Reciente

lunes, 10 de agosto de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 403

Capítulo 403. Para El Final (1)


Un viento frío sopló dentro de la oficina.

Un escalofrío recorrió la columna vertebral del joven.

Se dio cuenta de que algo no estaba bien.

Yun Seohui, que era bien conocida por su cara siempre sonriente y su amable manera de hablar, estaba enojada.

Sintiendo instintivamente el peligro, el joven respondió sin tomarse el tiempo de pensar.

"¡Ah, sí! Me pondré en contacto con ellos de inmediato a través del cristal de comunicación."

Yun Seohui cerró los ojos.

Debido a que el Director de Recursos Humanos Jung Minjong estaba en confinamiento disciplinario, ella había elegido un secretario temporal para ocupar su lugar.

Pero pensar que ni siquiera sabía la diferencia entre usar un cristal de comunicación y enviar un mensajero en el Paraíso...

¿O estaba pensando erróneamente que la posición de Sinyoung seguía siendo la misma que en el pasado?

"No, no, no los llames. Redacta un documento oficial y entrégalo respetuosamente a través de un mensajero."

Mientras Yun Seohui hablaba con frialdad, el joven bajó la cabeza en un momento de agitación.

"Sí, Señora. Mensajero. Lo entiendo."

"¿Dónde está el Director Jung?"

"Se está quedando en su mansión en la Tierra. Lo estamos vigilando de cerca."

"¿Y qué hay de la Gerente Yun Seora?"

"La Dama Yun Seora es..."

El joven estaba arrastrando sus palabras.

Yun Seohui agitó la cabeza. Luego, lo ahuyentó como si hablarle más tiempo sería una pérdida de tiempo.

El joven salió corriendo de la oficina.

Tak. La puerta se cerró silenciosamente detrás de él.

Yun Seohui suspiró profundamente.

'¿Qué me pasa?'

Ella no había podido controlar sus emociones y terminó arremetiendo. En el pasado, no lo demostraba externamente, no importaba lo enojada que estuviera por dentro. Esto sólo demostraba lo agitada que estaba.

Yun Seohui se sentó aturdida durante mucho tiempo antes de mirar hacia abajo. Extendió su mano y abrió el cajón inferior de su escritorio, que no abría más de cuatro veces al año.

Después de sacar un paquete de cigarrillos, tomó un cigarrillo delgado y lo mordió.

Mirando al aire con ojos relajados, encendió el cigarrillo.

"...Claro."

De sus delgados y pálidos labios...

"No veo una razón para no inclinarse. Por ahora."

En lugar de una larga y delgada bocanada de humo, una corta y gruesa bocanada de humo se extendió.


*


Al mismo tiempo.

El gran salón de los Parásitos estaba lleno de una tensión escalofriante.

Los seis Comandantes del Ejército inclinaban sus cabezas en postración.

Como siempre, la Reina Parásito estaba sentada en el Trono Corrupto, emanando de su cuerpo una energía más intensa de lo habitual.

[...¿Qué fue eso? ¿Que Seol Jihu dijo qué?]

Una voz áspera sacudió el aire.

[Para honrar la memoria del Cuarto Comandante del Ejército de los Parásitos, ¿Templanza Furiosa...?]

Como la Reina Parásito preguntó dudosa, los Comandantes del Ejército se inclinaron más profundamente en la vergüenza.

Bondad Retorcida miró al suelo con ojos inyectados de sangre y apretó los puños con fuerza.

[¡Jajaja...!]

La Reina Parásita estalló con una risa vacía que estaba más cerca de un lamento.

Después de sentir el cambio en los cuerpos celestes, la Reina Parásito convocó a los Comandantes del Ejército y escuchó lo que había sucedido mientras dormía.

Dándose cuenta de que el estado externo de las cosas cambió repentinamente, les había encargado que averiguaran la razón detallada.

Y una vez que escuchó el informe de Castidad Vulgar, sintió que sus entrañas se retorcían.

Que esos inútiles insectos hubieran actuado por su cuenta resultaba bastante frustrante. Además, ese maldito humano incluso se había burlado de los Parásitos tan abiertamente.

¿Honrar la memoria del difunto gran general a pesar de ser enemigos?

[¡Ese maldito mocoso...!]

