Reciente

sábado, 15 de agosto de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 407

Capítulo 407. Corto y Grueso En Lugar de Largo y Delgado


Sinyoung se mantuvo en silencio después de que Valhalla se fue.

Los miembros ejecutivos habían regresado al edificio y la mayoría no tenían expresiones muy agradables.

La mujer de la recepción sintió que algo estaba mal y no levantó la cabeza hasta que todos los miembros del ejecutivo subieron las escaleras.

Ni una sola persona se atrevió a abrir la boca por descuido.

El siempre bullicioso vestíbulo cesó sus actividades y se convirtió en un desierto.

El silencio mortal que fluía dentro del edificio lo hacía parecer como un gran almacén antes de su hora de cierre.

Sólo había una persona sonriendo en esa atmósfera sombría.

"Toma. Por favor, haz esto dentro de esta semana."

Tak, tak.

Yun Seohui entregó una pila de documentos que ordenó golpeando sus bordes dos veces contra la mesa.

Eran los contratos que Valhalla había presentado a cambio de mantener vivo a Sinyoung.

"Ejecutivo Jang, por favor tome la responsabilidad de recibir las firmas de todos los empleados de Sinyoung. Tomará aproximadamente seis días desde Scheherazade hasta Eva, así que será mejor completarlo para entonces. Entonces podremos enviar un aviso de que hemos cumplido nuestra promesa el mismo día que Valhalla llegue a Eva."

Ella agitó los papeles en su mano, haciéndole señas para que se los llevara rápidamente, pero el hombre no respondió. El hombre de mediana edad llamado Ejecutivo Jang la miraba con tristeza.

"Necesitamos emitir una orden para que todas las sucursales de otras ciudades se retiren..."

Yun Seohui se encogió de hombros antes de volver a poner los contratos y continuó.

"...También, tenemos que buscar a mi sucesor. Convocaremos una asamblea la semana que viene para decidir... No, para transmitir la noticia."

"Por un sucesor, quieres decir..."

El Ejecutivo Jang, que había estado escuchando en silencio, habló con dificultad.

"No preguntas porque no lo sabes, ¿Verdad?"

Yun Seohui sonrió con satisfacción.

"¿Hay alguien más aparte de ella? Es una empresa familiar después de todo."

El Ejecutivo Jang bajó la cabeza después de escucharla hablar tranquilamente.

"Directora..."

"¿Sí?"

"Me siento como..."

"Sobrevivimos."

Yun Seohui habló con calma.

"Habría sido otra historia si hubiéramos tenido otras opciones. Pero sólo teníamos que elegir entre la vida y la muerte. ¿No deberíamos elegir vivir sin importar el costo?"

Ella tenía razón.

Valhalla había irrumpido, trayendo a todos sus miembros con la intención de hacer la guerra.

La sangre habría corrido si hubieran dado el más mínimo paso fuera de la línea.

Su oponente tenía el poder y la justificación para convertir una situación hipotética en realidad.

"Todo está bien desde que sobrevivimos. Incluso hemos logrado mantener nuestra posición como organización representativa."

"......"

"Es mejor llegar hasta el final si vamos a inclinarnos de todos modos. Hasta donde nos permitan nuestras cinturas."

La pena se profundizó en el rostro del Ejecutivo Jang mientras Yun Seohui continuaba con sus palabras.

Como alguien que la había cuidado desde la infancia, sabía mejor que nadie lo duro que Yun Seohui había trabajado para alcanzar la cima de Sinyoung.

Sus esfuerzos bastaron para que Yun Seojin, un hombre que ni siquiera confiaba en sus parientes, se retirara sin preocupaciones después de dejar a Sinyoung en sus manos.

Finalmente era hora de que ella brillara, pero...

Los resultados que había logrado después de trabajar y luchar durante más de 20 años desaparecieron después de un solo error.

Ella no dejaba que se le notara en la cara. Pero él ni siquiera podía imaginar lo que ella debía estar sintiendo en ese momento.

