Reciente

miércoles, 12 de agosto de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 405

Capítulo 405. Para El Final (3)


Yun Seohui firmó el contrato y pasó la pila de papeles a la izquierda.

El hombre de mediana edad, bien vestido con un traje, se mordió el labio inferior.

Pero no pudo resistirse porque su jefa había firmado antes que él.

Finalmente, el hombre sacó el bolígrafo de su bolsillo y firmó los papeles del contrato.

Lo mismo se repitió. El siguiente destinatario firmó los documentos y se los entregó a la persona que estaba a su lado.

Mientras la pila de papeles se movía de izquierda a derecha, Seol Jihu y Kim Hannah miraban fijamente a Yun Seohui.

Fingían estar tranquilos, pero la verdad era que estaban confundidos.

Habían pasado días sin dormir preparándose para esta reunión, así que parecía extraño que Yun Seohui aceptara sus términos sin una sola objeción.

'¿Podría ser que...?'

Con un ligero ceño fruncido, Kim Hannah repasó cuidadosamente las palabras de Yun Seohui en su cabeza.

|Sinyoung llegó a una conclusión provisional sobre este caso hace unos días.|

Esto significa que Sinyoung ya había tomado una decisión, incluso antes de esta reunión.

Esto quedó demostrado por el hecho de que los ejecutivos de Sinyoung firmaron los contratos sin oponer resistencia, aunque sus rostros se veían sombríos.

'¿Pero por qué?'

Pero esta conclusión lógica la confundió aún más.

¿Yun Seohui se está rindiendo sin oponer ni siquiera una resistencia simbólica? ¿En serio?

A medida que surgieron nuevas preguntas, la pila de contratos llegó al extremo derecho, y cuando la última persona terminó de firmar, fue entregada de nuevo a Yun Seohui.

Yun Seohui revisó los documentos uno por uno y le entregó la pila a su asistente.

Seol Jihu miró la pila de contratos que el asistente de Yun Seohui había colocado cuidadosamente ante él.

¡Flip, flip! Rápidamente hojeó los papeles, sus ojos escudriñando las firmas, antes de levantar la cabeza de nuevo para mirar a Yun Seohui.

"Hay algo que quiero decirte si no te importa."

Sus ojos se encontraron y Yun Seohui sonrió débilmente.

"Puede ser un poco, no, muy infantil, pero... ¿Puedo?"

Seol Jihu inclinó levemente de cabeza.

"No... no odio a Valhalla."

¿No odia a Valhalla?

Una de las cejas de Seol Jihu se levantó lentamente.

Ella tenía razón. Sonaba infantil.

"Nunca he sentido envidia u odio hacia a Valhalla, ni te he considerado mi rival. Porque los logros que Valhalla ha hecho en los últimos años no son algo que Sinyoung pueda igualar."

Yun Seohui habló en voz baja pero clara.

"Por supuesto, entiendo que esto es repentino y que puede ser difícil que me creas. No tengo excusa para eso. Sin embargo..."

Dejó escapar un suspiro y se aclaró la garganta.

"Si realmente pensara mal de ti... habría hecho algo al respecto hace mucho tiempo. No sólo en el Paraíso, sino también..."

Los ojos de Seol Jihu se agudizaron.

Yun Seohui no terminó su frase, pero sabía lo que quería decir, 'Sino también en la Tierra'.

"La gente que ha generado resentimientos en el Paraíso a menudo se enfrenta a amenazas en la Tierra. Es algo muy común."

La atmósfera se volvió sofocante, pero Yun Seohui continuó sin pestañear.

"No has sabido lo que ha pasado o cuántos intentos se han hecho desde que se celebró el último banquete hace unos años, y desde que empezaste a ganarte una reputación en el Paraíso..."

Seol Jihu no visitaba la Tierra a menudo, pero cuando lo hacía, nunca recibía ninguna amenaza de nadie.

Yun Seohui decía que Sinyoung lo había estado protegiendo todo el tiempo.