La temblorosa voz de la Reina Parásito resonó.

Lo que más le molestaba era el hecho de que no podía hacer nada al respecto en este momento.

Ni ella ni sus seis Comandantes del Ejército estaban en condiciones de luchar. Sólo ahora se estaban acercando a una recuperación completa.

En realidad, la Reina Parásito esperaba que ocurriera algún cambio mientras ella y sus Comandantes del Ejército permanecían inmóviles.

Como ella perdió una guerra total, lo consideró como algo que tenía que soportar.

Pero esta situación...

[Ufff...]

La Reina Parásito apenas se calmó y cerró lentamente los ojos.

Todavía era demasiado pronto para hablar de la victoria y la derrota.

Aunque la situación había cambiado mucho, la balanza seguía inclinada a su favor.

El problema consistía en que esta escala comenzó a moverse hacia el otro lado, a pesar de que parecía que no cambiaría durante toda la eternidad.

Sin embargo, había un inconveniente aún mayor, los Parásitos habían perdido cuando se encontraba en una posición de ventaja abrumadora.

Antes de la Guerra de la Fortaleza Tigol, la Reina Parásito tenía una ominosa sensación de presentimiento.

Que si perdían la guerra, sólo les quedaría una oportunidad.

Y su predicción se había hecho realidad.

Atraídos por la influencia de la Estrella Más Brillante, la humanidad había comenzado a orbitar un camino apropiado. Y para empeorar las cosas, la Federación se había unido convenientemente a su curso.

Con esto, los Parásitos no tenían otra opción.

Sentía que todos los puentes estaban destruidos.

Es decir, si perdían otra gran guerra... ese sería el final.

[La Estrella Más Brillante...]

La Reina Parásito suspiró mientras se desplomaba en el trono.

[Debí haberme deshecho de él en la guerra del valle...]

Al escuchar su monólogo, los Comandantes del Ejército parecían desconsolados. No tenían palabras que excusas que dar.

Sin embargo, alguien tenía una expresión indiferente desde el principio hasta el final. Como si no le gustara esta atmósfera, levantó lentamente la cabeza y miró al trono.

"Su Majestad."

Levantó lentamente su mano y habló.

"Hay algo de lo que tengo curiosidad."

[¿......?]

"Verás, cuando era humano, no podía entender por qué dejaste a la humanidad tranquila a pesar de tener el poder de arrasarla y por qué estabas tan empeñada en derribar la Fortaleza Tigol..."

Sung Shihyun se encogió de hombros.

"Por supuesto, sé que debes haber tenido tus razones. Eres un Dios, después de todo. Estoy seguro de que había algo fuera de mi comprensión o algo específico que estabas buscando. Dejando eso aparte..."

Sung Shihyun hizo una breve pausa antes de continuar.

"Hay algo que no he sido capaz de entender incluso después de haberme puesto del lado de los Parásitos."

[¿Qué es?]

"¿Cuál es la Estrella Más Brillante?"

Sung Shihyun preguntó.

"Seol Jihu. ¿No es sólo un humano? ¿Qué tiene de especial la Estrella Más Brillante que hace que Su Majestad se estremezca de esa manera?"

Todos los Comandantes del Ejército se voltearon hacia Sung Shihyun en estado de shock.

Atreverse a decir que su reina suprema se estremecía...

Era demasiado imprudente.

La Reina Parásito no respondió de inmediato.

[...Hmm.]

Después de un largo silencio, dijo.

[Supongo que es mejor observar una vez que escuchar cien veces. Acércate más.]

La Reina Parásito se levantó del trono e hizo una seña a Sung Shihyun para que se acercara.

Sung Shihyun se levantó inmediatamente y avanzó.

Paso a paso, se acercó al trono y subió las escaleras que conducen a la Reina.

Entonces, al final, llegó delante de ella. Fue entonces.

"¡......!"

El campo de visión de Sung Shihyun cambió completamente.

No, en un instante, el espacio en el que estaba parado se torció.

Desde el gran salón del palacio imperial hasta una galaxia bordada por la luz de las estrellas.

"¡Uwoah!"

"¿Cómo puedes las estrellas...? Aah, este gran planeta debe ser el Paraíso. Es algo asombroso mirarlo de esta manera."