"No será malo estar bajo el mando de la Gerente Yun. Más bien, será lo mejor. El representante de Valhalla la cuidara mucho."

Yun Seohui sonrió antes de levantarse de su asiento.

Tomó su chaqueta de traje marfil y se la puso.

"Entonces te lo dejo a ti. Hoy me iré a casa temprano."

Colocó su bolso negro sobre su hombro antes de salir de su oficina con pasos ligeros como plumas.

El Ejecutivo Jang agarró la pila de contratos en sus dos manos antes de inclinarse lentamente.


*


Después de salir del edificio de Sinyoung, Yun Seohui se dirigió hacia el portal dentro del templo.

Ella había regresado a la Tierra a través del portal. Las coordenadas de regreso estaban fijadas para la compañía.

Vio el paisaje familiar de su compañía después de salir de la oficina de presidente.

"......"

Cuando se detuvo en el lugar para mirar fijamente a su alrededor, su mirada se encontró con los ojos de varias personas.

"Hola..."

Un empleado entró en pánico y bajó la cabeza. Entonces los ojos de Yun Seohui, que se habían oscurecido por un segundo, de repente se iluminaron antes de que ella mostrara una brillante sonrisa.

"¡Sí, hola a ti también!"

"Qué la trae por estos lugares Directora... Ah, la Gerente está fuera en este momento..."

"No. No estoy aquí para visitar a la Gerente Seo. Sólo estoy de camino a casa."

"Ah."

"Señor Kim Sungsoo, ¿Verdad? ¿No va a salir del trabajo?"

"Ah, no. Todavía tengo que recibir retroalimentación para algo..."

"Parece que nuestra Gerente Seo dio otra excusa para holgazanear de nuevo afuera."

Yun Seohui sonrió después de levantar su brazo izquierdo para revisar su reloj.

"Llamará alrededor de las 7:05 p.m. después de salir del sauna y dirá que su reunión con el cliente duró demasiado tiempo, así que se irá a casa en su lugar."

El empleado, Kim Sungsoo, sonrió incómodamente cuando Yun Seohui predijo a sabiendas lo que vendría.

"Sólo tienes que esperar 42 minutos y 17 segundos más, entonces. Buena suerte."

Después de guiñarle el ojo, Yun Seohui reanudó sus pasos.

Todas las personas que conoció mientras caminaba por el pasillo la saludaron, y Yun Seohui les devolvió el saludo con una sonrisa.

Como se detuvo a charlar con la mitad de esas personas, tardó 20 minutos en llegar al vestíbulo.

Después de salir por la puerta principal, Yun Seohui caminó por la calle al atardecer para llegar a un imponente edificio de uso múltiples, tanto residencial como comercial.

"Cielos, ha pasado mucho tiempo desde la última vez que viniste."

Incluso el guardia de la entrada la saludó amistosamente tan pronto como vio a Yun Seohui.

"Ha pasado un tiempo, Ahjussi... ¿Cómo has estado últimamente?"

"No mucho. Todos los días son iguales."

"Jejejeje, vendré más a menudo a partir de ahora. Apuesto a que no te aburrirás tanto si ves mi cara todos los días."

Después de bromear un poco con el guardia, Yun Seohui agitó su mano mientras subía al ascensor.

Su cara permaneció sonriente hasta que llegó al último piso y se paró frente a la puerta de su habitación.

Pulsó la contraseña en la cerradura de su puerta antes de abrirla.

La gran habitación de más de 330 metros cuadrados estaba muy oscura por dentro.

Debido a que había cortinas de oscurecimiento por todas partes, no se podía apreciar ni un solo rayo de luz en la habitación.

Y cuando ella encendió las luces, se reveló una casa sorprendentemente vacía.

Las decoraciones comunes no se veían por ninguna parte y sólo se veía el mínimo de mobiliario necesario para vivir.

Estaba absolutamente desprovista.

