrella de la Ira, visitaron a Eva para hablar con Valhalla, aunque esta última no estaba directamente relacionada con el incidente del ataque.

Las familias reales de cada ciudad no tenían ninguna razón para resistirse al cambio.

Una de las condiciones solicitadas por la Federación era la autoridad para supervisar las configuraciones de los Terrícolas, lo que, si se aceptaba, daría a las familias reales un enorme poder.

Así que todas las familias reales, excepto la de Sherezade, usaron el Juramento Real y comenzaron a prepararse para recibir a los inmigrantes.

Todo iba bien.

Excepto por una cosa.

Sinyoung había estado implementando fielmente los términos del contrato, entregando los juramentos firmados y retirando sus ramas de otras ciudades, pero cometió un pequeño error con respecto a la extradición de Jung Minjong.

Sinyoung primero removió a Jung Minjong de su puesto y luego lo convocó al Paraíso, pero se negó a cumplir.

Así que trataron de transferirlo por la fuerza cuando la policía de repente apareció y se lo llevó.

Resultó que le había pedido a uno de sus conocidos que denunciara su desaparición.

Normalmente, tomó tiempo para que la investigación comenzara después del informe inicial, pero la forma en que la policía intervino casi inmediatamente hizo que Seol Jihu pensara que se trataba de un plan premeditado por parte de Jung Minjong.

Yun Seohui informó a Seol Jihu que Sinyoung estaba contactando con la policía y le pidió su comprensión.

Aparte de eso, todo estaba marchando bien.

'Está animado'.

Seol Jihu se paró en la azotea del edificio de Valhalla y miró hacia la ciudad.

Vio a algunos Terrícolas proveer cerveza y toallas a los Enanos que estaban ocupados reparando el muro del castillo. En medio de la carretera principal, había una tienda de Hadas de las Cavernas llena de clientes Terrícolas que miraban los artículos expuestos o regateaban precios con el dueño de la tienda.

Dondequiera que su mirada llegara, la Federación y la humanidad se habían mezclado.

Eva estaba floreciendo más que nunca.

Seol Jihu sonrió mientras observaba a las pequeñas bolas de pelusa en la calle moviendo sus colas a los transeúntes que las premiaban con golosinas.


*


Al día siguiente, Seol Jihu abrió los ojos al amanecer.

Hoy era el día en que había decidido que volvería a la Tierra.

No había estado en casa durante mucho tiempo por todo lo que estaba pasando en el Paraíso.

Su madre y su hermano deberían estar muy preocupados.

Su plan era contactarlos y reunirse con ellos tan pronto como regresara. Luego, quedarse en la Tierra por un día o dos para un cambio de ambiente.

Seol Jihu bajó las escaleras hasta el primer piso y se detuvo.

Kim Hannah se paró junto a la entrada, mirándolo.

Parecía estar esperándolo.

"¿Qué está pasando? Todavía es temprano."

"Dijiste que ibas a ir a la Tierra hoy."

"Sí, eso es lo que dije hace unos días."

"Hay algo que quiero advertirte antes de que te vayas. Además, tengo una pregunta para ti..."

Seol Jihu parpadeó, estaba un poco confundido.

La Kim Hannah que conocía no intentaría emboscarlo con una pregunta repentina. Ella le habría preguntado directamente.

Así que parecía que se había quedado despierta toda la noche preguntándose si debía hacerle esta pregunta o no.

"¿Qué es?"

"¿Cuál es tu relación con Yun Seohui?"

Eso salió de la nada.

Seol Jihu frunció el ceño.

"¿Relación? ¿Qué quieres decir?"

"¿La has conocido o contactado sin mi conocimiento desde que se conocieron en el café?"

Esto lo confundió aún más.

"No, ni siquiera una vez. Sólo me reuní con la Señorita Yun Seora."

Seol Jihu agitó la cabeza.

Se sintió un poco ofendido porque su pregunta parecía acusarlo de salir en secreto con Yun Seohui.

"¿Por qué lo preguntas?"

"Verás, no entiendo por qué ella actuó como lo hizo..."

"¿Te refieres al ataque?"

"No, la reunión."

Kim Hannah comenzó con un suspiro.

"¿Recuerdas lo que dijo Yun Seohui en la reunión? Me refiero a su discurso."

"¿Discurso?"

"Eres el representante de Valhalla y Yun Seohui es la representante de Sinyoung. Y esa reunión no se trataba de una reunión personal, sino de una reunión oficial entre los dos representantes, a la que asistieron los miembros de cada organización."

Ella tenía razón.

"Pero Yun Seohui, ella... ¿Cómo debería decir esto? Es como si te hubiera hablado a ti, no a todo Valhalla, como ella misma y no como representante de Sinyoung."

"Pero ella se disculpó con todos al final..."

"Eso fue después de que todo terminara. Piénsalo cuidadosamente."

Seol Jihu buscó en sus recuerdos.

|...No odio a Valhalla|

|Si realmente pensara mal de ti...|

|Lo admiro, Representante de Valhalla, por todos los increíbles logros que hizo por el bien del Paraíso. Quería convertirme en su amiga y ayudarlo en todo lo que pudiera.|

|Pido disculpas por la angustia y el daño causado por la reciente serie de incidentes.|

|Y prometo en nombre del Dios Invidia cumplir fielmente las condiciones establecidas por Valhalla hasta que el malentendido se resuelva.|

Sonaba un poco extraño ahora que lo pensaba.