Sung Shihyun exclamó con asombro mientras miraba a sus pies.

"¿Por qué me muestras el espacio exterior de repente?"

La Reina Parásito apuntó en una dirección en lugar de responder.

Cuando Sung Shihyun se giró por reflejo, sus ojos se iluminaron.

Vio un punto azul que brillaba intensamente.

Fue entonces.

"¿Es eso...?"

El cuerpo de Sung Shihyun tembló violentamente tan pronto como lo miró.

Su emoción e intriga se evaporó en un instante cuando sus ojos se agrandaron conmocionados.

"Tie..."

Convulsionó sin poder terminar su sentencia.

"......"

Eventualmente, cayó de rodillas, jadeando para respirar.

¿Fue tragado por el terror del universo? Unos segundos fue todo lo que tardó su arrogante rostro en palidecer de miedo.

[¿Cómo es? Puedes ver... ¿Oh?]

La Reina Parásito exclamó con admiración después de observar a Sung Shihyun jadeando para respirar.

Lo que ella había señalado no debería ser visible para la mayoría de las especies de rango alto, mucho menos para los ojos de un humano.

Pero la reacción de Sung Shihyun demostraba claramente que lo había visto.

Esto sólo podía ser interpretado como una cosa. Sung Shihyun había ido más allá de absorber completamente la divinidad de Diligencia Eterna y llegó al punto de tener un control completo sobre ella.

La vista debía ser visible para cualquiera con un rango de divinidad, y eso incluía también a los semidioses.

[Qué sorprendente. ¿Cuánto tiempo ha pasado?]

Esta vez, fue Sung Shihyun quien no respondió.

No, no pudo.

Estaba agitando inconscientemente sus piernas para echarse hacia atrás. No estaba en estado mental para pensar en dar una respuesta.

Entonces, cuando Sung Shihyun comenzó a llorar...

La Reina Parásito decidió que era suficiente y agitó ligeramente la mano.

El mundo cambió una vez más.

El paisaje circundante regresó al gran salón desde el espacio exterior.

A pesar de esto, Sung Shihyun todavía no había entrado en razón.

[Dime lo que viste.]

A la orden de la Reina Parásito, Sung Shihyun murmuró con fuertes respiraciones.

"Dos gigantes rojas... una gigante blanca..."

[¿Y?]

"Y una supergigante roja aún más grande... una supergigante azul..."

[¿Y?]

"Y, y..."

Sung Shihyun tartamudeaba, no hablaba con claridad.

"No sé..."

Mientras respiraba con dificultad, las lágrimas corrían por su cara y caían al suelo.

"La mitad es luz... pero la otra mitad es oscuridad como un agujero negro... se mezclaron y se volvieron feroces violentamente..."

[......]

"Entonces sentí que de repente me miró... y se rió burlonamente..."

Sung Shihyun se agachó, incapaz de continuar su descripción.

"¿Qué? ¿Qué es eso...? ¡Por qué la Tierra tiene...!"

El indescriptible terror que sentía, podía ser imaginado por la forma en que enterraba su cara en el suelo, llorando.

La Reina Parásito no lo culpó. Era normal que se sorprendiera después de observar algo que haría palidecer hasta al Sol.

Sin embargo, los Comandantes del Ejército, que no conocían los detalles, sólo podían poner expresiones irónicas.

El orgulloso y arrogante Sung Shihyun estaba llorando. ¿Qué demonios pudo haber visto?

[Parece que lo miró bien.]

La Reina Parásito puso su mano sobre su cabeza. Mientras ella imbuía su energía en él, su temblor disminuyó.

[Supernova, una gran nova que es millones o incluso billones de veces más brillante que una estrella ordinaria.]

[Yo llamo a esta nova, la Estrella Más Brillante.]

Sung Shihyun, que sin saberlo había dejado de llorar, levantó la vista.

[La Estrella Más Brillante... una estrella infinita con una velocidad de crecimiento y potencial que ni siquiera un dios puede estimar.]

[¿Puedes adivinar lo que pasará si esta estrella se involucra en el destino de un humano?]

Sung Shihyun sacudió su cabeza con una cara aturdida.

[Estoy segura de que no puedes. Yo estaba igual.]