"No estoy diciendo esto para impresionarte o convencerte de que seas amable conmigo. Sólo digo que tuve muchas oportunidades de traicionarte, pero elegí no hacerlo."

Una leve sonrisa se extendió por el rostro de Yun Seohui.

"Porque ese pensamiento nunca ha cruzado mi mente ni una sola vez. Lo admiro, Representante de Valhalla, por todos los increíbles logros que hizo por el bien del Paraíso. Quería convertirme en su amiga y ayudarlo en todo lo que pudiera."

Bajó lentamente la mirada y continuó.

"Por supuesto, esta opinión es sólo mía... Había algunas personas en Sinyoung que no estaban de acuerdo conmigo. Veía a esta gente todos los días, pero no me di cuenta de lo que pasaba dentro de sus cabezas."

Yun Seohui cerró los ojos.

"En cuanto a eso... no tengo excusa para ofrecerte."

"Así que tomé mi decisión antes de esta reunión para hacerte saber mis sentimientos y dejar las cosas claras."

"Incluso si eso significa que tengo que aceptar cada término que Valhalla ofrece."

Con eso Yun Seohui se levantó lentamente de su silla.

Y habló.

"Lo siento."

Ella enderezó sus hombros...

"Pido disculpas por la angustia y el daño causado por la reciente serie de incidentes."

Colocó sus manos al lado de la cintura...

"De ahora en adelante, Sinyoung hará todo lo posible para prevenir la repetición de tales incidentes."

Y empezando por su cabeza...

"Y prometo en nombre del Dios Invidia cumplir fielmente las condiciones establecidas por Valhalla hasta que el malentendido se resuelva."

Se inclinó 90 grados, de manera educada y humilde.


*


Su reunión terminó mucho antes de lo que esperaban.

Seol Jihu hizo todo lo posible para mantenerse alerta hasta el final, pero los comentarios posteriores de Yun Seohui le hicieron sentir que había estado exagerando.

Yun Seohui prometió conseguir las firmas de cada uno de los empleados de Sinyoung, y junto a varios ejecutivos, se tomó el tiempo de disculparse con cada miembro de Valhalla.

Al final, le dio la mano a Seol Jihu, y con una tímida sonrisa, le preguntó si finalmente podían ser amigos.

Antes de irse, Seol Jihu observó a Yun Seohui con su Habilidad Innata.

Ella seguía brillando en cinco colores, como la última vez que la vio.

Pero lo más importante...

[5. Nivel de Cognición]
-Emprendedora (Toma la iniciativa para lograr su objetivo)
-Sacrificándose.
-Caótica (Muchas cosas están mezcladas y es imposible desentrañarlas)

La segunda ranura de su Nivel de Cognición, que representaba la emoción que estaba experimentando actualmente, decía 'sacrificándose'.

¿Por qué se estaba exactamente sacrificando Yun Seohui durante esta reunión?

Seol Jihu no pudo encontrar la respuesta a esa pregunta incluso después de que la reunión terminó.

En su camino de regreso, los miembros de Valhalla estaban de buen humor.

Los Sinyoung habían cedido a sus demandas. ¿Cómo no iban a estar contentos de que hubiera terminado?

"Oye, ¿Viste eso? ¿Lo viste? ¡La directora ejecutiva de Sinyoung acaba de inclinarse ante nosotros!"

"Bastardos. Eso les enseñará a no meterse con nosotros."

Chohong y Hugo se reían alegremente.

"No lo sé. Algo se sentía un poco fuera de lugar... Cuando estuve en Rosa Blanca, nunca imaginé como esto pudiera suceder."

Phi Sora parecía escéptica y un poco preocupada.

Hugo inclinó la cabeza hacia un lado.

"¿Qué es lo que pasa? Se disculpó. Y es súper guapa."

"Mira, si una cara bonita pudiera obtener el perdón automáticamente, estaría ganándome la vida como una reconocida criminal a estas alturas."

"Pero ella firmó el acuerdo. Lo que significa que no puede meterse con nosotros ahora, ¿Verdad? Por las consecuencias."

"Bueno, es cierto..."