Se había enfatizado a sí misma cuando debería haber hablado por Sinyoung, y a Seol Jihu cuando debería haber mencionado a Valhalla en su totalidad.

Puede que no sea nada, pero él no pudo evitar sospechar que ella había hecho esos comentarios a propósito. Sobre todo, porque se trataba de Yun Seohui.

"No hay manera de que ella pudiera haber cometido semejante error. Sólo creo que es raro..."

Kim Hannah chasqueó la lengua y luego asintió con la cabeza.

"De todos modos, gracias por responder a mi pregunta. Ten cuidado en la Tierra. Hemos hecho todo lo que podemos, pero ¿Quién sabe?"

Seol Jihu asintió en silencio.

"...Hasta luego."

Con eso, dejó el edificio.

Una vez que llegó al templo, Seol Jihu se paró frente al portal.

Dudó un momento antes de sacar el pequeño trozo de papel que había recibido de un Sacerdote.

Apretó el papel en su puño, lo rompería inmediatamente si fuera necesario.´

Después de un momento de silencio, Seol Jihu respiró profundamente y entró lentamente en el portal.


*


¡FLASH! La luz irrumpió.

Tan pronto como el escenario cambió, Seol Jihu agachó la cabeza rápidamente.

Apretando la mano que sostenía el papel, rodó por el suelo y miró a su alrededor.

Pero no pasó nada, y no había nadie cerca.

"......"

Seol Jihu se levantó del suelo tosiendo de pena.

'Eso es nuevo'.

Se sintió un poco avergonzado, pero sólo tenía una vida.

Sólo después de que abrió de una patada la puerta del armario y se asomó al baño con la espalda contra la pared, pudo finalmente relajarse.

"Veamos... ¿Qué...? ¿Por qué tengo tantos mensajes sin leer?"

Seol Jihu se sorprendió cuando encendió su teléfono celular.

Había al menos una docena de llamadas y mensajes de texto perdidos.

Las llamadas más recientes eran de su madre y su hermano.

En total, quedaron 12 registros.

'Supongo que me he ido por mucho tiempo'.

No se sorprendería si denunciaran su desaparición.

Nerviosamente, Seol Jihu presionó el botón de llamada.

Escuchó el tono de llamada, pero su madre no contestó.

Lo mismo pasó con su hermano.

Trató de llamarlos de nuevo, pero las llamadas se dirigieron directamente al mensaje automático que anunciaba que no estaban disponibles.

'Probablemente estén trabajando ahora mismo...'

Seol Jihu decidió esperar un poco más y miró alrededor de la habitación.

No sabía qué hacer, así que encendió la TV y miró los textos.

—Hubo un tiroteo en el centro de Seúl anoche. Un oficial de policía y un civil resultaron heridos en el proceso de arresto del sospechoso. Este es el reportero Park Johyun.

'¿Un tiroteo? ¿En Corea?'

Curioso, Seol Jihu estaba a punto de levantar la cabeza pero se detuvo.

Como esperaba, la mayoría de los mensajes de texto venían de Yun Seora.

[Oppa~ Soy Seora. ¿Cómo estás?]

[Dijiste que deberíamos encontrarnos. ¿Cuándo podemos encontrarnos?]

[¿Puedes llamarme si recibes este mensaje?]

[Escuché las noticias. Unni está renunciando... Gracias. Haré lo mejor que pueda para ayudarte de ahora en adelante.]

[Por cierto, ¿Qué le vas a hacer a Seohui Unni?]

Seol Jihu se rió ligeramente mientras leía los mensajes de texto uno por uno.

"No lo sé... ¿Qué debo hacer?"

Murmuró para sí mismo y tocó el icono de la flecha.

Habían prometido salir hace mucho tiempo, pero su reunión aún no había tenido lugar.

'¿Debo responder?'

Lo pensó por un momento pero decidió leer el resto de los mensajes primero. Podría haber uno de su madre o de su hermano, después de todo.

Mientras Seol Jihu hojeaba lentamente los mensajes de texto, su pulgar se detuvo de repente.

Había muchos mensajes de un número que nunca había visto antes en su vida, casi tantos como los de Yun Seora.

'¿Quién es ?'

Guiado por la curiosidad, abrió uno de ellos.

[Jihu Oppa. Soy Seora.]

La cara de Seol Jihu se volvió rígida inmediatamente.

[Ignora todas las llamadas y mensajes de mi antiguo número. Incluso si ese número pretende ser yo, no deberías confiar en él.]

[Este número pertenece a alguien que conozco y en quien confío. De ahora en adelante, sólo te contactaré con este número.]

[Oppa. Si recibes este mensaje, regresa a ese lugar inmediatamente. No llames a este número o a mi antiguo número, sólo para estar seguros.]

[Sé que es confuso, pero por favor haz lo que te digo. Iba a explicártelo de antemano, pero no pude contactarte. Te lo contaré todo más tarde.]

[No te preocupes por la Tierra. Ya pensaré en algo. Apúrate y vete, Oppa...]

Después de que Seol Jihu leyó el último mensaje, inmediatamente se desplazó hacia arriba a través de los textos.

Volvió a leer los textos del número original de Yun Seora.

La cara de Seol Jihu comenzó a temblar cuando comparó los mensajes de los dos números.

'¿Qué demonios...?'

De repente se le puso la piel de gallina en todo el cuerpo.

¿En quién se suponía que debía confiar?

Fue entonces.

¡Buzz! ¡Buzz!

Su teléfono celular comenzó a vibrar violentamente.