[Encontré la estrella mezclada con la luz y la oscuridad hace mucho tiempo, sin embargo, sufrí una humillante derrota. Yo mismo había cortejado el desastre.]

[Pero hace unos años, la misma estrella que esa estrella del caos apareció en el Paraíso.]

La Reina Parásito continuó.

[Como dije antes, lo más aterrador de esa estrella es su potencial ilimitado y su aterrador ritmo de crecimiento.]

[Una vez que explota con luz, se expande en tamaño mientras evoluciona a una velocidad aterradora.]

[En el momento en que miras de nuevo, esta estrella supera las expectativas de todos y se lanza hacia adelante. Para entonces, sería demasiado tarde para alcanzarla.]

[Esa es la razón por la que tengo tanto miedo y desconfío de la Estrella Más Brillante.]

Sung Shihyun tragó.

[¿Esto responde a tu pregunta?]

"...Sí."

Sung Shihyun se limpió sus ojos llorosos y se tambaleó.

"Ahora entiendo. Así que..."

Recobró el aliento y habló.

"Tenemos que deshacernos de esa estrella antes de que se vuelva inalcanzable."

[Exactamente.]

"La estrella que está en el Paraíso... no ha evolucionado como la estrella que acabo de ver, ¿Verdad?"

[Todavía no.]

"... Ya entiendo."

Sung Shihyun exhaló un largo suspiro.

Se calmó un poco y habló.

"Por favor, discúlpeme."

[¿Hmm?]

"Había algo que quería decirte... pero mi mente está hecha un desastre después de mirarlo. Parece que tendré que modificar mi plan por completo."

[¿Tu plan?]

La Reina Parásito echó un vistazo a los cuerpos celestes.

Se lo había mostrado por capricho, pero un evento bastante interesante se estaba desarrollando.

La estrella de Sung Shihyun estaba ondeando.

Parecía que se había dado cuenta de algo después de observar el verdadero ser del Dios Marcial.

"Necesito algo de tiempo para organizar mis pensamientos y hacer investigaciones. Solicitaré una audiencia más tarde."

[...Está bien.]

La Reina Parásito asintió generosamente con la cabeza.

[Espero con interés el plan que traerás a la mesa, Primer Comandante del Ejército, Sung Shihyun. Ve y descansa. El resto de ustedes pueden irse también.]

Los ojos de los cinco Comandantes del Ejército se ensancharon.

La ira de la Reina Parásito de repente disminuyó de forma bastante sorprendente. ¿Ella dijo que también estaría esperando su plan?

Sung Shihyun se inclinó y salió del gran salón.

Sus fríos ojos estaban ardiendo con una hostilidad desconocida.

*

Hoy era un día tranquilo en Eva, como siempre.

Después de regresar al Templo de Luxuria, Seo Yuhui llevó a cabo una reforma organizacional, y cuando regresó a Eva, estaba profundamente conmovida.

Sólo había pasado un mes o dos desde que se marchó, pero Eva había cambiado mucho en la dirección correcta.

Eso no era todo. El edificio de Valhalla, que parecía un rascacielos, se había transformado en un hermoso palacio blanco, y había una imponente estatua en la entrada que obviamente estaba modelada según Seol Jihu.

Lo que más llamó la atención de Seo Yuhui era el grupo de bolas de pelusa que corría alegremente cerca del exuberante y verde lago del jardín.

Como amante de todas las cosas lindas, simplemente no había manera de que Seo Yuhui pasara de largo.

Agarró un pastel de arroz amarillo que se le acercaba con curiosidad y lo puso en su regazo.

Cuando lo acarició suavemente, cerró los ojos, sintiéndose bien.

Era adorable, actuando como Seol Jihu.

Hablando del diablo, ella pudo ver a Seol Jihu bajando las escaleras mientras se frotaba los ojos soñolientos.

"¡Jihu!"

Feliz de verlo, Seo Yuhui agitó su mano.

Seol Jihu abrió los ojos.

"He vuelto. Ven aquí."

Seo Yuhui se dio un ligero toque en el muslo derecho como si se estuviera muriendo por verlo.

Seol Jihu caminó silenciosamente, aún medio dormido.

"......"

Luego, en un estado semiconsciente, miró hacia abajo al pastel de arroz amarillo que estaba ocupando la mitad de su lugar.