Al igual que la cara de Yun Seohui que había cambiado de repente en cuanto entró por la puerta.

Su cara sólo tenía dos ojos, una nariz, una boca y otros rasgos esenciales, pero estaba vacía de cualquier expresión. Era el extremo de la nada.

Con una cara casi distante, Yun Seohui estaba a punto de colgar su bolso en la percha por costumbre antes de detenerse.

Frunciendo el ceño, dejó caer al suelo el bolso que tenía en sus manos.

Descuidadamente se quitó la chaqueta y también la tiró al suelo. Se desabrochó algunos botones de su camisa antes de caer en la mecedora cerca de la ventana.

Con movimientos precisos, se metió un cigarrillo en la boca antes de encenderlo.

"...Estoy tan aburrida..."

El humo se derramó de sus labios rojos mientras suspiraba.

¿Cuánto tiempo había pasado?

A medida que la calle se teñía de colores del atardecer y la noche se hacía más profunda, el número de colillas de cigarrillos en el cenicero encima de la mesa aumentaba uno por uno.

Yun Seohui no mostró ningún movimiento hasta entonces.

Había demasiadas cosas en su mente, pensamientos sobre el encuentro, o más específicamente, de Seol Jihu.

Estrictamente hablando, los resultados no fueron malos.

Las negociaciones sólo funcionaban si ambas partes estaban en igualdad de condiciones o si la parte más débil tenía algo que la más fuerte quería. Eso no aplicaba en situaciones como la de hoy, donde las dos partes estaban en los extremos opuestos de la vara.

Sin mencionar que Kim Hannah estaba en Valhalla.

Puesto que estaba rechinando los dientes al mencionar a Sinyoung, debe haber estado muy preparada para aprovechar al máximo su posición privilegiada.

Kim Hannah, que era hábil para estafar a la gente en los tratos, habría sido persistente en ganar dos disposiciones si se daban por vencidos en una.

Por lo tanto, aceptar inmediatamente las condiciones iniciales ofrecidas significaba, a los ojos de cualquiera, la mejor jugada posible, y en realidad, obtuvo los mejores resultados.

Sí. Yun Seohui había asumido la responsabilidad y había hecho un excelente trabajo.

Pero, ¿Por qué se sentía de esta manera a pesar de todo esto?

¿Fue porque tuvo que bajar la cabeza en señal de humillación?

No, ella había experimentado innumerables situaciones similares en el pasado y estaba segura de que podía soportar más.

¿Fue porque la influencia de Sinyoung había disminuido?

Ella estaba preparada para eso.

¿Fue porque había sido forzada a dejar la posición por la que había sacrificado su niñez, su adolescencia y sus veinte años, que eran los mejores años de su vida?

Esta podría ser parte de la razón.

Yun Seohui reflexionó un rato antes de encontrar una pista en un recuerdo que repentinamente apareció en su mente.

Hace unos años...

Yun Seohui encontró una compañía de aspecto delicioso en el mismo campo farmacéutico, por eso trató de impulsar por la fuerza la adquisición y fusión de la compañía sin su consentimiento.

Sin embargo, la compañía opositora no se inmutó y devolvió un terrible contraataque. Y como resultado, Sinyoung corrió el riesgo de perder el control de su propia compañía.

En retrospectiva, no había ninguna salida, al igual que este incidente.

Cuando Yun Seohui visitó la compañía contraria, la joven directora del Instituto de Investigación Haesol la miró, pidiéndole perdón antes de decir esto.

|Eres una persona muy interesante, ¿No? No estoy siendo sarcástico. En realidad... Siento que eres similar a mí.|

|Probablemente sientes que todo saldrá a tu manera, que puedes agarrar todo en tus manos si te lo propones, y ahora la vida en sí misma es aburrida... ¿Estoy en lo cierto?|

|Yo también soy igual. Más bien, solía ser así. Antes de conocer a cierta persona, es decir. Nuestro encuentro parece el destino, ¿Debería darte un consejo?|

|El mundo no gira a tu alrededor. El mundo decide su propio centro, no tú. Será bueno que te des cuenta de esto rápido. Vas a morir si sigues viviendo de esa manera.|

|¿Yo? Me pegué rápidamente a ese centro tan pronto como me di cuenta de esto. No quería morir.|

...Cierto.