Ni siquiera Phi Sora pudo encontrar ninguna falla en su lógica.

"Quiero decir, ella juró por su dios como una Sacerdote... Y nuestro representante básicamente la arrinconó... Me hace pensar que es inteligente, aunque todavía no estoy seguro de que su disculpa fuera sincera."

Ella se encogió de hombros, concluyendo que no sería una mala idea vigilar a Yun Seohui por un tiempo.

"......"

Oh Rahee se quedó mirando el Palacio Scheherazade con ojos fríos.

Una de sus cejas se levantó ligeramente, revelando su molestia.

Ella lo miró varias veces fijamente hasta que llegaron a los carruajes, luego sintió la mirada de Seol Jihu y se giró hacia él.

"¿Qué?"

"¿En qué estás pensando?"

"...Nada."

Oh Rahee se pasó una mano por el cabello con un suspiro.

"Acabo de recordar a alguien de mi pasado."

"¿Tu pasado?"

"Una amiga del instituto. Estabamos en el mismo grupo de amigas que hacían todo juntos."

El tema era inesperado y su tono no sonaba feliz.

"Yun Seohui me recuerda a esa perra... La forma en que habla y la forma en que actúa, es básicamente la misma."

Ella frunció el ceño enojada al pensar en su amiga.

"¿En qué se parecen?"

"¿Cómo debo describirlo? Ambos tienen una máscara. Es como... son falsas, o artificiales..."

Kim Hannah, que estaba parada junto a Seol Jihu, le echó un vistazo rápido a Oh Rahee.

"No puedo determinar con exactitud qué es lo que está mal. Algo en ellas me molesta, pero no puedo saberlo con certeza."

Oh Rahee sacudió la cabeza, diciendo que algunas de sus amigas todavía pensaban que esa amiga en particular era una persona brillante y extrovertida.

"De todos modos, no quiero estar cerca de ella. Es la primera vez que me siento de esta manera con alguien desde Baek Haeju."

Oh Rahee, que escupió en dirección al palacio, se giró hacia el carruaje.

"¿Sigues siendo amiga de ella?"

Seol Jihu habló.

Oh Rahee se detuvo.

"...No."

Se giró hacia Seol Jihu con una pequeña sonrisa.

"Corté los lazos con ella hace mucho tiempo. Fue la mejor decisión de mi vida, sin duda alguna."

Con una sonrisa en sus labios, Oh Rahee se subió al carruaje.

Seol Jihu la siguió, sintiéndose algo inquieto.

No podía relajarse incluso después de haberse sentado en el carruaje.

El resultado no había sido malo en absoluto.

Sinyoung aceptó fácilmente los términos de Valhalla, y el contrato firmado estaba en sus manos.

Ya no podía conspirar contra Valhalla, al menos en el Paraíso.

Aún así, no podía tranquilizarse.

Después de reflexionar un rato, Seol Jihu concluyó que la razón por la que estaba ansioso era por sus ideas preconcebidas sobre Yun Seohui.

Ahora que lo pensaba, Kim Hannah no fue la única que le advirtió sobre ella.

|Ten cuidado con Yun Seohui.|

El Negro Seol Jihu había dicho lo mismo.

Debe haber habido una buena razón para que un hombre tan fuerte y cauteloso dijera eso.

También recordó la vez que miró a Yun Seohui con los Nueve Ojos que Miden el Futuro durante la ceremonia de apertura.

|¿Cuál es tu razón?|

|¿Por qué nuestro poderoso Demonio de la Lanza...? ¿Por qué me odia tanto?|

|Sé que le guardas rencor a Sinyoung. ¿Pero no te ayudé lo suficiente?|

|¿Cómo pudiste hacerme esto?|

|Mátame. ¡Mátame en su lugar!|

Las palabras que Yun Seohui le gritó al Negro Seol Jihu...

|No hiciste nada por mí. Fue por Sinyoung. |

|Usaste mi fuerza para proteger tu compañía, y yo te usé para lograr mis objetivos.|

|Por eso lo tiraste todo y te aferraste desesperadamente a mí.|

|Sung Shihyun me dijo que eras una perra loca justo antes de morir por mis manos. Él tenía razón.|

Las palabras que el Negro Seol Jihu le dijo a Yun Seohui...

|Te descartaron, ¿Verdad?|

|Supongo que no pudiste entrar en su cerca...|

|¿Qué te dije? Es un lunático incontrolable.|

|En cualquier caso, quieres, ¿Romperlo si no puedes tenerlo? ¿Es eso?|

Y las palabras que Kim Hannah le dijo a Yun Seohui. Recordó una por una.