Agarró su cola y la tiró a un lado antes de caer de bruces, tomando todo el regazo de Seo Yuhui.

Seo Yuhui sonrió amargamente.

"Kkiing..."

El pastel de arroz amarillo lloraba, habiendo sido perseguido mientras disfrutaba de un maravilloso sueño.

Pero después de observar a Seol Jihu, se acercó a él y se sumergió en su abrazo.

"Oh Dios."

Seo Yuhui parpadeó.

Mirando a Seol Jihu y el pastel de arroz amarillo durmiendo en paz, una sonrisa floreció en su rostro.

Las cosas no podrían ser más pacíficas.

Los acarició suavemente y rezó en su interior.

Rezo para que esta felicidad continuará para siempre...

Por supuesto, ella sabía que era sólo un deseo con los Parásitos todavía existiendo.

Coincidentemente, un mensajero llegó en ese momento.

Sinyoung muy educadamente escribió cuánto deseaban reunirse con ellos y hablar.

Kim Hannah informó del asunto a Seol Jihu inmediatamente, y Seol Jihu se levantó rápidamente del regazo de Seo Yuhui.

Sinyoung finalmente había levantado la bandera blanca.

Este era el momento que había estado esperando.

Con el final a la vista, no había razón para retrasar más el asunto.

El lugar de encuentro sería el Palacio Real de Scheherazade.

Seol Jihu inmediatamente convocó a los miembros del Valhalla, celebró una reunión, y ordenó a todos que se prepararan para salir hacia Scheherazade.

"Representante."

Antes de su partida, Kim Hannah pidió una reunión privada con Seol Jihu.

"Si te parece bien, planeo instalar una red de seguridad para el representante antes de la reunión. ¿Estaría bien?"

"¿Red de seguridad?"

"Sí, incluiría varias cosas. Sinyoung envió a su mensajero porque están acorralados. No se sabe lo que harán."

"Bueno, si no muestran decoro, nosotros tampoco tenemos que hacerlo... Pero está bien. No hay nada malo en ser cuidadoso. Adelante."

Después de que Seol Jihu se fue, Kim Hannah llamó inmediatamente a otra organización.

—¿Así que quiere que protejamos a la familia del representante Seol sin que se enteren?

"Sí. Entiendo que es difícil, pero, ¿Es algo que pueden hacer?"

—¿Difícil? ¿Llamas a eso difícil?

Una risa sonó desde el cristal de comunicación.

—Nos estás subestimando demasiado. No es que esto sea algo de lo que presumir, pero debes saber de nuestro conflicto interno mientras estábamos en Haramark, ¿Sí?

"He escuchado de eso."

Aunque Kim Hannah dijo esto, lo sabía muy bien.

La razón más crítica por la que las Tríadas fueron expulsadas por Sicilia se debió a su conflicto interno. Y durante este período, sus miembros estaban ansiosos por matarse entre ellos, no solo en el Paraíso, sino también en la Tierra.

—No fue una experiencia particularmente agradable... pero gracias a ella, nos hemos acostumbrado a asesinar o proteger a alguien en la Tierra.

"Entonces..."

—Por supuesto. El representante de Valhalla es un invitado VIP de las Tríadas. Nos aseguraremos de protegerlos bien. Apuesto mi nombre.

"Gracias. Tengo archivos de cuando investigué los antecedentes del representante Seol en el pasado. Sólo hágame saber si los necesita. Sólo tenga en cuenta que tienen más de un año de antigüedad. Si necesita información actualizada, la tendré lista lo antes posible."

—Eso nos ayudaría mucho. De todos modos, enviaremos gente dentro de cuatro días, hora de la Tierra. Serán todos expertos en el campo, así que no tendrás que preocuparte.

"Entendido."

La llamada terminó.

Las Tríadas, que era la fuerza clandestina más influyente de la Tierra, prometió su protección, pero Kim Hannah no estaba satisfecha.

Como dijo Seol Jihu, no había nada malo en ser cuidadosos.

Además, la Yun Seohui que ella conocía no era alguien que cedería tan fácilmente.

Kim Hannah inmediatamente sacó otro cristal de comunicación.

Era la línea directa a los altos mandos de Sicilia.