Todo fue por Seol Jihu.

|Si no puedes arrebatarlo por la fuerza, puedes hacer que venga a ti en su lugar.|

|La causa y los efectos de cada acción importante son sorprendentemente claros. Y si ambos son claros, la retribución lo es aún más. A menos que tu cerebro esté conectado con el principio de causalidad...|

Pensando en lo ridículo que fueron sus primeros pensamientos sobre Seol Jihu cuando lo vio por primera vez...

Sólo se dio cuenta después de que habían pasado 3 años.

En realidad, ella lo había sentido antes, pero para entonces era demasiado tarde.

Ella todavía no pensaba que sus pensamientos estaban equivocados.

Sólo que su oponente excedió completamente sus expectativas, haciendo que sus pensamientos parecieran ridículos.

Seol Jihu había pasado a su lado con una velocidad aterradora, justo cuando estaba a punto de agarrar las puntas de su ropa.

Era tan rápido que ella no podía correr tras él, aunque lo intentara.

"Creo que ahora entiendo los sentimientos de Unni..."

Después de hablar consigo misma por un momento, Yun Seohui se enterró en la silla y estiró su cuello hacia atrás.

Miró al techo con ojos solitarios.

|Todavía estoy agradecido por ese día. De verdad.|

Sólo que...

|Y si es posible, me gustaría apreciar la gratitud que sentía hacia Sinyoung en ese entonces.|

Ella le había ayudado sinceramente en el Paraíso y en la Tierra, pero esa había sido la magnitud de su gratitud.

"¿Aún así, no fue demasiado duro decirme que renunciara?"

Yun Seohui sonrió y murmuró para sí misma.

"¿Sabes lo duro que trabajé para llegar a este punto, y ahora quieres que deje todo atrás y me vaya? ¿Quieres que muera?"

Hablaba como si Seol Jihu estuviera justo delante de ella.

"No sabes nada."

Esas fueron las palabras que no pudo decir durante la reunión.

Yun Seohui miró fijamente al techo con un malicioso brillo en sus ojos.

Entonces, de repente, una mueca de desprecio se escapó de su boca. Había pensado en la expresión de Seol Jihu cuando estaba firmando el contrato sin dudarlo.

¿La razón por la que aceptó todo sin una palabra?

¿Fue por Sinyoung? ¿Ya que podía terminar con todo si se sacrificaba?

No, no era nada de eso. Eso lo supuso la gente, pero las verdaderas intenciones de Yun Seohui eran completamente diferentes.

Fue porque ella quería ver.

'Apuesto a que te sorprenderás si hago esto'.

Ella había actuado en un ataque espontáneo de ira.

"¡Jajajaja!"

De repente se echó a reír.

"¡Jajajajajaja...!"

Tampoco podía entender por qué se reía.

Entonces se detuvo de repente.

"...¿Cuál es la razón?"

Ella miró al techo y dijo enojada con una cara aterradora.

"¿Por qué el representante de nuestro Valhalla está tan empeñado en derribarme?"

Palabras similares a las de aquella vez...

"¿Cómo puedes hacerme esto?"

Una vez que empezó a hablar, las palabras se derramaron como una presa que se desata.

"No fui yo. No fui la persona que intentó matarte."

"No lo sabía. Realmente no sabía nada. No es que lo sepa todo. ¿Qué se supone que debía hacer si no lo sabía?"

Una vez que empezó, sus palabras continuaron saliendo.

"Entiendo que estés enfadado. Pero ¿Sabes cuánto lo he intentado?"

"¿Sabes cuántas veces te protegí a ti y a tu familia en la Tierra? Podrías haberme dado una oportunidad basándote en lo que he hecho por ti hasta ahora, ¿No?"