En opinión de Seol Jihu, Yun Seohui definitivamente no era alguien normal.

Era impredecible y totalmente incontrolable, como lo demuestraba el hecho de que una vez cambió de bando para unirse a los Parásitos.

Aunque eso había sido en el pasado.

Seol Jihu estaba reacio a sacar conclusiones.

Porque...

'Amarillo, Verde, Azul, Índigo, Violeta'.

Yun Seohui era una mujer de cinco colores.

La había visto convertirse en un enemigo. Pero también había visto exactamente lo contrario.

El futuro en el que Yun Seohui, parada a su lado como la Ejecutora de Invidia, la Estrella de la Envidia, agitando su mano a la multitud mientras aclamaban su nombre.

'Tal vez'.

Tal vez era demasiado tarde.

Seol Jihu había obligado a Yun Seohui a firmar el contrato y Yun Seohui lo aceptó.

El contrato básicamente especificaba que escogió a Yun Seora en lugar de Yun Seohui.

'...No lo sé'.

"¿Qué te pasa? ¿Estás bien?"

Mientras Seol Jihu se frotaba la frente, Phi Sora se acercó y preguntó.

Seol Jihu agitó la cabeza sin decir nada.

"Es raro verte así. Debes estar muy cansado. ¿Tienes dolor de cabeza? Creo que el carruaje se irá pronto. Tal vez deberías dormir un poco, o... ¿Quieres apoyarte en mí?"

Phi Sora tocó ligeramente su hombro y Seo Yuhui, que estaba sentada frente a ellos, se levantó de su asiento apresuradamente.

Fue entonces.

"¡Nos vamos!"

Justo cuando el conductor del carruaje levantó el látigo, se escuchó un rápido golpe y la puerta del carruaje se abrió.

No sólo Seol Jihu, sino también Phi Sora, y Seo Yuhui, que estaba levantando a la fuerza a Phi Sora de su asiento, abrieron los ojos.

En ese sitio, un extraño estaba parado, vestido con una gran capa con capucha, moviéndose nerviosamente.

El desconocido miró a Seol Jihu y habló con prisa.

"Disculpe, pero podría..."

Una voz delgada pero baja escapó de los labios del desconocido.

Un momento después, el carruaje se puso en marcha.


*


El carruaje tirado por cuatro Horuses atravesó la puerta este.

Media hora más tarde, el carruaje cambió repentinamente de dirección.

El carruaje giró a la izquierda y se dirigió de nuevo hacia la ciudad donde acababa de salir.

Esta vez se dirigía hacia la puerta oeste.

Pronto el carruaje se detuvo en un lugar aislado cerca de la puerta. Luego, dos personas encapuchadas se bajaron del carruaje y comenzaron a caminar hacia la ciudad.

"...Espera."

Mientras se acercaban a Scheherazade, Seol Jihu detuvo a la figura encapuchada.

"¿Perdón?"

"Lo siento. Sólo creo que esto será mejor".

"¿Qué es lo que...? ¡Espera!"

Seol Jihu literalmente derribó a la extraña, y la extraña se retorció en respuesta.

"Agárrate fuerte."

La rodeó con sus brazos y levantó su maná.

¡Tong!

Con el sonido del aire explotando, el cuerpo de Seol Jihu se dispersó como el viento.

¡Tong, tong, tong, tong!

El viento subió por la muralla del castillo y entró en la ciudad, hacia la puerta trasera del Palacio de Scheherazade.