"Si estás actuando basado en la causalidad, entonces no puedes hacerme esto."

"Entonces, ¿Por qué de repente te comportas así? ¿Por qué yo? ¿Eh?"

Su voz sonó en el silencio vacío.

Antes de que se diera cuenta, Yun Seohui estaba llorando con lágrimas en sus ojos.

Entonces, de repente se rió y se puso a reír.

Dentro de la oficina vacía, los sonidos del llanto y la risa se alternaban.

"Jejejeje... Jejejeje..."

Apenas logrando detenerse, Yun Seohui respiró profundamente y se secó las lágrimas.

"De todos modos, así es como vas a resultar, ¿eh?"

De repente sacó un teléfono de su bolsillo. Lo encendió y apagó repetidamente.

"Viviré si me pongo de su lado y moriré si no lo hago, eh..."

Murmuró para sí misma antes de que la punta de sus labios se enroscara.

"Bien, entonces mátame."

Sus dedos que se habían movido mucho se detuvieron.

La pantalla del teléfono estaba encendida.

"En lugar de vivir mucho tiempo sin nada, es mejor morir."

El humo de un cigarrillo blanco, corto y espeso, salió de su boca.

"No hice nada malo."

Yun Seohui tarareó mientras intervenía su teléfono.

"Todo es tu culpa."

Turururu.

La llamada se realizó pero la persona no contestó inmediatamente.

Una, dos... En el tercer timbre, se escuchó el sonido de la llamada siendo contestada.

"Soy yo. Director Jung Minjong."

—…

"Ya debes haber escuchado los resultados de la reunión, ¿Verdad?"

La persona no respondió.

Yun Seohui continuó hablando con una voz alegre.

"Lo siento por ti. Pero quiero que sepas que hice lo mejor que pude, también decidí quitarme el uniforme contigo."

Yun Seohui inclinó la cabeza.

Puso su teléfono entre su hombro y su mejilla mientras sacaba un nuevo cigarrillo.

"De todas formas, me gustaría que asumieras la responsabilidad conmigo puesto que las cosas resultaron de esta manera."

—...¿Responsabilidad?

La persona finalmente habló.

Yun Seohui sonrió y activó el encendedor.

"Sí. Por favor, asegúrese de asumir la responsabilidad de este incidente."

Después de enfatizarlo de nuevo, Yun Seohui se dio cuenta de algo y se corrigió lentamente.

"Te lo digo porque puedes malinterpretarlo, pero no te digo que toques a Seol Jihu, ¿De acuerdo?"

—...Sí.

Una voz pesada sonó después de un largo silencio.

—Entiendo exactamente lo que quieres decir.

Y por primera vez, el rostro de Yun Seohui se transformó en una sonrisa.

A ella le gustaba la gente con la que trabajaba durante mucho tiempo. Ellos entendían lo que quería decir, no importa cuán vagamente lo explicara.

Yun Seohui terminó la llamada.

Puso los ojos en blanco antes de marcar un nuevo número.

"...No."

Pero después de dos timbres, de repente terminó la llamada.

"Ya me siento bastante indignada por entregar todo esto, así que deberías hacerlo tú misma, ¿No es así, Seora?"

Sonriendo como una niña traviesa, se levantó de su asiento.

Corrió las cortinas y presionó su cara contra la ventana.

"...Quiero ver."

La ventana se empañó antes de aclararse rápidamente de nuevo.

"Tu cara se distorsiona mientras estás de rodillas arrepentido. Quiero verlo de verdad."

"Si no puedo tenerlo..."

'Entonces tratar de destruir no parece demasiado...'

Susurrando en voz baja para sí misma, Yun Seohui se rió.

Luego levantó lentamente los ojos.

Las tranquilas calles se iluminaron bajo una débil luz. Mientras el frío edificio de Sinyoung fue tragado por la oscuridad que se elevaba y lo miraba fijamente.